INTRODUCCIÓN 
En el reporte que a continuación se presenta, se detalla todo acerca de lo que es 
el reemplazo de la dentic...
SUSTITUCIÓN DENTARIA. 
La aparición de los dientes sucede frecuentemente en las edades entre los seis y 
ocho meses y nuev...
2. Caninos (4 piezas): con forma de cúspide puntiaguda. también llamados 
colmillos. Desgarran los alimentos 
3. Premolare...
Los primeros molares suelen preceder a los incisivos centrales inferiores. Tras la 
salida de los molares e incisivos cent...
EXFOLIACIÓN, CONCEPTO E HISTOLOGÍA 
Para que se produzca el recambio de los dientes primarios por los permanentes, es 
nec...
acción termina la resorción progresiva de la raíz dental, dentina, el cemento y el 
hueso contiguo. 
El reemplazo de los d...
FORMA DE EXFOLIACIÓN 
La exfoliación de los dientes temporarios es el resultado de una resorción 
progresiva de las raíces...
diente cae. Por eso los premolares erupcionan en la posición de los molares 
deciduos. 
ASPECTOS HISTOLÓGICOS DE LA EXFOLI...
apicalmente, debido a la inflación a la unión gingivo-dental. El epitelio migra 
debajo de la corona del diente reabsorbid...
Durante la erupción el diente se traslada mediante movimientos desde el lugar en 
el que se desarrolla a través del hueso ...
Etapa eruptiva pre-funcional: 
Contempla la formación radicular hasta alcanzar el plano gingival, iniciando con la 
formac...
Las células que realizan la remoción del tejido duro dentario son idénticas a los 
osteoclastos, células altamente especia...
comúnmente en las superficies de las raíces en relación con el diente permanente 
que está avanzando. Sin embrago, también...
MECANISMOS HISTOFISIOLÓGICOS 
Los mecanismos que intervienen para producir el mecanismo de resorción y 
exfoliación del di...
soportar su ligamento periodontal. Esto lleva a traumatismos del ligamento y al 
comienzo de la resorción 
A medida que se...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Sustitucion dentaria

1.041 visualizaciones

Publicado el

sustitucion dentaria

Publicado en: Salud y medicina
1 comentario
1 recomendación
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.041
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
14
Comentarios
1
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Sustitucion dentaria

  1. 1. INTRODUCCIÓN En el reporte que a continuación se presenta, se detalla todo acerca de lo que es el reemplazo de la dentición primaria, es decir el recambio de los dientes primarios por los permanentes. Para que este reemplazo se lleve a cabo una serie de procesos deben darse, los cuales se exponen más adelante. Durante este fenómeno se pueden apreciar una serie de mecanismos que por lo general no son causantes de dolor, sin embargo se presentan cambios desde el diente primario en su estructura, en su raíz, en los tejidos y células que lo componen y que lo rodean como los que constituyen al periodoncio de protección e inserción. Estos componentes se verán obligados a degradarse, desorganizarse, cambiar su forma o estructura para así reemplazar a los dientes primarios por permanentes. Cuando se habla sobre erupción dentaria permanente es relativamente fácil, ya que el camino está casi preparado, en la erupción de esta dentición no basta definir los procedimientos sino que se debe tomar en cuenta que tiene un orden cronológico representado en la edad de el niño o niña que sufre este fenómeno.
