No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed
también en mí.
En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así
no fue...
Y vi un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque
el primer cielo y la primera tierra se fueron, y
el mar ya no es. Y yo Jua...
El capítulo 21 habla
expresamente de la santa
ciudad. Ella será como el
santuario de los israelitas,
situado en el medio d...
Y limpiará Dios las lágrimas de
los ojos de ellos; y la muerte no
será más; y no habrá llanto, ni
clamor, ni dolor: porque...
Y el que estaba sentado en el trono dijo: he
aquí yo hago nuevas todas las cosas. Y me
dijo: Escribe; porque estas palabra...
Mas a los cobardes e incrédulos, a los
abominables y homicidas, a los
fornicarios y hechiceros, y a los
idólatras, y a tod...
Aquí se mencionan algunos de los pecados que privarán a
muchos de entrar en la tierra nueva. Los cobardes o
miedosos, los ...
Y midió su muro, ciento cuarenta y
cuatro codos, de medida de hombre, la
cual es del ángel. Y el material de su
muro era d...
Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y
el Cordero. Y la ciudad no tenía necesid...
Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal,
que salía del trono de Dios y del Cordero (...
La mención “del trono de Dios y del
Cordero”, nos muestra que lo que
ahora es el cielo será trasladado a la
tierra. La Nue...
Morará el lobo con el cordero, y el tigre con el cabrito se acostará: el
becerro y el león y la bestia doméstica andarán j...
Y no habrá más maldición; si no que el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y
sus siervos le servirán. Y verán su c...
Por tanto, hemos sido sepultados con El por
medio del bautismo para muerte, a fin de que
como Cristo resucitó de entre los...
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS

1.426 visualizaciones

Publicado el

PRESENTACIÓN DE COMO SERA LA NUEVA TIERRA

Publicado en: Meditación
2 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.426
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
33
Comentarios
2
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

