Encuentros Ciudadanos  CIUDAD Y CARNAVAL                  San Juan de Pasto, Sábado 5 de mayo de 2007.      JESUS BURGOS  ...
Ciudad y Carnaval“LA INTERVENCION MAGICA”                                                                 Plaza de Nariño....
Pero hemos salido ya del trabajo cotidiano (albañilería, zapatería, carpintería, hojalatería,tipografía, etc.) para conver...
Ciudad y CarnavalARQUITECTURA Y CARNAVAL                                                  Carroza Quimera: Hermanos Ruano....
edificaciones es la interiorización; se produce una tipología de edificaciones de cuerpo compactocuyo desarrollo interior ...
el evento. Acto similar se efectuó como recibimiento a Simón Bolívar tres años mas tarde; luego decien años el general Rey...
Ciudad y Carnaval   LA CIUDAD DE SAN JUAN DE PASTO DESDE LA MIRADA DE LOS ARTISTAS LOCALES   CIUDAD NEOBARROCA.           ...
contemporánea donde constantemente somos otros. Esta es la obra del maestro Álvaro PantojaOcaña, yo les voy a ir mostrando...
presenta un propulsión de imágenes libres que entre las superficies donde los objetos se alineanabre ángulos de perspectiv...
Cultura y CarnavalCIUDAD, CIUDADANIA Y CARNAVAL                                              Festival de la Cultura Campes...
procesos que se adelantan en este espacio y dentro de los contextos local, regional y nacional enel marco de la globalizac...
respetan hasta el momento. Ser capaces por lo tanto de construir a partir de una conceptualización,planeación y aceptación...
avenidas diferentes; historia será la imagen de nómada e itinerante que tenia el carnaval pararecorrer y hermanarse con la...
Hopenhayn, Ottone. UNESCO.Ciudad y CarnavalCIUDAD, LITERATURA Y CARNAVAL                                                  ...
mensaje intimo del maestro del carnaval por eso los artistas del carnaval dicen nosotros somosreyes por un día, me decía e...
y los brazos y permitía atrapar a las muchachas descuidadas que encontraba a su paso. Elsimulacro de jaguar llegó a tumbos...
muñeca se deshace en la mitad de la calle entonces corro a besarle los labios despintados y llorolas tibias lágrimas de un...
A los preludios del Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, -en diciembre,- pertenecen múltipleseventos que marchan concate...
enorme que con el tiempo la dividieron en apartamentos para arrendar a inquilinos ocasionales oestudiantes. En la década d...
18 y al encontrar la carrera 24 el recorrido giraba por la calle 15, -entonces en sentido contrario ala actual_ y al inter...
Posteriormente, como al mes o mes y medio, en una conversación familiar que siempre lahacíamos en nuestra casa, surgió el ...
como en efecto ocurrió hasta esa fecha ya llevaba 8 primeros lugares, por ello tomó la decisión deintervenir el fallo del ...
Registro corpocarnaval  FRANCISCO MELO TRIGO  Arquitecto Universidad Piloto de Colombia - Postgrado en Proyectos Arquitect...
diviso un enrome dragón el cual va impregnado de hermosos colores, él poco a poco se vadespertando de su largo sueño, este...
galpones, taburetes o mesa desvencijada que contiene los elementos de trabajo. La familia, losamigos, los vecinos se agrup...
Panorámica calle 20 Fotografía José Elías Calpa   ORLANDO MORILLO SANTACRUZ   Maestro en Artes Plásticas de la Universidad...
publicitarias y de la información tele comunicativa extrema, supeditadas a las lógicas del mercadoa este tipo de ciudad se...
consumo y que ante el peligro y la amenaza de la muerte del símbolo es conveniente reflexionarpara que en su antagonismo d...
científica y objetividad extrema, todo esto cuando cae, cuando se critica y se cuestiona el términogalería y museo entran ...
Ciudad23
Ciudad23
Ciudad23
Ciudad23
Ciudad23
Ciudad23
Ciudad23
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Ciudad23

1.412 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.412
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
9
Acciones
Compartido
0
Descargas
9
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ciudad23

  1. 1. Encuentros Ciudadanos CIUDAD Y CARNAVAL San Juan de Pasto, Sábado 5 de mayo de 2007. JESUS BURGOS Ciudad y Carnaval “La Intervención Mágica” EDUARDO CAMPO PANTOJA. Arquitectura y Carnaval ELIZABETH GARZON La Ciudad de San Juan de Pasto Ciudad Neobarroca YURI RENE ROSERO Ciudad, Ciudadanía y Carnaval ALFREDO ORTIZ. Literatura Ciudad y Carnaval JAVIER VALLEJO DIAZ. Memorias del Carnaval FRANCISCO MELO TRIGO Un Inquilino del Urcunina ORLANDO MORILLO SANTACRUZ Cultura, Ciudad y Carnaval ALVARO REYES RISUEÑO Bitácoras de Ciudad y Carnaval
  2. 2. Ciudad y Carnaval“LA INTERVENCION MAGICA” Plaza de Nariño. Fotografía Carlos Mario Lema JESUS BURGOS NARVAEZ: Maestro en Artes Plásticas de la Universidad de Nariño. Participante en diferentes modalidades del Carnaval de Negros y Blancos. Diplomado en Carnaval. Diplomado en Historia Regional. Tallerista de Arte, Cultura y Carnaval. Ponente en diferentes eventos pedagógicos, culturales y artísticos. Coordinador General de la Corporación “Caminantes del Carnaval”. En las diferentes culturas Universal; nacional, y local han o existen expresiones lúdicas, quegeneran identidad, patrimonio civilización arte, carnaval, etc. Lenguajes literarios como la narración,la leyenda o el mito, las manos en la pintica, el modelado esculpido en la gran sonoridad o laexpresión cultural nos comparecemos a la calle, a la escena, alegoría ancestral. Incas,Quillacingas, Awa o Angoya que también originaron su festejo. San Juan de Pasto ha sido, es y será epicentro de tertulias callejeras, esquineras en la mismacuadra, pulpería, tienda cuyo vecindario conformado por padres, abuelos, hijos, el vecinito, lavecinita, la comadre, compadre, se conforman en su habitad, de tal manera que se acomoda lasala, el comedor, el corredor o el anden para definir el personaje, la alegoría o la estampa queestará en la escena o en la calle. Pero iniciamos tres personas el trabajo y han llegado veinte, pero no podemos sacarlos endonde no hay ajuntador, ni sacador, es la ocurrencia, la idea, el pensamiento que surge a travésdel disfraz de papel o la arcilla con que se construyó la colonia pero es el mismo barro queutilizamos para las caretas, los cabezones, es el mismo con que se moldea la ciudad es aquídonde el fuego constructivo hace la intervención mágica, la ciudad se pinta como el arco iris en elpigmento de la etnias y razas que se involucran en el sincretismo con el embrujo sonoro del violín,el clarinete, las maracas etc. Interpretando la Guaneña.
  3. 3. Pero hemos salido ya del trabajo cotidiano (albañilería, zapatería, carpintería, hojalatería,tipografía, etc.) para convertirnos en maestros de la obra única la que representa el yo frente a unespejo como me veo, como me ven, que dicen, estoy lindo o feo, entonces nos hacemos retratar esnuestra imagen o estampas en el juego de la vida, en tu duda y la mía y una copa más. Deseo representar la fábula al ensayo pero es el único el 6 de enero día de Reyes. Vamos al templo de la fe al recogimiento al dios de la patria, la esperanza de la tristeza y laalegría para que en el concurrir del auditorio callejero nos vaya de lo mejor, pero el mejor premio dela historia que el artesano y artista esta en su musa, en el ensueño o el cacumen que conmueve ainstalarnos en el telar de la armonía, la composición en la cornisa. La Pluma y en tintero andariegos de la palabra en la plaza o en el atrio, el churo o la calle real,es el valle de piedra de las flores y el ladrillo, convertidos en jardines en ciudades lineales derejillas, pero llegamos a la penumbra al amanecer en que tiempos heredados por el ingenio loprimitivo o empírico o académico, encontramos el vestigio de la cayana, es el juego del espíritu lachispa del alama, el cortejo del cuy y el quinde en echémonos un polvito, un traguito y un bailecito,si es el cortejo picaresco de conquistar al otro de la traición es el carnaval de los efímero, espejosvirtuales, manteles geográficos pero la viñeta de Urcunina expresa yo me escondo tu me coges. Los bastidores plasmados en fachadas, cornisas o pilares que labran las huellas de la cultura,gradas inconmensurables de historia, pasamanos en movimiento de chismosos, averiguonesdonde la curiosidad es un espacio embrujado. Si ya son las 8 de la mañana estamos concentrados junto a un Santuario Francisco de Asís,una calzada heroica avenida Boyacá, llegamos al romboi de don Julián Buchelly, pasamos por lapedagogía de la Ternura San Juan Bosco, llegamos al centro histórico como testimonio de iconosque contonean el pinche de las hadas mujeres tan preciosas que son el perfume del desfile de laternura, llegamos a don Leopoldo López Álvarez, a San Sebastián, suena en el eco la trompeta y elbombo es el sonar de tierra Colombiana, del cachiri, la Guaneña, resonancia de timbales quevociferan viva Pasto y los Carnavales. La comparsa de voces que entonan y aplauden esa es, esa es… Es la chichita, el guarapito, laespumita en la efervescencia mágica. El estuco, los aleros una lumbrera de ventanales y balconesinterventores del embrujo testimonios de disfraces, es lo bohemio del día o la noche, es la cita conyo y los demás, es la risotadas, es la burla o la chanza que se convierten en ambientadores de laciudad concéntrica y excéntrica, es el cuerpo urbano en lo humano y lo divino, es la topografíadiseñada por la mampostería y que en el patio de Pandiaco la máscara, la careta comprometidosen una ciudad de la tapia y el barheque, simbolizan biografías de pensamiento en que todosúnicos somos parte de una gran identidad, de una gran ciudad y de un gran carnaval.
