Tercer informe

501 visualizaciones

Publicado el

Investigación sobre feminismo y género

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
501
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Tercer informe

  1. 1. UNIVERSIDAD CATÓLICA DE COSTA RICA ANSELMO LLORENTE Y LAFUENTE ESCUELA DE ESTUDIOS GENERALES INFLUENCIA DEL CONCEPTO DE FEMINIDAD MANEJADO POR LA MUJER EN LA VIVIENCIA DE SU SEXUALIDAD INFORME FINAL PROFESOR LUIS DIEGO CHACÓN SANDOVAL ESTUDIANTE KAY GUILLÉN DÍAZ SEDE CENTRAL
  2. 2. 4 DE NOVIEMBRE DEL 2006 2
  3. 3. Contenido 3 ESCUELA DE ESTUDIOS GENERALES 1 INFORME FINAL.........................................................................................1 Contenido 3 CAPITULO I: INTRODUCCIÓN 5 Problema......................................................................................................................5 Objetivos.....................................................................................................................5 Objetivo general......................................................................................................5 Objetivos específicos...........................................................................................5 Justificación.................................................................................................................5 Antecedentes...............................................................................................................8 CAPITULO II: MARCO TEÓRICO 10 Sexo y Género...........................................................................................................10 Identidad de Género y Rol de Género.......................................................................10 Femenino y Masculino..........................................................................................11 CAPITULO III: METODOLOGÍA 15 Diseño........................................................................................................................15 Tipo de Estudio.........................................................................................................15 Enfoque.....................................................................................................................15 Sujetos.......................................................................................................................16 Población...............................................................................................................16 Muestra..............................................................................................................16 Categorías..................................................................................................................17 Categoría 1: Concepto de feminidad manejado por las mujeres..........................17 Conceptualización.............................................................................................17 Categoría 2: Vivencia de la mujer de su sexualidad.............................................17 Conceptualización.............................................................................................17 Instrumentos..............................................................................................................17 Referencias................................................................................................................18 Anexo A....................................................................................................................19 Cuestionario sobre Feminidad...............................................................................19
  4. 4. 4 Anexo B.....................................................................................................................22 Cuestionario sobre Sexualidad..............................................................................22 Anexo C.....................................................................................................................24
  5. 5. CAPITULO I: INTRODUCCIÓN Problema 5 ¿Cuál es el concepto de feminidad que manejan las mujeres en la actualidad y de que forma este afecta la vivencia de su sexualidad? Objetivos Objetivo general Entender de que forma el concepto de feminidad manejado por la mujer en la actualidad afecta la vivencia de su sexualidad. Objetivos específicos · Definir el concepto de feminidad que se ha desarrollado en los últimos tiempos a nivel teórico · Clarificar el concepto de feminidad que manejan algunas mujeres de diferentes edades en la actualidad · Establecer de que forma este concepto afecta la vivencia de su propia sexualidad Justificación Históricamente la mujer ha definido su concepto de feminidad desde los roles asignados por la sociedad en la que se desarrolla, una sociedad definida por los hombres. Sin embargo, en el último siglo y a raíz de la revolución sexual y el desarrollo del feminismo, en Occidente se ha venido desarrollando un nuevo concepto de feminidad que busca permitir a la mujer ser más consecuente con sus deseos y necesidades, una mayor
