Castillo Eduardo
Poeta nacido en Bogotá, el 5 de febrero de 1889, muerto
en la misma ciudad, el 21 de junio de 1938. Hijo ...
y a llevar a buen efecto las reformas de 1910, y fue dado
para significar una modalidad literaria, sin trascendencia
ni fi...
sensibilidad, casi morbosa, tal vez fue factor
determinante de la sutileza de matices en su creación
artística. Eduardo Ca...
conocimiento de la realidad: Bajo esta noche azul, todas
las cosas/ que ven mis ojos: la dormida fuente,/ los
árboles amig...
sus íntimas querellas,/ aunque sólo el dolor de las
estrellas/ se puede comparar al de las rosas. En su obra
aparecen con ...
"Páginas Históricas" que reunía obras francesas, de
historia y biografías traducidas por él.
En 1918 publicó su libro Duel...
Velásquez); en 1935 publicó los poemas infantiles "La
dulzaina" y "El grillo cautivo"; y en marzo de 1936
aparecieron sus ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Abc castillo eduardo

499 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
499
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Abc castillo eduardo

  1. 1. Castillo Eduardo Poeta nacido en Bogotá, el 5 de febrero de 1889, muerto en la misma ciudad, el 21 de junio de 1938. Hijo de Alejandro Castillo y Clementina Gálvez, Eduardo Castillo perteneció a la llamada segunda etapa del modernismo, o sea la correspondiente a los centenaritas, que tiene como sus mayores representantes a Castillo, Porfirio Barba- Jacob y José Eustasio Rivera, considerando que los poetas José Asunción Silva y Guillermo Valencia serían los dos hombres claves de la primera etapa del modernismo. Castillo fue un gran admirador de Valencia y un devoto de la poesía de José Asunción Silva. Es considerado el poeta lírico de esta generación, llamada centenarita por ser la que surgió hacia 1910, cuando se celebró el primer centenario de la Independencia. Según Carlos Arturo Torres Pinzón, el nombre de la generación del Centenario fue dado a un grupo de jóvenes que ayudaron a derrocar el gobierno del general Rafael Reyes
  2. 2. y a llevar a buen efecto las reformas de 1910, y fue dado para significar una modalidad literaria, sin trascendencia ni finalidades ulteriores, una actitud espiritual alejada de toda lucha y de todo dogma, y que tendía a expresar en forma concreta el bullir lejano de una cultura espiritual alejada de toda lucha violenta. Historia, filosofía, literatura y crítica fueron cultivadas en esos años tratando de buscar el valor intrínseco de cada una, su pura expresión natural, sin tener para nada en cuenta las progresiones de ellas en el campo político o administrativo. Gran admirador de Guillermo Valencia, Castillo fue su secretario particular durante catorce años. Eduardo Castillo ha sido uno de los pocos casos de las letras de Hispanoamérica en que un escritor ha permanecido tan fiel a su vocación, ya que dedicó su vida a escribir poesía, ensayos y uno que otro artículo periodístico, oficio este último que le proporcionaba los medios económicos necesarios para vivir. Eduardo Castillo apareció en el panorama poético colombiano en los primeros años de este siglo, cuando poetas como Rubén Darío, Guillermo Valencia, Amado Nervo, Leopoldo Lugones, José Santos Chocano, Herrera Reissig eran los dioses mayores del modernismo. La verbalizad a ultranza, lo parnasiano, la brillantez preciosista, ejercían una influencia total sobre la generación de poetas que les siguió; pocos de entre ellos escaparon. Por esto tiene algo de asombroso el caso de Eduardo Castillo, quien supo eludir ese aire. Guillermo Valencia escribió sobre Castillo: Dominaba algunas lenguas vivas y asistía diariamente al cenáculo de periodistas y poetas donde era acatado por su erudición pasmosa, su exquisito gusto y sus admirables poesías [...] No conozco una sola página de Castillo que no se distinga por lo pulcra y refinada. Su extremada