  4. 4. Ciudad y CarnavalARQUITECTURA Y CARNAVAL Carroza Quimera: Hermanos Ruano. Fotógrafo. Leonardo Castro EDUARDO CAMPO PANTOJA: Oficial calificado en construcción, contramaestre de obra y tecnólogo en construcción del Centro Nacional de la Construcción e Industria de la Madera Sena Regional Bogotá. Ha participado en varios eventos académicos sobre el tema de la restauración de edificaciones patrimonio arquitectónico en el campo de la investigación hizo parte del equipo de trabajo que adelanto un estudio sobre las iglesias doctrineras de los alrededores de Pasto. Ganador beca del Fondo Mixto de Cultura de Nariño en año 1998 del centro histórico de Pasto. Ha escrito ensayos sobre topología de vivienda del Centro Histórico de Pasto y es autor del libro titulado Pasto Arquitectura Procesos Contractivos en Tierra. Ha laborado en obras de topología patrimonial. Formó parte del equipo de trabajo que adelantó procesos constructivos de conservación de edificaciones como: Teatro Imperial, Facultad de Derecho sede centro universidad de Nariño, La Basílica de Nuestra Señora de Las Lajas y obras de infraestructura vial (de carácter patrimonial) como el puente sobre el rio Juanambú sector Tablón de Gómez.La creación arquitectónica local y regional al igual que en otras zonas del país, parte de un procesocreativo de alto voltaje simbólico y significativo para transitar por pautas a fines de las pretensiones,a los usos y las costumbres. En esta etapa inicial el pensamiento de un grupo humano en situaciónde desarraigados, rodeados de culturas indígenas que incomprenden y desprecian, amenazadospor toda suerte de peligros, rodeados por una naturaleza exuberante y extraña, enclavados enterritorios inmensurables al que solo lo sostiene su voluntad, su ambición y su vaga confianza enDios tiene gran incidencia en el manejo del espacio; entones el factor determinante no es el usosino el grado de privacidad, interioridad y protección; en esta etapa el objeto de construir tienecomo propósito tener un recinto lo mas protegido, por tanto solo debía tener no mas que algunasaperturas, puertas, ventanas, dispuestas con aparente arbitrariedad; la ubicación de estoselementos no estaban pensados desde el espacio exterior sino desde adentro, se desconoce laconcepción de fachada. En esta etapa como pauta principal o central en la proyección de
  5. 5. edificaciones es la interiorización; se produce una tipología de edificaciones de cuerpo compactocuyo desarrollo interior se orientaba a originar un espacio central (patio) hacia el que seconfiguraban los espacios interiores. En la segunda etapa del desarrollo arquitectónico el patio continúa siendo el eje central de ladistribución espacial. El proceso de des interiorización empieza con el cambio sutil de la ventana debarrotes a balcón como palco, los recintos se conservan indiferenciados, solo se dan variacionesen cuanto a proporciones y calidad constructiva. Al paso del tiempo y en edificaciones de propiedadde las minorías sociales, de gran solvencia económica, en las casas de habitación deintelectuales, los espacios se van especializando, se da una separación entre los recintospertenecientes al primer y segundo piso; el primer piso alberga a la servidumbre el segundo piso sedestina para la familia del propietario; aparece luego un espacio que va adquiriendo granimportancia el salón como respuesta al desarrollo cultural de la segunda mitad del siglo XVIII(expedición botánica, la implementación de la imprenta, fundación de la primera biblioteca publicaaño 1777). El cambio de concepción de cómo construir, la adaptación de procesos tecnoconstructivos, la utilización de nuevos materiales como el ladrillo, argamasas de cal y arena, sonun factor importante para que se genere la ruptura de los patrones convencionales de construcción. La morfología espacial se empieza a generar en las zonas de mayor desarrollo (la zona minerade Antioquia donde como ejemplo interesante de la proyección arquitectónica hacia el espaciopublico es la casa del encomendero en Guacarí; remodelada para casa cural a fines del siglo XVIIIcomo resultado de esta intervención esta la proyección de una amplia balconada y una serie dearcos en el primer piso). El proceso arquitectónico avanza a un tercera fase, debido a laproducción de procesos avanzados, que lindan con la arquitectura, como son los de índoleacadémica, proto académica, la influencia de concepciones cultas de tipo extranjero dotan de uncarácter pionero a la arquitectura. La formación de tertulias y de reuniones cultas (la tertuliaeutropélica, el circulo del buen gusto, la sociedad patriótica el circulo literario, las bibliotecasparticulares confines y principios propios del pensamiento francés), inciden en la definición delespacio. Las edificaciones se enriquecen a nivel espacial con la construcción, o selección de unrecinto para destinarlo a la atención de visitas la tertulia, y discusión; al cual lo identificaron comogran salón. Este espacio nuevo, especializado y permanente, transforma los esquemastradicionales de las viviendas. El fenómeno de la des interiorización de la arquitectura trae enmarcado énfasis en ladecoración exterior de las construcciones, se da un gasto notable en los gestos decorativos y losrevestimientos de la superficie de fachadas, esta decoración se da en la arquitectura domestica,civil, administrativa y religiosa; las ventanas originalmente mas cerradas se convertirán enventanales con bancas adosadas, en balcones sueltos o balcones corridos a manera de palcos depuestos de observación de espectáculos. A los anteriores aspectos se les une la serie de sucesos,acontecimientos de carácter social; (la consolidación de corridas de toros, el teatro no en formaculta, versiones populares, sainetes, jácaras, zarzuelas, bailes, saraos; alternados con fiestasreligiosas ) La aparición de las cortes virreinales en compañía de todo su sequito representaba unescena que era observada por un publico expectante, las procesiones de semana santa, lasdramatizaciones navideñas, exigían un espacio dentro del contexto urbano; lo cual implico laconstrucción de escenarios de carácter transitorio ( graderías en madera y otros elementosescenográficos se erigieron casi siempre en la plaza mayor) El espacio publico se engalano deacuerdo al tipo de celebración: cuando fue proclamado Fernando VII como rey de España año1808 se hicieron fiestas en varias ciudades; en onda el arreglo de los balcones, y tabladosenmarcaron las celebraciones. Para las visitas ilustres, recibimiento de virreyes caso concreto laentrada de Morillo a la capital las calles se adornaron con 30 arcos trabajados con flores laurel,olivo y uno que otro con flores pintadas sobre un fondo de cartón, de los balcones de las casaspendían banderitas y cortinas de Damasco; se hicieron carrozas con comparsas, cabalgatas para
  6. 6. el evento. Acto similar se efectuó como recibimiento a Simón Bolívar tres años mas tarde; luego decien años el general Reyes hace su entrada a Bogota enmarcada con arcos triunfales adornadoscon flores sobrepuestas sobre superficies en madera y cartón, los balcones fueron adornados conbanderas. El anterior recuento histórico pone de presente la correspondencia generada entre espacioedificado y acontecimientos relevantes y cotidianos de la sociedad; los unos generando nuevasnecesidades espaciales que implica ingenio en el acto constructivo y los otros respondiendo con unalto nivel en cuanto a criterio técnico, estético y social. Traer este cuento a colación es querer poner de presente que desde la óptica del oficio de laconstrucción, del saber hacer, saber construir miramos al carnaval como un acontecimiento quepuede contribuir para que el patrimonio arquitectónico se lo mire no como un ente viejo que cumpliósu ciclo sino como un elemento que guarda momentos estelares, periodos de descenso, austeridadde una etapa de desarrollo social y cultural del pueblo pastuso. El carnaval como evento propio de la cultura popular debe ser participe del enriquecimientoarquitectónico de la ciudad de Pasto, tiene el deber de contribuir para que las generacionespresentes y futuras no solo miren el pasado arquitectónico como un importante rasgo histórico de lalocalidad, la región, el país; sino como pieza esencial de la historia de construcción de ciudad,localidad, región y país. Tiene el deber de aportar en su protección y conservación puesto que sonedificios penetrables a los espíritus, a la inteligencia, imaginación, de quienes están prestos atrabajar para que perduren en el tiempo. Con esta breve reflexión lo que queremos es poner de manifiesto que estas fiestas deraigambre popular, el carnaval de negros y blancos se maneje integralmente con el patrimonioedificado. CONCLUSIONES Hacer del carnaval: Un creador condiciones que propugne por la difusión, protección, conservación del patrimonio arquitectónico. Un actor para que las políticas publicas se encaminen al mejoramiento, enriquecimiento de infraestructura urbana (mejoramiento espacial, redes eléctricas, malla vial etc.). Un actor que brinde la posibilidad para que la riqueza paisajística, artesanal cultural del sur de Colombia sea apreciada por los visitantes. Un creador de posibilidades que permita a los visitantes conectarse con la memoria histórica que aparece en cada acto arquitectónico, en cada casona, en cada museo, mito, cuento, leyenda que hace parte de la narrativa diaria.
  7. 7. Ciudad y Carnaval LA CIUDAD DE SAN JUAN DE PASTO DESDE LA MIRADA DE LOS ARTISTAS LOCALES CIUDAD NEOBARROCA. Carroza Pacha Carnaval de Jarol Otero. Fotógrafos: Aguilar - Hoyos ELIZABETH GARZON Maestra en Artes Plásticas de la Universidad de Nariño. Especialista en Estudios Latinoamericanos. CEILAT Mi trabajo, es fruto del proceso que he venido generando a través del pensamiento deestudiantes y personas que me rodean en mi cotidianidad, yo voy a mostrarles en este momentoalgunas obras del Maestro Álvaro Pantoja Ocaña que es uno de los artistas locales que ha llevadoun proceso muy coherente entre ciudad y arte. Entonces, al rededor de su obra voy a interpretar através de categorías estéticas su producción, en la medida en que yo les pueda mostrar algunasobras del maestro Álvaro Pantoja, ustedes van a familiarizarse un poquito con lo que les voy ahablar. Mucho se ha dicho sobre la historia, los procesos sociales y la cultura de la ciudad de SanJuan de Pasto en forma secuencial y contextualizada se ha enfatizado en los aspectos,económicos, espaciales, territoriales, ofreciendo una visión panorámica de la ciudad. En elejercicio de preguntarnos permanentemente sobre sus orígenes, las actividades y los rasgossociales de la población se han abordado desde diferentes miradas los valores y la cosmovisión delespacio territorial que comprende la cultura pastusa, pero para seguir construyendo este procesode reconocernos he visto necesario un análisis e interpretación crítica de la ciudad dentro delmarco de la estética artística, más específicamente desde la pintura local que de una u otra formarepresenta nuestras problemáticas culturales dentro del contexto de la modernidad y locontemporáneo. El reporte de lo imaginario estético pictórico local da cuenta de como se vive una relación conuna historia muy densa y un futuro inquietante, Vivir la experiencia de analizar la ciudad desdeesas líneas de trabajo deja como interrogante el papel que asume la carga cultural, laglobalización, los medios de comunicación, en síntesis la modernidad impuesta y la vida
  8. 8. contemporánea donde constantemente somos otros. Esta es la obra del maestro Álvaro PantojaOcaña, yo les voy a ir mostrando algunos símbolos porque son simbologías que nos aportan losartistas. Ustedes van haciendo su mirada personal. Yo después les leo lo que he visto en esos textos, en esas miradas. La constante del artista esmanejar cuadro entre cuadro y maneja mucho la escenografía que es una característica de lobarroco local, entonces, vemos como la abundancia de figuras nos aporta a nosotros la mirada deciudad de él muy personal. Volvemos a la constante de cuadro entre cuadro, la fragmentación delespacio, estos son fragmentos, también es una característica del horror al vacío del cual habla elbarroco cuando Eugenio De Orz, o Martha Traba también nos describía en una forma muylatinoamericana nos decía lo que es el barroco en Latinoamérica, entonces vamos construyendonosotros como una mirada. Vamos a tener muy presente esa imagen, dando importancia al objeto estético artísticodebemos contar con los aportes de los artistas de la localidad desde su visión particular que es unantecedente que acompaña el referente de ciudad, en este sentido la ciudad de Pasto cuenta conuna importante producción artística y sobre todo con la tradición de años atrás. Por otro ladomediante los lenguajes artísticos se intentará o intento averiguar hasta ahora que se conoce de laciudad a través de andar por ella que nos dice del modo que ha cambiado, como se ha organizadoo desorganizado la vida urbana, como el artista mediante su lectura plasma lo de hoy comoproducto del referente del mestizaje individual de su ser como el fenómeno de la multiculturalidadlatente en cada esquina y la confrontación de los habitantes desprevenidos da pie a afirmar quepese a la bondad de producción intelectual no se ha encontrado trabajos que aborden laproblemática desde la mirada estética artística y crítica, menos desde una concepciónlatinoamericana que permita aplicar el sentido de las lecturas y simbologías que encierren elfenómeno artístico con el tema de ciudad. Entonces mi interrogante era como los artistas ven laciudad dentro de su cotidianidad, desde las artes visuales, que nos permitan reafirmarnos lanecesidad de entendernos desde unas categorías estéticas acordes a un mestizaje contundente,entonces, indagando yo encontré que el referente latinoamericano es el barroco y lo realmaravilloso y dentro de la literatura esta el realismo mágico, entonces al rededor de esas doscategorías yo hice una reflexión de la pintura de Álvaro Pantoja Ocaña. Voy a compartir conustedes mi visión personal sobre ciudad a través de estas imágenes. Una de las obras artísticasque dentro de su proceso ha marcado la relación entre la ciudad y el entorno cultural sin duda hasido la obra de Álvaro Pantoja Ocaña, en una aproximación mas profunda y al tratar de categorizarsu trabajo dentro de las artes plásticas latinoamericanas encontramos que el barroquismo es suconstante, la tendencia ha llenar los espacios, la proliferación de segmentos de color, soncaracterísticas que emergen de su simbología con afán naturista ligado al realismo y al efecto quees propio del cuadro barroco. La obra del artista se desenvuelve entre fragmentos y espacios,marcando el ritmo y la armonía con el color y las texturas. Su intención formal se debate entre logeométrico, figurativo, lírico y abstracto estas constantes se las ve aquí en esta obra ese es eldiscurso de la abundancia, de lo barroco que esta presente en la obra de Álvaro Pantoja Ocaña.Esto genera una dialéctica plástica sobre las constantes constructivas que establecen unavaloración tensa entre valores de armonía y simplicidad, delicadeza y pulcritud, lo cual constituyeclaramente un paradigma estilístico que no se aparta y de sus intenciones de integridad y deresolución idealista y espiritual. Las ventanas, de las cuales les hablo, las arquitecturas remotascomo dice el mismo maestro, un cuadro dentro de otro, los distintos planos que simulan la aperturade los telones en una obra de teatro se confunden con las voces cromáticas para insinuar unaciudad pastusa barroca, pintoresca, costumbrista y monumental; donde la mesura y la desmesurase subrayan y se complementan entre si. La configuración de planos mantiene una constante y unorden que simulan un marco sobre otro haciendo alusión a una continua fragmentación de la obra.Generalmente se encuentra un primer plano claramente delineado por una figura central y solitariade la tela es el que crea la base y el fundamento de la representación. La perspectiva de desarrollo y acabados constructivos no es mas que un apoyo y un espaciodonde disponer la ciudad, que sustenta el motivo de la creación, esencialmente la imagen
  9. 9. presenta un propulsión de imágenes libres que entre las superficies donde los objetos se alineanabre ángulos de perspectivas profundas generadoras de lo insólito y del ocultamiento. La forma seva construyendo desde la perspectiva fenoménica del artista, su obra pasa de los paisajesinteriores de ciudad a las vibraciones que genera un espíritu barroco, hay que advertir un impactode retorno al orden a la figuración de paisajes que reiteran el valor emblemático de lo criollo ycitadino. La Luz se adueña de las composiciones que giran alrededor del acto principal, lasatmósferas y la ciudad enmarcadas por ventanas, fragmentos o simplemente por cortinas quesimulan la puesta en escena bajo el rigor geométrico. Personalmente a mi me gustan sus colores siempre subordinados a una entonación gris, deextrema delicadeza, el ritmo está en el color es un cierto movimiento que se determina por el pasode la sensación de color a textura, las pinturas de Álvaro se caracterizan por la intensidad de la luzque a veces presinde del claroscuro, del volumen y los valores cromáticos. El artista dice y comparte: “Mi estabilidad entre magentas y ocres, el proceso pictórico sigue yla ciudad continúa presente”. Ahora en sus últimas pinturas hay más intensidades colorísticastamizadas por texturas o pinceladas de color entre más pinceladas, color entre color, vocescromáticas para insinuar, ocultar o descubrir el paisaje que llevamos siempre que va y viene connosotros cotidianamente. Pero su obra actual se presenta a veces en forma desordenada yapasionadas y sensual, algo desordenada ante la naturaleza, hay una tensión interior en las obrasun dinamismo y movimiento con las atmósferas, es la invisible agitación interior de las imágenes ysobre todo para expresar su propia agitación.
