LAS PROFESIONES ACTUALESEn el caso de la arquitectura al llamarla profesión, debemos también considerarla comovocación. To...
incertidumbre para el diseño de los programas de estudio, para los cursos y para lamodalidad de comunicar contenidos acadé...
pregunta no son definitivas, pero pueden estimular otros estudios que arrojen más luzsobre este problema tan novedoso: las...
profesión, ya sea en forma independiente o en relación de dependencia. Tambiénalcanzan a los inscriptos en el Registro Esp...
Art. 13º – Los títulos y designaciones de cargos del Consejo o de otras entidadesrepresentativas de la profesión pueden se...
finalizada su actuación, salvo que mediare notificación y la parte interesada nomanifestase oposición en un plazo de 30 dí...
Deberes para consigo mismo.     Entrega generosa de lo mejor de uno mismo.     Actuar con profesionalidad, humanidad y efi...
Conocer y asumir el ideario, estatutos, fines, programas, normas de regulación y     métodos de trabajo de la organización...
Todo trabajador tiene o debe desarrollar una ética profesional que defina la lealtad que ledebe a su trabajo, profesión, e...
profesional debe reconocer que necesita de la ética para ser sensible a los interrogantesmorales, conocer cómo definir con...
innecesariamente. No da opiniones que no se hayan comprobado previamente, ni emitejuicios con información incompleta.HONES...
ETICA E INGENIERIAEl desarrollo de la tecnología en los últimos decenios ha originado muchos cambios en losplanes curricul...
técnicos; están disponibles en diversos formatos: impresos, online, multimedia o formato devideo. Muchos Casos tienen toda...
"blandas"                       de                       un                       ingeniero.Podemos observar que varias un...
Podemos entender como ética profesional el estudio de los valores inherente alejercicio de una profesión y que emanan de l...
buscar una economía mal entendida, y que ha costado vidas humanas, o bien, cuando sedifunden noticias que pueden causar pá...
Toda profesión debe inspirarse los códigos de ética y en el juramentoque debe prevalecer en el actuar del profesionista.  ...
sus análisis se hallen los conflictos y las soluciones entre el ser y el deber ser, y, derivado de ello, entre elsaber hac...
Lo anterior comprende las particularidades de la formación y el desarrollo de los valores y sus relaciones en elproceso do...
El modelo de desarrollo de la personalidad requiere de:         Un proceso de adaptación del individuo hacia la sociedad y...
Para ello el modelo o aspiración de competencias y actitudes profesionales debe estar definido y debe tenerun carácter plu...
Poseer una conciencia crítica en virtud de un enfoque multidisciplinario y fomentar la participación         social en la ...
Es menester tener en cuenta la armonía de estos tres componentes para poder definir estrategias coherentesde formación val...
En este sentido la concepción de talento no sólo está asociada a la predisposición para una actividad porcapacidades excep...
Esta ponencia está basada en trabajos de investigación que concluyeron como tesis doctorales en temas deEducación en Valor...
en su conjunto contribuyen al desarrollo de la personalidad. Es por ello por lo que la educación en valores espluridimensi...
Determinadas capacidades de juicio, comprensión y autorregulación que permitan la autonomía del         sujeto ante determ...
los contenidos de la carrera: conocimientos, enfoques, habilidades, relaciones, comportamientos de         los docentes, e...
Valores eticos
Valores eticos
Valores eticos
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Valores eticos

5.076 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.076
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
557
Acciones
Compartido
0
Descargas
21
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Valores eticos

  1. 1. LAS PROFESIONES ACTUALESEn el caso de la arquitectura al llamarla profesión, debemos también considerarla comovocación. Toda vocación es una posibilidad de ser: es una forma posible de ser hombre.La vocación es el sentido de orientación vital. La profesión como la vocación tienen supropio nivel de excelencia y la areté, o la virtud, o la bondad de cada cosa constituye elelemento existencial de la cosa misma, y se aprecia examinando si ella sirve para lo quees. De igual modo se juzga al hombre, examinando lo que hace en su actividadprofesional. Al elegir una profesión o una vocación es elegir entre múltiples maneras deser, y es adquirir el compromiso se ser hombre excelente dentro del campo de suprofesión. Una vida que cumple eminentemente su vocación tiene la virtud de laejemplaridad: sirve de guía a las nuevas vocaciones, pues es la voz de una forma de vidallamativa que invita a fijar una orientación vital, a determinar el camino de una vida,contribuyendo a dar cohesión a la comunidad de los profesionistas, lo que implica en laprofesión un compromiso común.El ejercicio profesional presupone que una institución educativa ha otorgado alprofesionista, además del reconocimiento de la capacidad intelectual, un crédito desolvencia moral; en consecuencia, el profesionista debe ajustar su conducta a los valoreséticos más elevados.La finalidad principal del ejercicio profesional es prestar un servicio a la sociedad; solo demanera secundaria la profesión es un medio para adquirir honestamente satisfactoreseconómicos y procurar con ellos la subsistencia del profesionista y de su familia.Cualquier profesión u oficio debe promover en el individuo la conciencia de suresponsabilidad y solidaridad social.De entre el conjunto de nuestros deberes, los llamados profesionales ocupan un lugarespecial en nuestra conducta. Pues toda profesión siempre impone obligaciones ydeberes que cumplir. Nuestro comportamiento ante estos deberes, constituye lo que sellama conciencia profesional: la con-vicción profunda de las obliga-ciones inherentes a laprofesión, y la fidelidad habitual en su cumplimiento, dándonos una par-ticular manera deser.Nos ha acostumbrado el tiempo y los repetidos números que se han editado de estarevista a esperar siempre una idea central en torno a la cual giran todas las aportacionesque vamos a leer. Este no es el caso. Por ello, enfrentar la tarea de presentar un númerode Re-encuentro como el que actualmente tienen en sus manos no es tarea fácil, ya queal leer el índice no encontrará el lector una serie de títulos coherentes respecto a unatemática de interés general, previamente seleccionada. Sin embargo, subyace en estenúmero un eje de coherencia en los problemas planteados por cada uno de loscolaboradores.No cabe duda que algunos de los autores, cuyos escritos se encuentran en este número,se quedaron reflexionando en torno a los problemas educativos que conlleva el uso de losordenadores electrónicos y lo que aportan a algunas profesiones en particular. Tal es elcaso del reto que implica utilizar el potencial de Internet, bien sea como instrumento debúsqueda de información o de nuevos elementos de enlace, como, por ejemplo, las video-conferencias, cuya posibilidad otorga la moderna navegación en la Red.La administración es una de las actividades comunes a toda empresa, bien sea productivao educativa. En efecto, tanto en sus labores normales, entre otras las funciones dedirección, como en la docencia, la actividad administrativa puede ser transformada por eluso de la herramienta cibernética. De hecho, como ya fue expuesto en nuestro anteriornúmero, las nuevas tecnologías, en general, han generado situaciones de reto y de
  2. 2. incertidumbre para el diseño de los programas de estudio, para los cursos y para lamodalidad de comunicar contenidos académicos y resultados de investigación, por decirsólo algunos aspectos que han sentido el peso que supone el uso de las nuevastecnologías, en general y en la educación en particular.El uso de las nuevas tecnologías, basadas en la cibernética, genera fascinación. Algunoscampos del conocimiento pueden estar más expuestos que otros. Sin embargo, en todaslas profesiones actuales el contacto con la tecnología cibernética es continuo y cotidiano.Esta circunstancia puede generar dependencias, cuyas consecuencias son difícilmenteprevisibles. En el presente número se analiza la necesidad del estudio de las CienciasBásicas para algunas profesiones del Área de la Salud para evitar este peligro. Es obvioque esta área no es la única sometida a tales circunstancias. En efecto, cualquierdisciplina o profesión que ignore las bases científicas en que se apoyan sus logrosprácticos cotidianos, tiende a ser mera técnica. Su aprendizaje, por tanto, sólo exigirá unpoco de habilidad y memoria, nunca conocimiento y reflexión crítica. Además del casoanalizado en la presente publicación, es preciso remarcar la necesidad de estudios de esetipo para las profesiones derivadas de las Ciencias Sociales, las cuales presentan elmismo peligro.En el campo de los análisis sociales, el lector encontrará dos ejemplos relacionados conla educación, aunque en niveles distintos. Por un lado, la reflexión sociológico-educativanos presenta el posible resultado de procesos de trabajo, cada vez más complicados, quepueden incidir en la eficacia de la acción educativa en el nivel universitario; por otro, laubicación curricular del arte y el modo de enseñarlo, se estudia al determinar la idoneidady competencia de los docentes que tienen a su cargo el desarrollo de tales habilidades.Por último, cierra el contenido de las aportaciones que constituyen el presente número unanálisis de las capacidades incorporadas en los estudiantes de la carrera de medicina dela UAM-Xochimilco, donde se pretende conocer las capacidades de competitividad en loscampos propios de la residencia médica.Estos comentarios pretenden hacer surgir el interés del lector en los contenidos delpresente número. Como bien puede observarse existe un hilo conductor, desde lacibernética, aplicada a la dirección de empresas y al incremento del capital humano en losposgrados de administración, hasta la capacidad de organización de la acciónuniversitaria y la competencia docente en la enseñanza de las actividades artísticas, o lacapacidad competitiva que una universidad incorpora en sus estudiantes para enfrentarno sólo el mercado de trabajo, sino su capacidad de acceso a los niveles de especialidad.No quisimos dejar pasar la publicación en este número, de los acuerdos a que se llegó enel Congreso Pedagogía 2001, que se celebró en la Ciudad de la Habana en los primerosdías del mes de febrero del año en curso. Sirva este reconocimiento a los deseos ypropuestas que los maestros hicieran, como una necesidad de dar a conocer los reclamoseducativos de América Latina.El presente trabajo tiene como objetivo realizar algunas reflexiones sobre la forma en quevarias de las empresas actuales realizan su actividad en las condiciones de trabajo queha impuesto Internet, la Red; y cómo esta actividad está condicionada fundamentalmentepor la utilización masiva, constante y adaptada a esas condiciones, de la informacióndisponible. Inevitablemente se está produciendo un impacto en el estilo de dirección delas personas que laboran en esas empresas. ¿Es éste un aporte revolucionario a laciencia de la dirección o una confirmación de los principios expuestos por los pioneros dela cibernética, hace más de cincuenta años? Las respuestas que da el trabajo a esa
