Se ha denunciado esta presentación.
Se está descargando tu SlideShare. ×

La ciudad de México, sus servicios y obras públicas

Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
Anuncio
INTRODUCCION
LA CIUDAD DE MEXICO, SUS SERVICIOS Y OBRAS PUBLICAS.
ING. GILBERTO VALENZUELA EZQUERRO.
Honorable Presidium, ...
2)
CIUDAD DE MEXICO, SUS SERVICIOS Y OBRAS PUBLICAS
Recuerdo el panorama tan desolador que presentaba nuestra
capital por ...
3)
El gobierno decidió dotarlos de los servicios elementales de
urbanización y se inició la regularización de la tenencia ...
Anuncio
Anuncio
Anuncio

Eche un vistazo a continuación

1 de 16 Anuncio

Más Contenido Relacionado

Similares a La ciudad de México, sus servicios y obras públicas (20)

Anuncio

Más de Academia de Ingeniería de México (20)

Más reciente (20)

Anuncio

La ciudad de México, sus servicios y obras públicas

  1. 1. INTRODUCCION LA CIUDAD DE MEXICO, SUS SERVICIOS Y OBRAS PUBLICAS. ING. GILBERTO VALENZUELA EZQUERRO. Honorable Presidium, señores miembros de la Academia Mexicana de Ingeniería: Ante todo, quiero agradecer a los miembros del Consejo de la Academia mi inmerecido ingreso a la misma para participar en la especialidad de Ingeniería Civil ya que mi actividad en los últimos 30 años, en su mayoría en cargos p5blicos, me han permitido una perspectiva diferente del ejercicio profesional. Afortunadamente he contado siempre con la colaboración de buenos ingenieros, muchos aquí presentes, que han sido ademas buenos amigos. No los menciono para no pecar de omisión. Por la misma razón no pretendo presentar un trabajo que se circunscriba a la Ingeniería Civil como podría suponerse que debo hacer. Considero ms itil hacer a ustedes una relación de hechos históricos, todos comprobables, que han sido trascendentes y han influído en el crecimiento de nuestra Capital y el desarrollo de sus servicios y obras p(iblicas. Mi propósito es relatar mis experiencias, con el fin de que se pueda alcanzar un diagnóstico de los problemas principales de esta atribulada urbe, aplicables en muchos casos a las ciudades del resto del país, para contribuir a la búsqueda de la solución a sus ingentes necesidades. Hasta me atrevo a concluir haciendo algunas recomendaciones en el área técnica, sin ahondar en los aspectos socio-políticos, aunque estoy consciente de que lo más probable es que no diga nada nuevo ante un auditorio tan docto y selecto.
  2. 2. 2) CIUDAD DE MEXICO, SUS SERVICIOS Y OBRAS PUBLICAS Recuerdo el panorama tan desolador que presentaba nuestra capital por los a?ios 1950, con frecuentes inundaciones de las calles del centro de la ciudad y muchas colonias, en que por semanas fue necesario mojarse hasta las rodillas para atravesar algunas calles. Como consecuencia, los viejos pavimentos estaban en muy malas condiciones por el reblandecimiento de sus bases. La causa de estas inundaciones radicaba en la insuficiencia del drenaje de la ciudad, debido a su crecimiento. Los viejos colectores, muchos de ellos construídos con tabique en arco se habían fracturado con los hundimientos que llegaron hasta 30 centímetros anuales. Estos hundimientos eran la consecuencia de la deshidratación del subsuelo, provocando en muchos casos, contrapendientes en el drenaje. Esta deshidratación de los acuíferos de la cuenca hidrológica del Valle de México obedecía al desmedido bombeo que se hacía para cubrir la creciente demanda de agua potable para la ciudad. El mismo gran canal tenía los primeros 10 kilómetros en contrapendiente con insuficiencia de bombeo para elevar el agua de los colectores durante las fuertes precipitaciones pluviales. Afluentes tan importantes como los ríos de La Piedad, Churubusco y Consulado estaban convertidos en canales de aguasnegras estancadas. Qué pronto hemos olvidado el México de esos días, en que a pesar de las recién inauguradas obras del Lerma, teníamos que llenar las tinas de nuestras casas. Desde entonces se formaban ya extensos asentamientos humanos provenientes de los estados circunvecinos que inmigraban al magnético Distrito Federal.