  10. 10. Cultura y CarnavalCIUDAD, CIUDADANIA Y CARNAVAL Festival de la Cultura Campesina y el Cuy. Fotógrafo: José Elías Calpa YURI RENE ROSERO Gestor Cultural Director de Arcoíris en el Asfalto Aun cuando la ciudad fue la cuna de la democracia, sinónimo de sociabilidad democrática, lugar social donde seaprendía de los demás, y de respeto al prójimo, es hoy con demasiada frecuencia, sinónimo de marginación, indiferencia,aislamiento, hostilidad, violencia; una inversión de valores. Ciudadanía y urbanidad, antaño solidarias, ya no lo son. Cabeincluso preguntarse si no son las metrópolis los antimodelos del civismo y de la democracia. Aunque la crisis de lademocracia suele ser un problema que concierne a toda una nación, o a una comunidad de países, encuentra su máximaexpresión en las ciudades, lugares potenciales para su renacimiento. Céline Sachs-Jeantet París, 1996 La ciudad y los asentamientos permanentes desde los griegos y otras culturas milenariasrepresentan la posibilidad de mirar, analizar y entender las dinámicas y desarrollos culturales que alo largo de los años el hombre ha acumulado como especie. Todos los textos clásicos, incluida laBiblia, narran y cuentan la construcción y destrucción de asentamientos milenarios que comienzana configurar lo que conocemos hoy como ciudad. El mito es fundamental en todas las culturas paradeterminar el sitio adecuado para convertirse en sedentarios; una imagen, poder divino o diosdetermina cual es el espacio elegido, basta pensar en la concepción española donde el actofundacional esta acompañado de la cruz y la espada como elementos simbólicos de identidad ydominación, incluso Macondo aparece con estos principios. Pensar en el carnaval de negros y blancos es reflexionar sobre el sentido colectivo de la fiesta,el juego, la diversidad, enmarcados en el gran escenario o espacio de encuentro que es Pasto; esimportante reflexionar sobre el momento en el que encuentra el proceso y la dinámica de nuestrocarnaval entendiendo que, como proceso cultural, sufre modificaciones y absorbe e influye
  11. 11. procesos que se adelantan en este espacio y dentro de los contextos local, regional y nacional enel marco de la globalización. Pensar el carnaval en la dinámica nacional nos lleva a reflexionar sobre los cambios que sufreel país cuando inicia el proceso de descentralización permitiendo que los departamentos ymunicipios asuman, de manera más libre pero con pocos recursos, la construcción de su presente.Es relevante también en este análisis los cambios fundamentales en la concepción cultural que seda a partir de la constitución de 1991 al entender que Colombia abre la mentalidad y reconoce a losotros en igualdad de condiciones, al menos formalmente, situación que se refleja en la relevanciaque asume la diversidad y complejidad en una sociedad excluyente, cerrada que debe abrirespacios a la producción simbólica y cultural de los excluidos y olvidados. En la medida que losmunicipios asumen el manejo de sus recursos, el tema cultural asume mayor importancia ya que, sibien es un porcentaje muy bajo de los recursos que se maneja para esta área, al menos seposibilita abrir procesos y dinamizar la discusión en el tema de la identidad y el reconocimiento dela diversidad cultural. Falta avanzar todavía en la reglamentación de un principio constitucional quenos reconoce como un país de regiones pero, los intereses políticos y la visión conservadora queperdura en el modelo administrativo del país, aleja por el momento la aprobación y aplicación deuna ley orgánica de planeación donde la región se convierta en el escenario socioeconómico ycultural a partir del cual el país se reconozca diverso. La construcción de la ciudad colombiana no ha pasado por una discusión donde la diversidadde actores, ciudadanías, grupos, tribus o segmentos sociales aportan para construirla en funcióndel interés colectivo primando la visión de una “ciudad que ya no esta para ser habitada nidisfrutada por el transeúnte, sino para circular por ella sin causar atascamientos al traficovehicular”, en palabras de Jesús Martín Barbero que, sumado al fenómeno de modernidad, generamayores conflictos. Citando a Touraine si “la modernidad significa la antitradición, el trastrueque de lasconvenciones, las costumbres y las creencias, la salida de los particularismos y la entrada en eluniversalismo, o también la salida del estado de naturaleza y la entrada en la edad de la razón”, esposible entonces pensar la modernidad como un modelo de dominio, homogenización y control,entendiendo que todo asume el modelo de la empresa; en este escenario la posición oficial yexcluyente nos lleva a pensar si “Estamos embarcados en la modernidad; la cuestión esta ensaber si lo estamos como remeros de galeras o como viajeros con sus equipajes, impulsados poruna esperanza y concientes también de las inevitables rupturas” según Alain Touraine 1 que secomplementa con la posibilidad de “la identidad cultural como una realidad dinámica, capaz deresignificar endógenamente los cambios. Se trata de trascender visiones defensistas queentienden la identidad cultural de un país o de un grupo como una realidad inmodificable, que solopuede proyectarse como eterna repetición de un pasado valido para siempre” 2 La ciudad motiva un cambio de actitud y valores; relaciones y discursos en torno al individuo yla comunidad, prior izando escenarios seculares que permitan la consolidación de una culturamoderna desconociendo las dinámicas culturales locales que no fueron respetadas ni entendidasen los contextos políticos excluyentes y dominantes. La ciudad latinoamericana y sus elites depoder buscan consolidar un modelo de ciudad que no responde a la realidad local donde lospluralismos y los principios que conlleva la ciudad, la democracia, el ciudadano y sujeto no se 1 Critica de la modernidad, Alain Touraine. Fondo de cultura económica. 1992. Pág., 201. 2 Esa Esquiva Modernidad. Desarrollo Ciudadanía y Cultura en América Latina y el Caribe, Calderón, Hopenhayn, Ottone.UNESCO. . Pág. 32
  12. 12. respetan hasta el momento. Ser capaces por lo tanto de construir a partir de una conceptualización,planeación y aceptación de la ciudad -como el escenario para la vida, la economía, el desarrolloindividual y colectivo, además de la cultura y la identidad, la política y la ciudadanía complejizadaspor la existencia de múltiples visiones y lecturas que se disputan el mismo escenario y que puedenconvivir y construirse mutuamente en dialogo permanente, -es pensar en la forma cómo hoy,desde los diferentes escenarios e instituciones, estamos construyendo la ciudad y cómo esa visiónafecta y delimita las actuaciones culturales, específicamente en nuestro caso el carnaval En lamedida que continuemos pensando y desarrollando un modelo de ciudad sociedad (en términos deViviescas) excluyente policivo, privatizador, lineal, segregante se corre el riesgo de reproducir esosvalores generando resultados negativos en la convivencia y valoración cultural de la diversidad queconllevaría a una lectura errada del futuro del carnaval. Si la discusión sobre la ciudad es reciente en el escenario colombiano, en el espacio local seacentúa, pero esta ausencia de discusión no niega los procesos y dinámicas propias de la vidaurbana que estamos asumiendo; la pregunta es entonces desde qué mentalidad e intereses seconstruye la ciudad y cómo esa concepción determina también el desarrollo y futuro del carnaval,donde los ciudadanos se identifiquen y asuman la construcción de una sociedad incluyente,democrática donde la cultura y los derechos económicos, sociales y políticos se garanticen enigualdad de condiciones ya que la solidaridad, el respeto, y la amistad que mueve a grupos ycomunidades rurales (entendiendo las mutaciones y mimetizaciones que ha sufrido) hoy, en elespacio urbano, se convierten en norma; la cultura ciudadana no es un valor ético que de maneralibre el individuo asume; es la ley la que determina comportamientos y actitudes que aportan en elfuncionamiento de la ciudad y que se observa en los mecanismos que reglamenta y normaliza losespacios colectivos e individuales. Si la cultura es entendida “como el conjunto de rasgosdistintivos, espirituales, y materiales, intelectuales y emocionales que caracterizan a una sociedado grupo social y que comprende – mas allá de las artes y las letras- modos de vida, derechoshumanos, sistema de valores, tradiciones y creencias UNESCO, 1994)” 3 la visión moderna llevaintrínsico una posición lineal en las actitudes y lecturas simbólicas de la realidad. Si la ciudad no es incluyente, equitativa, integradora en lo social, económico y cultural corremosel riesgo de reproducir ese modelo y cerrar la posibilidad de la participación y la relación sujetoidentidad con el carnaval. Si lo cultural no asume un rol mas protagónico en la construcción de laciudad y la ciudadanía, pensando en un escenario multicultural, donde la diversidad de nuevastribus o comunidades que están aquí, construyendo imaginarios, recreando los propios - como sonlas colonias de estudiantes, las zonas utilizadas por los afro descendientes, los jóvenes, los niños,los ancianos, los nadie – que la transitan, la utilizan y esperan ser reconocidos como ciudadanos,de esta y cualquier ciudad del mundo, y no se asuman en igualdad de condiciones, difícilmentecambiaremos el modelo de ciudad y ciudadanía excluyente. Reconocemos y defendemos una concepción y origen del carnaval como una fiesta nómadaque se articula y transita por diferentes segmentos de la ciudad anualmente, pero la dinámicajurídica que moviliza la concepción de ciudad obliga a delimitar las actividades que son legalmenterealizables en cada sector de la misma; la norma y su concepción responde a un modelo deciudadano, de ciudad, a una ética acorde con esos pactos y acuerdos que en lo local seencuentran en modelado y construcción. La dinámica actual del carnaval lleva a pensar que ya noes la ciudad la que vive y siente la fiesta, el carnaval, el juego, en su relación con el desfile, ya quetiene determinada un área que se acondiciona para no chocar con otros aspectos de la vidacitadina y moderna. Historia será para el carnaval entonces el transito de carrozas por calles y 3 Esa Esquiva Modernidad. Desarrollo Ciudadanía y Cultura en América Latina y el Caribe, Calderón, Hopenhayn, Ottone. UNESCO.Pág. 23.