  3. 3. pregunta no son definitivas, pero pueden estimular otros estudios que arrojen más luzsobre este problema tan novedoso: las empresas en el ciberespacio, y la percepción queen este caso se tiene de dichas instituciones desde un país del Tercer Mundo, en estecaso Cuba.LA ETICA PROFESIONALLos valores morales básicos deseables que deben fundamentar la manera ética delquehacer del arquitecto, deberán considerarse como mínimo los que se señalan acontinuación, relacionándose en dos columnas, en la primera el valor mismo y en lasegunda la forma de comportamiento que marca el deber ser, en congruencia con esevalor:VALOR: DEBERÁ SER:COMPROMISO COMPROMETIDOCONFIABILIDAD CONFIABLECONGRUENCIA CONGRUENTEDISCRECIÓN DISCRETOHONESTIDAD HONESTOHONRADEZ HONRADOJUSTICIA JUSTOLEALTAD LEALPRUDENCIA PRUDENTERESPONSABILIDAD RESPONSABLEVERACIDAD VERAZCódigo de ÉticaPreámbuloEs propósito de este Código enunciar las normas y principios éticos que deben inspirar laconducta y actividad de los matriculados en el Consejo Profesional de CienciasEconómicas de la Capital Federal. Dichas normas y principios tienen su fundamentoúltimo en la responsabilidad de los profesionales hacia la sociedad. Constituyen la guíanecesaria para el cumplimiento de las obligaciones contraídas con la casa de estudios enque se graduaron, con la profesión, con sus colegas, con quienes requieren sus serviciosy con terceros. En virtud de esa responsabilidad y de tales obligaciones, deben realizarlos mayores esfuerzos para mejorar continuamente su idoneidad y la calidad de suactuación, contribuyendo así al progreso y prestigio de la profesión.Por su propia naturaleza, las normas de este Código no excluyen otras que conforman undigno y correcto comportamiento profesional. La ausencia de disposición expresa no debeinterpretarse como admisión de actos o prácticas incompatibles con la vigencia de losprincipios enunciados, ni considerarse que proporcione impunidad. Por el contrario,confrontados los profesionales con tal situación, deben conducirse de una manera queresulte coherente con el espíritu de este Código.Artículo 1º – Estas normas son de aplicación en la Capital Federal, Territorio Nacional deTierra del Fuego, Antartida Argentina e Islas del Atlántico Sur para todos los profesionalesinscriptos en este Consejo en razón de su estado profesional y en el ejercicio de su
  4. 4. profesión, ya sea en forma independiente o en relación de dependencia. Tambiénalcanzan a los inscriptos en el Registro Especial de No Graduados.Art. 2º – Los profesionales deben respetar las disposiciones legales y las resoluciones delConsejo, cumpliéndolas lealmente.Art. 3º – Los profesionales deben actuar siempre con integridad, veracidad, independenciade criterio y objetividad. Tienen la obligación de mantener su nivel de competenciaprofesional a lo largo de toda su carrera.Art. 4º – Los profesionales deben atender los asuntos que les sean encomendados condiligencia, competencia y genuina preocupación por los legítimos intereses, ya sea de lasentidades o personas que se los confían, como de terceros en general. Constituyen faltaética la aceptación o acumulación de cargos, funciones, tareas o asuntos que les resultenmaterialmente imposibles atender.En la actuación como auxiliar de la justicia se considera falta ética causar demoras en laadministración de la justicia, salvo circunstancias debidamente justificadas ante elrespectivo tribunal.Art. 5º – Toda opinión, certificación, informe, dictamen y en general cualquier documentoque emitan los profesionales, debe expresarse en forma clara, precisa, objetiva, completay de acuerdo con las normas establecidas por el Consejo.La responsabilidad por la documentación que firmen los profesionales es personal eindelegable.En los asuntos que requieran la actuación de colaboradores, debe asegurarse laintervención y supervisión personal de los profesionales, mediante la aplicación denormas y procedimientos técnicos adecuados a cada caso.Art. 6º – Los profesionales deben conducirse siempre con plena conciencia delsentimiento y solidaridad profesional, de una manera que promueva la cooperación y lasbuenas relaciones entre los integrantes de la profesión. Las expresiones de agravio omenoscabo a la idoneidad, prestigio, conducta o moralidad de los profesionalesalcanzados por las normas de este Código, constituyen falta ética.Art. 7º – La formulación de cargos contra otros profesionales debe hacerse de buena fe ysólo puede inspirarse en el celo por el mantenimiento de la probidad y el honorprofesional.Toda denuncia, a los efectos de su consideración, debe ser concreta y basarse en unhecho punible por este Código.Art. 8º – Los profesionales deben abstenerse de aconsejar o intervenir cuando suactuación profesional permita, ampare o facilite los actos incorrectos, pueda usarse paraconfundir o sorprender la buena fe de los terceros, o emplearse en forma contraria alinterés general, o a los intereses de la profesión, o violar la ley.La utilización de la técnica para deformar o encubrir la realidad es agravante de la faltaética.Art. 9º – Los profesionales no deben interrumpir sus servicios profesionales sincomunicarlo a quienes corresponda con antelación razonable, salvo que circunstanciasespeciales lo justifiquen.Art. 10º – Los profesionales no deben retener documentos o libros pertenecientes a susclientes.Art. 11. Los profesionales deben abstenerse de actuar en institutos de enseñanza quedesarrollen sus actividades mediante propaganda engañosa o procedimientos incorrectoso que emitan títulos o certificados que puedan confundirse con los diplomas profesionaleshabilitantes.Art. 12º – Se considera falta ética de los profesionales permitir que otra persona ejerza laprofesión en su nombre o facilitar que alguien pueda actuar como profesional sin serlo.
  5. 5. Art. 13º – Los títulos y designaciones de cargos del Consejo o de otras entidadesrepresentativas de la profesión pueden ser enunciados solamente como relación deantecedentes o al actuar en nombre de dichas entidades.Art. 14º – Los profesionales no deben utilizar ni aceptar la intervención de gestores para laobtención de trabajos profesionales.Art. 15º – Los profesionales no deben tratar de atraer los clientes de un colega,empleando para ello recursos, actos o prácticas reñidas con el espíritu de este código yen particular con lo establecido en el art. 6º.Art. 16º – Las asociaciones entre profesionales, constituidas para desarrollar actividadesprofesionales, deben dedicarse, como tales, exclusivamente a dichas actividades.Art. 17º – Constituye violación a los deberes inherentes al estado profesional, y enconsecuencia se considera infracción al presente Código, el hecho de que un matriculado–aún no estando en el ejercicio de las actividades específicas de la profesión– haya sidocondenado judicialmente por un delito económico.Art. 18º – El ofrecimiento de servicios profesionales debe hacerse con objetividad, mesuray respeto por el público, por los colegas y por la profesión. Se presume que no cumplecon estos requisitos la publicidad que contenga expresiones: a) falsas, falaces, o aptas para conducir a error a cualquier persona razonable, incluyendo: 1) la formulación de promesas sobre el resultado de la tarea profesional; 2) el dar a entender que el profesional puede influir sobre decisiones de órganos administrativos o judiciales; b) de comprobación objetiva imposible; c) de autoelogio; d) de menoscabo explícito o implícito para colegas (por ejemplo, a través de comparaciones de calidades supuestas de los trabajos profesionales); e) que afecten la dignidad profesional; o f) de evidente mal gusto.Los matriculados integrantes de asociaciones de profesionales no podrán agregar ladenominación de la Sociedad si esta no se encuentra inscripta en el Consejo.Art. 19º – La relación de los profesionales con sus clientes debe desarrollarse dentro de lamás absoluta reserva. Los profesionales no deben revelar conocimiento alguno adquiridocomo resultado de su labor profesional sin la autorización expresa del cliente.Art. 20º – Los profesionales están relevados de la obligación de guardar secretoprofesional cuando imprescindiblemente deban revelar sus conocimientos para sudefensa personal, en la medida en que la información que proporcionen sea insustituible.Art. 21º – Para establecer los honorarios correspondientes a las actividades profesionales,deben tomarse en consideración la naturaleza e importancia del trabajo, el tiempoinsumido, la responsabilidad involucrada y las disposiciones legales y reglamentariasvigentes.Art. 22º – Los profesionales no deben dar ni aceptar participaciones o comisiones porasuntos que, en el ejercicio de la actividad profesional, reciban de o encomienden a otrocolega, salvo las que correspondan a la ejecución conjunta de una labor o surjan de laparticipación en asociaciones profesionales. Tampoco deben dar ni aceptarparticipaciones o comisiones por negocios o asuntos que reciban de o proporcionen agraduados de otras carreras o a terceros.Art. 23º – Cuando los profesionales en el ejercicio de actividades públicas o privadashubiesen intervenido decidiendo o informando sobre un determinado asunto, no debenluego prestar sus servicios a la otra parte hasta que hayan transcurrido dos años de
  6. 6. finalizada su actuación, salvo que mediare notificación y la parte interesada nomanifestase oposición en un plazo de 30 días corridos.Art. 24º – Los profesionales no deben intervenir profesionalmente en empresas queactúen en competencia con aquellas en las que tengan interés como empresarios, sin dara conocer previamente dicha situación al interesado.Art. 25º – Los profesionales deben abstenerse de emitir dictámenes o certificaciones queestén destinados a terceros o a hacer fe pública, en los siguientes casos: a) Cuando sean propietarios, socios, directores o administradores de la sociedad o del ente o de entidades económicamente vinculadas sobre las cuales verse el trabajo. b) Cuando tengan relación de dependencia con el ente o respecto de personas, entidades o grupos de entidades económicamente vinculadas. c) Cuando el cónyuge, los parientes por consanguinidad en línea recta, los colaterales hasta el cuarto grado inclusive y los afines dentro del segundo grado, estén comprendidos entre las personas mencionadas en el inc. a) del presente artículo. d) Cuando tengan intereses económicos comunes con el cliente o sean accionistas, deudores, acreedores o garantes del mismo o de entidades económicamente vinculadas, por montos significativos con relación al patrimonio del cliente o del suyo propio. e) Cuando su remuneración fuera contingente o dependiente de las conclusiones o resultados de la tarea. f) Cuando su remuneración fuera pactada en función del resultado de las operaciones del cliente.En los casos de sociedades de profesionales, las restricciones se harán extensivas atodos los socios del profesional.Art. 26º – Toda transgresión a este Código es pasible de las correcciones disciplinariasenunciadas en el art. 16º de la Ley 20.476.Art. 27º – Las faltas por inconducta profesional en que los matriculados incurran fuera dela jurisdicción de este Consejo y que debido a su trascendencia afecten el decoro de laprofesión, podrán ser motivo de una declaración de censura.Art. 28º – Las violaciones a este Código prescriben a los cinco años de producido elhecho. La prescripción se interrumpe por los actos procesales tendientes a la dilucidacióno esclarecimiento del hecho violatorio; por la comisión de otra violación al presenteCódigo o por la existencia de condena en juicio penal o civil.Art. 29º – La prescripción se suspende mientras cualquiera de los que hayan participadoen el hecho violatorio sea miembro electo del Consejo Profesional o del Tribunal deDisciplina, aun cuando el hecho sea ajeno a su cargo. Terminada la causa de lasuspensión, la prescripción sigue su curso.Art. 30º – La prescripción corre, se suspende o se interrumpe separadamente para cadauno de los partícipes del hecho violatorio.Art. 31º – Cuando los poderes públicos o las reparticiones oficiales requieran informaciónsobre antecedentes de matriculados, no se considerarán como tales las sanciones deadvertencia, amonestación privada y la primera sanción comprendida en los incs. 3º al 5ºinclusive, del art. 16º de la ley 20.476, transcurridos tres años desde: a) la fecha en que ha quedado firme en caso de apercibimiento público; b) la fecha de su cumplimiento, en caso de suspensión en el ejercicio de la profesión; c) la fecha de reinscripción en la matrícula, en caso de cancelación.Art. 32º – Las disposiciones de este Código comenzarán a regir desde el 1º de abril de1981, fecha en que cesará en sus efectos el aprobado por Resoluciones 172/68, (expte.2686 - acta 312) y 389/68 (expte. 3535 - acta 317), como así también aquellas normasque se oponen a las establecidas en el presente Código.Art. 33º – Publíquese y difúndase.
