Noviembre 19                                              Trigésima tercera semana del tiempo ordinario                  E...
Muchas veces en nuestra vida espiritual nos pasa lo miso: ¿Sabemos qué es lo quequeremos de Jesús?4. El ciego es sanado. E...
(3) Es un “pecador”, dice la gente en el v.7. La gente lo tiene “fichado”, sus malas acciones(sus injusticias y extorsione...
2. ¿En qué se nota el giro de la conversión que ocurre en Zaqueo?3. ¿Qué me enseña este texto para una trabajo de evangeli...
María es plenamente la Madre de Jesús, no solamente porque lo llevó nueve meses en suvientre, porque lo dio a luz, porque ...
En este camino, ante Jesús, han aparecido los rostros de los aquellos que necesitan desalvación: el hombre herido en el ca...
Jesús traduce sus lágrimas en palabras. No son palabras de amenaza sino las de un corazónadolorido que lanza un último lla...
Respetar el templo                                       Lc 19,45-48                                “Mi casa es casa de or...
De Jeremías 7,11, Jesús toma la frase: “Cueva de bandidos”. Esta vez, en contraste con elideal, Jesús muestra en qué ha ll...
La discusión de Jesús con un grupo de saduceos, aquellos “que sostienen que no hayresurrección” (20,27), da pie para que É...
3. ¿Cuál es el llamado que el Señor nos hace hoy a través de su santa Palabra?                                            ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lectiosemana 33-2012

203 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
203
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
27
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lectiosemana 33-2012

  1. 1. Noviembre 19 Trigésima tercera semana del tiempo ordinario El encuentro de Jesús con el ciego-mendigo de Jericó Lucas 18,35-43 “¿Qué quieres que haga por ti? –Señor-, que vea otra vez”Jesús ya está cerca de Jerusalén. Ha viajado desde Galilea, bajando hacia el sur, por elvalle del Jordán, hasta llegar a Jericó, la “ciudad de las palmeras”. Aquí comenzará lasubida de la montaña hasta coronar la meta de su peregrinación a Jerusalén y su Templo.La curación de un ciego, antes de entrar en la ciudad, le permitirá a Jesús llegar a Jericóacompañado de un nuevo discípulo que da testimonio de su salvación.Como en el caso del leproso sanado, la historia de este ciego-mendigo es una preciosailustración del poder de la fe: “Tu fe te ha salvado” (v.42; ver también 8,48; 17,19; 18,42).La apertura total del corazón ante Jesús, la fe, dispone a la persona para la acción salvíficade Dios.Igualmente nos encontramos con una catequesis sobre la oración. De hecho, la fe se ejerceen la oración. El ciego-mendigo ora antes (“¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!”,v.38), durante (“¡Señor, que vea!”) y después de la curación (“Y le seguía glorificando aDios”, v.43a). Por lo demás, la alabanza por su curación se transforma en una coral dealabanza por parte de todo el pueblo (v.43b).El ciego-mendigo vive una experiencia de Jesús, de la que vale notar sus momentosfundamentales:1. Escucha la Palabra. Primero percibe el rumor de los pasos del cortejo de Jesús, luegose toma conocimiento de que se trata del “paso” de Jesús de Nazareth. El ciego inquieto,recibe un primer anuncio sobre Jesús y se interesa por él (ver también lo que comentamossobre Herodes en el comentario de Lc 9,9).2. Clama la misericordia del Señor. El ciego-mendigo comienza a orarle a Jesúspidiéndole misericordia. El título “Hijo de David”, indica que este hombre lo reconocecomo Mesías. Es bueno que notemos en el texto el “crescendo” de los gritos del ciego.Otra magnífica ilustración de la perseverancia en la oración.3. Jesús suscita una súplica creyente explícita. El ciego ha pedido misericordia, pero no hadicho para qué. En el diálogo que sostiene con Jesús, que aparece en el centro del relato, Élle pregunta: “¿Qué quieres que te haga?”. Parecería una pregunta obvia, pero no lo es.Para Jesús es importante que uno tenga claridad sobre lo que queremos y esperamos de él.