  3. 3. 3) El gobierno decidió dotarlos de los servicios elementales de urbanización y se inició la regularización de la tenencia de la propiedad. En efecto, se alinearon y pavimentaron las calles, se tendieron líneas de agua, drenaje y electrificación en cientos de kilómetros. Se entubaron todos los ríos que atravesaban la urbe, se construyeron grandes avenidas y hasta viaductos en sus cauces entubados. Se inició el periférico, concebido entonces como liga de carreteras y no se prolongó al sur y oriente de la ciudad para evitar el crecimiento de la misma hacia esa zona. Por otra parte, se resolvió el problema del comercio de la ciudad, alojado primordialmente en la vía p(iblica y que constituía verdaderas barreras al tránsito en muchas colonias. Se construyeron los primeros conjuntos habitacionales como los multifamiliares Miguel Alemán y San Juan de Aragón con sus propias áreas verdes y servicios, así como Nonoalco Tlatelolco, el primer gran conjunto vertical que adoleció de errores de planeación como la excesiva densidad, el pretendido equilibrio de clases económicas y la falta de estacionamiento. Fué también por esa época cuando se iniciaron los primeros estudios del metro, cuya factibilidad técnica de construcción civil se comprobó con los primeros pasos a desnivel de Fray Servando Teresa de Mier y Tiaxcoaque y que fué desechado por razones económicas pues el alto costo de la tarifa resultante, muy superior al pasaje de autobCts o tranvía, requeriría subsidio del D.D.F. o federal, como finalmente se resolvió, para ponerlo al alcance de las clases menos favorecidas. Para incrementar la dotación se introdujo el agua de Chiconautia, se mejoraron otras fuentes de abastecimeinto como las de Xochimilco y se procuró reducir fugas y desperdicio al reponer tuberías en malas condiciones.
  4. 4. 4) Se instalaron medidores, sobre todo a los grandes consumidores industriales que con la explotación del acuífero de la ciudad con sus propios pozos, pagaban cuotas ridículas. Se rehabilitó el gran canal, dragndolo,subiendo sus bordos con muros de concreto e instalando plantas de bombeo para contrarrestar la contrapendiente. Se construyó el interceptor del poniente para aliviar los cauces que atravesaban la ciudad de poniente a oriente para ser bombeados al gran canal del desagüe, que ya tenía niveles cuatro metros arriba del centro de la ciudad. Con el avance tecnológico e industrial, se transformó el alumbrado incandescente a fluorescente, luego a vapor de mercurio y fiñalmente a vapor de sodio. Se restringieron los fraccionamientos con el fin de estimular el crecimiento vertical y evitar el crecimiento horizontal de la ciudad y sus servicios. Sin embargo se paralizó la inversión privada en estos rubros. También se congelaron tarifas de cines y estacionamientos, desbordando el crecimiento irregular, hacia la periferia de la ciudad y al Estado de México que nos rodea. e
  5. 5. 5) Con un cambio de administración se iniciaron las obras del metro que con insuficientes estudios de origen y destino, aforos y encuestas, se ubicó por las calles con menos problemas por su amplitud, con un programa de obra de cuatro años que se logró cumplir al poner en operación tres líneas, una de ellas muy corta y con una longitud total del órden de los 40 Kms. y pocos trenes. Fué sin duda una marca mundial de rapidez. Pronto comenzó a popularizarse y congestionarse, sobre todo en la línea uno, que se extiende al oriente de la ciudad hacia las zonas populosas del Estado de México que, careciendo de fuentes de trabajo se convirtieron en grandes dormitorios del Distrito Federal, pues requieren traslados masivos a las zonas industriales al noroeste de la ciudad o a la zona de servicios en el centro, provocando grandes congestionamientos en la estación Pino Suárez donde transbordan a la línea dos que se dirige a Tacuba. Simultáneamente se construyeron las instalaciones deportivas para los decimonovenos juegos olímpicos, así como la vialidad que las comunica, obligando a la construcción del tramo sur del periférico hasta el canal de Cuemanco. Con un nuevo cambio de sexenio, se paralizó la obra de ampliación del metro y la continuación del Periférico al poniente y se construyó el primer tramo del circuito interior que había sido previsto en avenidas donde se habían entubado algunos ríos de la ciudad. También se inició la construcción del emisor central, un gigantesco túnel profundo que algún día, cuando se termine la prolongación de los interceptores y sus obras complementarias como vasos de almacenamiento, presas, etc. nos librará de inundaciones. Esto a su vez, permitirá adecuar la red de drenaje superficial para eliminar los problemas locales de inundación.
