SlideShare una empresa de Scribd logo

Parabolas

Las parábolas de Jesús

1 de 9
Descargar para leer sin conexión
La parábola en el Antiguo Testamento
Cuando un profeta o predicador debían
reprender a un personaje importante que no
fuera a aceptar su culpabilidad, podían usar
una parábola habilidosa para cautivarlos e
iluminar su conciencia. El profeta Natán se
sirvió de una parábola para reprochar a David
su adulterio con Betsabé y el asesinato del
marido de ella, Urías heteo.
Parábola—Uno de los métodos del arte de la
oratoria para ilustrar una verdad moral o religiosa
mediante una comparación extraída de la vida
corriente. NO hay límites estrictos entre la
parábola, la similitud y la metáfora, aunque estas
últimas son más breves que la parábolas.
Metáfora: “Vosotros sois la luz del mundo.”
Similitud: “Como oveja delante de sus
trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.”
Parábola: “El reino de los cielos es semejante a la
levadura que tomó una mujer, y escondió en tres
medidas de harina, hasta que todo fue
leudado” (Mt. 13:33).
Parábolas de Jesús
En el AT el término que denota
una parábola es mashal,
“similitud”.
La parábola tiene grandes ventajas, a verdad presentada de esta forma queda más
grabada en la memoria que una mera exposición didáctica.
Parábolas en el Nuevo Testamento
En Mateo 13, donde apareen siete parábolas, cuatro fueron pronunciadas a oídos de la
muchedumbre, y tres de ellas en privados a los discípulos. La primera es introductoria, la
del sembrador. El Señor vino en busca de fruto, pero al no hallarlo reveló que había estado
sembrando “la palabra del reino”, explicando que gran parte de la semilla no había
producido fruto. Las siguientes tres parábolas exponen el aspecto externo del reino durante
la ausencia de Cristo, aquello que el hombre ha hecho de dicho reino.
El trigo y la cizaña—El Señor había sembrado la buena semilla, pero Satanás sembró en el
acto su semilla mala, y ambas tienen que crecer juntas hasta el fin de la edad. Esta
parábola muestra la actividad y el engaño de Satanás durante la era presente, al falsificar
el trigo, sustituyendo a los verdaderos hijos del reino por falsos profesantes.
Principales parábolas en el Antiguo Testamento:
Los árboles eligen un rey (Jueces 9:8-20); la oveja
del pobre (2 Samuel 12:1-14); la viuda con dos
hijos, uno de los cuales había dado muerte al otro
(2 Samuel 14:4-20); el soldado que deja escapar a
su prisionero (1 Reyes 20:35-42); el cardo que pide
como esposa para su hijo a la hija del cedro (2
Reyes 14:9-11); la viña (Isaías 5:1-7); dos águilas
y una viña (Ezequiel 17:1-10); los leoncillos (19:1-
9); Ahola y Aholiba (23:1-49); a olla hirviente (24:1
-14).
El Señor afirmó en un ocasión que Él hablaba en parábolas a fin de que la multitud no compren-
diera Su enseñanza (Mateo 13:10-16). La razón de ello es que ellos ya habían virtualmente
rechazado a su Mesías, y no estaban por ello en una condición moral para recibir enseñanza.
Así, el Señor, actuando como expositor, explicó en privado el significado de las parábolas a Sus
discípulos, porque a ellos sí les era dado conocer “los misterios del reino” (Mateo 13:11). Sin
embargo, algunas de las parábolas del Señor son tan aguzadas y claras que fueron comprendi-
das por Sus mismos enemigos, como indudablemente era Su intención (Mateo 21:33-46).
La semilla de mostaza– Simboliza el rápido crecimiento del misterio del reino. Crece hasta
llegar a ser un árbol lo suficientemente grande como para que las aves (que en la parábola
del sembrador son las que arrebatan la buena semilla en el corazón) se cobijen en sus ra-
mas.
La levadura—La levadura oculta en tres medidas de harina, advierte de cómo las falsas en-
señanzas (la mujer), pueden afectar con la levadura del error la verdad de la Palabra en
esta época (Mt. 16:11-12; Mr 8:15; 1 Co 5:6; Gá 5:9).
El tesoro escondido– Representa a nuestro Señor Jesucristo, que dio todo lo que tenía para
poseer el tesoro (Israel), oculto en el campo (Is. 53:4-10; Sal 22:1;2 Co 8:9). El Señor
restaurará este tesoro sobre la base de su muerte expiatoria.
La perla de gran precio– Muestra a nuestro Señor como un mercader que halló “una perla
preciosa” (la iglesia), Ef. 5:25-27) y vendió todo en el Calvario, para comprarla. Cristo re-
nunció a todo lo que le pertenecía como hombre y como Mesías en la tierra, a fin de poder
poseer la iglesia.
La red– Reúne del mar de las naciones lo bueno y lo mal, como lo ha hecho el Evangelio en
la cristiandad. Cuando la red es sacada a tierra, lo bueno es separado de lo malo; así, al fin
del siglo, los ángeles (según el Señor añade en su exposición) apartarán los malos de entre
los justos, y los malos serán echados en el horno de fuego.
Otro grupo de parábolas es el de Lucas 15. Se podría decir también que se trata de una sola
parábola que consta de tres secciones. Con ella se da contestación a la acusación dirigida
contra el Señor: “Éste a los pecadores recibe, y con ellos come.”
La oveja perdida– Las noventa y nueve ovejas representan a los fariseos, tan susceptibles
en cuanto a todo lo que los afectara; la oveja perdida, a los publicanos y pecadores a quie-
nes vino a buscar y a salvar el Hijo del hombre. La parábola es un reproche a los fariseos
con su religiosidad externa y su orgullosa posición espiritual.
La moneda perdida— La moneda quedó perdida en la misma casa, así como muchas perso-
nas estaban perdidas a la vista de Dios a pesar de su profesión externa de ser hijos de
Abraham (esto se puede aplicar a los muchos que en la actualidad están perdidos en el seno
de la cristiandad). La moneda perdida fue buscada con una lámpara hasta que fue hallada.
El regocijo de la mujer era semejante al regocijo de los ángeles de Dios en el cielo por un
pecador que se arrepiente. Siendo este un nuevo reproche a los fariseos en su arrogancia.
El hijo pródigo– El pródigo representa a los publicanos, 11-
