1
Cuestiones fundamentales sobre el deseo, el amor y el pensamiento.
Los estudiosos de la conducta humana y animal, han en...
2
Sin embargo, desde el momento que comenzó el ser humano en la antigüedad a
convivir y desenvolverse en un grupo determin...
3
En primer lugar, debemos de reconocer y aceptar, que es un hecho el caos y la
confusión, que impera en la vida de cada u...
4
¿Por qué tratamos de controlar y racionalizar nuestras emociones y sentimientos
negativos, y en ciertos momentos de just...
5
Las creencias, los miedos, el sufrimiento, la soledad, la ansiedad, todo el ser
psicológico forman parte de una estructu...
6
Por ejemplo, vemos el llegar a ser o el transcender el deseo en el propósito de un
monje, que se ha aislado del mundo pa...
7
Una vez que ya existe la imagen o representación mental del objeto deseo
entonces el pensamiento lo refuerza por medio d...
8
Al contrario una persona entre más ama su amor crece más y más y disfruta de la
libertad y del gozo de compartir este bi...
9
Vivimos de recuerdos, y somos recuerdos que se han quedado almacenados en
las células del cerebro. Los recuerdos son el ...
10
En función de las líneas anteriores, es necesario formular la pregunta siguiente:
¿Por qué cada cosa que hacemos a diar...
11
Esto constituye en las personas, una forma de vivir muy limitada y envuelta en
un constante sufrimiento, que produce ca...
12
Buscamos fuera de nosotros, este bien maravilloso como una joya o una perla
preciosa, o en determinado momento, se conf...
13
No olvidemos, que las experiencias que tenemos en nuestra vida, son una serie
de recuerdos, esto es lo que somos, es de...
14
El Yo, el ego, es un movimiento de identificación con el recuerdo, con la
experiencia y el conocimiento que procede del...
15
Muchos de ellos son agradables, otros son desagradables, placenteros, dolorosos,
incomodos, etcétera. Algunos recuerdos...
16
RUIZ LIMÓN, RAMÓN
Consultor e investigador en ciencias de la salud, ciencias de la educación y
filosofía de la ciencia....
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cómo liberarse del pensamiento, el deseo y los conflictos

338 visualizaciones

Publicado el

Aprender a observar y a utilizar la atención plena es muy importante en nuestra vida para comprender y terminar con el conflicto de la mente humana.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
338
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cómo liberarse del pensamiento, el deseo y los conflictos

  1. 1. 1 Cuestiones fundamentales sobre el deseo, el amor y el pensamiento. Los estudiosos de la conducta humana y animal, han encontrado a lo largo de sus investigaciones, que existe una gran cantidad de especies de animales que permanecen juntos, y así de esta manera, experimentan un sentimiento de seguridad y de apoyo entre ellos bien sea físicamente o psicológicamente. Estas observaciones y conclusiones, han permitido verificar, que el ser humano por su parte tiende a actuar de la misma forma que los animales. En su caso, el hombre primitivo desde la más remota antigüedad después de ser nómada, se estableció en un lugar determinado, principalmente a las orillas de los ríos y cerca de los lagos, con la intención de formar grupos y sobrevivir ante las inclemencias del tiempo y de los alimentos. De alguna forma comenzó a formar comunidades humanas y esta tendencia la fue adaptando a su conducta. Identificarse con un grupo determinado para llevar a cabo ciertos objetivos y metas, le ayudaron a sobrevivir y mantenerse con vida a través del tiempo al hombre de la antigüedad. Por lo tanto, pertenecer a un grupo e identificarse con este grupo social, ha sido una conducta que adopto el ser humano desde la más remota antigüedad, esta actitud y conducta lo favoreció de gran manera para sostener la especie humana, y así evitar que desapareciera. No obstante, el pertenecer a un grupo social determinado, implica que el participante debe de cooperar y cuidar al grupo, y en su momento si requiere de ayuda este grupo debe actuar y acudir en su ayuda cuando se requiere y se necesite, como apoyo para evitar que los miembros del grupo se sientan aislados y puedan despertar el sentimiento de aislamiento, soledad y tristeza.