  6. 6. 6) Esta obra fué muy controvertida en su tiempo por el enorme costo, casi imposible de precisar, como toda obra de t(inel en suelos saturados de agua; pero que permitiría drenaje por gravedad contra un sistema por bombeo en el gran canal, con costo inicial mucho menor. Hoy es prácticamente la Cinica solución a largo plazo para el sur oriente de la Ciudad por el proceso de hundimiento que se observa en esa zona. La primera etapa de esta obra fué de 68 Km. de tt5nel; estén en construcción 22 y la tercera etapa requiere 45 Km. més. Con otro cambio de administración se reanudó el proyecto y la obra del Metro después de una interrupción de siete años en que, por razones naturales los técnicos, muchos capacitados en el extranjero, se habían dedicado a otras actividades. Ojalé se logre continuidad en estas obras porque la única soluci6n al trénsito de la Ciudad de México es el Sistema de Transporte Metro que ha quedado a la zaga del crecimiento y que con mucho esfuerzo y dinero esté recuperando el terreno perdido. Esta ha sido la solución en todas las grandes urbes del mundo y hasta la fecha, nada ha probado ser mejor. Por último se realizaron obras en una retícula de calles y avenidas ortogonales convirtiéndolas en sentido único con carriles preferenciales para el transporte público de superficie pero que hasta ahora solo ha dado facilidades de traslado al automovilista. Desde hace mucho tiempo sostengo la tesis de que la proliferación del automóvil en México obedece a la falta de otra alternativa de transporte, pues resulta paradójico qué con el nivel de ingreso medio del capitalino tengamos como promedio, un auto por familia. También creo que el problema del transporte individual no tiene solución, tanto por érea de circulación como por superficie de estacionamiento. Mientras més facilidades se le den a su majestad el auto, més se multiplicarén y més se agravarén los problemas de transporte superficial, sobre todo considerando el bajo costo del combustible y de la mano de obra para mantener en operación automóviles que tienen veinte y hasta treinta años de vida.
  7. 7. 7) Todo esfuerzo en materia de vialidad, salvo algunas intersecciones excepcionales debe encauzarse a la solución del transporte público que, cuando alcance suficiencia y eficiencia, permitirá al capitalino movilizarse con economía, rapidez y seguridad ademas de una reducción considerable en la contaminación del aire que se debe fundamentalmente al gran número de vehículos de combustión interna que proliferan por nuestras calles con 1.3 pasajeros por vehículo. Por otra parte, es de llamar la atención que después de quince años de estudios y media docena de anteproyectos diferentes, todavía no se define la solución del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México. Debo aquí reconocer que cuando fuí Secretario de Obras Públicas, aunque se transformó el sistema aeroportuario del país, fuí incapaz de lograr la aprobación del aeropuerto en Zumpango, que en ese año, 1966, era indiscutiblemente el mejor. Desde entonces se han gastado muchos cientos de millones en renivelación de pistas, ampliaciones y remodelaciones del Aeropuerto Benito Jurez, que ya está llegando a su saturación e indudablemente vamos a pasar varios años con grandes perjuicios y molestias antes de que se dé solución a los vuelos comerciales de itinerario. Otro ingente problema a resolver en esta urbe es el de la basura, que alcanza ya volúmenes enormes y engendra problemas sociales, políticos y económicos. Hace casi treinta años se expropiaron grandes áreas de terreno en las zonas de minas del poniente de la Ciudad y en Santa Cruz Meyehualco, en el oriente, donde se iniciaron, en forma técnica, los primeros rellenos sanitarios y donde se construyeron las primeras 3000 casas para los "pepenadores de basura" para igual número de familias que en aquel entonces vivían del aprovechamiento de la misma, en un esfuerzo por humanizar la vida de estos trabajadores, probablemente el último peldaño en la escala social.
  8. 8. Han pasado los años; el equipo de excavación y relleno ha desaparecido; los vicios, la explotación humana y los intereses se han multiplicado y los rellenos sanitarios, hace mucho dejaron de hacerse, para dar lugar al enorme hacinamiento de basura, que cubre muchas hectéreas y que ya en varias ocasiones, por las reacciones químicas de la descomposición que inician el fuego, ha ennegrecido el cielo del Valle de México. Esta grave contaminación bactereológica y de polvo esta deteriorando seriamente la salud del capitalino, sobre todo de los menores y ha sido motivo de artículos de prensa muy negativos para el turismo extranjero, que cada vez es menor. También hay contaminación del agua del subsuelo de la Ciudad, de donde provienen cuatro quintas partes de la dotación