22; y el hijo mayor, 25-32, a los fariseos. Su justicia propia
y su autosuficiencia eran evidentes. Nunca había hecho
nada malo, por lo que se consideraba a sí mismo situado
en un nivel superior al del pobre picador que había
regresado a su hogar después de haberlo malgastado todo.
Era evidente, pues, la censura de Jesús como Salvador y
amigo de los pecadores a las criticas de los fariseos. El hijo
prodigo fue gozosamente recibido por el padre, que
prepare una gran fiesta, con música y danzas, para
celebrar el retorno del hijo perdido. Éste es el punto
culminante: la celebración de la gracia. En los tres relatos,
el gozo es de quien halla lo perdido. Es el gozo del cielo por
la salvación de los pecadores perdidos.
Los dos hijos– Representa el rechazo de Israel (Mateo 21:28-32).
El señor de la viña— Mateo 21:33-46 El propietario (Dios) plantó una viña
(Israel, Isaías 5:1-7). Los sirvientes eran los profetas, quienes fueron
maltratados. Finalmente Dios mandó a su Hijo (Mesías) y ellos lo mataron. Se
profetizan los acontecimientos de la Guerra romano-judía de los años 67-70
d.C. Jesús citó, acertadamente, las profecías que se referían a sí mismo como
la piedra rechazada (Salmo 118:22-23), y mostró que el reino de Dios en el
sentido amplio de luz spiritual y salvación sería quitado de Israel como nación
y dado a los gentiles (Ro. 9:30-33; 11:1-24). Nuestro Señor se refiere a sí
mismo en el juicio como la piedra de la destrucción (Daniel 2:34).
La fiesta de bodas— Mateo 22:2-14 Dios quiere dar honra a Su hijo. Los
judíos fueron invitados a la fiesta de bodas, pero no quisieron acudir. Otros,
los menospreciados gentiles, fueron invitados. Uno que no tenía el vestido de
bodas (que no se había revestido de la justicia de Cristo), fue echado fuera.
No se había dado cuenta de su incapacidad propia y de que sólo la salvación
dada por Cristo podía valerle para ser apto de estar en la fiesta.
La gran cena—Lucas 14:15-24 Los justos según su propia
opinión (los judíos incrédulos), en especial los fariseos, tenían a
mano buenas excusas para no concurrir a la gran cena de
salvación preparada por Dios. Todo estaba preparado, con una
visión anticipada de la obra completa de la cruz. Las rameras y
los pecadores, hablan de los gentiles que serán admitidos, y de
Israel, justa en su propia estima, que será dejada fuera.
El fariseo y el publicano—Lucas 18:10-14 Estaba orientada a
poner al descubierto a los fariseos, orgullosos de su frio
ritualismo y de su propia justicia. Estaban pagados a sí
mismos. En esta corta oración, este hombre se dirige cinco
veces a sí mismo y no a Dios: “te doy, no soy, ni siquiera soy,
yo ayuno, te doy”. El publicano, en cambio, se sentía contrito
y humillado. Al exclamar, “Dios, sé propicio a mí pecador”, el
publicano tenía en su mente el propiciatorio (Éxodo 25:17-22;
Hebreos 9:5), que significa: “Dios, sé propicio,” o “mírame con benevolencia como
cuando miras al propiciatorio rociado con la sangre.” En Cristo, Dios es propicio y
misericordioso.
Los dos deudores—Lucas 7:41-50 Es un reproche a
quienes criticaron la demostración de arrepentimiento de
parte de la mujer pecadora cuando ungía al Maestro con el
perfume de alabastro.
El juez injusto— Lucas 18:18 Lo que el Señor presenta aquí es que tenemos necesidad
de orar siempre, y no desmayar. Dios dará la respuesta en el momento adecuado. Esta
parábola es el contexto de la segunda venida de Cristo (Lucas 17:20-37). En Lucas
18:8 se formula la siguiente pregunta: “Pero cuando
venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”. En
los días oscuros de la tribulación, la fe será privativa del
remanente fiel del pueblo de Dios. Estos, sus elegidos,
sufrirán gran persecución y clamarán en todo momento
para que el Señor los libre. Así que en su segunda
venida Él tomará venganza sobre los que persiguen al
remanente.
Los obreros de la viña— Mateo 20:1-16 Aquí Dios pregunta, en Su soberanía:
“¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío?” El hombre pretende esta
libertad para sí mismo, y en cambio murmura contra la soberanía de Dios.
“Muchos son llamados, mas pocos escogidos”. En esta parábola se da
respuesta a la pregunta de Pedro en Mateo 19:27; el capítulo 20 prosigue el
tema y muestra el espíritu de la gracia soberana en contraste con el espíritu
mercenario del corazón del hombre. Dios no calcula el servicio del hombre en
la misma forma que el hombre mismo. Algunos de los que son muy
destacados y que aparentemente tienen éxito en las actividades cristianas, a
quienes consideramos útiles instrumentos de Dios, aparecerán casi al fin de
la lista que lleva el Señor de sus siervos fieles, mientras que otras personas,
humildes, modestas, poco reconocidas por los hombres, aparecerán arriba.
Además debemos interesarnos, en primer término, en el servicio del Señor y
no en la recompensa; en la calidad y no en la cantidad de nuestro servicio.
El buen samaritano— Lucas 10:29-37 Esta parábola fue dada en respuesta a
la pregunta de: “Quién es mi prójimo?” El Seño eras verdaderamente el Buen
Samaritano, y después de haber descrito el curso que Él había tomado,
añadió: “ve, y haz tú lo mismo”. El pobre viajero que cayó entre ladrones
representa a la humanidad perdida en sus pecados. La impotencia del
sacerdote y del levita para brindarle ayuda, ilustra la ineficacia de la ley y de
las ordenanzas para salvar al hombre en tan grave situación. Con gran
demostración de amor y gracia, el Hombre perfecto se arrimó con todo cariño
adonde se encontraba este pobre hombre y “fue movido a misericordia.” Le
vendó sus heridas echándoles aceite
(representación del Espíritu Santo) y vino (que
habla de la sangre purificadora). La posada
simboliza a la iglesia, y los dos denarios hablan
de las recompensas de quienes trabajan en pro
de la salvación de los hombres. La promesa de
un regreso con una mayor recompensa mira al
segundo advenimiento (segunda venida de
Cristo).

