SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 17
Santo Rosario
Rezo personalizado (con la vida de cada uno)
Marzo 2014 (modifica el de Mayo 2012) Emilio Perucha Herranz
Juan Pablo II en su carta
apostólica Rosarium Virginis
Mariae, sobre el Santo
rosario, de 16 de octubre de
2002 y
Benedicto XVI en su discurso
en el Santuario de Fátima el
12 de octubre de 2010:
Se pronunciaron sobre la
conveniencia de sintonizar la
plegaria del Rosario con los
hechos que entraman la vida
del individuo, la familia, la
nación, la Iglesia y la
humanidad.
¿Cómo realizar este rezo personalizado del rosario?
Creo que al rezo tradicional pueden añadirse peticiones
sobre los aspectos más importantes de la vida de cada
persona, que serán los comunes a todas las personas, y
pueden determinarse así:
Los padres y todos los hombres; las madres y todas las
mujeres; las pasiones o motores que mueven a hombres y
mujeres; la familia en la que todos nacen y las situaciones en
que nos encontramos como consecuencia del grado de
aceptación de la buena nueva de Jesús.
Al término de cada una de cada una de las diez avemarías
que se rezan en cada misterio, puede hacerse una petición
también común o prácticamente común a todas las personas
(o, en su caso, la que cada persona considere oportuna).
A continuación se especifican las que se le han ocurrido al
diseñador de esta presentación:
Los cinco motivos principales a desarrollar en cada decena
serían:
el amor de Dios;
la buena nueva de Jesús;
la acción del Espíritu Santo en nosotros;
la Iglesia como Sacramento; y,
la Comunión de los Santos.
3ª Porque no perdamos el alma con los grandes ideales y empresas, pues más
grande es Dios y, por ello, le hemos de amar sobre todas las cosas.
1º. Misterio.
Por nuestro padres, por el Papa, por todas las autoridades, porque
sean obedecidas.
El tema ha desarrollar en las diez avemarías es el Amor de Dios.
1ª Porque en la naturaleza y en la civilización
busquemos los verdaderos valores, que no están en la
cantidad ni en la cualidad, sino en el Amor de Dios que
hay en ellos.
2ª Porque no despreciemos las cosas pequeñas, que son semilla de las grandes.
Especialmente el pecado venial que nos impide ser sacerdotes, profetas y
reyes, como Dios quiere.
4ª Por la juventud, por el esplendor de las fuerzas humanas;
porque con ellas produzcamos el trigo del buen amor, y no la
cizaña del odio o amores indebidos.
5ª Por lo desconocido, por lo que hemos de conseguir para
realizarnos; porque perseveremos en ello, especialmente en el
conocimiento del Amor de Dios.
“ Lo que agrada a Dios es el amor que
siento a mi pequeñez y mi pobreza; es
la esperanza ciega que tengo en su
Misericordia. ”
[Teresa de Lisieux † 25 años].
Declarada Santa Teresa del Niño Jesús
de la Santa Faz en 1925 y Doctora de
la Iglesia en 1997.
6ª. Por lo que hemos conseguido con nuestro esfuerzo; por lo que
hemos recibido, especialmente el encuentro con Dios y su presencia
continua en nosotros, porque en esta abundancia tengamos siempre
actitudes que le agraden.
7ª. Por la infancia y la adolescencia; por las
primeras y más débiles fuerzas humanas. Porque
comprendamos que con ellas se puede llegar a las
más altas cimas de la espiritualidad
cristiana, según lo evidencias las vidas de muchos
santos.
8ª, Porque en la tentación o el desfallecimiento, recordemos que no utilizamos, ni con mucho, todo el
Espíritu Santo que Dios nos tiene concedido, como le sucedió al mismo Moisés; pues si tuviéramos fe
como un grano de mostaza, nada nos sería imposible.
¿Qué cosa hay más imposible, ya cumplida, que una mujer, María, sea Madre de Dios?
9ª. Por los que nos encontramos apartados del torrente de la vida, por la enfermedad, la prisión, las
deficiencias físicas, psíquicas o la marginación social. Porque comprendamos que Dios está con
nosotros todo lo que le permite no quebrantar la libertad que ha concedido a todos los hombres.
Pues al decir Jesús: lo que hagáis a mis hermanos pequeños, a Mí me lo hacéis; nos introduce en el
torrente de la vida espiritual al hacernos colaboradores de su redención.
10ª. Porque en nuestra evolución espiritual y en el camino de perfección, no dejemos de avivar el fuego
y la alegría del amor primero o primer encuentro con Dios [Apocalipsis 2, 1-7. A la Iglesia de Éfeso:
¡Vuelve a tu primer amor!]
Números 11, 14-17: … Yo solo no puedo soportar el peso de todo este pueblo: mis fuerzas no dan para tanto. Si me vas a
seguir tratando de ese modo, mátame de una vez. Así me veré libre de mis males».
El Señor respondió a Moisés: «Reúneme a setenta de los ancianos de Israel –deberás estar seguro de que son realmente
ancianos y escribas del pueblo– llévalos a la Tienda del Encuentro, y que permanezcan allí junto contigo.
Yo bajaré hasta allí, te hablaré, y tomaré algo del espíritu que tú posees, para comunicárselo a ellos. Así podrán
compartir contigo el peso de este pueblo, y no tendrás que soportarlo tú solo.