urbana. Esta polución se origina en los asentamientos irregulares y faltos de instalaciones sanitarias, extendidos en las zonas de recarga de los acuíferos de la cuenca hidrológica que, contaminados con materia fecal, son resumidos en las zonas altas y permeables del subsuelo, para encontrar su camino por gravedad a los mantos acuíferos, para luego ser bombeados al sistema de distribución, no siempre con el indispensable control y tratamiento de purificación. Para no ir muy lejos basta pasar cerca del cauce que separa las Lomas de Chapultepec de Tecamachalco, en el Estado de México, para percatarse de esta lamentable realidad. El resultado de la falta de consistencia en objetivos y propósitos es motivo de preocupación, desde el punto de vista técnico: un tramo poniente y sur del anillo periférico, inconcluso, un tramo poniente del circuíto interior, también inconcluso, un gran emisor para desalojar las aguas pluviales del área metropolitana que no tiene completos los interceptores que lo alimentan, un sistema de metro con 19 Kms. adicionales en operación y 50 en construcción, con algunos tramos, con casi tres años en obra, con las consiguientes molestias y perjuicios.
  9. 9. 9) En la actualidad tenemos dos millones de vehículos congestionando todas las calles de la Ciudad, una contaminación del aire que en ciertas épocas del año ya alcanza niveles muy peligrosos y un capitalino que carece de medios para manifestar su inconformidad, irritable, agresivo y cada vez ms egoísta e irrespetuoso del reglamento de transito y de las ms elementales reglas de convivencia, cuando esta al volante. ¿Qué ha pasado en estos últimos 30 años para que la vida en la capital tanto se haya deteriorado? En mi opinión, los problemas de la Ciudad de México se han agravado con la conurbación de 14 municipios del Estado de México que suman un tercio de la población total y que forman la gigantesca y amorfa mancha urbana que denominamos área metropolitana, donde todos los problemas son cada vez ms grandes, incluyendo el impresionante cinturón de miseria que nos rodea. El deterioro en la calidad de la vida ha sido consecuencia de la falta de planeación del desmedido crecimiento, provocado en su mayor parte por la inmigración campesina. Hay municipios, como Netzahualcóyotl que han tenido incrementos de población hasta del 12% anual. Uno de los factores que contribuye a este incontenible crecimiento es el subsidio de bienes y servicios en la capital. Es de todos sabido que muchos alimentos son més baratos aquí que en sus lugares de origen inclusive, lo cual es aparentemente absurdo, como sucede con la tortilla, base de la alimentación de nuestro pueblo. Por lo que se refiere a servicios, basta un botón de muestra con las tarifas del metro, que son las mismas desde hace 12 años y apenas cubren el 20% del costo de operación, sin considerar amortización.
  10. 10. 10) Si a esto agregamos el bajo costo y la calidad de los estudios superiores y la medicina asistencial aunado al importantísimo factor que constituye el mercado interno y la gran bolsa de trabajo y empleo que aquí se genera, es fácil entender la inmigración, cuando se compara con nuestra provincia. Es evidente que el detener esta inmigración debe ser una de las metas prioritarias del gobierno federal, quien tarde o temprano y ojalá no sea tarde, tendrá que tomar medidas drásticas en lo político, en lo económico y en lo social para corregir este desequilibrio nacional. Como todos sabemos, tenemos una concentración del 20% de la población del país en tres diezmilésimos del territorio nacional, provocada a su vez por un altísimo porcentaje de las decisiones políticas, económicas y sociales, así como de una alta concentración de la inversión nacional. Y aquí es donde el círculo vicioso de causa-efecto amplía su diámetro en forma exponencial. Insistimos en resolver nuevos efectos, muchas veces multiplicando las causas y el resultado es un área urbana, de las más pobladas del mundo, cada vez más grande e inconclusa, en la que los servicios llegan a un porcentaje cada vez menor de la población total y en que cada uno de ellos alcanza ya proporciones y costos descomunales, como lo demuestran los costos por metro cúbico de agua potable en nuevos proyectos de abastecimiento.