  13. 13. avenidas diferentes; historia será la imagen de nómada e itinerante que tenia el carnaval pararecorrer y hermanarse con la ciudad cada año de manera diferente; distinta será la dinámica de laciudad cuando entienda y se deje absorber por el sentido comercial y economicista que prima elaspecto productivo y no el lúdico, vale recordar las diferencias en el uso y disfrute de la ciudad enrelación con el día 28 de diciembre y el comercio; hoy son muchas las entidades comerciales quedejando a un lado la fiesta abren sus puertas en función de la temporada alta de ventas. Lamentalidad de la renta, la visión empresarial, la normatividad absoluta no puede ser el camino paraconstruir un carnaval para el mundo, la construcción, el ordenamiento y lógicas presentes en elcarnaval no pueden pensarse en función de la dinámica urbana; tiempo y espacio en función de suuso y control. Programar y controlar la fiesta choca con su principio básico de trasgresión de locotidiano, no nos oponemos a un orden pero este debe estar acorde a la lectura de los actores queconvergen, crean y recrean la cultura y el carnaval. ¿El plan de ordenamiento territorial responde a una visión de ciudad cultural o prioriza la visióneconomicista de la misma? Resulta interesante revisar información sobre el programa obras por tucuidad en relación con inversión vías, control de espacio publico como espacio de circulación,normalización de ventas ambulantes; intervenir la ciudad borrando su memoria no es construirlademocráticamente; asumir la cultura desde espacios exclusivos como la plaza del carnaval estaríasoportado por la concepción de la ciudad funcional, desconociendo que todo espacio de la ciudades un escenario para la cultura y la vida, la cultura ciudadana no encuentra dolientes y lasintervenciones son pobres en contenidos y difusas frente a las problemáticas que se debenenfrentar; la ciudad espera respuestas frente al fenómeno de suicidios de jóvenes mientras sebusca causas clínicas sin abrir espacios de inclusión y ciudadanía; la ciclo vía dominical aundesconoce el sur -oriente de la ciudad primando un modelo de ciudad centro norte; si la ciudad estacerrada para algunos es necesario revisar si esto sucede con el carnaval Incluir eventos como elrock nos obliga a contextualizar que existen otras tribus urbanos que todavía no se sientenincluidas y asumen el papel de espectadores. Reflexionar sobre la ciudadanía implica por lo tanto pensar a cada individuo como actor activode la fiesta, participando, disfrutando y construyendo el sentido colectivo de la misma,contrariamente notaríamos una masa pasiva, que consume y disfruta del espectáculo sin proponerni identificarse con un carnaval que se construye en función de una visión cerrada en lo local, peroabierto a las tecnologías y modelos impuestos por la globalización, aunque participar de esta nosería el problema, la cuestión esta en resolver de manera clara los caminos para encontrar un nortedonde confluya lo individual, lo colectivo, lo global sin que uno atropelle al otro; aprovechar lastecnologías y medios masivos a partir de la visión de formar capital humano para el desarrollo de laproducción, cumpliendo además la tarea en donde la educación contextualice lo local, donde elcarnaval y la ciudad se incrusten en los pensum y programas, en todas las instancias en procura deabsorber las inquietudes y poner a circular los valores y simbologías construidas hasta el momento,formando ciudadanos que se identifiquen con su entorno y los procesos socio-económico, políticos,ambientales y culturales que en él se desarrollan , mirándose como actores responsables delpasado, presente y constructores activos del porvenir local pero también reconociéndoseciudadanos del planeta.BIBLIOGRAFÍAHumanizar la ciudad, Céline Sachs-Jeantet. París, 1996 documento Internet.La ciudad y la memoria poética, helena Iriarte documento InternetEsa esquiva modernidad. Desarrollo ciudadanía y cultura en América latina y el Caribe, Calderón,
  14. 14. Hopenhayn, Ottone. UNESCO.Ciudad y CarnavalCIUDAD, LITERATURA Y CARNAVAL Jugadores Plaza del Carnaval. Archivo Corpocarnaval ALFREDO ORTIZ Abogado Universidad de Nariño Magister en Etnoliteratura Profesor de Etnoliteratura Universidad de Nariño. El Carnaval como un espacio del conocimiento, nos da la posibilidad de acercarnos a otrosescenarios distintos al cotidiano, del trabajo, de la razón, de la armonía social, de la autoridad y elcarnaval nos permite salirnos de esos espacios porque es que el ser humano no puede vivir en elorden todo el tiempo con el peso de la sociedad encima, y el carnaval le permite la transgresión ytransversalidad y acercarnos a otros discursos. Y entre los discursos está el del símbolo expresadoen el color es esa figura, esa imagen que la cargamos de verdad desde múltiples verdades ymúltiples mentiras por eso es polisémico en caso el carnaval es el color los artesano del carnavalhan construido todo un concepto del color distinto al que hacen los académicos lo dividen encolores vivos y colores muertos y el carnaval es el día del color vivo. A diferencia del vestido negroque lleva casi todo el año por influencia de la iglesia católica. El color del carnaval es un color quese sale y que evoca más un discurso mas arcaico mas indígena presencia del ethos indígena enlas calles de la ciudad, pero el símbolo no se queda en el color la construcción de la forma, de lafigura se da vida a través del color y el monigote, el muñeco, el personaje sale a la calle y lleva el
  15. 15. mensaje intimo del maestro del carnaval por eso los artistas del carnaval dicen nosotros somosreyes por un día, me decía el maestro Chicaiza, en las calles del carnaval y es el momento en quela ciudad nos mira y nosotros le hablamos a la ciudad, hay una función profundamente pedagógicaen el desfile del carnaval y en el escenario que se construye al rededor del taller del artesanoempezando por los vecinos y después por buena parte de la ciudad que desfila en la construcciónde esa simbología del color, del imaginario que entre otros símbolos que arrastra es el símbolo delmito, los maestros Burbano, hace dos años, decían nosotros convertimos en imagen la palabranosotros le damos cuerpo a la palabra cuando hacían esa carroza del diablo obrero, el mito que esun discurso literario por excelencia se convierte en forma, escultura, en pintura por eso el carnavalcomo ritual es una reacentuación del mito y el mito es una forma de un saber ancestral de unaliteratura arcaica que deambula en las calles de la ciudad que viene del campo a la ciudad porquela construcción de la ciudad ha tenido que ver con los alrededores de Pasto y en los alrededores dePasto se celebran otro tipo de fiestas más arcaicas que son la fuente del carnaval antiguo y ojalasigan alimentando este carnaval. El mito se construye en Catambuco alrededor de la figura del niño de los santos reyes, que esen Mocondino los de Mocondino no bajan a la ciudad a jugar el carnaval se dedican a celebrarleuna fiesta sacra a un niño dios que es de carnaval y lo hacen con comida y guaguas de pan yhacen un juramento y usan toda la figura del fiestero, le dan aguardiente todo el año que songoticas de leche, que son goticas de aguardiente, para que ese niño dios es del carnaval , que esde la fiesta, yo considero que esas fuentes míticas, rituales literarias son fuentes importantes quevan a armarle el discurso primigenio para las posteriores análisis sobre el carnaval en la ciudad. ElCarnaval, tiene un lenguaje que lo explica así mismo, está en la simbología y el mito y esta en lasinterpretaciones que hacen los artistas, hay un discurso en el mundo de los artistas, de los reyesdel papel, que hay que resaltar y son la base hay un discurso de los artesanos del carnaval queconvocan y que buscan que los reconozcan porque el resto de año los ignoran y las autoridadesdel carnaval también los ignoran el resto del año ese día como decía el maestro Chucho donde losconstructores, albañiles, los carpinteros, los mamposteros, le hablan a la ciudad, ese día, porobra de esa fantasía del carnaval permite que los que han sido ignorados, condenados al silenciodurante todo el año se expresen, le enseñen y ratifiquen los postulados principales de lo quesignifica nuestra cultura, ese día es la ciudad la que escucha en masa todo ese lenguaje del color,de la forma y la literatura, como una forma de análisis e interpretación de este regalo de losartesanos hacia la ciudad con su visión del mundo que se mezcla mixturizadamente lo indígena, lomestizo, lo urbano y lo rural en ese barroquismo del carnaval que hablaba la profesora de Artesese lenguaje racional del discurso del artesano profundamente cargado de simbolismos es elencuentro de mito y la razón, una de las formas que yo he usado para interpretar este lenguaje eshacer cuentos, hacer literatura, porque el carnaval entre otras cosas el carnaval europeo es lafuente de la literatura moderna, el Quijote los personajes de la obra del Ingenioso Don Quijote de laMancha son personajes de carnaval, entonces Sancho Panza es el personaje de lo grotesco es elpersonaje de los popular y el carnaval nos da el discurso de la literatura por que es un discursoante todo de tipo ficcional nos saca de la razón por un día y nos hace olvidar el peso de la muertey a través de los personajes, de las figuras, nosotros podemos vivir otras, de vivir otra vidasefímeras pero otras vidas al fin. Entonces a partir de allí, yo voy a leerles un intento de hacerliteratura a partir del lenguaje del carnaval. Arrastraba una hendidura urdida con papel, gateaba a fin de equilibrarse, chocaba con lamultitud y cuando caía la armadura le impedía levantarse, la máscara lo sofocaba, pero loimpulsaba la emoción de vojotear con una vejiga de cerdo a los curiosos, se levantaba la careta ylograba tragar aire cuando el bergantín de cartón se detenía a cruzar las calles. La máscaramostraba unos colmillos atenuados por guirnaldas y las formas humanizadas de los pómulos, lacareta tenía cuatro orificios por los que se asomaban los ojos borrachos y la nariz cubierta portubos achatados por los que inútilmente pretendía oler la calle. La máscara era roja ecepto losbigotes del ocico que eran amarillos y los cachos azules con rayas moradas estaban enroscados yarmados como dos serpientes de la cabeza al mentón, el resto del disfraz consistía en la vejiga decerdo amarrada a un resorte y una piel moteada de jaguar que le tapaba holgadamente la espalda
  16. 16. y los brazos y permitía atrapar a las muchachas descuidadas que encontraba a su paso. Elsimulacro de jaguar llegó a tumbos a los límites de la ciudad y se emocionó con las carcajadasmenudas que lo rodeaban, al quitarse la máscara los chiquillos se asustaron al ver el rostro opacoy afilado por la falta de sol los ojos del viejo se asustaron de las miradas que al verlo se mofabanal verlo pintorreado con aderezos de mujer callejera, al final del desfile se sintió liviano y se diocomo premio un lento chorro de ron y hecho una mirada alrededor a fin de confirmar que nadie loseguía, la multitud infantil lo identificó como el muñeco del barco y sus risas lo acompañaron hastala plaza, como si se tratara del encantador de Hammerlin, por prevención le baje la máscara y nosreunimos con el resto de danzantes dedicados a perseguir prostitutas que al final resultaban serhombres disfrazados; el viejo tropezó con una morena trajeada de gitana, el antifaz dejaba ver susojos miel dijo que s e llamaba Malena ella le pintó la cara rojo y se dejo seducir por los cortejos delviejo profesor degradado a payaso de carnaval, en la demencia del ron la mujer acarició su vejezcon la perfección dactilar de una puta veterana, el ruido de la plaza llegó hasta el amanecer elviejo se despidió de la mujer con el juramento de buscarla y guardo su careta con el orgullo dehaber recobrado la decencia o con el propósito de tener de que hablar en los talleres de tejedoresde mentiras y se abrió camino entre los arlequines trasnochados, sus paso ciegos despertaronalgunas mujeres que se escondían de las miradas de las señoras de las esclavas del divino rostrodirigidas por Milena Yacovich que por casualidad pasaban ese lunes con dirección a la Milagrosa,aquí, Milena miró de reojo al viejo y juró ante el alma bendita de su madre dejarlo morir de soledadmás que por verlo disfrazado de bestia que por