  2. 2. SUSTITUCIÓN DENTARIA. La aparición de los dientes sucede frecuentemente en las edades entre los seis y ocho meses y nuevos dientes se irán sumando poco a poco hasta los veinte dientes de leche, antes de los dos años y medio. La aparición de los dientes puede verse acompañada de determinados síntomas como dolor o picor en las encías, además de mucho babeo. La sustitución de los dientes de leche sucede entre los seis y los doce años. Los primeros dientes permanentes aparecen a los seis años cuando las muelas de los seis años aparecen detrás de las muelas de leche sacando de su lugar a las de leche para quedarse permanentemente en la boca del niño hasta envejecer. Los dientes pueden variar en tamaño, forma y su localización en la mandíbula. Estas diferencias permiten que los dientes trabajen juntos para ayudar a masticar, hablar y sonreír. También ayudan a dar la forma y estructura de la cara. Al nacer, las personas normalmente poseen 20 dientes primarios (de bebé), quienes empiezan la etapa de la dentición a los seis meses de edad; estos dientes además de ejercer la función masticatoria sirven de guía para la erupción de las permanentes. La sustitución dentaria ocurre cuando se reemplaza el diente deciduo o de leche por unos mucho más fuertes y grandes que estos y que conformarán el sistema dental durante toda la vida, llamados dientes secundarios o permanentes. Generalmente a la edad de 21 años todos los 32 dientes permanentes han salido. Estos son los dientes que, en el hombre, se forman por exfoliación, es decir la sustitución dental de la erupción de la dentición permanente que se dividen en cuatro grupos o familias: incisivos, caninos, premolares y molares o muelas. 1. Incisivos (8 piezas): dientes anteriores con borde afilado. Cortan los alimentos
  3. 3. 2. Caninos (4 piezas): con forma de cúspide puntiaguda. también llamados colmillos. Desgarran los alimentos 3. Premolares (8 piezas): poseen dos cúspides puntiagudas, por lo que también se conocen por el término bicúspides. Desgarran y aplastan los alimentos 4. Molares (12 piezas): cúspides anchas. Trituran los alimentos. Los primeros dientes temporales en erupcionar son los incisivos (entre el 5to y el 8vo mes) y la secuencia más común es: - Incisivos centrales inferiores - Incisivos centrales superiores - Incisivos laterales superiores - Incisivos laterales inferiores La sustitución dentaria es un proceso fisiológico, por el cual el diente se desplaza desde su posición inicial en los maxilares hasta su posición en boca. La cronología de la erupción dental de dientes permanentes, por su agrupación cronológica, puede considerarse dividido en tres períodos. PRIMER PERÍODO Se da la erupción de los primeros molares definitivos e incisivos permanentes a los 6 años, esto se realiza por medio del proceso llamado rizólisis , que no es más que la reabsorción de las raíces de los dientes temporarios debido a la fuerza eruptiva que ejercen los permanentes con la intención de exponerse en la cavidad oral. Los primeros molares permanentes erupcionan entre los 5.9 y los 6.4 años, siendo los inferiores los primeros en erupcionar y luego los superiores. Su aparición en el sexo femenino es anterior al masculino. Estos molares demoran en erupcionar de 2 a 3,5 meses y determina al 2do LEVANTE FISIOLOGICO DE LA OCLUSION.
  4. 4. Los primeros molares suelen preceder a los incisivos centrales inferiores. Tras la salida de los molares e incisivos centrales (inferiores y superiores) hacen erupción los laterales inferiores; todo este conjunto de diez piezas tarda más de un año en salir. Los incisivos laterales superiores hacen erupción más tarde y puede alargarse más de un año el tiempo que transcurre desde la erupción del último incisivo hasta la aparición de los incisivos laterales superiores. SEGUNDO PERÍODO 1. A los diez años se inicia la segunda fase del recambio dentario con la erupción de los premolares y caninos. En la arcada inferior hace erupción antes el canino y primer premolar que el segundo premolar. En la arcada superior el primer premolar es el diente que antes hace erupción, seguida del segundo premolar y/o el canino. El conjunto de premolares y caninos tarda unos dos o tres años en hacer la erupción dental. 2. Los segundos molares cierran este segundo período de recambio transicional saliendo a los 12 años aproximadamente. TERCER PERÍODO 1. Con un enorme margen de variación cronológica los terceros molares son las últimas piezas en hacer erupción. Entre los 15 y 18 años hace erupción el tercer molar. La influencia del 3er molar es reconocida como muy irregular, ya que este diente algunas veces está reducido filogenéticamente de tamaño y su evolución está retrasada, y otras veces ni tan siquiera existe
