C a pítu lo 1 3
La adquisición
de Sabiduría
E
l libro de Proverbios,que comienza con la voz de un hombre,
termina con la v...
LA ADQUISICION DE SABIDURIA 113
EL REY IDEAL
La reina madre comienza su lección con emoción. Introduce su discur­
so tres ...
114 LIBRO DE PROVERBIOS
sentido de las obligaciones humanas. La palabra hebrea m i,“miseria”, se
refiere al dolor que prod...
LA ADQUISICIÓN DE SABIDURÍA 115
La mujer ideal. La primera lectura del poema comunica el mensaje
de la mujer ideal, a quie...
116 LIBRO DE PROVERBIOS
La presencia divina. Numerosos indicios en el lenguaje del texto y en
el contexto específico de Pr...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Capítulo 13 | Libro complementario | La adquisición de sabiduría | Escuela Sabática 2015

503 visualizaciones

Publicado el

Capítulo 13 | Libro complementario | La adquisición de sabiduría | Escuela Sabática 2015

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
503
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
123
Acciones
Compartido
0
Descargas
12
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Capítulo 13 | Libro complementario | La adquisición de sabiduría | Escuela Sabática 2015

  1. 1. C a pítu lo 1 3 La adquisición de Sabiduría E l libro de Proverbios,que comienza con la voz de un hombre, termina con la voz de una mujer. Si el nombre Lemue., que significa “de Dios” o “hacia Dios”, se refiere a Salomón,' entonces es la esposa de David, Betsabé, quien ahora instruye a su hijo. En el antiguo Israel, la sabiduría a menudo es asociada con mujeres,a quienes con frecuencia se pedía consejo (2 Sam. 14:2).La reina madre advierte a su hijo en contra de dos cosas que pueden oscurecer su juicio y, por ello, afectar la calidad de su liderazgo: el vino y las malas mujeres. Salomón fue tentado por el vino, como lo sugiere el libro de Eclesiastés (2:3), y también fue influenciado por mujeres, que hasta lo entramparon con la idolatría (1 Rey. 11:4). Según una antigua leyenda judía, Salomón se emborrachó en la celebración de su boda con la princesa egipcia, y fue en esa occisión que su madre lo reprendió (Babli. Sanhedrin 70b). La última página de Proverbios, sin embargo, es más que una nota biográfica acerca de Salomón: es la última lección de sabiduría. Consiste en advertencias en contra de ciertas mujeres y el vino, que impedirían al rey ideal ser sabio y juzgar rectamente (31:1-9).También, es un retrato de la mujer ideal que personifica la Sabiduría, y representa la compañera ideal (31:10-31). 112
  2. 2. LA ADQUISICION DE SABIDURIA 113 EL REY IDEAL La reina madre comienza su lección con emoción. Introduce su discur­ so tres veces con la expresión “¿Qué?’’Y repite tres veces la palabra hijo. Su relación con su hijo se intensifica,desde el saludo neutro y legal“hijo mío”, hasta la observación más fisiológica “hijo de mi vientre”,terminando con la amante confesión “hijo de mis deseos”(31:2).Sobre la base de este precioso vínculo, ella edifica sus amonestaciones. Cuidado con las mujeres. La madre no tiene nada en contra de las mujeres en cuanto a sexo. Su lenguaje nos recuerda las primeras lecciones del padre,que advirtió a su hijo contra el peligro mortal de la mujer inmoral (5:3-14) y de la prostituta (7:26),que representa la necedad y el mal (9:13-18). La madre se preocupa por proteger a su hijo respecto de la influencia de la necedad y el efecto de la iniquidad, todo lo cual puede empañar el juicio del rey y sus deberes como tal (31:3). Cuidado con el vino. La reina madre no está recomendando simplemente la temperancia; no está aconsejando a su hijo no beber demasiado y no embriagarse.El paralelo entre la advertencia contra el vino y la amonestación sobre las mujeres sugiere que la madre se opone al vino así como se opone a las malas mujeres. Ella insiste tres veces en que no es bueno para el rey beber ninguna clase de bebida alcohólica (31:4). La razón que ella da nos recuerda aquella que justificó la prohibición del alcohol para los sacerdotes: tiene que ver con la práctica de la ley y la aplicación de la justicia:“No sea que bebiendo olviden la ley y perviertan el derecho de todos los afligidos (31:5;c/í Lev. 10:9-1l).Fbr otro lado,y en contraste con el rey ideal,ella asocia el beber con dos categorías de personas: (1) al “desfallecido”(30:6a,“a los que están por morir”,NVI),una expresión que generalmente representa a los “impíos”en el libro de Proverbios (10:28; 11:7,10; 19:9;21:28; 28:28);y (2 )“a los de amargado ánimo”(31:6b), para que olvide su miseria. No se sugiere aquí que el deprimido (“amargado”) tenga permiso para tomar alguna bebida. El hecho de que el beber conduce al olvido, como es el caso del rey, que al beber se olvida de la ley, sugiere que este olvido no debe ser entendido en un sentido positivo. Bajo el efecto del alcohol,“el de amargado corazón”no solo “olvidará su pobreza”,sino también perderá su