andar tirado con una mujer por la calle después detodo que se podía esperar de un tahúr, lo prefiero en la cárcel, de allá poco salen los escándalossusurró con fingida vergüenza y se marchó moviendo sus caderas por el centro de la Plaza delCarnaval. Me reglan un minutico más. Este es un homenaje a los maestros Hoover y Caicedo con quienes nos hemos tomado unostraguitos y de esos traguitos salió, ellos no han venido pero bueno. A partir de una historia quecuenta el maestro Caicedo le regala al maestro Hoover la cabeza de una muñeca y el maestroHoover la lleva como amuleto en todas las carrozas del carnaval, y yo recreo esta vaina así comoliteratura. El humo consume mis manos, los dedos descifran las líneas de una mujer que noconozco, el ruido de la calle me mantiene despierto, las soledades me adormecen con el murmullode las fiestas cercanas, sospecho que la mujer ocupa el lado izquierdo de mi lecho, despierto elpedazo de espejo de mi celda tiene el rojo carmesí de sus mejillas y los pinceles guardan susolores, le hablo al sentir su presencia en el ángulo de mi espejo incapaz de combatir la lluvia quefluye por las rejas decido refugiarme en la mentira del carnaval después de tantos años de jugar sujuego debe abrazarme en su mundo de serpentinas, he modelado en mi mente el rostro de Malenaen su boca pongo la voces que solo perciben los amantes, construyo las manos que tantas vecesacariciaron las mías y pinto su cara con colores febriles, vivos, la muñeca lleva el vestido y losajuares de rojo a fin de que agonice en el desfile principal. En el psiquiátrico me permiten jugar con cartón y pinturas que me trae el maestro Chicaizacomo parte de su terapia experimental, a los desahuciados nos dan algunos privilegios , trabajoduro noche y día y me rio de pensar que la grotesca figura de Malena se paseará mañana en lascalles. El seis de enero el maestro Chicaiza se ha estacionado frente al hospital y monta mimuñeca en su propia carroza con el beneplácito de los directivos, cuando arranca el desfile salgode la muñeca en medio de las carcajadas, al volver la calma la carroza continua la marcha y en elcamino los aprendices se han dado cuenta que el color del vestido de mi monigote desentona conlos colores de la fiesta, pero el maestro ensimismado con la lluvia de papelitos de colores que letiran desde los balcones responde que en el carnaval todo se vale y el rojo monumento sigue laruta hasta encontrarse con la multitud. Soy indiferente a los gritos de júbilo, me desangra el ridículointento de la turba al tratar de atrapar la alegría, tomo los intentos de manos de mujer y danzo unvals nupcial que es aplaudido con frenesí. Al terminar el desfile al final de calle esta Malena con lasmejillas manchadas de pintura roja y negra y la boca acalorada por el vino tino de la tarde, me diceque está dispuesta a regresar siento desbaratarme, como mi escultura en la lluvia, pero sacofuerza para gritarle que no la conozco, que no tengo memoria, que solo soy un hombre de papel, la
  17. 17. muñeca se deshace en la mitad de la calle entonces corro a besarle los labios despintados y llorolas tibias lágrimas de un amor que crece mientras el agua nos abraza a los amantes de cartón. Ciudad y Carnaval MEMORIAS DEL CARNAVAL Fusión Plaza del Carnaval Foto inicial José Elías Calpa JAVIER VALLEJO DIAZ Licenciado en Artes Plásticas universidad de Nariño - Especialista en Pedagogía del Folclor 30 años como Docente de Escuela – Docente de fotografía Universidad mariana – Docente de Fotografía universidad de Nariño – Reportero Gráfico ocasional : mercurio de chile, Comercio de Quito, Hoy de Quito, Universal de Caracas- Fotografías publicadas en varios periódicos de Colombia – Ha escrito varios textos sobre Carnaval.Remembranza Nostálgica Entre las Vivencias y las Anécdotas La nostalgia que depara rememorar escenas íntimas de taller en los Carnavales del Pasto deantaño, o de los sucesos que en la memoria colectiva se sumergieron para recrear los otroramomentos de tertulia en torno a la creación de máscaras, de bocetos, de bastidores o de monigotespara la gran gala del 4, del 5, o del 6 de enero, nos lleva a escudriñar vivencias, anécdotas oaconteceres narrados por los protagonistas en aquellos momentos. Acercarse a reconstruir la historia de nuestro Carnaval en sus aspectos vivenciales o anecdóticosde los actores en sus diferentes épocas, es una tarea compleja y dispendiosa, pero no difícil, porcuanto algunos de los gestores ya no se encuentran entre nosotros. Quienes por alguna circunstancia hemos participado de cerca en los procesos evolutivos denuestro magno evento, podemos testimoniar de los hechos y curiosidades que se sucedieron en lostalleres o en los mismos escenarios del carnaval. Las intimidades particulares son fortuitas para cadaartesano y para cada taller y su registro grabado o escrito es un testimonio valioso para construir ynutrir la historia que nunca se ha contado. Las tradiciones son “células vitales” que nos permiten acceder a la cultura de los pueblos, de ellase abastecen los investigadores para estudiar la cotidianidad.
  18. 18. A los preludios del Carnaval de Negros y Blancos de Pasto, -en diciembre,- pertenecen múltipleseventos que marchan concatenados con la realización de los festejos centrales de enero, por ejemplolas novenas de navidad, el pase o pasada del niño, el juego de aguinaldos, el 28 de diciembre oDía de Inocentes y el 31 de diciembre con los Años Viejos, informan que desde antaño Pasto hatenido dinámicas particulares para recrear masivamente a su comunidad. El 28 de diciembre a través de los tiempos ha sufrido variaciones que hoy se sumergen en lanostalgia y el olvido. En el Sector de Hullaguanga, -calle 22 entre las carreras 26 y 27,- seescenificaron importantes faenas que inmersas a los festejos navideños de Pasto, le aportan a suhistoria un libreto singular. Hullaguanga acogió en sus entrañas a importantes personajes de lacultura regional entre quienes se pueden citar al empresario de las baldosas Peregrino Morán, asímismo el barítono nariñense Alejandro Villamarín, quien junto con los integrantes de los tríos Loscóndores del sur, El Trío Martino, El trío Los Caminantes y el dueto Arteaga y Rosero conformaron lalegendaria Rondalla Nariñense con la que dieron vida a la música romántica y la proyectaron eninterior del país y fuera de él. En el vecindario de Ullaguanga, el arte y la cultura se hospedaronpara explorar entre sus cultores las habilidades y propuestas estéticas de las diferentes disciplinas deexpresión. La Escuela de Artes Agustín Agualongo de Juan Molina, -exponente y heredero de lagénesis de la Artesanía del Tamo en Nariño, promovió a los jóvenes que en su momento seinquietaron por el dibujo y la artesanía. Igualmente en sus entornos, otra joven promesa de laplástica y la música: Alfonso Pizarro Narváez “El corozo” adoptó como su medio expresivo, lamúsica, la escultura, el dibujo, la pintura y permitió con sus obras recrear el Carnaval. PeroUllaguanga aún más se enorgullece por haber engendrado en sus entrañas a uno de los cultores dela imagen y con ella de la de promocionar, exaltar y ponderar a esta la tierra de Promisión: Nariño,se trata de del reconocido fotógrafo Javier Vallejo Díaz. Advierto que Hullaguanga o Ullaguanga es, según el Diccionario Pastuso de Don Héctor BolañosAstorquiza, “asamblea de Gallinazos”, para el cuento no se que relación guarde con lo expuesto. Desde mi infancia tuve la oportunidad de apropiarme de muchas prácticas desarrolladas conmotivo de celebrarse el Día de los Santos inocentes. Paralelo al Juego del agua entre el vecindariose recurría entre otras a burlarse o mofarse de manera sana del desprevenido e inocente habitante ovisitante de este lugar, como el inyectar ají picante con una jeringa el interior de un paquete(sellado) de confites que luego se distribuía a los jugadores en quienes se podía apreciargesticulaciones de desagrado que de inmediato disimulaban para permitir que los demás, sin lamenor sospecha se integraran con el propósito y efecto de la chanza. En la víspera de los SantosInocentes en este mismo sector, cuando la tarde avanzaba y se asomaba la noche, desde algúnbalcón se dejaba caer a los píes de un transeúnte desprevenido un muñeco relleno con trapos oaserrín ocasionando el súbito susto acompañado del “por inocentes”, coro que anunciaba lavinculación en el juego. El convidar a un café caliente “endulzado con sal” y apetitosas empanadasrellenas con algodón o con “concho de café”, el envío de cartas con citas románticas o falsoscontratos para trabajos bien remunerados, contrastaban con el lanzamiento de agua con ollas orecipientes, o de bombas llenas de agua, que se lanzaban desde una terraza, desde un balcón, o enlas mismas calles, estrechaba la participación comunitaria en el juego y se consolidaban los lazosfraternos de unión en estos días. La apertura de un hidrante convocó siempre al juego colectivo depurificación con el agua. Cabe también resaltar que en el juego con agua existieron desmanes y excesos que desvirtuaronla esencia del mismo. Recuerdo que la familia del empresario Peregrino Morán habitaba una casa
  19. 19. enorme que con el tiempo la dividieron en apartamentos para arrendar a inquilinos ocasionales oestudiantes. En la década de los años 60s, uno de aquellos apartamentos lo ocupaba una pareja deciudadanos de origen norteamericano, “gringos”, quienes se integraron al juego incorporándole lasbombas de látex con agua previamente congeladas, a decir de Ellos para proyectarlas a mayordistancia, pero su experimento tuvo un infeliz suceso, una de esos proyectiles impacto en el rostro deuna dama ocasionándole la pérdida de un ojo. El 31 de diciembre se constituye en el día clásico para la expresar a través de la ironía, elsarcasmo y la sátira diferentes manifestaciones como la del elogio o la crítica mordaz al personajemás destacado o al hecho que suscitó mayor relevancia en el ámbito regional, nacional o mundial. El año que termina con todas sus vicisitudes, logros o infortunios se representa en monigotes quese visten con los trapos viejos y aderezos que por desuso cumplieron su vida útil. En estos flamígerosmuñecos rellenos de aserrín y pólvora se queman en la hora precisa en la que fenece un año y naceel siguiente, - las 12 de la noche-, con su ritual efímero se calcinan las desventuras. En Pasto eldesfile y concurso de “años viejos” tiene una tradición que se remonta a varias décadas entre lascuales cabe mencionar al cuerpo de Bomberos Voluntarios como una de las entidades que pormuchos años obtuvo el primer puesto en el concurso. La participación de organizaciones sindicales,gremios, asociaciones y grupos políticos dieron un giro al concurso que de los mensajes en pro decampañas propositivas, se tomó como tribuna exquisita para dirigir críticas fuertes al sistema y a losgobernantes. El partido comunista, el MOIR y El Movimiento Popular Los Inconformes dinamizaroneste desfile con sus arengas y proclamas. Los Inconformes ganaron el primer lugar en variasversiones del concurso. Liderado por Luis Eduardo Arturo y Mercedes Rodríguez, El Taller deRestauración El Monasterio, por varios años protagonizó durante el desfile, la alegría y el contactodel público con los caminantes y expositores en el día de años viejos; con la comparsa y la murgaincorporadas al 31 de diciembre el precarnaval cobró vitalidad. Más tarde se sumaron comocolectivos la Cooperativa de Ahorro y Crédito COFINAR, de docentes y el Hospital San Rafael, conadministrativos y pacientes. El juego del agua y la quema de “monigotes de años viejos” se trasladaron a los colegios y a lasempresas comerciales como un acto simbólico de terminación de labores en la fecha de cese de lasmismas. Con la mojada se recibía en la Universidad de Nariño a los Primíparos. Tantas son las historias y muchos más los relatos que se pueden extractar, al escudriñar lamemoria de nuestros ancianos, dueños de esas páginas de vida pretérita, por esta razón esimportante hacer el ejercicio de recuperar los aconteceres y plasmarlos a través de los medios quenos ofrecen eficacia con la tecnología. La limitación de tiempo no permite que pueda narrar sino algunas, entre tantas de las vivenciasanecdóticas que los gestores le aportan al carnaval, por ello citaré las siguientes: Colisión entre Carrozas Jaime Erazo, quien desde su infancia acompañó a su padre, el desaparecido maestro LizardoErazo Vallejo, en la elaboración de las motivos para el concurso de carrozas, nos participa de unhecho curioso no registrado en publicación conocida acerca de nuestra magna fiesta, -“en la versióndel Carnaval de 1968, el recorrido del desfile del 6 de enero que iniciaba en el parque Bolívar, secontinuaba por la avenida Colombia hasta la carrera 20 (de Julio), por esta se llegaba hasta la calle
