Arte asirio
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Arte asirio

on

  • 2,390 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
2,390
reproducciones en SlideShare
2,383
reproducciones incrustadas
7

Actions

Me gusta
0
Descargas
17
Comentarios
0

2 insertados 7

http://www.saelicessegobriga.blogspot.com.es 4
http://saelicessegobriga.blogspot.com.es 3

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Microsoft Word

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

Arte asirio Arte asirio Document Transcript

  • ARTE ASIRIO (1365-612 a. C.)En arquitectura, se siguen construyendo palacios y templos.Aquéllos se parecen a los babilónicos, aunque suelen tener más deun patio; se pueden citar el de Kalah y el de Jorsabad. Son másimportantes sus templos, con ejemplos como los de Anu-Adad, Sin-Shamash, Assur y Nabu. No obstante, si por algo es conocido el arteasirio, es fundamentalmente por su escultura, sobre todo por surelieve. En ambos casos, las figuras humanas resultan bastanteinexpresivas, mientras que la animalística es mucho más dinámica.La escultura en bulto redondo se modeló en materiales duros como el basalto o ladiorita. Tres fueron sus temas principales: dioses protectores; los “lamassu”, oesculturas de grandes proporciones en forma de leones y toros androcéfalos queprotegían los templos y los palacios; y los reyes, como la estatua de Assur-Nasirpal II.Los relieves se elaboraban generalmente en material blando;resaltaban las partes más importantes de las edificaciones yaparecían también en la zona inferior de los muros (en ortostatos, deinfluencia hitita, aunque los asirios suelen tener más de una escena yocupan varias losas), parece que para protegerlos. Los primerosrelieves reseñables, sin embargo, se hicieron en obeliscos, grandesbloques prismáticos que acogen inscripciones en cada una de lascaras y rematan en la parte superior en una especie de esquemaescalonado; destacan por su estado de conservación el Obelisconegro de Salmanasar III, del que podemos ver también un detalle, yel Obelisco blanco. En todos los relieves el rey, protagonista de lasescenas, no aparece de mayor tamaño, pero sí con desahogo espacial.Se repiten con frecuencia los guerreros y las escenas de guerra, perotambién las de caza, que son las que alcanzan un máximo grado debelleza; las más acertadas son las de la leona herida, la del leónmoribundo cazado por Assurbanipal, o, aunque ya en el ámbito de laorfebrería, la de la leona y el africano.La pintura asiria contiene una temática y unas característicasparecidas a las del relieve; utilizaba una técnica similar al temple; laspinturas del salón del trono del palacio de Tirbasi son un buenejemplo de ello. "Leona herida". Museo Británico. S. VII a.c.
  • La producción escultórica a lo largo del largo periplo histórico de los distintospueblos mesopotámicos tiene dos formas básicas de expresión: la escultura exentao de bulto y el relieve. Ambos presentan coincidencias formales y temáticas queotorgan una cierta unidad a todo el amplio repertorio escultórico que se prolonga alo largo del tiempo y del espacio en el territorio mesopotámico.De las dos formas de expresión, la más utilizada fue el relieve. La escultura exentao de bulto queda reducida preferentemente a la producción de imágenes del poder:bien reproducciones de los administradores sumerios; de los patesi, príncipes-sacerdotes de época neosumeria, o retratos reales, como ocurre con numerososgobernantes de periodos posteriores.Plásticamente las soluciones van variando con el tiempo, pero son constantesalgunos tratamientos generales, como la disposición frontal, la rigidez, laconcepción de bloque de las figuras o la ausencia de movimiento. En cuanto a losmateriales utilizados son variados, pero dada la ausencia de piedra en el entorno,son extrañas