  2. 2. 2 Sin embargo, desde el momento que comenzó el ser humano en la antigüedad a convivir y desenvolverse en un grupo determinado, comenzaron las disputas al aferrarse y hacerse adicto a los condicionamientos de conductas o hábitos inapropiados, que lo hicieron que sintiera confusión, miseria y dolor, y en determinados momentos debido a una pérdida material, fue objeto de experimentar el sufrimiento en algunos momentos de su vida y esto trajo consigo la infelicidad, la desdicha y la frustración. El Cosmos y el Universo significan orden total, se puede apreciar en el sistema solar y en las constelaciones ubicadas a lo largo y ancho del universo, mientras que la vida del ser humano es un total desorden y confusión. El desorden y el caos imperan y se manifiesta constantemente en la vida del ser humano desde que nace hasta que muere. La palabra orden significa estar sólo, es decir, no hay división o fragmentación. La pregunta que es importante formular es: ¿Cómo lograr el orden total en la vida del ser humano? Es decir, en cada uno de sus ámbitos: intelectual, emocional, espiritual, en virtud que quizá destaque en el área intelectual, sin embargo, en el área emocional y espiritual no logra despegar o avanzar debidamente en su desarrollo del manejo y gestión de emociones y sentimientos. ¿Cómo lograr transcender el sufrimiento que produce el dolor y la desdicha en cada uno de los seres humanos que poblamos la tierra? Sin lugar a dudas, en cualquier parte del mundo, se puede inducir o creer, que en determinado momento una persona se ha formulado esta pregunta, y quizá se ha atrevido a investigar y explorar las respuestas que existe al respecto.
  3. 3. 3 En primer lugar, debemos de reconocer y aceptar, que es un hecho el caos y la confusión, que impera en la vida de cada uno de nosotros en cualquier lugar del planeta tierra en donde habiten los seres humanos siempre habrá desdicha, injusticia y desorden judicial, y en algunos casos emocional o psicológico. ¿Por qué surgen constantemente problemas en nuestras relaciones diarias que hacen que parezca un campo de batalla nuestra vida cotidiana o existencia? ¿Qué es lo que produce el inconformismo y el desacuerdo entre las personas que conviven diariamente en los diferentes ámbitos de la vida diaria? ¿Por qué las personas pasamos un conjunto de miserias y desdichas durante nuestra existencia y en nuestras relaciones diarias? Como podemos apreciar en la línea del tiempo al examinar las civilizaciones que nos antecedieron, nos damos cuenta que hemos dividido el mundo en algo bueno y en algo malo. Por ejemplo, el pensador del pensamiento, el experimentador de la experiencia. Si uno se condena así mismo, por haber hecho algo inapropiado o contrario a las normas sociales y éticas entonces se encuentra dividido, y constantemente la voz interior le recordará que ha comedio un error o una falta, aun cuando este incidente haya sido reparado. Como podemos apreciar en nuestro interior yace un juez, una víctima y un parásito. Estamos acostumbrados desde la más temprana infancia a utilizar patrones afectivos y de pensamiento en nuestro lenguaje cotidiano, expresiones como: no debería, debo hacer esto así, llegaré a ser, y todo lo demás, estas formas de expresión generan división en uno mismo lo cual se traduce en conflicto.
  4. 4. 4 ¿Por qué tratamos de controlar y racionalizar nuestras emociones y sentimientos negativos, y en ciertos momentos de justificarlos o de suprimirlos? Si creo o siento que manifiesto un sentimiento negativo, como por ejemplo: envidia, celos, arrogancia, ira, miedo, etcétera, entonces cuando aparezcan estas emociones, debo de reconocer que son hechos reales en mi conducta a las cuales debo ponerles atención y observar sus resultados. Es importante enfatizar, que el mal está completamente divorciado o separado del bien, es decir, no existe una relación intrínseca entre ellos, en virtud que son totalmente opuestos. Por ejemplo, el amor y el odio, en apariencia pueden hacernos creer o pensar que son opuestos uno del otro, es decir, que el amor proviene del odio, y viceversa, que el odio proviene del amor. Sin embargo, esto no es verdadero, el amor es pureza, belleza, orden, misericordia, bondad, comprensión, sacrificio, etcétera, mientras que el odio es interés egocéntrico, mezquino, desorden, produce injusticia, violencia, conflicto y divisiones, etcétera. El amor no forma parte de ningún proceso psicológico de la mente humana, en virtud que esta fuera de cualquier proceso mental o emocional, es decir, el amor es una virtud que debe de cultivarse y cuidarse diariamente y es siempre absoluto. Cada persona tiene de forma latente la posibilidad de amar. Para comprender las líneas anteriores, es necesario hablar sobre el centro de la totalidad del deseo, y este centro se ubica en el cerebro humano, en este órgano, se ha guardado todo tipo de experiencia desde la niñez, la cual se traduce a un modelo de conducta, y en su momento puede producir ansiedad, dolor, frustración, desesperación e incluso depresión.