  20. 20. 18 y al encontrar la carrera 24 el recorrido giraba por la calle 15, -entonces en sentido contrario ala actual_ y al interceptarse con la carrera 25 se descendía hasta el Parque de Nariño en donde sedispersaban los motivos y modalidades participantes. Algunos continuaban hasta el Parque Infantil,otros a sus barrios de residencia y la mayoría se quedaba a disfrutar de la fiesta en la plaza. Elasunto es que, en la esquina de la gobernación, carrera 24 con la calle 19, chocaron dos carrozas,la de Don Edmundo Delgado y Rigoberto Villarreal, que se titulaba “Los Quillacingas”, con lanuestra, “Industria Nariñense”, la cual ilustraba el trabajo con la fibra de iraca en la confección delos sombreros de paja toquilla. El impacto fue tan fuerte que mi Padre cayó hacia el interior de lacarroza y quedó privado del conocimiento. En la casa de mi abuelo José Erazo, en la carrera 27donde instalamos el taller, le practicaron los primeros auxilios y no demoró en restablecerse paradisfrutar en la noche, del veredicto del jurado calificador que nos ubicó en el tercer puesto, detrás deDon José Ordóñez y de Don Alfonso Zambrano”. El maestro Lizardo Erazo Vallejo fue protagonista de primer orden en las diferentes versiones delCarnaval, merced a sus conocimientos en la plástica, como que fue un reconocido pintor y docentede artes. Es de anotar que en la versión del Carnaval de 1968 el Maestro Erazo Vallejo repetía elpuesto obtenido en el anterior año, éste, curioso, por que no registró ganador del primer y segundopuestos en la modalidad de Carrozas, declarados desiertos según el criterio de los juradoscalificadores. “El Carro de la otra Vida”, Carroza enigmática y misteriosa En 1989, el Jurado Calificador dio a conocer el acta de los ganadores del concurso en lamodalidad de carrozas en la que los hermanos Raúl y Germán Ordóñez Parra obtuvieron el primerpuesto con el motivo titulado “El Carro de la Otra Vida”. La máscara gigante que personificaba aldiablo con expresión burlona, dos cabezas de dragones, un esqueleto que representaba a lamuerte, varias máscaras expresivas con gestos de terror dispuestas en los bastidores y una falsacabina de un carro de modelo antiguo, integraban el conjunto de la carroza. Desde la fase deldiseño previo a la elaboración de este motivo, “El Carro de la Otra Vida” encontró obstáculos queimpidieron su realización normal. En las instalaciones donde funcionó la Sede de la Zona deCarreteras, frente al Parque Infantil, se empezó a darle forma a los primeros muñecos, los mismosque se encontraron destruidos al siguiente día. Estas acciones vandálicas intentaron minar lamotivación de los hermanos Ordóñez por ofrecer a los espectadores del 6 de enero una fantástica ycolorida carroza. A pesar de sortear estas adversidades y con el estímulo de vecinos y amigos, sefijaron como meta participar con un motivo excepcional. Según Raúl Ordóñez, el sector haciadonde trasladaron su taller de operaciones, en las cuadras, contiguo a las curtiembres Concha, teníauna energía enigmática, perceptible en su ambiente pesado y atmósfera rara, talvez por estar en laribera del Río Pasto. Las noches oscuras y con el aroma basuriego que expelía el río se tornabanmisteriosas. Frente a este lugar se levantaba y aún permanece un espeso bosque de eucaliptos quedibujaba con las sombras extrañas formas acompañadas del susurrar tenebroso del viento entre losramajes que invadían la temerosa soledad. Preso del cansancio y la fatiga, adportas al día deljolgorio y de la fantasía, Raúl Ordóñez tuvo que pernoctar en el taller, hecho que ocurre todos losaños, esta noche, relata Raúl, - “tuve una pesadilla horrenda, la señora que cuidaba esta edificaciónen ruinas siempre conversaba con nosotros acerca de visiones y de sonidos extraños que se sentíancon frecuencia. Sería psicosis o no sé a que atribuirle, en el sueño se me presentó la máscara deldiablo que estaba a punto de terminarse de pintar y me increpó en tono desafiante para que no losaque en el desfile del 6 de enero. En el mismo sueño despertaba y era el día siguiente al carnaval,con ello el diablo se salía con la suya, la carroza aún no estaba terminada.
  21. 21. Posteriormente, como al mes o mes y medio, en una conversación familiar que siempre lahacíamos en nuestra casa, surgió el tema de la carroza y mi hermano Germán se refirió a un sueñoque lo inquietó y lo tuvo nervioso por algunos días. Su narración coincidía exactamente como meocurrió a mí”. “En mi sueño, relata Germán: las imágenes que aún estaban en barro y otras con elpapel, la cola y el yeso frescos se levantaban de sus puestos y se dirigían a mí para obligarme a queno los mostrara en el desfile, ellos no querían que se los exhibiera en la carroza ni en el carnaval”.De las conversaciones con la señora celadora de ese lugar surgieron ideas que los Ordóñezmaterializaron en el proyecto. Como el sitio al parecer estaba enduendado. Ellos decidieronincorporar la imaginaria figura del duende, mítico personaje como un componente adicional delmotivo. “una de tantas noches, la señora nos describió esta figura tal como lo había visto, comentaRaúl y añade, esa misma noche estuve pendiente del lugar por donde supuestamente aparecía estepequeño hombrecillo, de hecho ya conocía de las leyendas que se contaban acerca de ese lugar,inclusive José Ignacio Chicaíza en una versión anterior del Carnaval presentó una Carroza alusiva aeste sector que se llamó “El Duende de Tulpacinga”; la verdad es que no lo miré, pero si pudepercibir la réplica de un tambor que por instantes se acercaba y alejaba a la vez. Germán por suparte menciona que entre la oscuridad del bosque, por las noches se escuchaban sollozos, voces,cantos y murmullos indescriptibles que a decir de la señora eran del duende. Al día siguiente, unosmuchachos que acostumbraban a ingerir vicio, ocultos entre la arboleda, llegaron al taller a ofreceren venta un tambor para colocarle al duendecillo que habíamos elaborado, al mirarlo éste no eracualquier redoblante, su forma y diseño daban la apariencia de ser antiguo, pero lo curioso del casoes que calzó en forma precisa en la cintura del muñeco a la cual se lo aseguramos con alambres ycuerdas. Al terminar el desfile del 6 de enero fui a retirar al duende de la cabina del carro, porqueun profesor de la Facultad de Artes lo había solicitado con anticipación; tal fue mi sorpresa que elmuñeco no tenía el tambor, tampoco se notaba que lo hubieran forzado. Más extraño aún es que en uno de los videos que miramos, el duende aparece tocando eltambor con bastante fuerza, furia y dinamismo. Los brazos del muñeco los hicimos rígidos, por tantono debía tener el movimiento que aparece en la grabación”. Al montar todos los muñecos yaccesorios que integraban la carroza, la noche del 5 de enero anterior al desfile, sucedió otro hechofortuito que se sumó a esta serie de contratiempos. El Carro de la otra Vida, de acuerdo al diseño,llevaba un esqueleto que simbolizaba a la muerte, éste era de gran tamaño y muy visible en su partefrontal. Raúl narra que por efectos del trasnocho y el estrés, esta figura se instaló provisionalmente enun costado de la carroza. Su altura alcanzó con la cabeza la ventana del segundo piso de una casavecina, en donde permaneció inclinada hasta el día siguiente. Al amanecer, la señora residente enella retiró la cortina y se encontró con la terrorífica imagen de la calavera, de ipso facto su cuerpo sedesvaneció y fue llevado por urgencias a un centro hospitalario en donde le diagnosticaronpreinfarto. En torno a esta carroza existen más historias y anécdotas que al narrarlas seguramenteocuparían unas cuantas páginas de esta revista, cabe mencionar también, que un conato deincendio producido por corto circuito pudo dar al traste con la presentación de la carroza. Un Pato Ganó al Maestro Zambrano En la versión del Carnaval de Negros y Blancos de 1963 se sucedió triple empate en laasignación del primer puesto en la modalidad de carrozas, que fue compartida por Conchita y LaFiesta Brava, presentada por Alfonso Zambrano, La banda de Los Cochinos, de los hermanosNarváez, entre ellos Sigifredo y La Familia Dónald inscrita y presentada por Servio Tulio Torres. Almaestro Servio Tulio no le cabía en la cabeza que su colega Alfonso Zambrano gane todos los años
  22. 22. como en efecto ocurrió hasta esa fecha ya llevaba 8 primeros lugares, por ello tomó la decisión deintervenir el fallo del jurado calificador; según relato de Manuel estrada en entrevista concedida en1999, el maestro Servio Tulio averiguó el lugar donde deliberaban los miembros del jurado y conunas copas encima se dirigió a este lugar portando una pistola con la que disparó al aire repetidasveces e instó a cambiar el acta que ya se había culminado de redactar. Por su puesto en ella sedaba como ganador absoluto al maestro Zambrano. Entre los jurados cundió la zozobra, pues sehallaban en la encrucijada de acceder a las pretensiones del Maestro Torres y por otra parteenfrentar a la ciudadanía que por el clamor popular habría postulado como ganador absoluto almotivo del maestro Zambrano. El cometido del Maestro Torres de todas maneras favoreció susintereses pues logró que se registrara como ganador junto a Zambrano y Sigifredo Narváez.Creo que los relatos expuestos, pueden resumir en alguna medida el calvario que los cultores yartífices del Carnaval, alegre, bullanguero, jolgórico, folclórico y patrimonial de los nariñenses,asumen como un reto para recrear a la multitudes. En contraste con la fiesta que se vive en las calles,parques, casetas, carpas y demás eventos que se programan para estas fechas, los artesanospadecen vicisitudes, de todos los tipos, sacrificios y navidades oscuras, con el fin de darle vida aesta gran fiesta patrimonial de los pastusos: El Carnaval de Negros y Blancos.Ciudad y CarnavalUN INQUILINO DEL CARNAVAL Plaza del Carnaval, archivo
  23. 23. Registro corpocarnaval FRANCISCO MELO TRIGO Arquitecto Universidad Piloto de Colombia - Postgrado en Proyectos Arquitectónicos “Énfasis en teoría y crítica de la Arquitectura”. Madrid España. - Profesor Universitario: Universidad Piloto, Universidad Javeriana, Universidad Católica, Universidad de Nariño. -Colaborador Diseño Pabellón de Aragón. Expo 92. Sevilla España. - Caminante del ensueño de la ciudad. Mi ponencia tiene que ver con la historia, con la memoria, con la dialéctica y la estética de laciudad, como arquitecto yo no me aparto de todos esos elementos recopilados durante misestudios y mis investigaciones, la idea era de que yo leyese luego de presentarse las diapositivaspero como el tiempo apremia vayan entonces viendo las diferentes diapositivas son muy largas esmuy extenso esto, voy a leerles unos apartes, unos fragmentos. Próximamente nuestra ciudad San Juan de Pasto se vestirá de fiesta, la serpentina, la carioca,el antifaz, la imaginación la inventiva esa para expresar de algún modo una realidad o irrealidadcompartida en una ciudad que se disfraza y se contagia de una locura colectiva, esos son algunoselementos primordiales que posibilitan dar inicio para que se geste este magno evento que son losCarnavales de Negros y Blancos. Como es usual y tradicional estos se realizan en los primeros días de cada año, las fiestascarnestoléndicas se efectúan entre el cuatro y seis de enero cabe mencionar que estos carnavalesson populares y muy sui generis en Colombia no solo por la fecha en que se desarrollan sinotambién por esa composición estética, formal, espacial e histórica que acompaña y refuerza esastradicionales fiestas socioculturales, que tienen su arraigo en este bello paraje andino del sur deColombia. Leí en un periódico unos apartes del diario español de nuestro gran premio NobelGabriel García Márquez, decía algo de los arquitectos:”Los arquitectos nos alquilamos para soñar”. Hay que destacar esa fuerza, el entusiasmo, la sensibilidad y pundonor que le impregnan losarte-sanos para crear, soñar e inventar una carroza, de esta manera se proyecta y elabora elmarco conceptual el cual va cargado con temáticas inusuales que poco a poco se vanestructurando y confiando en articulaciones maravillosas para que los cíclopes paulatinamente sevayan transformando en figuras abstractas que luego serán unidas a ese enorme campo estructuralque contiene una carroza. La alegoría, la utopía, las alucinaciones son acciones fantásticas quevan en mundo real porque al mismo tiempo aquí se vive y se siente, se vibra y se baila al compásde la Guaneña, que es una canción tradicional, ésta era interpretada por músicos que hacían partedel ejército del General Bolívar la historia describe que con esta canción se ganaría en las terriblesbatallas por parte de las huestes de la campaña libertadora y son en las comarcas de Ayacucho yJunín donde se perfila y llegaría a tener renombre ese tradicional tema, siendo adoptada comohimno en el departamento de Nariño, himno entre comillas. Los citadinos se jactan de aquella genialidad gestual y compositiva que le impregnan nuestrosartesanos al realizar los fastuosos y descollantes motivos. Ahora bien, los diferentes motivos sonpropuestas que hacen parte de una narrativa oral contadas por nuestros padres y abuelos las quenos describen también los campesinos cuando los topamos recorriendo esos caminos reales esasleyendas y fábulas le imprimen un matiz para soñar, crear e inventar. En este mismísimo momentouna descomunal serpiente de ocho metros de longitud se va deslizando por la cinta asfáltica denuestra ciudad efímera que se engalana y transforma para el momento y ocasión; en la lejanía