2º. Misterio. Por nuestras madres, por todas la
vírgenes y por todas las mujeres, porque sean
amadas y respetadas.
El tema ha desarrollar en las diez avemarías es
la Buena Nueva de Jesús.
1ª. Que veamos lo que está sucediendo desde
hace más de 20 siglos: el hombre arrojado del
Paraíso por el pecado de Adán, puede en esta
vida, ahora, entrar en el reino de los Cielos, la
Iglesia “germen y comienzo de este Reino”, si
acepta la Buena Nueva de Jesús.
Busquémoslo, que los demás se nos dará por
añadidura.
2ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino
de los Cielos, al no dejarnos fascinar por el
esplendor de los vicios y descubrir la
bienaventuranza de la pobreza con virtud.
3ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino
de los Cielos, heredando la tierra de la
reconciliación, al utilizar la única arma que
Jesús quiere: Amad a vuestros enemigos y orad
por los que os persiguen.
Los tres estados de la Iglesia: Triunfante, militante y
purgante
4ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos, al aceptar que la
consolación nace de la misma desolación, si podemos la confianza en Dios y no
en nosotros mismos.
5ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el Reino de los Cielos, padeciendo
hambre y sed de nuestra justicia [hacer el bien ante los demás], para poder
aceptar la justicia [la voluntad] de Dios.
6ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos dando nuestros
bienes de este mundo a quienes no pueden devolvérnoslos o dejándonoslos
arrebatar por los que emplean la fuerza o una simple posición de ventaja.
7ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el Reinos de los Cielos, de los limpios
de corazón, al circuncidarlo de las aficiones de este mundo; para que de él no
surjan malos pensamientos y malas acciones que nos impiden actuar con
sencillez y sin doblez.
8ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el Reino de los
Cielos aceptando la paz que Jesús ofrece a los hombres de
buena voluntad: suprimir el pecado, origen de toda guerra y
rechazando la falsa paz de este mundo, basada en la
equivocada seguridad humana que ignora o desconfía de la
Providencia de Dios.
9ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los
Cielos, al aceptar ser perseguidos por causa de la justicia;
pues, su misión de descubrir el puesto de cada uno entre
las personas, es una misión imposible.
10ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los
Cielos, porque digan con mentira, toda clase de mal contra
nosotros por causa de Jesús y así, no hablen bien de
nosotros, como les sucede a los falsos profetas.
1ª. Eva, sin pecado original, en un mundo sin
pecado, pecó. María, sin pecado original, en un
mundo de pecado, no pecó y colaboró en la redención
del mundo.
Nuestras almas, con pecado original, pero en un
mundo ya redimido: ¡Nazcan a la vida espiritual con el
Viento-Agua-Fuego y Aceite del Espíritu Santo!.
2ª. Cuando se cumplan las palabras de Jesús: “El
Espíritu Santo estará con vosotros y testificaréis”, no
pidamos prueba de cómo será eso, como tantos
profetas, sino que impulsados por el Viento del
Espíritu Santo, digamos: Hágase en nosotros según tu
palabra.
3º Misterio. Por nosotros, por todas las personas, porque nuestras pasiones se ordenen, nos sintamos
solos y veamos a Dios como nuestro único auxilio, al que nunca nos acercaremos lo suficiente
cumpliendo su voluntad.
El tema a desarrollar en las diez avemarías es, la acción del Espíritu Santo en nosotros. No tenemos un
retrato del Espíritu, pero podemos experimentar su acción: es como el viento (Jn 3,8), como el agua (Ez
36,25-26; Is 44,3-4; Jn 7,37-39); como el fuego (Si 48,1); Jer 20,9; He 2,3-4; 4,31), como el aceite (Is
61,1-2); Lc 4,18).
Que demos fruto, testificando, como buena tierra, al menos: unos treinta, otros
sesenta, otros ciento».
3ª. Que impulsados por el Viento del Espíritu
Santo, cumplamos nuestra función sacerdotal de convertir
en hostias espirituales, aceptables a Dios por
Jesucristo, nuestros pensamientos, palabras y obras de
cada día.
4ª. Que el Agua del Espíritu Santo nos renueve diariamente
para que cumplamos la misión profética de captar las
maravillas de Dios en el sentido de la vida y el modo
concreto del cristiano en el mundo; sin que la ignorancia
nos intimide, ni la ciencia nos seduzca una solución, que
hemos de descubrir meditando en nuestro corazón.
5ª. Que el Agua del Espíritu Santo nos renueve
diariamente, para que aún cuando considerándonos
inocentes, seamos condenados y perjudicados, nuestra
actitud, no sea de rechazo sino de aceptación.
6ª. Que por el Fuego del Espíritu Santo sean expulsadas las
debilidades de nuestras potencias, para afrontar nuestra
relación con el mundo de una gran paciencia, para
soportar las incertidumbres de lo provisional y las
situaciones difíciles que solo gradualmente evolucionan.
9ª. Que el Aceite del Espíritu Santo tome
posesión de nosotros, como elegidos
para cumplir la voluntad de Dios y llegar
