REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO        SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN    AÑO 8 NO   25    SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 20...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN       AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA    REVISTA CUATRIMESTRAL      MAYO-AGO...
REALIDAD Y REFLEXIÓN    AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA    REVISTA CUATRIMESTRAL    MAYO-AGOSTO 2...
REALIDAD Y REFLEXIÓN    AÑO 8 NO   25    SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 20...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
REALIDAD Y REFLEXIÓN   AÑO 8 NO   25   SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA   REVISTA CUATRIMESTRAL   MAYO-AGOSTO 2009...
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Doc revista25
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Doc revista25

462 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
462
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
8
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Doc revista25

  1. 1. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 2 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  2. 2. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 3
  3. 3. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 4 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  4. 4. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 25 EDITORIAL ¿Los cambios vendrán o los detendrán?Estamos ante los umbrales de una por falta de voluntad sino porquenueva etapa en la historia salvadoreña, algunos funcionarios de laspor primera vez un partido de izquierda instituciones del Estado no se loaccede al poder político, no obstante, permitirán, luego, las culpas yen sus planteamientos de campaña no señalamientos no serán contra los quese encuentra cambiar el sistema impedirán a toda costa las reformas ypolítico pero si el modelo económico. cambios que el país necesita, sino en contra de Mauricio Funes y su gabineteNos encontramos en un contexto de gobierno.nacional en que las divisas, remesas,exportaciones, el Impuesto del Valor El panorama nacional es sombrío, y seAgregado (IVA), entre otros han termina de oscurecer si tomamos endescendido vertiginosamente, lo que cuenta el contexto mundial, al observarsignifica que el nuevo gobierno el agotamiento de los recursosencuentra un país en graves energéticos y vitales para la existenciadificultades económicas; amén de la de la vida, como el petróleo, el agua ydisfunción en las instituciones del los recursos minerales; el fin delEstado, que aceptará como herencia. modelo neoliberal, que derivó en el socialismo para los multimillonarios y elEl presidente electo Mauricio Funes va capitalismo salvaje para los pobres.a tomar posesión como presidente, Estamos simultáneamente dentro depero no detentará el poder político en tres grandes crisis mundiales lael sentido literal del término, en cambio financiera, energética y alimentaria.el partido político que deja el soliopresidencial ha mantenido todo elpoder político y económico, para lo Ante la crisis nacional e internacional secual diseñó un ordenamiento jurídico a impone formar parte de bloquessu exacta medida y fue confeccionado económicos que favorezcan el mercadoen la Asamblea Legislativa por los salvadoreño, la revisión de los Tratadosdiputados afines ideológicamente. de Libre Comercio, protección arancelaria o políticas arancelariasSignifica que tendremos un nuevo recíprocas, reforma tributaria,presidente democrático gobernando eliminación del contrabando, la evasiónun sistema político autoritario, un de impuestos y la elusión fiscal. Estosnuevo presidente honesto con cambios son los que se están dandoinstituciones no transparentes, es por casi toda la América Latina.decir, un nuevo presidente que serámás discurso que hechos fácticos, noUNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 5
  5. 5. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009La población salvadoreña votó en lasrecientes elecciones por cambiar su Liberación Nacional (FMNL); loscalidad de vida, no obstante, esa organizadores fueron sorprendidosvoluntad popular no se materializará, la cuando cientos de manifestantesAsamblea Legislativa y la Corte cambiaron su destino final, que era laSuprema de Justicia constituirían plaza Gerardo Barrios, donde elcandados que no dejarán entrar los presidente electo Mauricio Funes iba anuevos vientos que soplan por las pronunciar un discurso.zonas geográficas de Europa, Canadá,Estados Unidos y en particular en Un aproximado de seiscientas personasAmérica Latina. cambiaron su rumbo y se dirigieron a la Asamblea Legislativa, para tratar deA pesar de que en todo el mundo hay impedir según ellos la elección delconsenso que el modelo neoliberal derechista Ciro Cruz Zepeda comofracasó, la derecha salvadoreña todavía presidente de ese Poder del Estado.lo enarbola y obviamente lo defiende,lo que deja al descubierto problemas Los organizadores de la marcha lede desubicación histórica, este empeci- gritaban a los marchistas quenamiento puede conducir a aumentar cambiaron su rumbo “la línea delel conflicto y polarización que se prevé partido es la Plaza Gerardo Barrios”, losexistirá entre el Poder Ejecutivo y los manifestantes insubordinados respon-Poderes Judicial y Legislativo. día “a nosotros no nos importa la líneaSi la derecha no deja de ser del partido, no somos del Frente”.reaccionaria, se producirá irremediable-mente una situación de anomía en El Supuestamente, este hecho nadie loSalvador, es predecible la ingobernabili- planificó ni sugirió ¿Fue una accióndad, que lejos de resolver el serio espontánea de la población, cansadaproblema económico de los salvadoreños de autoritarismo y corrupción? ¿Quélo agudizará a niveles inimaginables. hechos vendrán en el futuro? ¿Qué otras acciones espontáneas y fuera deComo ejemplo reciente, podemos las estructuras del partido de izquierdamencionar el acaecido el primero de tomará la población?mayo próximo pasado, en la marcha deldía trabajo, asistió un río de gente, Si la derecha no se modifica por sídebemos de aclarar que no todos los misma ni permite los cambios, es muymanifestantes eran militantes del probable que pierda mucho en laspartido Frente Farabundo Martí para la próximas elecciones, y entonces los cambios serán peligrosamente radicales. 6 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  6. 6. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 La construcción social de la seguridad: Problemas teóricos y perspectivas The social construction of security: Theoretical problems and perspectives Maynor Antonio Mora Docente e Investigador UniversitarioUNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 7
  7. 7. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 8 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  8. 8. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 ISSN 1962-6510 25 Año 8, No. 25 San Salvador, El Salvador, Centroamérica Revista Cuatrimestral Enero-Abril 2009 Year 8, No. 25 San Salvador, El Salvador, Central America Quarterly Journal January- April 2009 La construcción social de la seguridad: Problemas teóricos y perspectivas The social construction of security: Theoretical problems and perspectives Maynor Antonio Mora Docente e Investigador Universitario RESUMEN. Se analiza el valor teórico y socio-político del concepto de seguridad para el caso de las sociedades modernas. Se pone especial énfasis en las distinciones que dicho concepto crea o genera en las últimas décadas en el plano teórico. En segundo lugar, se analizan las implicaciones de la reducción dominante del concepto al tema de la violencia y el papel del miedo en la construcción de las relaciones sociales. A partir de ahí se intenta proponer una visión alternativa de seguridad, asociándola de forma directa al concepto de bienestar. En este caso, se parte de la tesis de que disociación entre el concepto de seguridad y el de bienestar tiene fines políticos e ideológicos, que no pretenden una política integral de la seguridad capaz de encausar un nuevo proyecto de sociedad centrado en el bienestar. ABSTRACT. This is an analysis of the theoretical and sociopolitical concept of security of the modern societies. There is a special emphasis in the distinctions that this concept generates in the last decades in the theoretical level. In second place, there is an analysis of the implications in the dominant reduction of this concept to the violence and the role of the fear in the construction of the social relations. Beginning from hear, there is an attempt to propose an alternative vision of security, associating it in a direct way to the concept of welfare. In this case, the starting thesis is that the dissociation between the concept of security and welfare has political and ideological purposes, that don´t pretend an integral politics of the security, able to push a new project of the society established in the welfare.UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 9