  2. 2. Muchas veces en nuestra vida espiritual nos pasa lo miso: ¿Sabemos qué es lo quequeremos de Jesús?4. El ciego es sanado. Es sanado con el poder de la Palabra de Jesús. Su curación es alinstante.5. El sanado se vuelve discípulo. El texto dice: “Y le seguía glorificando a Dios” (v.43ª), eltérmino que indica discipulado, “seguir”, y el verbo que describe la oración de alabanza secolocan al mismo nivel. Como sucede con cierta frecuencia en Lucas, la oración dealabanza acompaña las acciones de poder de Jesús. Alaba aquél que se deja maravillar porDios y esta capacidad de maravillarnos como los pequeños es el aceite que mantieneardiente y festiva la lámpara de la oración.Para cultivar la semilla de la Palabra en la vida cotidiana:1. ¿Cuáles son los pasos del encuentro vivo de Jesús con el ciego de Jericó?2. En mi relación con Jesús, ¿sé qué es lo quiero de Él?3. ¿Qué me (o nos) enseña el relato de hoy sobre la vida de oración?Noviembre 20 Trigésima tercera semana del tiempo ordinario El encuentro de Jesús con Zaqueo Lucas 19,1-10 “El hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido”Del encuentro vivo de Jesús con el ciego que estaba a la entrada de Jericó, pasamos hoy aotro encuentro famoso que se realiza ya dentro de la ciudad: el encuentro con Zaqueo.Pasamos del encuentro con un mendigo al encuentro con un rico. En ambos casosasistimos a una catequesis sobre lo que es una experiencia de salvación.Veamos primero la persona de Zaqueo. Hay personas que a veces clasificamos como“difíciles” en la evangelización. Son personas “duras” para convertirse. Zaqueo parece seruna de ellas. Él llena todos los requisitos:(1) Es publicano (baste recordar 15,1-2), inclusivo es el jefe de ellos. No olvidemos queJericó está en un lugar estratégico, es ciudad de frontera, donde debía haber una oficina deaduana para cobrar los impuestos de los mercaderes por el tránsito de la región de Judeahasta la región de Perea (al otro lado del Jordán).(2) Es rico, Jesús ya había dicho un poco antes: “¡Qué difícil es que los que tienen riquezasentren en el Reino de Dios!” (18,24).
  3. 3. (3) Es un “pecador”, dice la gente en el v.7. La gente lo tiene “fichado”, sus malas acciones(sus injusticias y extorsiones) parecen ser conocidas por “todos” (como dice expresamenteel texto).(4) En el momento de su conversión él no excluye haya podido ser deshonesto (v.8).(5) El mismo Jesús se refiere a él como uno que “estaba perdido” (v.10).El relato de la conversión de Zaqueo es una demostración del poder de Dios para cambiarlos corazones duros, de manera que ellos puedan gustar también de la salvación. Bien dijoJesús: “Lo imposible para los hombres, es posible para Dios” (18,27).¿Cómo sucede el encuentro con Jesús que le transformó la vida?Zaqueo quiere ver, montado desde un sicómoro, a Jesús. El texto dice que “trataba de verquién era Jesús” (v.3), lo cual nos recuerda también la actitud de otro hombre poderoso,Herodes, cuando supo acerca de Jesús (ver Lc 9,9). Lo que llama la atención no es elimprovisado balcón que supliría su baja estatura sino su profundo interés por Jesús. ParaZaqueo no es suficiente “escuchar” acerca de Jesús sino dar un nuevo paso hacia delante enel conocimiento de Él: el verlo.Zaqueo recibe a Jesús con alegría. Pero es Jesús quien “ve” a Zaqueo y le pide hospedaje.Es normal que Zaqueo lo haga “con alegría”, porque el hecho le da importancia. Estavaloración por parte Jesús, que es un signo de su misericordia, es salvífica