En tanto que los asentamientos griegos y romanos tenían una apariencia mas
compleja, las ciudades cristianas se caracteriz...
Bizantina

Paleocristiana y

Las propiedades espaciales fundamentales de la arquitectura eclesiástica
primitiva fueron:
•E...
Bizantina

Paleocristiana y

Iglesia del monasterio de Hodegitria de Mystra, Grecia. Siglos XIII y XIV.
Exterior e interio...
Interior. Apreciamos la gran cúpula central iluminada y el sistema de pechinas (triángulos
curvos que inscriben el círculo...
Para poder ilustrar que significaba este exceso decorativo o horror vacui, hay que
recurrir a ejemplos italianos (iglesias...
Arquitectura Paleocristiana
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Arquitectura Paleocristiana

577 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
577
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
13
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Arquitectura Paleocristiana

  1. 1. En tanto que los asentamientos griegos y romanos tenían una apariencia mas compleja, las ciudades cristianas se caracterizaron por sus iglesias y solo el castillo constituiría otro “foco” de interés arquitectónico. Surgimiento de la iglesia: A mediados del siglo IV el cristianismo había proliferado notablemente en la población romana, a la vez que el decaimiento económico y político del imperio era inminente, a punto tal, que en una maniobra por mantener la unidad política del imperio, en el año 325 Constantino reconoce al cristianismo como la religión oficial del imperio. Con ello se oficializaron los encuentros cristianos, los cuales hasta ese momento se llevaban a cavo de manera clandestina en las casas particulares de los devotos. Quizá esto produjo el acostumbramiento de los cristianos a reunirse dentro de espacios interiores cerrados, lo que hasta ese momento no había ocurrido en las demás religiones, que se reunían en espacios abiertos, en torno a tronos ofrecidos a sus dioses, sin tener acceso a ellos. Por tal motivo se hizo necesaria la construcción de recintos tendientes a posibilitar las reuniones cristianas, con lo que se dio lugar al nacimiento de un nuevo estilo arquitectónico: la iglesia. Y de hecho, mientras que los templos paganos eran entes que congregaban a los adoradores fuera de ellos, las iglesias por el contrario, constituían espacios destinados a albergar a los fieles en su interior. Bizantina Paleocristiana y Arquitectura paleocristiana y bizantina:
  2. 2. Bizantina Paleocristiana y Las propiedades espaciales fundamentales de la arquitectura eclesiástica primitiva fueron: •El espacio centralizado (implementado por primera vez en el panteón) en el cual el hombre se sentía protagonista del espacio y así de la arquitectura. •Los espacios longitudinales (como el de las basílicas) que le inferían a la arquitectura un carácter de recorrido. •Una pronunciada interioridad, la cual se ve definida por una profusa decoración interior, que determinaba su desmaterialización y le concedía al espacio un carácter espiritual.
  3. 3. Bizantina Paleocristiana y Iglesia del monasterio de Hodegitria de Mystra, Grecia. Siglos XIII y XIV. Exterior e interior. Para elevar a gran altura la cúpula, el arquitecto bizantino se vale de recursos técnicos que superan a los alcanzados por los romanos. Para aligerar el peso de las cúpulas sin disminuir su resistencia se utilizan materiales como vasijas cerámicas huecas y mortero confeccionado con piedra porosa (pómez). Sin embargo, por ligeras que fuesen las bóvedas, éstas creaban un empuje muy fuerte. En Roma se optó por la fórmula más sencilla para sostenerlo: el hacer recaer el apoyo de la cúpula directamente sobre los muros circulares u octogonales.
  4. 4. Interior. Apreciamos la gran cúpula central iluminada y el sistema de pechinas (triángulos curvos que inscriben el círculo en el cuadrado). Tanto la base de la cúpula, como los muros y las semicúpulas han sido horadadas para dejar pasar la luz. Las columnas sólo sostienen las tribunas laterales y actúan más de elementos decorativo que con una función sustentante. El verdadero sistema de sostén es la combinación de pechinas, pilares, bóvedas de cañón y semicúpulas/exedras. El volumen de espacio abierto ininterrumpido creado por este sistema es apabullante. La arquitectura bizantina también deslumbra por su lujo, que se manifiesta en la decoración polícroma del interior de las iglesias. No es así en su fachada exterior, cuyos materiales más pobres son mostrados sin ningún recato. En el interior, sin embargo, se oculta el ladrillo, la mampostería y el hormigón con magníficos mosaicos, frescos y mármoles de colores. Algunas antiguas iglesias, como Santa Sofía, fueron reconvertidas en mezquitas perdiendo parte o totalmente su decoración iconográfica, por lo que se hace difícil entender la policromía que inundaba cualquier lugar de la iglesia. Bizantina Paleocristiana y Santa Sofía de Constantinopla.
  5. 5. Para poder ilustrar que significaba este exceso decorativo o horror vacui, hay que recurrir a ejemplos italianos (iglesias de San Vital y San Apolinar Nuovo y en Clase de Rávena, la catedral de San Marcos de Venecia o las iglesias sicilianas como la catedral de Monreale) o la pequeñas iglesias de monasterios griegos o eslavos. En toda iglesia paleocristiana hallamos la misma búsqueda de desmaterialización e interioridad, o sea, el “espacio espiritualizado”, de modo tal que el creyente experimentaba la sensación de entrar en el cielo, cada vez que ingresaba a la iglesia. Tal efecto se logra por medios ópticos, a través de la decoración, la iluminación y la desmaterialización real del muro en razón de la introducción de las arcadas. En la iglesia bizantina, esto último se concreta con mayor efectividad mediante el sistema del baldaquino, que provoca la genuina disolución del muro. Las columnas han perdido su fuerza plástica, dado que sus alturas, diámetros y capiteles varían considerablemente, con lo que podemos afirmar que ya no representan ningún carácter antropomórfico específico, y simplemente se las aplica como medio para subrayar el movimiento o recorrido longitudinal. Bizantina Paleocristiana y Ábside de la catedral de Monreale, Italia. Espectacular efecto de los mosaicos dorados.

×