  9. 9. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009SEGURIDAD, SEGURIDADES E estados de lo “seguro” frente a lo “inseguro”INSEGURIDADES o “no-seguro”. Con ello, se connotan profundas bases subjetivas del tema segu-El problema de la seguridad es la idea ridad, imbricadas a las formas de percepciónmisma de seguridad. Desde los últimos 30 o colectiva de naturaleza, es necesario recalcar,cuarenta años, en los países del primer profundamente moderna1.mundo, así como en el segundo y tercermundos, la discusión sobre la categoría, Sin embargo, desde una postura deconcepto y, en último caso, idea de apelación individual o subjetiva, lasseguridad, ha sido un problema sociedades modernas, en su proceso depermanente. Adicionalmente, y desde el integración, se mueven hacia posturas enpunto de vista de la situación interna de los las que tal distinción se transforma en unadistintos países pero, sobre todo, desde el prerrogativa de tipo político, es decir, depunto de vista de las relaciones interés colectivo, aunque en referencia ainternacionales, la seguridad ha cobrado la los sujetos. Este movimiento crea unacualidad de “problema global”, en tanto segunda distinción, que tiene que ver con latérmino recurrido por la política y en tanto relación de las sociedades consigo mismas“política de seguridad” propiamente dicha. y con las demás sociedades.Es necesario, partiendo de la teoría social,despejar algunas situaciones relacionadascon el término “seguridad” y sus posiblessignificados. En esta línea, nos 1 La seguridad (como discurso) es un discurso moderno. No quiere decir esto que losconcentraremos en señalar las oposiciones contenidos que la definen (en sentido positivo oteóricas más comunes, sin entrar todavía negativo) no existiesen bajo otros ethosen una definición metodológica y axiológica culturales, sino que estos contenidos aparecen ode “seguridad”, cosa que realizaremos en son recurridos por los sujetos mediante dicholos apartados subsiguientes. Decantar el término (bajo un determinado sistema detérmino es una tarea necesaria antes de percepciones sociales) ya entrada la modernidad y constituidos los estados-nacióndefinir los alcances posibles de una por medio de los cuales resulta posiblepropuesta teórica y ética alternativa, es preguntarse respecto de los mismos criterios dedecir, antes de tomar partido al respecto. la integración. La seguridad se ubica, pues, como un problema de integración social, comoLa primera distinción que se puede hacer se una auto-percepción de los procesos devincula con las razones por las que los integración. Señala a este respecto Ludwigdistintos sujetos sociales apelan al término Güendel: “La política asocial implicó la construcción de una dimensión social en el“seguridad”. Existen formas de apelación Estado y con ello el surgimiento de una Estadoligadas al sentido común (sea desde Social. Es decir, de un Estado que tiene comocriterios individuales, como desde criterios misión evitar que el proceso de integracióncolectivos: grupales, comunales, nació- social se estructure de manera autárquica”nales, regionales, etcétera), que definen (GÜENDEL, 1998: 46; Cf.: GINER y SARASA, 1997) 10 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  10. 10. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009En este caso, la “seguridad” presenta seguridad centrado en la “seguridadevidentes connotaciones militares o humana” (1994), no despeja del todo elpoliciales, es decir, relativas a la garantía planteamiento del tema de la seguridad(incluso violenta) de cierto tipo de desde esta vertiente autoritaria y“sociedad” (seguridad interna) respecto de estatocentrista. Al contrario, al haberlas relaciones internacionales (seguridad desaparecido la URSS y, en general, elnacional) Este movimiento no es gratuito; socialismo histórico, surgen interesesmás bien, es resultado de la conflictividad proclives a la identificación de nuevosestructural propia de la segunda posguerra enemigos de la "seguridad interna” y,durante el siglo XX. Analizar esta situación fundamentalmente después del 9-11, anos plantea un criterio ético de vital identificar tales enemigos con respecto alimportancia, referido a la propuesta de la concepto de “terrorismo” (y,mejor “sociedad posible”. Por lo que el consecuentemente, con los “terroristas”),tema de la seguridad no está exento de un o bien ligar el tema de la seguridad con elreferente ético. Al contrario, se plantea, desarrollo de las redes de narcotráfico, eldesde un inicio, como un tema ético. tráfico internacional de armas, la denominada ingobernabilidad, etcétera.La consecuencia de esta segunda Todos conceptos o ideas que nodistinción, es la pérdida a su vez del abandonan tal matriz autoritaria en lareferente subjetivo colectivo, en favor de atención de los fenómenos que creenun imperativo político que anula la primera identificar como definitorios de la “in-distinción y que se mueve hacia formas seguridad”.abiertas o solapadas de autoritarismo, esdecir, que privilegian una gestión de la Paralelamente al colapso de la URSS y delseguridad (centrada ideológicamente en el bloque socialista, emerge en el ámbitoseñalamiento de estados de “in-seguridad” planetario, una serie de situaciones yy la contención de la disidencia y la conceptos que van a facilitar nuevasviolencia2) desde el estado, sin distinciones respecto de la seguridad y a re-preocupación efectiva por los derechos orientar el concepto hacia nuevoshumanos o los derechos y garantías (Cf.: derroteros. En primer lugar, surge elFERRAJOLI, 2004; BEUCHOT, 2001) de las deterioro ambiental como un temapoblaciones, es decir, sin una preocupación sustantivo del debate global sobre el futuroefectiva por la seguridad subjetiva como no sólo de la especie (Cf.: BOFF, 1995;fundamento de toda seguridad objetiva. VIDART, 1986; MARTINEZ, 1995; BARROS, 2006), sino también respecto de losEl fin de la guerra fría, así como el intento diversos universos culturales y sociales. Lade la ONU de posicionar un concepto de crisis ambiental se presenta como un problema de seguridad, al cuestionar la hasta ahora incólume idea de que los2 La violencia tiene, hoy en día, un papel no recursos ambientales eran inagotables ymayor ni menor que en sociedades de la situar, por lo tanto, efectos perversos de laantigüedad. Cf.: TOURAINE, 1998: 272. acción humana sobre la estabilidadUNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 11