  7. 7. Deberes para consigo mismo. Entrega generosa de lo mejor de uno mismo. Actuar con profesionalidad, humanidad y eficacia en las tareas encomendadas. Prestar al beneficiario una ayuda gratuita y desinteresada sin esperar ni aceptar ningún tipo de compensación material. Reconocer, respetar y defender activamente la dignidad personal de los beneficiarios, conociendo y acatando la Declaración Universal de los derechos Humanos. Confidencialidad y discreción en el uso de los datos relativos a los beneficiarios. Crear un clima de respeto mutuo, evitando posturas paternalistas. Fomentar en los beneficiarios la superación personal y la autonomía. Informar a los beneficiarios de manera objetiva, teniendo en cuenta sus necesidades y circunstancias personales. Denunciar cualquier violación de los Derechos Humano. Potenciar el desarrollo integral como persona del beneficiario. Comprender la situación de partida del beneficiario. Tratar de informarle con amabilidad de los modos en que puede buscar su propio desarrollo. Ser paciente a la hora de esperar resultados de las acciones realizadas.Deberes para con la profesión Conocer y asumir el ideario, estatutos, fines, programas, normas de regulación y métodos de trabajo de la organización. Respetar la organización sin utilizarla en beneficio propio. Confidencialidad y discreción. Hacer un uso responsable de los bienes materiales que la organización ponga a disposición del voluntario. Utilizar debidamente la acreditación que la organización proporciona al voluntario. Interrumpir la colaboración cuando la organización justificadamente lo solicite. Comprometerse de modo meditado, libre y responsable, cumpliendo, los compromisos adquiridos y realizando con seriedad las tareas encomendadas. Demandar y participar en actividades de formación, necesarias para la calidad del servicio prestado. Informarse, antes de comprometerse, sobre la tarea y responsabilidades que se asumirán, y considerar si se dispone de tiempo y energías suficientes. En caso de renuncia, comunicarla con antelación suficiente para evitar perjuicios a los beneficiarios o a la organización. Actitud abierta y cooperante hacia las indicaciones de la organización. Participar imaginativamente en la organización Informar sobre las necesidades no satisfechas de los beneficiarios y sobre las deficiencias en la aplicación de los programas. Informar sobre la posible inadecuación de los programas. Denunciar las posibles irregularidades que se detecten. Colaborar de manera gratuita y desinteresada.Deberes para con los colegas
  8. 8. Conocer y asumir el ideario, estatutos, fines, programas, normas de regulación y métodos de trabajo de la organización. Respetar la organización sin utilizarla en beneficio propio. Confidencialidad y discreción. Hacer un uso responsable de los bienes materiales que la organización ponga a disposición del voluntario. Utilizar debidamente la acreditación que la organización proporciona al voluntario. Interrumpir la colaboración cuando la organización justificadamente lo solicite. Comprometerse de modo meditado, libre y responsable, cumpliendo, los compromisos adquiridos y realizando con seriedad las tareas encomendadas. Demandar y participar en actividades de formación, necesarias para la calidad del servicio prestado. Informarse, antes de comprometerse, sobre la tarea y responsabilidades que se asumirán, y considerar si se dispone de tiempo y energías suficientes. En caso de renuncia, comunicarla con antelación suficiente para evitar perjuicios a los beneficiarios o a la organización. Actitud abierta y cooperante hacia las indicaciones de la organización. Participar imaginativamente en la organización Informar sobre las necesidades no satisfechas de los beneficiarios y sobre las deficiencias en la aplicación de los programas. Informar sobre la posible inadecuación de los programas. Denunciar las posibles irregularidades que se detecten. Colaborar de manera gratuita y desinteresada. Respetar la dignidad y la libertad de los otros voluntarios, reconociendo el valor de su quehacer, ya sean de la propia organización o de otras. Adoptar una actitud de apertura y escucha hacia el otro. Fomentar el trabajo en equipo propiciando una comunicación fluida y un clima de trabajo y convivencia agradable. Intercambiar sugerencias, ideas, propuestas y experiencias en un marco de respeto mutuo con vistas a una mayor eficacia del trabajo que se lleva a cabo. Hacer propios y asumir con responsabilidad los compromisos adquiridos por el grupo. Facilitar la integración, formación y participación de todos los voluntarios, especialmente de los nuevos, en condiciones de igualdad. Ofrecer una acogida cálida y sincera a quienes inician su voluntariado. Promover el compañerismo para evitar la competitividad, el afán de protagonismo, las tensiones y las rivalidades. Crear lazos de unión entre voluntarios de diferentes organizaciones.Deberes para con los usuarios, pacientes o clientes###################Deberes para con los proveedores
  9. 9. Todo trabajador tiene o debe desarrollar una ética profesional que defina la lealtad que ledebe a su trabajo, profesión, empresa y compañeros de labor. Villarini (1994) describeque “la ética de una profesión es un conjunto de normas, en términos de los cualesdefinimos como buenas o malas una práctica y relaciones profesionales. El bien se refiereaquí a que la profesión constituye una comunidad dirigida al logro de una cierta finalidad:la prestación de un servicio” (53). Señala, además, que hay tres tipos de condiciones oimperativos éticos profesionales: (1) competencia - exige que la persona tenga losconocimientos, destrezas y actitudes para prestar un servicio (2) servicio al cliente - laactividad profesional sólo es buena en el sentido moral si se pone al servicio del cliente(3) solidaridad - las relaciones de respeto y colaboración que se establecen entre susmiembros.Para lograr en los empleados una conciencia ética profesional bien desarrollada es que seestablecen los cánones o códigos de ética. En éstos se concentran los valoresorganizacionales, base en que todo trabajador deberá orientar su comportamiento, y seestablecen normas o directrices para hacer cumplir los deberes de su profesión.En virtud de la finalidad propia de su profesión, el trabajador debe cumplir con unosdeberes, pero también es merecedor o acreedor de unos derechos. Es importante saberdistinguir hasta dónde él debe cumplir con un deber y a la misma vez saber cuáles sonsus derechos. En la medida que él cumpla con un deber, no debe preocuparse por losconflictos que pueda encarar al exigir sus derechos. Lo importante es ser modelo de loque es ser profesional y moralmente ético. Por ejemplo, un deber del profesional es tenersolidaridad o compañerismo en la ayuda mutua para lograr los objetivos propios de suempresa y, por consiguiente, tener el derecho de rehusar una tarea que sea de carácterinmoral, no ético, sin ser víctima de represalia, aun cuando esto también sea para lograrun objetivo de la empresa. Al actuar de esa manera demuestra su asertividad en la tomade decisiones éticas, mientras cumple con sus deberes y hace valer sus derechos.Además, demostrará su honestidad, que es el primer paso de toda conducta ética, ya quesi no se es honesto, no se puede ser ético. Cuando se deja la honestidad fuera de laética, se falta al código de ética, lo cual induce al profesional a exhibir conducta inmoral yantiética.Hay tres factores generales que influyen en el individuo al tomar decisiones éticas oantiéticas (Ferrell, 87-96), los cuales son:1. Valores individuales - La actitud, experiencias y conocimientos del individuo y de lacultura en que se encuentra le ayudará a determinar qué es lo correcto o incorrecto deuna acción.2. Comportamiento y valores de otros - Las influencias buenas o malas de personasimportantes en la vida del individuo, tales como los padres, amigos, compañeros,maestros, supervisores, líderes políticos y religiosos le dirigirán su comportamiento altomar una decisión.3. Código oficial de ética - Este código dirige el comportamiento ético del empleado,mientras que sin él podría tomar decisiones antiéticas.Un aumento en las regulaciones rígidas en el trabajo a través de los códigos de éticaayudará a disminuir los problemas éticos, pero de seguro no se podrá eliminarlostotalmente. Esto es así, debido a las características propias de la ética que establecenque ésta varía de persona a persona, lo que es bueno para uno puede ser malo para otro;está basada en nuestras ideas sociales de lo que es correcto o incorrecto; varía de culturaa cultura, lo cual no se puede evaluar un país con las normas de otro; y está determinadaparcialmente por el individuo y por el contexto cultural en donde ocurre. No obstante, el
  10. 10. profesional debe reconocer que necesita de la ética para ser sensible a los interrogantesmorales, conocer cómo definir conflictos de valores, analizar disyuntivas y tomardecisiones en la solución de problemas.Deberes para con la sociedad inmediataPromover la justicia social, fomentando una cultura de la solidaridad rica en valoreshumanos y difundiendo el voluntariado.Conocer la realidad socio-cultural, para mejorarla, atendiendo las necesidades einterviniendo en las situaciones de injusticia.Tener como referencia de la propia actividad la Declaración Universal de los DerechosHumanos.Complementar la acción social de las distintas administraciones públicas, para dar unmejor servicio a la sociedad, sin proporcionarles un pretexto para eludir sus propiasresponsabilidades.Comunicar a las instituciones pertinentes las situaciones de necesidad o marginación yreclinarles compromisos para solventarlas.Procurar que el voluntariado no impida la creación de empleo. Detectar posiblesyacimientos de empleo en relación a las necesidades cubiertas por el voluntariado quedeben ser asumidas por otros sectores.Transmitir, con sus actitudes, acciones, palabras aquellos valores e ideales que persiguecon su trabajo voluntario. Ser coherente con la actitud de voluntario en el día a día.Deberes para con el entorno y el mundoCOMPROMISOSe relaciona con la obligación contraída, la palabra dada, la fe empeñada y con laresponsabilidad personal de cumplir cabalmente con lo ofrecido, no se relacionaúnicamente con la responsabilidad que impone el deber, el compromiso se relaciona másbien con la obligación moral que nos impone el honor.CONFIABILIDADEs característica de la persona en quien se puede confiar, por que tiene la preparaciónprofesional y la responsabilidad para proporcionar soluciones confiables, su integridadprofesional lo avala y siempre emitirá juicios en los que ha puesto todo su interés porobtener la mejor información y ha vertido todo su conocimiento, con objeto de que lo quedice sea producto de juicios de recta razón.CONGRUENCIAEs la correspondencia entre la idea y el acto. Toda escala de valores determina una formaparticular de acción, derivada de la idea esencial que se transmite a través de esosvalores, la congruencia exige que exista esa correspondencia de actuación emanada dela idea que genera la acción. La congruencia es esencial para la actuación ética y debe deejemplificarse por medio de la conducta personal, que la convierta en algo paradigmáticopara la sociedad.DISCRECIÓNSe preocupa permanentemente por tener sensatez para formar juicios demostrando tactopara hablar u obrar. Sabe guardar la información profesional que recibe ya sea de susclientes, contratistas o proveedores cuidando no divulgarla o darla a conocer
  11. 11. innecesariamente. No da opiniones que no se hayan comprobado previamente, ni emitejuicios con información incompleta.HONESTIDADEstá vinculada con la forma recta de hacer acciones y decir palabras, se relaciona con lacongruencia entre el decir y el hacer, se refiere a la forma cabal de hacer las cosas, escomplementaria de la confiabilidad y la veracidad. La conducta honesta se refiereprecisamente a la conducta ética. Se refiere también a la capacidad de reconocer lospropios errores y los aciertos de los demás.HONRADEZSe da como valor de la calidad de probo, de recto proceder, a quien ejerce la rectitud, laintegridad, que es cuidadoso en el manejo de los recursos económicos. Complementa a lahonestidad, a la lealtad y a la confiabilidad. Es una forma de comportamiento que debeprodigar con su ejemplo para que los demás lo consideren como algo deseable.JUSTICIASe esfuerza continuamente para dar a los demás lo que les es debido, de acuerdo con elcumplimiento de sus deberes y de acuerdo con sus derechos, como personas (a la vida, alos bienes culturales y morales, a los bienes materiales); como profesionales, (justaremuneración por el trabajo prestado, adecuada calidad y cantidad por los servicioscontratados, entregando lo mejor de su capacidad profesional) y a la vez intenta que losdemás hagan lo mismo.LEALTADAcepta los vínculos implícitos en su adhesión a otros clientes, jefes, trabajadores,contratistas, instituciones, etc. de tal modo que refuerza y protege, a lo largo del tiempo, elconjunto de valores que representan. No acepta la competencia desigual en la cual estéen juego alguno de los vínculos que se han generado por motivos de relación profesional,en la cual se hayan desarrollado valores producto de esta relación.PRUDENCIAEn su trabajo y en las relaciones con los demás, recoge una información que enjuicia deacuerdo con criterios rectos y verdaderos, pondera las consecuencias favorables ydesfavorables para él y para los demás antes de tomar una decisión, y luego actúa o dejade actuar de acuerdo a lo decidido.RESPONSABILIDADAsume las consecuencias de sus actos razonados, resultado de las decisiones que tomeo acepte; de tal modo que los demás queden beneficiados lo más posible o, por lo menos,no perjudicados preocupándose a la vez de que las otras personas en quienes puedaninfluir hagan lo mismo.VERACIDADValor del que dice, usa o profesa la verdad. Obligación que tiene el profesional de indagarlos hechos hasta encontrar el origen de la verdad de las cosas y que le permite actuar enconsecuencia con veracidad, procurando que con su conducta permanente en esta tenazbúsqueda de la verdad, logre contagiar a los demás de esta forma de comportamiento.