  6. 6. 6 independencia de su pensamiento y fidelidad a sus sentimientos (Crooks y Baur, 2000, p.36; Burin y Meler, 1998, p. 22). Esto conlleva muchos cambios y en particular una búsqueda constante de sí misma por parte de la mujer que ha permitido la apertura de foros y espacios y el desarrollo de un nuevo constructo de feminidad, lo cual también ha aportado una nueva visión en la forma de vivir su sexualidad sin la culpabilización de índole moralista y religiosa que han opacado esta parte del ser mujer (Burin y Meler, 1998, p. 22-23). Esta lucha por reencontrarse de la mujer se ha llevado a cabo en diferentes estructuras y desde diferentes ángulos. Ya desde la Grecia de Platón y Aristóteles la mujer era una figura de segunda clase, inferior a la figura masculina pero fue a partir de la Revolución Francesa y la Ilustración cuando surgieron con énfasis en Europa, y más adelante en Estados Unidos, los valores de la modernidad, explicitados en los términos de “igualdad, libertad y fraternidad” ... que las mujeres comenzaron a reclamar sus derechos como ciudadanas (Burin y Meler, 1998, p. 22) Desde entonces la lucha ha sido difícil. En la época victoriana la representación social de la mujer era el de madre, esposa, virgen dentro la concepción marianista imperante desde mediados del siglo XIX, así como frágiles y proclives a la enfermedad, y ha sido el surgimiento de “algunas figuras femeninas que, integradas a los movimientos obreros, reclaman la participación social y económica igualitaria” (Burin y Meler, 1998, p. 23), tal es el caso de Flora Tristán en Latinoamérica o de Aurora Dupin, escritora conocida bajo el pseudónimo de George Sand ya que como mujer no le era permitido la producción literaria, que estas ideas han sido combatidas para ser desterradas del imaginario social. Con el correr del siglo XX el concepto de igualdad de derechos de las mujeres empezó a cobrar fuerza y con el crecimiento del movimiento sufragista que reclamaba el derecho al voto de la mujer, surgen movimientos contrarios que pretenden “confirmar a la
  7. 7. 7 mujer el contexto familiar, y asociarla a la maternidad y al rol de la esposa y de ama de casa” (Burin y Meler, 1998, p. 23), posición que fue disminuida cuando ciencias sociales como la Sociología, la Pedagogía y la Antropología, comenzaron a analizar la diferencia sexual. Para los años de 1960 surge la “segunda ola del movimiento feminista” (Burin y Meler, 1998) cuyas primeras críticas ... se orientaban, en buena parte, a lo que consideraban rasgos de la opresión patriarcal, en particular la sexualidad femenina enclaustrada en la esfera familiar y en la función reproductora, y consideraba a las mujeres factores de estabilidad o inestabilidad social a través de su inserción en la familia (p.23-24) De los principales logros de este movimiento feminista es el “progreso de las técnicas anticonceptivas, que lograron separar sexualidad de maternidad en el imaginario social y en las prácticas de pareja” (Burin y Meler, 1998). Estas luchas no son ajenas hoy día, pues como lo menciona la historiadora María Asunción González en conferencia dictada dentro del marco inaugural de las Jornadas de Verano de la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, en junio del 2004 las generaciones actuales no sólo somos herederas de un sistema político, económico, social determinado, sino que también estamos condicionadas por las mentalidades, las emociones y los sentimientos, o mejor dicho, somos fruto de a construcción sociohistórica que de estos aspectos se ha hecho a lo largo de los tiempos (p.24) Las luchas continúan, pero ahora buscan un cambio que va más allá de la obtención de un derecho a hacer, ahora se busca un cambio paradigmático, un cambio que le permita la mujer definirse a si misma, no desde un constructo del hombre sino desde uno que “obedece al deseo de deconstruir la estructura asimétrica de nuestro sistema de pensamiento
