SEGUNDA PARTE  LA EDUCACIÓNDEL AMOR HUMANO
148   Genara Castillo Córdova
Educación de la Afectividad                             149                              I                   EL SIGNIFICAD...
150                                      Genara Castillo Córdovacontenido, hasta llegar a significar lo contrario, al punt...
Educación de la Afectividad                              151desarrollo de unos niños que no tenían un hábitat delujo como ...
152                                       Genara Castillo Córdovaasunto del sentido de la vida es apasionante, y aunqueno ...
Educación de la Afectividad                              153podemos hacer los seres humanos– a darnos laexistencia.       ...
154                                                Genara Castillo Córdova       Podría ser, inclusive que -como se dice- ...
Educación de la Afectividad                          155       Finalmente, y antes de empezar a desarrollar lostemas perti...
156                                      Genara Castillo Córdovainnecesarias o entorpecedoras, y mantiene un tonoemocional...
Educación de la Afectividad                           157intercambio de bienes, pero eso no se hace ciegamente,sino que ha...
158                                      Genara Castillo Córdovaaceptar las diferencias y la vida, el pasado, de la otrape...
Educación de la Afectividad                              159debe jugar con ellos sometiéndolos a cualquier experiencia.Est...
160                                      Genara Castillo Córdovala otra. persona todos los días, la amistad –si es lúcida ...
Educación de la Afectividad                            161       Decíamos que era personal este encuentro y estose debe ta...
162                                      Genara Castillo CórdovaPareciera que la vida empieza con esa persona. No seentien...
Educación de la Afectividad                            163       Para esto es importante ser conscientes de queel uno se e...
164                                     Genara Castillo Córdovahumano, o del enamoramiento. También hay quienes vivenese c...
Educación de la Afectividad                           165       Sin embargo, tampoco a esto ayuda el ambiente,puesto que a...
II              ENFOQUE BIO-ANTROPOLÓGICO               DE LA SEXUALIDAD HUMANA11. El plano biológico de la sexualidad en ...
168                                        Genara Castillo Córdovala información que constituirá al nuevo ser viviente. Es...
Educación de la Afectividad                             169independiente, es lo que, en los organismos máscomplejos, viene...
170                                       Genara Castillo Córdovanuevo organismo es varón o mujer, y en los otros seressi ...
Educación de la Afectividad                              171de la naturaleza humana, la “conducta sexual” no se hade reali...
172                                       Genara Castillo Córdovasino que es la manera como cada uno de éstos que seunen a...
Educación de la Afectividad                            173absolutamente todo, es ya no pertenecerse, sino donarsegenerosam...
174                                      Genara Castillo Córdova      En este despertar sensible lo que primero seexperime...
Educación de la Afectividad                              175voluntaria no empieza de un modo impulsivo; empiezacuando se t...
176                                      Genara Castillo Córdovaiguales y distintos al mismo tiempo, no idénticos, pero sí...
III    LAS DIFERENCIAS PSICOLÓGICAS ENTRE   LA PERSONALIDAD MASCULINA Y FEMENINA1. Importancia de no reducir la sexualidad...
178                                      Genara Castillo Córdovajurídicas y morales que tiene el sexo en el caso delhombre...
Educación de la Afectividad                           179lo que es al otro sin suprimir su propia identidad, sinoprecisame...
180                                      Genara Castillo Córdova       Pero Ulises, el arquetipo de humano varón es tal,pr...
Educación de la Afectividad                              181       Al alcanzar su objetivo, Ulises consigue reunirseconsig...
182                                      Genara Castillo Córdova       Se trata de que su trasunto biográfico seaaceptado,...
Educación de la Afectividad                             183      Esto tiene implicaciones actuales, precisamenteporque los...
184                                       Genara Castillo Córdovamodo de referencia vamos a decir algunas característicast...
Educación de la Afectividad                             185varias veces, y sin embargo puede saltar por encima desí mismo,...
186                                     Genara Castillo Córdova      · La mujer tiene más cuidado de los aspectos        h...
Educación de la Afectividad                              187en el sentido de formadora, de maestra. En ese sentidoes admir...
188                                      Genara Castillo Córdovanecesario que intervenga en esos ámbitos de la realidaden ...
Educación de la Afectividad                            189con el sexo no suelen “cegar” tanto a las mujeres comoa los homb...
190                                     Genara Castillo Córdova       A veces las feministas dicen que cada una esdueña de...
Educación de la Afectividad                            191        Una mujer que no se rinde ante una idea “fría” oun proye...
192                                     Genara Castillo Córdovaadelante su hogar, proveyéndoles de lo necesario parasu vid...
Educación de la Afectividad                              193Por ello, la madre debe ayudar sin sustituir, debe prodigarcui...
194                                    Genara Castillo Córdova        Sin embargo, también en esto el padre tiene queestar...
IV      CRITERIOS SOBRE EDUCACIÓN SEXUAL1. Criterios generales sobre la educación sexual        Retomando lo que hemos vis...
196                                      Genara Castillo Córdova       a) No se deben rehuir, ni mucho menos prohibir,las ...
Educación de la Afectividad                               197reservarse sólo para significar aquello que se haceconforme a...
198                                       Genara Castillo Córdovaentre virilidad y feminidad, pero basada en el matrimonio...
Educación de la Afectividad                          199sociedad, los cuales van a solucionar problemas o van agenerarlos;...
200                                       Genara Castillo Córdova       En cambio, los seres humanos se reproducen deforma...
Educación de la Afectividad                              201      b) La complementariedad está en función de laprocreación...
202                                     Genara Castillo Córdovasexualidad humana. Sin embargo, no se debe reducir lasexual...
Educación de la Afectividad                              203la naturaleza para no romper el equilibrio que en ellaexiste. ...
204                                      Genara Castillo Córdovala separación de sexos y dimordismo sexual a la diferencia...
Educación de la Afectividad                           205ámbito de manifestación humana y personal muyimportante, por eso ...
206                                      Genara Castillo Córdova        Teniendo en cuenta lo que acabamos de señalar,tene...
Educación de la Afectividad                            207complicará su vida y la de los demás privándoles yprivándose del...
208                                      Genara Castillo Córdovaha de tener sobre los apetitos y tendencias. Ya se veque r...
Educación de la Afectividad                            209dentro de la dimensión espiritual. Así, por ejemplo, laintensida...
210                                      Genara Castillo Córdova       Así pues, la fecundación no puede tener lugarmás qu...
Educación de la Afectividad                            211relaciones conyugales es a él a quien incumbegeneralmente el pap...
212                                      Genara Castillo Córdovano sólo en las personas célibes, sino también en las per-s...
Educación de la Afectividad                            213moderada. Las aberraciones de la tendencia sexual queresultan de...
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
1 32 70_20_195
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

1 32 70_20_195

399 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
399
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
4
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

1 32 70_20_195

  1. 1. SEGUNDA PARTE LA EDUCACIÓNDEL AMOR HUMANO
  2. 2. 148 Genara Castillo Córdova
  3. 3. Educación de la Afectividad 149 I EL SIGNIFICADO DEL AMAR: ¡QUÉ BUENO QUE EXISTAS! La realidad del ser humano es sumamenteinteresante y admirable. Filósofos, psicólogos, literatos,biógrafos, etc. han tratado de penetrar tantas veces,más de veinte siglos, en su naturaleza, su ser, susmanifestaciones, sus profundas riquezas y también enlas quiebras de la condición humana; todo lo cual hasido puesto de relieve de múltiples maneras. Por ejemplo,en Filosofía del hombre, hoy llamada AntropologíaFilosófica, se han escrito miles y miles de tratados. Desdeaquella famosa frase socrática: “Hombre, conócete a timismo”, mucha tinta ha corrido. Las interpretaciones del ser humano han sidonumerosísimas y no nos podemos detener ahora en ellas.Lo que es importante recordar en el asunto que nosocupa, es la vocación fundamental del ser humano, elamar aquello a lo que está llamado y que está muyrelacionado con el sentido de la vida. Sin embargo, comoes sabido, esta realidad tan noble se ha venidooscureciendo; la misma palabra amor se ha vaciado de
  4. 4. 150 Genara Castillo Córdovacontenido, hasta llegar a significar lo contrario, al puntode convertirse hasta en una mala palabra. Siendo elamor lo más importante del ser humano, es necesarioquitar el barro que interesadamente se ha tirado encimade esta joya, para conocer su verdad, para verla conojos limpios y para atreverse a vivirla en toda suprofundidad. El ser humano nace del amor y está llamado alamor. Según Tomás de Aquino, el amor es el donprimordial, porque a partir de él se nos dan todos losdemás dones, es el pre-requisito, y con él nos vienentodos los demás bienes. Estamos llamados al amor. Desde el Amor venimos,hacia Él vamos y sólo podremos desarrollarnos en lamedida en que vivamos en el amor. Por eso, todosbuscamos –aún inconscientemente– el amar y el seramados. Sin embargo, el asunto medular es acertar enel amor, aprender a amar verdaderamente. Por otra parte,la falta de amor origina alteraciones muy serias en el serhumano. Por ejemplo, un niño necesita del amor de suspadres. Si un niño crece sin amor, tiene muchos problemasen su desarrollo, no sólo emocional, sino inclusive físico. El amor es el regalo primordial y por eso esindispensable. Es conocido el caso de aquel hospital enque se tenía a los niños recién nacidos en medio detodos los cuidados y comodidades materiales, pero quetenían un déficit de amor, especialmente porque nocontaban con sus madres. Así a pesar de aquellascondiciones materiales y puestos a crecer, poco a pocolos niños iban decayendo, enfermando y hasta muriendo.Mientras en otro lugar, se seguía con atención el
  5. 5. Educación de la Afectividad 151desarrollo de unos niños que no tenían un hábitat delujo como el primero, pero que contaban con el calor yel cariño de sus madres. Estos últimos salieron adelantetodos. Después de que nacemos, vamos pasando por lainfancia, la niñez, la juventud, la madurez y la terceraedad, siempre requiriendo del amor. Y lo que es másimportante todavía, a través de todas esas etapas escondición imprescindible para desarrollarse, no sólo recibiramor sino especialmente darlo. Dar amor es correlativo a saberse amado. Sóloentonces es posible un desarrollo normal. La psiquiatríaactual abunda en ese requerimiento. Sólo madura comopersona aquel que progresa en el amor. El encerramientoen sí mismo es fuente de lo que antiguamente se llamabaneurosis y que hoy se encuentra dentro de las llamadas«alteraciones de la conducta». Como es sabido,actualmente, en muchos casos el deseo de placer y eldeseo de poder han cerrado el paso al sentido vital, elcuál sólo se encuentra en el amor verdadero. Por ello, se podría decir que Freud ya estárelegado a la historia de la psiquiatría. Los jóvenes hoytienden a considerar que lo que más desean no es tantosatisfacer su libido, sino tener un sentido en sus vidas,porque aún satisfaciendo aquella, pueden quedarse enun profundo vacío existencial. Tal como están las cosas,es bastante probable que la tendencia a encontrar elsentido de la vida se haga más aguda en el futuro. El
  6. 6. 152 Genara Castillo Córdovaasunto del sentido de la vida es apasionante, y aunqueno podemos dedicarnos ahora a desarrollarlo, sí lo veremosbrevemente al final, para proponerlo a la reflexión de losjóvenes. Por otra parte, en realidad, el amor humano esde una gran riqueza y abarca todo el campo de lasrelaciones interpersonales significativas; por ello dentrodel amor humano se pueden diferenciar algunas clasesde amor: el amor maternal, el amor paternal, el amorfraternal, el amor filial, el amor amical, el amor conyugal. Es significativo el hecho de que en todos loscasos, la frase amorosa fundamental y latente sea: “¡Québueno que existas!”, “¡Eres muy bueno, muy valioso,muy importante!”. Esto quiere decir, que el amor atañe alo más profundo de nuestro ser, que gracias al amorsomos refrendados en él. Evidentemente, estereconocimiento de nuestro ser como algo bueno causainmensa alegría. ¡Qué bueno que existas! es la frase que tácita oexplícitamente se encuentra en todas aquellas clasesde amor: una madre se lo demuestra continuamente asu hijo, los hermanos, los hijos, los amigos, losenamorados, los esposos, también lo dicen en muchosdetalles. Todos esos amores humanos –sin darse cuenta–están reconociendo el acto creador divino, amorosísimo,con el que fuimos puestos en la existencia, aquel actode amor por el que Dios nos pensó como alguien amable,cuya existencia sería algo muy bueno, y ese amortodopoderoso llegó con su solo Querer –lo que no
  7. 7. Educación de la Afectividad 153podemos hacer los seres humanos– a darnos laexistencia. Ese acto de amor divino se vuelve a renovar encada una de sus criaturas en cada momento de su vida.Por eso los amores humanos serán realmente tales sibeben de aquella fuente creadora –amor personalísimo–de la que han salido: el Amor Divino. Así pues, para entender el amor humano –sinhacerlo banal– hay que partir de aquella reafirmación enel Ser radical. La misma experiencia nos da noticia de loimpactante que es esa reafirmación. Por ejemplo, unjoven cuando vive su primer enamoramiento loexperimenta como un gran acontecimiento, que semanifiesta en alegría. ¿Por qué esa alegría?. Porque de pronto descubreque él es importante para alguien. Es probable que hastaese momento sólo haya vivido con el amor de sus padres,hermanos, familiares, amigos. Pero, he aquí que hayalguien que se interesa por él de un modo nuevo. Yentonces aquel muchacho piensa, y si no lo piensa lointuye: “Si yo soy alguien para ‘ella’ es que valgo”. Todavíatendrá que trajinar mucho en el camino del amor, peroese despertar es muy significativo. Éste es el gran acontecimiento de la vida humana.El mismo Evangelio (Buena Nueva), tiene en la entrañaesa buena noticia de que somos amados nada menosque por Dios mismo. Por ello, el amor divino esfundamental en todo ser humano, porque pueden fallarletodos los amores humanos, y, sin embargo, el amor divinono le defraudará, no le traicionará nunca.