  11. 11. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009ecológica local, regional y global, que traen percepción colectiva en la definición de laaparejados daños y perjuicios sobre la seguridad y el bienestar.actividad humana3. Al respecto señalaHabermas en 1988: El concepto de riesgo se propone en tanto factor mediador de todas las formas de “El futuro está teñido de pesimismo; en los sociabilidad en la actualidad. Sin embargo, umbrales del siglo XXI se dibuja el no se trata de un concepto que evoque una panorama temible del peligro planetario de significación axiológica, sino más bien una aniquilación de los intereses vitales implicación ontológica. El riesgo vincula el generales: la espiral de la carrera de presente con el futuro, mediante la armamentos, la difusión incontrolada de probabilidad de que toda acción no armas atómicas, el empobrecimiento desemboque en los fines perseguidos por estructural de los países subdesarrollados, el actor, sino en condiciones ulteriores el paro y las desigualdades creciente en los distintas de las esperadas, que pueden países desarrollados, los problemas de la suponer la posibilidad de un daño. Por contaminación del medio ambiente y unas ende, toda acción humana requiere de una altas tecnologías que operan al borde evaluación del riesgo como mecanismo continuo de la catástrofe son los que para no aumentar la misma condición de marcan la pauta que, a través de los riesgo y potenciar la posibilidad del daño, lo medios de comunicación, llegan a la cual somete la vida humana a una relativa y conciencia del público” (HABERMAS, 1988) sistémica inestabilidad4. En este sentido,En segundo lugar, la crisis del petróleo,sumada a la crisis en el abastecimiento de 4 Bauman plantea la existencia de una “vidaalimentos (señalada desde hace rato por el líquida” (Cf.: BAUMAN, 2006) No estamos depensamiento crítico pero recién puesta en acuerdo con esta visión, pero sí enfatizamos enla agenda global de prioridades de los el carácter necesariamente riesgoso de la existencia humana dentro de la modernidad, loestados y los organismos internacionales), cual se traduce, muchas veces, en una fuga dela potenciación de las antiguas formas de las orientaciones existenciales “duras”, o bien,violencia y la aparición de formas de las “éticas duras” (LIPOVESTSKY, 1994) ennovedosas de ésta, los efectos sico-sociales favor de una actuación aparentemente racionalde un fuerte proceso de urbanización y, en centrada en la decisión individual (Cf.:general, la aparición de una serie de miedos GUTIÉRREZ, 2000) El concepto de “seguridad” va a intentar, como veremos, minimizar estacolectivos (como veremos más adelante), situación ontológica, y posicionar al sujeto y laponen sobre la mesa dos distinciones más. colectividad en estados más seguros. TomandoUna remite al concepto estructural de en cuenta que hay una ruptura de lariesgo. La otra, a la prioridad de la certidumbre, tal y como se entendía bajo el paradigma positivista. En el caso de Edgar Morín, como plantea Francois Houtart, en “cada3 una de las realidades físicas, biológicas y Existe necesidad de una ética ecológica (Cf.: antropológicas se encuentra esta lógica delRIECHMANN, 2004) desorden que se transforma en reorganización” 12 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  12. 12. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009siguiendo a autores como Luhmann (1996, El concepto de riesgo sujeta el término1996ª) o Beck (1998), señalan López y Luján seguridad a un grado importante de(2000: 23), relatividad, es decir, que no existen estados de absoluta “seguridad” ni de absoluta “in- “El riesgo es una modalidad atenuada de seguridad”, en el sentido más común de la inseguridad: dónde hay inseguridad, dichos términos. Existen estados de ésta trata de ser controlada mediante el bienestar sujetos a evaluaciones del riesgo cálculo del riesgo. El riesgo representa así que vuelven, hasta cierto punto, “in- una medida de la seguridad que puede seguras” las acciones individuales, grupales alcanzarse razonablemente. La noción de y societales. Pero esta “in-seguridad” riesgo, a este aspecto, indica que puede relativa no cuestiona ontológicamente la hacerse algo frente al peligro”. orientación social hacia la seguridad (imperativo ontológico de la vida5);El riesgo está asociado con los conceptos únicamente la sujeta a la necesidad de unade consecuencia no intencional, y daño; así evaluación permanente de sus propiascomo se vincula con la condición objetiva condiciones de producción.que supone no ya la posibilidad sino laprobabilidad evaluada de un daño, es decir, La relación entre la seguridad social comocon el concepto de vulnerabilidad. El condición de la sociedad en general y laconcepto de riesgo ha sido fundamental seguridad en un plano vital del sujeto y lospara las explicaciones de naturaleza grupos crea otra distinción importante.sociológica y ecológica de la crisis Desde este punto de vista, son de granambiental, y para los denominados importancia los sistemas de percepciónestudios de impacto o vulnerabilidad, social relativos a la misma idea de seguridad.mediante los que se busca, por un lado, Las nuevas teorías del denominadoconocer la realidad y, por otro, minimizar el “desarrollo” son muy claras al distinguir,deterioro ambiental. como de igual importancia ontológica, las 5 Sobre la vida humana como vida buena y como imperativo categórico existen importante(HOUTART, 2006: 30) Esto supone una desarrollos teóricos en América latina y enreorientación de la visión y del paradigma de las Europa, desde varias corrientes del pensamientociencias sociales y naturales: “Se trata de crítico. Al respecto Cf.: DUSSEL, 1998, 1998ª,reconstruir una epistemología compleja, que 1998b; HINKELAMMERT, 1995, 1998;reconoce los límites de la elementaridad, la HINKELAMMERT y MORA, 2008. En concretoimportancia de la temporalidad, la señala Giovanna Borradori (2004: 107), respectomultidimensionalidad y la transdisciplinariedad. de Habermas: “La referencia a la “vida”Tal visión de la realidad conduce al crecimiento ciertamente subraya su compromiso con lade la conciencia de la ambivalencia de lo real, de naturaleza concreta y la absoluta especificidadla aleatoriedad, de la incertidumbre, así como de del lugar del sujeto dentro de su comunidad dela pluralidad de las instancias epistemológicas” hablantes”. Se trata de un sujeto pleno en todo(IBID: 13) sentido (Cf.: ASSMANN, 1997; SCHÄFER, 1997)UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 13
  13. 13. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009condiciones objetivas del bienestar observación y los sistemas técnicos) se(condiciones materiales del “desarrollo”) y encuentran estrechamente imbricados.tales sistemas de percepción (condicionessubjetivas del “desarrollo”) Las nuevas La seguridad se convierte en unateorías del bienestar, como trasfondo tecnología social, en el momento en que segeneral de las teorías de la seguridad, le define como una política de estado (seaenfatizan en la doble cualidad objetivo- de forma centralizada o descentralizada)subjetiva del desarrollo, donde las que faculta a los mismos aparatos delcondiciones subjetivas deben ser estado, así como a entidades privadas ogarantizadas a fin de que el desarrollo sea semiprivadas. No se indica con esto queplenamente entendido. todas las tecnologías sociales surgen desde el estado, sino sólo que, en el marco de laA partir de las anteriores distinciones, modernidad7, es el estado el que da sentidopodemos señalar una última distinción, a gran parte de las tecnologías sociales,relativa al vínculo político entre posturas de independientemente de su origen público ola gestión organizacional, institucional y privado. Esta situación supone, en algunosestatal de la seguridad, es decir, de los casos, reducciones que limitan el conceptoactores técnico-político (viendo la de seguridad de procesos de contención deseguridad como un problema de tecnología determinados fenómenos, caso de lasocial)6, respecto de los criterios emanados violencia. Entre tales reducciones,de las ciencias sociales (viendo la podemos citar a priori, la ampliación de laseguridad, a su vez, en relación con los política penal y / o los aparatos militares ysistemas científicos de observación social) policiales, la privatización excesiva de laSin dejar de decir, que en el caso actual, seguridad civil (respecto de la propiedad eambas situaciones (el sistema social de incluso la vida personal), etcétera. El desarrollo de los sistemas de observación (ligados profundamente al desarrollo de las6 Todas las tecnologías son sociales. Sobre todo, ciencias sociales) no están aislados de lossi se entienden las tecnologías en sentido sistemas tecnológicos. En algunos casos, sonestricto como “formas de organización social” las mismas ciencias sociales las que les dan(GONZALEZ y OTROS, 2000: 137) Sin embargo, sustento. El papel de las ciencias sociales noen la definición restringida que planteamos opera en un plano aislado de los procesos deaquí, las tecnologías sociales son aquellas que se aplicación del conocimiento. La relación entregeneran a partir del conocimiento específico de estos dos ámbitos del quehacer social es bi-la realidad social y que tienen como meta latransformación de las relaciones sociales, sin la condicional: la producción de conocimientomediatización directa de objetos de lanaturaleza, es decir, tecnologías ligadas al 7ámbito administrativo, de la justicia, de la salud, Independientemente que hagamos o no unael esparcimiento, la enseñanza-aprendizaje, lectura crítica de esta modernidad. Cf.:etcétera. TOURAINE, 1993, sobre dicha lectura crítica. 