porque rescata lomejor que hay en su corazón. Por eso su “alegría” es la “alegría de la salvación” que yacomienza a experimentar. Y como sucedió con la historia del ciego: no es suficiente verpasar al Señor, lo importante es estar con Él, entrar en relación estrecha con Él en el gozofestivo de la mesa.Zaqueo se comporta públicamente como un hombre según el Evangelio. A la “alegría” lesigue otro indicador de salvación: la generosidad. Él dice: “Daré la mitad de mis bienes alos pobres; y si en algo defraudé a alguien, le devolveré el cuádruplo” (v.9). Desde elcomienzo del Evangelio, en la predicación de Juan Bautista, se había dicho que laconversión no era cuestión de labios para fuera sino gestos de beneficencia (ver 3,12-13).Zaqueo ahora tiene el corazón del Evangelio (“dad y se os dará”, 6,38; “Dad en limosna loque tenéis, y así todas las cosas serán puras para vosotros”, 11,41).Jesús concluye diciendo “Hoy ha llegado la salvación a esta casa” (v.9ª). Es el “hoy” dela salvación que fue anunciada en Lc 4,21. Entonces Zaqueo es acogido como miembropleno de la comunidad: “También éste es hijo de Abraham” (v.9b).“El Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que estaba perdido” (v.10). Elencuentro de Jesús con Zaqueo ha sido como el pastor con la oveja perdida, que estabadescarriada, herida, maltratada (como lo ilustra Ezequiel 34,16). Una historia cargada deprofundas emociones que nos sobrecoge también a nosotros hoy.Para cultivar la semilla de la Palabra en la vida cotidiana:1. ¿Cómo fue el itinerario del encuentro de Jesús con Zaqueo?
  4. 4. 2. ¿En qué se nota el giro de la conversión que ocurre en Zaqueo?3. ¿Qué me enseña este texto para una trabajo de evangelización urbana en las Jericó dehoy?Noviembre 21 Presentación de la Santísima Virgen La belleza de una vida consagrada a Dios Mateo 12, 46-50 “Todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”Tomamos hoy la lectura propia de la celebración de la “Presentación de la SantísimaVirgen María”.En el texto apócrifo del llamado “Proto-evangelio de Santiago”, encontramos una hermosaleyenda en la que se describe poéticamente la presentación de la pequeña María en elTemplo de Jerusalén:“El sacerdote la acogió, la besó, la bendijoy la sentó en el tercer escalón del altar.Y ella danzó sobre sus piecesitosy toda la casa de Israel comenzó a quererla.Sus padres se marcharon admirados.María era alimentada en el Templo como una paloma yrecibía el alimento por manos de un ángel”.La fiesta mariana de hoy, nació de esta tradición popular. Pero más allá de la leyendaencontramos buenos motivos para comprender mejor el misterio de María y también elnuestro.Una acción de gracias al Dios de la vida. San Joaquín y Santa Ana, le agradecen a Dios eldon de la vida de su hija mediante el rito de la presentación en el Templo. Es lo mismo queMaría hará con su propio hijo Jesús, cuando al llevarlo al Templo de Jerusalén ella dégracias públicamente por el don de su maternidad y por el don de la vida nueva que havenido al mundo.Una consagración de esta vida a Dios para vivir en sintonía con su querer. En lapresentación en el Templo, a la acción de gracias, le sigue un acto de consagración, deofrecimiento de la vida a Dios.Por eso hoy contemplamos la dedicación total de María a la voluntad de Dios. No es porcasualidad que hoy leemos en evangelio la definición que Jesús da de su propia familia:“Todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana ymi madre” (Mt 12,50).
