_______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com

Cómo favorecer la transición de...
_______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com
– Labios:
•

Acariciar sus labio...
_______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com
información propioceptiva a part...
_______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com
nuestros dedos y poniéndoselos e...
_______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com

Mª Fernanda Suárez Méndez, maes...
_______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com

Mª Fernanda Suárez Méndez, maes...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Transición a alimentos sólidos no triturados en síndrome de down

1.236 visualizaciones

Publicado el

El documento explica cómo favorecer la masticación y la deglución de alimentos sólidos por parte de los niños y niñas con Síndrome de Down. Desde juegos que favorecen el fortalecimiento y conciencia de la existencia de los diferentes órganos que intervienen en la masticación y deglución, hasta alimentos concretos y su presentación al pequeño.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
1.236
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
322
Acciones
Compartido
0
Descargas
15
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Transición a alimentos sólidos no triturados en síndrome de down

  1. 1. _______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com Cómo favorecer la transición de la alimentación con papillas a los sólidos no triturados en niñas y niños con Síndrome de Down. En otra entrada del blog hablé del Baby Led Weaning, es decir, de la corriente que introduce directamente sólidos sin triturar en la dieta de los bebés, sin pasar por las papillas y las razones por las que yo creo que no es posible hacer esto con muchos niños y niñas con Síndrome de Down. "Una de las conductas que ha merecido mayor atención es la comida y alimentación. Cullen y otros (1981) siguieron a 89 niños con Síndrome de Down, recogiendo información sobre sus conductas de alimentación cada seis meses y encontraron que estas conductas seguían la misma secuencia en niños con SD que en los niños ND1,pero a un ritmo más lento. Había un considerable retraso en la adquisición de las primeras habilidades de alimentación, el retraso era algo menor en el intervalo 12 - 18 meses, y volvía a ser más notable después de los 18 meses. Los niños con SD presentan alteraciones en especial en lo relativo a la masticación, por lo que suelen preferir la comida triturada. Estas dificultades se deben a diversos factores: problemas específicos del desarrollo orofacial; anomalías esqueléticas de boca y cráneo que provocan un menor volumen de la cavidad oral; un retraso y diversas alteraciones en la erupción de la dentición primaria y permanente; la hipotonía muscular contribuye a un cierre disminuido de los labios, protrusión de la lengua, débil estabilidad mandibular y un inmaduro patrón de deglución 2". Ya hemos visto en anteriores entradas que estos problemas no se solucionan solos con el tiempo, sino que se agravan si no introducimos alimentos sólidos. Entonces, ¿Qué podemos hacer?. Antes de introducir la alimentación con trocitos: Antes de introducir la alimentación con trocitos e incluso antes de comenzar con las papillas, podemos ir ayudándoles a fortalecer toda la zona de la boca y a ser conscientes de la existencia y movimientos de la lengua y los labios: – Mordedores. Podemos tener siempre a mano mordedores u objetos que se puedan morder sin peligro, de diferentes temperaturas, distinta dureza y texturas. Existen en el mercado todo tipo de mordedores, incluso con sabores o vibración (aunque estos últimos deben emplearse con reservas, dado que no está demostrado que su uso continuado sea inocuo para las vértebras, según indica la Asociación Española de Pediatría). – Masajes y juegos con los dedos dentro de la boca. Dejarles chupar nuestros dedos o un chupete y jugar a retirarlos y que los busque con los labios. Presionar con nuestro dedo su lengua en el centro y en los lados, mientras nos lo chupetea. Presionar y masajear la encía en la zona de premolares, intentando que comience a buscarnos el dedo con la lengua para favorecer el futuro movimiento de hélice. Jugar al típico juego de tirar del chupete o movérselo dentro de la boca, etc. 1 ND: no Down. 2 Programa de Atención Temprana Intervención en niños con Síndrome de Down y otros problemas de desarrollo" ASSIDO director Isidoro Candel Gil.