las grandes obras monumentales que pueden verse en el arte egipcio.Se utilizan en cambio otros materiales duros como la diorita, el alabastro, elbasalto, etc, pero siempre en proporciones pequeñas, dándole a la figura cánonesmenores. Sólo los lamasus (toros alados protectores de las entradas a los palaciospersas y asirios), tienen un mayor canon monumental. Por todo lo dicho se explicaque fuera frecuente la utilización de metales fundidos, como el bronce, en laproducción artísticaPor su parte el relieve, mucho más utilizado como forma de expresión plástica entodos los periodos de la historia mesopotámica, desarrolla una mayor variedad detemas y de soluciones técnicas. La mayoría tienen un carácter narrativo, haciendoasí relato de múltiples actividades, desde las más trascendentes como la guerra olas hazañas de sus reyes, hasta las más cotidianas, como trabajos domésticos olabores de campaña militar. En todos se aprecia la utilización de numerososconvencionalismos, tanto para la solución plástica de sus formas de expresión comopara desarrollar su narrativa, y que son más numerosos entre los más antiguos.Cabría citar entre otros, la perspectiva torcida, al modo egipcio, sobre todo en lasfiguras, representadas con la cabeza y piernas de perfil y el cuerpo de frente; lautilización de registros para ordenar la sucesión narrativa; o la ausencia deperspectiva. Pero no es menos cierto que en determinados momentos de la historiaartística de los pueblos mesopotámicos el relieve alcanza un nivel técnico y plásticoextraordinario, convirtiéndose como en el caso del arte asirio, en una verdaderaseña de identidad cultural.En efecto, los relieves asirios podemos considerarlos una de las aportacionesartísticas más importantes del Próximo Oriente. En primer lugar constituyen unregistro narrativo de un enorme interés histórico, porque relatan visualmente y deforma fidedigna todo tipo de acontecimientos, lo mismo hechos de armas ycampañas militares, que escenas de carácter cotidiano. Pero también tienen ungran interés desde el punto de vista puramente artístico: no faltan recursosplásticos de representación variados y a veces complejos: la movilidad de lasescenas; el sentido del movimiento que adquieren las figuras; la representaciónfigurativa de los cuerpos, tanto de animales como de personas, que resulta muynaturalista en muchas ocasiones; y sobre todo su extraordinaria capacidadexpresiva, si no tan evidente en las figuras humanas, sí en las de los animales. Aúnasí no faltan convencionalismos tradicionales: como la ausencia de perspectiva, laproyección de la profundidad a través de la repetición de perfiles o miembros, o lanarración en registros, que también se utiliza en ocasiones.En cualquier caso, se pueden apreciar diferencias según las distintas etapashistóricas en las que se realizan. Así, los primeros relieves de importancia realizadoshacia el S. IX a.c. en tiempos de Assurnasirpal II, frecuentan temas religiosos,como la figura simbólica de los genios alados, sin que se advierta aún un excesivoprotagonismo de los reyes. Son figuras estáticas, pero el naturalismo de lasanatomías es ya de gran mérito. En época de Salmanasar III, aún en el S. IX, sonfamosas las puertas de su palacio, forradas con relieves en bronce (las famosasPuertas de Balawat) en los que se reproducen acciones militares y hazañas delpropio rey, destacando especialmente por el cruento realismo que alcanzan las
