Richard Lippa, 2002      DIFERENCIAS ESTRUCTURALES ENTRE LOS SISTEMAS              NERVIOSOS DE MUJER Y VARÓN.            ...
áreas cerebrales responsables de producir y comprender el lenguaje está localizadas más en ellado izquierdo del cerebro, e...
varones. Esto puede ayudar a explicar los hallazgos de investigación que indican que las mujerestienen más fluidez verbal ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lippa 2002 diferencias entre sistemas nerviosos de mujer y varón

1.452 visualizaciones

Publicado el

DIFERENCIAS ESTRUCTURALES ENTRE LOS SISTEMAS NERVIOSOS DE MUJER Y VARÓN - Richard Lippa, 2002
Fragmento de pp. 84 a 86 del libro Gender, Nature and Nurture, Lawrence Erlbaum Associates Publishers, 2002, Nueva Jersey.
Traducido por Rafael Freda

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.452
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
13
Acciones
Compartido
0
Descargas
6
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lippa 2002 diferencias entre sistemas nerviosos de mujer y varón

  1. 1. Richard Lippa, 2002 DIFERENCIAS ESTRUCTURALES ENTRE LOS SISTEMAS NERVIOSOS DE MUJER Y VARÓN. Fragmento de pp. 84 a 86 del libro Gender, Nature and Nurture, Lawrence Erlbaum Associates Publishers, 2002, Nueva Jersey. Traducido por Rafael Freda La idea de que las hormonas sexuales prenatales tienen efectos organizacionales implicaque las hormonas pueden conducir a diferencias estructurales en los sistemas nerviosos de mujery varón. ¿Acaso los cerebros y los sistemas nerviosos de los hombres y de las mujeres difieren enrealidad? Éste es un tópico altamente controversial y disputado. 1Aunque el debate continúa(véase la evidencia adicional presentada en el Capítulo 4), la investigación reciente sugiere quealgunas diferencias de promedio significativas existen probablemente entre partes de los cerebrosde la mujer y del varón. Es importante enfatizar, sin embargo, que mostrar una diferencia sexualen estructural cerebral no nos dice por qué existe la diferencia (Breedlove, 1994). Las estructurascerebrales son moldeadas por influencias ambientales así como por genes y hormonas. Además, elhecho de que los cerebros de hombres y mujeres difieran en algunos respectos no debe oscurecerel hecho de que los cerebros de hombres y de mujeres son mucho más similares que diferentes. En promedio, los hombres tienen cerebros más grandes que las mujeres, peroinversamente, las mujeres pueden tener neuronas (células nerviosas) almacenadas con mayordensidad en partes de su cerebro (Janowsky, 1989). Sea cual sea la diferencia en tamaño decerebro, la mayoría de los expertos han llegado a la conclusión de que los hombres y las mujeresno difieren mucho en su inteligencia general promedio (véase Capítulo 1). Sin embargo, loshombres y las mujeres sí muestran diferencias de promedio en algunas capacidades mentalesespecíficas (tales como la rotación mental o la fluidez verbal) que pueden estar relacionadas condiferencias cerebrales. Algunos investigadores han sugerido que los hombres tienen cerebros más lateralizadosque las mujeres (Annett, 1985; Hellige, 1993). La lateralización se refiere a las diferencias entre loshemisferios derecho e izquierdo (o mitades) del cerebro. La lateralización del cerebro humanoestá vinculada al lenguaje y a las capacidades visuoespaciales. Para la mayoría de las personas, las1En los años posteriores al 2002, fecha en que apareció este libro de Lippa, la investigación revelóy confirmó las diferencias de estructura cerebral. Véase Why sex matters for neuroscience, deLarry Cahill, aparecido en Nature el 10 de mayo del 2006, cuyo Resumen dice: Una literatura quecrece rápidamente documenta copiosas influencias del sexo en la anatomía, química y funcióncerebrales. Este artículo resalta algunos de los más recientes e intrigantes descubrimientos y susimplicaciones. Considerar los efectos del sexo puede ayudar a explicar resultados aparentementecontradictorios. La investigación de las influencias del sexo es mandatoria para entenderplenamente una hueste de desórdenes cerebrales con diferencias de sexo en su incidencia y/onaturaleza. La asombrosa cantidad y diversidad de las influencias relacionadas con el sexo sobre lafunción cerebral indican que la todavía muy difundida presunción de que las diferencias de sexoson poco importantes no puede ser justificada, y probablemente retarda el progreso en nuestrocampo. [N. del T.]