  8. 8. 8 y, al mismo tiempo, presentar la tarea de resignificación de la identidad femenina que están llevando a cabo las mujeres”, indica Mayobre (2002, p.154). Este trabajo pretende, desde este antecedente histórico, reconocer cual es este nuevo paradigma que se esta forjando, sus principios e ideales; cumpliendo de esta forma con el principio de conveniencia explicado por Hernández, Fernández y Baptista (2006, p.51), y el de relevancia social al permitir ampliar, y tal vez por qué no, adquirir conocimiento sobre el tema a las y los estudiantes del curso de Metodología de la Investigación de la Universidad Católica de Costa Rica Anselmo Llorente y Lafuente. La investigación se llevará a cabo en el marco del curso mencionado, y se dispone de 11 semanas para su desarrollo, considerándose factible el desarrollo del mismo ya que se cuenta con suficientes fuentes de información tanto referenciales como humanos para la búsqueda de los objetivos planteados. Antecedentes La revisión de los antecedentes existentes en torno al tema, muestran que la sexualidad siempre ha sido un tema de interés en el campo de la investigación, y particularmente el estudio de la sexualidad femenina ha tomado fuerza en los últimos tiempos, así, es posible encontrar como desde los medios masivos se ha colaborado a este desarrollo, tal es el caso mencionado por Crooks y Baur (2000, p.37), sobre la revistas estadounidense Redbook, McCall’s, Phsycology Today y Consumer Reports, las cuales publicaron encuestas en algunos de sus números entre los años 1975 a 1984, y como a partir de los respuestas obtenidas desarrollaron artículos, los cuales si bien no tiene carácter científico, si ofrecen a los investigadores información que les puede sugerir una línea a seguir. Sin embargo, y como ya se ha venido mencionando, esto no es un tema de trato reciente, y ya en septiembre de 1791, Olympe Marie de Gouges dentro del marco de la Revolución Francesa, presenta a la Asamblea Nacional la “Declaración de los derecho de
  9. 9. 9 la mujer” (Burggraf, 2001, p. 29), aunque luego fue degollada junto con otras mujeres que luchaban la misma causa. En el marco de la revisión bibliográfica para esta investigación, se han encontrado multiplicidad de fuentes, desde investigaciones y entrevistas hasta libros y revistas que tratan el tema de género y sexualidad desde diferentes perspectivas: feminismo, masculinidad e iglesia, aunque ninguna de las referencias encontradas hasta el momento trata el enfoque que busca esta investigación. En particular, se encontró una investigación que trata el tema de Sexismo, Masculinidad-Feminismo y Factores Culturales, publicado en la revista electrónica REME (Revista Electrónica de Motivación y Emoción), en su volumen 4, números 8 y 9. La cual utilizó una metodología cuantitativa, llegando a las siguientes conclusiones: 1. Cuanto más femenino es un país, menos sexista es. 2. La masculinidad de los hombres y mujeres de un país están positivamente relacionadas. 3. La masculinidad-feminidad cultural no esta relacionada con el sexismo. 4. Cuanto más sexista es un país, menos igualdad de género. 5. Cuanto más sexista es un país, menos es la presencia de la mujer en las instituciones públicas y en los puestos directivos, baja calidad de vida y nivel educativo, menor longevidad y más hijos/as.
  10. 10. CAPITULO II: MARCO TEÓRICO Sexo y Género Según Crooks y Baur (2000) 10 Con sexo aludimos a nuestra feminidad o masculinidad biológica. Hay dos aspectos del sexo biológico: el sexo genético, el cual se determina por nuestros cromosomas sexuales y el sexo anatómico, las diferencias físicas obvias entre hombre y mujeres. El género es un concepto que engloba significados psicosociales específicos agregados a la masculinidad o feminidad biológica. Así, aunque nuestro sexo se vincula a diversos atributos físicos (cromosomas, pene, vulva, etc.), nuestro género se refiere a las características psicológicas y socioculturales asociadas a nuestro sexo; en otras palabras, nuestra feminidad o masculinidad (p.42) Es a través de estos conceptos que se conforman las suposiciones de género que se crean cuando una persona “advierte rápidamente el sexo de otra persona y hace suposiciones basadas en la masculinidad o feminidad acerca de cómo es probable que se comporte” (Crooks y Baur, 2000, p.43). Identidad de Género y Rol de Género Otros conceptos importantes son la identidad de género y el rol de género. El primero es “la percepción subjetiva de cada persona de si es hombre o mujer” (Crooks y Baur, 2000, p. 43) y no necesariamente debe coincidir con su sexo biológico. El segundo se refiere a “una serie de actitudes y conductas que en una cultura se consideran normales y apropiadas para los individuos de un determinado sexo” y es lo que se conoce como conducta femenina o masculina.