  • imágenes de las torturas y castigos que infringían a sus enemigos. Son muyimpresionantes, pero formalmente de menor calidad.Durante las etapas siguientes, el relieve asirio mantendrá su importancia narrativa,en ocasiones con textos cuneiformes sobre el relieve de la imagen, y acentuará elcarácter propagandístico de sus reyes, hasta alcanzar su punto culminante entiempos de Asurbanipal, ya en el S. VII a.c., en el que proliferan escenas de caza eimágenes de animales. Formalmente mantienen un estilo muy tradicional: en lascomposiciones, muy simétricas; la figuración, un tanto estática; y la utilización delos convencionalismos habituales, pero no es menos cierto que su realismoescénico, el modelado muy naturalista de las imágenes y la expresividad de lasfieras, hacen de estos relieves tal vez los más famosos de todo el arte asirio.El relieve de la “leona herida” es uno de los más famosos y conocidos de todo elamplio repertorio de los relieves asirios. Se inscribe entre los relieves de tipocinegético o de escenas de caza, que se desarrollan en tiempos de Asurbanipal, portanto ya en el S. VII a.c. Sabemos que este tipo de escenas son habituales en lasrepresentaciones de la época, y no sólo como una simple demostración de lashabilidades del rey en una acción deportiva, por el contrario, la caza de leones yanimales salvajes encuentra en la cultura asiria una valoración ritual y simbólica, yademás permite al rey aparecer ante su pueblo como un protector de la sociedad,puesto que acaba con los animales que se consideraban destructores del orden y lacivilización.Por ello son muy abundantes las escenas de caza con el rey como protagonista,pero también hay relieves que toman como único protagonista al animalaisladamente, aunque siempre heridos y vencidos ya por las flechas. Así, losrelieves del león moribundo, animal que agoniza mientras expulsa sangre por susfauces, y sobre todo, esta leona herida, asaeteada por todo el cuerpo, pero con unaflecha clavada en su columna vertebral, que la obliga a arrastrar sus patas traserasrugiendo de impotencia. En uno y en otro, pero sobre todo en este último, sedemuestra el nivel artístico alcanzado por los artífices de estas piezas, porque tantosu extraordinario realismo, patente en un minucioso estudio de la anatomía y delmovimiento realmente excepcionales, pero sobre todo su expresionismo dramático,alcanzan aquí cotas inimitables. Leona herida de los bajorrelieves de Assurbanipal(668 – 626 a. C.)La obra que comentamos es el bajorrelieve del arte asirio, conocido como" La leonaherida" y que está realizado en Alabastro yesoso. Es un fragmento que pertenece albajorrelieve llamado "Assurbanipal a la caza del león" y que decora el palacio deAssurbanipal en la ciudad de Nínive. El imperio asirio aparece en Mesopotamia el 2150a. C., después de la hegemonía neosumeria, y termina su dominio el 612 a.C.. Por tantoes ésta una obra perteneciente a la época de decadencia asiria pero al mismo tiempode máximo esplendor artístico. Es el momento en que la escultura mesopotámicaconsigue su máxima expresión y plenitud.La escena general, como puedes ver en "Otras vistas" representa al rey Assurbanipal,acompañado de sus ayudantes de campo, subido a un carro tirado por caballos algalope tendido, en el momento en que está cazando. Una caza previamente preparadadado que los animales primero eran cogidos y luego soltados de forma que el monarcapudiera cazarlos fácilmente. El bajorrelieve representa exactamente el momento en queél tira una lanza contra leones y leonas mientras sus acompañantes uno lanza flechascon un arte y el otro conduce el carro. Se completa la escena con una serie de leones yleonas heridos en diferentes posiciones que representan momentos diferentes de lamuerte. En todo el relieve ha desaparecido la referencia al espacio. Ese vacío del fondosirve para resaltar todos los cuerpos y figuras que al mismo tiempo gozan de una granexpresividad dramática. No podemos apreciar el color, porque ha desaparecido con eltiempo, pero hay que tener en cuenta que la expresividad aumentaba con él. A pesar desu falta ese elemento artístico todavía prevalece, lo cual nos habla de la calidad artísticadel bajorrelieve que comentamos.