  3. 3. sensibilidad, casi morbosa, tal vez fue factor determinante de la sutileza de matices en su creación artística. Eduardo Castillo fue uno de los primeros poetas colombianos en pensar y escribir de manera muy concreta y brillante acerca del fenómeno de la creación poética, hecho que hace clara su posición modernista. En varios de sus poemas se refiere a la poesía misma. Fernando Charry Lara sostiene que este hecho se deriva de las lecturas de autores franceses, a quienes accedió desde muy joven y que influyeron mucho en su formación intelectual. Influyeron así mismo en su formación, los textos acerca de teoría poética de Edgar Allan Poe, autor muy de su predilección, En su poesía se ve claramente cómo se acerca permanentemente a un simbolismo no guiado por principios estéticos determinados de antemano, sino como él mismo lo dijera, por "la exaltación" del individualismo y la entera libertad para crear conforme a su propio carácter o temperamento. Emulando a Paul Berlina, Castillo solicitaba de los artistas el ser ellos mismos, se podría decir que combinaba su inspiración romántica con las libertades proclamadas por el modernismo. Según Charly Lara, el modernismo inclinaba más a Castillo a las ambiciones simbolistas de aquella "precisión de lo impreciso", que a la impasibilidad de los parnasianos. Por esto podemos decir que poéticamente se acercaba más a Silva que a Valencia. Castillo fue uno de los mejores ejemplos de la fuerza musical inherente a la poesía, tanto en su forma externa como interna. Para mí - decía- el verso es sobre todo imagen o emoción musicalizadas [...] Por eso seguramente los grandes poetas de mi dilección han sido poetas auditivos: un Lamartine, un Poe, etc... A través de la música del lenguaje, quería llegar, como algunos de sus modelos, no sólo a la concordancia con el universo, sino aun al
  4. 4. conocimiento de la realidad: Bajo esta noche azul, todas las cosas/ que ven mis ojos: la dormida fuente,/ los árboles amigos, y las rosas/ y el hechizo lunar, todas las cosas/ que ven mis ojos, me hablan de la ausente. Su poesía es limpia, transparente, muy fina en la rima, y usó en ella tanto el alejandrino, como las cuartetas eneasílabas. Mirando el conjunto de sus poemas, podemos ver una variedad de ritmos, medidas y combinaciones de estrofas, sin los temas helénicos tan de moda entre los parnasianos y sin mayores innovaciones métricas. Según palabras de Charry Lara, en las composiciones de Castillo quisiera dominar una estrecha fusión entre vida y poesía, lo que hace más visible la herencia romántica; Baldomero Sanín Cano dijo que Castillo dominó todo el cuerpo de la versificación española. En varios de sus poemas se ve una especie de entusiasmo irónico hacia la luna, herencia no solamente del lunario sentimental, sino del argentino Jules Lafarge, uno de sus autores preferidos: Y a lo lejos, en el campo/ embrujado por la luna,/ por la Hécate triforme, se oyen voces ululantes,/ esa larga queja aguda/ de los perros cuando sienten/ la presencia de la Intrusa... Los poemas de Eduardo Castillo, más que descriptivos o narrativos, se podrían llamar sugerentes; su lenguaje es simple, alejado de palabras rebuscadas y rimbombantes, son confidenciales, transparentes, límpidos, cristalinos. Podríamos decir que son sentimentales, buscando este significado en su versión modernista, afectivos. Hay en su poesía una búsqueda permanente de lo misterioso, de lo inexplicable en los seres humanos: El dolor es el alma de las cosas,/ y más sin son efímeras y bellas;/ quizá por eso nos parecen ellas/ tanto más tristes cuanto más hermosas./ Habitadas por almas misteriosas/ nos ocultan
