Capítulo 10                                              Las ProfundidadesLhasa, Tibet • 30 de Abril de 1740.Daniel se pus...
pudiese hacerlo algún día.Sus huesos se unieron de nuevo. Sus heridas se sellaron con cicatrices, y al pasar el tiempo, de...
Daniel alzó la mirada."De todos modos, ¿dónde estaba? Hmm, tu magnífica muerte propia, ya lo dije... ¡Ah, sí! Se quedó sol...
"¿Podría ser desperdiciado?".Daniel miró a Cam. Los dos no habían hablado el uno al otro como esta vez, como antiguos herm...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Capítulo 10

229 visualizaciones

Publicado el

Traduccion Passion Lauren Kate

Publicado en: Educación, Meditación, Viajes
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
229
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Capítulo 10

  1. 1. Capítulo 10 Las ProfundidadesLhasa, Tibet • 30 de Abril de 1740.Daniel se puso en acción.El viento corría a través de su cuerpo. El sol estaba en contacto con su piel. Fue corriendo y corriendo y notenía idea de dónde estaba. Entró dentro del Mensajero, sin pensarlo, aunque se sentía bien en casi todoslos sentidos algo atormentaba su memoria.Algo andaba mal.Sus alas.No estaban. No, todavía estaban allí, claro, pero no sentía ganas de dejarlas salir, no le quemaban nipicaban para volar. En lugar de tener el familiar deseo de elevarse en el cielo, la fuerza que sentía lo hacíadescender.Su memoria se elevaba a lo alto de su mente. Se acercaba a algo doloroso, al borde de algo peligroso. Susojos se centraron en el espacio delante de él.Y no vio nada, sino un fino aire.Se dejó caer hacia atrás, agitando los brazos cuando sus pies se deslizaron a lo largo de la roca. Cayó alsuelo de espaldas y se detuvo justo antes de que cayera de un impresionante precipicio.Contuvo la respiración, y luego rodó su cuerpo cuidadosamente alrededor para que pudiera mirar porencima del borde.Debajo de él había un abismo extrañamente familiar. Enseguida llegó a sus manos y rodillas y estudió lainmensa oscuridad. ¿Estaba allí todavía? ¿El Mensajero lo llevó antes o después de que ocurriera?Por eso sus alas no habían estallado. Recordaba esta agonía de la vida y se quedó donde estaba.Tibet. Hubo casos donde sus palabras la habían matado. La vida de Lucinda había sido centrada en ser muycasta, que incluso no podía tocarlo, a pesar de ansiar la sensación de tener su piel en la suya, y Danielrespetaba sus deseos. En secreto, había esperado que su negativa pudiese ser una manera de engañar porfin a la maldición. Pero otra vez había sido un tonto. Desde luego, el tacto, no fue el desencadenante. Elcastigo corría mucho más profundamente que eso.Y ahora estaba de vuelta aquí, en el lugar donde la muerte le había llevado a una desesperación tanabrumadora con la que había tratado de poner fin a su dolor.Como si eso fuera posible.Todo el camino hacia abajo sabría que sería un fracaso. El suicidio era un lujo mortal no otorgado a losángeles.Su cuerpo se estremeció ante el recuerdo. No era sólo la agonía de todos sus huesos rotos, o la forma enque la caída había dejado su cuerpo negro y azul. No, era lo que vino después. Había estado allí durantesemanas, su cuerpo encajado en el oscuro vacío entre dos rocas enormes. De vez en cuando venía, pero sumente estaba inundada de tanto sufrimiento que no era capaz de pensar en Lucinda. Él no era capaz depensar en cualquier otra cosa.Eso había sido el punto.Pero así como la forma de los ángeles, su cuerpo sanó más rápida y completamente de lo que su alma 1