  • Dentro de esas coordenadas estéticas en la parte superior derecha se incluye la leonaque comentamos, que ha sido herida por varias flechas que la atraviesan inclusototalmente su cuerpo. Representa el momento en que la leona, herida de muerte, ya nose puede sostener sobre sus cuartos traseros que se arrastran sin vida y sin fuerza y almismo tiempo levanta su hocico buscando la vida y rugiendo al ver que casi no sepuede levantar. Al mismo tiempo sus patas delanteras todavía se mantiene inhiestas ycon vida y gracias a ello aún puede mantener elevada la parte delantera de su cuerpo.Sin embargo todo su cuerpo representa una muerte que avanza inexorable a la cual,aunque se opone con todas sus fuerzas, llegará definitivamente. Es la expresión deldramatismo de la muerte.Si comparas la leona herida con el león herido observarás tanto la falta de realismocomo la inexistencia del dramatismo expresivo que la leona herida tan perfectamenterefleja.. • Ideas básicas para comentario: o Destaca la fuerza expresiva. Sus hombres, dioses y animales son fuertes, grandes, musculosos y fuertes. Por ello representan toda la musculatura en su máxima expresividad o los gruesos tendones unidos a poderosos músculos en tensión perfectamente esculpida. o Son sus artistas unos perfectos animalistas porque copian minuciosamente todos los detalles. Cuando representan a los hombres lo hacen esculpiendo detalladamente todos los rizos de sus cabelleras o de sus largas barbas. o Continúa con la producción de estatuas pero el artista asirio prefiere el relieve donde cuenta con estilo narrativo y con precisión representativa y gran expresividad dramática, escenas de la vida de su reyes en actitud de exaltación de su fuerza y poder. o En lo que ser refiere a su temática, hay que destacar su gran aportación como es el toro antropomorfo alado, así como genios alados o sacerdotes. Sin olvidar la representación de la vida de los reyes o las escenas donde aparecen los animales. o Como se puede ver, el escultor asirio interpreta perfectamente el dramatismo del momento de la muerte de la fiera, con suprema elegancia, frescura, verosimilitud en el gesto, finura en el trazo de la silueta, y siempre en bellas y elegantes actitudes.Datos TécnicosNombre: Leona heridaAutor: DesconocidoFecha: 668 - 626 a. C.Características: Relieves en alabastro yesoso. Museo Británico. Londres. Análisis formal. Las características formales de la escultura en relieve asiria fueron muy estables a lolargo del tiempo. Los relieves se disponen en frisos corridos en los pasillos principales del palacio, apartir de las puertas monumentales protegidas por los toros androcéfalos lamassu, con laintención de que los visitantes del rey queden impresionados ante su valor y fuerza.
  • Son bajorrelieves muy planos, con figuras que apenas presentan un ligero bulto, lo quepermite resaltar las líneas de la anatomía. El rey y sus ayudantes posan en actitud hierática, ausente de movimiento, con rostrosinexpresivos de ojos almendrados, expresando una solemnidad ritual, propia del poder real, quese quiere transmitir es tan estable y perdurable como el de los dioses. En agudo contraste, losanimales están animados por un dramático movimiento que indica la proximidad de la muerte,como esa leona herida que aún agonizante intenta arrastrar las patas traseras. Los cabellos están estilizados, tanto los humanos como los de los animales, pero estosmuestran en cambio una sorprendente fidelidad anatómica, con una precisa reproducción de losmúsculos en tensión, sobre todo en las posturas de salto. No hay profundidad, colocándose todas las figuras en el mismo plano sobre un fondoliso. La composición es muy estudiada, buscando crear efectos de continuidad ydiscontinuidad muy marcados. Por ejemplo, en Asurbanipal y el león la acción se centraespacialmente en la muerte final que el rey inflige al león, sosteniéndole con la mano izquierdael