Recomendados

Parasha 22 va yakhel e hizo que se reuniera
Parasha 22 va yakhel e hizo que se reunieraParasha 22 va yakhel e hizo que se reuniera
Parasha 22 va yakhel e hizo que se reunieraHaimbenYisrael
 
21/28. LAS 7 PLAGAS: “Cuando El Dios De Amor Castiga” SEMINARIO DE ESTUDIO DE...
21/28. LAS 7 PLAGAS: “Cuando El Dios De Amor Castiga” SEMINARIO DE ESTUDIO DE...21/28. LAS 7 PLAGAS: “Cuando El Dios De Amor Castiga” SEMINARIO DE ESTUDIO DE...
21/28. LAS 7 PLAGAS: “Cuando El Dios De Amor Castiga” SEMINARIO DE ESTUDIO DE...MINISTERIO HNO. PIO
 
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...
22/28 “El Misterio De Babilonia La Gran Ramera” SEMINARIO DE ESTUDIO DE APOCA...MINISTERIO HNO. PIO
 
Condenación gran ramera y la caída de Babilonia.
Condenación gran ramera y la caída de Babilonia.Condenación gran ramera y la caída de Babilonia.
Condenación gran ramera y la caída de Babilonia.institutoslr
 
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...
20/28 “La Marca De La Bestia Y La Unión De Las Iglesias” SEMINARIO DE ESTUDIO...MINISTERIO HNO. PIO
 

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6Ministerio Palmoni
 
Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)
Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)
Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)Ministerio Palmoni
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12Ministerio Palmoni
 
12 juicio sobre babilonia ap 17 18
12 juicio sobre babilonia ap 17 1812 juicio sobre babilonia ap 17 18
12 juicio sobre babilonia ap 17 18chucho1943
 
9. Las Siete Copas
9. Las Siete Copas9. Las Siete Copas
9. Las Siete CopasCamaleon Cam
 
11 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 1611 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 16chucho1943
 
Mas-que-vencedores- William hendriksen
Mas-que-vencedores- William hendriksenMas-que-vencedores- William hendriksen
Mas-que-vencedores- William hendriksenEl Faro Fm
 
J.26. la-mujer_y_el_dragon
J.26.  la-mujer_y_el_dragonJ.26.  la-mujer_y_el_dragon
J.26. la-mujer_y_el_dragonIBE Callao
 
Babilonia la grande, la madre de las Rameras
Babilonia la grande, la madre de  las RamerasBabilonia la grande, la madre de  las Rameras
Babilonia la grande, la madre de las RamerasYvette Castillo
 
La gran Ramera y el Nuevo orden mundial
La gran Ramera y el Nuevo orden mundialLa gran Ramera y el Nuevo orden mundial
La gran Ramera y el Nuevo orden mundialJose Francisco
 
La gran ramera y el nuevo orden mundial
La gran ramera y el nuevo orden mundialLa gran ramera y el nuevo orden mundial
La gran ramera y el nuevo orden mundialhugoalvarenga
 
Lección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática Menores
Lección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática MenoresLección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática Menores
Lección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática Menoresjespadill
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 16
Comentario de EGW - Apocalipsis 16Comentario de EGW - Apocalipsis 16
Comentario de EGW - Apocalipsis 16Ministerio Palmoni
 
La gran ramera 2
La gran ramera 2La gran ramera 2
La gran ramera 2rosana1977
 
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18Ministerio Palmoni
 
El juicio de Apocalipsis 18
El juicio de Apocalipsis 18El juicio de Apocalipsis 18
El juicio de Apocalipsis 18Josué Turpo
 

La actualidad más candente (20)

Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6Comentario de EGW - Apocalipsis 6
Comentario de EGW - Apocalipsis 6
 
Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)
Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)
Profecía | Patrón Profético - El Principio del Israel Antiguo (Moisés)
 
Parasha 21 ki tiza
Parasha 21 ki tizaParasha 21 ki tiza
Parasha 21 ki tiza
 
Parasha 24 vayikra
Parasha 24 vayikraParasha 24 vayikra
Parasha 24 vayikra
 
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
Profecía | Elena G. White - Apocalipsis 12
 
12 juicio sobre babilonia ap 17 18
12 juicio sobre babilonia ap 17 1812 juicio sobre babilonia ap 17 18
12 juicio sobre babilonia ap 17 18
 
El reino milenial
El reino milenialEl reino milenial
El reino milenial
 
9. Las Siete Copas
9. Las Siete Copas9. Las Siete Copas
9. Las Siete Copas
 
Segundo advenimiento
Segundo advenimientoSegundo advenimiento
Segundo advenimiento
 
11 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 1611 siete plagas ap 15 16
11 siete plagas ap 15 16
 
Mas-que-vencedores- William hendriksen
Mas-que-vencedores- William hendriksenMas-que-vencedores- William hendriksen
Mas-que-vencedores- William hendriksen
 