  5. 5. María es plenamente la Madre de Jesús, no solamente porque lo llevó nueve meses en suvientre, porque lo dio a luz, porque lo alimentó y lo educó, sino porque ella escuchó yobedeció con una dedicación total a su Palabra, porque esta Palabra fue el fuego que ardióen su corazón y le indicó la ruta de su proyecto de vida.Durante toda su vida, desde la presentación en el Templo como ofrenda viviente al Señor ydesde aquél día en que con su “sí” aceptó ser la Madre de Jesús, hasta la dramáticaexperiencia del Calvario, María fue signo de la adhesión, de la fidelidad, de la consagracióntotal a la voluntad de Dios.De esta forma el misterio de María no se agota en ella misma sino que iluminaprofundamente la vida de “todo” aquel que como ella viva un serio camino de discipulado.Porque María, por su consagración total a la voluntad de Dios, es el primer y más claroejemplo del cumplimiento de las palabras de Jesús que escuchamos hoy, ella es tambiénverdaderamente la “Madre” de la nueva familia de Jesús.Oremos hoy con esta bella antífona que honra la consagración de María a la voluntad deDios: “Oh, más alta que los querubines y más gloriosa que los serafines, Tú que llevas la palabra eterna, Tú que escuchas y observas la palabra eterna, Glorifica al Señor, ¡Aleluya!”Para cultivar la semilla de la Palabra en la vida cotidiana:1. ¿Dónde se inspira la celebración de hoy: la Presentación de María?2. ¿Cuál es el sentido de la “presentación en el Templo”?3. ¿Cómo el misterio de María ilumina mi propio misterio y me da pistas para construir miproyecto vida siguiendo los pasos de Jesús?Noviembre 22 Trigésima tercera semana del tiempo ordinario Santa Cecilia, virgen y mártirLa ciudad en el corazón de Jesús orante Lucas 19,41-44 “¡Si comprendieras lo que conduce a la paz!”Hemos venido acompañando a Jesús en su subida a Jerusalén. En este camino, el Maestroha dado las lecciones más importantes sobre el discipulado, en ellas ha quedado claro enqué consiste el evangelio.
  6. 6. En este camino, ante Jesús, han aparecido los rostros de los aquellos que necesitan desalvación: el hombre herido en el camino de Jericó, la mujer encorvada, el hidrópico, el hijopródigo, el mendigo Lázaro, el rico Zaqueo, el mendigo ciego de Jericó; los pobres,lisiados, cojos y ciegos invitados al banquete. Estos lo han acogido.Pero en este mismo camino Jesús también ha encontrado rechazo: en Samaría no lo recibenporque se dirige a Jerusalén; las ciudades de Corazin, Betsaida y Cafarnaum le cierran laspuertas a los misioneros; los fariseos y legistas se confabulan contra Él, lo critican porquecome con pecadores y ayuda a la gente el sábado, Herodes amenaza su vida.Pues bien, Jesús ahora llega a Jerusalén y allí encuentra la mayor resistencia: la de toda unaciudad y la que lo llevará a la muerte.El texto comienza diciendo: “Al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, lloró por ella”(19,41). La tradición ha visto en este momento de la vida de Jesús, un momento de oración(hay actualmente una capilla en el Monte de los Olivos desde donde se vislumbra la ciudadde Jerusalén, conocida como “Dominus Flevit”). Y no hay duda que esta pausa en elcamino, previa a la entrada a la ciudad santa, momento culminante de largo camino haciaJerusalén, está envuelta en la atmósfera de la oración (al fin y al cabo el ministerio de Jesúses orante), sin embargo en ella Jesús no le habla al Padre sino a la ciudad. Su manera dehacerlo y el contenido de sus palabras son toda una enseñanza para nosotros.(1) Qué hace Jesús frente a la ciudad (19,41)La descripción lucana es muy diciente: un hombre sólo frente a una ciudad entera. Todo loque puede distraes es quitado de en medio y así la atención del lector se enfoca hacia unescenario simple, donde se tiene lugar el monólogo del profeta frente a la capital, frente ala sede de la actividad política y religiosa, de la que ya se sabe que “apedrea a los profetas”(ver 13,34-35).Las tres acciones iniciales de Jesús indican un itinerario también interno. El punto dereferencia es “la ciudad”. De cara a ella, Jesús “se aproxima”, la “ve” y “llora” por ella. Entres pasos Jesús se inserta en el corazón de la ciudad y también inserta la ciudad en sucorazón.Notemos que hay un proceso de captación profunda. Aquí se revela un aspecto nuevo de lamisericordia de Jesús, quien no sólo capta a las personas –individualmente- por dentro sinotambién todo el tejido urbano; ese mundo urbano en el que se vive funcionalmente, en elque se traba, se come, se duerme y se divierte, pero al que no se le capta fácilmente uncorazón.Jesús, en su oración capta lo esencial de aquello que es complejo y lo relee desde elproyecto de Dios.(2) Qué le dice Jesús a la ciudad (19,42-44)
