Han de ser almas de oración
Cimiento sobre el que puede construirse sin temor, 
gran edificio de la Oración;
En el alma disipada, jamás descansa el Espíritu Santo 
El recogimiento fue la atmósfera en que vivió María, 
y María fue e...
La meditación es hija del recogimiento y de la soledad del alma; 
y a la medida que crece el vacío de ésta, por el despoja...
La mortificación es el incienso del alma, que sube aall cciieelloo ccoonn eell qquueebbrraannttaammiieennttoo 
ddee ttoodd...
Una comunicación directa 
de Dios con la criatura 
y de la criatura con Dios, 
es una elevación del alma al cielo. 
Es el ...
Una comunicación directa 
de Dios con la criatura 
y de la criatura con Dios, 
es una elevación del alma al cielo. 
Es el ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

3. oración

138 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
138
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

3. oración

  1. 1. Han de ser almas de oración
  2. 2. Cimiento sobre el que puede construirse sin temor, gran edificio de la Oración;
  3. 3. En el alma disipada, jamás descansa el Espíritu Santo El recogimiento fue la atmósfera en que vivió María, y María fue en la oración, la más perfecta criatura Quien ama, piensa siempre en lo que ama El recogimiento exterior es solamente medio o escalón, para alcanzar esta virtud interna que santifica y que enseña al alma a orar sin sentirlo En esa quietud tranquila, es en donde el Espíritu Santo se deja sentir, escuchar y tocar…
  4. 4. La meditación es hija del recogimiento y de la soledad del alma; y a la medida que crece el vacío de ésta, por el despojamiento de las pasiones, el alma adquiere luz y conocimiento más y más claro de las perfecciones de Dios y de los pecados, miserias e imperfecciones propias En la meditación bebe el alma grandes sorbos de; Luz, Fuerza, Constancias, Humildad, Energía, Obediencia y Todas las Virtudes, adquiriendo además conocimiento de ellas para su provecho. Es la puerta que conduce a la santidad, y el pararrayos del pecado. El alma que medita, se salva La meditación conduce al hombre con paso firme; al profundo conocimiento de su nada; le enseña de donde vino, y a donde debe ir, le quita los tropiezos del pecado señalándole su ultimo fin; desata sus dificultades, reforma sus malas pasiones, endereza lo torcido de su espíritu, y cual una cariñosa madre lo lleva en sus brazos, librándolo de infinitos males Meditemos muy especialmente en la Pasión del Señor, que lleva consigo la virtud de encender en el alma el fuego santo del amor y del sacrificio
  5. 5. La mortificación es el incienso del alma, que sube aall cciieelloo ccoonn eell qquueebbrraannttaammiieennttoo ddee ttooddoo pprrooppiioo qquueerreerr yy ssuu ppeerrffeecccciióónn ccoonnssiissttee,, eenn qquuee eell aallmmaa ssee iinnmmoollee eenn ccuuaallqquuiieerr ffoorrmmaa,, ppoorr ppuurroo aammoorr aa DDiiooss,, yy ssiinn eell mmááss mmíínniimmoo iinntteerrééss ddee rreeccoommppeennssaa,, nnii hhuummaannaa,, nnii ddiivviinnaa.. SSii nnoo hhaayy ddoolloorr vvoolluunnttaarriioo oo aacceeppttaaddoo,, ssii nnoo hhaayy ccrruuzz,, nnoo ppooddrráá hhaabbeerr iinncciieennssoo,, oo lloo qquuee eess lloo mmiissmmoo,, oorraacciióónn.. LLaa mmoorrttiiffiiccaacciióónn lleevvaannttaa aall aallmmaa ddee llaass ccoossaass ddee llaa