  5. 5. EXFOLIACIÓN, CONCEPTO E HISTOLOGÍA Para que se produzca el recambio de los dientes primarios por los permanentes, es necesaria la resorción fisiológica de la raíz o raíces de los elementos deciduos. Este proceso suele dominarse rizoclasia y es provocado por la presión que ejerce el diente permanente en erupción. El lugar que ocupan los dientes permanentes en ambas arcadas, con respecto a los elementos de la serie primaria se representan en el diagrama de una ficha odontológica. La rizoclasia no es un proceso continuo, pues hay momentos de resorción activa (más cortos) que alternan con otros de descanso, en los que puede existir depósito de cemento cicatricial. La resorción predomina finalmente y conduce a pérdida o exfoliación del diente temporal. La resorción de la raíz de incisivos y caninos comienza por el lado lingual, por la ubicación de los permanentes; el diente a veces cae con la porción de raíz bucal intacta. En el caso de los premolares las raíces divergentes de los molares primarios, entre los que se ubican, se eliminan frecuentemente en su totalidad mediante la resorción. El patrón de exfoliación es simétrico en cada hemiarcada y en el maxilar superior e inferior. Los primeros molares “de leche” se exfolian prácticamente en forma simultánea, no así los segundos molares, pues los molares inferiores se pierden antes que las superiores. Se ha observado estadísticamente que las mujeres exfolian sus dientes antes que los varones. Si bien es cierto que la exfoliación es un proceso del cual no se conoce muy bien cómo sucede, es importante para que se dé la oportunidad de realizar el recambio dental de una forma fisiológica normal para la erupción de la dentición permanente. La presión eruptiva estimula el desarrollo de osteoclastos, cuya
  6. 6. acción termina la resorción progresiva de la raíz dental, dentina, el cemento y el hueso contiguo. El reemplazo de los dientes temporales por los permanentes no ocurre al azar, sino que a través de un proceso fisiológico que mantiene un orden cronológico determinado y donde intervienen diversos factores. De manera normal deben producirse dos fenómenos: la caída (exfoliación) del diente temporal y el brote del permanente. Se entiende que los molares permanentes no precisan de la caída de ningún temporal. Para el brote de los dientes permanentes como reemplazo a la dentición decidua, el fenómeno más importante (aunque no el único) es la exfoliación del temporal mediante su reabsorción radicular. Es indispensable que se logren diferenciar los conceptos de erupción y exfoliación. Se entiende por erupción al proceso migratorio que sufre el diente desde su lugar de formación (interior del hueso) hasta su posicionamiento en la cavidad bucal. Comprende el concepto de emergencia o momento puntual en que el diente irrumpe en la encía pudiéndose apreciar ya en la cavidad bucal. El concepto de exfoliación hace referencia a los dientes temporarios y está enfocado en la pérdida fisiológica de los mismos tras finalizar su función. Ello va precedido por la reabsorción fisiológica de la raíz. Dicho espacio va siendo ocupado de manera paulatina por el diente definitivo que, acabará ocupando el espacio del diente temporal exfoliado. La raíz del diente definitivo no estará completamente formada hasta pasados 24 meses de su erupción. La dentadura decidua suele estar completa en los niños entre los 2.5 y 3 años y consta de 20 dientes, 10 en cada arcada (2 incisivos centrales, 2 incisivos laterales, 2 caninos, 2 primeros molares y 2 segundos molares).