  12. 12. ETICA E INGENIERIAEl desarrollo de la tecnología en los últimos decenios ha originado muchos cambios en losplanes curriculares de las carreras de ingeniería, incluyendo un interés creciente por laimportancia de la responsabilidad ética y social de los ingenieros.La serie de responsabilidades que un ingeniero debe tomar en su vida profesional (yprivada) se presentan como un desafió para formar profesionales técnicamente competentesy que también tengan sensibilidad ética.Si hacemos una revisión de los planes de estudios de diversas universidades, tantonacionales como extranjeras, muchas de ellas no tienen cursos relacionados con la éticapara los estudiantes de ingeniería. Un porcentaje pequeño de universidades tienen cursosrelacionados con temas éticos, habitualmente estas asignaturas no son sobre ética eningeniería, pero son cursos relacionados como filosofía, religión u otras materias.Ante este escenario se plantea la siguiente pregunta ¿qué temas debe tratar una asignaturade ética para ingenieros?. Para esta pregunta tenemos varias propuestas, de distintosespecialistas en la materia. Una propuesta plantea cuatro objetivos: a) aumentar lasensibilidad ética; b) conocer estándares de conducta; c) adquirir un juicio ético; d) adquiriruna voluntad ética (es decir, la gran habilidad de actuar éticamente cuando uno debehacerlo).Todas las propuestas coinciden en que un concepto clave en la ética de la ingeniería es laresponsabilidad profesional; es decir la responsabilidad moral basada en un conocimientoindividual adquirido. Un ingeniero que tiene la responsabilidad moral por un asunto debeutilizar su juicio y preparación para alcanzar o mantener los objetivos planteados. Diversasrevistas especializadas indican que la meta de un ingeniero responsable es la creación deproductos tecnológicos útiles y seguros que respeten la autonomía de los clientes,especialmente en aquellos productos que se presentan posibles riesgos. Adicionalmentedebe tener un compromiso con la salud pública, seguridad y bienestar de la sociedad.También la ética en la ingeniería esta afectada por conflicto de intereses; integridad de lainformación, manejo de información privilegiada, lealtad a la empresa, lealtad a los socios,gestión contable, entrega de créditos, secretos comerciales, entrega de regalos, sobornos,actos de cohecho y entrega de coimas.Tradicionalmente la educación de ética para ingenieros ha incluido Códigos de Ética y laaplicación de teoría moral. El uso de Códigos de Ética tiene sus defensores, aunquereconocen también sus limitaciones. Otro aspecto importante es como aplicar la teoríamoral a la práctica profesional: el salto de la teoría a la práctica.Un instrumento muy popular en la enseñanza de la ética en ingeniería es el Método delCaso. Es decir la representación de una situación que puede ser real o ficticia como basepara la reflexión y el aprendizaje. Los Casos pueden ser largos o cortos, técnicos o no
  13. 13. técnicos; están disponibles en diversos formatos: impresos, online, multimedia o formato devideo. Muchos Casos tienen toda la representación completa, pero incluyen capítulos delibros, artículos de revistas y otras fuentes de información. Este método tiene comocaracterísticas que estimula a los estudiantes a expresar sus opiniones en temas éticos;estimula a los estudiantes a identificar temas éticos, formularlos y justificar sus decisiones ytambién desarrolla en los alumnos una habilidad para la aplicación de la ética en la prácticaprofesional. Igualmente el estimulante para el docente, quien actúa de moderador, ver comosus alumnos participan activamente, se involucran, en el análisis de un Caso.En las últimas décadas los recursos para la enseñanza de ética en ingeniería han aumentadoconsiderablemente. Encontramos desde libros como Ética para Ingenieros de Escola yMurillo (Eunsa, 2002), material multimedia, artículos de revistas, publicaciones periódicas,etc.Un modelo de enseñanza de temas éticos es la del curso mínimo ó electivo de ética. Unnúmero pequeño de carreras de Ingeniería tiene establecidos cursos mínimos de ética parasus estudiantes. Aunque este enfoque ha sido exitoso en algunas universidades debido a unacierta tradición y tipo de currículo, tiene sus desventajas cuando no se relaciona con otrasasignaturas de la especialidad. Puede dejar en los alumnos la impresión de que la ética esalgo accesorio y no una parte integral de sus estudios de ingeniería.Un enfoque alternativo que puede salvar las limitaciones del modelo del curso mínimo esdiseminar, incorporar, la formación ética a través de todo el currículo de ingeniería: unaasignatura transversal. El Profesor J. Herket de la North Carolina State University indicaque la clave para el éxito de este modelo es vencer la resistencia de algunas facultades deingeniería a entender la importancia de la formación ética y demostrarles, mediantediversas iniciativas, como incorporar en sus clases, material que trata aspectos éticos.Existen experiencias en universidades, tanto en Europa como en Norteamérica donde sehan analizado problemas habituales de ingeniería incorporando el componente ético. Elanálisis puede ser implementado sin sacrificar el estudio de temas técnicos. Este enfoquerequiere la formación y participación activa de todos los profesores, para incorporar la éticaen todos los aspectos de la educación de ingeniería.Un enfoque ideal para integrar la formación ética, la ciencia, la tecnología y los aspectossociales en una carrera de ingeniería es la combinación de métodos; cursos de ética y uncurrículo que reconozca la importancia de la ética en todas las asignaturas. La práctica de ladocencia universitaria nos muestra que los estudiantes de ingeniería tienen la motivación yla habilidad para incorporar material que trate el contexto social de la ingeniería.Desde los años setenta se hacen grandes esfuerzos para incorporar el respeto del ambientedentro de los proyectos de ingeniería. Es decir un proyecto de ingeniería debe analizarsedesde la factibilidad técnica, económica, ambiental, social. Así también deberíaincorporarse la ética en análisis y factibilidad de un proyecto.A nivel internacional los criterios para la Acreditación de carreras de Ingeniería estánaumentado su atención a la responsabilidad ética de los ingenieros y el contexto social de laingeniería. Estos aspectos tienen importancia en el momento de evaluar las habilidades
  14. 14. "blandas" de un ingeniero.Podemos observar que varias universidades han realizado esfuerzos para incorporar la éticaen la educación en ingeniería, pero quedan tareas pendientes por hacer. Es un desafío paraun profesor universitario: formar ingenieros que se desempeñen competentemente tanto enlos aspectos técnicos como éticos. ETICA Y PROFESIONSi partimos del hecho de que el ser humano manifiesta en toda acción que realiza ademásde sus conocimientos, habilidades prácticas, etc., sus valores, la realización de unaactividad profesional no se encuentra ajena a esta manifestación.El profesionista al ejercer su profesión además de contar con los conocimientos necesariosde su campo, debe contar con valores morales que tendrán como finalidad fundamentalbuscar y tratar de garantizar el bien común.Para ello, deberá poner en juego no sólo su inteligencia sino su voluntad. Deberácomprender que su responsabilidad en la consecución del bien común es mucho mayor quela del ciudadano común y corriente, ya que cuenta con el conocimiento que ha recibido através de su formación y que lo compromete, ya que es el depositario de la confianza de lasociedad. Esta espera del profesionista no sólo los servicios para los cuales lo formó, sinoque se convierta en la vanguardia de la cultura, espera un compromiso de carácter moral.Así pues, vemos que el nivel de influencia del profesionista alcanza en este sentido el planode lo ideológico.De lo anterior se desprende que el profesionista debe tener una capacidad moral que es suvalor como persona, lo cual da dignidad, seriedad y nobleza a su trabajo.La capacidad moral es la trascendentalidad del profesionista; esto es, su aptitud paraabarcar y traspasar su esfera profesional en un horizonte mucho más amplio, que le hacevaler como persona fuera y dentro de su trabajo. Es decir, el profesionista además debeformarse en sentido ético: desarrollar aquellos valores que le permitan ejercer su profesióndignamente para llegar a ser persona íntegra.¿Cuáles son estos valores? Reflexionar sobre la moral del quehacer profesional lleva aqhablar de la ética profesional.¿Qué es la ética profesional?