  11. 11. 11) Lo que es evidente es que las soluciones tienen que obedecer a políticas de desarrollo de alcance nacional con objetivos a largo plazo que son muy cortos en la vida de una ciudad. También es evidente que la división política del Distrito Federal y el Estado de I4éxico, de no poderse modificar, hace necesaria una reestructuración en la unidad de gobierno que haga congruentes las leyes, políticas generales, normas, tarifas, servicios y obras públicas. Pero a pesar de estos graves problemas, dentro de las mismas entidades también es evidente la falta de continuidad. Casi todas las obras públicas correctamente planeadas y construídas son benéficas. ¿Por qué no se continúan hasta su terminación? ¿Será por el cambio sexenal de funcionarios y que a todos nos gusta iniciar obras nuevas? ¿Será porque la obra pública ha sido supeditada a factores políticos? ¿Será porque carecemos de los técnicos municipales que requerimos? ¿Será porque la elefantiasis que sufrimos va siempre adelante de sus posibilidades de solución? ¿O será porque la obra pública en ciertos casos, excepcionales afortunadamente, es víctima de la corrupción y el enriquecimiento ilegítimo? En cualquier forma, rebasa la esfera de acción de la ingeniería. Pero lo que sí es ingeniería y que en vez de mejorar en muchos casos palpables se deteriora, es la CALIDAD de los proyectos y la CALIDAD de las obras. El costo, el tiempo, las molestias, aunque muy importantes, se olvidan rápidamente, pero el funcionamiento y la calidad permanecen y nos recuerdan cada día cómo NO se deben hacer las cosas.
  12. 12. 12) Ha sido siempre la lucha entre la fecha política de terminación de una obra y la calidad de la misma; entre el plazo y el costo. ¿Llegaremos algún día a disasociarlos? Por otra parte, la necesaria desconcentración de decisiones, proyectos y su ejecución, sin la debida normalización y capacitación empeora los problemas. y, si a esto agregamos que la desconcentración ha sido sólo parcial, pues muchas veces hay superposición de funciones, no siempre coincidentes, resultan muchas obras inoperantes y de mala calidad en las que se dilapida el presupuesto. Nunca he pensado que la ingeniería, correctamente empleada en la obra pública sea la panacea que resuelva los problemas de la Ciudad de México, pero en la responsabilidad que compartimos, debemos mejorarla, no como un fin sino como un medio para contribuir a la solución de los problemas que a todo mexicano afectan, con la mayor eficiencia y el menor costo posible. Empecemos por los proyectos: En los últimos años han nacido un buen número de firmas de Ingeniería, la mayoría con técnicos de buen nivel, pero que han sufrido la falta oportuna de pago de sus trabajos y cuyas estimaciones no son financiables como las de las compañías constructoras, en Banobras, por ejemplo y por otra parte es inadmisible una liga con estas, por razoiies obvias. El único activo que tienen es el ingeniero. No cabe duda que este tipo de firmas, llamadas de consultoría, con una adecuada orientación y el tiempo necesario pueden producir proyectos de buena calidad, pues muchas de ellas tienen técnicos formados en el sector público, donde antes se realizaba el trabajo en forma global, desde el levantamiento topográfico hasta el cálculo estructural, cuando el número de obras lo permitía.
  13. 13. 13) Actualmente, la autoridad técnica identifica el proyecto y la posible solución, elabora especificaciones y normas y calcula presupuestos. Esta falta oportuna de pago y limitada capacidad financiera está liquidando a las empresas pequeñas o nacientes y está fortaleciendo cada día más a las grandes, sobre todo las que tienen una estructura muy diversificada. Por otra parte, considero incongruente e inadmisible que dos empresas ligadas económicamente, realicen por un lado proyectos y sus especificaciones y por otro, ejecuten esas mismas obras. La empresa de ingeniería debe ser eso, de ingeniería pura y no debe tener ninguna relación con los industriales de la construcción. Otro tipo de empresa de consultoría es la de supervisión de obra, que también ha sufrido la falta oportuna de pago y de apoyo gubernamental para exigir el cumplimiento de especificaciones. Aprovecho este foro para recordar dos estudios que realizó el decimoséptimo Consejo Directivo del Colegio de Ingenieros Civiles de México que tuve el honor de encabezar en el bienio 1978-79 de la "Prospectiva de la Ingeniería Civil de México de 1980 al año 2000" y "Complementación de la Formación Profesional en el Trabajo", orientados a cuantificar los requerimientos de ingenieros civiles y a su capacitación en el trabajo para incrementar su productividad. Dichos estudios han resultado proféticos en cuánto a la demanda y urgentes en cuánto a la complementación de la formación profesional pues todos los presentes estamos sufriendo la falta de ingenieros tanto en el sector pfiblico como en el privado. Estoy seguro que muchos nos hemos hecho la misma pregunta: ¿Por qué faltan ingenieros civiles en México? Sin lugar a duda, hoy en día tienen gran demanda y están bien retribuídos. ¿Han faltado incentivos para el estudiante o no ve aliciente en ser empleado de gobierno, de una constructora o en la docencia, que son las alternativas actuales?