a ser hasta Madre de Dios; pues dice
todo el que cumpla la voluntad de mi
Padre es mi hermano, mi hermana y mi
madre [Marcos 3, 35].
10ª. Que por el aceite del Espíritu Santo
cumplamos la misión real de servir a
Cristo en todos, especialmente en los
más pobres.
Santo Tomas Aquino Summa Theologiae I-II q70 a3…El
número de los doce frutos enumerados por San Pablo
está bien dado, y pueden verse indicados en los doce
frutos de los que se habla en Apocalipsis 22,2: A un
lado y a otro del río había un árbol de vida que daba
doce frutos.
7ª. Cuando el Fuego del Espíritu Santo nos haga anunciadores de la Palabra, para que la fuerza del
Evangelio resplandezca en la vida cotidiana, lo realicemos sin importarnos las condiciones de
inferioridad en que haya de hacerse.
8ª. Cuando el Fuego del Espíritu Santo nos impulse por el amor a querer resolver las necesidades de la
vida, nos comprometamos, colaboremos con la Providencia de Dios.
4º. Misterio. Por la Iglesia sacramento de salvación, cuerpo místico de
Cristo y su corazón el Espíritu Santo.
1ª. Por las comunidades no cristianas que tienen con nosotros,, un mismo
y un único fin último, Dios, porque en su búsqueda del Dios desconocido
encuentren en la Iglesia, que aprecia lo bueno y verdadero que puede
encontrarse en sus religiones, el mundo reconciliado.
2ª. Por las comunidades musulmanas, reconocen al Creador, profesan
tener la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios único y
misericordioso, para que puedan encontrar en la iglesia, que aprecia todo
lo bueno y verdadero que hay en ellas, el mundo reconciliado.
3ª. Por las comunidades del pueblo judío, pueblo de Dios de la Antigua
Alianza, la Iglesia
Nuevo Pueblo de Dios, tienden hacia fines análogos, porque en la espera
del Mesías, de rasgos velados en el judaísmo, puedan descubrir la imagen
de Cristo.
4ª. Por las comunidades cristianas de las Iglesias ortodoxas, que
están en una cierta comunión con la Iglesia, próxima a poder
celebrar en común la Eucaristía del Señor, porque pronto
lleguemos a la total unión.
5ª. Por las comunidades eclesiales protestantes [reformadas], que
conmemoran en la Santa Cena la muerte y resurrección del
Señor, profesan que en la Comunión de Cristo se significa la vida, y
especialmente su venida gloriosa, lleguen a descubrir la sustancia
genuina e íntegra del misterio eucarístico.
6ª. Por las personas que no se casan por motivos dignos, porque
contribuyan grandemente al bien de la familia humana, lleven una
vida plena de sentido humano y cristiano, irradiando una
fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.
7ª. Por la comunidad conyugal, porque recuerden las
palabras de Jesús: donde dos…estén reunidos en mi
nombre, allí estoy yo en medio de ellos, y oigan lo que él
les dice.
8ª. Por la comunidad familiar, porque cumpla su misión
de Iglesia doméstica.
9ª. Por la comunidades parroquial y diocesana, porque
cumplan su misión de Iglesia particular.
10ª. Por toda la comunidad universal de los creyentes
[todos los hijos de Dios] y miembros de una misma
familia en Cristo. Al unirnos, en el amor mutuo y en la
misma alabanza a la Santísima Trinidad, estamos
respondiendo a la íntima vocación de la Iglesia.
5º. Misterio Por la comunión de los santos y la comunión
de los bienes espirituales.
1ª. Por la comunión en la fe, [yo creo, nosotros creemos]
porque consigamos un lenguaje común, que nos una en
una misma confesión de fe.
2ª. Por la comunión de los sacramentos; porque veamos
que, demuestran la virtud de la pasión de Cristo, la gracia.
3ª. Por la comunión en los carismas; porque veamos que el
Espíritu Santo reparte gracias especiales entre los fieles
para provecho común y edificación de la Iglesia.
4ª. Por la comunión de todo lo que posee el verdadero
cristiano con los demás; porque el cristiano es un
administrador de los bienes del Señor.
5ª. Por la comunión en la caridad; porque veamos que el
menor de nuestros actos hecho con caridad, repercute en
beneficio de todos y todo pecado daña esta comunión.
6ª. Por los no cristianos, aunque no pertenecen a la
Iglesia, son capaces de ser miembros de ella por el poder
de Cristo; por la libertad del hombre y según los designios
de la predestinación divina, lleguen a ser cristianos.
7ª. Por los pecadores, aunque no son miembros de Cristo en
ese estado, son semejantes a miembros paralizados, porque
se arrepientan y alcancen la gracia.
8ª. Por la comunión con los difuntos, Iglesia
purgante, porque veamos que nuestras oraciones pueden
ayudarles y hacen eficaz su intercesión por nosotros.
9ª. Por la comunión con los santos bienaventurados, Iglesia
triunfante, porque veamos que su intercesión nos une más a
Cristo.
10ª. Por la comunión con los ángeles, porque veamos que
desde la infancia a la muerte la vida humana está rodeada
de su custodia y de su intercesión, cada fiel tiene a su lado
un ángel como protector y pastor para conducirlo por la
vida.