  15. 15. Podemos entender como ética profesional el estudio de los valores inherente alejercicio de una profesión y que emanan de las relaciones que se establecen entre elprofesionista y la sociedad.Cuando pensamos en nuestra vida profesional surgen con frecuencia algunas preguntas quenos hacen reflexionar, tales como: ¿De qué manera se tiene éxito profesional? ¿Cómo se logra el éxito económico y social? ¿De qué manera podemos conjugar los éxitos personales sin comprometer la conciencia y dignidad humanas? ¿Qué valores rigen mis valores?Las respuestas han llevado al hombre a reflexionar sobre los derechos y obligacionesderivadas del ejercicio de la profesión.Antes de entrar de lleno en el análisis de los derechos y deberes que supone el ejercicio delas profesiones, valdría la pena puntualizar la relevancia que tiene el estudio de la éticaprofesional para una mayor comprensión de ellos.Dicha relevancia podemos considerarla en dos sentidos:En el orden especulativo, donde se trata de analizar los principios fundamentales de lamoral individual y social, poniéndolos de relieve en el estudio de los deberes profesionales.Se busca definir con claridad la naturaleza de la profesión y las diferentes relaciones que sedan entre quienes la ejercen y los que son influidos por este ejercicio.En el orden práctico el estudio de la ética profesional estriba en que se deben conocer lasconveniencias y consecuencias que rigen las relaciones entre profesionistas y los quereciben directa o indirectamente sus servicios.En relación con el primer aspecto, baste recordar los planteamientos que hicimos alprincipio de la unidad en relación con la competencia humanística que entraña unaprofesión; es decir, la importancia de reconocer al profesionista como una persona quebusca el bien común, lo cual hace realidad a partir de observar los valores éticosfundamentales del hombre.El profesionista debe tener una fundamentación ética de sus actos. Debe reconocer aquellosque en si mismo son reprobables, que atentan contra la dignidad humana y que ni existejustificante alguna para su realización, que lo alejan de la búsqueda del bien común.Podríamos preguntarnos que pasaría si un “profesionista” de cualquier especialidad sequisiera sustraer a horarios y contratos o no tomara en cuenta necesidades de su comunidad.Lo mas seguro es que la sociedad sufriría perjuicios irreparables, que repercutirían en elmejor de los casos en perdidas económicas o materiales; pero en ocasiones sabemos por laprensa de edificios que se han derrumbado por uso de materiales de baja calidad, en aras de
  16. 16. buscar una economía mal entendida, y que ha costado vidas humanas, o bien, cuando sedifunden noticias que pueden causar pánico en la población, etc. Caos como éstos nosrecuerdan que actos que se realizan sin ética profesional pueden repercutir en pérdidashumanas. En la actualidad ya es muy difícil que las personas que representan alas distintas instancias ya sea de gobierno o particulares, nos den confianza,desafortunadamente la corrupción ha generado que existan supuestos“profesionales” en diversos cargos que deben estar cubiertos por personas en lascuales, por necesidad, ponemos o debemos poner nuestra entera y totalconfianza. Como adultos es bien difícil confiar, por ejemplo, en quien ponemosnuestra salud y que plenamente estemos conformes con la atención y con losresultados que la manera de actuar del doctor nos dejen. Esto se acentúa cuando son los hijos los que necesitan la atención,aquí nos comportamos más exigentes, preguntamos mas y es factible quepidamos segundas opiniones. Al igual que cuando necesitamos algún abogado, contador, arquitecto,dentista, sacerdote, terapeuta, etc. En todos los ámbitos y más en esta actualidadafortunadamente ya somos más selectivos y no nos da temor cuestionar lammnera de actuar de las personas que por su puesto deben conducirse con éticay profesionalismo. Es aquí en donde empezamos a calificar las diferencias delcomportamiento ético de los profesionistas y si no estamos de acuerdo con sucomportamiento, pues simplemente buscamos a otro. Es primordial que aprendamos a calificar la vocación ya que es muycomún que debido a otros intereses o causas se determine por estudiar algo muydistinto a lo que en verdad nos gusta. Sabemos que es muy común queconozcamos personas que tienen cierta preparación académica y que al noencontrar aéreas de oportunidad laborales, pues simplemente se dedican a otracosa. Tambien hay que considerar las facilidades o habilidades que cadaquien posee, no todos tenemos la facilidad de palabra o la capacidad de dibujar. Los valores morales que deben fundamentar la manera ética delquehacer del profesional, deberán considerarse como mínimo las siguiente: Comprometido, confiable, congruente, discreto, honesto, honrado, justo,leal, prudente. Responsable y veraz.
  17. 17. Toda profesión debe inspirarse los códigos de ética y en el juramentoque debe prevalecer en el actuar del profesionista. En los niveles de justicia, en quienes son los encargados de impartirla,y que desafortunadamente están tan de moda, pero de mala manera, ya no lesimporta el bienestar de los demás pareciera que estos puestos están al mejorpostor y que el único fin es enriquecerse sin importar el costo. Este callejón sin salida en el que nuestras autoridades nos han hechoentrar que pareciera no tener fin, que vivimos cuidándonos de todos, ya noconfiamos en nadie, qué futuro le depara a nuestros hijos, ya no se puede salir dela casa con la seguridad de que volveremos con bien. El cohecho, la mordida, el que no tranza no avanza, la pérdida deidentidad, de ideologías, secuestros, ajuste de cuentas, sobornos, etc etc, nodebiera ser lo cotidiano. Como se lograra cambiar nuestra realidad, se habrá perdido parasiempre la época cuando ser decente era el valor más importante. Debe estar en nuestras manos en la manera de educar a nuestros hijos,la diferencia entre seguir en esta resbaladilla hacia lo más bajo, aunque tambiénsin dejar de ser decentes también hay que ser inteligentes y estar al pendiente ycon cuidado, seamos astutos, no nos dejemos engañar ni seamoscondescendientes con la manera irresponsable del actuar de profesionistas.Los valores en el desarrollo de competencias profesionalesMartha Arana Encilla, Nuria Batista Tejeda y Álvaro Ramos CastroEducar en valores es como tallar un diamante. Para que despliegue la plenitud de su esplendor debe sertallado íntegra y armónicamente. Dejar una de sus facetas sin tallar le impedirá cualificarse con todos susvisos, belleza y perfección como diamante. Una persona a quien no se le proporcione una intencionada,adecuada y oportuna educación en valores, no podrá realizarse a plenitud como humano. (A. Ramos)IntroducciónEl estudio sobre el comportamiento humano ha sido y es el interés de diferentes ciencias que comparten unobjetivo común, el de comprender e interpretar los porqués de las actuaciones de los seres humanos, paraorientar su comportamiento dentro de los requerimientos que impone la sociedad, de ahí que, en el centro de
  18. 18. sus análisis se hallen los conflictos y las soluciones entre el ser y el deber ser, y, derivado de ello, entre elsaber hacer y saber ser y valer.La educación en valores se refiere al aprendizaje como cambio de conducta. La competencia no se determinasólo por lo que las personas saben, sino por lo que saben hacer, lo que tienen el valor de hacer y,fundamentalmente, por lo que son.Esta ponencia está basada en trabajos de investigación que concluyeron como tesis doctorales en temas deEducación en Valores y Educación Científico-Tecnológica desarrolladas en universidades cubanas y que hanresultado aplicados en la práctica educativa.Esta ponencia fue presentada en un panel sobre educación en valores en el IV Congreso Iberoamericano deSuperdotación y Talento, realizado en Bogotá (Colombia) en octubre de 2002.La educación en valoresTodo proceso educativo tiene un para qué explícito o implícito. Cualquier acto educativo se realiza con unafinalidad, pero no siempre esa finalidad ha respondido a los ideales del humanismo; existen muchos ejemplosen la historia de la civilización, como el fascismo, el consumismo y el individualismo, por sólo poner algunosejemplos. Los problemas económicos, políticos y sociales que atraviesa la humanidad son generados porsujetos “educados”.Es ampliamente conocido que la sociedad global y en particular la nuestra vive una crisis de trascendenciaque supera aspectos económicos, científicos, tecnológicos e industriales. Un error en cualquiera de ellos sepuede corregir en corto tiempo (quizás con la excepción del medio ambiente). Pero los errores en lo socialtardan decenas de años, siglos en solventarse, y manifiestan sus contradicciones durante variasgeneraciones.Uno de ellos en el ámbito de la educación es el poco desarrollo del humanismo, sobre el cual lasconcepciones filosóficas de todos los tiempos en sus fundamentos y objetivos buscan el bien común,promover y vivir una cultura de paz hacia una sociedad de paz con justicia, equidad y bienestar. Lejosestamos de ser congruentes como humanos con los principios humanistas.“El humanismo es sencillamente un intento y una actitud del espíritu humano en permanente proceso deevolución, que se inicia en el momento en que tomamos conciencia de nuestra diferencia con las demásespecies biológicas, que busca el respeto, la dignidad y los derechos del ser humano para la formaciónintegral de su individualidad y de su personalidad, lo cual requiere y conlleva condiciones sociales quepropicien su transformación y realización como ser humano” (Arana-Ramos).En un sentido amplio se puede definir la educación en valores como un proceso humanizador, individual,social, vertical y horizontal a lo largo de la vida de las personas, determinando su personalidad desde sunacimiento hasta la ancianidad (Ramos, 2000); en dicho proceso intervienen diversos factores cuyos sistemascomplejos conllevan contradicciones en dependencia de las políticas educativas.Razones que justifican la educación en valores: Intencionar: encaminar el proceso docente-educativo hacia el modelo ideal de formación. Desarrollar el vínculo con la realidad mediante lo socialmente significativo de ésta en el proceso docente- educativo, dando sentido a la formación sociohumanista. Explicitar: connotar lo socialmente significativo de la realidad hacia el redimensionamiento humano en todos los componentes del proceso. Precisar los contenidos de los sistemas de valores a formar y desarrollar según la aspiración social. Particularizar: integrar las particularidades de la formación y el desarrollo de los valores a la didáctica del proceso de formación (conocer las particularidades del sujeto y sus relaciones y evaluar las condiciones para llevar a cabo el proceso). Enriquecer la didáctica del saber y del saber hacer; del contenido y del método, etc., así como apoyarse en ellas. Determinar estrategias didácticas que involucren a los sujetos del proceso en una actividad consciente, protagónica y comprometida.