  2. 2. _______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com – Labios: • Acariciar sus labios en círculo alrededor de la boca tentándolo para que meta el dedo o el objeto en la boca y lo chupe. • Rozarle los labios con objetos de diferentes texturas y temperaturas (plumas, cepillo de dientes suave, objeto que vibre, juguetes fríos o calentitos, etc). – Imitación: “Ayude al niño a que vaya tomando conciencia de los distintos órganos que intervienen en la alimentación: labios, lengua, encías o dientes. Póngase ante un espejo con él y jueguen juntos a enseñarlos y a hacer movimientos con cada uno de ellos: sacar y meter la lengua; llevarla a los lados, arriba y abajo; hacer pedorretas; poner “morritos”; pásele los dedos por las encías o por algún diente (si ya tiene); ponga la mano del niño en su garganta y en la de usted para que note sensaciones cuando se traga; ponga su mano (la de usted) en la garganta del niño y déle suaves masajes; estimule con sus dedos y manos las mejillas, los labios del niño”2.. Este ejercicio se propone en el libro para realizar a partir de una maduración equivalente a un pequeño de seis meses ND, pero los juegos de imitación sin espejo se pueden hacer desde mucho antes. Todas estas actividades se deben enfocar de manera que siempre el bebé lo entienda claramente como un juego, para lo que se pueden inventar canciones o hacer ruidos simpáticos que lo hagan divertido y claramente lúdico. A partir de los seis meses en adelante: Seguiremos realizando las actividades del apartado anterior mientras le sigan haciendo gracia al niño. Iremos introduciendo nuevos juegos de imitación y movimientos con la lengua y la boca en el espejo. En cuanto a las papillas, ya comentamos en otra entrada del blog la importancia de no permitir que el niño o niña tengan un papel pasivo con los labios al darle el triturado. Además "Deje que el niño, de vez en cuando, lleve sus dedos o sus manos con alimento a la boca; por ejemplo, si ha puesto los dedos en el plato y los ha manchado de papilla, deje que los lleve a su boca o ayúdele usted a hacerlo (recuerde que no siempre debe ser esto así; no acostumbre al niño a hacer conductas inadaptadas, pero si alguna vez lo hace, aproveche la oportunidad). Cuando el niño tenga apetito, deje a su alcance pequeños trozos de alimentos apetitosos y blandos para que los coja con sus dedos y los lleve a la boca. Ofrezca al niño alimentos diferentes (pan, galletas, colines) y anímele a que los lleve a la boca chupándolos o mordisqueándolos. Si no lo hace espontáneamente, ayúdele usted y llame su atención cuando otras personas (padres, hermanos) hagan lo mismo para que las imite. No se preocupe demasiado porque el niño se pueda ahogar con estos alimentos: puede usted darle algo duro (una punta de pan, por ejemplo) para que lo muerda 2" “En el primer año o en el segundo a más tardar, se deben introducir el pan y las galletas. Para ello se probarán diferentes tipos de panes y galletas, en cuanto a tamaños, contexturas y sabores, buscando incesantemente las de mayor agrado para el niño. Se le darán al niño fragmentos grandes para que él los coja y lleve a la boca, siempre en presencia de un adulto; provocaremos la succión, desgarramiento, mordedura, masticación y deglución y fundamentalmente, dando oportunidad de experimentar una nueva
  3. 3. _______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com información propioceptiva a partir de un sólido introducido en la boca”3. Yo al principio le quitaba las cortezas de pan a Martín cuando las había ablandado demasiado porque si no, iba acumulando una masa blanda y pegajosa de pan en su paladar ojival y cuando intentaba tragarlo vomitaba. Pero cambiándole la corteza de vez en cuando, practicaba la mordida sin ningún problema. En cuanto fue capaz de escupir voluntariamente ya no tuvimos que retirarle el pan, e incluso podía ser más blando o tener miga. En cuanto a los "pequeños trozos blandos", es decir, a los primeros alimentos no triturados que podemos poner a su alcance a partir de los seis meses, presento aquí algunas sugerencias y orientaciones: – No ofrecer los trocitos mezclados con líquido (caldo con patata cocida, o trocitos de fruta en macedonia mezclados con el zumo, por ejemplo). “No es conveniente que se incluyan en la dieta del niño que está aprendiendo a masticar y deglutir, alimentos en los que se mezclan texturas muy diferentes; por ejemplo, una sopa líquida con trozos de cualquier tipo de carne o una papilla muy licuada que simultáneamente presenta grumos. Recordemos que estos pequeñines se enfrentan a una modalidad nueva, y ocasionalmente difícil3”. – “Verduras hervidas en general (…) en dados que puede coger con sus deditos. La ensaladilla rusa (sin mayonesa ni atún; al principio aplastar un poco los guisantes) es ideal” 4. La aclaración que hace de los guisantes es extensible a cualquier alimento redondito o que presente “doble textura”, según me aclaró la Terapeuta Ocupacional que hemos contratado para Martín; es decir, son más complicados para los peques, los guisantes, las uvas pasas, el maíz dulce, los garbanzos y otros alimentos, que están recubiertos con una fina capa de piel mientras que por dentro son blandos. Debemos recordar también que “Las verduras como las espinacas, la remolacha y los nabos son ricas en nitratos y no se deben introducir hasta pasados los 10 meses por riesgo de metahemoglobinemia. Tampoco se recomienda la introducción precoz de las coles de Bruselas y la coliflor porque producen muchos gases” 5. Así que podemos emplear trocitos cocidos de zanahoria, patata, calabaza, calabacín, judía, tomate, puerro... “La zanahoria sólo se puede dar cruda cuando el niño tiene totalmente afianzada la masticación, nunca antes”3, porque resultan peligrosas al fragmentarse en trozos duros que pueden funcionar con el mismo efecto que un fruto seco. Se le pueden ofrecer patatas fritas tradicionales (las alargaditas), pero las fritas de paquete a veces al principio pueden producir pequeños atragantamientos, según me comentaron varias madres. Tampoco es necesario variar demasiado ya que el objetivo no es nutrir, sino experimentar y aprender a utilizar la boca. – “Pollo o carne (hervido, asado, a la plancha, frito... no rebozado, por el huevo): puede cortarlo en tiras muy finas transversales a la fibra. También puede rehogar en la sartén la carne picada (sin sal ni pimienta) con un poco de aceite, quedarán unas bolitas que puede coger con los dedos”4. Hay quien aconseja en el caso de pequeños con Down, introducir la carne en trocitos a partir de los dos años. Nosotros le cortamos a Martín el pollo siempre en cuadraditos y lo ha masticado sin problemas desde los 18 meses, aproximadamente, aunque al principio lo masticaba y lo escupía. El fiambre de pavo es uno de los primeros sólidos que mejor comen muchos bebés, cortando pequeños pellizquitos de las lonchas con 3 Mario F. Brancal “Logopedia creativa en personas con síndrome de Down” 2007 4 Carlos González “Un regalo para toda la vida” 2006. 5 Down España “Guía de alimentación para bebés con Síndrome de Down” 2013
  4. 4. _______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com nuestros dedos y poniéndoselos en su boca. Las salchichas deben cortarse a lo largo por la mitad antes de trocearlas, para evitar los peligrosos trozos redondos. – “Pasta: para no tener que cortar en trocitos los macarrones y espaguetis, puede usar sopa maravilla y otros tipos de sopa. Pero escurrida, sin agua. En vez de macarrones con tomate, sopa de letras con tomate...”4. Pronto se le podrán dar macarrones, hélices, etc. enteros para que coja con los dedos. Los macarrones es uno de los alimentos que mejor ha comido Martín desde un principio. – Arroz. “Arroz hervido normal y corriente. Al principio un poco pasado,estará más blandito y lo podrá aplastar un poco con el tenedor. Con un chorrito de aceite de oliva probablemente le gustará más y tendrá más calorías. Más adelante se lo puede dar con tomate”4. – Legumbres: “hervidas y aplastadas con el tenedor. Al principio, conviene retirar la piel dura de garbanzos y alubias”4. (Down España recomienda no introducir las legumbres hasta los 11 – 12 meses). – En los niños y niñas que no tienen problemas de masticación y deglución, las frutas son uno de los alimentos que más pronto se introducen como sólidos “Manzana o pera, ralladas con el rallador (y no demasiado fino) o cortadas en rodajas muy delgadas (que se curven al morderlas). Plátano, en rodajas muy finas, o aplastado con el tenedor, o sujetándolo con la mano y mordisqueando una punta. Naranja o mandarina, puede chupar un gajo mientras usted lo sujeta (que no se atragante)” 4. Pero en publicaciones específicas para niños y niñas Down se retrasa más su introducción “En el segundo o tercer año incluiremos las frutas, que al principio no deberían sustituir a las que el niño consume en forma de papillas, debido a que frecuentemente la masticación, tránsito del alimento y tiempo de permanencia en boca, deglución, etc. le crean más dificultad que las que pudieran encontrar en otros sólidos. Se procede primero con las manos (profesional o padres), como ya se explicó en el apartado de quesos y dulces 6, posteriormente con el tenedor o cuchara y sólo al final los trozos grandes o fruta entera para que sea el propio niño quien coja y lleve el alimento la boca para producir el desgarre (…) son todas útiles para provocar la masticación con algunas precauciones. No emplee inicialmente: plátanos porque se adhieren en exceso, manzanas por excesiva dureza, cítricos por la dificultad en la deglución que puede crear el fino tejido que recubre cada gajo”3. Según la guía de Down España y otras publicaciones, la introducción de frutas como las fresas, los kiwis y los melocotones deben retrasarse incluso hasta los 12 meses en niños con antecedentes familiares de alergia. – A partir de un año de edad se le puede ofrecer huevo preparado de diferentes maneras. “ Huevos, preparados en forma de tortillas, duros, fritos, al horno, rellenos, etc” 3. “Las apetencias del niño pueden determinar la inclusión de comidas, teóricamente más difíciles de masticar, en un estadio más temprano; aunque esto debe ser indicado o consensuado desde la actuación del profesional (…) desde los dos a los cuatro años se irán incorporando el resto de los alimentos sólidos que formen una dieta equilibrada, tendiendo así mismo no sólo hacia la masticación, sino a la práctica, dentro de lo que es la socialización y autoayuda, del manejo de los cubiertos y buenas costumbres en la mesa 3”. 6 “Se cortarán en trozos pequeños y, utilizando las manos, los mismos se colocarán en la boca del pequeño por fuera de las arcadas dentarias, entre éstas y las mejillas”.
  5. 5. _______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com Mª Fernanda Suárez Méndez, maestra y madre de un niño con Síndrome de Down. www.martinaprende.blogspot.com
  6. 6. _______________________________________________________________martinaprende.blogspot.com Mª Fernanda Suárez Méndez, maestra y madre de un niño con Síndrome de Down. www.martinaprende.blogspot.com

×