Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Relatos tan duros como necesarios de escuchar

87 visualizaciones

Publicado el

Cientos de mujeres residentes en pequeños municipios de Araba víctimas de la violencia
machista solicitan ayuda cada año para dejar atrás los abusos. 8 Diciembre 2012 Gara

Publicado en: Noticias y política
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Relatos tan duros como necesarios de escuchar

  1. 1. lectores con criterio KULTURA El Gobierno de Lakua en funciones dejará sin adjudicar las nuevas licencias de radio >47 LARUNBATA XIV. urtea | 5.022. zenbakia 1,80 euro 2012/12/8 www.gara.net FRANCISCO ONECA >22 «Aitaren gorpua aurkitu ondoren, lasai hiltzeko moduan naiz»>4 PORTO ALEGRE Palestinarekiko elkartasuna indartzeko deia egin dute >11 IÑAKI ALTUNA Herri babesetik ez datorren indarra Berea kontatzeko historia da, kontatu beharrekoa; 1936ko gudan eta ondorengo urteetan herritarrek bizi izandako kalbarioaren adierazpena da bere bizitza. 83 urte ditu, eta bilaketa luzearen ostean, orain bi aste lortu zuen bere aita Kasedako hilerrian lurperatzea. Giza eskubideen aldeko Argituz elkarteak Arabako landa guneetako indarke- ria matxista ikertu eta txostena egin du. Horreta- rako, tratu txarren bikti- ma izandako hogei ema- kumek hartu dute parte, euren testigantza gogo- rren bidez, asistentzia sis- teman hobekuntzak egite- ko helburuaz. >4-5 El Acuerdo de Gernika pide la implicación de la UE en la resolución Una delegación de los colectivos firmantes del Acuerdo de Gerni- ka se trasladará a Estrasburgo para solicitar a la UE su implica- ción directa en «la resolución del conflicto vasco» y que lidere ese proceso en caso de que los estados español y francés sigan negándose a abordar «las conse- cuencias del conflicto». >2-3 Una delegación entregará el martes en Estrasburgo una carta a los prin- cipales dirigentes de la Unión, galardonada con el Nobel de la Paz 2012 Al hilo del nuevo ciclo po- lítico, la producción edito- rial vasca lleva a Durango más de una docena de tí- tulos que buscan ofrecer herramientas para el me- jor conocimiento y com- prensión del conflicto que Euskal Herria mantiene con los estados español y francés. Son herramientas de papel. >41-42 LA OPOSICIÓN EGIPCIA SIGUE EN LA CALLE PESE AL POSIBLE RETRASO DEL REFERÉNDUM La oposición egipcia rompió ayer el bloqueo del palacio presidencial y consiguió que el presidente, Mohamed Morsi, se mostrara dispuesto, con condiciones, a retrasar el referéndum constitucional. Pero la crisis política continúa y los opositores mantienen su pulso a Morsi en la calle. >6-7 Texto: Alberto PRADILLA, enviado especial Fotografía: Gianluigi GUERCIA | AFP ERREPORTAJEA OIHANE LARRETXEA Arabako landa guneetako tratu txarren kasuak, aztergai REPORTAJE ÁLVARO HILARIO Debate y construcción nacional en Durango EDITORIALA >8 Puede y debe aportar al proceso
  2. 2. táculos con los que se topan las mujeres en los itinerarios de salida de la violencia sexis- ta. Subsanar las carencias es el segundo reto. Para la elaboración de este vasto trabajo ha sido muy importante la colaboración de las veinte víctimas, con la aportación de du- ros testimonios. Su voz resultaba necesaria. Las mujeres entrevistadas tienen entre 24 y 78 años, aunque la franja de edad mayorita- ria oscila entre los 36 y los 45 años. Otra característica común de todas ellas es que han dejado atrás la situación que vivían utilizando, en los últimos cuatro años, algu- no de los servicios de apoyo que ofrece la Di- putación alavesa. De las veinte mujeres, ca- torce habían denunciado a su maltratador, y seis no lo habían hecho. En cuanto al nivel educativo, seis de ellas poseen estudios de enseñanza primaria; T ienen en común su condi- ción de mujer y que habi- tan en zonas rurales de Araba, en municipios que cuentan con menos de 3.000 habitantes. No obs- tante, no es eso lo que las une, sino el drama de ha- ber sufrido malos tratos físicos, síquicos y/o sexuales, así como amenazas a manos de sus respectivas parejas o exparejas durante años. La asociación pro derechos humanos Argi- tuz presentó ayer en Gasteiz el informe que lleva por título “Necesidades, obstáculos y buenas prácticas en los itinerarios de la sali- da de la violencia