  7. 7. FORMA DE EXFOLIACIÓN La exfoliación de los dientes temporarios es el resultado de una resorción progresiva de las raíces por células especializadas llamadas odontoclastos. En general, la presión generada por el diente permanente en proceso de crecimiento y erupción determina la forma de resorción del diente temporario o residuo. Debido a la posición de desarrollo de los gérmenes dentarios de incisivos y caninos permanentes y su ulterior movimiento fisiológico en dirección oclusal y vestibular, comienza la resorción de las raíces de los incisivos y caninos deciduos en su superficie lingual. Más adelante, estos gérmenes dentarios en desarrollo ocupan una posición directamente apical con relación al diente temporal, lo cual permiten que erupcionen a la posición antes ocupada por el diente deciduo. Sin embargo, es frecuente, sobre todo en el caso de los incisivos inferiores permanentes, que no se produzca esta colocación apical de los gérmenes dentarios y el diente permanente erupcione hacia lingual con respecto al diente deciduo todavía funcionante. A menudo, la resorción de las raíces de los molares temporarios comienzan primero en su superficie interna, cuando los premolares en desarrollo incipiente se encuentran entre ellas. Esta resorción tiene lugar mucho antes de que caigan los molares deciduos y refleja la expansión de sus sucesores permanentes en crecimiento. No obstante, como consecuencia del crecimiento continuo de los maxilares y el movimiento oclusal de los molares temporarios, los gérmenes de los dientes de reemplazo van a colocarse apicales respecto a los molares deciduos. Este cambio de posición proporciona a los premolares en crecimiento espacio suficiente para su continuo desarrollo y, al mismo tiempo, alivia la presión sobre las raíces de los molares deciduos supra yacentes. Las áreas de resorción temprana son reparadas por el depósito de un tejido cementoide. Cuando los premolares comienzan a erupcionar, se inicia de nuevo la resorción de los molares deciduos y esta vez continua hasta que las raíces desaparecen por completo y el
  8. 8. diente cae. Por eso los premolares erupcionan en la posición de los molares deciduos. ASPECTOS HISTOLÓGICOS DE LA EXFOLIACIÓN Durante el proceso de exfoliación dental, la remodelación ósea esta inducida por la presión que generan las piezas permanentes debajo de las temporales, además se activan osteoclastos que fagocitan hueso, cemento y dentina dejando solo las coronas de los temporales y provocando por lo tanto la exfoliación dental. La exfoliación de los dientes temporales, fenómeno fisiológico propio del ciclo vital de la formula primaria, se manifiesta con una progresiva reabsorción o resorción radicular que termina con la caída del diente. Las células responsables de la reabsorción fisiológica del tejido dental son los odontoclastos que son células multinucleadas, que contienen numerosas mitocondrias con granulas electrodensos de fosfato de calcio. Son las responsables de la destrucción de las partes orgánica e inorgánica del huego. Son activos tan en los procesos de la renovación fisiológica del hueso como en los de su pérdida patológica. La reabsorción fisiológica de las raíces de los dientes temporales es un proceso intermitente en el que se alteran periodos de reabsorción activa con otros mas prolongados de reposo, durante los cuales se ponen en marcha procesos reparadores que restablecen la inserción periodontal de la zona reabsorbida. Durante estos periodos de reparación sobre la superficie radicular, se deposita cemento radicular ordinario, y si estos procesos de reparación superan por algún motivo a los de reabsorción, el resultado puedes ser una anquilosis, con la consiguiente infraoclusion del diente. El epitelio gingival y la unión gingivo-dental también participan en el proceso de resorción del diente primario. Como la resorción radicular avanza, ambos migran
  9. 9. apicalmente, debido a la inflación a la unión gingivo-dental. El epitelio migra debajo de la corona del diente reabsorbido, aislando y protegiendo de la inflamación en el tejido pulpar remanente al germen del diente permanente en desarrollo. No se ha establecido a ciencia cierta cómo se produce la eliminación del tejido pulpar, pero se sabe que en este proceso intervienen células fagocitarias del mismo tejido, tales como macrófagos y fibroblastos modificados, pero ya en etapas tardías. Antes de la caída del diente temporario, la pulpa adopta un aspecto de tejido de granulación o atrofia pulpar. El epitelio bucal también interviene en la caída y exfoliación del diente deciduo, a partir de su adelgazamiento y proliferación por debajo del margen de la corona, sin ocasionar una lesión importante sobre la mucosa de la zona. La erupción dentaria comprende una serie de fenómenos mediante los cuales el diente en formación dentro del maxilar y aun incompleto migra hasta ponerse en contacto con el medio bucal, ocupando su lugar en la arcada dentaria. Se han propuesto cuatro mecanismos como posibles responsables directos de la erupción de la pieza dentaria: a) La formación y crecimiento de la raíz que va acompañado del modelado del hueso y asociado al crecimiento de las arcadas dentarias. b) El crecimiento del hueso alveolar por resorción y aposición selectiva de tejido óseo que desplazaría el diente hacia oclusal. c) La presión vascular e hidrostática del tejido conectivo periodontal. d) La tracción del componente colágeno del ligamento periodontal que originaría la erupción del diente, como consecuencia del desarrollo y de los cambios de orientación que tienen lugar en las fibras colágenas de la actividad contráctil de los fibroblastos del periodonto.