J.26. la-mujer_y_el_dragon
J.26.  la-mujer_y_el_dragonJ.26.  la-mujer_y_el_dragon
J.26. la-mujer_y_el_dragon
 
Babilonia la grande, la madre de las Rameras
Babilonia la grande, la madre de  las RamerasBabilonia la grande, la madre de  las Rameras
Babilonia la grande, la madre de las Rameras
 
La gran Ramera y el Nuevo orden mundial
La gran Ramera y el Nuevo orden mundialLa gran Ramera y el Nuevo orden mundial
La gran Ramera y el Nuevo orden mundial
 
La gran ramera y el nuevo orden mundial
La gran ramera y el nuevo orden mundialLa gran ramera y el nuevo orden mundial
La gran ramera y el nuevo orden mundial
 
Lección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática Menores
Lección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática MenoresLección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática Menores
Lección 9 - Juveniles - Corre por tu vida - Escuela Sabática Menores
 
Comentario de EGW - Apocalipsis 16
Comentario de EGW - Apocalipsis 16Comentario de EGW - Apocalipsis 16
Comentario de EGW - Apocalipsis 16
 
La gran ramera 2
La gran ramera 2La gran ramera 2
La gran ramera 2
 
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
Profecía | Comentario de EGW - Apocalipsis 18
 
El juicio de Apocalipsis 18
El juicio de Apocalipsis 18El juicio de Apocalipsis 18
El juicio de Apocalipsis 18
 

Destacado (6)

Parabola de las 10 virgenes
Parabola de las 10 virgenesParabola de las 10 virgenes
Parabola de las 10 virgenes
 
Parábola de las 10 doncellas
Parábola de las 10 doncellasParábola de las 10 doncellas
Parábola de las 10 doncellas
 
las diez virgenes
las diez virgeneslas diez virgenes
las diez virgenes
 
Las Diez Vírgenes, Los Talentos
Las Diez Vírgenes, Los TalentosLas Diez Vírgenes, Los Talentos
Las Diez Vírgenes, Los Talentos
 
Las Diez Virgenes - para Adventistas
Las Diez Virgenes - para AdventistasLas Diez Virgenes - para Adventistas
Las Diez Virgenes - para Adventistas
 
LAS DIEZ VÍRGENES
LAS DIEZ VÍRGENESLAS DIEZ VÍRGENES
LAS DIEZ VÍRGENES
 

Similar a Parabolas

Jesús y el juicio final
Jesús y el juicio finalJesús y el juicio final
Jesús y el juicio finalCoke Neto
 
Tema de jesus
Tema de jesusTema de jesus
Tema de jesusdoli2100
 
Estudio sobre la higuera
Estudio sobre la higueraEstudio sobre la higuera
Estudio sobre la higuerajesusprendes
 
Cuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González Carretti
Cuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González CarrettiCuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González Carretti
Cuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González CarrettiORDEN SEGLAR CARMELITAS DESCALZOS
 
Jesús enseña a las multitudes
Jesús enseña a las multitudesJesús enseña a las multitudes
Jesús enseña a las multitudesCoke Neto
 
8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx
8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx
8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptxSoriaAbisai
 
El misterio de la providencia (juan flavel)
El misterio de la providencia (juan flavel)El misterio de la providencia (juan flavel)
El misterio de la providencia (juan flavel)Fredy Saavedra
 
Enseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los ProfetasEnseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los ProfetasAvotlili
 
Enseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los ProfetasEnseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los ProfetasAvotlili
 
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocdCARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocdORDEN SEGLAR CARMELITAS DESCALZOS
 
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCDXXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCDORDEN SEGLAR CARMELITAS DESCALZOS
 
El Misterio de la Providencia - John Flavel
El Misterio de la Providencia - John FlavelEl Misterio de la Providencia - John Flavel
El Misterio de la Providencia - John FlavelRicardo Barranco
 
El valor de una persona
El valor de una personaEl valor de una persona
El valor de una personaCoke Neto
 

Similar a Parabolas (20)

Jesús y el juicio final
Jesús y el juicio finalJesús y el juicio final
Jesús y el juicio final
 
Tema de jesus
Tema de jesusTema de jesus
Tema de jesus
 
Estudio sobre la higuera
Estudio sobre la higueraEstudio sobre la higuera
Estudio sobre la higuera
 
Las 7+1 parabolas de MT 13
Las 7+1 parabolas de MT 13Las 7+1 parabolas de MT 13
Las 7+1 parabolas de MT 13
 
PURIFICACIÓN
PURIFICACIÓNPURIFICACIÓN
PURIFICACIÓN
 
Una fuerte adversaria a la fe
Una fuerte adversaria a la feUna fuerte adversaria a la fe
Una fuerte adversaria a la fe
 
Cuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González Carretti
Cuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González CarrettiCuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González Carretti
Cuarta Semana de Adviento y Feria Mayor, Fr Julio González Carretti
 
Jesús enseña a las multitudes
Jesús enseña a las multitudesJesús enseña a las multitudes
Jesús enseña a las multitudes
 
27. los mensajeros de dios
27. los mensajeros de dios27. los mensajeros de dios
27. los mensajeros de dios
 
Trigesima tercera semana del tiempo ordinario
Trigesima tercera semana del tiempo ordinarioTrigesima tercera semana del tiempo ordinario
Trigesima tercera semana del tiempo ordinario
 
8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx
8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx
8. Sábado 17 dic SEMANA GRATITUD 22.pptx
 
El misterio de la providencia (juan flavel)
El misterio de la providencia (juan flavel)El misterio de la providencia (juan flavel)
El misterio de la providencia (juan flavel)
 
Segundo advenimiento
Segundo advenimientoSegundo advenimiento
Segundo advenimiento
 
Enseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los ProfetasEnseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los Profetas
 
Enseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los ProfetasEnseñanzas Éticas de los Profetas
Enseñanzas Éticas de los Profetas
 
18. ser ricos en orden a Dios
18. ser ricos en orden a Dios18. ser ricos en orden a Dios
18. ser ricos en orden a Dios
 
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocdCARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
CARMELO DE TERESA, Decima Semana Ciclo B, Fr Julio César González Carretti ocd
 
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCDXXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
XXV Semana del Tiempo Ordinario, Fr Julio César González Carretti OCD
 
El Misterio de la Providencia - John Flavel
El Misterio de la Providencia - John FlavelEl Misterio de la Providencia - John Flavel
El Misterio de la Providencia - John Flavel
 
El valor de una persona
El valor de una personaEl valor de una persona
El valor de una persona
 

Más de Francis3333

El primogénito de toda creación
El primogénito de toda creaciónEl primogénito de toda creación
El primogénito de toda creaciónFrancis3333
 
El primogénito de toda creación
El primogénito de toda creaciónEl primogénito de toda creación
El primogénito de toda creaciónFrancis3333
 
Carta a mi amigo judio
Carta a mi amigo judioCarta a mi amigo judio
Carta a mi amigo judioFrancis3333
 
Antel el tribunal
Antel el tribunalAntel el tribunal
Antel el tribunalFrancis3333
 
El Espritu Santo
El Espritu SantoEl Espritu Santo
El Espritu SantoFrancis3333
 
El órden en la familia
El órden en la familiaEl órden en la familia
El órden en la familiaFrancis3333
 
La oración eficaz del justo puede mucho
La oración eficaz del justo puede muchoLa oración eficaz del justo puede mucho
La oración eficaz del justo puede muchoFrancis3333
 
El cuerpo de cristo2
El cuerpo de cristo2El cuerpo de cristo2
El cuerpo de cristo2Francis3333
 
La oracion y el ayuno
La oracion y  el ayunoLa oracion y  el ayuno
La oracion y el ayunoFrancis3333
 
Tipología de Cristo II
Tipología de Cristo IITipología de Cristo II
Tipología de Cristo IIFrancis3333
 
En los tiempos de jesus
En los tiempos de jesusEn los tiempos de jesus
En los tiempos de jesusFrancis3333
 

Más de Francis3333 (20)

El primogénito de toda creación
El primogénito de toda creaciónEl primogénito de toda creación
El primogénito de toda creación
 
El primogénito de toda creación
El primogénito de toda creaciónEl primogénito de toda creación
El primogénito de toda creación
 
Halloween
HalloweenHalloween
Halloween
 
Carta a mi amigo judio
Carta a mi amigo judioCarta a mi amigo judio
Carta a mi amigo judio
 
Regeneracion
RegeneracionRegeneracion
Regeneracion
 
Salvacion
SalvacionSalvacion
Salvacion
 
Justificacion2
Justificacion2Justificacion2
Justificacion2
 
Antel el tribunal
Antel el tribunalAntel el tribunal
Antel el tribunal
 
El Espritu Santo
El Espritu SantoEl Espritu Santo
El Espritu Santo
 
Santificacion
SantificacionSantificacion
Santificacion
 
Santificacion
SantificacionSantificacion
Santificacion
 
El órden en la familia
El órden en la familiaEl órden en la familia
El órden en la familia
 
Autoestima
AutoestimaAutoestima
Autoestima
 
Apocalipsis
ApocalipsisApocalipsis
Apocalipsis
 
La oración eficaz del justo puede mucho
La oración eficaz del justo puede muchoLa oración eficaz del justo puede mucho
La oración eficaz del justo puede mucho
 
El cuerpo de cristo2
El cuerpo de cristo2El cuerpo de cristo2
El cuerpo de cristo2
 
La oracion y el ayuno
La oracion y  el ayunoLa oracion y  el ayuno
La oracion y el ayuno
 
Tipología de Cristo II
Tipología de Cristo IITipología de Cristo II
Tipología de Cristo II
 
La familia
La familiaLa familia
La familia
 
En los tiempos de jesus
En los tiempos de jesusEn los tiempos de jesus
En los tiempos de jesus
 

