Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

Sermón: NAVIDAD ES COMPARTIR ESPERANZA

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Cargando en…3
×

Eche un vistazo a continuación

1 de 4 Anuncio
Anuncio

Más Contenido Relacionado

Presentaciones para usted (20)

A los espectadores también les gustó (20)

Anuncio

Similares a Sermón: NAVIDAD ES COMPARTIR ESPERANZA (20)

Más de Heyssen J. Cordero Maraví (20)

Anuncio

Más reciente (20)

Sermón: NAVIDAD ES COMPARTIR ESPERANZA

  1. 1. NAVIDAD ES COMPARTIR ESPERANZA Por Heyssen J. Cordero Maraví @Pr_Heyssen “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16). INTRODUCCIÓN Saludo: ¡Un feliz sábado apreciados hermanos y amigos! Damos gracias a Dios porque un día nos trajo de las tinieblas a luz de la verdad, a Jesús y a su iglesia. Ingresamos de ésta manera a uno de los meses más esperados del año: diciembre. Es el último del año y también es especial porque es el mes de la navidad. ¡Ya llegó la navidad! ¡Panetón! ¡Regalos! ¡Cenas navideñas! Y hoy como primer sábado del mes, como buenos adventistas que entendemos que debemos ser evangelistas hablaremos de la navidad desde el punto de vista evangelístico. No lo olviden jamás: “No basta ser adventista, hay que ser evangelistas”. ¿Amén? Ilustración: Un jovencito de apenas doce años llamado Norman había salido con su padre a hacer unas compras navideñas de última hora. Cansado de cargar paquetes, y además malhumorado, deseaba llegar pronto a su casa. Entonces se le acercó un mendigo. El aspecto del hombre era deprimente: se veía sucio y andrajoso. Y cuando estiró su mano pidiendo limosna, Norman se apartó de él bruscamente. Cuando su padre observó la reacción del muchacho, le llamó la atención: - Norman, es Nochebuena. No tienes que tratar así a éste pobre hombre. - ¡Pero, papá! – replicó el jovencito -. Es solo un mendigo. - Puede ser un mendigo – contestó el padre -, pero sigue siendo un hijo de Dios. Luego el padre de Norman sacó un dólar de su billetera. - Dale este dinero a ese hombre y dile que se lo das en nombre de Cristo. - ¡Papá, no puedo hacer eso! – protestó Norman. - ¡Ve y haz lo que te digo! – insistió con firmeza. - Disculpe, señor- le dijo, con respeto-. Le doy este dinero en nombre de Cristo Sorprendido, el hombre miró primero el billete y luego fijó sus ojos en Norman. De pronto una sonrisa se dibujó en su rostro. Una sonrisa tan notable que por momentos ocultó la suciedad de su cara. Luego se quitó el sombrero y respondió: - Pues en el nombre de Cristo se lo agradezco, jovencito. Texto: Leamos juntos el evangelio según San Juan 3:16.
  2. 2. Propósito: El mensaje de hoy tiene como propósito mostrarnos que Dios nos llama a cumplir una tarea especial en un mes especial para el mundo. Olvidándonos de nosotros para pensar en los otros. Recordando siempre que JESÚS es nuestro mayor ejemplo. Promesa divina: La Biblia presenta casos en el que Dios se valió de situaciones interesantes para cumplir su misión. Por ejemplo fue en un matrimonio donde Él realizó su primer milagro. Tampoco podemos olvidar que fue en una tumba donde él revivió a su amigo Lázaro demostrando así su poder sobre la muerte. Y finalmente, en el mes de la pascua, una fiesta tradicional de los judíos para entregarse a la muerte de cruz por amor a nosotros. Así, hoy también puede utilizar una fiesta mundial, una actividad tradicional para que la gente conozca su amor, su poder y tenga esperanza. Proposición: Entendiendo que Dios tiene un propósito especial para cada uno de nosotros en todo tiempo y que Dios quiere que seamos evangelistas a tiempo y fuera de tiempo, hoy veremos cómo podemos compartir esperanza en el