cuello al tiempo que le atraviesa con la espada que sostiene rígidamente en su mano derecha,a la vez que el león intenta agredir en vano al rey. Esta confusa agitación de brazos y patas en elcentro concentra la atención del espectador. Pero también se sugiere el acto anterior, en el que elrey ha herido con flechas al león (hay una clavada en su cabeza), teniendo detrás suyo a untranquilo acompañante de su séquito que le porta el arco y las flechas sueltas sin carcaj. Significado. Asiria fue un reino muy importante en Oriente Medio en varias épocas durante 1340-612 aC. La época más gloriosa y la más rica en arte transcurrió en los siglos VIII y VII aC, convarios reyes importantes, entre los que destacó Asurbanipal III, el famoso Sardanápalo para losgriegos, rey entre 669/668 y 630/627 aC, por su cultura artística y literaria (su biblioteca erainmensa, lo que se correspondía con su formación inicial como sacerdote, hasta que la muerte desus hermanos mayores le llevó al trono), espíritu guerrero y grandes victorias sobre Elam,Babilonia y el norte de Arabia que llevaron al imperio a su máximo extensión, aunque elinmenso costo bélico y el creciente número de enemigos dejó su imperio en una situación muydébil y poco después de su muerte estallaron guerras civiles y en 612 el imperio fue aniquiladopara siempre (el pueblo asirio subsiste solo como una pequeña minoría en el actual Irak) por losmedos y babilonios, como venganza por las masivas tropelías asirias: ejecuciones, torturas,saqueos, deportaciones, trabajos forzados..., de todo lo cual nos informan los relieves asirios,cuya temática fundamental es política y religiosa, pero los más bellos, los de Asurbanipal, secentran en los temas bélicos y de cacería. La guerra era la principal fuente de legitimidad del poder de los reyes asirios, quedebían regularmente combatir y aplastar a sus enemigos, con una violencia cruel y despiadada,
  • famosa en su época. Los reyes se presentaban usualmente dirigiendo a sus ejércitos, recibiendola rendición y tributo de los enemigos o desfilando con sus tropas victoriosas, como sucede enAsurbanipal en carro, donde su alta figura se magnifica mediante una tiara y el cobijo de unparasol que le sirve de cúspide simbólica. En él aparece Asurbanipal supervisando ladeportación de los vencidos elamitas tras el saqueo de su capital Susa en 646 aC. La caza simboliza el poder del rey con una lectura religiosa y política a la vez. Elaspecto religioso lo ilustra un relato de las hazañas del rey Tiglatpileser I (s. VIII aC): ‹‹… Pormandato de Ninurta, mi protector, maté ciento veinte leones de corazón valiente en heroicocombate a pie, y otros ochocientos leones, desde mi carro de combate…›› Matar leones lanzabaademás un poderoso mensaje político: el rey vencía sobre los animales que encarnan lanaturaleza indómita que amenazaba a sus súbditos, asimilándose así a los héroes legendarios,como el sumerio Dumuzi, que castigaba a los animales que alteraban el orden y la civilización,en paralelo a lo que aparecen en otras culturas o civilizaciones, como Sansón entre los judíos yHércules entre los griegos, y que tendrá continuidad por ejemplo en las representaciones de losreyes como cazadores que vemos en mosaicos de Alejandro Magno o en retratos que Velázquezhizo de Felipe IV. No extraña pues que la caza del león fuera un tema artístico antiguo entre losasirios, que ya aparecía en los relieves del palacio de su homónimo Asurbanipal II (883-859 aC)en Kalakh, pero su mejor representación es la de obras para Asurbanipal III como La leonaherida y Asurbanipal y el león. Los asirios cazaban solos o acompañados por un séquito dehombres, a pie, a caballo o en carro, armados con arco y flechas, lanzas, jabalinas o espadas. Fuentes. *<Asiria. Arte e imperio>. Alicante. Museo de Arqueología (2 abril-30 septiembre 2007). 