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Dom cua 1 a
Dom cua 1 aDom cua 1 a
Dom cua 1 a
M4NE5
 
Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]
Fredy Saavedra
 

La actualidad más candente (19)

Maravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesman
Maravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesmanMaravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesman
Maravillas del-espiritu-santo-eliecer-salesman
 
El misterio de iniquidad
El misterio de iniquidadEl misterio de iniquidad
El misterio de iniquidad
 
Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | Soportar la tentación | Escuela Sabática
 
Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015
Notas de Elena | Lección 1 | El llamado de la sabiduría | Escuela Sabática 2015
 
Notas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 2 | De los oídos a los pies | Escuela Sabática
 
Estudio biblico-guerra-espiritual
Estudio biblico-guerra-espiritualEstudio biblico-guerra-espiritual
Estudio biblico-guerra-espiritual
 
Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...
Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...
Notas de Elena | Lección 2 | La perfección de nuestra fe | Escuela Sabática c...
 
Notas de Elena | Lección 8 | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 8 |  Palabras de sabiduría | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 8 |  Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 8 | Palabras de sabiduría | Escuela Sabática
 
Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...
Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...
Notas de Elena | Lección 6 | Lo que consigues no es lo que ves | Escuela Sabá...
 
Contacto diciembre
Contacto diciembreContacto diciembre
Contacto diciembre
 
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 12 | Oración, sanidad y restauración | Escuela Sabática
 
Los Problemas MáS Comunes De Los Hombres Guerreros.
Los Problemas MáS Comunes De Los Hombres Guerreros.Los Problemas MáS Comunes De Los Hombres Guerreros.
Los Problemas MáS Comunes De Los Hombres Guerreros.
 
Dom cua 1 a
Dom cua 1 aDom cua 1 a
Dom cua 1 a
 
Santa brigida de suecia,revelaciones celestiales
Santa brigida de suecia,revelaciones celestialesSanta brigida de suecia,revelaciones celestiales
Santa brigida de suecia,revelaciones celestiales
 
60 0308 discernimiento del espíritu
60 0308 discernimiento del espíritu60 0308 discernimiento del espíritu
60 0308 discernimiento del espíritu
 
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 4 | Ser y hacer | Escuela Sabática
 
33 dias consagracion
33 dias consagracion33 dias consagracion
33 dias consagracion
 
17 domingo t. o. a
17 domingo t. o.   a17 domingo t. o.   a
17 domingo t. o. a
 
Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]Doctrinas clave [edwin palmer]
Doctrinas clave [edwin palmer]
 

Destacado

MI PRIMER TRABAJO DE WORD
MI PRIMER TRABAJO DE WORDMI PRIMER TRABAJO DE WORD
MI PRIMER TRABAJO DE WORD
verooniikaa
 
Benedicto16 oracion(18)salmos110
Benedicto16 oracion(18)salmos110Benedicto16 oracion(18)salmos110
Benedicto16 oracion(18)salmos110
emilioperucha
 
El encuentro del hombre con dios
El encuentro del hombre con diosEl encuentro del hombre con dios
El encuentro del hombre con dios
vicariacinco
 
Dios creador y padre
Dios creador y padreDios creador y padre
Dios creador y padre
fsagrado
 
DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACION
DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACIONDIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACION
DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACION
Coco Loaiza
 

Destacado (20)

“Comunidades con espíritu. Claves para una eclesiogénesis posible”
 “Comunidades con espíritu. Claves para una eclesiogénesis posible” “Comunidades con espíritu. Claves para una eclesiogénesis posible”
“Comunidades con espíritu. Claves para una eclesiogénesis posible”
 
PLAN 2008
PLAN 2008PLAN 2008
PLAN 2008
 
MI PRIMER TRABAJO DE WORD
MI PRIMER TRABAJO DE WORDMI PRIMER TRABAJO DE WORD
MI PRIMER TRABAJO DE WORD
 
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
Santo rosario.rezopersonalizsept2014.1
 
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.20147 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
7 dolores.virgen.maría.y5apéndices.octubre.2014
 
2014 Año de la Súper Bundancia de Dios para su Puebo
2014 Año de la Súper Bundancia de Dios para su Puebo2014 Año de la Súper Bundancia de Dios para su Puebo
2014 Año de la Súper Bundancia de Dios para su Puebo
 
Benedicto16 año.fe.8.dios revela su «designio de benevolencia»
Benedicto16 año.fe.8.dios revela su «designio de benevolencia»Benedicto16 año.fe.8.dios revela su «designio de benevolencia»
Benedicto16 año.fe.8.dios revela su «designio de benevolencia»
 
Benedicto16 oracion(18)salmos110
Benedicto16 oracion(18)salmos110Benedicto16 oracion(18)salmos110
Benedicto16 oracion(18)salmos110
 
Revelacion divina
Revelacion divina Revelacion divina
Revelacion divina
 
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
Viacruci sde jesús,dictado.a.josefa.menendez.
 
Un Minuto
Un MinutoUn Minuto
Un Minuto
 
25 La Cena del Señor 16.04.29
25 La Cena del Señor 16.04.2925 La Cena del Señor 16.04.29
25 La Cena del Señor 16.04.29
 
El encuentro del hombre con dios
El encuentro del hombre con diosEl encuentro del hombre con dios
El encuentro del hombre con dios
 
A. la revelación
A. la revelaciónA. la revelación
A. la revelación
 
TRADICIÓN DE LA IGLESIA
TRADICIÓN DE LA IGLESIATRADICIÓN DE LA IGLESIA
TRADICIÓN DE LA IGLESIA
 
Ud 1. en el principio...
Ud 1. en el principio...Ud 1. en el principio...
Ud 1. en el principio...
 
