Anécdotas Del General San Martín
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

Anécdotas Del General San Martín

el

  • 47,567 reproducciones

Recopilación de anécdotas del Gral San Martín.

Recopilación de anécdotas del Gral San Martín.

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
47,567
reproducciones en SlideShare
47,067
reproducciones incrustadas
500

Actions

Me gusta
5
Descargas
182
Comentarios
2

10 insertados 500

http://17deagostosanmartin.blogspot.com.ar 299
http://www.edmodo.com 77
http://aulapatagonica4.blogspot.com 70
http://17deagostosanmartin.blogspot.com 40
http://17deagostosanmartin.blogspot.com.br 6
http://17deagostosanmartin.blogspot.com.es 3
http://17deagostosanmartin.blogspot.fr 2
http://search.mywebsearch.com 1
http://17deagostosanmartin.blogspot.mx 1
http://17deagostosanmartin.blogspot.in 1
Más...

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
  • Lo que está escrito son la recopilación de algunas de las que se consideran anécdotas del Gral San Martín. Aquí encontrarás más para leer http://despejateunpoco.blogspot.com/2008/08/ancdotas-de-san-martn.html
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
  • y las anecdotas? :@
    ¿Está seguro?
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Anécdotas Del General San Martín Document Transcript

  • 1. RECOPILACIÓN DE ANÉCDOTAS DEL GENERALSAN MARTÍN
  • 2. San Martín. El abuelo. (...) Merceditas entró llorando en la habitación donde se encontraba el abuelo, lamentándose de que le habían roto su muñeca preferida y de que ésta tenía frío. San Martín se levantó, sacó del cajón de un mueble una medalla de la pendía una cinta amarilla y, dándosela a la nieta, le dijo: − Toma, ponle esto a tu muñeca para que se le quite el frío. La niña dejó de llorar y salió de la habitación. Un rato después entró la hija del prócer, madre de Merceditas, y dijo a San Martín: − Padre, ¿no se ha fijado usted en lo que le dio a la niña? Es la condecoración que el gobierno de España dio a usted cuando vencieron a los franceses en Bailén. San Martín sonrió con aire bonachón y replicó. − ¿Y qué? ¿Cuál es el valor de todas las cintas y condecoraciones si no alcanzan a detener las lágrimas de un niño? ¡Quiero hablar con el Señor San Martín! El capitán Toribio Reyes, pagador de los sueldos del regimiento, llega a la casa de San Martín, para contarle que se ha gastado el dinero que tenía para pagar a los soldados. Le explica que acude al Señor San Martín, porque no quiere que se entere el general San Martín, de una acción tan vil que ha cometido y para expresarle su arrepentimiento. El libertador le pregunta si el general lo sabe y Toribio le responde que no, entonces le dice: - ¿Cuánto dinero necesita? − 20 onzas, que pienso devolver en cuanto me sea posible - responde. San Martín le da el dinero y le recomienda, que no se entere el General San Martín porque sería capaz de pasarlo por las armas. Una valiente madre mendocina. (Teatralización de una anécdota) Relator: - Cercano a la ciudad de Mendoza está el campo “El Plumerillo”. Allí, el general San Martín, adiestra los batallones que días después atravesarán la mole andina, en pos de la libertad de Chile. Para la revista final de las tropas, San Martín se ha trasladado a la capital mendocina, vestida de fiesta para recibir al Gran Capitán. Un mendocino:- ¡Qué hermoso es todo esto! ¡Cómo lucen los uniformes de los granaderos! Una mendocina: - ¡Y qué bella se ve la bandera, ofrecida al general San Martín por las damas patricias. ! Un anciano: - ¡Con esta bandera al frente, nuestro ejército no perderá una sola batalla! Relator: - En este momento sale una mujer desde la multitud y se dirige hacia la tropa. En las filas del ejército libertador tiene a su esposo y a tres hijos. La dama mendocina (avanza hacia ellos y los besa).- ¡Qué Dios y la Virgen os protejan! Este escapulario que prendo en cada pecho será un escudo protector. ¡Nada de llanto! ¡Los valientes no lloran; solo saben luchar por su patria! ¡Ya veis: en mis ojos no hay una sola lágrima ! ¡Qué orgullosa estoy por haber dado a la Patria estos cuatro varones! El general San Martín (se acerca a la esposa y madre ejemplar y conmovido, le estrecha fuertemente la mano).- ¡Gracias, noble mujer! ¡Vuestro sacrificio no será en