  8. 8. 154 Genara Castillo Córdova Podría ser, inclusive que -como se dice- alguien“no tuviera ni padre, ni madre, ni perro que le ladre” ysin embargo Dios le sigue amando.1De ahí tambiénque la falta de amor a Dios se manifieste en tristeza.Acidia es el nombre que recibe la tristeza de no alcanzara Dios. En esa situación el sujeto experimenta unanostalgia, como si algo importante le faltara. ¡Qué bueno que existas!. No sólo es el comienzodel amor, sino también su desarrollo, y en esa clave estála superación de las diferentes crisis. Por ejemplo, en elamor conyugal, aquella frase se precisa en el momentodel perdón. Por muchas que sean las heridas recibidas,una señora no puede dejar de decirla y viceversa. Si nose dice, se da un paso hacia la puerta de salida: eldivorcio. En definitiva, el amor (darlo y recibirlo), esfundamental en la vida humana. De ello depende eldesarrollo y la felicidad de todo ser humano. Nospodríamos detener largamente en este punto, pero dealguna manera se verá a lo largo de los siguientes temas,ya que todos ellos están enclavados en ese meollo tanradical.1 También en la sicopatología se puede ver que es muy significativo el hecho de que en las terapias más efectivas se encuentre con un acercamiento religioso, el especial el amor divino. Esto no sólo se da en terapias de drogadictos o alcohólicos, sino también en la superación de muchas de las llamadas neurosis, especialmente de la angustia vital, y en general los temores de cierta índole.
  9. 9. Educación de la Afectividad 155 Finalmente, y antes de empezar a desarrollar lostemas pertinentes precisaremos que, aún siendo todoslos amores humanos importantes, nos vamos a deteneren un solo tipo de amor humano: el que existe entre unhombre y una mujer y se orienta a la vida conyugal en elmatrimonio. Lo primero que hay que decir es que el amorverdadero no se reduce al sentimiento. A veces se diceque el amor es ciego cuando tendría que ser todo locontrario, muy lúcido. Por ello, no hay excusa para loque se propone tantas veces a través de diferentesmedios de comunicación, no se puede reducir el amorhumano al amor pasional. Aunque éste se dé, esimportante tener la cabeza en su sitio porque es mucholo que está en juego. Como decía Hegel, la pasión fuertees la pasión fría, porque la otra desaparece pronto. Poreso hay que acudir a la inteligencia y la voluntad, queson las que tienen que estar presentes en elenamoramiento porque éste tiene que ser muy lúcido ymuy generoso, es una empresa bastante seria, espe-cialmente porque está orientado al matrimonio y a laconstitución de la familia humana. Para educar en este aspecto hay que ayudarlesa los jóvenes a que distingan que –en vistas almatrimonio–, entre un hombre y una mujer existen por lomenos tres tipos de amor humano: el amor de amigos, elamor de enamorados o novios y el amor conyugal.Considero que hacer esta diferenciación es un punto departida elemental si un joven sabe que está llamado almatrimonio. Tenerlos en cuenta es de una gran ayuda,guarda limpio el corazón, lo protege de “experiencias”
  10. 10. 156 Genara Castillo Córdovainnecesarias o entorpecedoras, y mantiene un tonoemocional bastante equilibrado.1. El amor amical Hay quienes sostienen la teoría de que entre unhombre y una mujer no puede darse el amor de amistad,porque no conciben que ese amor pueda darsedesinteresadamente y que por tanto le faltaría unacondición clave en la amistad. Sin embargo, el amor deamistad tiene muchas variantes, se da entre personasdel mismo sexo y también es posible entre un hombre yuna mujer, ya que sí es posible que cada uno procure elbien del otro desinteresadamente, valorándole en símismo. Este tipo de amistad, como todas las demás,empieza con el trato, el cual da lugar al conocimiento.Evidentemente, el trato entre dos personas de diferentesexo debe ser discreto y guardar cierta reserva prudente,especialmente si una de las personas estuvieracomprometida. Actualmente, con la presencia de la mujer entodos los campos laborales, sociales, académicos, puedepresentarse el caso de tener que coincidir con personasque no siempre son solteras. En ese caso, la amistadguarda una prudente distancia, empezando por algo tansencillo como es el tratar de “usted” y no transigir nunca–por ningún motivo– respecto a evitar la confidencia, esdecir, que es mejor no “contar las cosas íntimas”, a laotra persona, porque eso une mucho. La amistad es un
  11. 11. Educación de la Afectividad 157intercambio de bienes, pero eso no se hace ciegamente,sino que hay que pensar lo que se da y en las condicionesde la otra persona que recibe. En cambio, si las dos personas están libres decompromiso, es posible que se produzca un mayor“acercamiento” y empezar, a medida que se vaconociendo a la otra persona, a compartir con ella ycontarle las cosas personales: “me ha sucedido esto”,“haré esto otro”, “pienso esto”, “quisiera tal cosa”. Conel tiempo, se ve si la otra persona es digna de suconfianza, por lo que puede contarle cosas máspersonales, como proyectos, ideales, etc. En esteproceso amistoso no se ha de perder de vista la finalidadde lo que se da: procurar la mejora del otro. Desde el inicio, la amistad debe tener doscondiciones, que son también las de todo amor humanoverdadero, el de ser muy lúcida y muy desinteresada.Hay que pensar cuál es el verdadero bien del otro, yluego tratar de procurárselo, de manera que en cuantose vea la amenaza del egoísmo, se reaccione enseguidacon decisión. Así, en el nivel de la amistad, uno no puedeapegarse a esa amistad con deseos de exclusividad. Loúnico que justifica el amor de amistad es la ayuda y elperfeccionamiento mutuo, sin más. Si se cuida esto, elcorazón está “advertido” y la amistad se mantiene comotal. En este marco, el amor de amigos es diferente alde enamorados o novios. Inclusive se puede ser amigossabiendo que nunca se llegará a nada más. Se pueden
  12. 12. 158 Genara Castillo Córdovaaceptar las diferencias y la vida, el pasado, de la otrapersona, porque eso no “afecta” ese tipo de amistad.Por ejemplo, si con el paso de los años, una de las dospersonas le cuenta acontecimientos de su vida anteriorque tal vez –o sin tal vez– fue bastante desordenada,en el aspecto laboral, sexual, etc., aquello se acepta, yse continúa la amistad. Sería algo diferente si se tratara de novios, enque cabría preguntarse, reflexionar y observaratentamente hasta qué punto permanecen todavíarezagos o consecuencias de esas experiencias oinclinaciones, por ejemplo, para la vida conyugal. Tendríaque pensarse, no para juzgar, sino para estar prevenidos.Eso es necesario debido a que el enamoramiento vaorientado a la vida conyugal dentro del matrimonio ytambién está la responsabilidad de elegir bien el padre,o la madre, que se le va a dar a los hijos. Es diferente si sólo se trata de un amor deamistad, ya que se intenta, dentro de lo posible, y siempreque el otro lo necesite, de ayudarle –si fuera el caso–,¡también a conseguir esposa o esposo! Se trata de unaamistad desinteresada. Por ello, si no llegan al noviazgono hay “traumas”, ni experiencias dolorosas. De estamanera se conserva el corazón intacto, se continúa lavida con la más absoluta normalidad. Conseguir la limpieza o rectitud de intención esmuy importante, porque cuando se sabe que sólo habíaque llegar a la amistad, y no se la defiende –contraviento y marea–, para que sea sólo eso y nada más,entonces se ha obrado con irresponsabilidad. Lossentimientos propios y ajenos hay que cuidarlos y no se
  13. 13. Educación de la Afectividad 159debe jugar con ellos sometiéndolos a cualquier experiencia.Esta responsabilidad se tiene de manera especial si setiene vocación al matrimonio, ya que hay que cuidar esallamada que se tiene de manera personal. Esa vocación al matrimonio es muy seria y si sedescuida se puede dar lugar a experiencias que luego“perturben” el encuentro con aquella persona con quienla Providencia ha dispuesto que se forme un matrimonioy una familia. Por ejemplo, si por poca reflexión y ligerezase ha tenido una experiencia dolorosa en el planoamoroso, la persona queda herida, y si no se curaadecuadamente queda en mala situación para empezaruna relación de enamoramiento y noviazgo cuando seael momento. Es necesario cuidar las tendencias y nuestrossentimientos. No importa si a veces nos dicen cosascomo “no pienses mucho” porque en aquello que esimportante, conviene pensar mucho, y no debemos tenertemor de pensar, ya que es muy valioso lo que está enjuego. Las experiencias de la afectividad condicionande alguna manera la disposición de la afectividad en elfuturo, y de eso somos responsables todos.2. El amor de enamorados o novios En la amistad que vimos anteriormente, secompartía por lo general, una cierta intimidad en elsentido de contar los acontecimientos, y alguna vez losestados de ánimo, especialmente si se veía que la otrapersona podía ayudar. Aunque se viera y se hablara con
  14. 14. 160 Genara Castillo Córdovala otra. persona todos los días, la amistad –si es lúcida ygenerosa– se dirige principalmente a ayudarle en lo quepodamos. Con todo, en la simple amistad no ha ocurridotodavía el gran acontecimiento del enamoramiento. ¿En qué consiste este acontecimiento?. Es unencuentro, una especie de deslumbramiento. Se basaen el conocimiento que hace posible el descubrimientode la otra persona. Sucede cuando al ir conociendo auna persona nos damos cuenta de lo que es y entoncesuno se deslumbra. En ese acontecimiento se descubreel ser verdadero y bello de la otra persona, y con ello seve que uno es un gran bien para la otra persona y éstatambién para uno. Es decir, en el descubrimiento de la otra personano sólo se le descubre a ella sino que también uno sedescubre a sí mismo. ¿De qué manera sucede esto?Cuando uno “se ve” en la otra persona y viceversa. Apartir de ese momento, aguarda una gran tarea, lamaravilla que es que la otra persona logra que uno “saque”de su interior lo mejor y viceversa. Se trata de un encuentro muy personal con laverdad de la otra persona del que uno se quedadeslumbrado. Evidentemente que aquí cuenta mucho eltipo de personalidad y las experiencias anteriores (razónpor la cual insistimos en el apartado anterior en estarvigilantes). Si se va a este encuentro con la miradalimpia y el corazón entero, no manoseado por anterioresexperiencias, se está en mejores condiciones parareconocer y aceptar la verdad de la otra persona.