  5. 5. 5 Las creencias, los miedos, el sufrimiento, la soledad, la ansiedad, todo el ser psicológico forman parte de una estructura psicológica, que producen confusión mental, cuando la persona no ha logrado poner en orden las sensaciones y percepciones, que ha construido a lo largo de su vida por medio de los sentidos, la cual viene del cerebro humano de la persona. Para comprender el funcionamiento y la estructura del cerebro humano, es necesario formular la pregunta siguiente: ¿Qué es el deseo y cómo se produce? Desear significa anhelar algo o querer tener o poseer algo. El deseo está relacionado con el tiempo (pasado, presente y futuro), en este caso con el futuro, y nace en el entendido que se desea algo que está ausente o que le hace falta a la persona que lo anhela. ¿Por qué el deseo se ha convertido en una parte tan extraordinaria de la vida? Por ejemplo, habrá personas que desean convertirse en expertos en disciplinas científicas como las matemáticas, la biología, la física, etcétera. Mientras que otras desearan coleccionar propiedades como casas, autos, ropa, etcétera. En fin, como podemos apreciar cada uno de nosotros, durante nuestra existencia desde la niñez hasta el adulto mayor, estamos sujetos y nuestras conductas están gobernadas por determinados deseos o queremos llegar a ser algo, o alguien importante en los diferentes ámbitos laborales, familiares, religiosos o educativos. ¿Por qué el deseo nos controla a todas las personas sin importar los niveles sociales y económicos, y aún todavía sin importar la edad del sujeto?
  6. 6. 6 Por ejemplo, vemos el llegar a ser o el transcender el deseo en el propósito de un monje, que se ha aislado del mundo para llevar una vida de castidad y de santidad, este sin darse cuenta quiere apartarse del deseo y suprimirlo, o bien ir más allá de este hecho, es decir, transcender el deseo humano. La transmutación significa que existe una entidad que realiza el proceso, lo cual es sólo una forma sutil de represión, es decir, es una manera de organizar el deseo, diciendo que el deseo de Dios es bueno, y lo que se opone es malo. Los objetos del deseo son: la riqueza, las propiedades, bienes de consumo, equipos, vehículos, etcétera. En algunos casos puede ser Dios o el poder, ya sea convertirse en hombre importante y rico que dirige una empresa, o en tener un puesto en alguna de las congregaciones religiosas. El deseo trae a la persona placer o disgusto, por ejemplo, si una persona tiene hambre y sabe que dentro de poco va a disfrutar de una buena comida entonces la intención del deseo es placentera, en caso contrario si tiene hambre pero si no tiene dinero para adquirir este deseo entonces se produce un disgusto al no poder satisfacer este deseo o necesidad básica. Es importante mencionar, que el deseo sólo existe cuando hay identificación con la sensación o satisfacción de haber logrado o adquirido ese deseo. Primero es la sensación de poseer el objeto deseado, piense en cualquier cosa que desea, y después el pensamiento humano procede a crear una imagen de lo que deseamos poseer. Por ejemplo, una persona que desea casarse y tener una pareja, o un padre de familia que desea tener una casa para evitar pagar renta, o bien comprar un coche para irse al trabajo en él, etcétera.
  7. 7. 7 Una vez que ya existe la imagen o representación mental del objeto deseo entonces el pensamiento lo refuerza por medio de la imaginación reproductora. La imaginación reproductora sirve para reforzar al objeto deseado, y en el momento en que el pensamiento le da forma a través de la representación mental a una sensación que hemos tenido mediante el contacto visual o físico con el objeto de deseo entonces este se convierte en deseo. Por ejemplo, hay quienes creen o piensan que el amor es el deseo del placer. El amor no es placer, el amor no es deseo. El amor no es exclusivo, no es limitado, y el amor no es parte de un proceso. El amor, la verdad y la belleza, son actos creativos, mientras que el deseo es algo inquieto, que se encuentra fuera de nosotros, a diferencia del amor que se encuentra en el interior de cada uno de los seres humanos de manera potencial. Por lo tanto, en donde existe el sufrimiento entonces no puede coexistir el amor, en virtud que una persona amorosa es libre y tiene en su haber una estabilidad emocional y cognitiva, es decir, tiene un centro del ser diferente a la persona, que está en constante conflicto y desconoce el amor. La libertad personal, sólo existe cuando como seres humanos estamos libres de toda carga psicológica, es decir, de toda preocupación, de toda ansiedad, de toda emoción negativa, de todo deseo, de toda recompensa y castigo, y de todo premio o interés mezquino o egocéntrico. Únicamente cuando existe una ecuanimidad en el ser humano entonces disfrutará de una plena libertad y un inmenso amor, estos bienes pueden ser compartidos sin miedo a perderlos o a que se escaseen.