Actividades para-ninos-nuevo-testamento
Actividades para-ninos-nuevo-testamentoActividades para-ninos-nuevo-testamento
Actividades para-ninos-nuevo-testamento
 
Dios creador y padre
Dios creador y padreDios creador y padre
Dios creador y padre
 
Genesis creación
Genesis creaciónGenesis creación
Genesis creación
 
DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACION
DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACIONDIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACION
DIOS SALE AL ENCUENTRO DEL HOMBRE: LA REVELACION
 

Similar a Santo rosario rezo personalizado

001 bautizados o remojados en agua
001  bautizados o remojados en agua001  bautizados o remojados en agua
001 bautizados o remojados en agua
unavosf1
 
001 bautizados o remojados en agua
001  bautizados o remojados en agua001  bautizados o remojados en agua
001 bautizados o remojados en agua
unavozsf
 
Guc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3n
Guc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3nGuc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3n
Guc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3n
Luz Milagro
 
Juan r. capurro las cinco dimensiones de la prosperidad
Juan r. capurro   las cinco dimensiones de la prosperidadJuan r. capurro   las cinco dimensiones de la prosperidad
Juan r. capurro las cinco dimensiones de la prosperidad
marihno
 
La paz y la felicidad en jehova
La paz y la felicidad en jehovaLa paz y la felicidad en jehova
La paz y la felicidad en jehova
Euler
 
GUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres Emanuel
GUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres EmanuelGUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres Emanuel
GUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres Emanuel
Iglesia Emanuel
 
45 el aguijón desolador que mata silenciosamente
45                     el aguijón desolador que mata silenciosamente45                     el aguijón desolador que mata silenciosamente
45 el aguijón desolador que mata silenciosamente
rodrigo madero
 

Similar a Santo rosario rezo personalizado (20)

El santo rosario
El santo rosarioEl santo rosario
El santo rosario
 
077b - Qué deben hacer los hombres para mejorarle sí mismos
077b - Qué deben hacer los hombres para mejorarle sí mismos077b - Qué deben hacer los hombres para mejorarle sí mismos
077b - Qué deben hacer los hombres para mejorarle sí mismos
 
Eucaristia2do2008 ii ibim
Eucaristia2do2008 ii ibimEucaristia2do2008 ii ibim
Eucaristia2do2008 ii ibim
 
001 bautizados o remojados en agua
001  bautizados o remojados en agua001  bautizados o remojados en agua
001 bautizados o remojados en agua
 
001 bautizados o remojados en agua
001  bautizados o remojados en agua001  bautizados o remojados en agua
001 bautizados o remojados en agua
 
12 2da muerte
12 2da muerte12 2da muerte
12 2da muerte
 
Liturgia
Liturgia Liturgia
Liturgia
 
Ntra sra de la merced 2012
Ntra  sra  de la merced 2012Ntra  sra  de la merced 2012
Ntra sra de la merced 2012
 
Joseph f
Joseph fJoseph f
Joseph f
 
pastor
pastorpastor
pastor
 
Guc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3n
Guc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3nGuc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3n
Guc3ada devocional-creciendo-a-travc3a9s-de-la-oracic3b3n
 
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela SabáticaNotas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
Notas de Elena | Lección 3 | La misionera inverosímil | Escuela Sabática
 
Domingo iv to ciclo b-
Domingo iv to ciclo b-Domingo iv to ciclo b-
Domingo iv to ciclo b-
 
Juan r. capurro las cinco dimensiones de la prosperidad
Juan r. capurro   las cinco dimensiones de la prosperidadJuan r. capurro   las cinco dimensiones de la prosperidad
Juan r. capurro las cinco dimensiones de la prosperidad
 
La paz y la felicidad en jehova
La paz y la felicidad en jehovaLa paz y la felicidad en jehova
La paz y la felicidad en jehova
 
Guión 24 enero
Guión 24 eneroGuión 24 enero
Guión 24 enero
 
60 0308 discernimiento del espíritu
60 0308 discernimiento del espíritu60 0308 discernimiento del espíritu
60 0308 discernimiento del espíritu
 
GUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres Emanuel
GUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres EmanuelGUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres Emanuel
GUIA NIVEL 2. Escuela de Formación de Lideres Emanuel
 
BIBLIA CATOLICA, NUEVO TESTAMENTO, CARTAS DE JUAN, PARTE 23 DE 27
BIBLIA CATOLICA, NUEVO TESTAMENTO, CARTAS DE JUAN, PARTE 23 DE 27BIBLIA CATOLICA, NUEVO TESTAMENTO, CARTAS DE JUAN, PARTE 23 DE 27
BIBLIA CATOLICA, NUEVO TESTAMENTO, CARTAS DE JUAN, PARTE 23 DE 27
 
45 el aguijón desolador que mata silenciosamente
45                     el aguijón desolador que mata silenciosamente45                     el aguijón desolador que mata silenciosamente
45 el aguijón desolador que mata silenciosamente
 

Más de emilioperucha

10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
emilioperucha
 
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
emilioperucha
 
Papa.fancisco añofe44,poder llaves
Papa.fancisco añofe44,poder llavesPapa.fancisco añofe44,poder llaves
Papa.fancisco añofe44,poder llaves
emilioperucha
 

Más de emilioperucha (20)

10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..............
 
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
10GradosAmorFOTO - copia.pptx..........................
 
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversiónPapa.fancisco cuaresmatiempoconversión
Papa.fancisco cuaresmatiempoconversión
 
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermosPapa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
Papa.fancisco sacramentos5.unciónenfermos
 
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliaciónPapa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
Papa.fancisco sacramentos.4.reconciliación
 
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristíaPapa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
Papa.fancisco.sacramento3.cómo vivimos la eucaristía
 
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristíaPapa.fancisco sacramento3.eucaristía
Papa.fancisco sacramento3.eucaristía
 
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesionPapa.fancisco sacramentos2.confesion
Papa.fancisco sacramentos2.confesion
 
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianosPapa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
Papa.fancisco audienciageneralsemanaoracionunidadcristianos
 
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.frutoPapa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
Papa.fancisco,.sacramentos,1 bautismo2.fruto
 
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pabloBenedict16.pecado original.en.s.pablo
Benedict16.pecado original.en.s.pablo
 
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismoPapa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
Papa.francisco.catequesis sacramentos.bautismo
 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
Papa.fancisco,¡jesús es dios con nosotros! 
 