14 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  14. 14. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009científico tiene impacto sobre la generación y disidencia o acción social no autorizada y,aplicación de tecnología. A la vez que la específicamente, ligados a la creación desegunda genera nuevos espacios de gestión y zonas de control político (“zonas deacción social e, incluso, novedosas formas de influencia”) por parte de los Estadosrelación sociedad-naturaleza, que requieren Unidos, caso de América Latina.nuevas intervenciones cognoscitivas de la“ciencia pura”. Si bien los regímenes de “seguridad nacional”, bajo múltiples presionesComo hemos visto, desde las ciencias políticas, desembocaron en reformas quesociales se han planteado diversas les permitieron mutar en mayor o menorinterpretaciones del tema de la seguridad. medida hacia manifestaciones sui generisAún así el influjo de la política, los de la democracia, en el caso derequerimientos económicos y, en general, Latinoamérica dejaron profundas huellaslos intereses sociales, han llevado, en el en los esquemas de gestión militar oplano de las ciencias sociales, a reducciones policial que, hoy en día, condicionanen cuanto a la comprensión, explicación y todavía de alguna forma la atención delpotenciación de la llamada seguridad. Es tema de la seguridad. Esto ha retardado ladecir, que desde el marco de la realidad, se aplicación de modelos civiles para elha tendido a someter a la ciencia a ciertas tratamiento de la violencia y, por otro, hacondicionalidades tecnocráticas que requerido la ampliación del concepto derestringen, en última instancia, una seguridad respecto de enfoques positivoscomprensión integral del fenómeno. asociados al desarrollo del Estado de Bienestar, rompiendo en alguna medida parte de la filiación autoritaria.CRÍTICA DE LA RAZÓN FÓBICA Sin embargo, la crisis del socialismo histórico y la consecuente ubicación delLa concepción dominante de la seguridad, “terrorismo” como nuevo “enemigoliga dicho concepto con el de violencia, civilizatorio” de la modernidad, más labajo la categoría “seguridad ciudadana”. llamada “lucha contra la droga” o, en elEsta concepción plantea la hipótesis de que caso centroamericano, la “lucha contra lasel deterioro de la seguridad se origina en el maras” y el llamado “crimen juvenil”, hanaumento de la violencia en todos sus llevado a nuevos enfoques de “seguridadámbitos dentro de las distintas sociedades. ciudadana” centrados en la represión deComo puede observarse, este concepto es conductas o en la prevención paliativa de laheredero, en alguna forma, de las violencia y el crimen, lo que deja intactas lasideologías y doctrinas de la “seguridad variables causales o condicionantes.nacional”, las cuales centraron la atenciónen la estabilización de regímenes sociales La principal variable que orienta social y(protectores de los intereses oligárquicos) epistemológicamente el tema de lade tipo autoritario, mediante la contención seguridad es la construcción del miedomilitar o policial de toda forma de colectivo como situación estrictamenteUNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 15
  15. 15. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009característica de la modernidad de finales y no impiden ni la libertad ni laprincipios de siglo. Esta construcción imprevisibilidad, dada la misma naturalezadeviene en una negativización (desde el del fenómeno social, comprobada por laspunto de vista de la percepción, la ciencias sociales durante más de un siglo deidentificación de indicadores, sobre todo existencia. La construcción de una sociedaddisruptores, aunque también “segura” (integrada, estable, democrática,potenciadores o simplemente analíticos, y capaz de satisfacer las necesidadeslas acciones políticas); teniendo como individuales y colectivas) supone, deconsecuencia la reducción conceptual de la inmediato, su contrario (aunque en unidadseguridad a “seguridad ciudadana” a través categorial y objetiva), siendo éste limitadode la negativización maniquea del mediante la evaluación racional de losconcepto, mismo que aparece entonces actores (institucionales, estatales,como “in-seguridad ciudadana”. organizacionales y sociales en general) y la gestión política permanente.La construcción social del miedocomprende variables de tipo objetivo, pero Desde un punto de vista objetivo, la in-también de tipo subjetivo. Como se planteó seguridad es condición real contenidaen el anterior apartado, la condición dentro de los mismos procesos deobjetiva de riesgo, supone que las integración social, y la definición de lossociedades asumen cuotas racionales de fines meta-sociales. Lo cual impactaimprevisibilidad que impiden una condición también la relación sociedad-naturaleza.absoluta de seguridad, en el sentido más Éticamente, el problema se centra en cómocomún del término. lograr una gestión del conjunto de la sociedad, de forma que se controle la in-Pero no se trata que las sociedades del seguridad hasta límites tolerables para lapasado se estructuraran en función de una misma integración social y para el bienestarcondición objetiva de seguridad; todo lo colectivo. La tolerancia resulta unacontrario, dada su inestabilidad intrínseca, condición objetiva global y subjetivacomo lo demuestra la historia comparativa; personal necesaria frente a la evaluacióncosa que se resolvía con categorías no del riesgo y, en este caso, frente a laseculares como la “fortuna” o la “voluntad situación de la violencia. No obstante,divina” (BERIAIN, 1996a: 8) nuestras “sociedades de tipo occidental son a la vez relativamente tolerantes en elMás bien, el problema se liga con los plano institucional y duras, violentas, en elcriterios modernos de integración social plano de los comportamientosque constituyen totalidades sistémicas individuales” (TOURAINE, 1998: 272)profundamente diferenciadas y complejas,dentro de las cuales la acción social tiene Cosa que requiere de una evidente gestiónun sentido específico (Cf.: BERIAIN, 1995, democrática, ya que los mecanismos1996) Estos criterios de integración provenientes de los modelos autoritarios,centrados en la idea-modelo de totalidad, han probado que otras formas de gestión 16 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  16. 16. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009política de la seguridad (alejadas de un tamiento “normal” y uno “patológico” noesquema democrático8, inclusivo radica en una distinción ética, sino en unaDUCHROW y HINKELAMMERT, 2003; distinción estadística. Lo “patológico” es loNGUYEN, 1996; DUQUE, 1996-, que rompe con la estabilidad global de lacomunicativo9, horizontal e informacional)10 sociedad. Y no necesariamente puedeaumentan las tensiones sociales internas a derivarse una ética (como necesidadla integración, dando al traste con la ésta y, axiológica intrínseca al “estado de realidad”)por ende, reduciendo las posibilidades del a partir de estados “normales” obienestar colectivo y la inclusión general de “patológicos”. Igualmente, en el caso delas poblaciones en dicho bienestar. Marx, los procesos revolucionarios que transforman la realidad (rompiendo lasLa teoría social clásica hace énfasis en una seguridades propias de un equilibrioforma de integración que supone cuotas de contradictorio de clase) no devienen de la“in-seguridad”. Tal es el caso de Durkheim, ética, sino de imperativos objetivos, aunquepara quien fenómenos como el suicidio o el mediados por condicionantes subjetivos decrimen devienen “normales” en tanto se vital importancia.mantengan dentro de márgenes estadísticoscontrolables. La diferencia entre un compor- El crimen y la violencia social siempre han existido y siempre van a existir, teniendo especificidades propias en cada contexto y en cada época. Las formas de violencia8 Al respecto de la importancia de la democracia, “patológica” (en el sentido de Durkheim)desde varias posturas, Cf.: TOURAINE, 1991; no son comunes excepto bajo estados deHINKELAMMERT, 1990; ROITMAN, 2007; DAHL,1996; BECK, 1996; BECKER, 1990 excepcionalidad o de contradicciones específicas de integración, caso de guerras9 La mayor parte de la obra reciente de civiles, revueltas sociales, etcétera. EnHabermas, responde al tema de la acción estos casos, la definición durkheimianacomunicativa. Cf.: HABERMAS, 1994, 1994ª,1998, 1999, 1999ª. carece de aplicabilidad, ya que este clásico10 de la sociología nunca ingresó Es aquí donde se ubica, por ejemplo, el tema teóricamente a explicar esos supuestosde la “gobernabilidad”. Bajo este término unapoderosa corriente del pensamiento político estados de “anomia”, excepto por algunasplantea la posibilidad de una administración referencias indirectas a la Revolución“correcta” de los estados nacionales, bajo la Francesa y otros procesos sociales deidea de una necesaria “discrecionalidad” política transformación radical en el Viejo Mundo.de los gobiernos. Frente a las mismasresistencias sociales que generan políticas no La violencia social no puede explicar, eninclusivas, se asume que los estados resultan“ingobernables”, siendo necesario, según esta sentido objetivo, el tema de la seguridad,opinión, aumentar el poder de los gobernantes ya que, al verse de forma aislada, noo, en otras palabras, solucionar el problema permite plantear el tema de la seguridadpotenciándolo. En otro sentido, se pretende precisamente como un tema de integración“mejorar la democracia” abortando la social ligado al bienestar, como veremos endemocracia. el siguiente apartado. Lo cual no desdice laUNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 17
  17. 17. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009existencia de la violencia y el crimen, pero “contraataque”. Dependiendo de losnos obliga a ubicar estos fenómenos en su recursos económicos disponibles de cadajusto lugar, deshaciendo la relación cual, el miedo a la violencia lleva apolíticamente inducida “in-seguridad” muchos a vivir en colonias cerradas,(condición negativa) / violencia (disruptor) condominios vigilados (“gated communities”) o casas fortificadas; otrosPero, es en un sentido subjetivo, donde evitan frecuentar lugares identificadosaparece el miedo como definitorio de las como peligrosos, sean mercados,formas dominantes de construcción social determinadas calles o ciudades enteras.de la in-seguridad. Para el caso del crimen, Aparte de reacciones defensivas, crece lala violencia, el llamado “terrorismo”, se cantidad de personas que se arman o setrata de variables (construidas por la organizan en comités de vigilancia.administración política, los medios de Paralelamente, se favorece a opcionescomunicación, y por las instituciones políticas que prometen una lucha frontal,encargadas de atender o gestionar despiadada y en muchos casosindicadores al respecto, caso de las cortes militarizada contra el crimen y “losde justicia, los aparatos policiales, los criminales” (HUHN y OTROS, 2006: 6)ministerios públicos y los ministerios delinterior o de seguridad) que tienen impacto La construcción de una “racionalidaden las percepciones colectivas y, por ende, fóbica”, tiene como trasfondo interesesen las actuaciones de los grupos y los políticos ligados al control social, y buscaindividuos, con efectos, ahora sí, objetivos, (frente a situaciones de evidenteen la misma seguridad. El manejo social del desigualdad y contradicción, así comomiedo potencia el riesgo y la vulnerabilidad, manejo deficitario de los procesos dey aumenta la in-seguridad en un nivel administración pública y privada y no-subjetivo que se traduce en consecuencias superación de las contradicciones socialesobjetivas de gran impacto social. reales, incluida la no-consecución del bienestar social), desviar la atención haciaDistintas realidades de América latina, falsos disruptores de la seguridad y canalizarcomprueban esta situación; por ejemplo en formas de culpabilización hacia sectoreslos casos de Guatemala, Ecuador y socialmente señalados como “peligrosos”Colombia (en este último país, la violencia (jóvenes, pobres, indígenas, campesinos,social prospera hasta niveles “anómicos” manifestantes, indigentes, narcotraficantes,en el sentido de Durkheim) Todo ello con guerrilleros, criminales, etcétera) sean éstosefectos sobre la acción social: origen o no de formas de violencia real11, y “Consecuencia de esa percepción generalizada de la amenaza 11 “La violencia aparece como contraria al supuestamente omnipresente de la proyecto de la modernidad, proyecto que criminalidad son las medidas individuales instaló el dilema civilización o barbarie y en ello y colectivas de protección y de asimiló la violencia a la barbarie, a la que pensó 18 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  18. 18. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009sujetos luego a fuertes procesos de información colectiva los que crean seudo-normalización o control social (casi siempre estados de realidad que constituyen, másdesde un punto de vista penal o militar bien, “estados de percepción”, donde ladonde existen los respectivos ejércitos) violencia, el crimen (asociados a los “llamados sujetos peligrosos” queEsta normalización, por lo general, tiene una enumeramos atrás) y la in-seguridad sefuerte legitimidad, no tanto en las clases traducen en mercancías de consumohegemónicas sino desde las capas medias, masivo y, por ende, en factores de 12las cuales se encuentran hoy en día inducción y potenciación del miedo :profundamente preocupadas por la“seguridad” y por formas “normales” de “El protagonismo de comunidades decomportamiento, es decir, profundamente extracción popular en las noticias devinculadas al status quo como modo de vida. sucesos confirma que el discurso de los medios enfatiza la criminalidad y laLa “racionalidad fóbica” tiene otra arista, inseguridad ciudadana atribuida amisma de naturaleza cultural, propia de la comunidades de nivel socioeconómicotardomodernidad. Vinculada con los menos favorable, lo que demuestra laaparatos de creación y venta-transmisión carga ideológica que rodea lade mensajes y productos culturales. Hay producción de noticias” (FONSECA yque tener claro que mucha de la SANDOVAL, 2006: 27)producción cultural gira en torno a laidealización y consumo de la violencia. Y “Ciertas formas de violencia yesta idealización-consumo traduce lo no- trasgresión han adquirido un lugarreal en percepción real y, por ende, en prominente en los medios informativos,estado de miedo. Hay que tomar en cuenta en donde tales manifestaciones se hadiferencias entre los productos de consolidado como parte del quehacerentretenimiento de origen occidental periodístico diario” (FONSECA, 2007: 28)(específicamente norteamericano),particularmente centrados en la violencia, yla “construcción de noticias”. HACIA UNA NUEVA CONCEPCIÓN DE LAEn el segundo caso, desde un punto de SEGURIDAD Y EL BIENESTARvista acrítico, profundamente manipuladorde la conciencia (Cf.: MONCADA, 2000; Hasta ahora hemos tratado el tema de laDEBRAY, 1997), son los medios de seguridad humana en función del uso social del término “seguridad” (y las múltiplescomo vestigio de civilizaciones primitivas. La 12 Sobre la relación entre “in-seguridad” yrealidad demostró que esas ideas no eran medios de comunicación, véase los casos decorrectas. Hoy la violencia es un grave problema Costa Rica (FONSECA y SANDOVAL, 2006),de salud” (SPINELLI, 1998: 160) Ecuador, Perú y Colombia (CERBINO, 2005)UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 19