  15. 15. Educación de la Afectividad 161 Decíamos que era personal este encuentro y estose debe también al tipo de personalidad que se tenga. Aesto se le ha llamado a veces “complementariedad”, peroen realidad, si se posee buenas cualidades se tiende a lasemejanza, buscando en la otra persona aquello queuno considera un bien. De lo contrario repelería; y encuanto a los propios defectos se busca apoyarsecomplementariamente en las cualidades de la otrapersona. Este encuentro personal, de “uno” y “una”, contodo lo dicho anteriormente marca el enamoramiento,como primera etapa en el largo camino del amor humano.Se trata de un deslumbramiento, uno se encuentra conla verdad de aquella persona y uno dice: “éste(a) es”,incluso a veces se dice o se piensa: “te vengo buscandopor muchos años”, entonces se despliega la dinámicaafectiva más intensamente. De esta manera empieza el amor humano, comoun descubrimiento, pero enseguida da lugar a una tarea:la de procurar el bien del otro. Es aquí cuando la lucidezy la generosidad deben intensificarse. Actualmente, esnecesario insistir en que no es verdad que el amor seaciego, sino que el verdadero amor es muy inteligente ymuy generoso. Esa tarea cambia, marca la vida. La presencia yel trato con la otra persona hace que surja en nosotroslo mejor, y eso es lo novedoso. Por esto uno ve que suvida no puede ser igual después de haber conocido aesa persona, que su vida se divide en dos, e incluso,como dice la canción: “antes de ti, no hay antes”.
  16. 16. 162 Genara Castillo CórdovaPareciera que la vida empieza con esa persona. No seentiende cómo se pudo vivir antes sin ella. Es tanto loque hace por nosotros: ¡se nos ha revelado y nos harevelado a nosotros mismos! Esto se suele expresar con la conocida frase queya hemos señalado: ¡qué bueno que existas!, “si noexistieras, algo importante me faltaría”, poco a pocoesto se va convirtiendo en “no concibo la vida sin ti” yva apareciendo el “para siempre”. Si se ve que constituimos un gran bien para laotra persona y aquella persona también para nosotros,entonces aparece la nota de exclusividad, ¿en razón dequé? en razón de que se empieza a vislumbrar laposibilidad de que aquella persona puede constituir elesposo o esposa, y el padre, o madre, de sus hijos, yesto no puede hacerse sino de esa manera exclusiva. De cara a esa vida a futuro se desenvuelvennuestras relaciones, que tienen que ser muy delicadas,sabiendo ser prudente, precisamente porque ese futuroes futuro, no es presente. Lo más difícil será aquí guardarel equilibrio entre lo que procede y lo que de ningunamanera es procedente dentro del enamoramiento. Porque tampoco aquí está permitido todo. Asuntocentral es el de compartir la intimidad personal. Ya hemosdicho que aquí se produce una dinámica afectiva intensa,que tiende a la unión, por lo que hay que estar vigilantes.Por ejemplo, hay que cuidar las caricias, precisamenteporque la tendencia a la unión, también corpórea, esmuy fuerte.
  17. 17. Educación de la Afectividad 163 Para esto es importante ser conscientes de queel uno se encomienda al otro mutuamente y que portanto se trata de cuidar del otro, aunque a veces, si semete el egoísmo, es el otro el que tiene que cuidarse deuno. Las “salidas”, a veces inoportunas de la afectividades lo más fácil, lo difícil es venerar a la otra personahasta el punto de respetarla exquisitamente. Actualmente hay gran confusión al respecto. Latelevisión, las telenovelas, las revistas y la atmósferaque rodea a los jóvenes, favorece una ligereza en el dary recibir caricias y en muchas cosas más. Sin tratar dejustificarles, trato de explicarme este hecho con laignorancia y la falta de hábitos perfectivos. Se ignora laimportancia de una caricia, de un beso, e incluso laseducción está vista como un “hobby”, más aún, comouna “autoafirmación de la propia virilidad o feminidad”. Ese juego procede a menudo de lairresponsabilidad, cuando no de la inseguridad y hastade la malevolencia. Si es por inseguridad se trata de unapatología. Precisamente los “Don Juan” y las “mujeresseductoras” que enredan, a quienes van desprevenidos,en sus tentáculos como la araña a un bicho cualquiera,son objeto de largo estudio en la psicopatología. Esto es lo que ven nuestros niños y jóvenes en latelevisión, en las revistas, vaciando de contenidorealidades de tanta riqueza. Lo malo es que luego hayquienes, siguen con ligereza, ese “juego” -que yo suelollamar “fuego”- y pueden tener experiencias muy tristes. Nada da más pena que ver a un(a) adolescentesonreír con escepticismo, cuando se habla del amor
  18. 18. 164 Genara Castillo Córdovahumano, o del enamoramiento. También hay quienes vivenese cinismo como irremediable y entonces vanconscientemente a jugar con algún incauto(a), buscandoel placer o provecho personal. Esas ligerezas, a veces pueden tenerconsecuencias que marcan toda la vida, por ejemplo,las relaciones pre-matrimoniales a veces dan lugar a unhijo, con lo cual se pone en riesgo la vida de ese niñoque no cuenta con algo necesario para su desarrolloemocional e integral: la unión estable de sus padres.Esto es una injusticia que se agrava cuando la madresoltera no se hace cargo de su hijo y se lo da a losabuelos, abdicando de su insustituible maternidad. Por otra parte, es también una injusticia socialgrande la cantidad de hijos sin padre que pueden existiren una sociedad y las consecuencias que se desprendende ello. Conozco a un profesor que suele decir que a laley de Malthus le opone la suya: que cada hombre tengahijos sólo con su mujer, y entonces se puede superar lapobreza del Perú.3. El amor conyugal Si el proceso anterior se vive acertadamente,entonces se ha conseguido el 50% del éxito en elmatrimonio y un amor conyugal fiel, exclusivo, y fecundo.La fidelidad conyugal es un compromiso renovable día adía, e involucra inclusive al pensamiento. Esa vida sevive en función de un “nosotros” y de los hijos.
  19. 19. Educación de la Afectividad 165 Sin embargo, tampoco a esto ayuda el ambiente,puesto que ahora ya no se toma con seriedad elmatrimonio; por ejemplo, en las novelas la gente se casay se “descasa” con una facilidad sorprendente. El amor humano –como también el divino–, tieneque resistir a un fantasma, que es la rutina. Por eso loscónyuges han de inventárselo cada día y en cadamomento.
  20. 20. II ENFOQUE BIO-ANTROPOLÓGICO DE LA SEXUALIDAD HUMANA11. El plano biológico de la sexualidad en el viviente Como es sabido, básicamente, existe sexualidadcuando hay mezcla del patrimonio genético de dosorganismos para la obtención de uno nuevo. Desde elcampo de la bioquímica se sabe que los genes sonsegmentos de las cadenas de ácidos nucleicos queconstituyen los cromosomas y que contienen el mensajecodificado con todas las disposiciones y los ‘planos’ parala constitución y el mantenimiento del organismo vivo. Así pues, la forma en que se reproducen losorganismos vivientes más complejos es la sexualidad.Pues bien, desde este punto de vista, el núcleo de lascélulas de uno y otro sexo es el almacén donde se guarda1 Seguiremos en este punto a Jacinto Choza. Antropología de la sexualidad, Rialp, Madrid, 1994.
  21. 21. 168 Genara Castillo Córdovala información que constituirá al nuevo ser viviente. Esdentro de unos depósitos especiales, como son losgametos, donde se guarda aquella información precisa eindividual. En los organismos vivos, la individualidad estádada por la relación entre los elementos materiales quelo componen y su principio intrínseco o interior que losmantiene compuestos, y que les da continuidad, y que sellama «alma». El alma es el principio inmaterial, intrínseco, vital,muy activo, por el cual un ser vivo posee auto-movimiento y se auto-organiza, de manera que susoperaciones son inmanentes porque guardan una ciertainterioridad. Aquí ‘interior’ quiere decir que es extra-espacial y extratemporal en un sentido muy preciso. Así pues, ese principio intrínseco mantiene loselementos materiales integrados dentro del organismo,de manera que se mantiene la misma inmanencia en losprocesos de crecimiento, reproducción y nutrición. En loque respecta a los de reproducción, si ésta consiste enun desdoblamiento de todos los elementos integrados enel organismo, y del principio intrínseco que los manteníaunidos, se trata no de una actividad inmanente, sinotrascendente, pues da lugar a uno o dos individuosdiferentes que tienen una vida propiaindependientemente de los que le dieron origen. Pues bien, la posibilidad de que existan por unaparte “padres” y por otra “hijos”, y que la individualidady la vida de cada uno no tengan que mantenerse a costade la del otro anulándola, sino que tengan una vida
  22. 22. Educación de la Afectividad 169independiente, es lo que, en los organismos máscomplejos, viene dada por la existencia de los gametos. Resumiendo, la reproducción sexual de los seresvivos consiste en que el nuevo organismo se produce apartir de dos organismos diferentes, cada uno de loscuales aporta un grupo de cromosomas para laconstitución del nuevo ser. Ninguno de los dos juegos seactiva si no es en conexión con el otro, y, siendocomplementarios, el nuevo individuo tiene vida propia,de manera independiente, aunque se constituye siendoalternativamente expresión de caracteres de uno y deotro. Este proceso recibe el nombre de recombinación,y es lo que permite una alta variabilidad en los individuosy también en sus descendencias (porque los gametosdel nuevo individuo mantienen, a través de la meiosis,los caracteres de aquellos dos que le han dado origen). En los animales, aquellos organismos vivientesque tienen sexo meiótico están compuestos por célulasdiploides, es decir, por pares de cromosomas que resultande la recombinación de dos células haploides que son elgameto-macho y el gameto-hembra. Como es sabido, elorganismo resultante, sea un organismo macho ohembra, depende de los genes que se encuentren en elúltimo par de cromosomas. Por tanto, tenemos que la primera determinaciónde la sexualidad es, por supuesto, la genética. En el serhumano, tras la fertilización, los cromosomas delespermatozoide y del óvulo constituyen un núcleodiploide, y el último par de cromosomas determina si el
  23. 23. 170 Genara Castillo Córdovanuevo organismo es varón o mujer, y en los otros seressi es heterogamético u homogamético según la especie.2. Sexualidad y comunicación El individuo singular que pretende afirmar su propiaidentidad como individuo y como especie (su genotipoúnico e irrepetible), siente un impulso fuerte para hacerlo:es lo que en los animales se llama instinto sexual. Estoes lo que les lleva a un comportamiento determinadosegún las diferentes especies, y según la dotación decada individuo. Por otro lado, en el hombre se llamatendencia sexual o pasión amorosa erótica, y lo lleva aun determinado comportamiento. Así pues, los sentimientos, conocimientos,impulsos, etc., que se registran en la interioridad de unser vivo, forman parte de su realidad que es el sexo,pero esto sucede en razón de que los seres vivos estándotados de esa dimensión interior. Precisamente unser vivo es aquel cuyas acciones no se desprendenmecánicamente, sino que están regidas desde el interiordel ser vivo, el cual va “guardando” en sus facultadeslas formas que va adquiriendo. Por esto, en los seres vivos superiores cuentatanto la dotación genética como el despliegue de esadotación que va consolidándose con las acciones uoperaciones ejercidas respecto del entorno y que tienenuna finalidad dada por la propia naturaleza. En el caso