  19. 19. Lo anterior comprende las particularidades de la formación y el desarrollo de los valores y sus relaciones en elproceso docente-educativo. Integrar los valores al aprendizaje de manera intencionada y consciente significano sólo pensar en el contenido como conocimientos y habilidades, sino en la relación que ellos poseen con loafectivo.La educación en valores no debe limitarse a lo ético; también debe tener presente que en el proceso hay quedesarrollar otros valores que son importantes como los valores estéticos, los políticos, los intelectuales, queen su conjunto contribuyen al desarrollo de la personalidad. Es por ello por lo que la educación en valores espluridimensional.Visto así, el proceso de enseñanza-aprendizaje adquiere un nuevo contenido por su carácter integral. Lareflexión del profesor sobre el valor educativo de las acciones en el proceso, significa de igual modointencionar y valorar el método de aprendizaje, no como simple procedimiento, sino pensar en lacomunicación, las relaciones interpersonales, y también analizar el componente sociohumanista de la cienciaque se enseña y de cómo hacerlo, lo que representa brindar un enfoque integral y dialéctico al aprendizaje, esdecir, reconocer que no existen “dos culturas” separadas, sino reflexionar sobre la totalidad de ésta, en suhistoria, en sus contradicciones, en su actualidad, en sus métodos, en sus consecuencias e impactos y, porsupuesto en su ética.La educación en valores contribuye a definir un proyecto de vida efectivo y eficaz, convirtiéndolo en unproyecto real, haciendo corresponder las posibilidades internas del individuo y las del entorno, mediante eldesarrollo de los valores, la concepción del mundo, la capacidad de razonamiento, los conocimientos, lamotivación y los intereses.La educación en valores integra el humanismo en dos sentidos. Acerca la realidad al proceso de educaciónpara que pueda ser valorada y transformada; así mismo, moldea y adecua los intereses, motivaciones ydisposiciones de los educandos para que puedan establecer las necesarias interrelaciones humanas quepermitan la correspondencia entre el proyecto de vida individual y social.La educación en valores incide en los siguientes aspectos: Desarrolla la capacidad valorativa en el individuo y contribuye a reflejar adecuadamente el sistema objetivo. Desarrolla la capacidad transformadora y participativa con significación positiva hacia la sociedad. Desarrolla la espiritualidad y la personalidad hacia la integralidad y el perfeccionamiento humano.La educación en valores ha estado condicionada a la propia evolución de las concepciones filosóficas de laeducación y de la teoría del valor, a la axiología, a las cuestiones relacionadas con el sentido de la vida y de lahistoria, a la orientación y base del conocimiento, a la relación entre el individuo y la sociedad, y al objetivo yjustificación de la actividad humana. En general, a la visión del mundo y de su transformación.Es difícil encontrar oposición en el plano de la educación sobre la necesidad de incidir en los valores a travésde los procesos educativos de manera explícita; por lo general es aceptado que ello es parte inseparable deuna coherente filosofía educativa acerca de la integración de lo humano a la formación. La polémica está enasuntos relacionados sobre qué valores se forman y desarrollan, existiendo una fuerte tendencia hacia lo éticoy lo moral. Otras posiciones jerarquizan lo ético, aceptando valores políticos, estéticos, científicos, etcétera.Otro asunto que se debate es cómo educar en valores, sus modelos y estrategias.Los modelos trabajados se identifican como: proceso de socialización o de adaptación y asimilación a lasnormas sociales existentes; proceso de clarificación personal, encaminado al esclarecimiento y desarrollo delos valores con que se identifica el sujeto, según sus preferencias y cultura; proceso de desarrollo de lascapacidades de juicio, que permite valoraciones y razonamientos acordes al deber ser; y el modelo deproceso de formación del carácter o del conjunto de hábitos virtuosos asociados a una cultura propia delcontexto y el de desarrollo de la personalidad.El modelo de la construcción de la personalidad moral, que no se tratará en este trabajo, se denominarádesarrollo de la personalidad.
  20. 20. El modelo de desarrollo de la personalidad requiere de: Un proceso de adaptación del individuo hacia la sociedad y hacia sí mismo. La adquisición por parte del sujeto de elementos culturales, que tienen una significación positiva y que constituyen horizontes normativos, que han sido deseados por la humanidad en todos los tiempos: justicia, solidaridad, igualdad. Determinadas capacidades de juicio, comprensión y autorregulación que permitan la autonomía del sujeto ante determinadas situaciones y conflictos.En este modelo se entiende a los valores como un producto cultural, busca alcanzar una preparación para lavida y para la realización personal en un contexto determinado, con la condición clara de que se trata deformar no para la aceptación, sino también la transformación en busca del redimensionamiento humano.El proceso real de formación de la personalidad debe partir de las posibilidades que ofrece la sociedad, paraque ésta ocupe un lugar adecuado dentro de la actividad social y pueda constituirse en sujeto social, queinfluya por supuesto en la transformación de estas posibilidades.Valoración del modelo: Se centra en el desarrollo de la personalidad. Tiene en cuenta las necesidades y motivaciones de los estudiantes. Le confiere gran importancia a los contenidos y al papel del maestro y a la comunicación en el desarrollo de las valoraciones. Destaca la unidad dialéctica entre lo social y lo individual y lo afectivo y lo cognitivo en el proceso de enseñanza aprendizaje. Considera el valor como significaciones positivas que el sujeto asume, incorpora o construye en el proceso de su actividad y de sus relaciones intersubjetivas.Por ello, este modelo resalta el valor del contenido y del maestro y de la motivación que éstos producen comoaspectos de singular importancia en la educación en valores.Los valores en la formación profesionalEl acelerado avance científico y tecnológico genera nuevas complejidades en las organizaciones y sistemasproductivos, las cuales producen transformaciones en todos los ámbitos y sectores de la sociedad, originandoun cambio social y cultural irreversible. Costumbres arraigadas se debilitan, normas y modelos de conductasse transforman con relativa celeridad hacia nuevas relaciones sociales que es preciso afrontar con valores yactitudes que den respuesta al cambio orientándolo hacia el progreso humano.De lo anterior se deduce que la universidad tiene que formar un profesional con capacidad para enfrentar elreto de la época contemporánea, con conocimientos científicos y técnicos idóneos, portador de valoreshumanos para un óptimo desempeño como miembro de la sociedad, con una proyección vivencial y laboralque combine las competencias laborales con las cualidades personales.La educación en valores en la Educación Superior debe encaminarse fundamentalmente a la formación y aldesarrollo de valores profesionales, entendidos éstos como los valores humanos contextualizados yorientados hacia la profesión. Sus significados se relacionan con los requerimientos universales y losparticulares de la profesión. Constituyen rasgos de la personalidad profesional y contribuyen a definir unaconcepción integral del ejercicio de la profesión.La educación en valores en la formación profesional es el proceso de humanizar e intencionar lo social de laprofesión en las competencias profesionales. Significa desarrollar la personalidad profesional integral,mediante la modelación del ejercicio profesional en el proceso docente y en toda la vida universitaria para eldesarrollo de los futuros modos de actuación profesionales.
  21. 21. Para ello el modelo o aspiración de competencias y actitudes profesionales debe estar definido y debe tenerun carácter pluridimensional, que abarca las siguientes dimensiones a desarrollar: intelectual, técnica, ética,estética, política y otras según la profesión, y de otros factores a considerar.Algunas de las razones que justifican la educación en valores en la formación profesional son: La imagen que de la ciencia y de la tecnología existe en los futuros profesionales, que varía según las concepciones y paradigmas con que se interpreten y comprendan dichos procesos, producto de los contenidos de la carrera: conocimientos, enfoques, habilidades, relaciones, comportamientos de los docentes, estilos y maneras de determinar y solucionar problemas de la vida universitaria en general. La adaptación de los diseños curriculares de las carreras a los cambios científico-tecnológicos y sociales, y su reflejo en los objetos y de los modos de actuación de los futuros profesionales.El contenido de la formación profesional se refiere a la cultura que debe alcanzar un profesional para ejerceradecuadamente su profesión, y que abarca no sólo los conocimientos científicos y tecnológicos necesariosque respondan a esa rama y objeto del saber y saber hacer específicos, sino a una cultura profesional comoresultado de un tipo específico de educación científico-tecnológica, entendida ésta como: el proceso continuode adquisición de conocimientos teóricos y prácticos y de formación de valores en relación con la prácticatecnocientífica, que propicie una actitud crítica de los aspectos contradictorios presentes en las relacionesentre la actividad científico-tecnológica y las otras formas de actividad social.La cuestión no estriba en la mayor o menor información que un profesional posea, sino en los principios y lasconcepciones que éste posea para comprender a la sociedad y, en ella, el lugar de su profesión paragestionar adecuadamente la ciencia a la tecnología.En estas condiciones la formación integral y especializada son dos pilares de la profesionalidad. De ahí que laformación sociohumanista en particular adquiera mayor significado en cuanto a la creación de una cultura quepermita interpretar el paradigma vigente y lograr el desarrollo sustentable.La solución se halla en concebir la formación sociohumanista a partir del modelo del profesional, que integrecomo un todo las posibilidades que brindan las ciencias sociales, naturales y exactas, así como las técnicas,desde enfoques interdisciplinarios y a lo largo de todo el proceso de formación profesional.La formación sociohumanista es parte del desarrollo de la personalidad, por lo que no puede estar separada nisimplemente añadida al modelo del profesional, sino que es parte intrínseca del desarrollo de valores.Los estudios CTS en la formación de valores profesionalesLa búsqueda de una manera diferente de hacer ciencia y tecnología no sólo es preocupación de países demenor desarrollo, sino también de países desarrollados, lo cual se manifiesta en programas de enseñanza eningeniería de tecnología apropiada y de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).La búsqueda de una cultura integral es un objetivo estratégico en el mundo de hoy; así, un humanista que nosepa de los avances científicos tecnológicos puede poseer una elevada cultura humanista y ser un ignoranteante las nuevas formas de vida imperantes. De la misma manera, un científico o un técnico que poseanelevados conocimientos y habilidades profesionales, tienen que saber conducirlas desde y para la sociedad, loque se expresa en saber trabajar en grupo, interpretar social y económicamente las necesidades y demandas;dirigir procesos mediante la participación, el diálogo y la comunicación, en busca de información valiosa parala competitividad.Una concepción diferente de la relación entre los contenido sociohumanistas y científico-tecnológicos en laformación de los profesionales tiene su fundamento en los estudios CTS, que tienen como objeto de estudio lavinculación existente entre: la ciencia, la tecnología y la sociedad, en aspectos tales como: La comprensión de la naturaleza social de la ciencia y la tecnología, es decir, la sociedad como condicionante, incluyendo la reflexión sobre las consecuencias sociales, económicas, ambientales y políticas de la actividad científica y tecnológica.
  22. 22. Poseer una conciencia crítica en virtud de un enfoque multidisciplinario y fomentar la participación social en la toma de decisiones. Desarrollar la capacidad de valorar contextos en cuanto a recursos y necesidades para así brindar alternativas a la solución de problemas.Existen diferentes maneras de abordar los estudios CTS en el currículo. Son las siguientes: Inclusión de módulos o unidades CTS en materias disciplinarias. Enfoques CTS en las materias ya existentes mediante repetidas inclusiones puntuales a lo largo del currículo. Creación de una asignatura CTS. Transformación de temas y asignaturas integrando sus contenidos a lo largo de su currículo.En la concepción que se presenta la novedad está en superar las anteriores formas de abordaje curricular;ello consiste en que se parte del objeto de estudio y las funciones o modos de actuación del profesional. Esdecir, los estudios CTS no se circunscriben a un tipo de contenido, ni a su organización, sino a penetrar en elobjeto de la profesión con un sentido de integración de la cultura humanista y científico-técnica, en laconcepción de la formación de la personalidad del profesional, a través de los diseños curriculares de lascarreras, para lograr la incidencia en todo el montaje curricular desde los objetivos para el alcance de losmodos de actuación esperados para el ejercicio de la profesión, siendo el asunto de la educación de valoresuna necesidad intrínseca a la formación del profesional.El objetivo a alcanzar es desarrollar en los futuros profesionales una nueva imagen de la ciencia y de latecnología, que exprese los nexos con la economía, la política, la moral, las relaciones con la naturaleza,coadyuve a la capacidad valorativo y a la actuación con responsabilidad social en el ejercicio de la profesión.La educación en valores en jóvenes con capacidades excepcionalesRevisando en Internet, varias asociaciones de padres manifiestan su extrañeza y preocupación por la carenciade trabajos sobre el tema de superdotación con relación a los jóvenes. Y más aún sobre los jóvenes enformación profesional.Fue una sorpresa leer la reflexión que al respecto hacia un joven con estas características: “Sinceramente,pensamos que lo único que necesita la persona superdotada es tener como amigos a otras personassuperdotadas. Entonces estará en paz con el mundo, con las personas que no son como ella; porque, por asídecirlo, pedirá y dará, a cada parte, lo que cada parte puede darle y recibir de ella, y no más. Y éste será elcamino, aunque pueda sonar paradójico, para que se integre en la sociedad”.Dicha reflexión se contrapone al principio de que el ser humano es más feliz dando que recibiendo, quedepende de la entrega, la solidaridad, la responsabilidad, el amor, la amistad y el respeto a la diferencia deotros. La esencia de la creatividad es vivir creativamente y su éxito principal se halla en que el proyecto devida que se defina brinde felicidad hacia sí mismo y a los demás.Se evidencia la preocupación de padres de jóvenes y de éstos porque se les tenga en cuenta como personas,así como aparecen algunos problemas de irrealización y conflictos personales por no haberse incidido mejor através de la educación en sus actitudes y conductas.Es difícil responder qué es lo propio para jóvenes excepcionales, pues éste puede ser considerado como logeneral a desarrollar en todo ser humano, porque lo propio del hombre consiste en aprender lo humano desus congéneres.Al mismo tiempo, lo propio puede referirse a lo particular de un conjunto de personas con capacidadesexcepcionales, que tienen sus rasgos específicos pero que no excluye lo general. Lo propio también contienelo singular de cada individuo, en cuanto a sus motivaciones, intereses, rasgos de la personalidad, contexto enque se desarrolla, etcétera.