  2. 2. pudiese hacerlo algún día.Sus huesos se unieron de nuevo. Sus heridas se sellaron con cicatrices, y al pasar el tiempo, desaparecieronpor completo. Sus órganos pulverizados volvieron a crecer sanos. En unos instantes su corazón se recuperó,fuerte y golpeando.Fue Gabbe quién lo había encontrado después de pasar más de un mes, quién lo había ayudado aarrastrarse afuera de la grieta, quien había puesto férulas* en sus alas y se lo llevó de este lugar. Ella habíahecho el voto de que él nunca lo volvería a hacer. Ella había hecho el voto para mantener siempre laesperanza.Y ahora aquí estaba él otra vez. Se puso de pie y, una vez más, se tambaleaba en el borde."No, por favor. ¡Oh Dios, no! Yo no puedo creer que des un salto. "No era Gabbe quien habló con él ahora en la montaña. Esta voz tenía sarcasmo. Daniel sabía a quiénpertenecía antes de que incluso se diera la vuelta.Cam descansaba contra una pared de rocas en lo alto. Sobre la tierra sin color, que se había extendido comoun tapiz de oración, un enorme tejido con ricos hilos de Borgoña e hilos de color ocre. Colgaba un yak*carbonizado en su pierna y en su mano, y arrancó un enorme trozo de carne fibrosa."Oh, ¿qué diablos?" Se encogió Cam, mientras masticaba. "Adelante, salta. ¿Las últimas palabras quequieres que le transmita a Luce? ""¿Dónde está?" Daniel empezó a ir hacia él, con las manos en forma de puños. ¿Cam estaba de descansoantes de él en este período de tiempo? ¿O era un anacronismo, volvía en el tiempo al igual que Daniel?Cam lanzó el hueso de yak por el acantilado y se levantó, se limpió la grasa de sus manos en sus pantalonesvaqueros. Anacronismo, Daniel decidió."Sólo la echaba de menos. Una vez más. ¿Qué te llevó tanto tiempo? ", Levantándose, Cam destapó unapequeña lata llena de comida. "¿Dumpling*? Son divinos. "Daniel tocó la placa en el suelo. "¿Por qué no la detuviste?" Había ido a Tahití, a Prusia, y ahora aquí en elTíbet en menos tiempo del que le tomaría a un mortal para cruzar la calle. Siempresintió como si fuera elrastro de Luce. Y siempre ella estaba fuera de su alcance. ¿Cómo ella lo seguía superando?"Dijiste que no necesitabas mi ayuda.""¿Pero la has visto?" Exigió Daniel.Cam asintió con la cabeza."¿Ella hizo por verte?"Cam sacudió la cabeza."Bueno". Daniel estudió la montaña desnuda, tratando de imaginar a Luce allí. Lanzó una rápida miradaalrededor, en busca de rastros de ella. Pero no había nada. Tierra gris, rocas negras, el viento cortándose,no habia vida aquí, en todo le parecía el lugar más solitario del mundo."¿Qué pasó?", Dijo, a Cam. "¿Qué hizo ella?"Cam entró en un círculo informal alrededor de Daniel. "Ella, a diferencia del objeto de su afecto, tiene unaimpecable sentido de la oportunidad. Llegó justo en el momento justo para ver tu magnífica sentencia propiade muerte, es buena, esta vez, parecía bastante magnífica en contra de este paisaje austero. Incluso túdebes ser capaz de admitirlo. ¿No? " 2
  3. 3. Daniel alzó la mirada."De todos modos, ¿dónde estaba? Hmm, tu magnífica muerte propia, ya lo dije... ¡Ah, sí! Se quedó solotiempo suficiente para ver que te tiraras en el borde del acantilado y se te olvidara usar las alas."Daniel bajó la cabeza."Eso no le pareció muy bueno."La mano de Daniel chasqueó y agarró por el cuello a Cam. "¿Esperas que crea que acabas de verla? ¿Qué nohablaste con ella? ¿Qué no preguntaste a dónde iba ahora? ¿Qué no trataste de detenerla? "Cam lanzó un gruñido y se retorció fuera del agarre de Daniel. "Yo estaba muy lejos de ella. En el momentoen que llegué a este lugar, ella se había ido. Una vez más: Dijiste que no necesitabas mi ayuda”.Cam se rió y se dejó caer sobre la alfombra. con las piernas cruzadas delante de él."La cosa Daniel es que ", dijo, llevando un puñado de bayas secas de goji* a los labios. "Incluso si confiabaen que podrías manejarlo tú mismo, que, basado en tu registro vigente, no" movió un dedo, "no estás soloen esto. Todo el mundo la está buscando. ""¿Qué quieres decir, con todo el mundo?""Cuando fuiste tras Luce la noche que luchó contra Los Relegados, ¿crees que el resto de nosotros se sentóalrededor y jugamos canasta? Gabbe, Roland, Molly, Arriane y esos dos idiotas niños Nephilim, están todosen algún lugar tratando