  24. 24. diviso un enrome dragón el cual va impregnado de hermosos colores, él poco a poco se vadespertando de su largo sueño, este animal lerdamente se va desplazando por la céntrica ciudadcolonial en una de las vías y mas concretamente en la calle de La Compuerta y a manera de lamagia va asomándose este cíclope surcando la plaza mayor, su descomunal cabeza espanta alobservador y jugador, el dragón que con movimientos rítmicos y espectaculares va lanzado porsus fauces gran cantidad de talco, confeti, serpentina y cosmético a todos los terrícolas que se hanaposentado en todas las barandillas y balaustradas de los viejos balcones coloniales. Un ave Fénixva surcando el firmamento andino, un fuerte viento lo hace salir de su curso ahora en su bitácorade vuelo será la de recorrer ese maravilloso e inconmensurable paraje con el que siempre añoraríanuestro poeta nariñense Aurelio Arturo; en el lomo del ave Fénix una legión clandestina de jinetesva sentado y atentos ante su brújula para que este siga su curso trazado no perezca en elproyectado viaje, las vestimentas de estos legionarios están desgastadas por esas continuasbatallas, su armadura compuesta por una espada reluciente y bien elaborada será su fielcompañera para esas innumerables cruzadas que tendrán que esquivar; este caballero de losvientos y de los mares, aquel valiente jinete tubo que eludir los potentes huracanes que se desatanen el Cono Sur, la recompensa por dicha proeza es ser convidado al jolgorio, la algarabía y fiestaque bañan esos carnavales que se gestan en el maravilloso Valle de Atríz. Algunos vampiros, cacatúas, camellos y dromedarios son entre otras figuras mitológicas quecontienen una espectacular carroza, esa elaboración y complemento artístico que le imprimen losideólogos son esenciales para la proyección efímera en la fiesta carnestoléndica de principios deaño. La mitología se desborda y embriaga a todos los terrícolas que hacen parte de este jolgorio,de esta diversión colectiva que embriaga a cualesquier actor o autor que se designe a ser parte dela fiesta de los carnavales. Algunos cuerpos son adornados por maravillosos disfraces, losfantásticos disfraces son diseñados por los: Guerrero, Erazo, Tarapues, Enríquez, Jojoa oGomajoa, estas distinguidas familias que con suma paciencia van tejiendo y entretejiendo lasprendas, los vestidos son de buena factura, armoniosos, pulcros y bien confeccionados, aquí noexisten los grandes diseñadores y menos las internacionales marcas comerciales como: CristianDior, Chanel o Paco Ravan, los paños para la fiesta magna no son adquiridos en el Canal deSuez o en Estambul si no en la carrera 23 frente al viejo almacén Navia, es en el céntrico sector dela ciudad donde los turcos se han afincado por muchos lustros, otros artículos se compran en lacacharrería New York que precisamente no está en los Estados Unidos sino localizada al lado delCafé Palatino en la calle 18, estas coloridas telas forman parte de ese recubrimiento que contienenuestra epidermis esos cuerpos son protegidos con lienzos nacionales eso si adquiridos en losfantásticos centros comerciales que se localizan en los barrios del churo y la Mocha, esosalmacenes no tienen nada que envidiar a las edificaciones diseñadas, construidas y enclavadas enlas orillas del río Támesis de esta magnifica capital Londinense. En la ciudad de Pasto todo esposible, la creación, la inventiva están al orden del día el derroche no hay límites para plasmar esutopía exuberante esos locos, loquillos en el mejor sentido de la palabra van estampando su huellaen la elaboración de las mascaras en sus mentes se dibujan desdibuja esa fantasía, la proyeccióncompositiva se ve reflejada en esos grandiosos muñecos que son esculpido en material arcillosoperenne de nuestra región , las manos laboriosas de nuestros artesanos permiten realizar unoscortes, en el icopor, papel mache o fibra de vidrio, pintores y escultores como los Zambrano,Ordóñez, Caicedo , Otero o Chicaiza se asocian en u solo propósito y darles vida a esosmateriales, me imagino a esos grandes cirujanos camellando sobre esas magníficas incisiones aun paciente inanimado a ese paciente que duerme sobre un guango de leña, el quirófano de losartesanos es un rústico galpón su techumbre compuesta por un plástico raido que poco cubre yprotege la provisional y destartalada sala de cirugía. Los instrumentos del quirófano sonrudimentarios y elementales: la segueta, el martillo, el cincel y el alicate, la espátula y unos cuantoskilos de alambre de amarre, son los implementos que el verraco artesano utiliza para así darleforma a esos muñecos fantasiosos que hacen parte de una carroza. Aquí la magia, la inventiva de los artesanos esta confabulada con los dioses que de una u otramanera ellos le proporcionan esa nueva vida efímera, trabajar y poder plasmar en papel, icopor oarcilla que anteriormente estaba preñada en una roca aquellas figuras inanimadas subyacen el los
  25. 25. galpones, taburetes o mesa desvencijada que contiene los elementos de trabajo. La familia, losamigos, los vecinos se agrupan en una minga para acabar la carroza, el olor a pintura arcillahúmeda, ese olor característico del engrudo, del pegante, del sellador, de agua de panela, eseaguardientico Galeras que cae muy bien para disipar el trasnocho y bueno que les digo de secafecito negro que lleva la etiqueta de Morasurco Café Puro, que es mil veces recalentado peroeso poco interesa su aroma y sabor son únicos. Doña Rosa esa bella mujer ya entrada en años hace parte del grupo de trabajo, la señora, vadesfilando por su vetustos galpones en sus manos lleva esa chiltada y vieja cantina que lleva unrico y delicioso hervido de lulo, en una improvisada bandeja de triplex nos ha preparado esossanduches nativos que son simplemente un pambazo y tajada de queso conocido en nuestro argotpopular como pan con queso. Doña Rosa, es puntual en sus horarios a las diez de la mañana ycuando los relojes marcan la tres y treinta ella recorre pausadamente el taller para convidarte a esepasa bocas que te ayudará a mitigar el hambre ya que las jornadas de trabajo son extensas y muylaboriosas , dichos olores y sabores también nos acompañaran por muchos meses y días, esosolores se impregnarán en la ropa en nuestros cuerpos y será una característica muy peculiar decualesquier taller que usted pastuso, pastusita y usted buen amigo, turista, que es un viajante enel tiempo los convido para que visite esos teatros de la vida y de la mofa, en sus la carioca y eltalco perfumado de esas costumbres que emergen en este pequeño pecunio y bastión en estaregión donde perecería el insurrecto Agustín Agualongo por ser un defensor del ejército realista deesta manera y muy su síntesis he querido reflejar de una pincelada, en un bosquejo rápido, laconstrucción o deconstrucción de lo son nuestra fiestas mayores que por ende son canalizadas enlos carnavales de Negros y Blancos.Ciudad y CarnavalCULTURA, CIUDAD Y CARNAVAL
  26. 26. Panorámica calle 20 Fotografía José Elías Calpa ORLANDO MORILLO SANTACRUZ Maestro en Artes Plásticas de la Universidad de Nariño Doctor en Historia de la universidad de Barcelona España Profesor de la Facultad de Artes Visuales de la Universidad de Nariño El tema que convoca a esta ponencia es la relación entre ciudad y carnaval, a partir de estarelación me parece fundamental generar unas reflexiones que nos lleven en la medida decomprender el acontecer humano, para definir nuestras características culturales y entender que apartir de esa comprensión de nuestro comportamiento, de nuestras manifestaciones libres ylúdicas, podamos definir básicamente lo que es el ser nariñense y como ese ser nariñense sepuede comprender a partir de lo vivencial que básicamente es lo que caracteriza el carnaval ydesde luego permite confrontarse de una manera rotunda con toda la rigidez logo céntrica delmundo. En este sentido, entonces, primero, pienso en abordar el tema ciudad a partir de losorígenes para comprender las diferentes posibilidades de ciudad que se pueden dar o que sepudieron dar en el curso de la historia y en la medida de comprende el término ciudad dentro deesta óptica histórica lograr conectarla con el carnaval y terminar entonces con lo que puedesignificar plenamente el carnaval como una obra de arte, el carnaval como una manifestación deescultura social o sea catalogar el sentido de la expresión del carnaval como una manifestaciónque implica que la sociedad sea creativa, que la sociedad se convierta en obra de arte; entoncesbajo estos parámetros, presentar estos contenidos. El término ciudad, en su nacimiento pensando en Troya, fue creada para satisfacer el desarrollode todas las necesidades espirituales y materiales del ser humano, estaba destinada al ejercicio detodas la capacidades del sujeto como la educación, la salud, el conocimiento, la produccióncultural, el deporte, el tiempo libre, etc. Estas actividades estaban destinadas en conjunto asatisfacer el libre ejercicio de la personalidad y el afianzamiento de los valores sustentados en laética y la moral de modo que este tipo de ciudad es una categoría que abarca toda la gran parte denuestra experiencia cultural a este perfil de ciudad se la podría llamar ciudad “semántica” porqueestá cargada de símbolos y valores; pero que sucedió cuando todo el acontecer de lo vivencialderivado del acontecer libre de la cotidianeidad que interrelacionaba armónicamente a losindividuos de una comunidad, cuando esta realidad se perturbó por las imposiciones racionalistasde la modernidad, el sujeto como ciudadano no se sometió a la lógica instrumental del progreso yla objetividad; la expresión mundana del goce y del disfrute y el entendimiento terminan siendoagotadas por la razón, la ciudad entonces se subordino a la inmediatez, a lo fugaz, a lo pasajero , alo efímero, a lo vulgar; es la banalidad lo que redujo el proyecto emancipador y humanizante quefue el principio que originó el nacimiento de las ciudades, se revela entonces una especie dedegradación que termina en el escenario primordial del consumismo y la virtualidad globalizanteque rechaza el sentido de comunicación y el diálogo, perturba el valor del símbolo como lenguaje,bajo estas condiciones la ciudad actual, entonces, pierde el poder de significación porque se haconvertido en una simple área de muestreo de actividades en donde lo real se suplanta por laficción, el conocer reemplazado por la apariencia y la superficialidad de los hechos, el sentidodialogizante de la comunicación humana suplantada por la espectacularidad táctil de las imágenes
