Insecto

67 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
67
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
6
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Insecto

  1. 1. INSECTO Era una mañana tranquila, algo nublada y con algunos truenos, había empezado a llover muy ligero cuando entré a mi trabajo, en el estudio fotográfico, donde pensé que sería otro día largo y tedioso. Pero qué equivocada estaba, de la nada un día tranquilo se volvió el peor día de mi vida. Me dispuse a limpiar, tome el aromatizante y un cuenco con agua y lo deje sobre una mesita frente al escritorio donde esta mi computadora y me dispuse a mover algunas cajas y despejar otro escritorio lleno de papeles y fotos viejas, yo estaba dandole la espalda a la única puerta que tenia mi pequeña área de trabajo y cuando volví sobre mis talones algo aterrador estaba en el lumbral de la puerta, mi única salida, no era ningún demonio, ni un asesino dispuesto a acabar con mi existencia.
  2. 2. Era un insecto, un detestable y enorme insecto, un poco mas grande que mi pulgar, un poco gris sucio y con un andar errático iba de aquí para allá, yo camine un par de pasos cuando de repente se volvió a mi y estoy segura de que me veía y planeaba algo malévolo, en cuanto lo vi me quede quieta intentando regular mi respiración pero me era casi imposible, fue entonces cuando la pesadilla se tornaba aun peor y voló unos pocos centímetros y yo solo retrocedí y me golpe contra el escritorio, en esos momentos quería romper la pared y salir de ahí corriendo pero no era ni remotamente posible. El insecto seguía dando tumbos por aquí y por allá, mientras tanto yo tome una carpeta vieja para intentar protegerme pero todo es inútil cuando un incesto malvado se le ha metido en la cabeza atacarte. Todo estaba jodido, realmente jodido, no había nadie cerca que me ayudara y gritar era inútil, el insecto volvió a caminar unos pasitos se quedo quieto viendo la pared y movía sus antenas, sus diabólicas antenas...
  3. 3. Para ese entonces ya estaba a dos metros de distancia y yo ya no podía retroceder. Se volvió a mi con una rapidez increíble y voló un poco mas alto y mas cerca de mi, empece a temblar y desear que fuera una pesadilla horriblemente realista pero no era así, ese insecto había salido directo del infierno, era un ser malvado dispuesto a aterrorizar a cualquiera que se le pusiera enfrente. Volvió a agitar con mas fuerza sus alas grises, su sonido me aterraba aun mas, estaba apunto de llorar y suplicar por mi vida "por favor insecto déjame tranquila! Yo no te he hecho nada! Porque me atormentas de esta manera?" Quise gritarle pero no se puede razonar con un ser lleno de maldad, no se le puede pedir piedad a algo que disfruta oliendo el terror, camino mas deprisa y decidido quedo a un metro y medio de mi, viéndome fijamente moviendo lentamente sus antenas como diciendo "se que te causo terror, se que soy tu peor pesadilla y sabes una cosa? Me encanta"
  4. 4. Volvió a volar imponiéndose aun mas con ese sonido infernal que hacían sus alas al moverse y esta vez quedo a menos de un metro viendo la puerta, vigilando que nadie se interviniera en sus maléficos planes, fue cuando mi cuerpo reacciono y parte de mi tomo el valor de acabar con todo este tormento tome un banco con mis manos aun temblando sientiendome incapaz de tener la fuerza física para llevar acabo mi único plan, porque si fracasaba seria el fin de todo, ya no tendría ninguna oportunidad de luchar contra ese insecto, temblando me acerque lentamente al insecto, desafiando al destino que tal vez me había tendido una trampa y con el banco a una altura que bastaba para romperlo lo deje caer sobre el endemoniado insecto y solo un sonó la madera chocando con el piso, una gota de sudor recorrió mi frente y mi nariz para caer al suelo, fueron los segundos mas largos de mi vida, estaba segura que el insecto había escapado de alguna manera y estaba furioso por mi acto de acabar con el, pero nada sucedía, por fin había acabado ese tormento, yo solo salí corriendo de ahí empujando cada puerta que me topaba con las pocas fuerzas que me quedaban hasta salir a la calle, caer de rodillas y respirar tratando de tranquilizarme... Escuche de nuevo el sonido, el sonido de sus alas al agitarse que quedo grabado para siempre en mi mente, no había nada, pero quedo para atormentarme por el resto de mi vida.

×