  24. 24. Educación de la Afectividad 171de la naturaleza humana, la “conducta sexual” no se hade realizar según el capricho de cada quien, no se puedeir en contra de la naturaleza misma. Por esta razón alestudiar la sexualidad humana hay que acudir tanto a ladotación biológica como a la educación de sus facultadeshumanas, de acuerdo con la cual ejerce la sexualidad,teniendo en cuenta, su finalidad. Es importante tenerclaro que la naturaleza de la sexualidad humana esjustamente eso: humana, y no se reduce simplemente agenitalidad. Por tanto, hay que evitar los reduccionismostanto respecto al materialismo, como a sociologismoscuyos planteamientos se sustentan en ideologías. Si sereduce la realidad humana, se le desconoce, se le maltratay se la deteriora profunda e injustamente. La sexualidad humana tiene que ser vistaintegralmente y además debe tener en cuenta su fin. Lacomunicación de la propia sexualidad se lleva a cabo enforma de unidad de la identidad y de la diferencia, esdecir, en la forma de comunión, de comunicación. Es latendencia a la supervivencia propia, un aspecto de latendencia a comunicar la propia vida. La unión total esposible si cada uno se da plenamente al otro, que esdiferente, sin suprimir su alteridad, sin fagocitarlo, sinanular su propia peculiaridad, teniendo en cuenta sufinalidad que tiene como ser humano. La reproducción es una puesta en común, unaunión de dos, no la inserción en la vida de uno solo deellos (como en la nutrición), sino en la vida de un tercero.La individualidad del tercero no se constituye a costa dela vida ni de la individualidad de los dos que se unen,
  25. 25. 172 Genara Castillo Córdovasino que es la manera como cada uno de éstos que seunen afirman su propia identidad como individuo y comoespecie.3. El eros como relación intersubjetivaa. Dinámica del eros Olvidarse de que el hombre tiene cuerpo resultade tan malas consecuencias para el ser humano comoolvidar que tiene espíritu. Sin embargo, aún con serimportante el cuerpo humano, hay que entenderlointegrado en las dimensiones más altas del espírituhumano, por lo que el tema del amor humano es un temaque no se reduce al de la relación erótica. En la experiencia corpórea, meramente sensible,hay una “sensación” de felicidad. Incluso en la máspequeña mirada, en el más leve gesto, se experimentaun sentimiento de gratuidad y gratitud. Es el anhelo derealizar lo más sublime a través de, o en esa persona. Por eso, algún autor ha descrito la experienciadel enamoramiento como una “alteración patológica dela atención”. Se trata de una alteración psicofísica, queinvolucra a todo el sujeto, en su cuerpo y en su espíritu. Es significativo el deseo de recibir y de entregarse.Esta experiencia, aunque sea tan básica, es conmovedoray anuncia la vocación al amor, por la que se puededescubrir a Dios y ver al universo con nuevos ojos. Dealguna manera el amor erótico “imita” lo que es el amorplenamente humano. Amar absolutamente es querer dar
  26. 26. Educación de la Afectividad 173absolutamente todo, es ya no pertenecerse, sino donarsegenerosamente. Sin embargo, para que esa entrega sea adecuadase requiere un grado de madurez. También aquí el amorerótico aunque se refiere especialmente al desarrollopsicofísico, tiene una cierta “imitación” del amor humanopleno. La máxima afirmación de sí mismo se producecuando hay un grado tal de posesión de sí que unopuede darse del todo. Entonces hay la libertad de ladonación. Por tanto, esta experiencia supone una adecuadaconciencia de sí mismo la cual no se da en la niñez, en laque todavía no se posee una conciencia de sí enconcordancia con lo que uno realmente es. El niño pequeño, aunque parezca que se da, enrealidad tiene una conciencia de sí elemental, fundadaen su diferenciación respecto de otros, simplemente comoopuestos a sí mismo. Sin embargo, el proceso deautoidentificación tiene todavía más fases, y una deellas es la experiencia del otro como persona y del otroen cuanto poseedor de unas peculiaridades propias queincluyen su yo masculino o femenino. El reconocimientode sí mismo y del otro en toda su integridad no es cabalen la niñez. En la pubertad y en la adolescencia, la experienciadel enamoramiento está frecuentemente descrita comoun despertar. Es una puerta de entrada para elconocimiento de quién es. Se podría decir que eladolescente “se mira por los ojos de la persona amada”,se descubre a sí mismo.
  27. 27. 174 Genara Castillo Córdova En este despertar sensible lo que primero seexperimenta es gozo, pero el amor humano no se reducea aquella fase inicial. Es preciso un recorrido. En algúnmomento se cae en la cuenta de que el ser humanoaunque quiera amar de una vez por todas y entregarlotodo de un golpe, no alcanza a lograrlo por su condicióntemporal. Por eso su modo de dar esa entrega esprometerla. Pero la promesa no es sentimiento espontáneosino una reflexión. La promesa es, a partir de esareflexión y valoración, un adelantar el tiempo (se prometeen relación con el futuro), ya que se considera tan valiosaa la otra persona que uno compromete su futuro en latarea de amarla. Así pues, en el primer momento aparece el amorcomo gozo, y en el segundo aparece como tarea arealizarse en el futuro, a lo largo del tiempo, cualquieraque sean las circunstancias, a pesar de los problemas ysus deficiencias. Si la radicalidad constitutiva, la que aparece enel fenómeno cognoscitivo afectivo del enamoramiento,no se unifica con la actividad voluntaria reflexiva, elhombre no se liga con su propia raíz. Puede sucedermás bien que se disperse, que no sea uno y que no logreafirmar suficientemente su propia identidad. Aquí podemos empezar a diferenciar el merosentimiento amoroso del amor plenamente humano. Unsentimiento y más especialmente el del amor, empiezade un modo inopinado, y dura mientras dura; estápresente hasta que pasa. En cambio, una decisión
  28. 28. Educación de la Afectividad 175voluntaria no empieza de un modo impulsivo; empiezacuando se toma la decisión, y dura hasta que se revocamediante otro acto de la voluntad. Dicho de otra manera: un sentimiento esmanifestación de sí, de lo que uno es o está siendo, yuna decisión es disposición de sí, y es tal que respondede sí en todo momento. En este nivel personal, en elque no se cuenta sólo con el sentimiento, con laatracción erótica, sino con la decisión, se da la posibilidadde la unión y con ella el riesgo del otro. Esta tarea sevive especialmente en el matrimonio. Como en esteámbito se dan las mayores de las uniones, aquí tambiénse dan las mayores soledades y sufrimientos más intensos.b. El cuerpo revela el sentido donal de la vida El cuerpo tiene su valor. La corporeidad es, enefecto, el modo específico de existir y de obrar del espírituhumano. Este significado es, ante todo, de naturalezaantropológica. “el cuerpo revela al hombre”, “expresa ala persona”. Hay una teología del cuerpo: “Esto es elcuerpo: testigo de la creación como de un donfundamental que es don del Amor”. Por tanto, ya desde la observación del aspectocorpóreo de la sexualidad se puede descubrir la vocaciónal don mutuo de sí y a la fecundidad. El cuerpo en cuantosexuado, manifiesta la vocación del hombre a lareciprocidad, esto es, al amor y al mutuo don de sí. El hombre y la mujer son diferentes paraintegrarse. Por eso, los sexos son complementarios:
  29. 29. 176 Genara Castillo Córdovaiguales y distintos al mismo tiempo, no idénticos, pero síiguales en cuanto a la dignidad personal; son semejantespara entenderse, diferentes para completarserecíprocamente. Hombre y mujer pueden formar una comunidadde amor. Dentro de un planteamiento cristiano, constituyeun modo de realizar, por parte de la criatura humana,una determinada participación del ser divino. Orientadosa la unión y a la fecundidad, el marido y la esposaparticipan del amor creador de Dios, viviendo a travésdel otro la comunión con Él. En presencia de estacapacidad del cuerpo de ser signo e instrumento de unavocación, cabe descubrir una analogía entre el cuerpomismo y la economía sacramental. En síntesis, la sexualidad está llamada a expresarvalores que tienen exigencias morales específicas.Orientada hacia el diálogo interpersonal, contribuye a lamaduración integral del hombre abriéndolo al don de síen el amor; vinculada, por otra parte, en el orden de lacreación, a la fecundidad y a la transmisión de la vida,está llamada a ser fiel también, a esta finalidad suyainterna. Amor y fecundidad son, por tanto, elementos yvalores esenciales de la sexualidad humana.
  30. 30. III LAS DIFERENCIAS PSICOLÓGICAS ENTRE LA PERSONALIDAD MASCULINA Y FEMENINA1. Importancia de no reducir la sexualidad humanasolamente al plano fisiológico Como habíamos señalado, los sentimientos,tendencias, conocimientos y movimientos que seregistran interiormente, forman parte de la realidad quees la sexualidad humana en los organismos queefectivamente están dotados de esa interioridad. El serhumano es una unidad. Por esto además de la dotacióngenética, el medio, el aprendizaje y la trayectoria“biográfica” individual son factores que cuentan en laconsolidación del sexo. Dentro de esta visión integral, la biología evolutivaque se hace desde la genética o desde la biologíamolecular está incompleta sin los logros de la fisiologíacomparada, la embriología y la etología. Y por eso tambiénsi se quiere estudiar la sexualidad humana no se puedeprescindir de las dimensiones psicológicas, sociológicas,
  31. 31. 178 Genara Castillo Córdovajurídicas y morales que tiene el sexo en el caso delhombre, y que son tan reales como sus dimensionesgenéticas, anatómicas y fisiológicas. Si no consideramos esta unidad integral del serhumano podemos caer en reduccionismos, que llegan aver al hombre y a la mujer sólo en su aspecto fisiológicoo inclusive corpóreo, desatendiendo otras dimensionesinclusive más importantes. Esto es un error muy serioaun tratándose de cualquier realidad viva. Por tanto,reducir a uno de sus aspectos a cualquier ser vivientees estropearlo. Así pues, la sexualidad es una de las formas del“impulso a la conservación del propio ser” que se da enlos seres vivientes orgánicos, en tanto que vivientesorgánicos, porque se lleva a cabo en forma de unidad dela identidad y de la diferencia; es decir, en la forma decomunión, de comunicación. Intuitivamente se capta biensu significado por referencia a la experiencia de la pasiónamorosa en el ser humano, la cual es un impulso quetiende con la máxima fuerza a una unión total. Sinembargo, ese impulso tiene que ser gobernado por lainteligencia y la voluntad, para que no se desboque. Respetar la individualidad del otro tiene suimportancia en la vida conyugal porque esa unión suponedarse totalmente al otro pero a partir de la propiaidentidad, de lo que es uno. De manera que la unidadentre dos seres humanos no es una mezcla en que no sesabe qué es cada uno, sino una unidad de dos que sondiferentes (también sexualmente). Y sólo así se entiendela entrega personal, en el sentido de que cada uno entrega
  32. 32. Educación de la Afectividad 179lo que es al otro sin suprimir su propia identidad, sinoprecisamente reconociéndola. Esto tiene más importancia todavía referido a losroles o funciones que desempeña la madre y el padredentro del hogar. Como se sabe, el matrimonio es elfundamento de la familia, por ello los padres son los que“sacan adelante” su hogar, porque son en cierto modosus “fundadores”. Dentro del hogar todos colaboran ensacarlo adelante, y por eso hay unas funciones queresponden a las condiciones con las que cada unocuenta, para así poder realizarlas con más facilidad.2. La complementariedad entre el hombre y la mujera. Lo masculino y lo femenino existencialmente. Unrelato griego. La especificidad de los sexos en el ordenconstitutivo se ve también en el orden operativo. Paraver cómo se manifiesta esa diferencia originaria en elplano psico-sociológico y en el trayecto biográfico,seguiremos la propuesta del Prof. J. Choza, quien en sulibro Antropología de la sexualidad, acude a una de lasmuestras más completas que ofrece la cultura griega. Su lugar es la Odisea de Homero. Es un poema enque aparece el principio femenino modulado según unaamplia gama de versiones y también el principio masculinoencarnado en lo que se ha considerado en la culturaposterior como el arquetipo de hombre-varón.