235 obras y17 documentos. Reseña de Pecci, Hipólito. Asiria. Arte e imperio. “Revista de Arqueología”, v. 38, nº 318(2007) 14-23. AA.VV. Wikipedia. AA.VV. Historias de Arte para Bachillerato de Algaida, Anaya, Edebé, ECYR, Santillana, SM,Teide,Vicens Vives... AA.VV. Vídeo Relieves asirios (2 minutos 32 segundos) en el British Museum y el Louvre:[http://www.youtube.com/watch?v=KM6DLRoIiIk&feature=fvsr] Klíma, Josef. Sociedad y Cultura en la Antigua Mesopotamia. Akal. Madrid. 1980 (1961 checo). 318pp. Roux, Georges. Mesopotamia. Historia política, económica y cultural. Akal. Madrid. 1987. 495 pp. Starr, Chester G. Historia del Mundo Antiguo. Akal. Madrid. 1974 (1965 inglés). 838 pp.En el Imperio Asirio, la caza mayor constituía un deporte de prestigioespecialmente reservado a los monarcas. Afortunadamente, se conservan obrasen las que se representan escenas cinegéticas de la época, entre las cualesocupan un puesto primordial en la Historia del Arte los famosos relieves delPalacio de Asurbanipal en Nínive, en la Alta Mesopotamia. Estamos hablando deun conjunto de relieves ejecutados en el siglo VII antes de Cristo. Aunque lostemas relacionados con la caza no sean los únicos, sí que son, muyprobablemente, los más interesantes. En ellos podemos ver al propio rey cazandoleones y un amplio repertorio de animales en las más variadas posturas y
  • actitudes. Sorprende, además de la notable calidad alcanzada, los altos niveles derealismo, poco comunes hasta esa época.Un ejemplo de ese realismo lo podemos ver en la escena más conocida de estosrelieves, la leona herida del Museo Británico. Las flechas han acertado a dar en laparte trasera del animal, atravesando su columna vertebral. Ello le impidearticular sus extremidades posteriores, que arrastra cansinamente. Sin embargo,resiste valientemente ante el dolor, como muestran las patas delanteras,enérgicas y tensas. Igualmente, la cabeza es tratada con admirable realismo. Laleona sigue rugiendo amenazadoramente, lo que nos ayuda a entender la fierezade un animal que resiste aún en sus últimos momentos. Un ejemplo sensacionalde la calidad artística alcanzada en algunas de las culturas antiguas del PróximoOriente, que no nos debe hacer olvidar, ni mucho menos, otros restosescultóricos del mismo conjunto, como es el león herido, procedente del mismopalacio. El arte plástico asirioLa comunicación directa entre dioses y hombres desaparece absolutamenteen el arte asirio. Ahora el arte asirio tendrá como finalidad que esos diosespasen a ser símbolos o estatuas alzadas sobre un pedestal.El arte asirio se diferencia del resto del arte mesopotámico debido a lainfluencia de las poblaciones que se asentaron en sus territorios entre ellashurritas, hititas, árameos y fenicios. Esta variedad de pueblos debió influiren la concepción artística asiría creando un arte de personalidad ecléctica,pero al mismo tiempo personal e inconfundible.Por primera vez en el arte asirio, como en el resto de la culturamesopotámica, existe una clara distinción entre la estatua y el propio Dios.En las puertas de entrada de algunas ciudades o palacios se confiaba elpoder a toros androcéfalos y genios protectores guardianes de impedir laentrada a espíritus malignos.Además de los de Jorsabad y Nínive (Qujundjiq), hay todavía en Kalakhtoros cuyas espantosas cabezas sobresalen del terraplén, en medio deldesierto. Layard explica su emoción cuando, la noche de la víspera dearrancarlos del palacio real de Qujundjiq, para trasladarlos al BritishMuseum, fue a verlos por última vez, a la luz de la luna, en suemplazamiento, donde habían estado más de treinta siglos."Piezas de cedro, ciprés, pino y maderas de Sindai, con gruesas barras debronce -dice Senaquerib en sucrónica real-, coloqué en las puertas, y en las cámaras de habitación dejéaberturas como ventanas altas. Grandes colosos de alabastro, llevando latiara y los varios pares de cuernos, puse a cada lado de las puertas." Estasdeben de ser las figuras que decoraban las