Óleos de Sor Isabel guerra Música gregoriana de Silos Decálogo del Adviento
Reconoce tu pobreza,  tu vacío.
Reconoce tu debilidad: tú solo no puedes alcanzar lo que tanto deseas.
No te acomodes a tu pequeñez: lucha por crecer  siempre más,  estírate,  transciéndete.
No te distraigas,  no te entretengas,  vive con el alma de puntillas.
Sé persona de grandes deseos:  no te conformes  con las migajas de la mesa de la esperanza.
Grita, suplica, llora, ora. Apasiónate.  Crece en el deseo, crece en el amor.  El amor engendra deseo y el deseo enciende ...
Paciencia y perseverancia.  Todo tiene su tiempo para madurar  y todo se debe preparar.  No seas caprichoso, ni ansioso. L...
No duermas.  Vigila.  No dejes que tu lámpara se apague.
También la fe ha de estar despierta.
Atento a cualquier signo, voz o pisada.  Los ojos y los oídos bien abiertos,  no vaya a pasar de largo.
¿Puede nacer mi hijo en tu casa? ¿Me abriréis la puerta?
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Decálogo del Adviento

5.924 visualizaciones

Publicado el

Lindos pensamientos para Adviento.
Cantos Gregorianos

Publicado en: Meditación, Salud y medicina

Decálogo del Adviento

  1. 1. Óleos de Sor Isabel guerra Música gregoriana de Silos Decálogo del Adviento
  2. 2. Reconoce tu pobreza, tu vacío.
  3. 3. Reconoce tu debilidad: tú solo no puedes alcanzar lo que tanto deseas.
  4. 4. No te acomodes a tu pequeñez: lucha por crecer siempre más, estírate, transciéndete.
  5. 5. No te distraigas, no te entretengas, vive con el alma de puntillas.
  6. 6. Sé persona de grandes deseos: no te conformes con las migajas de la mesa de la esperanza.
  7. 7. Grita, suplica, llora, ora. Apasiónate. Crece en el deseo, crece en el amor. El amor engendra deseo y el deseo enciende el amor.
  8. 8. Paciencia y perseverancia. Todo tiene su tiempo para madurar y todo se debe preparar. No seas caprichoso, ni ansioso. La espera aquilata y capacita.
  9. 9. No duermas. Vigila. No dejes que tu lámpara se apague.
  10. 10. También la fe ha de estar despierta.
  11. 11. Atento a cualquier signo, voz o pisada. Los ojos y los oídos bien abiertos, no vaya a pasar de largo.
  12. 12. ¿Puede nacer mi hijo en tu casa? ¿Me abriréis la puerta?

×