  19. 19. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009distinciones que con ello se han ido personas dentro del marco socio-natural encreando a lo largo de los últimos cuarenta el que existen. No entraremos de nuevo enaños) y desde el punto de vista de la el tema del “riesgo”, mismo que estádefinición dominante, asociada a una presente al interior del concepto deespecie de “razón fóbica” que centra la seguridad y que supone, además, la “in-atención en el disruptor de la violencia- seguridad” como contenido categorialcrimen, es decir, que negativiza y reduce el asociado14, pero no dentro de unatema de la seguridad a la llamada “in- oposición binaria o maniquea, sino dentroseguridad ciudadana”. de un continuo de relaciones posibles.Es necesario construir, por lo tanto, unadefinición en positivo del concepto deseguridad, a fin de que podamos identificar oportunidades sociales” (ARRIAGADA, 2008: 111;las dimensiones y luego los indicadores Cf.: TEMKIN y TRONCO, 2006) “A partir deltanto analíticos como ético-prospectivos contenido subjetivo de las percepciones socialesdel mismo (cosa que por razones de podemos concluir que es impostergable atender la necesidad de certidumbre que cada personaespacio no podremos hacer aquí), que siente respecto a sus derechos, parapermitan el estudio y la potenciación de la incrementar el sentimiento de tranquilidadseguridad (entendida como seguridad individual y colectiva. Sin embargo, desde lahumana), objetivo éticamente necesario política de seguridad es necesario y urgentedentro de las actuales circunstancias tener siempre bases estadísticas confiables yhistóricas de las sociedades actualizadas que permitan tomar directrices adecuadas y sean un eficaz contrapeso a lalatinoamericanas. percepción subjetiva que no esté reflejando las condiciones reales de seguridad que enfrentaLa seguridad humana, puede definirse de una determinada población” (GONZALEZ, 2003:una vez, se liga con un conjunto de 57)condiciones objetivo-subjetivas de acción y 14percepción respecto de la construcción de “La angustia-miedo no puede ser barrida por los sistemas políticos, económicos o militares, esestados (formas de estar) de bienestar, es auténtica e inmune a la refutación. Ladecir, se liga con un conjunto de “seguridad ontológica” (capítulo 1 -sic) del sercondiciones que hacen posible en distintos humano hace referencia a la confianza que lagrados, desde variables objetivas pero mayor parte de los seres humanos tenemos entambién subjetivas13, el bienestar de las la continuidad de nuestra identidad y en la continuidad de nuestros entornos sociales y naturales de acción” (BERIAIN, 1996: 26) Marcos13 Roitman señala, irónicamente, al respecto: “Las definiciones de seguridad ciudadana han “Queremos expulsar el caos de nuestra vida.enfatizado distintas dimensiones y niveles, en Actuamos como si éste fuese el enemigoespecial su intangibilidad y su carácter subjetivo. número uno. Deseamos fervientemente que laLa seguridad ciudadana se define, de una “paz” y el “orden en el conocimiento científicomanera amplia, como la preocupación por la se perpetúen en el tiempo” (ROITMAN, 2006:calidad de vida y la dignidad humana en 262)términos de libertad, acceso al mercado y 20 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  20. 20. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009No se desecha el papel de la violencia y el corresponden a condiciones de bienestar?”.crimen como disruptores de la seguridad Estas preguntas conllevan importanteshumana, solamente se les asume como aristas de tipo epistemológico y ético, queindicadores negativos dentro de un el mismo concepto de seguridad humana,conjunto mayor de indicadores, tanto tal y como se propone aquí puede, enpositivos como negativos, que remiten alguna medida, resolver. De hecho, talestodos a la descripción, medición, preguntas están de alguna formacomparación, percepción, evaluación y contenidas en dicho concepto. Veamospotenciación de los estados de seguridad, por qué.por parte tanto de las ciencias socialescomo de los sujetos-actores e instituciones Toda condición de seguridad humana sede la seguridad. refiere siempre a una determinada sociedad o colectividad. La seguridad no seLa definición restringida de seguridad establece de manera abstracta, sino en(como “in-seguridad ciudadana”) parte estricta relación con las condiciones socio-haciendo una disociación (ésta es nuestra culturales y naturales que caracterizan ahipótesis de partida), probablemente dicha sociedad. Por ende, la concepción“interesada”15, entre la seguridad y el objetivo-subjetiva de bienestar se va a ligarbienestar, al reducir la seguridad al tema con tales condiciones, en el entendido dede presencia o ausencia de fenómenos de asumir el bienestar como un promedioviolencia o criminalidad social. Excluir el global supuesto de todos los estadosreferente político-axiológico del individuales de condición objetiva de lasbienestar, conlleva a una definición que personas, es decir, de las y los habitantes 16.no centra la atención en el conjunto de Como promedio, no establece ni lavariables objetivas y subjetivas que, condición absolutamente real en cuanto aefectivamente, están contenidas dentro su referencia con cada sujeto (cada uno yde la seguridad humana y que, por cada un definirá dentro de ese promedio surazones políticas, económicas o propia construcción del bienestar), ni unaideológicas, queden fuera de la atención condición totalmente ideal en el sentido dede las instituciones o de la participaciónde los actores políticos de la seguridaddentro de las distintas sociedades. 16 Este estado promedio supuesto se sobreentiende como implicación cultural propiaAl plantear el tema del bienestar, surge de de la sociedad de referencia, a la vez queinmediato la pregunta “¿qué se entiende constituye objeto (en sentido positivo) de las ciencias sociales. No indica, por lo tanto,por bienestar?”, o “¿para quién o qué excepto que se plantee así, la descripción degrupos tales o cuales condiciones históricas todos los estados posibles, ni el análisis de las diferencias entre todos los estados posibles y el estado promedio supuesto. Dentro de ese promedio es necesario incluir las percepciones y15 Obviamente frente al retroceso, entre otras procesos de potenciación por parte de lascosas, de la política social (Cf.: GÜENDEL, 1991) instituciones y organizaciones sociales.UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 21