  10. 10. Durante la erupción el diente se traslada mediante movimientos desde el lugar en el que se desarrolla a través del hueso alveolar y los tejidos blandos hacia la cavidad bucal. Se pueden distinguir 4 movimientos especiales:  De traslación: cuando el diente pasa de un lugar a otro en sentido básicamente horizontal.  Axial o vertical: cuando el diente se dirige hacia el plano oclusal.  De rotación: cuando el diente gira alrededor de su eje mayor.  De inclinación: cuando el diente gira alrededor del fulcrum (eje transversal). La histología de la erupción dentaria posee tres etapas. En esta ocurre el crecimiento y desarrollo de los gérmenes dentarios en el interior de los maxilares hasta completar el crecimiento de la corona. Dichos gérmenes se encuentran rodeados por el saco dentario que favorece al crecimiento simultáneo del tejido óseo que forma los alveolos primitivos, que en forma de canastillas o criptas, rodea a cada germen en crecimiento. Los dientes permanentes, a diferencia de los primarios que se encuentran separados del epitelio de la mucosa bucal solamente por los tejidos blandos, se encuentran totalmente rodeados por las criptas óseas, exceptuando las direcciones oclusal y lingual. En estas direcciones (oclusal y lingual) encontramos un orificio al que se le denomina canal gubernacular o gubernaculum dentis, encargado de comunicar el diente en desarrollo con el corión gingival. Desde el punto de vista histológico esta etapa se caracteriza por el remodelado óseo de la pared de la cripta. Pero, por otra parte, hay resorción en la superficie del alveolo que se halla frente al germen en el crecimiento excéntrico, de lo que se encargan los osteoclástos.
  11. 11. Etapa eruptiva pre-funcional: Contempla la formación radicular hasta alcanzar el plano gingival, iniciando con la formación radicular y concluyendo cuando el elemento dentario hace contacto con el antagonista. El desarrollo radicular se encuentra asociado al desplazamiento de la corona que se aproxima al epitelio bucal, esta se encuentra cubierta por el epitelio dentario reducido. Entonces, el tejido conectivo que se encuentra entre ambos epitelios, experimenta modificaciones que lo llevan más tarde a su destrucción, entonces se fusionan los dos epitelios. Las células que conforman esta nueva masa epitelial se degeneran y necrosan por falta de irrigación. Esto se puede observan en la mucosa como un cambio de color de rosado a blanquecino. Esta necrosis sumada a la presión que ejerce la pieza dentaria, facilitan su salida hacia la cavidad bucal a través de una abertura u ojal por donde emerge el borde de la misma sin que se produzca hemorragia. Etapa eruptiva funcional: Esta etapa inicia desde que el diente entra en contacto con su antagonista (plano de oclusión) hasta la pérdida del mismo por causas diversas. En caso de pérdida del elemento antagonista, el movimiento eruptivo continuo, aunque lentamente, produciéndose en algunas circunstancias, la exposición de la raíz, esto demuestra que la erupción activa se mantiene durante toda la vida del diente. En cambio se designa con el nombre de erupción pasiva al descenso del epitelio de unión dentogingival en dirección apical, que da como resultado una corona clínica mayor.