  33. 33. 180 Genara Castillo Córdova Pero Ulises, el arquetipo de humano varón es tal,precisamente en referencia al arquetipo humano mujer,Penélope, y viceversa. Para cada uno la existencia y laidentidad propia sólo se concibe y se realiza en funcióndel otro, aunque esa reciprocidad no es en modo algunosimétrica sino asimétrica y, vale decir, complementaria. Según la concepción griega, la existencia deUlises, como toda existencia humana, consiste en salirde sí, de su casa, de su familia, donde todavía no esnadie o no es nada porque no ha hecho nada: no hallevado a cabo acciones por las que se le pueda calificary en las que se puedan manifestar en el orden existencialsus cualidades esenciales-personales. Así pues, el comienzo, su biografía todavía notiene ningún contenido y por eso su vida es de unapobreza extrema. Y ésa es la condición inicial de todaexistencia humana. Ulises sale de sí abandonando sufamilia y su casa para recorrer el mundo, lo cual cumplerealizando acciones bélicas, técnicas, eróticas ydiplomáticas en las que se ponen de manifiesto y seprueban sus cualidades humanas, psicológicas, susprincipios éticos y también sus creencias religiosas. El objetivo que preside el conjunto de susactividades es volver a su casa, a su familia, a Penélope,que es la fuente de su profunda nostalgia. Ulises consiguesu objetivo, y ello significa que su vida está “salvada”:no queda como un conjunto de actividades dispersas yperdidas, sin que nadie las recoja y les dé unidad ycontinuidad, sin que nadie se beneficie de ellas,heredándolas y haciéndolas fructificar.
  34. 34. Educación de la Afectividad 181 Al alcanzar su objetivo, Ulises consigue reunirseconsigo mismo y permanecer incluso más allá de sumuerte. Pero lo alcanza sólo mediante el reconocimientode los demás, y especialmente de Penélope. De nada lehubiera servido llegar como triunfador a la isla de Itacasi él no significaba nada para Penélope. Así, todo sumundo masculino, sus trabajos, sus conquistas, sólotiene sentido si su ser es acogido y su trabajoreconocido por la persona amada. Sólo en Penélope sereúne Ulises consigo, porque sólo en ella alcanzaverdaderamente su identidad, ya que se trata de undestinatario personal a quien ama. Ulises representa de alguna manera la conquistay los trabajos masculinos y Penélope la permanencia:ese centrarse y quedarse en su casa hace posible queUlises tenga un punto de referencia seguro al cual volver.De igual manera, la mujer está más dispuesta a congregarque a dispersar. Inclusive se ha dicho a veces que lamujer tiene que arreglar los desarreglos de los hombres,en referencia a aquellos estropicios que se puedenproducir en la actividad que éstos despliegan. En el poema, se pone de manifiesto que no setrata de que Ulises, el hombre, no sepa quién es él. Dealguna manera lo sabe y sin embargo en su viajar por elmundo lejos de su casa, de su mujer, puede precisamenteolvidarse de su casa y de los suyos por ingerir la “flor delolvido”, puede concentrarse en la satisfacción de lasnecesidades inmediatas y ser convertido en cerdo, puedeser seducido por el canto de las sirenas y quedardestruido por aquello que le fascina.
  35. 35. 182 Genara Castillo Córdova Se trata de que su trasunto biográfico seaaceptado, de que aunque mantenga memoria de sí, suprincipio de identidad (ya sea de modo continuo ya seade modo intermitente), eso que ha hecho, que ha vividoy que sabe de sí, ha de ser acogido, reconocido por lapersona o personas a las que, ya desde el principio,pertenecía, de un modo muy particular la propia vida, asaber, la mujer y los hijos. El único ámbito adecuado para la existencia deun ser personal es la intimidad de otro ser personal,pero el único modo de entrar en ella es el reconocimiento(que ha de ser siempre recíproco). Reconocer suponevalorar y aceptar. No se trata de que el hombre nopueda vivir solo, se trata de que no puede tenerconciencia de su propia subjetividad como una solapersona. Si él es el único que sabe de sí, no puede tenerninguna certeza de que lo que sabe es real. Por eso, lo que Ulises ha vivido, es preciso quesea revalidado por Penélope mediante el reconocimiento.Ulises sólo puede existir como rey de Itaca y destructorde Troya en Itaca si lo reconoce como tal la reina, si no,podría vivir en Itaca pero no como rey; sino como un“don nadie”. Todo varón puede vivir como rey en su casa si lereconoce como tal su señora, de otro modo puede vivircomo un extraño, como un huésped, etc., o si insiste ensus pretensiones puede ser destruido simplemente, talcomo fue la suerte de Agamenón, quien fue vencedorde Troya, pero como su esposa no lo reconoció, cuandollegó a su casa, a partir de su llegada no fue nadie.
  36. 36. Educación de la Afectividad 183 Esto tiene implicaciones actuales, precisamenteporque los roles del padre y de la madre ahora soncompartidos. Sin embargo, actualmente algunas esposas,tontamente, no reconocen o no valoran el trabajo de sumarido, pequeño o grande, modesto o famoso; y nosaben asistirlo en él, animándolo, comprendiéndolo,perdonándolo, siendo que todo su juego es sercompañera. Penélope reconoció a Ulises y con ello le salvó lavida, pero de ese modo se salvó también a sí misma.Penélope sale de sí, no abandonando su casa, sinoquedándose en ella. Es el punto que permanececonstante, al menos espacialmente, y que por eso sirvede referencia a Ulises: solamente se puede volver a loque está, a lo que queda, a lo que permanece. Esta capacidad de ser un centro de acogida espropia de la mujer. Así por ejemplo, cuántas veces unhombre cansado del duro trabajo regresa a su casapensando encontrar el cariño de su mujer, el ambienteacogedor y amable que hace suaves las asperezas delcamino. Esto de entrada no quiere decir que sea egoísta,es sólo un rasgo propio de la personalidad masculina.Con todo, desde la perspectiva cristiana el últimodestinario es el Amor divino.b. Características psicológicas del hombre y la mujer Como es sabido, existen tipos humanos, aunquecada quien es cada quién y no se puede generalizar. A
  37. 37. 184 Genara Castillo Córdovamodo de referencia vamos a decir algunas característicastipológicas. · La mujer tiene un centro relacional muy intenso Este centro relacional supone, como su nombrelo dice, un núcleo interior que reúne en sí mismo comoun centro muchas cosas a la vez, sin separarlas, sinomanteniendo muy cercanas unas respecto de las otras,y en relación a sí misma. La mujer es más reunitiva que el hombre, en elsentido de que es capaz de meter dentro de los plieguesde su corazón de una manera muy intensa los diferenteselementos del mundo humano, que para ella tienenespecial significación, por ejemplo, a las personas lastiene unidas estrechamente en su cabeza y en sucorazón. Por eso una mujer está muy atenta a cada unode los miembros de su hogar. Esa capacidad reunitiva está en función de sumaternidad, ya que tiene que reunir los diversos aspectosde la vida en torno a los hijos o al esposo. Sin embargo,esto también puede complicarla, porque todo lo relaciona,una cosa con otra, y le cuesta separar. Así pues, unproblema personal lo lleva a su trabajo, a su relacióncon los demás, etc., de modo que ese problema influyegrandemente en su vida, le cuesta desligarse yconcentrarse en otra cosa. En el hombre no suele ser así, aunque alguna vezse dé y la excepción precisamente confirma la regla. Elhombre puede haber fracasado en su matrimonio inclusive
  38. 38. Educación de la Afectividad 185varias veces, y sin embargo puede saltar por encima desí mismo, de su dolor y puede sacar adelante un trabajo.A una mujer le cuesta más salir de su propio centro. Sepodría decir que el hombre tiene más capacidad que lamujer de “pasar página”. El hombre separa más, por eso también tiene máspeligros de ser infiel, porque para él “echar una cana alaire”, (puede ser divertido o una manera de comprobarla vigencia de su atractivo), no le parece importante,ya que sigue considerando que su mujer está en suhogar y eso es otra cosa aparte. Es verdad que lasaventuras fuera del hogar deterioran tanto al hombrecomo a la mujer (si el ser humano manosea el corazóncon amoríos se incapacita, se cierra el camino del amorauténtico), sin embargo, no afecta de manera igual auno y a otro. A una mujer la infidelidad la “rompe” más, debidoa la intensidad con la que mantiene unidas dentro de sítodas sus relaciones. Se podría decir que “se dañan máscosas” en el caso de la mujer infiel. Aquí se aplica conpropiedad el dicho de que la corrupción de lo óptimo espésima. Por ello el cuidado que debe tener una mujer, elcual no sólo ha de ser referido a lo externo, sino,principalmente, respecto de ella misma. El gran peligro de la mujer es la coquetería, porquees una cualidad propia. Sin embargo, si la mujer nocontrola su deseo de agradar, puede caer en sus propiasredes. Es necesario saber distinguir, porque se puedeagradar, ser educada, amable y atenta sin necesidad deinsinuarse o de seducir, es decir, sin buscar agradar atoda costa.
  39. 39. 186 Genara Castillo Córdova · La mujer tiene más cuidado de los aspectos humanos Esta característica también está hecha en vistasa su función de madre. La mujer contacta másrápidamente con los factores humanos, y, si bien elhombre también es muy capaz de ellos, la facilidad y lamayor prontitud de los contactos los tiene más respectode las cosas, que de las personas. Esto es así, en parte, porque la mujer está másllamada al cuidado del hogar y de las personas que hayen él, y el hombre tiene que ver más con el trabajofuera de casa, que supone mayor capacidad de objetivar,de cosificar, ya que la objetivación es muy importantepara poder ejercer el dominio del mundo que es algoarduo y difícil. El hombre tiene más facilidad para gestionarcosas, la mujer tiene más facilidad para tratar personas.Así, por ejemplo, si los esposos están en la sala y loshijos jugando en el patio, si hay un ruido llamativo, elpapá suele preguntar: ¿qué pasó?; le interesa más loque ocurrió, el asunto; en cambio la madre suele decir:¿quién se ha caído?. Por eso también es impropio de lamujer el matar, antes al contrario: a ella se le haentregado con particular responsabilidad el cuidado dela vida, especialmente de la vida humana. El aborto dañagravemente a la mujer, al hombre también, pero,especialmente a ella. La mujer tiene a su cargo el cuidado del serhumano. Esto supone que la mujer debe ser educadora,
  40. 40. Educación de la Afectividad 187en el sentido de formadora, de maestra. En ese sentidoes admirable la tenacidad femenina que puede esperaruna y otra vez, un día y otro, a que el pequeño dé unpaso y luego otro, y otro. El hombre puede educar en elámbito de la relación con las cosas, con las máquinas,es un ser productivo, por ello tiene en sus manos ladocencia en las cosas teóricas, científicas otecnológicas, aunque evidentemente, la mujer es muynecesaria en estos ámbitos. · El hombre tiene mucha capacidad de ser objetivo Esto tiene que ver con lo anterior y significa queel hombre puede objetivar más, puede abstraer más,puede “idear”, más que la mujer. Aquí como en todos losaspectos descritos antes, el que uno tenga más facilidadpara una cosa que otro, no quiere decir que ésteadolezca de aquella cualidad, sólo quiere decir que estámás inclinado a hacerlo. Así por ejemplo se puede uno preguntar: ¿la mujerno puede ser científica, empresaria, política? Sí, puedehacerlo, e inclusive es necesario que entre a esos ámbitospara humanizarlos más; sin embargo, le es difícil lograrel descentramiento, el salto que tiene que dar paraobjetivar es muy grande, y a veces, la verdad es quepara lograrlo, acude a la ayuda de aquello que sí es supunto fuerte, y es la motivación que se tiene cuando,dentro del corazón, se posee un amor personal que siendomuy grande le impulsa a dar el salto. A la mujer le es difícil mantener una actitudexclusivamente objetiva, como el hombre. Por eso es
  41. 41. 188 Genara Castillo Córdovanecesario que intervenga en esos ámbitos de la realidaden que están “ellos” para hacerles notar que este mundoes menos cosificado de lo que el varón considera. Éste,muchas veces, en su manía de cosificar llega a tratar alas personas como cosas, o como simples elementosdentro de un plan de acción (en ese trajinar, ni la propiamujer puede evitar, a veces, ser tratada como cosa). La mujer puede recordarles que hay que atendera una serie de componentes subjetivos, personales, queson enormemente importantes. La mujer puede ver mejorlos componentes de la realidad que tienen relación conlos seres humanos. A veces, el hombre está demasiadoproyectado, demasiado obsesionado por la gestación dela obra, y puede suceder que hasta los detalles humanosmás insignificantes queden fuera de su alcance. Al ser más objetivo el hombre es más “frío”, más“cerebral”, en el sentido de que puede trazar proyectos,puede dedicar su vida al cultivo de una ciencia abstractacomo las matemáticas u otras ciencias de ese tipo. Dehecho existen más científicos notables entre los hombresque en las mujeres, aunque también las haya, el temaes, insistimos, cuestión de mayor o menor facilidad. Todoslos seres humanos hombres y mujeres están dotados demuchas cualidades, sólo que unos tienen más facilidadque otros para ciertos roles. · En los hombres, las pasiones suelen ser más intensas que los sentimientos. Aunque como en todo, depende mucho de loscaracteres, las pasiones especialmente las relacionadas
  42. 42. Educación de la Afectividad 189con el sexo no suelen “cegar” tanto a las mujeres comoa los hombres. En la mujer es muy raro que la pasiónvaya sola, como a veces en el varón. En la mujer, lapasión, cuando se da, va acompañada de sentimientosde ternura, de admiración, etc.; lo cual atenúa la pasión,pero a la vez la hace más constante en sus afectos. En cambio, en el varón la pasión puede darsecon apenas sentimientos de ternura, por lo que semanifiesta con fuerza. Por ello también algunas mujerespueden “aprovechar” esa característica del varón y tratande dominarle precisamente por ahí, por el lado de la purasexualidad, ya que él está más expuesto a “encenderse”pronto con una pasión. · La relación de la madre con el hijo es muy intensa Para entender esto bastaría pensar el tiempo queel hijo está en el seno de la madre, pero supone muchomás. La vocación maternal de la mujer es por naturalezamuy fuerte, es lo que a veces se ha llamado instintomaternal. Normalmente una madre es quien cuida a sushijos de la mejor manera. Con esto no se quiere decirque el padre no pueda ser capaz de atenciones, dedelicadeza y de ternura exquisitas sino que normalmentea la madre aquello le es connatural, tiene más facilidadpara manifestarlo. Por ello, insistimos, el aborto daña tanto a unamujer, porque se trata de matar a su propio hijo. Laúnica capaz de abortar es la mujer, pero cuando lo hacesu misma realidad personal es herida, vulnerada.