COMO SERA LA NUEVA TIERRA QUE NUESTRO DIOS

  1. 1. No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Juan 14:1-3
  2. 2. Y vi un cielo nuevo, y una tierra nueva: porque el primer cielo y la primera tierra se fueron, y el mar ya no es. Y yo Juan vi la santa ciudad, Jerusalén nueva, que descendía del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y el mismo Dios será su Dios con ellos (Apocalipsis 21:1-3)
  3. 3. El capítulo 21 habla expresamente de la santa ciudad. Ella será como el santuario de los israelitas, situado en el medio del campamento. Allí no será oculto el Dios de Israel, sino que vivirá con todos los salvados.
  4. 4. Y limpiará Dios las lágrimas de los ojos de ellos; y la muerte no será más; y no habrá llanto, ni clamor, ni dolor: porque las primeras cosas son pasadas (21:4). He aquí una de las promesas más bellas de toda la Biblia. En la nueva tierra no habrá tristeza. Dios quitará de nuestras mentes todo aquel recuerdo que pueda causarnos dolor, especialmente si algunos de los familiares y amigos cercanos no son salvados. Como vimos en el capítulo anterior, la muerte va a ser abolida. Tampoco habrá enfermedad. Todo lo negativo habrá quedado atrás.
  5. 5. Y el que estaba sentado en el trono dijo: he aquí yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y díjome: Hecho es. Yo soy Alpha y Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré de la fuente de agua de la vida gratuitamente. El que venciere, poseerá todas las cosas; y yo seré su Dios, y él será mi hijo (21:5-7). Dios no va a destruir todas las cosas, más bien, como dice el texto, Él las va a renovar. Esto es una garantía de que la tierra nueva será semejante a esta, pero sin vestigio de pecado, contaminación ni algo que pueda marchitar la belleza de las cosas creadas. Nuevamente, como el mensaje a las iglesias de los capítulos 2 y 3, el Señor vuelve a estimular la victoria en sus hijos. Siempre recordando que la victoria de Cristo es nuestra victoria.
  6. 6. Mas a los cobardes e incrédulos, a los abominables y homicidas, a los fornicarios y hechiceros, y a los idólatras, y a todos los mentirosos, su parte será en el lago de fuego y azufre, que es la muerte segunda (Apocalipsis 21:8).
  7. 7. Aquí se mencionan algunos de los pecados que privarán a muchos de entrar en la tierra nueva. Los cobardes o miedosos, los que no se han atrevido a ponerse de lado de la verdad y la justicia. Los “incrédulos” son los que no tienen fe, los que no han permanecido leales a Dios en medio de la confusión y pecados prevalecientes. Los “abominables”, del griego “bdelussó” indica los que causan repugnancia, persona de actos sucios. Los “homicidas” son, especialmente, los que han sido crueles con los hijos de Dios. Los “fornicarios” son los que han practicado delitos sexuales, mientras que los “hechiceros” representan a los espiritistas, astrólogos, magos, brujos y todos los practicantes de artes ocultas. Las última clases de pecados mencionados son los “idólatras” y los “mentirosos”. Los primeros son los adoradores de estatuas, pinturas y objetos de culto, así como los que siguen apasionadamente a líderes políticos o religiosos o han puesto su corazón en las riquezas o bienes materiales y los otros son los que engañan y mienten. El hecho que aquí no se mencionen otros pecados, no quiere decir que estos no sean también castigados por Dios. También podemos ver que estos pecados tienen que ver con la violación de algunos de los diez mandamientos. El Decálogo divino seguirá siendo la ley del reino eterno del Señor.
  8. 8. Y midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, de medida de hombre, la cual es del ángel. Y el material de su muro era de jaspe: mas la ciudad era de oro puro, semejante al vidrio limpio. Y los fundamentos del muro de la ciudad estaban adornados de toda piedra preciosa. El primer fundamento era de jaspe; el segundo, zafiro; el tercero, calcedonia; el cuarto, esmeralda; el quinto, sardónica; el sexto; sardio; el séptimo, crisólito; el octavo, berilo; el nono, topacio; el décimo, crisopraso; el undécimo, jacinto; el duodécimo, amatista. Y las doce puertas eran doce perlas, en cada una, una; cada puerta era de una perla. Y la plaza de la ciudad era de oro puro como vidrio trasparente (Apocalipsis 21:17-21).
  9. 9. Y no vi en ella templo; porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. Y la ciudad no tenía necesidad de sol ni de luna, para que resplandezcan en ella: porque la claridad de Dios la iluminó, y el Cordero era su lumbrera. Y las naciones que hubieren sido salvas andarán en la lumbre de ella: y los reyes de la tierra traerán su gloria y honor a ella. Y sus puertas nunca serán cerradas de día, porque allí no habrá noche. Y llevarán la gloria y la honra de las naciones a ella. No entrará en ella ninguna cosa sucia, o que hace abominación y mentira; si no solamente los que están escritos en el libro de la vida del Cordero (Apocalipsis 21:22-27).
  10. 10. Después me mostró un río limpio de agua de vida, resplandeciente como cristal, que salía del trono de Dios y del Cordero (Apocalipsis 22:1).
  11. 11. La mención “del trono de Dios y del Cordero”, nos muestra que lo que ahora es el cielo será trasladado a la tierra. La Nueva Jerusalén será, no sólo la capital de esta tierra, sino que, además, ha de ser la capital del universo. De todos los millones de mundos habitados del universo vendrán aquí a visitarnos y a ver la gloria de la ciudad y experimentar la presencia directa de los Seres de la Divinidad. Ellos han aguardado pacientemente que en nuestro planeta termine el orden actual de cosas para poder interactuar con nosotros. Ahora, terminada la experiencia del pecado, ellos podrán visitarnos y nosotros ir a cualquier lugar del universo de Dios.
  12. 12. Morará el lobo con el cordero, y el tigre con el cabrito se acostará: el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey, comerá hierba. Y el niño de se entretendrá sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna del basilisco. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como cubren la mar las ondas (Isaías 11:6-9).
  13. 13. Y no habrá más maldición; si no que el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán. Y verán su cara; y su nombre estará en sus frentes (Apocalipsis 22:3,4).
  14. 14. Por tanto, hemos sido sepultados con El por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva vida. Romanos 6:4

×