  11. 11. 11 Entonces, como lo menciona Burin y Meler (1998, p.19) “la idea general mediante la que se diferencia “sexo” de “género” es que el sexo queda determinado por la diferencia sexual inscrita en el cuerpo, mientras que el género se relaciona con los significados que cada sociedad le atribuye”. El rol de género esta diferenciado dentro de una misma cultura por características étnicas, como lo mencionan Crooks y Baur (2000, p.63) al presentar un caso de dos grupos étnicos estadounidenses distintos: los hispanos y los afroamericanos. En la cultura hispanoamericana están presentes los estereotipos de marianismo - en el cual se asigna a la mujer la función de madre, esposa fiel y virtuosa, pasiva y subordinada a su marido – y el machismo – hombre viril y dominante, cabeza de hogar y que toma las decisiones importantes en la familia, agresivo sexualmente y buscador de conquistas fuera de matrimonio (Crooks y Baur, 2000, p.63). Entre los afroamericanos es la mujer la que desempeña una función central en la familia, ya que debido al sistema de esclavitud, “las mujeres no eran dependientes económicamente de los hombres “ quienes “no asumen por tradición el rol dominante en la familia. Esto explica, en parte, por qué las relaciones entre mujeres y hombres afroamericanos han tendido más hacia el igualitarismo y la igualdad económica de lo que se presenta en otros grupos culturales” (Crooks y Baur, 2000, p.63). O como lo describe Burin y Meler (1998, p.20) “se debe a construcciones sociales y familiares asignadas de manera diferenciada a mujeres y a hombres ... a partir de estadios muy tempranos en la vida de cada infante humano ... que dan origen a la feminidad y la masculinidad”. Femenino y Masculino Esta construcción de lo que significa ser femenino y masculino, como ya se ha mencionado anteriormente, ha sido hasta ahora mayormente una construcción masculina,
  12. 12. 12 que ha asignado roles de comportamiento a la mujer, como lo expresara Virginia Wolf en 1928, citada por Mayobre (2002, p. 156), cuando la primera dice: ¿Tenéis alguna noción de cuántos libros se escriben al año sobre las mujeres? ... Me puse a recorrer con desesperación la larga lista de títulos. Hasta los títulos de los libros me hacían reflexionar. Era lógico que la sexualidad y su naturaleza atrajera a médicos y biólogos, pero lo sorprendente y difícil de explicar es que la sexualidad femenina –es decir, las mujeres- también atraen a agradables ensayistas, novelista de pluma ligera, muchachos que han hecho una licencia, hombres que no han hecho ninguna licencia, hombre sin más calificación aparente que la de no ser mujeres. Algunos de los libros eran, superficialmente, frívolos y chistosos; pero, muchos, en cambio, eran serios y proféticos, morales y exhortadores....Mirara uno donde mirara, los hombres pensaban sobres las mujeres y sus pensamientos diferían Esta exposición se ve sustentada por el concepto de “tecnología del sexo”, expresado por Foucault en el primer volumen de La Historia de la Sexualidad, La voluntad de Saber” donde concluye que “El resultado es ... “la paradoja de las prohibiciones y las reglas que se refieren a los comportamientos sexuales, tanto provengan de autoridades religiosas, legales o científicas, lejos de inhibir o reprimir la sexualidad la han producido...”” (Mayobre, 2002, p. 158) y en la misma línea, Teresa de Lauretis, también citada por Mayobre (2002), habla de un tecnología del género entendiendo que el género como la sexualidad no es una manifestación coherente y causal del sexo o la expresión de unas características intrínsecas y comunes a los cuerpos sexuados en masculino o femenino, sino es más bien una superficie en la que se inscriben códigos sociales ... es el producto de varias tecnologías sociales como el cine y los discursos constitucionales, epistemologías y prácticas ... utiliza en cada momento las más importantes formas culturales hegemónicas de cada sociedad para nombrar, caracterizar o definir la feminidad, pero que al tiempo que la nombra o la describe, también la crea