mes de la Navidad. I. ¿QUÉ ES LA NAVIDAD?: “A LO SUYO VINO, Y LOS SUYOS NO LE RECIBIERON” (Jn. 1:11). La palabra navidad viene el latín Nativitas que significa “nacimiento”. Cuando decimos “Feliz navidad” estamos diciendo en otras palabras: “Feliz nacimiento”. Sin embargo, la idea de la navidad es celebrar el nacimiento de Cristo a través de María. La gran pregunta es, ¿fue feliz el nacimiento de Cristo? Pues basta leer el libro de Lucas para tener una idea, “lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón” (Luc. 2:7). Jesús vino a éste mundo como el regalo más grande y precioso para la humanidad. Los profetas hablaron de Él con anterioridad desde el Génesis hasta Malaquías y sin embargo, el mundo lo recibió así, en un pesebre. Los pintores y artistas han tratado de presentar un pesebre limpio y adornado, pero pensemos un poco, y seamos sinceros, no hay pesebres tan limpios, y si los hay siguen siendo eso, pesebres o corrales, establos para animales. Aplicación: ¿Feliz navidad? ¿Feliz nacimiento? Jesús nos mostró que la navidad, que el nacimiento para él no fue feliz, al menos para los ojos humanos. Dejó su gloria, la adoración de millares y millares de ángeles para nacer en un pesebre para animales. Dejó su trono de gloria por amor a ti y a mí, por amor a la humanidad. Y ese es el mensaje que cada uno de nosotros debe recordar. ¿Qué es la navidad para ti? II. NAVIDAD ES COMPARTIR: “¡GLORIA A DIOS EN LAS ALTURAS, Y EN LA TIERRA PAZ, BUENA VOLUNTAD PARA CON LOS HOMBRES!” (LC. 2:14). Cuando Cristo nació los ángeles entonaron un precioso cántico celestial: “¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!” (Lc. 2:14). En éste verso se encuentra la razón de la navidad y cuál debe ser nuestra misión como pueblo de Dios llamados a ser mensajeros o ángeles de esperanza. Navidad es compartir el amor de Dios con todo el que se cruce en nuestro camino. Así lo hicieron los ángeles, los mensajeros del Señor.
  3. 3. Debemos dar gloria a Dios a través de nuestros actos, y ser de bendición para nuestros amigos, vecinos y familiares. Aplicación: ¿Cómo celebras la navidad? Alguno puede decir, “yo no celebro la navidad porque es una “fiesta mundana”” y es posible, pues no sabemos con exactitud la fecha del nacimiento de Jesús. Pero navidad es una oportunidad maravillosa para evangelizar, para predicar, para decirle al mundo: ¡Gloria a Dios en las alturas! Según informes económicos mundiales, navidad es una fiesta donde se gastan millones y millones de dólares en regalos, bebidas y comida. ¿Cuánto vas a gastar tú? ¿Has hecho planes? Sin embargo, Dios no enseñó que para Él la navidad o el nacimiento de Cristo fue realmente extraordinaria oportunidad para compartir. ¿Y para ti? Una oportunidad para comprar regalos para tus hijos, para comer y disfrutar de una cena deliciosa… la navidad para Dios fue una oportunidad para decirle al mundo: LOS AMO a tal punto de venir a nacer en un pesebre. Hay mucha gente que se siente triste porque no puede comprarse los regalos que se imaginó todo el año. Muchas personas se entristecen porque no tienen una tarjeta de crédito para comprar las cosas que quisieran, pero nunca debemos olvidar que el propósito de la navidad no es recibir sino dar. El mayor ejemplo, Dios. Nos dio a su hijo amado por amor (Jn. 3:16). III. ¿QUÉ PODEMOS COMPARTIR EN NAVIDAD?: “PORQUE DE TAL MANERA AMÓ DIOS AL MUNDO, QUE HA DADO A SU HIJO UNIGÉNITO, PARA QUE TODO AQUEL QUE EN ÉL CREE, NO SE PIERDA, MAS TENGA VIDA ETERNA” (JUAN 3:16). Simple. Debemos compartir a Jesús. Debemos compartir a Cristo, el Salvador del mundo. Eso hizo Jesús. Dio a su hijo amado para poder tener esperanza. ¡Qué extraordinaria noticia! ¿No es maravilloso? Dios, el supremo del universo, fue capaz de dar a Su hijo por amor a nosotros. Aplicación: Alguno puede decir, pero ¿cómo compartimos Jesús? De varias maneras, a continuación algunos ejemplos: 1. Predicando el evangelio.