ttiieerrrraa,, yy aattrraaeerr ppoorr ssuu mmeeddiioo llaa pprreesseenncciiaa ddee DDiiooss.. EEss llaa lleeññaa oo ccoommbbuussttiibbllee ccoonn qquuee ssee eenncciieennddee eenn eell aallmmaa eell ddiivviinnoo ffuueeggoo;; eess uunnaa vviirrttuudd sseeccrreettaa qquuee eenn eell ooccuullttaammiieennttoo,, hhaaccee ggrraannddeess pprrooggrreessooss;; eess eenneemmiiggaa ddeell rruuiiddoo,, yy eenn uunn pprrooffuunnddoo ssiilleenncciioo ssee eejjeerrcciittaa yy ccrreeccee pprraaccttiiccáánnddoollaa.. MMoorrttiiffiiccaarr eell eenntteennddiimmiieennttoo,, llaa mmeemmoorriiaa,, eell ccoorraazzóónn,, eessppeecciiaallmmeennttee aall ccuueerrppoo,, ssiieennddoo qquuee ttooddooss llooss ppeeccaaddooss vviieenneenn ppoorr llooss sseennttiiddooss.. LLooss vviicciiooss mmoorriirrííaann ssii nnoo lleess ddiiéérraammooss ppáábbuulloo yy vviiddaa eexxtteerriioorr ppoorr eell sseennssuuaalliissmmoo.. La mortificación es la escala más corta para llegar a la oración; virtud cuyo aroma encanta al Corazón Divino predilecta hija del Espíritu Santo
  6. 6. Una comunicación directa de Dios con la criatura y de la criatura con Dios, es una elevación del alma al cielo. Es el centro indispensable en donde Dios tiene sus citas con el alma pura; ella encierra en su seno purísimo las celestiales confidencias de los divinos amores; es el campo escogido por Dios para sus íntimas comunicaciones con las almas cándidas. La oración es la antesala del cielo; Dios mismo se descubre según su agrado, y en los grados que a Él le place, a las almas puras, sencillas, y humildes, pues jamás descubre la Divinidad sus velos ante las almas soberbias, falsas o maliciosas El alma qquuee oorraa,, aallccaannzzaa;; yy eell aallmmaa qquuee mmuucchhoo oorraa mmuucchhoo aallccaannzzaa;; ppoorrqquuee nnaaddiiee qquuee ppoorr eessttee mmeeddiioo ppiiddee aallggoo aa DDiiooss,, ddeejjaa ddee rreecciibbiirr,, cceennttuupplliiccaaddoo LLaass aallmmaass ssoonn ppoobbrreess yy mmiisseerraabblleess,, ppoorrqquuee nnoo oorraann ssee ppiieerrddeenn ppoorrqquuee qquuiieerreenn ppeerrddeerrssee,, ppuueess llooss mmeeddiiooss ddee ssuu ssaannttiiffiiccaacciióónn aabbuunnddaann yy llooss ddeesspprreecciiaann
  7. 7. Una comunicación directa de Dios con la criatura y de la criatura con Dios, es una elevación del alma al cielo. Es el centro indispensable en donde Dios tiene sus citas con el alma pura; ella encierra en su seno purísimo las celestiales confidencias de los divinos amores; es el campo escogido por Dios para sus íntimas comunicaciones con las almas cándidas. La oración es la antesala del cielo; Dios mismo se descubre según su agrado, y en los grados que a Él le place, a las almas puras, sencillas, y humildes, pues jamás descubre la Divinidad sus velos ante las almas soberbias, falsas o maliciosas El alma qquuee oorraa,, aallccaannzzaa;; yy eell aallmmaa qquuee mmuucchhoo oorraa mmuucchhoo aallccaannzzaa;; ppoorrqquuee nnaaddiiee qquuee ppoorr eessttee mmeeddiioo ppiiddee aallggoo aa DDiiooss,, ddeejjaa ddee rreecciibbiirr,, cceennttuupplliiccaaddoo LLaass aallmmaass ssoonn ppoobbrreess yy mmiisseerraabblleess,, ppoorrqquuee nnoo oorraann ssee ppiieerrddeenn ppoorrqquuee qquuiieerreenn ppeerrddeerrssee,, ppuueess llooss mmeeddiiooss ddee ssuu ssaannttiiffiiccaacciióónn aabbuunnddaann yy llooss ddeesspprreecciiaann

×