  23. 23. Es menester tener en cuenta la armonía de estos tres componentes para poder definir estrategias coherentesde formación valorativa y actitudinal.Por lo general, en las definiciones dadas sobre talento éstas se dan a partir de las aptitudes que sobrepasanclaramente la capacidad media de jóvenes de su edad y por tener un talento creador en uno o varios campos;entonces se habla de excepcionalidad en competencias, capacidades y potencial excepcional sobre todo en lacapacidad científica y creativa, es decir, el talento se refiere a la existencia de predisposiciones reales paraenfrentar problemas más complejos.La caracterización de un estudiante talentoso depende de su identificación como tal y de la concepción que alrespecto se tenga, influyendo ello en las particularidades de la formación en valores.La formación valorativa y de actitudes es sólo un aspecto de la educación en valores, pues actitud es sólo unapredisposición a un comportamiento, es una organización duradera de creencias, cogniciones, sentimientosque, por tanto, conforman una tendencia. No siempre existe una correspondencia entre la actitud y elcomportamiento por diferentes factores.La educación en valores debe promover una actitud y capacidad estimativa, y una conducta consciente en eleducando. Es decir, conocer qué es la responsabilidad, saber valorar sobre la responsabilidad en hechosconcretos y actuar con responsabilidad.Lo expuesto son consideraciones generales que atañen a toda la educación, incluida la de niños y jóvenestalentosos. Se infiere que quienes tienen superioridad intelectual, por esta misma razón sus convicciones yvalores deberán corresponder a las condiciones de excepcionalidad.La superioridad intelectual no entraña como condición necesaria y suficiente el éxito o el logro acelerado de lapersonalidad. Por su propio carácter sí debe poner sus capacidades excepcionales acorde con el desarrollode la sociedad y para su correspondiente autorrealización. La superioridad intelectual pocas veces estápreparada para aceptar el fracaso, pues se le inculca constantemente su superioridad y no sus capacidadesexcepcionales, que no es lo mismo, lo cual impide que se acomoden a una realidad que va más allá de suindividualidad y que puede influir en su realización.La educación en valores debe coadyuvar en los jóvenes talentosos al desarrollo de esa personalidaddesarrollada a una mayor adaptación a los entornos, a comprender y saber transformar con criterio colectivo,social y humano la participación social de ellos, una mayor motivación e interés en ser reconocido y enreconocer las diferencias humanas alcanzando la tolerancia necesaria para compartir y comunicarseadecuadamente.La falta de paralelismo entre capacidad intelectual y madurez psicosocial afectiva puede suponer unainadaptación interna y social e incluso evitar el éxito en su actividad.Las predisposiciones innatas tienen una estrecha relación con la madurez biológica; unas se expresan enedades más tempranas que otras.En la universidad cubana se lleva acabo un trabajo diferenciado de formación profesional con estudiantes dealto rendimiento, o talentosos, asociándolos a equipos de investigación profesional o científicos, de la prácticasocial, a tareas complejas de liderazgo, a la labor docente de la academia como alumnos ayudantes,buscando entrenar sus capacidades excepcionales con actitudes del mismo carácter por su contenido deentrega y consagración responsable, pero en tareas de importancia social, desarrollando así suindependencia, creatividad, originalidad, flexibilidad, objetividad acompañada de la comunicación, solidaridad,etcétera.Por lo general se trabaja con ellos en pequeños grupos en un entrenamiento tutorial por los profesores másdestacados y que son ejemplo por sus capacidades y conductas. Éstos son los jóvenes que luego la sociedadselecciona como los integrales, los talentos que se incorporan a los centros de ciencia e innovacióntecnológica del país, además a la academia, etcétera.
  24. 24. En este sentido la concepción de talento no sólo está asociada a la predisposición para una actividad porcapacidades excepcionales, sino al desarrollo de una integralidad de esa personalidad, para una conductaexcepcional.ConclusionesLa educación en valores en la formación profesional requiere: Un modelo del profesional pluridimensional, desde una concepción de la profesión que interrelacione la ciencia, la tecnología y la sociedad, haciéndolas portadoras de una cultura integral que revitalice los valores humanos. Una metodología de diseño curricular que parta de un sistema de valores profesionales. Una didáctica que integre los valores al aprendizaje de manera intencionada y consciente, destacando en el contenido el valor como un componente a desarrollar, es decir, el significado valorativo de los conocimientos, habilidades y capacidades, del mismo modo que la reflexión del profesor sobre el valor educativo de las acciones en el proceso a través de métodos y técnicas que propicien la participación, la comunicación, las relaciones interpersonales, la autorregulación, etc. Una vinculación entre la actividad académica, la laboral y la investigación en el proceso de formación profesional. Un desarrollo pedagógico, profesional e investigativo del profesor que le permita actuar a través del valor del ejemplo. Un ambiente universitario que propicie la educación.Es necesario investigar las particularidades de la educación en valores en los jóvenes y en su etapa deformación profesional para definir las estrategias pedagógicas que correspondan.Los valores en el desarrollo de competencias profesionalesMartha Arana Encilla, Nuria Batista Tejeda y Álvaro Ramos CastroEducar en valores es como tallar un diamante. Para que despliegue la plenitud de su esplendor debe sertallado íntegra y armónicamente. Dejar una de sus facetas sin tallar le impedirá cualificarse con todos susvisos, belleza y perfección como diamante. Una persona a quien no se le proporcione una intencionada,adecuada y oportuna educación en valores, no podrá realizarse a plenitud como humano. (A. Ramos)IntroducciónEl estudio sobre el comportamiento humano ha sido y es el interés de diferentes ciencias que comparten unobjetivo común, el de comprender e interpretar los porqués de las actuaciones de los seres humanos, paraorientar su comportamiento dentro de los requerimientos que impone la sociedad, de ahí que, en el centro desus análisis se hallen los conflictos y las soluciones entre el ser y el deber ser, y, derivado de ello, entre elsaber hacer y saber ser y valer.La educación en valores se refiere al aprendizaje como cambio de conducta. La competencia no se determinasólo por lo que las personas saben, sino por lo que saben hacer, lo que tienen el valor de hacer y,fundamentalmente, por lo que son.