  7. 7. Jesús traduce sus lágrimas en palabras. No son palabras de amenaza sino las de un corazónadolorido que lanza un último llamado a la conversión desde el amor. El dolor del profetaexpresa su visión anticipada de las trágicas consecuencias que tiene para el pueblo el nohaber recapacitado a tiempo.En sus palabras podemos notar los siguientes énfasis:(a) Jerusalén es invitada a vivir su vocación. Precisamente el mismo nombre de la ciudadincluye el término “shalom”, que significa “paz”. Jesús trae el “mensaje de la paz” (este esel contenido del evangelio: Lc 1,79 y 2,14) que la puede ayudar a la realización de suproyecto.(b) Jerusalén debe responder con urgencia. Para ello Jesús plantea la premura del tiempo:“este día” (del mensaje de paz; v.42) se contrapone al “vendrán días” (de violencia; v.43).La “visita” de Jesús (v.44), el tiempo de la salvación que se realiza en Jesús (ver Lucas 4,19junto 1,68 y 7,16), es el último chance para revertir la historia.(c) La solidez de la ciudad se vendrá abajo por causa de su autosuficiencia: “no quedarápiedra sobre piedra” (v.44; cuyo desmonte se da dentro de la progresión del sitio deJerusalén: la rodean, aprietan el cerco y la invaden arrasándola). Además de que este es unejemplo claro de que “dispersa a los soberbios” (Lc 1,51), en el fondo está la pedagogía deDios que coloca va a sustituir a Jerusalén por Jesús como punto de referencia del actuarsalvífico de Dios.(d) Hay una contraposición entre “conocer” (dicho dos veces) y “ocultar”. Jesús no le estáquitando toda posibilidad a Jerusalén, sino que indica que la ciudad tendrá que hacer elcamino lento que pasa por la sombra de la cruz y se desvela en la gloria de la resurrección.Es así como Jesús saca a la luz la realidad de la ciudad, desde el proyecto que Dios tienesobre ella y que está a punto de realizarse definitivamente en un nuevo anuncio del“mensaje de paz”. Esta nueva proclamación del Evangelio ya no brotará de sus labios en loalto del Monte de los Olivos sino del silencio de las lágrimas en la entrega de sí mismodesde el Monte donde se planta la Cruz.Para cultivar la semilla de la Palabra en lo hondo del corazón:1. ¿De qué manera las lágrimas de Jesús, sobre la ciudad cerrada al evangelio, se siguenderramando hoy?2. ¿Por qué las ciudades grandes son las más difíciles de evangelizar? ¿Por qué esto sucedetambién en los ambientes más religiosos, como lo era Jerusalén? ¿Hay esperanza?3. ¿De qué manera va a Jesús a evangelizar finalmente a la ciudad santa?4. ¿Qué se debe hacer en aquellos ambientes y con aquellas personas que le cierran laspuertas al Evangelio de Jesús?5. ¿Qué pistas nos dan las acciones de Jesús en este texto para la “pastoral urbana”?Noviembre 23 Trigésima tercera semana del tiempo ordinario San Clemente I papa y mártir
  8. 8. Respetar el templo Lc 19,45-48 “Mi casa es casa de oración”Entrando en el Templo, comenzó a echar fuera a los que vendían, diciéndoles: «Estáescrito: Mi Casa será Casa de oración. ¡Pero vosotros la habéis hecho una cueva debandidos!»Enseñaba todos los días en el Templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas ytambién los notables del pueblo buscaban matarle, pero no encontraban qué podrían hacer,porque todo el pueblo le oía pendiente de sus labios.Jesús culmina su viaje hacia Jerusalén. Frente a la ciudad, viendo el panorama urbano,llora por ella como una expresión cuánto la ama y cuánto le duele su rechazo (19,41) y conun dicho profético, anuncia el destino de aquellos que por su ceguera espiritual no acogensu mensaje de paz (19,42-44).Tal como lo prefiguró el relato de “Jesús entre los doctores”, en los relatos de infancia (verLc 2,46-50), Él entra con propiedad en la casa que llamó “de su Padre” (2,49). Comienzaentonces la última etapa -que es también el culmen- de su ministerio. En el ámbito