  • 3. vano! ¿Ahora sé de donde sacan mis soldados tanta firmeza ! ¡Con madres como usted la Patria está salvada! El Correo indio de San Martín. Esperando el momento propicio para entrar en Lima, capital del Perú, San Martín estableció su campamento en Huaral. En Lima contaba con numerosos partidarios de la Independencia; pero no podía comunicarse con ellos porque las tropas del general José de la Serna, jefe realista, detenían a los mensajeros. Una mañana, el general San Martín encontró a un indio alfarero. Se quedó mirándolo un largo rato. Luego lo llamó aparte y le dijo; -¿Quieres ser libre y que tus hermanos también lo sean? -Sí, usía... ¡cómo no he de quererlo! - respondió, sumiso, el indio. -¿Te animas a fabricar doce ollas, en las cuales pueden esconderse doce mensajes? -Sí, mi general, ¡cómo no he de animarme! Poco tiempo después Díaz, el indio alfarero, partía para Lima con sus doce ollas mensajeras disimuladas entre el resto de la mercancía. Llevaba el encargo de San Martín de vendérselas al sacerdote Luna Pizarro, decidido patriota. La contraseña que había combinado hacía tiempo era: “un cortado de cuatro reales” Grande fue la sorpresa del sacerdote, que ignoraba cómo llegarían los mensajes, al ver cómo el indio quería venderle las doce ollas en las que él no tenía ningún interés. Díaz tiró una de ellas al suelo, disimuladamente, y el sacerdote pudo ver un diminuto papel escondido en el barro. -¿Cuánto quieres por todas? Preguntó al indio. .Un cortado de cuatro reales - respondió Díaz, usando la contraseña convenida. Poco después, el ejército libertador, usaba esta nueva frase de reconocimiento. -Con días y ollas... ¡venceremos! La agenda del General. El general Tomás Guido, amigo y colaborador de San Martín, describió un día en la vida del Libertador: “San Martín tenía por costumbre levantarse a las tres y media o cuatro de la mañana. Comenzaba su tarea preparando apuntes para su secretario, obligado a entrevistarse con él a las cinco. Hasta la diez, se ocupaba de los detalles de la administración del ejército. A las diez y media concedía audiencias a quienes se la solicitaban. Su almuerzo era en extremo frugal y a la una del día pasaba a la cocina y le pedía al cocinero lo que le parecía más sabroso. Cuando le anunciaba la visita de personas de su predilección compartía su almuerzo con ellas” ¡El General quiere forzar el puesto! El batallón de artillería de los Andes, al que yo pertenecía entonces, estaba acuartelado en el convento de San Pablo, y yo al mando de la guardia, cuando en esa mañana, entre las
  • 4. siete y las ocho, se presenta el general San Martín a caballo, acompañado de un ordenanza, a visitar el cuartel. -¿Se puede entrar? - dijo el General, saludando a la guardia; y yo le respondía: - Adelante, señor. El General desmontó, entregó la brida a su ordenanza, y yo mandé al sargento de la guardia que lo acompañara a los patios, las cuadras y demás departamentos que deseara examinar. Así visitó el cuartel, vio la limpieza de las cuadras, la del armamento, los tablados, la colocación de las mochilas, el estado de la cocina, el rancho... Luego que hubo explorado hasta el último rincón, regresó al segundo patio, y fijándose en una puerta cerrada, forrada con pieles de carnero con la lana para afuera, y custodia por un centinela: -¿Qué es aquello? - preguntó. ¡El laboratorio de mixtos - le respondieron los sargentos. -¿Trabajan ahora? -Sí, señor, están haciendo cartuchos, lanza - fuegos, estopines, espoletas para granadas y otras cosas. Sin más averiguar, se dirigió allí con ademán de entrar; pero, poniéndosele el centinela por delante, le dijo: -¡Alto ahí, señor: no se puede entrar! A esta repulsa el General repuso con vehemencia: -¡Cómo es eso! ¿No me conoce usted que soy el general en jefe? El centinela (Anselmo Tobar, mendocino, de mi compañía), le respondió: -Sí, señor, lo conozco; pero así no se puede entrar. (Es de advertir que el General vestía su traje militar: casaca, botas con herraduras y espuelas, como se usaba entonces) Volvió a hacer ademán como para empujar la puerta y entrar; el centinela, entonces, caló la bayoneta y volvió a repetir: -Ya he dicho, señor, que así no se puede entrar. - Y gritó con fuerza: - ¡Cabo de guardia, el General quiere forzar el puesto! Al ver esto, uno de los sargentos corrió al puesto de guardia, y así que éste llegó a la presencia del General, le dijo: -Señor, la consigna que el centinela tiene es que nadie puede entrar al laboratorio vestido de uniforme, por temor de un incendio, y es por eso que le ha resistido la entrada. Si V.E quiere entrar, sírvase pasar a este cuarto a cambiar de traje para que pueda hacerlo en la forma que es permitido. En efecto, el General, sin decir palabra, entró al cuarto, se desnudó de su uniforme, se puso de alpargatas, pantalón, saco y gorra de brin, de los varios que había con ese expreso destino. Presentándose al centinela con ese nuevo traje, no trepidó éste en abrirle la puerta y dejarlo entrar, seguido de dos sargentos, que también cambiaron de vestido con el objeto de acompañarlo. Luego que el General hubo registrado este departamento y examinado los aparatos y el trabajo que se hacía, volvió a salir para tomar su uniforme y retirarse. Montó a caballo, y al salir por el cuerpo de guardia me ordenó que el soldado que estaba de centinela en el laboratorio se le presentara, así que fuera relevada la guardia. Así se hizo. El soldado se presentó al General; después de hacerle varias preguntas y echarle un sermón sobre la subordinación, la obediencia y el cumplimiento de sus deberes, le regaló una onza de oro y lo despachó. (Extracto de una narración de Jerónimo Espejo.)