LA LEYENDA DE PÍRAMO Y
TISBE

Trabajo echo por: Adolfo Pacheco
Pineda.
Origen de la leyenda.
• Píramo y Tisbe son dos amantes legendarios
de la mitología griega y romana.
• Su historia, de insp...
Leyenda.
•

•

En la versión clásica, Píramo y Tisbe habían crecido juntos en la ciudad de Babilonia,
en Mesopotamia, vivi...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

La leyenda de píramo y tisbe

324 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
324
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
27
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La leyenda de píramo y tisbe

  1. 1. LA LEYENDA DE PÍRAMO Y TISBE Trabajo echo por: Adolfo Pacheco Pineda.
  2. 2. Origen de la leyenda. • Píramo y Tisbe son dos amantes legendarios de la mitología griega y romana. • Su historia, de inspiración oriental, se encuentra entre el mito y la literatura. En realidad, este relato sentimental es mencionado por primera vez por Higino quien sólo habla de su suicidio. Es Ovidio (en Las metamorfosis, IV) quien narra su leyenda.
  3. 3. Leyenda. • • En la versión clásica, Píramo y Tisbe habían crecido juntos en la ciudad de Babilonia, en Mesopotamia, viviendo toda su vida en casas adyacentes. Su amor era co­nocido desde siempre por sus padres, que no les permitían casarse ni tener contacto. No obstante, un hueco en la pared les per­mitía comunicarse y decirse palabras de amor en secreto. Una noche decidieron salir y encontrarse a escondidas junto a una morera, a las afueras de la ciudad. Tisbe fue la primera en salir, cubierta con un velo para pasar desapercibida. Pero mientras esperaba junto a la morera la llegada de Píramo, una leona sedienta se acercó con el hocico aún cubierto de sangre, después de haber de­vorado a un buey, para beber en un ma­nantial cercano. La joven huyó aterrada hasta una cueva cercana, pero perdió el velo. La leona se acercó y olió el velo, manchándolo con la sangre del buey. Poco después llegó Píramo y, descubrien­do las huellas de la leona junto al velo en­sangrentado, no pudo aguantar la deses­ peración. Creyó que la sangre era de Tisbe que había sido devorada y se clavó su pro­pia espada junto a la morera, inundando el suelo y las raíces con su sangre y haciendo que los frutos blancos se volviesen rojos desde entonces. Poco después apareció Tisbe y, al encontrar el cuerpo de su amado junto al velo, supo de inmediato lo que había ocurrido. Descorazonada, se clavó la espada de Píramo mientras pedía descansar eter­namente junto a su amado y que el fruto se volviese negro en su memoria. Los dioses escucharon su último deseo y se lo concedieron. Los padres de Píramo y Tisbe que­maron sus restos en la misma urna.

×