  2. 2. áreas cerebrales responsables de producir y comprender el lenguaje está localizadas más en ellado izquierdo del cerebro, en tanto que las áreas del cerebro responsables por ciertas clases detareas de resolución de problemas visuoespaciales y geométricos y tareas de reconocimiento depatrones se encuentran más en el lado derecho del cerebro. Los cerebros de los hombres parecenestar más lateralizados que los de las mujeres en dos sentidos: (a) la compartamentalizaciónrespectiva del lenguaje y del procesamiento visuoespacial en los hemisferios izquierdo y derechoparece ser más extrema en hombres que en mujeres (Fitch, Miller y Tallal, 1997; Geschwind yLevitsky, 1968). La mayor lateralización de los cerebros de los hombres sugiere que los hemisferiosderechos de los hombres pueden estar más exclusivamente dedicados a tareas visuoespaciales ylos hemisferios derechos a tareas lingüísticas, en tanto que las mujeres pueden tener áreas másdifusas dedicadas a ambos tipos de tareas (e.g., partes tanto de los hemisferios derechos como delos izquierdos parece estar dedicadas a tareas de lenguaje en las mujeres). Los cerebros dehombres y mujeres pueden no solamente mostrar diferentes grados de lateralización perotambién pueden estar funcionalmente organizados de un modo algo diferente dentro de cadahemisferio (Pugh et al, 1996) Por ejemplo, las funciones de lenguaje de las mujeres parecen estarlocalizadas en la porción anterior (de adelante) del hemisferio izquierdo, en tanto que las de loshombres parecen estar difundidas sobre el hemisferio izquierdo íntegro (Kimura, 1987, 1999). Una teoría sostiene que la mayor lateralización del cerebro del varón se debe a los efectostempranos de la testosterona (Geschwind y Galaburda, 1987). La investigación sugiere que elhemisferio izquierdo es más lento en desarrollarse que el hemisferio derecho. Como es más lentopara desarrollarse, el hemisferio izquierdo es más vulnerable a factores que podrían interferir consu desarrollo. La testosterona es uno de esos factores; tiene el efecto de disminuir la velocidad decrecimiento de las neuronas. El resultado neto es que los varones (que tienen altos niveles detestosterona) pueden experimentar menos desarrollo del hemisferio izquierdo que las mujeres.Hay que recordar que en la mayoría de las personas el hemisferio izquierdo es más responsable delas capacidades de lenguaje. En contraste, las mujeres (que tienen niveles bajos de testosterona)pueden experimentar un desarrollo relativo mayor del hemisferio izquierdo. Una predicción de lateoría de Gescwind y Galaburda es que la zurdera debería ser más común en hombres que enmujeres. La zurdera refleja un hemisferio derecho más dominante. Como el hemisferio derechocontrola los músculos del lado izquierdo del cuerpo, el desarrollo incrementado del hemisferioderecho produce más zurdera. Una cantidad de estudios han apoyado esta predicción (para unareseña véase Halpern, 2000). Los dos hemisferios del cerebros están unidos por un gran “cable conector”, una granbanda de fibras nerviosas en forma de media luna denominada el corpus callosum. Una cantidadde estudios recientes sugieren que el corpus callosum (después de corregir tomando en cuenta eltamaño del cerebro) es más grande en mujeres que en varones (Allen y Goski, 1992; Bishop yWahisten, 1997; Holloway, 1998; Holloway, Anderson, Defendini y Harper, 1993). Si algunainvestigación adicional diera apoyo al tamaño mayor del corpus callosum de las mujeres2, estopuede sugerir que los dos lados del cerebro tienen comunicación más fluida en mujeres que en2 La investigación adicional apareció con el correr de los años, confirmando todas las hipótesis aquíconsignadas. Véanse entre otros Chura et al 2009, Organizational effects of fetal testosterone onhuman corpus callosum size and asymmetry; Welcome, Chiarello et al 2009, Behavioral correlatesof corpus callosum size: Anatomical / behavioral relationships vary across sex/handedness groups;Leonardt, Towler et al, 2008, Size Matters: Cerebral Volume Influences Sex Differences inNeuroanatomy. [N. del T.]