delTemplo, donde dialogará con las máximas autoridades del pueblo de Israel, escuchamos lapalabra de Jesús, el maestro por excelencia.El texto que leemos hoy nos presenta la introducción de esta nueva etapa. Se distinguen dospartes: - La entrada solemne de Jesús en el Templo -como lo profetizó Malaquias 3,1- y laexpulsión de los vendedores de allí (19,45-46). - Un resumen de la amplia actividad deJesús en el área del Templo (19,47-48).El ambiente del Templo Jerusalén era bastante animado. En sus diversos espacios la genteiba y venía, se encontraban amigos, se resolvían problemas, y allí incluso los gruposreligiosos de la época aprovechaban para reunir a sus partidarios. Que la parte más amplia,el “patio de los gentiles”, se encontraran algunos comerciantes no tenía nada de extraño, alfin y al cabo el lugar de los sacrificios y de las oraciones no era ése. Ellos estaban allí porrazones prácticas: puesto que un peregrino no siempre estaba en condiciones de cargar suofrenda (un animal pesado) desde un lugar lejano, lo mejor era traer el dinero y adquirirloallí mismo en el templo para realizar el sacrificio. También se adquirían otros elementosnecesarios para el culto, como vino, aceite y sal.Por eso no debemos entender la expulsión de los vendedores del Templo (vv.45-46) comoun rechazo de las actividades comerciales, sino más bien como una acción profética deJesús frente a quienes se aprovechan del culto de Templo para justificarse, sin esforzarseverdaderamente por la conversión. Por esa razón Jesús cita dos profecías:De Isaías 56,7, Jesús toma la frase: “Mi Casa será Casa de oración”. La frase muestra cuáles la verdadera finalidad del Templo. Si a ella pueden venir los paganos (como dice lafrase completa en Isaías) es porque allí pueden vivir encuentro con Dios que los puedetransformar (ver por ejemplo la parábola de Lc 18,11-14).
  9. 9. De Jeremías 7,11, Jesús toma la frase: “Cueva de bandidos”. Esta vez, en contraste con elideal, Jesús muestra en qué ha llegado a convertirse el culto a Dios: un área de seguridad(como sucede con los ladrones cuando llegan al área donde saben que ya no los perseguirála policía). El legítimo comercio para poder realizar los sacrificios estaba acompañado deinjusticia. Detrás de todo, como también lo denunció Jeremías, se realizaba un culto sinconversión. El culto era un tranquilizador de conciencias (“¡Estamos seguros!”, Jr 7,10),mientras que al volver a la vida cotidiana se seguía con las mismas actitudes ycomportamientos (“robar, matar, adulterar, jurar en falso... seguir a otros dioses”, Jr 7,9).El gesto de Jesús y sus primeras palabras al entrar en el Templo, se constituyen en unanueva enseñanza. A ésta le sigue un ciclo de enseñanzas, de las cuales el evangelista noshace un breve resumen: “Enseñaba todos los días en el Templo” (19,47ª). Lo que Lucasparece querer decirnos es: “miren desde dónde les está ahora hablando Jesús, Él tiene plenaautoridad”.Al mismo tiempo, Lucas nos hace caer en cuenta que Jesús allí se encuentra cara a cara consus adversarios (19,47b). Estos son identificados claramente (“los sumos sacerdotes, losescribas y los notables del pueblo”) y se nos dice que tienen también una intención bienclara: “buscaban matarle”. Sin embargo, Jesús también tiene un auditorio que está“pendiente de sus labios”, que lo toma en serio y que es semilla de nuevo pueblo de Dios.Para cultivar la semilla de la Palabra en la vida cotidiana:1. ¿Cómo entiende el evangelio de Lucas la entrada de Jesús en el Templo?2. ¿De qué quiere Jesús purificar el Templo?3. ¿Qué me enseña el texto de hoy para mi vida de oración?Noviembre 24 Trigésima tercera semana del tiempo ordinario Participar en la vida plena de Jesús Lucas 20,27-40 “No es Dios de muertes sino de vivos”La felicitación que un rabino le hace a Jesús, “Maestro, has hablado bien” (20,39), y elsilencio de sus adversarios que “ya no se atrevieron a preguntarle nada” (20,40), nosmuestra la importancia de este pasaje.El Señor nos creó para la vida, una vida que no se agota en aquí sino que trasciende hasta laeternidad. La vida en la eternidad tiene características nuevas con relación a lo que ahoraconocemos y es la realización plena de lo ahora es apenas como una semilla: el potencial dela vida divina que llevamos dentro.