puertas interiores; a los grandestoros alados de las entradas del palacio, Senaquerib les dedica un capítuloespecial. "Grandes toros con alas, de piedra blanca, labré en la ciudad deTastiate, al otro lado del Tigris, para las grandes puertas, y corté grandesárboles de los vecinos bosques para hacer los carros o armadías que debíanconducirlos... Era en el mes de Ishtar, en la primavera, y la inundaciónhacía difícil el transporte; las gentes de la escuadra que conducía los torosalados desesperaban ya de llegar a buen término. Con esfuerzo y no pocasdificultades, fueron llevados a las puertas del palacio."Pero es evidente que el toro alado asirio es la última evolución del toromesopotámico. En Sumer, el toro era el animal asociado a Sin, el dios lunar,
  • porque allí, como en todos los pueblos primitivos, se creía que los rayos delastro nocturno, atravesando las capas del terreno, producían la germinaciónde las semillas plantadas en el campo.Una vez salido el tallo del suelo, los rayos del Sol, el astro diurno, locuidaban como la nodriza al infante, pero la fuerza germinadora estaba enlos rayos lunares. Así el toro de Sin, el animal más fuerte, el más masculinode todos los animales salvajes del delta, fue considerado como símbolo delprincipio germinador por los primitivos sumerios. Se le agregó fisonomíahumana barbuda para asociarle inteligencia; se le añadieron alas porque, enlos primeros días del delta, el único fruto, o casi el único, era el dátil de lapalmera. Los cereales no empezaron a cultivarse hasta el año 2000 a.C.El dátil sirve todavía a los beduinos para hacer pan y fabricar bebidasfermentadas. Siendo las palmeras de diferente sexo, al principio el polen dela palmera macho se llevaba a la palmera hembra principalmente por lospájaros, buitres, águilas y halcones, que, al posarse sobre las palmeras enflor, se cubrían de polen el plumaje y después, despolvoreándose,salpicaban las flores hembras. Debió de observarse, hacia el IV milenio a.C,que años de abundancia de buitres o águilas correspondían a fuertescosechas de dátiles, y se consideraron las águilas como agentes delprincipio procreador. Por este motivo a los toros antropocéfalos se lesagregaron alas... Más tarde se añadió el cuarto elemento para formar eltetramorfos, o sea las garras de león. La diosa de la guerra y del amor, enSumer lo mismo que en Asiria, era Ishtar, y esta divinidad tenía por animalfavorito el león.Por consiguiente, la diosa Ishtar era otra manifestación del principioprocreador, por fin sintetizado en aquel animal hombre-águila-toro-león. EnKalakh, en Nínive y en Jorsabad estos guardianes monstruosos recuerdan lavisión célebre de los cuatro animales simbólicos por el profeta Ezequiel, lavisión que la iconografía cristiana ilustró con la composición sagrada deltetramorfos, simbolizando los cuatro evangelistas en el toro, el león, eláguila y el hombre.La decoración esculpida de los palacios asirios se componía casiexclusivamente de relieves. En las cámaras principales, departamentos derecepción y habitación de los palacios asirios, se encuentra generalmente,aplicada todavía a la pared, una hilera de placas de piedra con relieves detanto valor artístico como histórico; son la ilustración gráfica de las erónicasde los excelsos monarcas asirios, con sus triunfos gloriosos, sus crueles ydespiadadas venganzas una vez conseguida la victoria tras los cruentos yreñidos combates, sus devociones y diversiones, sus cacerías, sus fiestas,banquetes y recepciones. Estos relieves decorativos aparecen sustituidos,en las cámaras de segundo orden, por una faja de estuco pintado, de coloruniforme en toda su extensión o bien con características decoracionespolicromas.Y se han encontrado sólo excepcionalmente estatuas exentas. De 116 reyesasirios, sólo Salmanasar III y Assurnazirpal II hicieron esculpir grandesestatuas suyas, que conservan los museos de Estambul y el British Museum.