  43. 43. 190 Genara Castillo Córdova A veces las feministas dicen que cada una esdueña de su cuerpo y de lo que hay en él, y no se dancuenta de que aquella vida es independiente, en elsentido de que constituye otra vida distinta a la de lamadre, y además ignoran hasta qué punto la mujer sehiere cuando aborta. Se podría decir que en cierta manera la madre esmás madre que el padre; ya que la intensidad de lavinculación con respecto al hijo es mayor en ella. Elpadre lo es, de distinta manera a como la madre esmadre. · La mujer tiene mucha capacidad de constancia La constancia o perseverancia es una virtud porla cual se soportan las dificultades en la consecución deun bien aunque tenga que pasar mucho tiempo. Tambiénesto ayuda a la mujer en su función de madre, ya que laatención, la crianza y la educación de sus hijos requieremucha constancia, estar con ellos una y otra veztratando de enseñarles a valerse por sí mismos comopersonas humanas. Si se cansara, dejaría incumplida sumisión. La mujer enfrenta las dificultades, no tantoagresiva o impulsivamente, cuanto con ternura, conpaciencia, con constancia, de modo que muchas vecessu fortaleza pasa desapercibida, aunque la tiene, y muygrande, sobre todo si está relacionada con las personasque quiere. Cuando se trata del amor de sus hijos, porejemplo, o del amor a su marido, o del amor a Dios, unamujer puede ser capaz de las mayores heroicidades.
  44. 44. Educación de la Afectividad 191 Una mujer que no se rinde ante una idea “fría” oun proyecto impersonal, se entrega cuando se trata desus seres queridos, o acepta lo primero si la razón es lasegunda. Por las razones expuestas las característicasmasculinas y femeninas son un gran aporte en la familia.Ni el hombre es superior, ni tampoco la mujer lo es,simplemente son distintos para cumplir con mayor facilidadtareas diferentes. Hay quienes se oponen a ladiferenciación masculina y femenina por falta deinteligencia en la concepción de la igualdad. Igualdad no quiere decir uniformidad. El hombre yla mujer son iguales en cuanto a su dignidad personal, ypor ello merecen igual respeto como personas humanas,y, si somos cristianos, también por ser hijos de Dios. Sinembargo eso no quiere decir que también sean igualesen el sexo o en sus funciones. Buscar la igualdad a partir de la supresión detoda diversidad es confundir la igualdad con launiformidad. Eso trae muchas complicaciones, porejemplo, suprimir la virilidad y la feminidad. Esta es unade las propuestas de la “Ideología del género”, quedefiende el “matrimonio” entre homosexuales para queconstituyan una “familia”, lo cual va en contra de todoslos principios, empezando por los naturales. El hombre y la mujer son diferentes, poseen supropia identidad psicológica. Por ello, las relacionespersonales en el matrimonio son de mutua ayuda y decomplementariedad. El hombre aporta su seguridad, suobjetividad, su firmeza, su reciedumbre, en el sacar
  45. 45. 192 Genara Castillo Córdovaadelante su hogar, proveyéndoles de lo necesario parasu vida y contribuyendo a la educación de sus hijos. La mujer aporta su capacidad de estar en losdetalles concretos, conectada íntimamente a laspersonas que conforman su hogar, atendiéndolos en susnecesidades, en sus pequeños o grandes problemas,contribuyendo decisivamente a crear ese ambiente defamilia, haciendo de su casa un hogar luminoso y alegre. Por otra parte, el primer deber del amor paterno,y materno, es el amor conyugal, sin esto es muy difícilser buen padre o buena madre. Ser madre es una formaexcelsa de la feminidad. El amor maternal es conseguridad uno de los sentimientos más fuertes y másconstantes entre todos los humanos. Es oportuno recordarque esta maternidad no es sólo física, sino especialmenteespiritual. La característica esencial del amor materno es labúsqueda incondicionada y sacrificada del bien del hijo,con completo olvido de sí, es decir, desinteresadamente.¡Qué sería de la vida humana sin el testimonio de esabondad, de esa entrega abnegada de la madre!. La característica maternal de la madre es lo que,a diferencia del impulso rudo y hasta agresivo de lapersonalidad varonil, hace o configura ambientesdelicados, profundamente humanos, serenos, en los quese está tan a gusto. Sin embargo y aún con todo la madre debe estarprevenida contra la tentación del acaparamiento. Unamujer puede llegar a ser muy posesiva, de su marido yde sus hijos, con lo cual sofocaría su normal desarrollo.
  46. 46. Educación de la Afectividad 193Por ello, la madre debe ayudar sin sustituir, debe prodigarcuidados pero sin dependencias, y debe mantenerseabierta al saber y ampliar cada día más el campo de susintereses, a fin de que su marido y sus hijos sigan siendociertamente lo principal de su existencia, pero no lo único;de lo contrario puede “ahogarles”. El extremo contrarioa la sobreprotección de los hijos es el abandono, y tandañino es uno como el otro. Por su parte, ¿qué significa la paternidad?. Es unarelación espiritual y también en el caso del matrimonioque ha fundado una familia, es una relación de sangre.Ser padre supone una cierta prolongación de sí mismo,por ello cabe un legítimo orgullo, cabe también un afánmuy honesto de mejorar la vida del hijo, enriqueciéndolaen amplitud y elevándola de nivel, lo cual puede constituirpara él un fuerte estímulo para hacerle capaz de ciertossacrificios que de otra manera no se darían. Esto podría originar un exceso en la actividad delpadre, que se entregaría demasiado al trabajo: con labuena intención de que a su familia no le falte nada,éste puede impedirle dedicar más tiempo a su mujer y asus hijos. El padre ha sido desde siempre punto decisivo enla autoridad con que se dirige la vida familiar. La autoridadcuando es respaldada por el ejemplo y no se reduce sóloa la mera fuerza del poder, es necesaria, más aún es unservicio. Por ello, si falla la autoridad paterna y la madreno está en condiciones de cumplirla, la familia atraviesapor crisis de autoridad, entra en conflicto y a veces sedesmorona.
  47. 47. 194 Genara Castillo Córdova Sin embargo, también en esto el padre tiene queestar atento, respecto de las ansias de dominio en lapropia casa, porque puede ejercitar mal la autoridad,convirtiéndola en arbitraria, o meramente impositiva eirreflexiva.