  8. 8. 8 Al contrario una persona entre más ama su amor crece más y más y disfruta de la libertad y del gozo de compartir este bien con personas que no han logrado cultivar estas virtudes supremas. Nuestros recuerdos del pasado están constantemente afectando nuestra conducta y nuestro lenguaje, y nosotros afectamos a otras personas. El recuerdo es una vasta reminiscencia del pasado, y cada uno de nosotros vivimos diariamente con una gran cantidad de recuerdos que se confunde como pensamientos, expertos mencionan que tenemos más de 2 mil pensamientos al día y muchos de ellos son recuerdos del pasado. Nuestros recuerdos están modificados por el presente y los proyectamos hacia el futuro, y estos siguen siendo una serie de recuerdos. Por ejemplo, podemos tener una imagen, una fotografía, y allí está el constate estímulo de la foto o la imagen en un movimiento permanente, así de esta forma es el proceso de los recuerdos, un ir y venir, es decir, en un devenir permanente como el flujo del agua en un río que corre hacia el mar y este hacia el océano. Entonces el “Yo”, uno mismo, el ego es un movimiento de identificación con el recuerdo, con el pasado, con las cosas muertas. Por lo tanto, el recuerdo es un factor condicionante, que terriblemente nos hace aferrarnos a los objetos del deseo y construye una identificación con el pasado, difícil de romper o de librarnos por medio de los mecanismos psicológicos más simples. ¿Qué es el ser humano sin recuerdos, sin el pasado, sin el conocimiento o las experiencias, sin logros y fracasos, sin deseos y motivos, que hemos tenido desde la niñez hasta la senectud?
  9. 9. 9 Vivimos de recuerdos, y somos recuerdos que se han quedado almacenados en las células del cerebro. Los recuerdos son el pasado de nuestra vida, es decir, las experiencias que hemos tenido, y de ahí actuamos en el presente a partir del pasado, de lo viejo y de las falsas ideas y creencias. Un aspecto que es importante comprender, es el centro de toda actividad humana, y este es el cerebro. Este órgano produce todo nuestro pensamiento, todas nuestras emociones y todo cuanto hacemos en la vida cotidiana. El cerebro humano es el centro de todas nuestras reacciones y este órgano maravillosamente diseñado está condicionado a través de miles y miles de años de evolución biológica a la cual hemos estado sujetos como especie humana. Todo lo que somos cada uno de los seres humanos, está influenciado por el contenido de la conciencia. Por lo tanto, es muy importante observar todas nuestras reacciones psicológicas y nuestra conducta que manifestamos a diario. ¿Por qué nuestra conciencia, es decir, la conciencia es la totalidad del contenido de nuestro cerebro humano, y es lo que somos cada uno de nosotros en virtud del condicionamiento o endoculturación? El pensamiento es el responsable de todo cuanto hacemos los seres humanos, y gracias a la memoria tanto de largo plazo como de corto plazo y a la experiencia de las sensaciones, que recibimos por medio de los órganos sensoriales podemos en determinados momentos construir el conocimiento. Por lo tanto, es importarte reconocer, que sin el pensamiento y la memoria que nace del conocimiento, los seres humanos no podríamos hacer absolutamente nada y nos sería difícil vivir y sobrevivir en este planeta tierra.
  10. 10. 10 En función de las líneas anteriores, es necesario formular la pregunta siguiente: ¿Por qué cada cosa que hacemos a diario en nuestra vida está basada en el pensamiento, en la memoria y en el deseo? El conocimiento es necesario, de lo contrario, no podríamos regresar a casa, o bien, desempeñar un oficio o una profesión determinada, otros ejemplos, son conducir un coche, cocinar un platillo de comida, hablar un idioma, etcétera. Por lo tanto, el pensamiento y la memoria son aspectos muy importantes, que favorecen nuestra vida diaria, y el conocimiento bien sea científico y técnico para realizar actividades que permitan la elaboración de bienes y servicios. Como podemos apreciar, el pensamiento y el conocimiento son importantes en nuestra vida cotidiana para operar eficientemente en las diferentes actividades humanas y mejorar nuestras condiciones de vida. Sin embargo, el conocimiento también condiciona a nuestro cerebro, y lo afecta de manera importante mediante la conducta y el lenguaje. Por ejemplo, estamos programados por los medios de comunicación, los periódicos y las revistas, y la repetición constante de nuestros pensamientos y del uso del lenguaje afectan de manera importante nuestro conocimiento. En ciertas ocasiones el cerebro humano se entorpece y pierde eficiencia debido al condicionamiento familiar, social y religioso, y este órgano pierde la capacidad de la creatividad, de la felicidad y la alegría, debido a la repetición mecánica de nuestras conductas por medio de creencias e ideas preconcebidas.