  13. 13. 13 Y la que se ha creado ha sido una sexualidad femenina reprimida, cargada de sujeciones a lo moral y aceptado del ser mujer, definida no por sus necesidades expresadas, porque no ha tenido la oportunidad de hacerlo, sino por lo que ha dictado el mandato social. Ya desde la adolescencia, la mujer se ve limitada en su posibilidad de expresar su sexualidad (Burin y Meler, 1998) Suele ser más tolerada la sexualidad de adolescentes varones ejercida dentro de los límites del hogar familiar (muchachos que pueden traer a sus novias o amigas a su casas y exhibir cierta cuota de vida sexual con ellas) que la sexualidad de las adolescentes mujeres dentro del espacio doméstico (p. 91) Esta “prohibición” de la expresión de la sexualidad femenina llega incluso al ámbito de la homosexualidad, tema aún escabroso de tratar, en donde “hay mayor literatura referida a los hombres que a las mujeres” (Burin y Meler, 1998, p. 93). Sin embargo, en los últimos años, la tendencia es hacia un cambio en el que las mujeres cobren protagonismo para hablar por si mismas como sujeto de enunciación, supone un cambio de paradigma, una cambio de lógica, ya que tradicionalmente se consideraba que el varón era el sujeto de la especie humana, el sujeto de la experiencia humana, el que tenía la capacidad de nombrar el mundo, de representar la realidad y de significar a la mujer (Mayobre, 2002, p. 155) Incluso la iglesia se manifiesta en este sentido, manifestado a través de sus representantes, como el caso de el Prelado del Opus Dei, citado por Tamés ( 1999, p. 23) cuando dice que “La mujer esta llamada a desempeñar en la sociedad y en la iglesia un papel tan relevante como el del hombre. Y digo “está llamada” porque, por desgracia, todavía se suele reducirla presencia de la mujer al ámbito de lo privado...”
  14. 14. 14 Y esto también se aplica en el campo de la sexualidad, donde las mujeres aún creen que el hombre sabe todo sobre el sexo, y sienten que si expresan sus deseos, estarían usurpando el papel del varón, por lo que no siempre toman la iniciativa en sus relaciones (Crooks y Baur, 2000, p.69). La mujer en su rol dictado por la sociedad no debe expresar su sexualidad de ninguna forma, ya que esto no es adecuada para una mujer dentro del concepto de feminidad que se maneja, ya que si lo hace será vista como una mujer de poca valía expresado en el refrán popular “la mujer debe ser deseada y no sobrada”, o como lo menciona González (2004) con la doble moral sexual existente se destacó como la vivencia de la sexualidad está marcada por una notable diferencia entre los géneros: las prácticas sexuales enaltecen a los varones, pero desprestigian a las mujeres. Existiría, en consecuencia, una desnarcización de la pulsión sexual femenina. Y ello estaría estrechamente relacionado con la tendencia a vivir de modo asociado sexualidad y amor, así como a experimentar con culpabilidad y vergüenza la expresión libre del deseo sexual (p. 2)
  15. 15. CAPITULO III: METODOLOGÍA Diseño 15 Se seguirá un diseño etnográfico clásico, fundamentado en la definición dada por Hernández, et al. (2006) que dice que: ... se trata de una modalidad típicamente cualitativa en la cual se analizan temas culturales y las categorías son inducidas durante el trabajo de campo. El ámbito de estudio puede ser un grupo, una colectividad, una comunidad en la que sus miembros compartan una cultura determinada ...” (p.698) La anterior definición se identifica con los objetivos del trabajo de obtener los datos de la investigación de un grupo de mujeres que comparten rasgos culturales al pertenecer a una misma etnia y compartir un mismo territorio, San José de Costa Rica. Tipo de Estudio Con base en la revisión de antecedentes, se ha encontrado que a pesar de existir suficiente teoría e investigación sobre los temas de sexualidad y feminidad, la misma no se ha llevado a cabo de forma correlacionada con ambos temas, por lo que se define llevar a cabo esta investigación de forma exploratoria, sustentado además en lo que indica Hernández, et al. (2006, p.100) de que “los estudio exploratorios se realizan cuando el objetivo a examinar es un tema o problema de investigación poco estudiado, del cual se tiene muchas dudas o no se ha abordado antes”. Enfoque Se utilizará el enfoque cualitativo para esta investigación, siguiendo lo mencionado por Hernández et all (2006, p. 8) de que este tipo de enfoque se utiliza cuando, entre otras cosas:
  16. 16. 1. No se efectúa una medición numérica, por lo cual el análisis no es estadístico. 2. La recolección de los datos consiste en obtener las perspectivas y punto de vista de los participantes (sus emociones, experiencias,, significados y otros aspectos subjetivos). 3. Se recaba datos expresados a través del lenguaje escrito, verbal y no verbal. 4. La preocupación directa se concentra en las vivencias de los participantes tal como fueron (o son) sentidas y experimentadas. Los puntos mencionados son aplicables a los objetivos de la investigación que pretende descubrir, entre otros, el concepto de feminidad manejado por algunas de mujeres y la influencia que este tiene en la vivencia de su propia sexualidad. Sujetos Población La investigación se llevará a cabo entre mujeres habitantes de la ciudad de San José de Costa Rica, sin distingo de nivel educativo ni ingreso económico. Se seleccionaran mujeres mayores de 18 años de edad y que no necesariamente hayan iniciado su vida sexual. Muestra Se utilizará una muestra de 5 mujeres en total. 16
  17. 17. Categorías Categoría 1: Concepto de feminidad manejado por las mujeres Conceptualización 17 La mujer, históricamente, para ser considerada femenina debe representar el rol asignado socialmente de madre, ama de casa, esposa, virgen antes del matrimonio y con apariencia de ser frágil (Burin y Meler, 1998, p. 23), pero siempre dentro del plano de lo privado (Tamés, 1999, p. 23), aunque en los últimos tiempos se le esta “permitiendo” serlo también en el plano público (Mayobre, 2002, p. 155). Categoría 2: Vivencia de la mujer de su sexualidad Conceptualización La mujer vive su sexualidad de forma reprimida, casi vedada, y si desea relacionarse más con ella, debe hacerlo de forma privada y secreta (Burin y Maler, 1998, p. 91). Instrumentos Para la investigación se aplicarán dos cuestionarios semiestructurados, el primero con el fin de determinar a partir el concepto de feminidad. En el segundo se presentan preguntas abiertas sobre la vivencia de su sexualidad. Ambos cuestionarios se presentan en los anexos A y B respectivamente. Es importante aclarar que se hará uso de esta técnica debido al poco tiempo que se tiene para la recolección de los datos, pero se considera que de ser posible y previa autorización de las mujeres participantes dentro de la investigación, ya que se tocan temas propios de su privacidad, sería muy enriquecedor llevar a cabo entrevistas de parte de la investigadora.
  18. 18. Referencias 18 Burggraf, J. (2001). Hacia una nueva comprensión de la sexualidad humana. San José , Costa Rica: Ediciones Promesa Burin, M., Meler, I. (1998). Género y familia: Poder, amor y sexualidad en la construcción de la subjetividad. Buenos Aires: Paidós Crooks, R.; Baur, K. (2000). Nuestra Sexualidad. México: Thomson editores. Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2006). Metodología de la investigación. 4a ed. México: Mc Graw Hill. Mayobre, P. (2002). Repensando la feminidad. Igualmente diferentes. Congreso Nacional de Educación en Igualdade. 153-176. Recuperado el 6 de Septiembre del 2006 de http://webs.uvigo.es/pmayobre/textos/repensando_la_feminidad_acabado.doc Moya, M.; Paéz, D.; Clic,P.; Fernández S.,I.; Poeschl, G. (2001). Sexismo, masculinidad-feminidad y factores culturales. Revista Electrónica de Motivación y Emoción. 4, 8- 9. Recuperado el 4 de agosto del 2006 de http://reme.uji.es/articulos/amoyam4101701102/texto.html Tamés, M. (1999). La mujer y la crisis de la familia. San José, Costa Rica: Ediciones Promesa Universidad las Palmas de Gran Canaria. (2004). Masculinidad, feminidad y sexualidad: El desencuentro entre los sexos. I Jornadas de verano sobre educación para la vida sexual. Recuperado el 4 de octubre del 2006 de http://www.aulas.ulpgc.es/idsexual/documentos/fuerteventura/Masculinidad_femini dad_y_sexualidad.rtf