  48. 48. IV CRITERIOS SOBRE EDUCACIÓN SEXUAL1. Criterios generales sobre la educación sexual Retomando lo que hemos visto anteriormente,tenemos que la persona humana es una unidad, y es unerror muy grave separarla en trozos. Por ello no se puedetratar la sexualidad humana sólo en su aspecto fisiológico,sin considerar también la afectividad, la dimensiónpsicológica, social y ética que impregnan aquella realidad. La fragmentación del ser humano ha dado lugar amuchos reduccionismos. Entre éstos está el caso de losespiritualistas que consideran al hombre sólo comointeligencia, los voluntaristas, como voluntad, losmaterialistas como animal; los pansexualistas comosexo; los liberalistas sólo como individuo. Tenemos, encambio, que tratar de tener una visión integral. Teniendo en cuenta una perspectiva antropológicacristiana, recordaremos los siguientes criterios generales:
  49. 49. 196 Genara Castillo Córdova a) No se deben rehuir, ni mucho menos prohibir,las preguntas que hacen los niños sobre este tema, nicrear un ambiente de falso misterio. b) Cuando los padres hablan con delicadeza sobrelos temas de la sexualidad humana se propicia tambiénun fortalecimiento de grandes vínculos de unión con sushijos. c) Para ser realmente eficaces, no se trata sólode dar información repentina, sino más bien una enseñanzapersonal y graduada, para que los hijos vayandescubriendo, poco a poco, las verdades acorde con lascircunstancias que se vayan presentando. d) En la situación actual se ha exagerado de talmanera la información sexual –muchas veces biologicistay por lo tanto reducida– de la sexualidad, que ahora elpeligro no está en considerar al sexo con temor, sinomás bien como algo intrascendente, sin importancia, comomero producto de consumo, confundiendo entoncesgravemente lo normal con lo corriente, lo natural con losimplemente instintivo y la sexualidad con el mero instin-to sexual. e) Una mala información de la sexualidad atacadirectamente otros valores como son el matrimonio y lafamilia, desvirtuándolos. El matrimonio y la familia sondos realidades que se deberían conocer a fondo. La“pedagogía de la ignorancia” no es nada recomendableen estos tiempos. f) Lo normal no es lo corriente. Lo corriente esaquello que la mayoría de las personas piensan o hacen,pero no siempre es lo normal. El término normal debería
  50. 50. Educación de la Afectividad 197reservarse sólo para significar aquello que se haceconforme a la norma, es decir aquello que correspondea lo que la naturaleza humana indica que uno es y portanto, lo que se debe hacer. En determinadascircunstancias lo corriente puede ser anormal. g) La culpa del fracaso de algunos matrimonios yfamilias no la tiene la institución misma, sino las personasque la viven, pues el hombre, por desgracia es el únicoanimal que puede hacer pésimamente lo óptimo. h) Las realidades que debiéramos identificar yrevalorar son: virilidad y feminidad; persona humana;procreación y educación; matrimonio y familia; libertady amor humanos. i) Lo instintivo no es igual a lo natural. La exigencianatural no se identifica con lo que el instinto pide oexige. Así, instintivamente una persona puede sentirdeseos de venganza o envidia, y no por el hecho desentir esos impulsos está obligado a dejarse llevar porellos. j) El ser humano puede poseer una ciertainclinación a la pereza, a la vanidad, a la soberbia, alegoísmo y a otros defectos; y el dominio de estastendencias conlleva una seria y decidida lucha porsuperarlos. Lo que altera la sexualidad humana residefundamentalmente en el desorden, en la falta de unareal jerarquía y aceptación de los valores propiamentehumanos, basados en un gran egoísmo personal. k) La más elemental manifestación de la relaciónconyugal es la atracción natural de los sexos, la cualinclina a poner por obra la mutua complementariedad
  51. 51. 198 Genara Castillo Córdovaentre virilidad y feminidad, pero basada en el matrimonioy en la comunidad conyugal. l) La relación conyugal rectamente llevada debeser fecunda, es decir, abrirse a terceros, hacia los frutosde la procreación que son los hijos. m) El varón y la mujer no agotan su ser en lafunción generativa, ya que existen otros aspectoscorrespondientes a la distinción sexual (temperamento,sensibilidad, mentalidad, etc.). Un ser humano, cuandoactúa, lo hace sin dejar de lado su peculiar modalidadsexual. La inteligencia y la voluntad, por ejemplo, noson ni masculinas ni femeninas, sin embargo, la virilidady la feminidad singularizan su ejercicio, imprimiéndolecualidades propias, que no significan mayor o menorinteligencia o voluntad sino rasgos peculiares en el modode entender y de querer. n) La búsqueda de la igualdad en los sexos esconfundir el significado de igualdad con uniformidad. Laigualdad entre varón y mujer se encuentra en que ambospor igual son personas, y no en la supresión de la virilidady la feminidad en aras de una imposible uniformidadsexual. ñ) La relación plena de la sociabilidad varón-mujery de la sociabilidad padres-hijos abarca y se proyecta alas relaciones entre las distintas comunidades conyugalesy familiares, y entre éstas y la sociedad, y el Estado.Así, destaca, entonces, la importancia del núcleo familiarcomo la primera célula de la sociedad, ya que es elcentro donde se preparan los futuros miembros de la
  52. 52. Educación de la Afectividad 199sociedad, los cuales van a solucionar problemas o van agenerarlos; de ahí el deber grave de su educación.2. SEXUALIDAD ANIMAL Y SEXUALIDAD HUMANA a) Es necesario saber distinguir, ya que ningunaacción humana puede igualarse a las acciones de losanimales irracionales. En los seres humanos existencapacidades superiores, propias y específicas de su na-turaleza y que los animales no poseen, como, porejemplo: entender, comprometerse, amar. b) Cuando el hombre actúa –indebidamente– encontra de su propia naturaleza, se degrada, y él mismopadecerá las consecuencias, las cuales, tambiénrepercuten en otros seres inocentes haciéndolos sufrir. Los principales desórdenes de la conducta semanifiestan en vicios (mentira, infidelidad, embriaguez,pereza, etc.) y en muchas injusticias. Muchos de estosdesórdenes se cometen por ignorancia y en general porla falta de ayuda oportuna. c) Así pues, la reproducción humana debe serordenada. Para ello hay que empezar por no confundirlacon la de los animales, que son guiados por su instinto,de modo que alcanzada su madurez biológica, apareceen momentos determinados el “celo” y buscanapareamiento con otro animal semejante y de sexocontrario.
  53. 53. 200 Genara Castillo Córdova En cambio, los seres humanos se reproducen deforma racional a partir del matrimonio, fundando unafamilia, considerando al matrimonio como una uniónestable, como una forma íntima de vida y de amor através del propio vínculo indisoluble, afirmadopúblicamente y abierto a la vida, con consciencia de lagrave responsabilidad de educación de esos nuevosseres. d) La familia constituye más que una unidadjurídica, social y económica, una comunidad de amor yde solidaridad, insustituible para la enseñanza y latransmisión de los valores culturales, éticos, sociales,espirituales y religiosos, esenciales para el desarrollo ybienestar de sus propios miembros y de la sociedad. e) Todo hijo exige por su propia naturaleza tenerun padre y una madre con vínculos estables. No puedehaber un reconocimiento de la propia identidad, si el hijodesconoce quién es su padre y quién su madre, o siesos padres no tienen la estabilidad propia del matrimonio,lo cual afecta a su estabilidad afectiva y a su desarrollo.3. El papel del impulso sexual a) La transmisión de la vida difícilmente podríallevarse a cabo si no existiera, dentro de cada individuo,una atracción por el sexo contrario. A esta inclinaciónnatural se le suele llamar instinto o impulso sexual, aunqueno es igual que en los animales por la naturaleza racionalque posee el ser humano.
  54. 54. Educación de la Afectividad 201 b) La complementariedad está en función de laprocreación y del perfeccionamiento de los cónyuges. c) El instinto sexual no obliga a ejercerlo, ya queno es necesario para la propia vida, como el deseo decomer o beber, sino que está orientado a la prolongaciónde la especie. d) La atracción de los sexos tiene como fin latransmisión de la vida y si se utilizara de manera contraria,obraría mal y se degradaría. e) El hombre inteligente reconoce que el transmitirla vida es un poder –don– de los más elevados que tieney, también, una de las mayores y más gratasresponsabilidades. Dios se lo ha concedido y espera queprevio compromiso matrimonial, colabore con Él en latransmisión de la vida aceptando responsablemente, conmadurez, las consecuencias de ese proyecto. f) Debe propiciarse en la familia el clima adecuadopara que los hijos pregunten lo que no saben, venciendoese pudor natural. Informarles con verdad y claridad, y ala vez con delicadeza. g) No se puede reducir la educación sexual a la in-formación genital, que no es más que un complementode aquélla. Por eso, el dar detalles es secundario, loprincipal es ayudar a que los niños y adolescentes vayancomprendiendo a fondo la grandeza de la transmisión dela vida. h) Visión positiva. Cuanto más se conozcan losrecientes descubrimientos de la genitalidad humana, másse debe valorar la vida y todo lo que se refiere a la
  55. 55. 202 Genara Castillo Córdovasexualidad humana. Sin embargo, no se debe reducir lasexualidad a la genitalidad. i) El hombre, por su misma naturaleza racional, alno estar determinado por sus instintos, es capaz de go-bernarlos mediante el ejercicio de su inteligencia y desu voluntad, encauzándolos de la manera debida. j) Tampoco puede considerarse, como algunossostienen, que el instinto sexual sea fuente esencial ydefinitiva –determinante– de la acción del ser humanoen el terreno sexual. Es importante, entonces noconfundir instinto sexual animal y humano. Respecto al impulso sexual también hay que teneren cuenta lo siguiente: a) El hombre no siempre es responsable de lo quesiente en el ámbito de lo sexual ya que en parte esinvoluntario –sensitivo–; de la misma manera a como“siente” frío, calor, cansancio, sueño, etc., –de formainvoluntaria–; pero cuando él mismo provoca, o no quitalas ocasiones, o consiente una determinada sensaciónen la esfera de lo sexual es responsable de ello. Si la tendencia sexual tuviese un significadosimplemente “biológico”, sería entonces puro deleite,pudiendo admitir que sería para el hombre sólo objeto deplacer, muy similar a como existe el instinto para losseres irracionales, pero por el hecho de poseer carácterespiritual, es preciso que se rija por estas facultadessuperiores. En definitiva, el ser humano puede usar todo loque está en el universo, pero debe aprender a respetar
  56. 56. Educación de la Afectividad 203la naturaleza para no romper el equilibrio que en ellaexiste. Ya que si no la respeta, la naturaleza “no perdona”,es implacable. Todos los seres humanos tenemos unaparte biológica y psíquica y otra parte espiritual(inteligencia y voluntad), y ambas constituyen una unidadque hay que respetar. La procreación es el fin esencial del impulso otendencia sexual, el cual debe ser integrado en el amordel varón y de la mujer. Esta fecundidad de los padresen sentido biológico deben ampliarse en el sentidoespiritual, es decir, moral, personal. Los seres humanos, a partir del momento de lafecundación, empiezan a ser, pero necesitan en eltranscurso del tiempo terminar de desarrollarse medianteel sostén del amor de los padres manifestada a travésde la educación de sus hijos.4. La importancia del cuerpo humano Según Juan Pablo II, “el cuerpo revela al hombre”en cuanto tal y “expresa la persona”. Lo cual quieredecir que la parte espiritual del hombre se asienta en lacorporeidad, constituyendo así el modo específico deexistir y el medio como puede obrar el espíritu humano,revelando de esta manera el sentido de la vida y de lavocación humana. La existencia de los sexos masculino y femeninoy de las diferencias sexuales, es algo evidente. A partirde aquí tenemos que se denomina gonocorismo sexual a
  57. 57. 204 Genara Castillo Córdovala separación de sexos y dimordismo sexual a la diferenciamorfológica entre el varón y la mujer que son muyimportantes. Tal como afirmara Juan Pablo II, en su audienciadel 21 de noviembre de 1979, la feminidad y lamasculinidad se complementan: “Así como ya demuestrael Génesis, 2, 23, la feminidad, en cierto sentido, seencuentra a sí misma, en la masculinidad; mientras quela masculinidad se confirma a través de la feminidad.Precisamente la función del sexo, que en cierto sentidoes constitutivo de la persona, (no sólo atributo de lapersona) demuestra lo profundamente que el hombre,con toda su soledad espiritual, con la unicidad eirrepetibilidad propia de la persona, está constituido porel cuerpo como él o ella”. De ahí que la diferenciación se asiente en lapersona humana, ya que tanto el varón como de la mujer,son personas, aunque diferenciadas. Por lo cual su serpersonal es más radical que la dualidad de los sexos. Así pues, hombre y mujer no son ni superior niinferior sino que son sencillamente distintos. La personahumana no puede constituirse sobre lo personal a costade borrar lo sexual, ni exclusivamente sobre lo sexual acosta de suprimir lo personal. El cuerpo en cuanto sexuado manifiesta lavocación del hombre a la reciprocidad, esto es, al amory al mutuo don de sí. El cuerpo expresa la feminidadpara la masculinidad y viceversa, y manifiesta lareciprocidad y comunión de las personas, que puedeexpresarse a través del don de sí. El cuerpo, es un
  58. 58. Educación de la Afectividad 205ámbito de manifestación humana y personal muyimportante, por eso hay que ayudar a conseguir unaadecuada valoración del propio cuerpo. Por otro lado, afirmamos que la sexualidad essagrada porque es el santuario natural de la vida humana,a partir de ella se puede dar un don de sí ordenadamente,ya que toda la persona es la que se entrega. No unaparte, sino toda (así como no es mi mano la que escribe,soy yo). Quien no está atento a esta realidad personal,corre el peligro de reducir la sexualidad a un fenómenopuramente biológico, a la experiencia genital, a la solaunión carnal. Por tanto, la educación debe formar en larevalorización de la persona humana, a enterarse deque nadie tiene derecho a usar de ella, como si fuerauna cosa. Incluso Dios respeta tanto a la persona, querespeta su libertad. Si el cuerpo es parte de la entrega en el amorconyugal, ha de ir disminuyendo su campo de expansión,es decir, que el carácter total de la donación exige quela propia capacidad procreadora, con todas lasdimensiones que la enriquecen, se ofrende de formaexclusiva y recíproca a una sola persona. Esto es así, en parte porque aquello que estádeterminado por la materia sólo puede ser poseídoplenamente por uno solo. En el amor conyugal, lasexualidad es entregada al otro buscando su bien. Portanto, el impulso sexual está llamado a integrarse en elamor, que no es ocasional o episódico, no es un caprichode la sensualidad; ni tampoco una pasión.