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrecciónPapa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
Papa.fancisco añofe46.resurrección,cristo.y.nuestra.resurrección
 
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinalPapa.fancisco añofe47.juiciofinal
Papa.fancisco añofe47.juiciofinal
 
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
Benedicto16.papa franciscoaño.fe.0.catequesis2012 13
 
Papa.fancisco añofe45.morir.en.cristo
Papa.fancisco añofe45.morir.en.cristoPapa.fancisco añofe45.morir.en.cristo
Papa.fancisco añofe45.morir.en.cristo
 
Papa francisco.añofe43.un solo bautismo
Papa francisco.añofe43.un solo bautismoPapa francisco.añofe43.un solo bautismo
Papa francisco.añofe43.un solo bautismo
 
Papa.fancisco añofe44,poder llaves
Papa.fancisco añofe44,poder llavesPapa.fancisco añofe44,poder llaves
Papa.fancisco añofe44,poder llaves
 
Papa.fancisco añofe42.comunion.con.bienesespirituales
Papa.fancisco añofe42.comunion.con.bienesespiritualesPapa.fancisco añofe42.comunion.con.bienesespirituales
Papa.fancisco añofe42.comunion.con.bienesespirituales
 

Santo rosario rezo personalizado

  • 1. Santo Rosario Rezo personalizado (con la vida de cada uno) Marzo 2014 (modifica el de Mayo 2012) Emilio Perucha Herranz Juan Pablo II en su carta apostólica Rosarium Virginis Mariae, sobre el Santo rosario, de 16 de octubre de 2002 y Benedicto XVI en su discurso en el Santuario de Fátima el 12 de octubre de 2010: Se pronunciaron sobre la conveniencia de sintonizar la plegaria del Rosario con los hechos que entraman la vida del individuo, la familia, la nación, la Iglesia y la humanidad.
  • 2. ¿Cómo realizar este rezo personalizado del rosario? Creo que al rezo tradicional pueden añadirse peticiones sobre los aspectos más importantes de la vida de cada persona, que serán los comunes a todas las personas, y pueden determinarse así: Los padres y todos los hombres; las madres y todas las mujeres; las pasiones o motores que mueven a hombres y mujeres; la familia en la que todos nacen y las situaciones en que nos encontramos como consecuencia del grado de aceptación de la buena nueva de Jesús. Al término de cada una de cada una de las diez avemarías que se rezan en cada misterio, puede hacerse una petición también común o prácticamente común a todas las personas (o, en su caso, la que cada persona considere oportuna). A continuación se especifican las que se le han ocurrido al diseñador de esta presentación: Los cinco motivos principales a desarrollar en cada decena serían: el amor de Dios; la buena nueva de Jesús; la acción del Espíritu Santo en nosotros; la Iglesia como Sacramento; y, la Comunión de los Santos.
  • 3. 3ª Porque no perdamos el alma con los grandes ideales y empresas, pues más grande es Dios y, por ello, le hemos de amar sobre todas las cosas. 1º. Misterio. Por nuestro padres, por el Papa, por todas las autoridades, porque sean obedecidas. El tema ha desarrollar en las diez avemarías es el Amor de Dios. 1ª Porque en la naturaleza y en la civilización busquemos los verdaderos valores, que no están en la cantidad ni en la cualidad, sino en el Amor de Dios que hay en ellos. 2ª Porque no despreciemos las cosas pequeñas, que son semilla de las grandes. Especialmente el pecado venial que nos impide ser sacerdotes, profetas y reyes, como Dios quiere.
  • 4. 4ª Por la juventud, por el esplendor de las fuerzas humanas; porque con ellas produzcamos el trigo del buen amor, y no la cizaña del odio o amores indebidos. 5ª Por lo desconocido, por lo que hemos de conseguir para realizarnos; porque perseveremos en ello, especialmente en el conocimiento del Amor de Dios. “ Lo que agrada a Dios es el amor que siento a mi pequeñez y mi pobreza; es la esperanza ciega que tengo en su Misericordia. ” [Teresa de Lisieux † 25 años]. Declarada Santa Teresa del Niño Jesús de la Santa Faz en 1925 y Doctora de la Iglesia en 1997. 6ª. Por lo que hemos conseguido con nuestro esfuerzo; por lo que hemos recibido, especialmente el encuentro con Dios y su presencia continua en nosotros, porque en esta abundancia tengamos siempre actitudes que le agraden. 7ª. Por la infancia y la adolescencia; por las primeras y más débiles fuerzas humanas. Porque comprendamos que con ellas se puede llegar a las más altas cimas de la espiritualidad cristiana, según lo evidencias las vidas de muchos santos.
  • 5. 8ª, Porque en la tentación o el desfallecimiento, recordemos que no utilizamos, ni con mucho, todo el Espíritu Santo que Dios nos tiene concedido, como le sucedió al mismo Moisés; pues si tuviéramos fe como un grano de mostaza, nada nos sería imposible. ¿Qué cosa hay más imposible, ya cumplida, que una mujer, María, sea Madre de Dios? 9ª. Por los que nos encontramos apartados del torrente de la vida, por la enfermedad, la prisión, las deficiencias físicas, psíquicas o la marginación social. Porque comprendamos que Dios está con nosotros todo lo que le permite no quebrantar la libertad que ha concedido a todos los hombres. Pues al decir Jesús: lo que hagáis a mis hermanos pequeños, a Mí me lo hacéis; nos introduce en el torrente de la vida espiritual al hacernos colaboradores de su redención. 10ª. Porque en nuestra evolución espiritual y en el camino de perfección, no dejemos de avivar el fuego y la alegría del amor primero o primer encuentro con Dios [Apocalipsis 2, 1-7. A la Iglesia de Éfeso: ¡Vuelve a tu primer amor!] Números 11, 14-17: … Yo solo no puedo soportar el peso de todo este pueblo: mis fuerzas no dan para tanto. Si me vas a seguir tratando de ese modo, mátame de una vez. Así me veré libre de mis males». El Señor respondió a Moisés: «Reúneme a setenta de los ancianos de Israel –deberás estar seguro de que son realmente ancianos y escribas del pueblo– llévalos a la Tienda del Encuentro, y que permanezcan allí junto contigo. Yo bajaré hasta allí, te hablaré, y tomaré algo del espíritu que tú posees, para comunicárselo a ellos. Así podrán compartir contigo el peso de este pueblo, y no tendrás que soportarlo tú solo.