  11. 11. 11 Esto constituye en las personas, una forma de vivir muy limitada y envuelta en un constante sufrimiento, que produce cada día caos y un desorden psicológico en dondequiera que se encuentren y con los demás está siempre en conflicto. Hay una serie de preguntas, que es necesario e importante formular: ¿Podemos los seres humanos estar libres de las actitudes, de las sensaciones, de los deseos y de la percepción?, ¿Cómo se puede vivir sin que interfieran los condicionamientos psicológicos en nuestra vida diaria?, ¿Cómo vaciar el contenido de la conciencia y vivir en el silencio libres de apegos?, ¿Cómo liberarnos del dolor que produce el sufrimiento personal y del mundo? Estas preguntas han sido formuladas a lo largo de la historia de la humanidad por personas estudiosas y exploradoras del cerebro y la mente humana, a través de miles y miles de años, generación tras generación hasta donde ha sido posible, han buscado con ahínco soluciones y respuestas a los problemas humanos, con el fin de encontrar, un arte de vivir, que permita disfrutar plenamente de las facultades humanas y de las cosas maravillosas, que cada día ofrece en todo lugar este hermoso y maravilloso planeta tierra. Como podemos aprecias en las líneas anteriores, los seres humanos nos hemos convertido en esclavos de nuestros propios deseos y placeres, por ejemplo, la concupiscencia del cuerpo nos ha hecho adictos a necesidades, que en cierto momento afectan de manera importante nuestro organismo. Y en el caso de la felicidad, hay una gran cantidad de personas que intentan arduamente encontrarla en las cosas materiales o externas, sin darse cuenta que esta yace en el interior de cada persona de manera potencial o latente, lo único que se requiere es el cultivo de ella misma y el reconocimiento.
  12. 12. 12 Buscamos fuera de nosotros, este bien maravilloso como una joya o una perla preciosa, o en determinado momento, se confunde con una mercancía que se adquiere con poder y dinero. Para disfrutar de la belleza que nos ofrece este hermoso planeta azul, es importante comprender el condicionamiento del cerebro por medio de la cultura y de las creencias, para ello, a continuación se enumerarán los aspectos más importantes: 1.- Reconocer que nuestro cerebro y el contenido de la conciencia ha sido condicionado desde la primera infancia por nuestro entorno. 2.- Observar e identificar nuestras falsas creencias, prejuicios y patrones afectivos y cognitivos. 3.- Dejar en lo absoluto de juzgar a las demás personas, sea quien sean ellas. 4.- Meditar cuidadosamente sobre nuestros patrones de pensamientos y el uso de nuestro lenguaje en las actividades diarias, tanto con las expresiones con las cuales nos comunicamos con nosotros mismos (diálogo interior) y las palabras que utilizamos con otras personas. Estos aspectos, día con día, si los practicamos e integramos a nuestra vida nos permitirán de manera gradual ir creando conciencia de nuestros actos y de nuestra forma de conducirnos. Recordemos, que la Pyche (palabra griega que significa, psique o mente), el yo, el uno mismo, está condicionado por factores externos, que nos impiden ser auténticos y conscientes de nuestra naturaleza humana.