  14. 14. En el área técnica me permito proponer las siguientes recomendaciones para mejorar nuestros servicios urbanos y obras públicas: Crear una Naestría de Tngeniera Urbana, con conocimientos especiales de redes de abastecimiento de agua y sus tratamientos, drenaje pluvial y sanitario y sus tratamientos, pavimentos, alumbrado público, ingeniería de trnsito y urbanismo, complementado con materias básicas de planeación y sanidad ambiental, para formar una nueva generación de técnicos urbanos que hagan carrera en el servicio público. Separar los puestos políticos de los cargos técnicos, convirtiendo los segundos en cargos ganados en oposición e independientes de los cambios sexenales. Realizar todos los estudios necesarios aprovechando información censal, aforos, estudios de origen y destino, fotografía aérea y otros para crear un banco de información actualizada que sirva para elaborar el plano municipal y catastral del área metropolitana y poder así fundamentar las decisiones básicas, como son rutas y prioridades en líneas del metro y vialidad, solución de intersecciones, a nivel y desnivel, sistemas y subsistemas de abastecimiento de agua y drenaje así como su cabal aprovechamiento mediante tratamiento; solución a las 10,000 toneladas diarias de basura que genera la ciudad, con rellenos sanitarios, cremación o industrialización, etc. Fomentar la creación y el fortalecimiento de empresas de ingeniería dedicadas a proyectos, estudios económicos y supervisión de obra que es la única alternativa que ofrece otro horizonte al pasante de ingeniería. Como consecuencia de lo anterior, hacer una correcta evaluación de cada alternativa, determinando costo-beneficio, incluyendo factores como el costo político y social, para luego jerarquizarlas y programarlas en el corto, mediano y largd plazo, con su correspondiente previsión presupuestal afectada por factores de incremento en costo y aprobados por autoridades institucionales, para luego realizarlas con apego a proyectos y especificaciones,
  15. 15. 15) Además de las recomendaciones en el área técnica me permito terminar con algunas conclusiones y recomendaciones generales: - Todos sabemos y se ha dicho hasta la saciedad que es necesario detener el aumento de población del área metropolitana de la Ciudad de México. Mientras esto no sea una realidad, será imposible ampliar y mejorar los servicios y obras p1blicas con relación a la población beneficiada, pues independientemente de los problemas sociopolíticos que se generarían con su solución, sería siempre insuficiente el presupuesto. - Considero fundamental alentar el desarrollo en nuestras costas, donde tenemos abundancia de recursos naturales y por otra parte, encarecer los servicios y energéticos en el Valle de México. - Esta política de desarrollo en nuestra provincia, donde los ingenieros debemos construir el nuevo México y a donde debemos llevar las dependencias gubernamentales, la salud, la educación y las fuentes de trabajo tiene que venir aparejado con una modernización de nuestros sistemas carreteros, ferroviarios, portuarios, así como aeroportuarios, para lograr la necesaria comunicación y un transporte eficiente y económico. - Será necesario alentar la inversión privada en la vivienda y el esparcimiento, subsidiando bienes y servicios con incentivos fiscales. - En contraparte, debemos eliminar, gradualmente todos los subsidios en el Valle de México para llegar a costos reales de servicios. También es necesaria una nueva política laboral, que permita a la industria su traslado, pues la actual lo hace ant ieconómico.
  16. 16. 16) Para concluir debemos combatir la inmoralidad y hacer un diagnóstico de cada problema, atacando las causas con programas a corto, mediano y largo plazo, valiéndonos de todos los instrumentos y conocimientos que hemos acumulado en siete siglos de obras priblicas en México. El reto para los ingenieros es grande, cuantitativa y cualitativamente pero la alternativa ya no es de una vida mejor es de supervivencia. Octubre 29, 1981. ING. GILBERTO VALENZUELA E.

×