  21. 21. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009no-existente. Señala Habermas en prudente para justificar ulteriores procesosreferencia a la auto-comprensión: de investigación o descripción18. “La autocomprensión de los grupos Dicha perspectiva no permite generar una sociales y su imagen del mundo dicotomía entre investigación positiva e articulada en categorías del lenguaje investigación-acción (Cf.: FALS BORDA, ordinario vienen hoy mediadas por una 1990; MONTERO, 2007), ya que las dos son apropiación hermenéutica de las parte de un mismo proceso tendiente a la tradiciones en tanto que tradiciones” comprensión, descripción, y potenciación (HABERMAS, 2005: 117) de tales estados de seguridad. Como señala Gregory Bateson (1993: 325) lo “que hacePor ende, es esta implicación cultural y falta es una teoría de la acción dentro desocial media, la que establece el contenido y sistemas amplios y complejos en los cualesel sujeto del estado de seguridad, siempre el agente activo mismo sea una parte y unrespecto de a los referentes axiológicos e producto del sistema”19. Es decir, un sujetoideales (aquí en el sentido de deseables y pleno que sea punto de partida y punto deposibles) que los distintos sujetos llegada de todo proceso de integraciónconcretos comparten socialmente. Y es social tendiente a alcanzar el bienestar.dicha implicación la que permite realizarmediciones con alguna certeza deobjetividad17, tal y como siempre lo hanhecho las ciencias sociales. Al igual quecualquier otro tema de naturaleza social,consideramos que ésta es la vía más 18 A priori, podemos dejar problematizadas las áreas en las que el debate sobre la seguridad humana resulta pertinente: económica,17 alimentaria, sanitaria, ambiental, personal, de la En esta línea se puede realizar una mediciónrespecto del grado de seguridad que tiene un comunidad y política (RODRIGUEZ, 2005)sujeto cualquiera, aunque desde el punto de Bienestar implica amplios límites, desde lavista subjetivo para el mismo tal grado no disponibilidad de recursos económicos hasta lacorresponda a su percepción de estado objetivo “salud psicológica” (Cf.: MASLOW, 1991: 51) y lao de estado deseable. Es en este sentido, que la capacidad de construirse una vida plenadefinición que se propone garantice tanto la (SADABA, 1998) en función del gocedescripción de las condiciones objetivas como (BRAUNSTEIN, 1999) en el contexto de la vidaevaluar las percepciones y los estados subjetivos cotidiana, es decir, en el plano donde se creanque tienen las personas respecto de su estado múltiples niveles del sentido a partir de la inter-de bienestar. La relación entre las dos subjetividad, tal y como lo proponendimensiones establece una aproximación originalmente Marx y Huserl (Cf.: GARCIA, 2005)bastante precisa a los estados reales de 19seguridad humana de una determinada Ello sin que el sistema succione la vida alsociedad, colectividad, comunidad o grupo. sujeto. Cf.: ROITMAN, 2005. 22 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  22. 22. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009FUENTES: 20. DUSSEL, Enrique (1998) “¿Es posible un principio ético material universal y crítico?”, en: Pasos, N. 75. DEI. San José, Costa Rica.1. ARRIAGADA, Irma (2008) Seguridad Ciudadana y 21. DUSSEL, Enrique (1998a) “Ética material, formal y violencia en América Latina”, en: FLACSO Digital. URL: crítica”, en: Utopía y praxis latinoamericana, V. 3, N. www.flacso.org.ec/docs/sfsegarriagada.pdf 4. Caracas.2. ASSMANN, Hugo (1997) “Apuntes sobre el tema del 22. DUSSEL, Enrique (1998b) Ética de la liberación en la sujeto”, en: Varios. Perfiles teológicos para un nuevo edad de la globalización y de la exclusión. Editorial milenio. DEI. San José, Costa Rica. Trotta. Madrid.3. BARROS, Vicente (2006) El cambio climático global 23. FALS BORDA, Orlando (1990) El problema de cómo ¿Cuántas catástrofes antes de actuar? Ediciones investigar la realidad para transformarla por la praxis, desde abajo. Buenos Aires. octava edición. Tercer Mundo Editores. Colombia.4. BAUMAN, Zygmunt (2006) Vida Líquida. Paidós. 24. FERRAJOLI, Luigi (2004) Derecho y Razón Teoría del Barcelona. garantismo penal, sexta edición. Editorial Trotta,5. BECK, Ulrich (1995) La democracia y sus enemigos. Madrid. Paidós. Barcelona. 25. FONSECA, Karina (2007) “¿De cuál violencia hablamos6. BECK, Ulrich (1998) La sociedad del riesgo. Paidós. cuando hablamos de la violencia en los medios?” en:7. BECKER, Werner (1990) La libertad que queremos La Anacristina Rossi y Nora Garita: El lado oscuro decisión para la democracia liberal. Fondo de Cultura Ensayos sobre violencia. Uruk Editores, San José, Económica. México. Costa Rica.8. BERIAIN, Josetxo (1995) “La integración en las 26. FONSECA, Karina y Carlos SANDOVAL (2006) “Medios sociedades modernas”, en: Ingurak Revista Vasca de de comunicación e (in)seguridad ciudadana en Costa Sociología y Ciencia Política, N. 11. Servicio Editorial Rica”, en: Cuadernos de Desarrollo Humano, N. 3. del País Vasco. PNUD, San José, Costa Rica.9. BERIAIN, Josetxo (1996) La integración en las 27. GARCIA, George (2005) La producción de la vida sociedades modernas. Anthropos. Barcelona. cotidiana Temas y teorías de lo cotidiano en Marx y10. BERIAIN, Josetxo (1996a) “El doble “sentido” de las Husserl. Ediciones Perro Azul. San José, Costa Rica. consecuencias perversas de la modernidad”, en: 28. GINER, Salvador y Sebastián SARASA (1997) Buen Beriain, Josetxo. Las consecuencias perversas de la gobierno y política social. Editorial Ariel, S. A. modernidad Modernidad, contingencia y riesgo. Barcelona. Editorial Anthropos. Barcelona. 29. GONZALEZ, Marta (2000) Ciencia, tecnología y11. BEUCHOT, Mauricio (2001) Derechos humanos sociedad Una introducción al estudio social de la Historia y filosofía, segunda edición. Fontanamara. ciencia y la tecnología. Editorial Tecnos. Madrid. México. 30. GONZALEZ, Patricia (2003) “Seguridad Ciudadana”,12. BOFF, Leonardo (1995) Dignitas Térrae Ecologia: Grito en: Cuadernos de seguridad y defensa, N. 2. FLACSO, da terra, grito dos pobres. Editora Ática, S.A. Sao Guatemala. Paulo. 31. GÜENDEL, Ludwig (1991) “¿Del estado social13. BORRADORI, Giovanna (2004) La filosofía en una ampliado al estado social restringido?”, en: Revista época de terror Diálogos con Jürgen Habermas y Convergencia, V. 2, N. 3. Centro de estudios para la Jacques Derrida. Taurus. Buenos Aires. justicia social con libertad. San José, Costa Rica.14. BRAUNSTEIN, Néstor (1999) Goce, cuarta edición. 32. GÜENDEL, Ludwig (1998) “La política social, los Editorial Siglo XXI. México. procesos de integración social y la construcción15. CERBINO, Mauro (2005) La violencia en los medios de institucional del sujeto colectivo”, en: UNICEF: Política comunicación, generación noticiosa y percepción social y descentralización en Costa Rica. UNICEF, Serie ciudadana. FLACSO, Quito, Ecuador. de Políticas Sociales. San José, Costa Rica.16. DAHL, Robert (1992) La democracia y sus críticos. 33. GUTIÉRREZ, Gilberto (2000) Ética y decisión racional. Paidós. Barcelona. Editorial Síntesis. Madrid.17. DEBRAY, Régis (1997) Transmitir. Ediciones 34. HABERMAS, Jürgen (1994) Conciencia moral y acción Manantial. Buenos Aires. comunicativa, tercera edición. Ediciones Península. Barcelona.18. DUCHROW, Ulrich y Franz HINKELAMMERT (2003) La vida o el capital Alternativas a la dictadura global de la 35. HABERMAS, Jürgen (1994a) “Observaciones sobre el propiedad. DEI. San José, Costa Rica. concepto de acción comunicativa”, en: Teoría de la19. DUQUE, José (1996), editor. Por una sociedad donde acción comunicativa: complementos y estudios previos. CATEDRA. Madrid. quepan todos. DEI. San José, Costa Rica.UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 23
  23. 23. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 200936. HABERMAS, Jürgen (1988) “La crisis del estado de 54. MONTERO, Maritza (2007) Hacer para transformar El bienestar y el agotamiento de las energías utópicas”, método de la psicología comunitaria. Paidós. Buenos en: Ensayos Políticos. Editorial Península. Madrid. Aires.37. HABERMAS, Jürgen (1998) Facticidad y validez. 55. NGUYEN, Pablo (1996) ¿Tienen salida los pobres? Editorial Trotta. Valladolid. Editorial Fundación UNA. Heredia, Costa Rica.38. HABERMAS, Jürgen (1999) Teoría de la acción 56. RIECHMANN, Jorge (2004), coordinador. Ética comunicativa I. Taurus. Madrid. Ecológica Propuesta para una reorientación. Editorial39. HABERMAS, Jürgen (1999a) Teoría de la acción Nordan-Comunidad. Montevideo. comunicativa II. Taurus. Madrid. 