  13. 13. 13 No olvidemos, que las experiencias que tenemos en nuestra vida, son una serie de recuerdos, esto es lo que somos, es decir, nuestra vida, es un conjunto de recuerdos que provienen del pasado y se presentan cada día en el umbral de nuestra conciencia, y se modifican, y otros se fortalecen cada día de nuestra vida. Los recuerdos que se han almacenado en nuestra memoria, son el pasado, es decir, se refieren a cosas muertas, ya no existen, sin embargo, no hemos tenido la capacidad para transcenderlos y dejarlos ahí en ese pasado, muchos de estos recuerdos constantemente están modificando nuestro presente y afectan nuestros estado de ánimo sin que nos demos cuenta. Los recuerdos, son el pasado, y en cierto momento los proyectamos hacia el futuro, sin embargo, permanecen siendo recuerdos, algunos de ellos son modificados, no obstante, permanecen siendo únicamente recuerdos de sensaciones o experiencias muertas. Por ello, es importante mencionar, que los recuerdos es información de acontecimientos, y por tanto, vienen a ser ideales o abstracciones, en virtud que ya no son hechos del momento, sino cosas que sucedieron, y deben de quedarse en el pasado para que podamos disfrutar cada momento del aquí y del ahora, que es lo único que existe en el presente y en la vida. Sin embargo, en el mundo entero cada día vemos una gran cantidad de personas que viven añorando y evocando cosas del pasado, es decir, viven entre cosas muertas que son los recuerdos. Cada instante, cada día, somos estimulados a partir de nuestros recuerdos, es decir, del pasado, y nuestras decisiones y acciones parten de este punto o eje de gravedad, lo cual afecta de manera importante nuestra conducta y destino.
  14. 14. 14 El Yo, el ego, es un movimiento de identificación con el recuerdo, con la experiencia y el conocimiento que procede del pasado. Como podemos apreciar, cada ser humano que vive en este planeta tierra, se encuentra anclado de alguna forma u otra y sujeto a nuestras identificaciones o deseos, a nuestro pasado por medio de nuestros recuerdos y experiencias. Este es nuestro condicionamiento, esta es nuestra realidad, esta no es una idea, no es algo verbal, es un hecho concreto, que existe y se manifiesta en nuestra forma de conducirnos en la vida diaria, lo que fuimos ayer seguiremos siendo hoy y mañana, esto es indubitable. Por ejemplo, no es lo mismo imaginar un dolor de muelas, que tener un dolor de muelas, son dos aspectos diferentes. El primero de ellos, es una idea o idealización mediante la abstracción del pensamiento y la mente humana, y el segundo es un hecho concreto y real. El condicionamiento es una vasta serie de movimientos que se forman a partir de recuerdos y experiencias del pasado, que se guardan en la memoria del cerebro humano. Estos recuerdos son siempre el pasado y este está por lo tanto muerto en virtud que no existe ya más, son acontecimientos que ocurrieron. ¿Cómo observamos esos recuerdos del pasado? Cada uno de nosotros tenemos miles y miles de recuerdos, los cuales vienen desde la primera infancia, en virtud que los hemos coleccionado y reunido en una serie de experiencias, de sensaciones, de percepciones que se han juntado y amontonado en el interior de nuestra conciencia, y forman parte del contenido de la misma.
  15. 15. 15 Muchos de ellos son agradables, otros son desagradables, placenteros, dolorosos, incomodos, etcétera. Algunos recuerdos son nuestras aspiraciones y deseos más intensos, o expectativas que pretendemos cumplir, como podemos apreciar esto sólo es el movimiento del deseo y del placer. Recuerdos de logros, y fracasos, dolor, temor, y gran angustia, es lo que se ubica en nuestra conciencia. ¿Si observamos que los recuerdos son diferentes al observador, qué podemos aprender de esta inferencia? Nuestra vida diaria, sin importar nuestra raza y posición social, es una serie de recuerdos, esto es indubitable, y estos han marcado nuestra vida de manera importante al afectar nuestra conducta y manera de actuar. Cuando se comprende que es realmente un hecho concreto, y se diferencia de una idea o abstracción entonces estaremos en la posibilidad de comprender y de terminar con el conflicto y el sufrimiento humano. Porque recordemos, que mientras exista división en nuestro interior de nuestra conciencia entonces los recuerdos y el observador estarán creando un conflicto, es decir, esta división crea fragmentación e inestabilidad psicológica en el interior de la persona, que se manifiesta a través de la angustia, del miedo y del sufrimiento. Por lo tanto, en estas condiciones que tenga una persona, no puede existir el amor, la bondad, la verdad, la libertad y la felicidad. En otras palabras, la persona no tendrá paz en su corazón y sus compañeras de viaje en esta vida, serán la frustración, la desdicha, la infelicidad, el sufrimiento y el conflicto permanente.
  16. 16. 16 RUIZ LIMÓN, RAMÓN Consultor e investigador en ciencias de la salud, ciencias de la educación y filosofía de la ciencia. Monterrey, Nuevo, León, México 2005.

×