  25. 25. Esta ponencia está basada en trabajos de investigación que concluyeron como tesis doctorales en temas deEducación en Valores y Educación Científico-Tecnológica desarrolladas en universidades cubanas y que hanresultado aplicados en la práctica educativa.Esta ponencia fue presentada en un panel sobre educación en valores en el IV Congreso Iberoamericano deSuperdotación y Talento, realizado en Bogotá (Colombia) en octubre de 2002.La educación en valoresTodo proceso educativo tiene un para qué explícito o implícito. Cualquier acto educativo se realiza con unafinalidad, pero no siempre esa finalidad ha respondido a los ideales del humanismo; existen muchos ejemplosen la historia de la civilización, como el fascismo, el consumismo y el individualismo, por sólo poner algunosejemplos. Los problemas económicos, políticos y sociales que atraviesa la humanidad son generados porsujetos “educados”.Es ampliamente conocido que la sociedad global y en particular la nuestra vive una crisis de trascendenciaque supera aspectos económicos, científicos, tecnológicos e industriales. Un error en cualquiera de ellos sepuede corregir en corto tiempo (quizás con la excepción del medio ambiente). Pero los errores en lo socialtardan decenas de años, siglos en solventarse, y manifiestan sus contradicciones durante variasgeneraciones.Uno de ellos en el ámbito de la educación es el poco desarrollo del humanismo, sobre el cual lasconcepciones filosóficas de todos los tiempos en sus fundamentos y objetivos buscan el bien común,promover y vivir una cultura de paz hacia una sociedad de paz con justicia, equidad y bienestar. Lejosestamos de ser congruentes como humanos con los principios humanistas.“El humanismo es sencillamente un intento y una actitud del espíritu humano en permanente proceso deevolución, que se inicia en el momento en que tomamos conciencia de nuestra diferencia con las demásespecies biológicas, que busca el respeto, la dignidad y los derechos del ser humano para la formaciónintegral de su individualidad y de su personalidad, lo cual requiere y conlleva condiciones sociales quepropicien su transformación y realización como ser humano” (Arana-Ramos).En un sentido amplio se puede definir la educación en valores como un proceso humanizador, individual,social, vertical y horizontal a lo largo de la vida de las personas, determinando su personalidad desde sunacimiento hasta la ancianidad (Ramos, 2000); en dicho proceso intervienen diversos factores cuyos sistemascomplejos conllevan contradicciones en dependencia de las políticas educativas.Razones que justifican la educación en valores: Intencionar: encaminar el proceso docente-educativo hacia el modelo ideal de formación. Desarrollar el vínculo con la realidad mediante lo socialmente significativo de ésta en el proceso docente- educativo, dando sentido a la formación sociohumanista. Explicitar: connotar lo socialmente significativo de la realidad hacia el redimensionamiento humano en todos los componentes del proceso. Precisar los contenidos de los sistemas de valores a formar y desarrollar según la aspiración social. Particularizar: integrar las particularidades de la formación y el desarrollo de los valores a la didáctica del proceso de formación (conocer las particularidades del sujeto y sus relaciones y evaluar las condiciones para llevar a cabo el proceso). Enriquecer la didáctica del saber y del saber hacer; del contenido y del método, etc., así como apoyarse en ellas. Determinar estrategias didácticas que involucren a los sujetos del proceso en una actividad consciente, protagónica y comprometida.Lo anterior comprende las particularidades de la formación y el desarrollo de los valores y sus relaciones en elproceso docente-educativo. Integrar los valores al aprendizaje de manera intencionada y consciente significano sólo pensar en el contenido como conocimientos y habilidades, sino en la relación que ellos poseen con loafectivo.La educación en valores no debe limitarse a lo ético; también debe tener presente que en el proceso hay quedesarrollar otros valores que son importantes como los valores estéticos, los políticos, los intelectuales, que
  26. 26. en su conjunto contribuyen al desarrollo de la personalidad. Es por ello por lo que la educación en valores espluridimensional.Visto así, el proceso de enseñanza-aprendizaje adquiere un nuevo contenido por su carácter integral. Lareflexión del profesor sobre el valor educativo de las acciones en el proceso, significa de igual modointencionar y valorar el método de aprendizaje, no como simple procedimiento, sino pensar en lacomunicación, las relaciones interpersonales, y también analizar el componente sociohumanista de la cienciaque se enseña y de cómo hacerlo, lo que representa brindar un enfoque integral y dialéctico al aprendizaje, esdecir, reconocer que no existen “dos culturas” separadas, sino reflexionar sobre la totalidad de ésta, en suhistoria, en sus contradicciones, en su actualidad, en sus métodos, en sus consecuencias e impactos y, porsupuesto en su ética.La educación en valores contribuye a definir un proyecto de vida efectivo y eficaz, convirtiéndolo en unproyecto real, haciendo corresponder las posibilidades internas del individuo y las del entorno, mediante eldesarrollo de los valores, la concepción del mundo, la capacidad de razonamiento, los conocimientos, lamotivación y los intereses.La educación en valores integra el humanismo en dos sentidos. Acerca la realidad al proceso de educaciónpara que pueda ser valorada y transformada; así mismo, moldea y adecua los intereses, motivaciones ydisposiciones de los educandos para que puedan establecer las necesarias interrelaciones humanas quepermitan la correspondencia entre el proyecto de vida individual y social.La educación en valores incide en los siguientes aspectos: Desarrolla la capacidad valorativa en el individuo y contribuye a reflejar adecuadamente el sistema objetivo. Desarrolla la capacidad transformadora y participativa con significación positiva hacia la sociedad. Desarrolla la espiritualidad y la personalidad hacia la integralidad y el perfeccionamiento humano.La educación en valores ha estado condicionada a la propia evolución de las concepciones filosóficas de laeducación y de la teoría del valor, a la axiología, a las cuestiones relacionadas con el sentido de la vida y de lahistoria, a la orientación y base del conocimiento, a la relación entre el individuo y la sociedad, y al objetivo yjustificación de la actividad humana. En general, a la visión del mundo y de su transformación.Es difícil encontrar oposición en el plano de la educación sobre la necesidad de incidir en los valores a travésde los procesos educativos de manera explícita; por lo general es aceptado que ello es parte inseparable deuna coherente filosofía educativa acerca de la integración de lo humano a la formación. La polémica está enasuntos relacionados sobre qué valores se forman y desarrollan, existiendo una fuerte tendencia hacia lo éticoy lo moral. Otras posiciones jerarquizan lo ético, aceptando valores políticos, estéticos, científicos, etcétera.Otro asunto que se debate es cómo educar en valores, sus modelos y estrategias.Los modelos trabajados se identifican como: proceso de socialización o de adaptación y asimilación a lasnormas sociales existentes; proceso de clarificación personal, encaminado al esclarecimiento y desarrollo delos valores con que se identifica el sujeto, según sus preferencias y cultura; proceso de desarrollo de lascapacidades de juicio, que permite valoraciones y razonamientos acordes al deber ser; y el modelo deproceso de formación del carácter o del conjunto de hábitos virtuosos asociados a una cultura propia delcontexto y el de desarrollo de la personalidad.El modelo de la construcción de la personalidad moral, que no se tratará en este trabajo, se denominarádesarrollo de la personalidad.El modelo de desarrollo de la personalidad requiere de: Un proceso de adaptación del individuo hacia la sociedad y hacia sí mismo. La adquisición por parte del sujeto de elementos culturales, que tienen una significación positiva y que constituyen horizontes normativos, que han sido deseados por la humanidad en todos los tiempos: justicia, solidaridad, igualdad.
  27. 27. Determinadas capacidades de juicio, comprensión y autorregulación que permitan la autonomía del sujeto ante determinadas situaciones y conflictos.En este modelo se entiende a los valores como un producto cultural, busca alcanzar una preparación para lavida y para la realización personal en un contexto determinado, con la condición clara de que se trata deformar no para la aceptación, sino también la transformación en busca del redimensionamiento humano.El proceso real de formación de la personalidad debe partir de las posibilidades que ofrece la sociedad, paraque ésta ocupe un lugar adecuado dentro de la actividad social y pueda constituirse en sujeto social, queinfluya por supuesto en la transformación de estas posibilidades.Valoración del modelo: Se centra en el desarrollo de la personalidad. Tiene en cuenta las necesidades y motivaciones de los estudiantes. Le confiere gran importancia a los contenidos y al papel del maestro y a la comunicación en el desarrollo de las valoraciones. Destaca la unidad dialéctica entre lo social y lo individual y lo afectivo y lo cognitivo en el proceso de enseñanza aprendizaje. Considera el valor como significaciones positivas que el sujeto asume, incorpora o construye en el proceso de su actividad y de sus relaciones intersubjetivas.Por ello, este modelo resalta el valor del contenido y del maestro y de la motivación que éstos producen comoaspectos de singular importancia en la educación en valores.Los valores en la formación profesionalEl acelerado avance científico y tecnológico genera nuevas complejidades en las organizaciones y sistemasproductivos, las cuales producen transformaciones en todos los ámbitos y sectores de la sociedad, originandoun cambio social y cultural irreversible. Costumbres arraigadas se debilitan, normas y modelos de conductasse transforman con relativa celeridad hacia nuevas relaciones sociales que es preciso afrontar con valores yactitudes que den respuesta al cambio orientándolo hacia el progreso humano.De lo anterior se deduce que la universidad tiene que formar un profesional con capacidad para enfrentar elreto de la época contemporánea, con conocimientos científicos y técnicos idóneos, portador de valoreshumanos para un óptimo desempeño como miembro de la sociedad, con una proyección vivencial y laboralque combine las competencias laborales con las cualidades personales.La educación en valores en la Educación Superior debe encaminarse fundamentalmente a la formación y aldesarrollo de valores profesionales, entendidos éstos como los valores humanos contextualizados yorientados hacia la profesión. Sus significados se relacionan con los requerimientos universales y losparticulares de la profesión. Constituyen rasgos de la personalidad profesional y contribuyen a definir unaconcepción integral del ejercicio de la profesión.La educación en valores en la formación profesional es el proceso de humanizar e intencionar lo social de laprofesión en las competencias profesionales. Significa desarrollar la personalidad profesional integral,mediante la modelación del ejercicio profesional en el proceso docente y en toda la vida universitaria para eldesarrollo de los futuros modos de actuación profesionales.Para ello el modelo o aspiración de competencias y actitudes profesionales debe estar definido y debe tenerun carácter pluridimensional, que abarca las siguientes dimensiones a desarrollar: intelectual, técnica, ética,estética, política y otras según la profesión, y de otros factores a considerar.Algunas de las razones que justifican la educación en valores en la formación profesional son: La imagen que de la ciencia y de la tecnología existe en los futuros profesionales, que varía según las concepciones y paradigmas con que se interpreten y comprendan dichos procesos, producto de
  28. 28. los contenidos de la carrera: conocimientos, enfoques, habilidades, relaciones, comportamientos de los docentes, estilos y maneras de determinar y solucionar problemas de la vida universitaria en general. La adaptación de los diseños curriculares de las carreras a los cambios científico-tecnológicos y sociales, y su reflejo en los objetos y de los modos de actuación de los futuros profesionales.El contenido de la formación profesional se refiere a la cultura que debe alcanzar un profesional para ejerceradecuadamente su profesión, y que abarca no sólo los conocimientos científicos y tecnológicos necesariosque respondan a esa rama y objeto del saber y saber hacer específicos, sino a una cultura profesional comoresultado de un tipo específico de educación científico-tecnológica, entendida ésta como: el proceso continuode adquisición de conocimientos teóricos y prácticos y de formación de valores en relación con la prácticatecnocientífica, que propicie una actitud crítica de los aspectos contradictorios presentes en las relacionesentre la actividad científico-tecnológica y las otras formas de actividad social.La cuestión no estriba en la mayor o menor información que un profesional posea, sino en los principios y lasconcepciones que éste posea para comprender a la sociedad y, en ella, el lugar de su profesión paragestionar adecuadamente la ciencia a la tecnología.En estas condiciones la formación integral y especializada son dos pilares de la profesionalidad. De ahí que laformación sociohumanista en particular adquiera mayor significado en cuanto a la creación de una cultura quepermita interpretar el paradigma vigente y lograr el desarrollo sustentable.La solución se halla en concebir la formación sociohumanista a partir del modelo del profesional, que integrecomo un todo las posibilidades que brindan las ciencias sociales, naturales y exactas, así como las técnicas,desde enfoques interdisciplinarios y a lo largo de todo el proceso de formación profesional.La formación sociohumanista es parte del desarrollo de la personalidad, por lo que no puede estar separada nisimplemente añadida al modelo del profesional, sino que es parte intrínseca del desarrollo de valores.Los estudios CTS en la formación de valores profesionalesLa búsqueda de una manera diferente de hacer ciencia y tecnología no sólo es preocupación de países demenor desarrollo, sino también de países desarrollados, lo cual se manifiesta en programas de enseñanza eningeniería de tecnología apropiada y de Ciencia, Tecnología y Sociedad (CTS).La búsqueda de una cultura integral es un objetivo estratégico en el mundo de hoy; así, un humanista que nosepa de los avances científicos tecnológicos puede poseer una elevada cultura humanista y ser un ignoranteante las nuevas formas de vida imperantes. De la misma manera, un científico o un técnico que poseanelevados conocimientos y habilidades profesionales, tienen que saber conducirlas desde y para la sociedad, loque se expresa en saber trabajar en grupo, interpretar social y económicamente las necesidades y demandas;dirigir procesos mediante la participación, el diálogo y la comunicación, en busca de información valiosa parala competitividad.Una concepción diferente de la relación entre los contenido sociohumanistas y científico-tecnológicos en laformación de los profesionales tiene su fundamento en los estudios CTS, que tienen como objeto de estudio lavinculación existente entre: la ciencia, la tecnología y la sociedad, en aspectos tales como: La comprensión de la naturaleza social de la ciencia y la tecnología, es decir, la sociedad como condicionante, incluyendo la reflexión sobre las consecuencias sociales, económicas, ambientales y políticas de la actividad científica y tecnológica. Poseer una conciencia crítica en virtud de un enfoque multidisciplinario y fomentar la participación social en la toma de decisiones. Desarrollar la capacidad de valorar contextos en cuanto a recursos y necesidades para así brindar alternativas a la solución de problemas.Existen diferentes maneras de abordar los estudios CTS en el currículo. Son las siguientes:

×