57. RODRIGUEZ, Javier (2005) “La noción de “seguridad40. HABERMAS, Jürgen (2005) Ciencia y técnica como humana”: sus virtudes y sus peligros”, en: Polis, V. 4, “ideología”, cuarta edición. Editorial Tecnos. Madrid. N. 11. Universidad Bolivariana. Santiago, Chile.41. HINKELAMMERT, Franz (1990) Democracia y 58. ROITMAN, Marcos (2005) El pensamiento sistémico totalitarismo, segunda edición. DEI. San José, Costa Los orígenes del social-conformismo, tercera edición. Rica. Siglo XXI editores. México, D.F.42. HINKELAMMERT, Franz (1995) Cultura de la 59. ROITMAN, Marcos (2006) “Ciencias de la certidumbre esperanza y sociedad sin exclusión. DEI. San José, y ciencias de la incertidumbre”, en: Pablo González Costa Rica. Casanova y Marcos Roitman: La formación de conceptos en ciencias y humanidades. Siglo XXI43. HINKELAMMERT, Franz (1998) El grito del sujeto. DEI. editores. México, D.F. San José, Costa Rica. 60. ROITMAN, Marcos (2007) Democracia sin demócratas44. HINKELAMMERT, Franz y Henry MORA (2008) Hacia y otras invenciones. Ediciones Sequitur. Madrid. una economía para la vida. Editorial Instituto Tecnológico de Costa Rica. ITCR. Cartago, Costa Rica. 61. SADABA, Javier (1998) Saber vivir Análisis y gozo de la vida cotidiana. Ediciones Libertarias. Madrid.45. HOUTART, Francois (2006) La ética de la incertidumbre en las ciencias sociales. Editorial de 62. SCHÄFER, Heinrich (1997) “¿Existe mi mamá porque Ciencias Sociales. La Habana. yo existo?” El ser humano como red de relaciones: una propuesta sociológica más allá del “sujeto”, en:46. HUHN, Sebastian y OTROS (2006) Construyendo Varios. Perfiles teológicos para un nuevo milenio. DEI. inseguridades Aproximaciones a la violencia en San José, Costa Rica. Centroamérica desde el análisis del discurso. GIGA Working Papers, Hamburgo, Alemania. 63. SPINELLI, Hugo (1998) “Sociedad de la razón o sociedad de violencia: ¿Del Iluminismo a la oscuridad47. LIPOVETSKY, Gilles (1994) El crepúsculo del deber La epidemiológica?”, en: Varios. Integración o ética indolora de los nuevos tiempos democráticos. desintegración social en el Mundo del Siglo XXI. Anagrama. Barcelona. Universidad Nacional de Lanas, Departamento de48. LUHMANN, Niklas (1990) Sociedad y sistema: la Salud Comunitaria. Espacio Editorial. Buenos Aires. ambición de la teoría. Paidós. Barcelona. 64. TEMKIN, Benjamín y José del TRONCO (2006)49. LUHMANN, Niklas (1996) “El concepto de riesgo”, en: “Desarrollo humano, bienestar subjetivo y Beriain, Josetxo. Las consecuencias perversas de la democracia: confirmaciones, sorpresas e modernidad, Modernidad, contingencia y riesgo. interrogantes”, en: Revista Mexicana de Sociología, Editorial Anthropos. Barcelona. V. 68, N. 4. Instituto de Investigaciones Sociales,50. LUHMANN, Niklas (1996ª) “La contingencia como UNAM, México. atributo de la sociedad moderna”, en: Beriain, 65. TOURAINE, Alain (1991) “¿Qué es hoy la Josetxo. Las consecuencias perversas de la democracia?”, en: Revista Internacional de Ciencias modernidad, Modernidad, contingencia y riesgo. Sociales, N. 128. Catalunya. Editorial Anthropos. Barcelona. 66. TOURAINE, Alain (1993) Crítica de la modernidad.51. MARTINEZ, Joan (1995) De la economía ecológica al Editorial Temas de Hoy. España. ecologismo popular. Editorial Nordan-Comunidad. 67. TOURAINE, Alain (1998) ¿Podremos vivir juntos? Montevideo. Iguales y diferentes. FONDO de Cultura Económica.52. MASLOW, Abraham (1991) La personalidad creadora. Buenos Aires. Troquel, S.A. Buenos Aires. 68. VIDART, Daniel (1986) Filosofía ambiental53. MONCADA, Alberto (2000) Manipulación mediática Epistemología, praxiología, didáctica. Editorial Nueva Educar, informar o entretener. Ediciones Libertarias. América. Bogotá. Madrid. 24 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  24. 24. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 Migrantes, identidad y cultura en El Salvador Immigrants, identity and culture In El Salvador Wendinorto Rivas Docente e Investigador UniversitarioUNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 25
  25. 25. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 26 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)
  26. 26. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009 ISSN 1962-6510 25 Año 8, No. 25 San Salvador, El Salvador, Centroamérica Revista Cuatrimestral Enero-Abril 2009 Year 8, No. 25 San Salvador, El Salvador, Central America Quarterly Journal January- April 2009 Migrantes, identidad y cultura en El Salvador Immigrants, identity and culture In El Salvador Wendinorto Rivas Docente e Investigador Universitario RESUMEN. En este artículo se busca identificar la influencia de la inmigración de los salvadoreños en la cultura nacional, se presentan los antecedentes de la migración en cuatro etapas: la construcción del Canal de Panamá, hacia Honduras, durante el conflicto armado y la etapa posterior a los acuerdos de paz. Luego propone replantearse la identidad salvadoreña, debido a la migración y los efectos de la sociedad de la información. Analiza también la exportación de la violencia desde los estados Unidos y el flujo cultural norte-sur generado por los “hermanos lejanos” que reproduce los patrones de la “cultura estadounidense” del despilfarro. ABSTRACT. This article deals with the influent of immigration of salvadorans in the national culture, presenting the antecedents of migration in four phases: the construction of Panama´s Channel, towards Honduras, during the civil war and after the agreements of peace. It proposes to establish a new Salvadoran identity, taking on account the immigration and the effects of the information society. Analyses the exportation of violence from United States and the cultural flow north-south, generated by the “distant brothers” to reproduce the American way of life of wastefulness.UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG) 27
  27. 27. REALIDAD Y REFLEXIÓN AÑO 8 NO 25 SAN SALVADOR, EL SALVADOR, CENTROAMÉRICA REVISTA CUATRIMESTRAL MAYO-AGOSTO 2009A MANERA DE PRESENTACIÓN El éxodo de compatriotas hacia el extranjero –principalmente Estados UnidosLa propuesta sobre esta temática tiene su y el resto de Centroamérica– no es unorigen en la idea de conocer o identificar la fenómeno reciente. Cuando se hace uninfluencia de la emigración en la cultura referente a la fuga de talentos y de fuerzanacional en el marco del Foro de la de trabajo, existe un contexto o marcoIntelectualidad salvadoreña. referencial inevitable: la guerra de 1980– 1992. En ese periodo, se conjugaron losDesde esa intención se reseñan los factores políticos (la represión y la guerraantecedentes del fenómeno migratorio en en vastas zonas rurales) con los factoresEl Salvador, la necesidad de replantearse la económicos, creando una ola migratoriaidentidad salvadoreña, no sin antes dar un con características muy propias.vistazo a la sociedad de la información; deigual forma, repensar a los salvadoreños Una ola que en los primeros años de loscon su identidad de tipo étnica en los ochenta, constituyó paulatinamente unaEstados Unidos y probablemente en otras serie de redes de cooperación, entrelatitudes del mundo. nuevas hornadas de emigrantes salvado- reños en los Estados Unidos y otros países.Dado este marco, es obvio que se puedadeducir la “hibridación cultural” que vive el La migración no es exclusiva de estepaís, por lo que las políticas culturales que momento histórico. Los desplazamientosse deben proponer deben considerar esta demográficos constituyeron la poblacióndiversidad en la supuesta unidad de la en el territorio salvadoreño durante laidentidad nacional. época prehispánica, pues, existen investigaciones consistentes que dan1. ANTECEDENTES GENERALES. cuenta sobre las migraciones desde México que ocurrieron mucho antes de laLa diáspora salvadoreña hace pensar que El conquista y colonización europeas, y queSalvador es, prácticamente un país de dieron origen a la cultura actual. Otrasemigrantes. Hay expresiones y corrientes migratorias lencas provenientesmanifestaciones culturales que se han del sur se asentaron en el extremo orientalconstruido y formado a partir de los grupos del territorio salvadoreño.20migrantes que han entrado a sus fronteras.Por el contrario, la cultura salvadoreña estacambiando su ethos cultural por lapoblación que emigra hacia otros confines. 20 Desde el enfoque del Observatorio Social del Agro Mesoamericano y las Implicaciones 28 UNIVERSIDAD FRANCISCO GAVIDIA (UFG)

×