  3. 3. varones. Esto puede ayudar a explicar los hallazgos de investigación que indican que las mujerestienen más fluidez verbal que los varones (véase Capítulo 1). Otra región cerebral que ha recibido considerable escrutinio investigativo es el hipotálamo( una pequeña estructura adosada a la glándula pituitaria, ubicada en lo profundo del cerebro),que es responsable de muchas motivaciones esenciales como el hambre, la sed, la agresión y elsexo. Algunas regiones del área preóptica del hipotálamo o muestran diferencias entre sexos: porejemplo, son más grandes en hombres que en mujeres. La investigación en animales inferioressugiere que las áreas correspondientes del hipotálamo en animales están relacionadas con loscomportamiento sexuales, tales como la monta sexual en las ratas macho y asumir la postura derecibir sexualmente (que se denomina lordosis) en ratas hembra. Alguna investigación reciente hasugerido que el tamaño de ciertas estructuras preópticas del hipotálamo puede estar relacionadocon la orientación sexual en los hombres (LeVay, 1991; véase Capítulo 4). Los hombres gaysparecen tener áreas preópticas más parecidas a las de las mujeres que los hombresheterosexuales. Un estudio reciente adicionalmente encontró que otra región del hipotálamo(llamada núcleo del lecho de la estría terminalis) demuestran una diferencia de tamaño entretransexuales de varón-a-mujer y hombres normales (i.e. no transexuales); los núcleos de lecho delos transexuales fueron más parecidos en tamaño a los de las mujeres que a los de los varones(Zhou, Hofman, Gooren y Swaab, 1995).3 Para decirlo brevemente, una cantidad de estudios sugiere que hay diferencias de sexo enalgunas partes del cerebro humano. A medida que los estudios cerebrales continúan y que susmétodos se vuelven cada vez más sofisticados, parece probable que sean identificadas diferenciassexuales adicionales de la estructura y función cerebrales- Sin embargo, la tarea más difícil serádemostrar cómo tales diferencias cerebrales llegan a existir y cómo están relacionadas con lasdiferencias sexuales comportamentales. Hasta ahora hemos considerado brevemente tres perspectivas biológicasinterrelacionadas que intentan explicar diferencias sexuales y variaciones en masculinidad yfemineidad: la teoría evolucionaria, la investigación y teoría de los efectos de las hormonassexuales y la investigación y teoría de las diferencias de los sistemas nerviosos de hombres ymujeres. La teorías biológicas del género argumentan que los hombres y las mujeres hanevolucionado difiriendo en ciertos rasgos comportamentales (e.g. estrategias de emparejamiento,agresividad). ¿Cómo hace la evolución para producir estas diferencias entre sexos? Las teoríasbiológicas proponen que los varones las mujeres siguen diferentes senderos de desarrollo fetal, yque experimentan diferentes niveles de hormonas sexuales en estadios críticos de desarrollo.Estas diferencias en última instancia conducen a diferentes estructuras y patrones cerebrales defuncionamiento cerebral en los dos sexos. De modo similar, las diferencias individuales enmasculinidad y femineidad pueden depender de variaciones en la exposición a hormonas sexualesprenatales y de la variaciones en los modos en que se desarrollan los fetos de varón y de mujer.Estas diferencias individuales pueden en parte ser debidas a variaciones genéticas entre laspersonas y en parte ser debidas a las variaciones similares al ruido que inevitablemente seproducen cuando complejas recetas de ADN producen cuerpos vivientes.3 También esta línea de investigación fue confirmada del 2002 al 2011. Véase Eileen Luders,Francisco J. Sánchez et al, 2009, Regional gray matter variation in male-to-female transsexualism;Alicia Garcia-Falgueras y Dick F. Swaab, 2008, A sex difference in the hypothalamic uncinatenucleus: relationship to gender identity, [N. del T.]

×