  59. 59. 206 Genara Castillo Córdova Teniendo en cuenta lo que acabamos de señalar,tenemos que el llamado amor libre une dos palabrasmuy nobles: amor y libertad, distorsionándolas, ya quese han vaciado de contenido para significar algo tanviejo y prosaico como es un encuentro impersonal sincompromiso, en el que se va buscando sólo lasatisfacción del propio instinto. En este caso, en el quela otra persona se ve desposeída de su riqueza personal,y es reducida a la condición de objeto de placer, noexiste un verdadero encuentro, sino que los dos quedantan solos como antes de «encontrarse». El amor se fundamenta en el reconocimiento dela «persona» del otro, por lo cual conlleva un aspectoespiritual, de manera que hasta que no aparezca elcomponente espiritual no se podrá hablar de amorhumano. El amor verdadero es un acto de la voluntad,que es una facultad espiritual, conlleva un reconocimientodel otro como «bien», y la decisión de quererla suponela tarea de tratar de buscar, lúcidamente, su bien. Como hemos señalado antes, existe un amor deconcupiscencia: el «tú eres un bien para mí», perotambién existe un amor de benevolencia: «quiero tu bien».Para que el amor de una persona a otra sea verdaderotiene que ser benévolo: “tú tienes derecho a tu bien, ytrataré de procurártelo en lo que de mí dependa”. Si los valores sexuales fuesen el único o principalmotivo de elección no podría hablarse de elección deuna persona sino únicamente de elección de sexocontrario. El que es capaz de reaccionar sólo ante losexual, sin percatarse de los valores de la persona,confundirá siempre el verdadero amor con el erotismo,
  60. 60. Educación de la Afectividad 207complicará su vida y la de los demás privándoles yprivándose del amor verdadero. Cuando alguien se siente responsable del otro yde sí mismo, tanto más amor verdadero habrá en él, yaque tratará de que impere la inteligencia y la decisión.Por eso, ser fiel es crear cada día aquello que se haprometido. Cuando el amor es maduro, cesa lainestabilidad, que a veces provoca la sensualidad, y sededica a la persona. La subjetividad del sentimiento cedesu lugar a la verdad objetiva de la persona amada. Por tanto, el amor consiste en el compromiso de lalibertad, en una riqueza de vínculos. Es un don de símismo que no limita la libertad, sino que la engrandece,ya que se usa la libertad en provecho de otro y entoncesse hace positiva, alegre y creadora. La libertad estáhecha para el amor, no para el egoísmo. No hay que perder de vista que el hombre estádestinado al amor y sólo entonces es verdaderamentelibre. Por otra parte, la libertad de elegir es un medio yno un fin. Uno es libre para amar. La tendencia sensiblequiere sobre todo tomar, servirse de otra persona; encambio, el amor quiere dar, crear el bien, dar felicidad. Con todo, para estar en condiciones de hacer elbien es preciso cultivar las virtudes. Si verdaderamentequeremos que se valore la sexualidad, es fundamentalentonces educar en la castidad y en las demás virtudesmorales, lo cual le ayuda a desarrollar su madurez ypromover el significado esponsal del cuerpo. El descontrol sexual debe ser juzgado éticamentecomo negativo, porque subvierte el imperio que la razón
  61. 61. 208 Genara Castillo Córdovaha de tener sobre los apetitos y tendencias. Ya se veque reducir el ámbito de la sexualidad a la genitalidad eslimitarla a la realización del acto reproductor o sexual; asólo la función generadora, sin tener en cuenta el amory la persona. Por otra parte, hay que tener presenteque ayudar a que la sexualidad sea ordenada esresponsabilidad de todos, porque de una sexualidad sanay natural depende el grado de dignidad y humanismo delas nuevas generaciones. Del respeto a esa dimensión personal, se derivaque la cuestión sexual –y el matrimonio y la familia– noes cosa trivial como la moda que más nos gusta, nitampoco cuestión del capricho individual y privado –como la elección del club al que queremos pertenecer–,sino una cuestión social de extraordinaria trascendencia,en que la conducta de uno afecta a toda la comunidad,y para la que es necesaria la cuidada y seria atenciónde la ética, el derecho y la política.5. Sexualidad y matrimonio De acuerdo con todo lo visto, dentro delmatrimonio, la respuesta en el ámbito de la sexualidad,tanto del hombre como de la mujer se modificangrandemente por la íntegra personalidad de los cónyuges,más que por la estimulación hormonal o nerviosa. En la vida conyugal, aunque la experiencia sexualpuede estar modificada por muchos factores, en su nivelbásico está constituida por una serie de acontecimientosfisiológicos que hay que tener en cuenta para integrarlos
  62. 62. Educación de la Afectividad 209dentro de la dimensión espiritual. Así, por ejemplo, laintensidad de la respuesta fisiológica tiene unasmanifestaciones concretas y además conlleva un procesoque sigue varias fases como son la excitación, liberación,orgásmica, y resolución del acto sexual, todo lo cualdebe integrarse dentro de la dimensión del amor verdaderoy del respeto a la dignidad del cónyuge. Por ello, la ternura y delicadeza de los cónyugeses importante. Para esto, hay que pensar en el «otro»,más que en sí mismo. Por ejemplo, hay que tener encuenta que, la respuesta al estímulo sexual en el varónes pronta y con enfoque centrado y concreto; en cambio,en la mujer es lenta y con enfoque en pequeños detalles.De ahí que cada relación conyugal, presuponiendo elamor verdadero de ambos, constituye una nuevaexperiencia; ya que se armonizan bien ambas respuestas. Como es sabido, en las relaciones sexuales, elpadre sirve siempre a la procreación suministrando unnúmero excesivo de gérmenes de vida, emitiendo millonesde espermatozoides. En cambio, la naturaleza de la madrees la que fija el número de concepciones posibles deuna manera precisa. Durante el ciclo menstrual no aparecemás que un óvulo, objeto posible de fecundación, y estoindependientemente de la frecuencia de las relaciones,a excepción de algunos estados patológicos. Por esto, hay que recordar que en el varón, lasrelaciones conyugales están siempre ligadas a laprocreación; en cambio en la mujer aquello es perió-dicamente. El organismo de la mujer es el que determinael número de hijos, y por tanto un santuario de la vida.
  63. 63. 210 Genara Castillo Córdova Así pues, la fecundación no puede tener lugarmás que en el momento en el que existe el óvulo. Losmodernos métodos científicos permiten conocer conexactitud el ciclo ovulatorio y el período de fecundidad. Estos períodos y cambios hormonales también sedeben tener en cuenta ya que el organismo de la mujerresponde de manera diversa a su esposo. Por eso esque se precisa de toda la exquisita delicadeza y ternuradurante el acto conyugal –también antes que despuésde él– lo cual está presente cuando el amor de los espososes auténtico y van buscando el bien del otro y no tantola propia satisfacción. Si el esposo tiene en cuenta esta diversidad enla respuesta femenina y masculina, al ser consciente deque su línea de excitación sube bruscamente y es máscorta –en comparación con la mujer–, atenderá esacaracterística buscando en primer lugar el bien de suesposa. Entonces su decisión y su acto adquieren laimportancia de virtud –precisamente de la virtud de lacastidad conyugal– y que consiste en la recta inclinaciónde la sexualidad en la entrega amorosa, buscando elbien de la otra persona. La sensiblería y la superficialidad nada tienen encomún con la virtud. El amor ha de ayudar a comprendery a sentir al ser humano, ya que es el camino de sueducación, y en la vida conyugal, es parte de la mutuaeducación. El esposo ha de tener en cuenta que su mujer esun “mundo aparte”, no solamente en el sentido fisiológico,sino también en el psicológico; puesto que en las
  64. 64. Educación de la Afectividad 211relaciones conyugales es a él a quien incumbegeneralmente el papel activo, debe reconocer y, en lamedida de lo posible, penetrar ese mundo. Ésta es, como hemos visto, la función de laternura. Ella supone tener en cuenta a su esposa,tratando de que ella sea feliz, de lo contrario ésta puedeverse sometida solamente a las exigencias de su cuerpoy de su psiquismo propio. Es verdad que la mujer tambiéndebe procurar comprender al hombre y educarlo demanera que él se preocupe –de forma adecuada– deella; ambos son igualmente importantes. Las negligenciasen la educación y la falta de comprensión pueden ser, enla misma proporción, una consecuencia del egoísmoy del descuido. Sí cada uno va a lo suyo, si se obra decualquier manera, no es de extrañar que las cosas nosalgan bien en la vida conyugal.6. Los desórdenes de la vida sexual Una opinión vulgar muy extendida dice que lafalta de relaciones sexuales perjudica a la salud, pero esfalso. Las neurosis de origen sexual son más bien y sobretodo consecuencia de excesos o desórdenes en la vidasexual, desconociendo la finalidad de la sexualidad quees el amor verdadero y también olvidando o desconociendoque el organismo se regula solo. Lo que puede alterar psíquicamente a una personaes cuando la abstinencia sexual se vive hipócritamente,como una frustración, y no en el plano donal, por amorgeneroso y libre. Entonces se producen muchos estragos
  65. 65. 212 Genara Castillo Córdovano sólo en las personas célibes, sino también en las per-sonas casadas. Lo que frustra una vida y hasta la neurotiza,como luego veremos, no es quedarse célibes o casarse.En este último estado, de hecho pueden darse muchasfrustraciones, no sólo porque al decirle que sí a unamujer (o a un hombre) se le dice que no al resto deposibilidades, sino porque normalmente se vanmanifestando defectos de carácter, circunstancias,acontecimientos o enfermedades que pueden serdesalentadoras, si no hay una decisión firme de ser fiela la promesa de amar a la otra persona. Es decir, que el asunto no es el de las relacionessexuales, ni el tema es el celibato o el matrimonio, porquepueden haber casados infelices, y célibes que son unossolterones amargados, egoístas y frustrados. Lo que máshace infeliz y frustra una vida célibe o casada, es lafalta de amor verdadero, de entrega generosa, que luchacontra el propio egoísmo para dar lo mejor de sí. Por otra parte, esas alteraciones de la conducta,tienen un desarrollo y unos síntomas análogos a los delas otras neurosis. También, la reacción neuróticadepende de los rasgos característicos de cada uno: enalgunos se transforma en reacción hipocondríaca, enotros, neurasténica. Aquellas obsesiones están ligadas,con mucha frecuencia, a que el enfermo tiene a unafalsa concepción de la tendencia sexual, lo cual esparticularmente frecuente en este tipo de neurosis. No se puede perder de vista que la tendenciasexual puede llegar a ser fuente de disturbios neuróticoscuando es prematuramente despertada y luego mal
  66. 66. Educación de la Afectividad 213moderada. Las aberraciones de la tendencia sexual queresultan de ello son, entre otras, el onanismo–eyaculación precoz– el abuso sexual de menores o deindefensos, y el homosexualismo, cuya tendencia va enaumento. Es necesario distinguir entre onanismo pasajero–masturbación– que algunos niños pueden llegar a realizary el onanismo como costumbre que va acompañado detemor a las relaciones sexuales normales con otra personadel otro sexo. Sus síntomas son entre otros:susceptibilidad exagerada, complejo de inferioridad a basede sentimientos de culpabilidad, y otros trastornos deorigen somático. El tratamiento del onanismo, como de todaalteración sexual es menos competencia del médico quede los educadores (orientadores familiares). La prácticadel onanismo es a veces consecuencia de una falta deverdadera educación. Se comete, a veces, el error deno hablar o de hablar mal de los asuntos de la sexualidadhumana, lo cual da resultados contrarios a los que sebuscan; en vez de apartarla se llama demasiado laatención del niño sobre la importancia de la tendenciasexual y de los problemas del sexo, y eso es lo que llevaa los complejos. Lo que debe hacerse es dirigir la atención delniño o joven, hacia los más altos valores y gracias a unmodo higiénico de vida, a ejercicios físicos y deportepropiciando diversiones sanas y entretenidas,despertando los valores del espíritu con un profundosentido de la vida, a la vez que se explica de manerapersonal a cada quien la riqueza y sacralidad de la

×