de género, desde la expe- riencia de mujeres del área rural de Araba”, con un primer objetivo de detectar los obs- Cientos de mujeres residentes en pequeños municipios de Araba víctimas de la violencia machista solicitan ayuda cada año para dejar atrás los abu- sos. A raíz del testimonio de veinte mujeres, la asociación pro derechos humanos Argi- tuz ha realizado un informe donde analiza las necesidades y obstáculos en materia de atención, protección y justicia. RELATOS TAN DUROS COMO NECESARIOS DE ESCUCHAR REPORTAJE ••• Oihane LARRETXEA EG2 EGUNEKO GAIAK LA VIOLENCIA MACHISTA EN LAS ZONAS RURALES DE ARABA 2012 12 8 larunbata GARA4
  3. 3. ocho cuentan con formación secundaria, cinco han realizado estudios universitarios y una mujer no posee ningún tipo de estu- dios. Aunque la gran mayoría desempeña una ocupación laboralremunerada –a excep- ción de una desempleada y dos jubiladas–, casi todas tienen dificultades económicas y solo cuatro reconocen llegar sin apuros a fin de mes. Por último, añadir que a excepción de dos, todas ellas son madres. miedo al «qué dirán» No es casual que el estudio se haya centrado en el análisis de las zonas rurales del territo- rio, porque sus autores pretendían identifi- car los elementos diferenciadores respecto a lo vivido por mujeres de entornos urbanos, tanto en la propia experiencia como en las vías de salida. La primera conclusión es que el entorno rural no es descrito por las muje- res como un obstáculo importante, salvo en el caso de la mayor. No obstante, el informe constata que aparecen de manera reiterada menciones al control social, al «qué dirán». De hecho, algunas han reconocido haber ocultado en el pueblo su experiencia, y otras han apuntado que las medidas de protec- ción, a menudo, se compaginan mal con la necesidad de intimidad de las víctimas. «Me dijeron, cuando me pasó eso, ‘podías haber llamado a la Ertzaintza y hubiera ido a casa’, pero yo quería evitar que la gente lo viera y todo eso», relata una de las mujeres entrevistadas. También apuntan a la parado- ja de que, aunque en los pequeños pueblos todos sepan de todos, es necesario un es- fuerzo para ocultar la violencia machista. «Se sabe, pero que no se sepa», cuenta otra de las víctimas. Reconocimiento y culpabilidad Otro de los aspectos analizados, y si cabe uno de los más importantes en la vida de es- tas mujeres, es la salida de la relación. Ocho de las mujeres ha permanecido durante más de diez años en la relación violenta, seis con- vivieron entre cinco y diez años, cinco per- manecieron menos de cuatro años, y solo una convivió menos de un año con su agre- sor. La primera barrera para salir de la situa- ción que viven es la dificultad de reconocer la relación como una relación violenta, y por ende, de reconocerse como víctimas de la violencia sexista. «He tenido momentos en que me he tenido que encerrar en el baño por miedo, pero bueno, yo no veía esas cosas como maltrato (…). Ahora veo que no se pue- de vivir con…, yo vivía con miedo, mucho miedo», se rememora en un relato. Una de las mujeres que ha participado en el proyecto destaca la utilidad y la impor- tancia del trabajo que realizó con ella la sicó- loga para, en primer lugar, ampliar la des- cripción social de la violencia de género y después poder englobar las formas más in- visibles y las más dañinas a largo plazo, co- mo es el caso de los abusos sicológicos. «El maltrato no es que te metan dos hostias y que te pongan contra la pared, sino que es un trabajo diario de hacerte sentir que tú no vales nada y tú no eres nadie, que tú eres culpable de todo», cuenta. El informe ha determinado que esta falta de reconocimiento genera un gran senti- miento de culpabilidad en las mujeres, en su relación de pareja con el agresor, que en mu- chos casos recuerdan que consideran su ac- tuación el desencadenante de la violencia. El miedo a una mayor violencia, o las amenazas que pudiera verter el agresor con- tra los hijos e hijas de la pareja eran también motivos por los que las víctimas dudaban de su capacidad para dejar la relación. Sin em- bargo, es el apoyo de la familia, amistades y vecinos uno de los factores clave para que estas mujeres tomaran la determinación, y en este aspecto no ha tenido gran