  • 6. 2º. Misterio. Por nuestras madres, por todas la vírgenes y por todas las mujeres, porque sean amadas y respetadas. El tema ha desarrollar en las diez avemarías es la Buena Nueva de Jesús. 1ª. Que veamos lo que está sucediendo desde hace más de 20 siglos: el hombre arrojado del Paraíso por el pecado de Adán, puede en esta vida, ahora, entrar en el reino de los Cielos, la Iglesia “germen y comienzo de este Reino”, si acepta la Buena Nueva de Jesús. Busquémoslo, que los demás se nos dará por añadidura. 2ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos, al no dejarnos fascinar por el esplendor de los vicios y descubrir la bienaventuranza de la pobreza con virtud. 3ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos, heredando la tierra de la reconciliación, al utilizar la única arma que Jesús quiere: Amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen. Los tres estados de la Iglesia: Triunfante, militante y purgante
  • 7. 4ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos, al aceptar que la consolación nace de la misma desolación, si podemos la confianza en Dios y no en nosotros mismos. 5ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el Reino de los Cielos, padeciendo hambre y sed de nuestra justicia [hacer el bien ante los demás], para poder aceptar la justicia [la voluntad] de Dios. 6ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos dando nuestros bienes de este mundo a quienes no pueden devolvérnoslos o dejándonoslos arrebatar por los que emplean la fuerza o una simple posición de ventaja. 7ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el Reinos de los Cielos, de los limpios de corazón, al circuncidarlo de las aficiones de este mundo; para que de él no surjan malos pensamientos y malas acciones que nos impiden actuar con sencillez y sin doblez.
  • 8. 8ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el Reino de los Cielos aceptando la paz que Jesús ofrece a los hombres de buena voluntad: suprimir el pecado, origen de toda guerra y rechazando la falsa paz de este mundo, basada en la equivocada seguridad humana que ignora o desconfía de la Providencia de Dios. 9ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos, al aceptar ser perseguidos por causa de la justicia; pues, su misión de descubrir el puesto de cada uno entre las personas, es una misión imposible. 10ª. Que entremos en esta vida, ahora, en el reino de los Cielos, porque digan con mentira, toda clase de mal contra nosotros por causa de Jesús y así, no hablen bien de nosotros, como les sucede a los falsos profetas.
  • 9. 1ª. Eva, sin pecado original, en un mundo sin pecado, pecó. María, sin pecado original, en un mundo de pecado, no pecó y colaboró en la redención del mundo. Nuestras almas, con pecado original, pero en un mundo ya redimido: ¡Nazcan a la vida espiritual con el Viento-Agua-Fuego y Aceite del Espíritu Santo!. 2ª. Cuando se cumplan las palabras de Jesús: “El Espíritu Santo estará con vosotros y testificaréis”, no pidamos prueba de cómo será eso, como tantos profetas, sino que impulsados por el Viento del Espíritu Santo, digamos: Hágase en nosotros según tu palabra. 3º Misterio. Por nosotros, por todas las personas, porque nuestras pasiones se ordenen, nos sintamos solos y veamos a Dios como nuestro único auxilio, al que nunca nos acercaremos lo suficiente cumpliendo su voluntad. El tema a desarrollar en las diez avemarías es, la acción del Espíritu Santo en nosotros. No tenemos un retrato del Espíritu, pero podemos experimentar su acción: es como el viento (Jn 3,8), como el agua (Ez 36,25-26; Is 44,3-4; Jn 7,37-39); como el fuego (Si 48,1); Jer 20,9; He 2,3-4; 4,31), como el aceite (Is 61,1-2); Lc 4,18). Que demos fruto, testificando, como buena tierra, al menos: unos treinta, otros sesenta, otros ciento».
  • 10. 3ª. Que impulsados por el Viento del Espíritu Santo, cumplamos nuestra función sacerdotal de convertir en hostias espirituales, aceptables a Dios por Jesucristo, nuestros pensamientos, palabras y obras de cada día. 4ª. Que el Agua del Espíritu Santo nos renueve diariamente para que cumplamos la misión profética de captar las maravillas de Dios en el sentido de la vida y el modo concreto del cristiano en el mundo; sin que la ignorancia nos intimide, ni la ciencia nos seduzca una solución, que hemos de descubrir meditando en nuestro corazón. 5ª. Que el Agua del Espíritu Santo nos renueve diariamente, para que aún cuando considerándonos inocentes, seamos condenados y perjudicados, nuestra actitud, no sea de rechazo sino de aceptación. 6ª. Que por el Fuego del Espíritu Santo sean expulsadas las debilidades de nuestras potencias, para afrontar nuestra relación con el mundo de una gran paciencia, para soportar las incertidumbres de lo provisional y las situaciones difíciles que solo gradualmente evolucionan.
