Lección 9 para el 28 de noviembre de 2015
«No tomarás para ti mujer, ni tendrás hijos ni hijas en este lugar» (Jeremías 16:2)
Al igual que la vida de Oseas, la vida...
«Mas a la nación que sometiere su cuello al yugo del rey de Babilonia y le
sirviere, la dejaré en su tierra, dice Jehová, ...
«La historia de las naciones nos
habla a nosotros hoy. Dios asignó
a cada nación e individuo un
lugar en su gran plan. Hoy...
«Así habló Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Quebranté el
yugo del rey de Babilonia. Dentro de dos años h...
«Así habló Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Quebranté el
yugo del rey de Babilonia. Dentro de dos años h...
«Y después que el profeta Hananías rompió el yugo del cuello del profeta
Jeremías, vino palabra de Jehová a Jeremías, dici...
«Entonces dijo el profeta Jeremías al profeta Hananías: Ahora oye, Hananías:
Jehová no te envió, y tú has hecho confiar en...
«Hasta el fin del tiempo, se levantarán hombres
que querrán crear confusión y rebelión entre los
que aseveran ser represen...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 9 | Lección 9 | El yugo de Jeremías | Escuela Sabática

2.713 visualizaciones

Publicado el

Lección 9 | Lección 9 | El yugo de Jeremías | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
2.713
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1.083
Acciones
Compartido
0
Descargas
19
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 9 | Lección 9 | El yugo de Jeremías | Escuela Sabática

  1. 1. Lección 9 para el 28 de noviembre de 2015
  2. 2. «No tomarás para ti mujer, ni tendrás hijos ni hijas en este lugar» (Jeremías 16:2) Al igual que la vida de Oseas, la vida de Jeremías debía ser una parábola, una representación de la verdad que estaba llamado a enseñar. • Porque serían muertos por enfermedad y guerra. No te casarás ni tendrás hijos… (Jer. 16:1-4) • Porque llegarán días sin paz, cuando los muertos no podrán ser llorados ni enterrados. No entres en casa de luto… (Jer. 16:5-7) • Porque yo haré cesar toda voz de gozo y alegría. No entres en casa de banquete… (Jer. 16:8-9) Cuando se le preguntaba por qué anunciaba algo tan negativo, Jeremías señalaba el pecado del pueblo (Jer. 16:10-13) y la misericordia divina (Jer. 16:14-15).
  3. 3. «Mas a la nación que sometiere su cuello al yugo del rey de Babilonia y le sirviere, la dejaré en su tierra, dice Jehová, y la labrará y morará en ella» (Jeremías 27:11) En el capítulo 27 de Jeremías, se le ordena al profeta hacer yugos de madera. Él mismo debía llevar uno. Los otros debían ser entregados a los representantes de todas las naciones, los cuales se habían reunido con Sedequías para confabularse contra Babilonia. El mensaje era claro: No escuchéis a vuestros profetas y adivinos que os dicen que Babilonia será vencida. El que se someta a Babilonia vivirá, y el que no lo haga será deportado o destruido. Desobedecer este mensaje era desobedecer a Dios mismo. Dios decide el destino de todas las naciones.
  4. 4. «La historia de las naciones nos habla a nosotros hoy. Dios asignó a cada nación e individuo un lugar en su gran plan. Hoy los hombres y las naciones son probados por la plomada que está en la mano de Aquel que no comete error. Por su propia elección, cada uno decide su destino, y Dios lo rige todo para cumplir sus propósitos» E.G.W. (Profetas y reyes, pg. 393)
  5. 5. «Así habló Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Quebranté el yugo del rey de Babilonia. Dentro de dos años haré volver a este lugar todos los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor rey de Babilonia tomó de este lugar para llevarlos a Babilonia» (Jeremías 28:2-3) Hananías habló con la misma autoridad y con palabras similares a las de Jeremías («Así habló Jehová»). Pero el mensaje de los dos profetas era contradictorio. ¿A quién creer? ¿Cómo resolverías hoy un dilema similar?
  6. 6. «Así habló Jehová de los ejércitos, Dios de Israel, diciendo: Quebranté el yugo del rey de Babilonia. Dentro de dos años haré volver a este lugar todos los utensilios de la casa de Jehová, que Nabucodonosor rey de Babilonia tomó de este lugar para llevarlos a Babilonia» (Jeremías 28:2-3) Jeremías defendió su mensaje de la siguiente manera: 1. «Amén, así lo haga Jehová» (Jer. 28:6):  El mensaje de Hananías era lo que el pueblo, y el mismo Jeremías, deseaban que ocurriese. Pero esto no lo hacía verdad. 2. «Los profetas que fueron antes de mí y antes de ti…» (Jer. 28:8):  Los mensajes de los profetas anteriores eran coherentes con los de Jeremías. Jeremías procuraba conseguir que el pueblo de su época aprendiese del pasado, a fin de que no cometiesen los mismos errores que cometieron sus antepasados.
  7. 7. «Y después que el profeta Hananías rompió el yugo del cuello del profeta Jeremías, vino palabra de Jehová a Jeremías, diciendo: Ve y habla a Hananías, diciendo: Así ha dicho Jehová: Yugos de madera quebraste, mas en vez de ellos harás yugos de hierro» (Jeremías 28:12-13) No teniendo argumentos para defender su postura, Hananías repitió sus palabras, y las acompañó con un acto simbólico: romper el yugo de madera de Jeremías (Jer. 28:10-11). «Y siguió Jeremías su camino». Ya había dado las evidencias necesarias para confirmar su mensaje. Dándonos ejemplo, dejó esta «guerra» en las manos de Dios. La respuesta de Dios hablaba sobre «yugos de hierro» (Jer. 28:12-14). Nada podría quebrar la palabra firme de Dios respecto a Babilonia.
  8. 8. «Entonces dijo el profeta Jeremías al profeta Hananías: Ahora oye, Hananías: Jehová no te envió, y tú has hecho confiar en mentira a este pueblo. Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí que yo te quito de sobre la faz de la tierra; morirás en este año, porque hablaste rebelión contra Jehová. Y en el mismo año murió Hananías, en el mes séptimo» (Jeremías 28:15-17) Tan solo dos meses después de haber roto el yugo de madera, Hananías murió tal como había profetizado Jeremías. A pesar de la evidencia de que Jeremías tenía la verdad, el pueblo prefirió confiar en las mentiras de Hananías. Hoy, la gente prefiere creer cualquier mentira (por muy absurda que sea) en lugar de aceptar la verdad tal cual es en Cristo. Como está profetizado, «apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas» (2ª de Timoteo 4:4). Habiendo rechazado a Dios, Él les permite que «crean la mentira» (2ª de Tesalonicenses 2:11).
  9. 9. «Hasta el fin del tiempo, se levantarán hombres que querrán crear confusión y rebelión entre los que aseveran ser representantes del Dios verdadero. Los que profetizan mentiras alentarán a los hombres a considerar el pecado como cosa liviana. Cuando queden manifiestos los terribles resultados de sus malas acciones, procurarán, si pueden, responsabilizar de sus dificultades al que los amonestó fielmente, así como los judíos culparon de su mala suerte a Jeremías. Pero tan seguramente como en la antigüedad quedaron justificadas las palabras de Jehová por medio de su profeta, se demostrará hoy la certidumbre de sus mensajes» E.G.W. (Profetas y reyes, pg. 326)

×