La juventud de hoy ante la muerte y vida

499 visualizaciones

Publicado el

El tema de la muerte y la vida, de frente al misterio de la pascua y como lo viven los jóvenes de hoy en día.

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
499
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La juventud de hoy ante la muerte y vida

  1. 1. 1 LA JUVENTUD HOY ANTE LA MUERTE Y LA VIDA Hna. Bárbara P. Bucker, mc Los meses de marzo y abril se asocian a la celebración de la cuaresma y de la pascua cristiana. ¿Qué dicen a la juventud esas celebraciones? La juventud por su dinamismo vital es proyecto de vida; emerge de la conciencia de la niñez, tal vez algo ingenua, con momentos felices y experiencias tristes. Por eso la juventud actual sufre un choque existencial entre el dinamismo de la vida y lasterribles realidades de tantas muertes. Desde niños son “programados” paratomar la muerte humana como asunto sin importancia; sus juguetes de guerras yejércitos cobran realismo tridimensional por la técnica cibernética al alcance detodos y el tema de mentes criminales es obsesivo en las series televisivas. Laavalancha mediática no es proporcional con otras visiones de la vida, comomaestros que inspiran el amor de la vida a sus estudiantes, o mentes lúcidasque rechazan el camino fácil del crimen y quieren ponen sus capacidades paracrear un mundo distinto con aspiraciones de servir y amar a los abandonados. No es posible “encaminar” a los jóvenes “desde fuera” para sabermoverse en ese mundo sobresaturado de impresiones, pero sí es posible haceremerger “desde dentro” el sentido de la propia dignidad, el tomar distancia de losestímulos externos a los que meramente se responde en forma “re-activa”, parasaber dar respuestas “pro-activas”. Dios Padre que todo lo ha creado es quienha puesto en el corazón de todos los jóvenes de todos los tiempos, el amor porla vida. Pero también nos da el don del discernimiento para entender que la vida
  2. 2. 2no es meramente suma cuantitativa de años, sino calidad de vida por años “bienvividos”. La juventud puede abrirse por propia experiencia a la comprensión deque los años de una vida egoísta son años perdidos. El egoísmo nos animaliza,nos hace retroceder a etapas pre-humanas de existencia. Por un lado el instintode la vida parece confundirse con la autoafirmación de si mismo; es legítimo esteimpulso, pero hay autoafirmaciones que se confunden con las negaciones de losdemás; reclamamos derechos para nosotros que no respetamos para los otros.Algo de equivocado existe en el corazón del joven cuando piensa que para “vivir”necesita quitar el “don de la vida” de otros semejantes. Los meses de marzo y de abril ofrecen la gran oportunidad educadora demirar la muerte y la resurrección de Jesús. Jesús entrega su vida, no se laquitan, Él la da. Y es una vida joven, con sustreinta años. Algo tocó profundamente sucorazón cuando pidió ser bautizado porJuan, el Bautista. Experimentó sobre sí laternura del Padre con una misión para loshermanos. Comprende que todos los sereshumanos formamos una única familiauniversal. Experimenta a Dios como el Padreque le pide a Él como Hijo, dedicarse a lafamilia universal. No se limita a su pueblo y a su tradición, sabe ver en laspersonas lo esencial que nos une en una familia: el don de la fe, y se admira deque una siro-fenicia o un centurión romano tengan más fe de la que encuentraen su propio pueblo. Se dedica con todo su ser a anunciar el proyecto de la granfamilia que califica como “Reino de Dios”, convida a amigos a la misma tarea;algunos ya están casados como Pedro, otros todavía no tienen una familiapropia, pero todos deben seguirle viviendo los valores que Él vive. Y el signo dela vida nueva es que la predica en primer lugar para los más débiles, niños,enfermos, excluidos de la religión y de la sociedad.
  3. 3. 3 Una vida tan hermosa y bella, tan atractiva, puede dejar de ser invitacióna la juventud, cuando ya se ha metido en los corazones el “dios dinero”. Jesús miró con cariño y con pena al joven rico que no aceptó su invitación. No podemos seguir a un peregrino llevando a nuestras espaldas el peso de una casa con sus comodidades. Y para decir que Dios es Padre universal hay que salir cada día para encontrar en rostros humanos, el rostro de la fraternidad. La muerte también se adueñó de la vida del joven Jesús, la quebró y quebró las esperanzas que sus amigos pusieron en Él. Pero la historia no acabacon la muerte. Hay una vida nueva que el Padre “renueva” a quienes le fueronsiempre fieles. Más allá de la muerte de Jesús, pero más acá de la muerte desus amigos y discípulos, hay una experiencia de Resurrección. Experiencia deun grupo pequeño pero firme en su testimonio: sabemos que está vivo. Somostestigos de esto, hasta dar nuestra propia vida. Desde entonces millones dehermanos nuestros a lo largo de los siglos han seguido el camino del peregrino,han vivido como Él, se han dedicado a cuidar a todos los hijos del Padre, sobretodo a los más oprimidos.

×