- A través de un libro misionero, a través de una tarjeta, una DVD, etc. La idea es que puedas compartir Jesús a través de un mensaje de esperanza no necesariamente desde tus propios labios sino desde tu propia vida. 2. Supliendo las necesidades.- Tu vecino puede estar en problemas económicos. Quizás está pasando problemas de salud o familiares. Puedes acercarte con un regalo material. Un poco de alimentos, quizás invitarle a una cena donde puedas compartir tu fe, compartir a Jesús. Ese debe ser el objetivo de la navidad. 3. Invitando a seguir a Jesús.- ¿Por qué no celebrar la navidad con tu grupo pequeño o tu familia? Hacer una cena especial con algunos regalos e invitar a tus amigos, vecinos y familiares que aún no conocer ni han aceptado a Jesús pero que lo necesitan aunque ellos ni se han dado cuenta probablemente. Aprovechemos las oportunidades para cumplir la navidad como Dios quiere. La navidad no debería ser entonces para deleite personal, para acciones egoístas sino de servicio. En el momento que las personas están abiertas para un mensaje de esperanza.
  4. 4. Ya lo dijo Jesús en cuanto al evangelismo: “He aquí yo os envío como ovejas en medio de lobos; sed, pues, sabios como serpientes, y sencillos como palomas” (Mt. 10:16). Como hijos de Dios debemos aprovechar sabiamente la navidad para compartir esperanza. ¿Amén? CONCLUSIÓN Elena G. de White escribió: "Les ruego, mis hermanos y hermanas, que hagan de esta Navidad una bendición para ustedes y para los demás. El nacimiento de Jesús... fue celebrado por las huestes celestes... aparecieron a los humildes pastores que en la noche cuidaban los rebaños en los campos de Belén... Un ángel del Señor vino y les dijo: "No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor" (Reflejemos a Jesús, p. 366). ¿Qué les parece? La navidad debe ser de bendición para nosotros y para los demás. No debemos pensar solo en el “yo” sino en los demás. ¿Feliz navidad? Tiene que ser así porque tenemos el privilegio de llevar el mismo mensaje que los ángeles a los pastores ¡Gloria a Dios en las alturas! (Lc.2:14), a través de un libro misionero, un DVD, una revista, un regalo, etc. Lo importante es COMPARTIR A JESÚS, siguiendo el ejemplo de Dios quien nos dio el mejor regalo: JESÚS. Llamado: Hoy es el primer sábado de diciembre. Hemos tenido 11 meses para predicar el evangelio, para compartir a Jesús, ¿lo has hecho? Si lo hiciste felicitaciones. Si no fue así, entonces, hay oportunidad. Ésta es tu oportunidad, nuestra oportunidad. Aprovechemos y hagamos planes para compartir a Jesús de manera personal, como grupo pequeños, como iglesia… como familia. Seamos evangelistas en navidad, pues navidad es COMPARTIR ESPERANZA. ¿Aceptas el llamado? Ve y pasa al frente pues deseo hacer una oración por aquellos que se comprometen a compartir esperanza, compartir a Jesús en ésta navidad, en éste último mes del año. Oración: Gracias Señor por enviarnos el mejor regalo, a Jesús. Gracias por regalarnos esa navidad. Ese nacimiento maravilloso por el cual hoy tenemos esperanza. Ese regalo que nosotros hoy deseamos llevar a un mundo concentrado en regalos, bebidas y comida… permite que juntos como hijos tuyos podamos compartir a Jesús, dar esperanza a nuestros amigos, vecinos y familiares. Fortalece y anima nuestras decisiones hoy. En el nombre de Jesús. Amén. Pr. Heyssen J. Cordero Maraví DISTRITRITAL DE CIENEGUILLA ASOCIACIÓN PERUANA CENTRAL

×