Parabolas

  • 1. La parábola en el Antiguo Testamento Cuando un profeta o predicador debían reprender a un personaje importante que no fuera a aceptar su culpabilidad, podían usar una parábola habilidosa para cautivarlos e iluminar su conciencia. El profeta Natán se sirvió de una parábola para reprochar a David su adulterio con Betsabé y el asesinato del marido de ella, Urías heteo. Parábola—Uno de los métodos del arte de la oratoria para ilustrar una verdad moral o religiosa mediante una comparación extraída de la vida corriente. NO hay límites estrictos entre la parábola, la similitud y la metáfora, aunque estas últimas son más breves que la parábolas. Metáfora: “Vosotros sois la luz del mundo.” Similitud: “Como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.” Parábola: “El reino de los cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer, y escondió en tres medidas de harina, hasta que todo fue leudado” (Mt. 13:33). Parábolas de Jesús En el AT el término que denota una parábola es mashal, “similitud”. La parábola tiene grandes ventajas, a verdad presentada de esta forma queda más grabada en la memoria que una mera exposición didáctica.
  • 2. Parábolas en el Nuevo Testamento En Mateo 13, donde apareen siete parábolas, cuatro fueron pronunciadas a oídos de la muchedumbre, y tres de ellas en privados a los discípulos. La primera es introductoria, la del sembrador. El Señor vino en busca de fruto, pero al no hallarlo reveló que había estado sembrando “la palabra del reino”, explicando que gran parte de la semilla no había producido fruto. Las siguientes tres parábolas exponen el aspecto externo del reino durante la ausencia de Cristo, aquello que el hombre ha hecho de dicho reino. El trigo y la cizaña—El Señor había sembrado la buena semilla, pero Satanás sembró en el acto su semilla mala, y ambas tienen que crecer juntas hasta el fin de la edad. Esta parábola muestra la actividad y el engaño de Satanás durante la era presente, al falsificar el trigo, sustituyendo a los verdaderos hijos del reino por falsos profesantes. Principales parábolas en el Antiguo Testamento: Los árboles eligen un rey (Jueces 9:8-20); la oveja del pobre (2 Samuel 12:1-14); la viuda con dos hijos, uno de los cuales había dado muerte al otro (2 Samuel 14:4-20); el soldado que deja escapar a su prisionero (1 Reyes 20:35-42); el cardo que pide como esposa para su hijo a la hija del cedro (2 Reyes 14:9-11); la viña (Isaías 5:1-7); dos águilas y una viña (Ezequiel 17:1-10); los leoncillos (19:1- 9); Ahola y Aholiba (23:1-49); a olla hirviente (24:1 -14). El Señor afirmó en un ocasión que Él hablaba en parábolas a fin de que la multitud no compren- diera Su enseñanza (Mateo 13:10-16). La razón de ello es que ellos ya habían virtualmente rechazado a su Mesías, y no estaban por ello en una condición moral para recibir enseñanza. Así, el Señor, actuando como expositor, explicó en privado el significado de las parábolas a Sus discípulos, porque a ellos sí les era dado conocer “los misterios del reino” (Mateo 13:11). Sin embargo, algunas de las parábolas del Señor son tan aguzadas y claras que fueron comprendi- das por Sus mismos enemigos, como indudablemente era Su intención (Mateo 21:33-46).
  • 3. La semilla de mostaza– Simboliza el rápido crecimiento del misterio del reino. Crece hasta llegar a ser un árbol lo suficientemente grande como para que las aves (que en la parábola del sembrador son las que arrebatan la buena semilla en el corazón) se cobijen en sus ra- mas. La levadura—La levadura oculta en tres medidas de harina, advierte de cómo las falsas en- señanzas (la mujer), pueden afectar con la levadura del error la verdad de la Palabra en esta época (Mt. 16:11-12; Mr 8:15; 1 Co 5:6; Gá 5:9). El tesoro escondido– Representa a nuestro Señor Jesucristo, que dio todo lo que tenía para poseer el tesoro (Israel), oculto en el campo (Is. 53:4-10; Sal 22:1;2 Co 8:9). El Señor restaurará este tesoro sobre la base de su muerte expiatoria. La perla de gran precio– Muestra a nuestro Señor como un mercader que halló “una perla preciosa” (la iglesia), Ef. 5:25-27) y vendió todo en el Calvario, para comprarla. Cristo re- nunció a todo lo que le pertenecía como hombre y como Mesías en la tierra, a fin de poder poseer la iglesia. La red– Reúne del mar de las naciones lo bueno y lo mal, como lo ha hecho el Evangelio en la cristiandad. Cuando la red es sacada a tierra, lo bueno es separado de lo malo; así, al fin del siglo, los ángeles (según el Señor añade en su exposición) apartarán los malos de entre los justos, y los malos serán echados en el horno de fuego. Otro grupo de parábolas es el de Lucas 15. Se podría decir también que se trata de una sola parábola que consta de tres secciones. Con ella se da contestación a la acusación dirigida contra el Señor: “Éste a los pecadores recibe, y con ellos come.” La oveja perdida– Las noventa y nueve ovejas representan a los fariseos, tan susceptibles en cuanto a todo lo que los afectara; la oveja perdida, a los publicanos y pecadores a quie- nes vino a buscar y a salvar el Hijo del hombre. La parábola es un reproche a los fariseos con su religiosidad externa y su orgullosa posición espiritual. La moneda perdida— La moneda quedó perdida en la misma casa, así como muchas perso- nas estaban perdidas a la vista de Dios a pesar de su profesión externa de ser hijos de Abraham (esto se puede aplicar a los muchos que en la actualidad están perdidos en el seno de la cristiandad). La moneda perdida fue buscada con una lámpara hasta que fue hallada. El regocijo de la mujer era semejante al regocijo de los ángeles de Dios en el cielo por un pecador que se arrepiente. Siendo este un nuevo reproche a los fariseos en su arrogancia.