relevancia el factor de que residieran en un pequeño municipio. Terapia personalizada Según el informe, uno de los aspectos que mejor han valorado «con diferencia», tanto las mujeres que denunciaron, como las que no lo hicieron, ha sido el servicio de aten- ción sicológica especializada de la Diputa- ción alavesa, y resaltan la importancia de que la terapia sea especializada. Todas reco- nocen la necesidad de un apoyo en el que se sintieran «acogidas, comprendidas y creí- das», y tanto en la terapia individual como en las de grupo, afirmaron encontrar todo eso. «Una opinión tuya puede animar a una compañera y la de una compañera te puede ayudar a ti en un momento dado (…). Hay muchas veces que te sientes como yo, yo, yo, pero no en el plan egoísta, sino de decir ‘esto solo me pasa a mí’». Teniendo en cuenta que uno de los aspec- tos que más preocupaba a las víctimas era las consecuencias de la violencia en los hijos e hijas –la mayoría tenían descendencia con el agresor–, valoran muy positivamente que la atención sicológica de la Diputación in- cluya un servicio de terapia infantil, pues, aunque en la mayoría de los casos los abu- sos se limitaban a la mujer, el ambiente del hogar tenía graves efectos. Una madre relata que su hija empezó a robar en la ikastola y que adoptó una actitud violenta. Romper la relación y denunciar Frente a la visión de que la denuncia repre- senta la «puerta de entrada» del recorrido de salida de la violencia, algunas han apun- tado que esa decisión requiere «un plus de preparación» y distinguen claramente la de- cisión de romper la relación de pareja con el agresor, de la iniciativa de denunciarle. Se- gún las Macroencuestas realizadas por el Gobierno español desde 1999, la vía de sali- da de la mayoría de las mujeres no es la de- nuncia, sino la separación de agresor. Según los datos del 2011, solo el 29% de las mujeres que reconoció haber cortado con su agresor había interpuesto una denuncia. Entre los factores que les impulsaron a in- terponer la correspondiente denuncia des- tacan el hecho de considerarla como un ins- trumento de protección, y la convicción de que la convivencia violenta era perjudicial para los hijos e hijas. De hecho, una de las entrevistadas confiesa que tuvo fuerzas pa- ra dar el paso al comprobar que los malos tratos se extendían a las hijas. En cuanto a las barreras que mencionaron las mujeres, destacan tres: la protección del agresor –no querer hacerle daño–, el miedo a sus represalias, y la falta de convicción de que los abusos pudieran ser denunciables y demostrables, en el caso de las víctimas de violencia sicológica no acompañada de ma- los trato físicos. De todas formas, tanto las que sí denun- ciaron como las que no lo hicieron, subra- yan la presión que sintieron sobre ellas por parte de los medios de comunicación, de fa- miliares y de profesionales. También se re- coge en el informe que de las catorce que presentaron denuncia contra su agresor, so- lo dos han quedado conformes, y con mati- ces, con el trato recibido durante el proceso judicial, con la protección y con la sentencia definitiva. Miembros de la asociación pro derechos humanos Argituz pusieron sobre el suelo figuras de mujeres y carteles de denuncia contra la violencia machista para presentar el informe, ayer en Gasteiz. Juanan RUIZ | ARGAZKI PRESS EG2GARA 2012 12 8 larunbata 5 RECOMENDACIONES DE LAS MUJERES ENTREVISTADAS Una de las primeras necesidades expresadas por las mujeres ha sido la de reconocer la experiencia vivida como un abuso de género, y para ello piden que se profundice en el apoyo y la información para que las mujeres reconozcan las diferentes formas de violencia machista que existen. Las acciones para una mejor inserción laboral y ayudas específicas es otra de las peticiones que destaca el informe, pues aseguran que tras la separación la emancipación económica no se adecua a las necesidades. Entre otras demandas destacan la mejora de la calidad y accesibilidad de los centros de emergencia, más información y apoyo en el momento de la denuncia, mayor acompañamiento durante el proceso penal, mayor flexibilidad en el acceso a la justicia gratuita, y un trato respetuoso y mayor especialización en la Policía como en los juzgados. O.L.

×