  27. 27. publicitarias y de la información tele comunicativa extrema, supeditadas a las lógicas del mercadoa este tipo de ciudad se la podría denominar como ciudad “impersonal” porque está sustentada enlos valores de cambio, en el vidrio, el hierro y en el cemento, por sus características a este tipo deciudad a la que hemos arribado por los desbordes consumistas y mas-mediáticos algunos teóricoscomo Pérez Salaver la denominan ciudad “fluida” porque todo el acontecer se resume en lo difusoen la proliferación fragmentada de múltiples realidades inconexas que diluyen la historia, perturbanel sentido y anulan la posibilidad de significado, su espacio físico es expandido multiplicado enmúltiples direcciones, sus elementos y órganos se diseminan en montón; por otro lado la ciudadse observa en términos urbanísticos de distribución de espacios racionalmente concebidos dondelas calles, las avenidas y todo el transitar destinado para el desplazamiento del individuo se hadiseñado como una estrategia matemática de control ciudadano donde el plano cartesiano elángulo recto de la geometría posibilita la hegemonía del automóvil y la máquina desplazando lohumano a segundo plano. ¿Es la línea recta acaso la mentira convertida en código, en norma? Coercitiva destinada aprivilegiar el consumo, a imponer la agresión y a suscitar violencia, al parecer la ciudadcontemporánea esta exclusivamente dispuesta a las exigencias del consumo de la industrializacióny al servicio de los efectos globalizadores; esto concluye en un modelo de ciudad monótono,dominante que invade de manera imparable el espacio de manera agresiva, ciudad salo céntrica,que crece vertical contrariamente excluye el cielo de la tierra por su carácter deshumanizadoraumenta la densidad del tránsito y genera la crispación de los individuos aumentando la violenciaciudadana porque allí en ese espacio el ciudadano se convierte en paciente, en enfermo, enconfinado. Es el fenómeno de la ciudad regida por los parámetros de una mundializaciónhomogeneizadora hace posible la angustia de los pueblos por su pérdida de identidad, por sumuerte simbólica, por la destrucción del referente como significado, la ciudad que trastorna losvalores y arranca las raíces, que rompe el hábito, la reserva psicológica de nuestras vidas, laciudad que se disuelve en las nebulosas de lo banal para instituir la modalidad del desbarajuste y laconfusión. ¿Dónde queda entonces la ciudad semántica? La del significado, la del verdadero tejido social,que enaltece lo humano como centro y promueve la filosofía de lo vivencial como factor dediscontinuidad ¿Será acaso que la ciudad como potencial de cultura ha muerto? La ciudad quemueve sentido simbólico, la que conforma la ética y construye valores para lo discursivo ydialogizante promueva la representación social, la ciudad que plantea el territorio de lo imaginadocomo acción colectiva entendiendo que el territorio es diverso y plural y no puede sujetarse a lasnormas hegemonistas de la instrumentalidad promulgada por la civilización moderna. En estos parámetros que se puede entender que se puede entender como nuestra ciudad,entendiendo la diferencia en lo que es la ciudad semántica y la ciudad impersonal que bajo estostérminos he podido tratar de diferenciar en sus características, en relación a estas y diferencias dela dos ciudades, que será, entonces, de la nuestra la de San Juan de Pasto; puede estarenmarcada en la fusión antagónica en la confluencia mixta de lo semántico y de lo impersonal, enla interrelación de los valores semánticos con los simulacros del consumo; una ciudad quemantiene el vuelo de lo milenario, mítico y popular interconectado con los desvíos y las aporías delos valores de cambio impuestos por la economía transnacional. Si de élla emergió un carnavalcargado de vivencias, de costumbres, mitos y leyendas, ritos y hábitos que permiten lo imaginariocolectivo se puede pensar en una ciudad que se aproxima a la ciudad de los orígenes porque deuna parte mantiene los valores semánticos que la privilegian porque demuestra su diversidad enmúltiples facetas, en sus cualidades, la ciudad que reivindica lo humano y permite fortalecer laespiritualidad de lo cotidiano por encima de las lógicas del mercado, podemos hablar entonces deun devenir como ejercicio de libertad, de conocimiento que desplaza la corrosiva acción alienantede la civilización, sin embargo, por otra parte se puede percibir una ciudad que vive la dificultadentre lo simbólico y lo económico, pues no podemos olvidar que estamos atravesamos por el
  28. 28. consumo y que ante el peligro y la amenaza de la muerte del símbolo es conveniente reflexionarpara que en su antagonismo dialéctico como movilidad poder encontrar nuevos significados. Si el carnaval emerge de una ciudad como la nuestra conformada por características queoscilan entre lo semántico y lo impersonal físico de la instrumentalidad, entre el pasado y elpresente, entre lo imaginario y la serialidad del simulacro, podemos pensar en la ciudad dialécticaque merece cultivarse y difundirse como esperanza para la humanidad porque hay muchos valoresaun por realizar, porque promueve eclépticamente escenarios creativos que dan cuenta de acaecerde lo imaginario colectivo, que dan cuenta, además, de los desbordes tele comunicativos yconsumistas por esto en nuestra cultura ciudad y carnaval se corresponden y ante esta uniónsagrada de territorio y espíritu se fractura el hegemonismo unilateral de la razón universalizante,entonces, cultura y carnaval, la ciudad como dinamizadora como productora de símbolos, comoproductora de lenguaje y el carnaval como valor simbólico, como elemento que definitivamenterepresenta todo el acontecer del temperamento, de la fuerza inconsciente de ser nariñense. En esesentido el carnaval parte por eso de lo popular, lo popular implica una condición directa con elorigen, implica una posibilidad de conexiones muy profundamente instituidas, en la medida de quevamos a la raíz y de que el lenguaje popular implica una discontinuidad, el lenguaje popular implicadescentrar los puntos fijos del logo centrismo del mundo, desestabiliza la historia totalizadora, esahistoria de la gran farsa, de la mentira, esa historia que solo se ancló en la economía, quedesconoció lo múltiple, lo diverso, que marginó, que excluyó. El carnaval con lo popular así como emerge de la ciudad como símbolo nos permite entoncescrear una nueva historia, posibilitar el resurgir de los otros relatos de eso que fue marginado yexcluido de esa verdad que hay por conocer, de esa bofetada que hay que darle básicamente aldesmesurado énfasis tele comunicativo extremo del consumismo alienante. El carnaval a partir delo popular y dentro del desarrollo de la cultura de nuestra ciudad implica entonces inventar unpasado que se convertirá en un nuevo conocimiento, ese conocimiento que parte de laespiritualidad del ser y parte de la poética, de la palabra, parte de la voz, de la espiritualidadhumana; allí entonces como nosotros poder visionar que ese carnaval nos llevará a redimir laconciencia de lo humano, ese carnaval servirá de ejemplo en la medida de que construye en laciudad otros imaginarios, hay esa memoria colectiva, hay esa fuerza poderosa de sentimiento deeso que fue marginado, minimizado, eso que es le grito y canto del sujeto, de ese artista delcarnaval, ese que emite el criterio del otro lado de las verdades objetivas, allí el ejemplo de unamanifestación que como el carnaval que se genera en esa ciudad semántica así confrontado con laimpersonalidad pueda convertirse entonces en una obra de arte. Como el carnaval puede ser una obra de arte como si emerge de una ciudad con esos valores ycomo entender entonces que el arte urbano es aquel que utiliza el espacio público como unaverdad, el espacio público se constituye en un elemento que prioriza la presencia de un ciudadanoque enaltece los valores que representan su propia espiritualidad en ese sentido entonces lacategoría de ciudad es aquella que promulga lo urbano, podríamos, entonces, pensar el carnavalcomo arte público porque es producto colectivo que le da sentido a las distintas tradicionesespaciales y estéticas y representa básicamente todo el acontecer de la ciudad histórica el carnavales la acción artística que recae sobre la ciudad y formaliza como escultura en el espacio públicoson las cualidades formales, cromáticas, escultóricas, musicales, dancísticas, teatrales, etc. todasestas manifestaciones hilan la urdimbre, un diálogo de asombro, de misterio, de goce, de tragedia,donde lo dionisiaco y lo apolíneo se conjugan como imagen estética, como verdad deacontecimiento y palabra, propuestas creativas que dan paso a la superación del dogmatismodonde las exploraciones del material se constituyen en hecho plástico que derrumban y fracturanlos ideales de la belleza clásica anclada en el número y en la medida. Entender el carnaval y la ciudad como el entramado de una compleja interacción entreescultores artistas, y público será el fundamento que permita rebasar el contexto de la galería y elmuseo; entendiendo que éstas ante la caída del proyecto occidental sustentado en el progreso y lalinealidad de la historia, en la idea judeocristiana de salvación o en todo este carácter de verdad
  29. 29. científica y objetividad extrema, todo esto cuando cae, cuando se critica y se cuestiona el términogalería y museo entran en crisis por igual, pues las normativas convencionales de las ideologíasinstrumentales del arte de la representación moderna se pulverizan, el espacio definido entre lasparedes cerradas de la arquitectura que complacen el dogma matemático de la construcción sedeconstruirán para dar acceso a lo múltiple y heterogéneo como principio de lo público y lopopular. Se conceptúa el carnaval como arte público se orienta un destino que acentúa el fracaso de laciudad impersonal , moderna y con ello la superación de las ópticas historicistas de la linealidad delprogreso; en este sentido el arte del carnaval rebasa los márgenes, los límites de la representaciónmimética objetivista, de lo ilusorio, funcional y consumible postulados todos ellos de la profundidaddel ser, de la articulación de lo íntimo, el arte en la ciudad generado espontáneamente en elcarnaval ante todo se formaliza en escultura social y seguirá por tanto el concepto ampliado de artedonde la sociedad es una obra de arte y todos los individuos por su participación se convierten encreadores por excelencia. Enriquecido el carnaval con estas potencialidades estéticas y conceptuales servirá para sentarnuevas formas y lenguajes, los potenciales expresivos presentados como arte urbano seránimportantes en la medida que agudicen nuestra experiencia porque alimentan la lúdica renovadaque revitaliza la ciudad porque la humaniza y nos proporciona la exaltación de nuestraspercepciones como nariñenses ante el mundo de esta manera nuestros ciudadanos ya no seránpacientes sino sujetos, hechos palabras, la sangre como espíritu que se hace voz y símbolo, si esposible enriquecer esta vida llegaremos a redimir lo humano y por tanto nuestra ciudad y sucarnaval serán ejemplo para la humanidad por significado y contenido. Por lo dicho y ya para terminar, y pensando en estos argumentos que modestamente se lospresenta puedan empezar a hacerse efectivos, reales, pongo como ejemplo una característicareflexionada frente sobre lo que es la senda del carnaval, es decir como se puede cuestionar elcarnaval en la medida en que esta sujetándose a situaciones de imposición normativa impuestaspor esa óptica objetivizante extrema de la racionalización, del progreso y del consumismo encuanto se quiere hacer entender el carnaval como línea recta, es decir como matemática porque lasenda del carnaval tiene que someterse a una directriz lineal, entendiendo que la línea es unamentira, porque la línea es lo que representa todo este desmesurado énfasis de la impersonalidad,porque no la senda del carnaval puede catalogarse como curva, porque no entender el tiempocomo esa espiral cíclica que moviliza el espíritu y que va al fin con el poder del símbolo, en esamedida entendamos la curva como una verdad porque habla de la palabra simbólica comohorizonte de sentido para construir caminos, pues solo la espiral del tiempo y la verdad hacen delespíritu una eternidad, pues solo bajo esa espiral, bajo esa verdad de la curva se pueden juntar elpasado y el futuro que como principio será la fuente del devenir como nariñenses.Ciudad y CarnavalBITACORAS DE CIUDAD Y CARNAVAL

×