  • 4. El hijo pródigo– El pródigo representa a los publicanos, 11- 22; y el hijo mayor, 25-32, a los fariseos. Su justicia propia y su autosuficiencia eran evidentes. Nunca había hecho nada malo, por lo que se consideraba a sí mismo situado en un nivel superior al del pobre picador que había regresado a su hogar después de haberlo malgastado todo. Era evidente, pues, la censura de Jesús como Salvador y amigo de los pecadores a las criticas de los fariseos. El hijo prodigo fue gozosamente recibido por el padre, que prepare una gran fiesta, con música y danzas, para celebrar el retorno del hijo perdido. Éste es el punto culminante: la celebración de la gracia. En los tres relatos, el gozo es de quien halla lo perdido. Es el gozo del cielo por la salvación de los pecadores perdidos. Los dos hijos– Representa el rechazo de Israel (Mateo 21:28-32). El señor de la viña— Mateo 21:33-46 El propietario (Dios) plantó una viña (Israel, Isaías 5:1-7). Los sirvientes eran los profetas, quienes fueron maltratados. Finalmente Dios mandó a su Hijo (Mesías) y ellos lo mataron. Se profetizan los acontecimientos de la Guerra romano-judía de los años 67-70 d.C. Jesús citó, acertadamente, las profecías que se referían a sí mismo como la piedra rechazada (Salmo 118:22-23), y mostró que el reino de Dios en el sentido amplio de luz spiritual y salvación sería quitado de Israel como nación y dado a los gentiles (Ro. 9:30-33; 11:1-24). Nuestro Señor se refiere a sí mismo en el juicio como la piedra de la destrucción (Daniel 2:34). La fiesta de bodas— Mateo 22:2-14 Dios quiere dar honra a Su hijo. Los judíos fueron invitados a la fiesta de bodas, pero no quisieron acudir. Otros, los menospreciados gentiles, fueron invitados. Uno que no tenía el vestido de bodas (que no se había revestido de la justicia de Cristo), fue echado fuera. No se había dado cuenta de su incapacidad propia y de que sólo la salvación dada por Cristo podía valerle para ser apto de estar en la fiesta.
  • 5. La gran cena—Lucas 14:15-24 Los justos según su propia opinión (los judíos incrédulos), en especial los fariseos, tenían a mano buenas excusas para no concurrir a la gran cena de salvación preparada por Dios. Todo estaba preparado, con una visión anticipada de la obra completa de la cruz. Las rameras y los pecadores, hablan de los gentiles que serán admitidos, y de Israel, justa en su propia estima, que será dejada fuera. El fariseo y el publicano—Lucas 18:10-14 Estaba orientada a poner al descubierto a los fariseos, orgullosos de su frio ritualismo y de su propia justicia. Estaban pagados a sí mismos. En esta corta oración, este hombre se dirige cinco veces a sí mismo y no a Dios: “te doy, no soy, ni siquiera soy, yo ayuno, te doy”. El publicano, en cambio, se sentía contrito y humillado. Al exclamar, “Dios, sé propicio a mí pecador”, el publicano tenía en su mente el propiciatorio (Éxodo 25:17-22; Hebreos 9:5), que significa: “Dios, sé propicio,” o “mírame con benevolencia como cuando miras al propiciatorio rociado con la sangre.” En Cristo, Dios es propicio y misericordioso. Los dos deudores—Lucas 7:41-50 Es un reproche a quienes criticaron la demostración de arrepentimiento de parte de la mujer pecadora cuando ungía al Maestro con el perfume de alabastro. El juez injusto— Lucas 18:18 Lo que el Señor presenta aquí es que tenemos necesidad de orar siempre, y no desmayar. Dios dará la respuesta en el momento adecuado. Esta parábola es el contexto de la segunda venida de Cristo (Lucas 17:20-37). En Lucas 18:8 se formula la siguiente pregunta: “Pero cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?”. En los días oscuros de la tribulación, la fe será privativa del remanente fiel del pueblo de Dios. Estos, sus elegidos, sufrirán gran persecución y clamarán en todo momento para que el Señor los libre. Así que en su segunda venida Él tomará venganza sobre los que persiguen al remanente.
  • 6. Los obreros de la viña— Mateo 20:1-16 Aquí Dios pregunta, en Su soberanía: “¿No me es lícito hacer lo que quiero con lo mío?” El hombre pretende esta libertad para sí mismo, y en cambio murmura contra la soberanía de Dios. “Muchos son llamados, mas pocos escogidos”. En esta parábola se da respuesta a la pregunta de Pedro en Mateo 19:27; el capítulo 20 prosigue el tema y muestra el espíritu de la gracia soberana en contraste con el espíritu mercenario del corazón del hombre. Dios no calcula el servicio del hombre en la misma forma que el hombre mismo. Algunos de los que son muy destacados y que aparentemente tienen éxito en las actividades cristianas, a quienes consideramos útiles instrumentos de Dios, aparecerán casi al fin de la lista que lleva el Señor de sus siervos fieles, mientras que otras personas, humildes, modestas, poco reconocidas por los hombres, aparecerán arriba. Además debemos interesarnos, en primer término, en el servicio del Señor y no en la recompensa; en la calidad y no en la cantidad de nuestro servicio. El buen samaritano— Lucas 10:29-37 Esta parábola fue dada en respuesta a la pregunta de: “Quién es mi prójimo?” El Seño eras verdaderamente el Buen Samaritano, y después de haber descrito el curso que Él había tomado, añadió: “ve, y haz tú lo mismo”. El pobre viajero que cayó entre ladrones representa a la humanidad perdida en sus pecados. La impotencia del sacerdote y del levita para brindarle ayuda, ilustra la ineficacia de la ley y de las ordenanzas para salvar al hombre en tan grave situación. Con gran demostración de amor y gracia, el Hombre perfecto se arrimó con todo cariño adonde se encontraba este pobre hombre y “fue movido a misericordia.” Le vendó sus heridas echándoles aceite (representación del Espíritu Santo) y vino (que habla de la sangre purificadora). La posada simboliza a la iglesia, y los dos denarios hablan de las recompensas de quienes trabajan en pro de la salvación de los hombres. La promesa de un regreso con una mayor recompensa mira al segundo advenimiento (segunda venida de Cristo).