  10. 10. La discusión de Jesús con un grupo de saduceos, aquellos “que sostienen que no hayresurrección” (20,27), da pie para que Él exponga lo que nos aguarda en la vida futura.La figura de Moisés, y junto con él dos maneras de entender la experiencia de Dios,aparecen en los extremos de la discusión:- Para los saduceos es ante todo es el legislador de Israel que dictó el procedimiento que sedebía seguir cuando una mujer quedaba viuda y no le dejaba descendencia a su familia (ver20,28): la ley del “levirato”, según la cual en caso de viudez la mujer buscará marido enuna familia extraña sino que uno de sus cuñados la esposará (ver Dt 25,5-10).- Para Jesús, sin negar lo anterior, es el pastor que hizo una experiencia del Dios de laalianza en el Monte Horeb cuando lo descubrió en la zarza ardiente (ver 20,37): allí sereveló como el Dios de la vida, “no un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todosviven” (20,38).Aplicando la ley mencionada al caso hipotético de una mujer que tuvo siete maridos(aunque conocemos una en Tobías 6,14), los saduceos se burlan de la creencia en laresurrección: “¿De cuál de ellos (los siete maridos) será mujer en la resurrección?” (20,33).La enseñanza de Jesús se plantea en estos términos:1. Plantea una diferencia entre “este mundo” y el “mundo aquel” (20,34-35). Es decir, queno hay que colocar al mismo nivel la vida terrena y la vida en la resurrección. Si bien,somos los mismos, habrá también novedades significativas entre los “hijos de este mundo”(20,34) y los “hijos de la resurrección” (20,36b).2. En ese mismo orden de ideas habrá que entender entonces que en la vida futura no habráque estar preocupados por la vida sexual para tener hijos (“ni ellos tomarán mujer ni ellasmarido”, 20,35b), ya que la muerte desaparecerá (“ni pueden ya morir”, 20,36ª). De hecho,en la vida terrena -según la mentalidad bíblica- la generación de hijos tiene como finalidadsustituir a los muertos, porque hay que mantener viva la promesa del Dios de la Alianza.3. La gran novedad consiste en ser “hijos de Dios, siendo hijos de la resurrección” (20,36b)subraya la eficacia de la resurrección. El juego de palabras “hijos de... hijos de...”, nosremite al misterio de la filiación divina de la persona de Jesús (ver el pasaje siguiente:20,41-44). Se quiere decir que participando en la resurrección de Jesús un discípulo delSeñor participa del misterio de su filiación divina.4. Para vivir esta resurrección tenemos que ser “dignos” de ella (20,35).La resurrección es la realización plena de la vida y a ella nos llama el Dios de la Alianza, elDios de las relaciones vivificantes y vivificadoras, para quien -en cuanto están en Él-“todos viven”.Para cultivar la semilla de la Palabra en la vida cotidiana:1. ¿Qué imágenes de Dios aparecen contrastadas en la discusión de Jesús con los saduceos?2. ¿Cómo entiende Jesús la vida futura?
  11. 11. 3. ¿Cuál es el llamado que el Señor nos hace hoy a través de su santa Palabra? P. Fidel Oñoro, cjm Centro Bíblico del CELAM

×