  • 11. 9ª. Que el Aceite del Espíritu Santo tome posesión de nosotros, como elegidos para cumplir la voluntad de Dios y llegar a ser hasta Madre de Dios; pues dice todo el que cumpla la voluntad de mi Padre es mi hermano, mi hermana y mi madre [Marcos 3, 35]. 10ª. Que por el aceite del Espíritu Santo cumplamos la misión real de servir a Cristo en todos, especialmente en los más pobres. Santo Tomas Aquino Summa Theologiae I-II q70 a3…El número de los doce frutos enumerados por San Pablo está bien dado, y pueden verse indicados en los doce frutos de los que se habla en Apocalipsis 22,2: A un lado y a otro del río había un árbol de vida que daba doce frutos. 7ª. Cuando el Fuego del Espíritu Santo nos haga anunciadores de la Palabra, para que la fuerza del Evangelio resplandezca en la vida cotidiana, lo realicemos sin importarnos las condiciones de inferioridad en que haya de hacerse. 8ª. Cuando el Fuego del Espíritu Santo nos impulse por el amor a querer resolver las necesidades de la vida, nos comprometamos, colaboremos con la Providencia de Dios.
  • 12. 4º. Misterio. Por la Iglesia sacramento de salvación, cuerpo místico de Cristo y su corazón el Espíritu Santo. 1ª. Por las comunidades no cristianas que tienen con nosotros,, un mismo y un único fin último, Dios, porque en su búsqueda del Dios desconocido encuentren en la Iglesia, que aprecia lo bueno y verdadero que puede encontrarse en sus religiones, el mundo reconciliado. 2ª. Por las comunidades musulmanas, reconocen al Creador, profesan tener la fe de Abraham y adoran con nosotros al Dios único y misericordioso, para que puedan encontrar en la iglesia, que aprecia todo lo bueno y verdadero que hay en ellas, el mundo reconciliado. 3ª. Por las comunidades del pueblo judío, pueblo de Dios de la Antigua Alianza, la Iglesia Nuevo Pueblo de Dios, tienden hacia fines análogos, porque en la espera del Mesías, de rasgos velados en el judaísmo, puedan descubrir la imagen de Cristo.
  • 13. 4ª. Por las comunidades cristianas de las Iglesias ortodoxas, que están en una cierta comunión con la Iglesia, próxima a poder celebrar en común la Eucaristía del Señor, porque pronto lleguemos a la total unión. 5ª. Por las comunidades eclesiales protestantes [reformadas], que conmemoran en la Santa Cena la muerte y resurrección del Señor, profesan que en la Comunión de Cristo se significa la vida, y especialmente su venida gloriosa, lleguen a descubrir la sustancia genuina e íntegra del misterio eucarístico. 6ª. Por las personas que no se casan por motivos dignos, porque contribuyan grandemente al bien de la familia humana, lleven una vida plena de sentido humano y cristiano, irradiando una fecundidad de caridad, de acogida y de sacrificio.
  • 14. 7ª. Por la comunidad conyugal, porque recuerden las palabras de Jesús: donde dos…estén reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos, y oigan lo que él les dice. 8ª. Por la comunidad familiar, porque cumpla su misión de Iglesia doméstica. 9ª. Por la comunidades parroquial y diocesana, porque cumplan su misión de Iglesia particular. 10ª. Por toda la comunidad universal de los creyentes [todos los hijos de Dios] y miembros de una misma familia en Cristo. Al unirnos, en el amor mutuo y en la misma alabanza a la Santísima Trinidad, estamos respondiendo a la íntima vocación de la Iglesia.
  • 15. 5º. Misterio Por la comunión de los santos y la comunión de los bienes espirituales. 1ª. Por la comunión en la fe, [yo creo, nosotros creemos] porque consigamos un lenguaje común, que nos una en una misma confesión de fe. 2ª. Por la comunión de los sacramentos; porque veamos que, demuestran la virtud de la pasión de Cristo, la gracia. 3ª. Por la comunión en los carismas; porque veamos que el Espíritu Santo reparte gracias especiales entre los fieles para provecho común y edificación de la Iglesia.
  • 16. 4ª. Por la comunión de todo lo que posee el verdadero cristiano con los demás; porque el cristiano es un administrador de los bienes del Señor. 5ª. Por la comunión en la caridad; porque veamos que el menor de nuestros actos hecho con caridad, repercute en beneficio de todos y todo pecado daña esta comunión. 6ª. Por los no cristianos, aunque no pertenecen a la Iglesia, son capaces de ser miembros de ella por el poder de Cristo; por la libertad del hombre y según los designios de la predestinación divina, lleguen a ser cristianos.
  • 17. 7ª. Por los pecadores, aunque no son miembros de Cristo en ese estado, son semejantes a miembros paralizados, porque se arrepientan y alcancen la gracia. 8ª. Por la comunión con los difuntos, Iglesia purgante, porque veamos que nuestras oraciones pueden ayudarles y hacen eficaz su intercesión por nosotros. 9ª. Por la comunión con los santos bienaventurados, Iglesia triunfante, porque veamos que su intercesión nos une más a Cristo. 10ª. Por la comunión con los ángeles, porque veamos que desde la infancia a la muerte la vida humana está rodeada de su custodia y de su intercesión, cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo por la vida.