  19. 19. Anexo A Cuestionario sobre Feminidad La información recopilada en el presente cuestionario será utilizado para un trabajo de investigación del curso de Metodología de la Investigación de la Universidad Católica de Costa Rica Anselmo Llorente y Lafuente, ubicada en Moravia, San José Costa Rica. Los datos aquí aportados son de carácter confidencial y anónimos. Se agradece la ayuda brindada para la elaboración de la investigación. Fecha: _________ Edad: ________ Nivel de escolaridad: _____________________Trabaja fuera de la casa: ______ Indique cuáles de las siguientes características considera son correspondientes con un comportamiento femenino: Características Si es femenino No es femenino Pelo largo ______ ______ Usar enaguas ______ ______ El color rosado ______ ______ El uso de pantalones ajustados ______ ______ Pelo corto ______ ______ El uso de zapatos tenis ______ ______ Una mujer jugando al fútbol ______ ______ Una mujer jugando voleyball ______ ______ Una mujer manejando una moto pandillera ______ ______ Una mujer en sccoter ______ ______ Una mujer manejando un carro de doble tracción ______ ______ Características Si es femenino No es femenino Una mujer manejando un automóvil sencillo ______ ______ Maquillarse ______ ______ Cocinar ______ ______ 19
  20. 20. Ser tímido ______ ______ Sonrojarse cuando le hacen un halago ______ ______ Hacer los oficios de la casa ______ ______ No usar maquillaje ______ ______ Trabajar fuera de la casa ______ ______ Tener un puesto de jefatura ______ ______ Tener un puesto público ______ ______ No tener hijos ______ ______ El color celeste ______ ______ Tomar sus propias decisiones ______ ______ Consultar a su pareja o padre antes de tomar una decisión ______ ______ Consultar a su familia y amigos antes de tomar una decisión ______ ______ Tener relaciones sexuales sin estar ______ ______ casada, con su pareja Tener relaciones sexuales sin estar casada, con alguien que le atraiga ______ ______ Tener relaciones sexuales dentro del matrimonio ______ ______ Masturbarse ______ ______ Explorar sus partes intimas ______ ______ Tomar la iniciativa para conquistar a alguien ______ ______ Características Si es femenino No es femenino Tomar la iniciativa con su pareja para tener relaciones sexuales ______ ______ Sentarse de forma “despreocupada” (p.ej., con las piernas abiertas si se anda en pantalones) ______ ______ Pagar la cuenta cuando sale con su pareja ______ ______ Dejar que su pareja pague la cuenta siempre ______ ______ Defina en sus propias palabras como es una mujer femenina. 20
  21. 21. 21 ___________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________
  22. 22. Anexo B Cuestionario sobre Sexualidad 22 La información recopilada en el presente cuestionario será utilizado para un trabajo de investigación del curso de Metodología de la Investigación de la Universidad Católica de Costa Rica Anselmo Llorente y Lafuente, ubicada en Moravia, San José Costa Rica. Los datos aquí aportados son de carácter confidencial y anónimos. Se agradece la ayuda brindada para la elaboración de la investigación. Fecha: _________ Edad: ________ Nivel de escolaridad: ___________________ Trabaja fuera de la casa: ______ Tiene pareja: __________________________ Estado civil: ________________ Por favor responda la siguientes preguntas: 1. Qué es para usted la sexualidad? ___________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ 2. Disfruta usted de su sexualidad? Porqué? ___________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________ _________________________________________________________________________
  23. 23. 3. Es usted activa sexualmente? Si : ____ No: ____ (Pase a la pregunta 7) 4. Disfruta de su practica sexual? Si : ____ No: ____ 5. Conversa con su pareja sobre las cosas que le gustan o no en la cama? Si : ____ No: ____ 23 Porqué? ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ _____________________________________________________________ 6. Disfruta tomando la iniciativa o permite que sea él quien lo haga? ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ 7. Ha explorado alguna vez su cuerpo y partes intimas? De qué forma? ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ 8. Alguna vez se ha masturbado? Si: _____ No: _____ Porqué? ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________ ___________________________________________________________________
  24. 24. Anexo C 24

×