  3. 3. 114 LIBRO DE PROVERBIOS sentido de las obligaciones humanas. La palabra hebrea m i,“miseria”, se refiere al dolor que produce el trabajo duro (Ecl. 1:3).El punto del proverbio no es que el beber vino consolará al amargado; el punto es que ya no se preocupará por su miseria y en el proceso, perderá su sentido del deber. Los que beben vino, los “que están por morir”(los impíos), así como los de corazón amargado, no son modelos para el rey quien en cambio no debe beber vino porque tiene el doble deber de “juzgar con justicia”y cuidar del “pobre y del menesteroso”(31:9). La razón de por qué la reina madre está tan firme en contra del vino y de la locura de las mujeres es que ambos afectan el acceso del rey a la sabiduría, interfieren con su capacidad de juzgar y de distinguir entre el bien y el mal. LA MUJER IDEAL El poem a. Lo que sigue, el poema acerca de la mujer ideal, no está separado del texto de Lemuel. Comienza de la misma manera, emocionalmente, y con una pregunta; “Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?” (31:10; cf. 31:2). Por otro lado,el poema sirve como epílogo de todo el libro de Proverbios. El poema está hábilmente compuesto como un acróstico y como un quiasmo.Acróstico: cada línea comienza con una letra siguiendo el orden del alfabeto hebreo. Quiasmo: la segunda parte (31:24-31) es un espejo de la primera (31:10-22),con una línea distintiva en el medio (31:23): A:Alabanza universal de la mujer excelente (31:10) B: El esposo la necesita (31:11,12) C: La mujer es virtuosa (31:13-19) D: La mujer da a los pobres (31:20) E: La mujer viste a los de su casa (31:21,22) - F: Su esposo es honrado (31:23) E’:La mujer viste a los de su casa (31:24,25) D’:La mujer habla con sabiduría y bondad (31:26) C’:La mujer es industriosa (31:27) B’:Los hijos y el esposo la alaban (31:28,29) A’:Alabanza universal de la mujer que teme a Jehová (31:30,31).
  4. 4. LA ADQUISICIÓN DE SABIDURÍA 115 La mujer ideal. La primera lectura del poema comunica el mensaje de la mujer ideal, a quien el hijo sabio tiene que encontrar para asegurar su vida sabia, sintonizada con la Ley divina. La tradición judía retuvo este significado: hay una costumbre judía por la cual los hombres recitan este texto al comienzo del Shabbat como una expresión de gratitud por su esposa. El punto es que la vida conyugal es parte de la vida religiosa. Por todas las Escrituras, la mujer y la metáfora conyugal ilustran la aventura de la relación de Dios con Israel. En ese otro libro escrito por Salomón, el Cantar de los Cantares, un hermoso poema acerca del amor humano,el poema también se refiere, proféticamente, a la relación de Dios con su pueblo. La lección más inmediata para el hijo de Proverbios es comprender que su destino espiritual depende de la elección de la mujer correcta y de la calidad de su relación con ella. Cuando él la encuentra, experimenta la presencia de Dios mismo. Las cualidades de la mujer. Lo que distingue a esta mujer no se encuentra en su apariencia, su encanto o su belleza (31:30), sino en su naturaleza espiritual: ella “teme a Jehová”(31:30); ella es sabia y bondadosa (31:26), y “afronta segura el porvenir”(31:25). Pero, ella también piensa en forma concreta y confronta la realidad: trabaja día y noche (31:15,18), da comida (31:15), compra un campo (31:16) y planta una viña (31:16). Pero, más importante todavía, se caracteriza por lo que hace por otros: primero por su esposo, quien aparece simétricamente en el comienzo (31:11), al final (31:28) y en el centro (31:23); luego por sus hijos (31:28,29); por sus criadas (31:15) y por los pobres (31:20).Ella ni siquiera se da cuenta desús cualidades. El reconocimiento de su virtud viene de afuera,y el testimonio es universal (31:10, 31). De hecho, sus obras hablan por ella (31:31). Este retrato puede chocar a los defensores feministas, que pueden ver aquí una apología de la mujer que sirve para el beneficio de los hombres; pero, ese no es,el punto del poema -que, de paso, pudo haber sido escrito por una mujer (la madre de Lemuel)-. La intención de este retrato es sugerir el ideal de sabiduría com o un ministerio de servicio. La sabiduría no es este poder mágico que nos hará superiores,y así ser servidos por los otros: la sabiduría es la capacidad de servir a otros. El ideal que se sugiere aquí concierne tanto a los hombres como a las mujeres.
  5. 5. 116 LIBRO DE PROVERBIOS La presencia divina. Numerosos indicios en el lenguaje del texto y en el contexto específico de Proverbios indican que la “mujer virtuosa”es la personificación de la sabiduría, y no simplemente la esposa ideal. De este modo, la descripción de esta mujer es como un eco de muchos pasajes en el libro de Proverbios que se refieren a la Sabiduría. Ella posee “el temor de Jehová”, el requisito fundamental para la sabiduría (1:7). Como en muchos lugares de Proverbios, la mujer buena representa la sabiduría (1:20-33; 3:13-20; 4:5-9; 8; 9:1-6).También,es significativo que la sabiduría está representada por una mujer de naturaleza divina en Proverbios 8,con todas las cualidades que encontramos en la esposa ideal de Proverbios 31. Es digna de ser hallada (31:10; cf. 8:35); ella proporciona riqueza (31:11; 8:10, 11,18) y alimentos (31:15; di 8:19); es fuerte (31:17; 8:14); es una bendición (31:28; cf. 8:32); ella es digna de ser alabada (31:28; 8:34). Además, el mensaje central del poema, como lo sugiere su estructura quiástica, es una exaltación velada de Dios, el Esposo honrado que reina entre “los ancianos de la tierra”(31:23). La Sabiduría se compara con la esposa ideal porque la sabiduría no es meramente una adquisición intelectual: alcanzamos sabiduría mediante el proceso de una relación con la Persona divina. El Libro de Proverbios concluye,entonces, con esta parábola,el último mashal es una apelación al lector para que vaya y busque la Sabiduría, y se ocupe en una relación conyugal dinámica con ella,con la intención de hacer que su vida sea significativa y llena de la Presencia divina. Referencias: 'Ver Leuiticus Rabbah 12:5; cf. Rashi en Migraot Gdolot sobre Proverbios 31:1.

×