  • 7. El rico insensato— Lucas 12:16-21 La moraleja que se desprende de esta parábola es: “Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”. El mayordomo infiel— Lucas 16:1-13 Sacrificó el presente por el futuro, por lo que el dueño lo alabó, no por su injusticia, sino por su sabiduría. El Señor aplica esta parábola de la siguiente manera: “Ganad amigos por medio de las riquezas injustas (posesiones del mundo), para que cuando éstas os falten, os reciban en las moradas eternas.” Dar a los pobres es prestar al Señor, y hacerse tesoro en los cielos. En esta ilustración el Señor alaba la actitud previsora del mayordomo, no su deshonestidad. La parábola no sólo sirvió para dar lección sobre el buen uso del dinero, sino para poner en evidencia el uso malo y egoísta que de él hacían los fariseos. Estos codiciosos, a pesar de todo, decían creer en la vida futura. Si es realmente así, que demuestren su confianza en el más allá y hagan uso de su dinero para beneficio de otros que algún día, allá en el cielo, puedan estarles esperando para brindarles una bienvenida. El uso correcto que se le da al dinero en esta vida es una manera de demostrar la realidad de nuestra salvación, lo cual recibirá su recompensa en la otra vida. El rico y Lázaro— Lucas 16:19-32 Más que un parábola , es una historia. Nada se dice expresamente del carácter moral de estos dos hombres, aunque se deduce una gran insensibilidad y egoísmo por parte del rico. En al Antiguo Testamento se había enseñado que la marca del recto debería ser la prosperidad externa (Salmo 112:2, 3). En el reino en su nueva fase, y en consecuencia al rechazamiento de Cristo, la posesión de las riquezas deja necesaria lección para el judío. Es muy difícil que se salve un rico, pero a los pobres se les anunciaba el Evangelio (Mateo 11:5; Lucas 11:22). El pobre Lázaro fue llevado al seno de Abraham, y el rico fue a la perdición. En el otro mundo se invierten las condiciones del mundo presente. Aquí prosigue la enseñanza de la parábola del mayordomo injusto: el rico no estaba sacrificando el presente por el futuro. Se da también una vívida imagen de la inalterable condición de los perdidos.
  • 8. El siervo inmisericorde— Mateo 18:23-35 Aquí se ilustra el gobierno de Dios, que no es invalidado por Su gracia. Se revela que Dios recompensará a Su pueblo según la forma en que ellos actúen hacia los demás. Es indudable también que esta parábola tiene otra aplicación, teniendo que ver con los judíos, y su celos ante el hecho de que se muestre gracia hacia los gentiles. La deuda de éstos para con ellos es indicada como de cien denarios, en tanto que la deuda de los judíos hacia Dios es dada como de diez mil talentos. Pedro les ofreció el perdón divino en Hechos 3:19-26, pero la oferta fue rechazada, y su persecución de Pablo y de aquellos que llevaban el Evangelio a los gentiles demuestra que no podían perdonarles los cien denarios a los gentiles. Por ello se ven obligados a pagar hasta el último céntimo. Las diez vírgenes— Mateo 25:1-13 La actitud normal de los cristianos es que han salido a recibir al Esposo. Ésta era la esperanza de los apóstoles. Después de la época apostólica, todos, en cuanto a esta esperanza, se entregaron al sueño. Puede haber habido épocas de despertamiento, peo cuando sale la última llamada, aparece el hecho solemne de que hay los que sólo tienen una forma de profesión, sin Cristo, carentes del Espíritu, lámparas sin aceite, que serán excluidos. Aunque esta parábola se puede aplicar en todo tiempo y lugar al estado de ls cristiandad, tiene una especial aplicación a Israel. Las diez vírgenes representan a Israel al final de la tribulación. Las cinco prudentes simbolizan el remanente creyente, y las cinco insensatas la porción incrédula, la que aparenta esperar el advenimiento del Mesías. Se quedarán sin aceite (símbolo del Espíritu Santo), y fuera del reino mesiánico, el cual está a punto de instaurarse. Los talentos— Mateo 25:14-30 Esta parábola sigue a la de las diez vírgenes, mostrando que mientras el creyente espera la venida de su Señor, tiene que estar utilizando fielmente los dones que le han sido confiados. El hombre que viaja a un país lejano representa a Cristo durante su ausencia de la tierra. Les confió bienes a sus siervos. Los siervos que tuvieron dos y cinco talentos son los que entran en el gozo del Señor (las bendiciones del reino). En cuanto al que tuvo un solo talento, se trata en un mero profesante, queda excluido del reino (“las tinieblas de afuera”), y es juzgado juntamente con los infieles.
  • 9. Las diez minas— Lucas 19:12-27 Esta parábola fue para poner en claro la falsa idea de que el reino de Dios estaba por manifestarse de inmediato. El reino, para ese entonces rechazado, está demorado pero a su debido tiempo en forma visible. En la parábola el Señor Jesús es “un hombre noble,” que va a un país lejano (el cielo) para recibir un reino que ha de ser establecido en un segundo advenimiento. Los diez siervos tienen el mismo significado que las diez vírgenes de Mateo 25:1-13. El versículo 27 pone de manifiesto la ira del Cordero y la matanza de sus enemigos en “el día del Señor” (Apocalipsis 6-19). Durante el segundo advenimiento se recompensará a los justos y se castigará a los malvados. Se ha sugerido otra disposición de las parábolas principales, esto es, en tres grupos, que se corresponden con diferentes periodos del ministerio del Señor: (1) En su ministerio temprano, abarcando la nueva enseñanza relacionada con el reino, y la forma misteriosa que asume durante Su ausencia. Se extiende hasta Mateo 13 y Marcos 4. (2) Después de un intervalo de varios meses. Las parábolas son ahora de un tipo diferente, y extraídas de la vida de los hombres más que del reino de la naturaleza. Son dadas principalmente como respuestas a preguntas, no en discursos a la muchedumbre. La mayor parte de ellas aparecen solamente en Lucas, y se hallan situadas principalmente entre la misión de los setenta y el último viaje del Señor a Jerusalén. (3) El último grupo de parábolas se da hacia el final del ministerio del Señor. Tratan del reino en su consumación, y tienen un carácter profético acerca del rechazamiento de Israel y de la venida del Señor. Una de las importantes consecuencias que se pueden sacar del estudio de las parábolas es el hecho de la apostasía final de esta era de la cristiandad y el hecho de que la instauración final del reino de Dios es un aspecto eterno y universal vendrá por una intervención personal y directa de Cristo, en juicio y poder; en todo caso, el creyente debe aprender de ellas no un optimismo fácil, ni una expectativa de una conversión universal como anticipo de la venida del Señor, sino a esperar pacientemente y con constancia y oración, la venida del Señor, ocupado mientras tanto, en fidelidad a ÉL, en el desempeño fiel de la responsabilidad recibida para Su gloria. Nuevo Diccionario Bíblico Ilustrado, Vila-Escuain Nuevo Manual Bíblico de Unger