Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta
lección en la fecha señalada. Los alumnos d...
Los sacerdotes sacaron el dinero del co fre. Lo enviaron a la tesorería del Rey, donde
estaría a salvo.
Luego, los sacerdo...
y repasen el versículo para memorizar utilizando los siguien
tes ademanes:
Luchando..........................(Simular que ...
Infantes   lección 2 - la reparación del templo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Infantes lección 2 - la reparación del templo

1.117 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.117
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
614
Acciones
Compartido
0
Descargas
14
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Infantes lección 2 - la reparación del templo

  1. 1. Queridos padres: Recuerden que los maestros de Escuela Sabática enseñarán esta lección en la fecha señalada. Los alumnos deberán estudiarla y hacer las actividades prácticas después, durante toda la semana, a partir de la fecha indicada. O Sábado 11 Julio La reparación del templo ^ perenciASi 2 Reyes 12:1-15; 2 Crónicas 24:1 -14; Comentario bíblico adventista, t. 2, pp. 916-919. ¿Alguna vez has colaborado con un proyecto familiar como, por ejemplo, lavar las ventanas o quitar las malezas del jardín? Joás guió a su país en un gran proyecto para restaurar el Templo. Y todos trabajaron juntos. rey Joás vio algo que realm ente quería hacer. Durante todos los años en que hubo reyes y reinas m alvados que gobernaron a Israel, el Templo de Dios había sido descuidado. Algunos de los reyes y las reinas, incluso, se habían llevado partes de las paredes del Tem plo y habían usado las piedras para cons­ truir tem plos a los ídolos que ellos adoraban. Los hijos de la reina Atalía habían tom ado los utensilios de oro y plata que había en el Templo y los habían usado en la adora­ ción de sus ídolos. Ahora que Joás era rey, anhelaba reparar el Tem plo. Deseaba reconstruir las paredes con madera fina y piedra escogida. Q uería nuevos utensilios para usar en el servicio del Señor. Pero todo esto costaría m ucho dinero. ¿De dónde lo obtendría? Entonces, Joás tuvo una idea: decidió ahorrar; pero no sería el único. También pediría a cada una de las personas del país que lo ayudaran. Joás pidió a los obreros que fabricaran un co fre; algo así com o una caja grande de m adera, con una abertura en la parte de arriba. Puso el cofre cerca de la entrada del Tem plo. Cuando la gente iba a adorar, colocaba sus ofrendas en el cofre. Algunos tenían m ucho dinero; otros, solo un poco; pero todos dieron alegrem ente. Todas sus ofrendas se fueron sum ando y , en poco tiem po, el cofre ya estaba lleno. “Luchando unánimes por la fe del evangelio” (Filipenses 1:27, NVI) MENSAJE 13 En la familia de Dios, trabajamos unidos.
  2. 2. Los sacerdotes sacaron el dinero del co fre. Lo enviaron a la tesorería del Rey, donde estaría a salvo. Luego, los sacerdotes pusieron el cofre vacío junto a la puerta del Templo una vez m ás. Una y otra vez, los sacerdotes vaciaban el cofre y lo volvían a colocar para que se llenara. Y la gente siguió llevando sus ofrendas, para llenar el cofre que tenía el agujero arriba. Cada vez entraba más dinero en la tesorería del Rey. Todas las ofrendas de toda la gente sum a­ ban mucho dinero. Pronto, Joás tuvo lo suficiente para com enzar a reparar el Templo del Señor. Joás contrató a los m ejores carpinteros y albañiles de toda la tierra. Com pró la madera y las piedras más finas. También contrató a hom bres que trabajaban con hierro y bronce. Todos juntos reconstruyeron el Templo, y quedó com o había sido antes. Y , cuando term inaron, ¡les sobraba dinero! Con este dinero, el rey Joás encargó nuevos utensilios de oro y m uebles para usar en el servicio del Templo. Joás estaba com placido, y tam bién el pueblo. Estaban felices porque habían trabajado unidos para honrar a Dios. Habían hecho de la casa de Dios un lugar especial, m uy herm oso. Nosotros tam bién podemos trabajar juntos para honrar a Dios. Podemos ayudar a m antener la casa de Dios limpia y herm osa. Podemos trabajar juntos para honrar a Dios en casa, en la iglesia y en la escuela. 14 M .
  3. 3. y repasen el versículo para memorizar utilizando los siguien tes ademanes: Luchando..........................(Simular que estás tirando de una cuerda con ambas manos) unánimes..........................(Apretar las manos juntas sobre la cabeza) por ia fe del evangelio (Señalar hacia arriba) Filipenses 1:27...............(Palmas juntas, luego abiertas) D O M I N G O Incentiva a tu hijo a que comparta con alguien el templo que hicieron en la Escuela Sabática, y que cuente cómo la gente trabajó junta para reparar el Templo. (O dibuja un bosquejo simple de una iglesia y que tu hijo lo coloree y lo decore.) Planifiquen una manera en que tu familia pueda hacer algo para cuidar o mejorar tu iglesia (plantar flores, recoger la basura, limpiar las ventanas, etc.). Dialoguen acerca de trabajar como un equipo. Incluyan algo para que haga tu hijo. Entonen “Manos" (HAN0497). .■ Lean 2 Reyes 12:1 al 15. Si es posible, lleva a tu hijo a observar un proyecto de construcción. Pregúntale: ¿Qué están haciendo estas personas? Conversen sobre las diferentes maneras en las que la gente trabaja junta. Recuérdale que el pueblo de Dios trabaja unido a fin de hacer cosas buenas para Dios. Trabajen juntos en una tarea ho­ gareña en familia (lavar el auto, plantar flores, des­ malezar el jardín, recoger la basura, etc.). Recuérdale a cada uno que los hijos de Dios trabajan juntos. Entonen “Con Jesús en la familia”, inventando una nueva estrofa: “Todos juntos trabajamos, qué hogar feliz, qué hogar feliz, qué hogar feliz”. i ÜSUI 11111 rT¡ ■ I B S Pide a cada integrante de tu familia que escoja algo para usarlo como instrumento rítmico, como, por ejemplo, dos cucharas para golpearlas al mismo tiempo, una cuchara y una cacerola, dos palos, etc. Que cada uno toque por sepa­ rado, mientras otro entona una canción. Luego, todos toquen juntos mientras todos cantan. Pregúntale a tu hijo: ¿Qué es más divertido? Los hijos de Dios trabajan unidos para honrar a Dios. Ayuda a tu hijo a utilizar ladrillos o materiales de cons­ trucción para construir una “iglesia”, mientras tu familia representa la historia de Joás, que reconstruyó el Templo. Agradezcan a Dios porque pueden trabajar en unidad con el fin de hacer cosas para él. Canten “Somos ayudantes”.

×