  12. 12. Las células que realizan la remoción del tejido duro dentario son idénticas a los osteoclastos, células altamente especializadas encargadas de la eliminación de hueso, y se denominan odontoclastos. Los odontoclastos se identifican fácilmente con el microscopio óptico como células grandes, multinucleadas, que ocupan cavidades de resorción sobre la superficie de un tejido duro dentario. Su citoplasma es vacuolar, y la superficie de la celula adyacente al tejido duro en resorción forma un borde “en cepillo”. Histoquímicamente, un rasgo característico del odontoclasto es un alto nivel de actividad de la enzima fosfatasa ácida. El borde en cepillo se resuelve como un borde fruncido producido por amplio plegamiento de la membrana celular en una serie de invaginaciones de 2 a 3 um de profundidad, con pequeños cristales minerales dentro de las profundidades de las invaginaciones. El citoplasma del odontoclasto se caracteriza por un contenido excepcionalmente elevado de mitocondrias y muchas vacuolas, que están concentradas especialmente en las adyacencias del borde fruncido. La actividad de fosfatasa ácida tiene lugar dentro de estas vacuolas. Los odondoclastos son capaces de resorber todos los tejidos duros dentarios, incluyendo a veces al esmalte. Cuando es resorbida la dentina, la presencia de los conductillo sirve de vía para fácil extensión de las prolongaciones odontoclásticas. Es probable que los odontoclastos tengan el mismo origen que los osteoclastos. El monocito, que circula en la sangre, en un principio da origen a todos los diferentes macrófagos de los tejidos, incluyendo al osteoclasto, pero lo que no se sabe con certeza es si los osteoclastos son formados o no ulteriormente a partir de macrófagos residentes en los tejidos o en forma continua a partir de los monocitos circulantes. También existen diferentes opiniones con respecto a la distribución de los odontoclastos durante la resorción dentaria. Los odontoclastos se encuentran más
  13. 13. comúnmente en las superficies de las raíces en relación con el diente permanente que está avanzando. Sin embrago, también se han descrito en los conductos radiculares y las cámaras pulpares de dientes en resorción, apoyados contra la superficie de predentina. Si bien se discute su localización en la cámara pulpar, la razón más probable es que existan diferentes formas de resorción para diferentes dientes. Por ejemplo, por lo general los dientes unirradiculares caen antes de que se haya completado la resorción de la raíz; por lo tanto, no se encuentran odontoclastos en las cámaras pulpares de estos dientes y la capa de odontoblastos se mantiene intacta. Sin embargo, en los molares por lo general las raíces están completamente resorbidas y también lo esté parcialmente la corona antes de la exfoliación. Cuando esto ocurre, la capa de odontoblastos es reemplazada por odontoclastos, que resorben tanto la dentina primaria como la secundaria. A veces se ha eliminado toda la dentina, y puede verse el tejido conectivo vascular por debajo de la capa traslúcida del esmalte.
  14. 14. MECANISMOS HISTOFISIOLÓGICOS Los mecanismos que intervienen para producir el mecanismo de resorción y exfoliación del diente no están aclarados por completo. La presión ejercida desde el diente de reemplazo en erupción desempeña un papel clave, ya que los odontoclastos experimentan diferenciación en sitios de presión predeterminados y son por tanto las células encargadas de la resorción de los tejidos duros del diente primario. No sabemos de qué manera el odontoclasto resorbe efectivamente el tejido duro dentario. La secuencia de fenómenos mas probables en la resorción del tejido duro dentario por el odontoclasto es la remoción inicial de mineral seguida por la disolución extracelular de la matriz orgánica (principalmente colágeno) a moléculas mas pequeñas que son captadas por el odontoclasto y después degradadas. El tejido periodontal se desorganiza por completo, los fibroblastos detienen la síntesis de colágeno y hay degradación del mismo; las fibras se liberan del hueso y del cemento. Los vasos sanguíneos se comprimen localmente, lo que acelera el mecanismo de resorción. Hay un descenso importante del epitelio de unión, por perdida del aparato de sostén, lo que conlleva la movilidad del elemento dentario. Aun cuando es obvio que la presión juega un papel importante en el comienzo de la resorción dentaria deben intervenir otros factores. La extirpación experimental del germen de un diente permanente retarda, aunque no impide la exfoliación de su predecesor deciduo. las fuerzas de masticación aplicadas al diente aplicadas al diente temporario son capaces también de iniciar la resorción. A medida que el individuo crece los músculos de la masticación aumentan de volumen y ejercen fuerza sobre el diente primario superiores a las que puede
  15. 15. soportar su ligamento periodontal. Esto lleva a traumatismos del ligamento y al comienzo de la resorción A medida que se produce la resorción de las raíces iniciada por la presión del diente subyacente, hay una pérdida progresiva del área superficial para la inserción de los fascículos fibrosos del ligamento periodontal. Esta pérdida de fijación del diente se produce porque debe soportar fuerzas oclusales cada vez mayores generadas por los músculos de la masticación en crecimiento

×