  5. 5. sus íntimas querellas,/ aunque sólo el dolor de las estrellas/ se puede comparar al de las rosas. En su obra aparecen con frecuencia símbolos religiosos. Aguda nostalgia de lo religioso, que es entusiasmo por el candor franciscano, comprensión de la íntima hermandad con las cosas, añoranza de la pureza infantil, pero también erotismo, amor en toda su fatalidad. Su catolicismo tuvo que aceptar que la revelación de lo desconocido la alcanzaba también el hombre en la dimensión de la poesía: San Francisco de Asís, el ermitaño,/ el ruiseñor celeste de la Umbría/ que con su acento melodioso hacía/ dormir al lobo en medio del rebaño,/ en la quietud de su reino huraño/ cerca de la Porciúncula, vio un día/ a una mujer; su boca sonreía/ roja y floral cual un clavel extraño./ Y el poeta del Agua, el Aire, el Fuego,/ roto sintió su místico sosiego por una tentación pecaminosa.../ Rebelde a la inquietud luciferina,/ arrojase a un cardal, y cada espinal bajo su cuerpo se tornó una rosa. Castillo dejó escritos textos sobre Poe, Silva, Gabriele D'Annunzio, Stefan Mayarme, León de Grife, Luis Carlos López, Leopoldo de la Rosa, Mauricio Maeterlink, Amado Nervo, José Umaña Bernal, Anatole France, Rubén Darío, Víctor Londoño, Aurelio Martínez Mutis, Delio Serviles y Rafael Maya, entre otros. De su obra crítica dijo Sanín Cano: Puso a veces su razón y su conocimiento de las literaturas al servicio de la crítica. La ejerció con gusto firme, con una celosa percepción de los valores artísticos y en una prosa límpida capaz de grandes sugestiones y de verdades llenas de interés y de poesía. Fue su prosa leve, sencilla, extraña a la profusión, libre de inútiles adornos y como su poesía, iluminada a todo momento por la sonrisa apenas aparente de Nuestra Señora la Gracia. Eduardo Castillo trabajó en El Nuevo Tiempo haciendo selección de material para el suplemento, y tuvo a cargo la sección de
  6. 6. "Páginas Históricas" que reunía obras francesas, de historia y biografías traducidas por él. En 1918 publicó su libro Duelo lírico, en compañía de Ángel María Céspedes. Tradujo La parábola del resucitado, de Oscar Wilde, haciendo de ella una versión magnífica. Castillo hizo de las traducciones de Eugenio de Castro, de J.M. de Heredia, de Albert Samán, de Baudelaire, de Berlina, de D'Annunzio, Wilde y Kipling, otras obras poéticas. En 1930 fue nombrado académico de la lengua y correspondiente de la Real Española. Ricardo Rendón, el caricaturista, hizo más de doscientas caricaturas de Castillo (anteojos negros, bastón amarillo con empuñadura de plata y capa española). En palabras de Octavio Amórtegui, Castillo era alto, consumido, pálido hasta la lividez, los grandes ojos verdes fatigados de leer todos los libros, la nariz ahusada "como para husmear el misterio", y envuelto en su clásica capa, pasaba o, por mejor decir, deslizabas entre el asombro fervoroso de la vieja ciudad que le contaba con orgullo entre sus hijos dilectos [...] Desde muy joven, adolescente casi, sintiese asqueado de la realidad y de sus choques brutales. Quiso huir por dandismo de "esta vida tan cuotidiana" y búscale un refugio a su espíritu en los opios tiránicos de la belleza y del ensueño. Conocido como "El Papa Negro", Castillo murió a los 49 años, el 21 de junio de 1938, en la Clínica de Peña en Bogotá, víctima de la morfina. Después de Duelo lírico (1918), en 1920 apareció su poema "Desfile blanco", inicialmente conocido como "Desfile nupcial"; en 1921 escribió su "Réplica a Rivera" y "Guillermo Valencia íntimo"; en 1923 aparecieron sus textos "La coronación de Julio Flórez" y el poema "Visión prerrafaelita"; El árbol que canta, su libro más conocido, apareció en 1928; en 1934 publicó los poemas "La Tisana" y "Leticia" (dedicado a Leticia
  7. 7. Velásquez); en 1935 publicó los poemas infantiles "La dulzaina" y "El grillo cautivo"; y en marzo de 1936 aparecieron sus últimos trabajos: el poema "Entre el cielo y el mar" y el ensayo "En torno a Delio Serviles". Su libro de poemas Los siete carrizos fue editado póstumamente.

×