de encontrarla. ""¿Tu dejaste que ellos hicieran eso?""Yo no soy guardián de nadie, hermano.""No me llames así", chasqueó Daniel. "No puedo creer esto. ¿Cómo podrían? Esta es mi responsabilidad ""El libre albedrío". Cam se encogió de hombros. "Es la última moda en estos días."Las alas Daniel se encendieron contra su espalda, inútil. ¿Cómo podía hacer la mitad de una docena detorpes anacronismos sobre en el pasado? Sus compañeros ángeles caídos saben lo frágil que era en elpasado, que hay que tener cuidado. Sin embargo, ¿Shelby y Miles? Esos eran niños. Serían imprudentes.Ellos no conocen nada mejor. Eso podría destruir todo para Luce. Luce podría destruirse a sí misma.No. Daniel daría a ninguno de ellas la oportunidad de llegar a ella antes que él.Y sin embargo-Cam lo había hecho."¿Cómo puedo confiar en que no interviniste?", preguntó Daniel, tratando de no mostrar su desesperación.Cam rodo los ojos. "Debido a que sé lo peligrosa que es la interferencia. Nuestras metas finales pueden serdiferentes, pero nuestras vidas están en peligro. ""Escúchame, Cam. Todo está en juego aquí"."No me degrades. Yo sé lo que está en juego. Tú no eres el único que ha luchado ya por mucho tiempo. ""Yo soy…tengo miedo", admitió Daniel. "Si se altera profundamente el pasado""¿Podría cambiar quien eres, cuando vuelves a la actualidad?", Dijo Cam. "Sí, tengo miedo, también."Daniel cerró los ojos. "Esto significaría cualquier posibilidad que tenía de librarse de esta maldición" 3
  4. 4. "¿Podría ser desperdiciado?".Daniel miró a Cam. Los dos no habían hablado el uno al otro como esta vez, como antiguos hermanos. "¿Ellaestaba sola? ¿Estás seguro de que ninguno de los otros ya había llegado a ella? "Por un momento, Cam miró el pasado de Daniel, en un espacio en la cima de la montaña más allá de ellos.Se veía tan vacío como Daniel se sentía. Cam hizo vacilar la parte posterior del cabello del cuello de Daniel."Ninguno de los otros había llegado", dijo Cam finalmente."¿Está seguro?""Yo soy el que la vio aquí. Tú eres el que nunca llega a tiempo. Y, además, el que estuviera aquí no es culpade nadie sino solo tuya "."Eso no es cierto. Yo no le mostré cómo usar a los Mensajeros”.Cam se rió con amargura. "No me refiero a los Mensajeros, idiota. Quiero decir que ella piensa que esto essólo acerca de los dos. Una pelea de enamorados, estúpido"."Se trata de los dos, de nosotros." La voz de Daniel era tensa. Le hubiera gustado recoger la roca detrás dela cabeza de Cam y enterrarla en su cráneo."Mentira". Cam saltó a sus pies, la caliente furia intermitente en sus ojos verdes. "Es mucho más grande, ytú sabes que es."Se sacudió los hombros y soltó sus alas de mármol gigante. Se llenó el aire de la gloria de oro, bloqueandoel sol por un momento. Cuando fue hacia Daniel, dio un paso atrás, de rechazó. "Es mejor encontrarla, antesde que ella o alguien más-pasos, vuelva a escribir nuestra historia. Y si lo hace, yo, todo esto " Camchasqueó los dedos "será obsoleto ".Daniel gruñó, desplegando sus propias alas de color blanco plateado, sintiendo que se extendían hacia fueray hacia los lados, se estremeció el estar cerca de Cam. Se sintió más caliente ahora, y capaz de cualquiercosa. "Yo me encargaré de esto-" empezó a decir.Pero Cam ya había despegado, el contragolpe de su vuelo le envío pequeños tornados de polvo en espiral.Daniel se protegió los ojos del sol y miró como las alas de oro vencian a través del cielo, entonces, en uninstante, se habían ido.--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------N.de la T.*Férula: Tablilla empleada en el tratamiento de fracturas.*Yak: Animal que habita en las montañas de Tibet.*Dumpling: Son trozos de masa, a veces rellenos, que se cuecen en un líquido, como agua o sopa o masadulce envuelta sobre fruta.*Goji: Cerezas del Tibet.Web: The Fallen SagaFuente: Purplerose1Traducido por: aLexiia_Rms 4

×