SlideShare una empresa de Scribd logo

Relato cinematografico y estetica pictorica hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en goya en burdeos

Aprendizaje

1 de 9
Descargar para leer sin conexión
RESUMEN
Con la película Goya en Burdeos como referente de análisis, se estudian algunas relaciones discursivas que
pueden establecerse entre el cine y la pintura, revisando concepciones filiales al respecto y considerando la
presencia de obras pictóricas en la fílmica una manera, entre otras posibles, de confluir ambos discursos.
ABSTRACT
By taking the film Goya en Burdeos as the analysis issue, they are studied several discoursive relations
that can be set up between cinema and painting, not only revising filial conceptions on the subjetc, but con-
sidering the presence of paintings in the movies just one possibility for joining both discourses.
PALABRAS CLAVE:
Cine, pintura, intertextualidad, hiperdiscurso, metadiscurso.
KEYWORDS:
Cinema, painting, intertextuality, hyperdiscourse, methadiscourse.
* * * *
Relato cinematográfico
y estética pictórica.
Hipertexto, hiperdiscurso y
metadiscurso en Goya en Burdeos
Pedro Javier Millán Barroso
Universidad de Sevilla
LIÑO 14. Revista Anual de Historia del Arte. 2008
La reflexión teórica sobre la impronta de
otras artes en el cine se remonta a los inicios
mismos de este. Abundantes son las publicacio-
nes al respecto, normalmente desde el ámbito
literario, a propósito de la tendencia a adaptar
sus relatos y de la predominante configuración
teatral de los primeros filmes. Sin embargo, los
diversos enfoques diluyen en un maremagno
epistemológico la densa tipología de tales rela-
ciones, máxime al estudiar el funcionamiento de
cierto discurso artístico, no ya en tanto elemen-
to expresivo fílmico, sino de una película en
concreto, es decir, como soporte discursivo del
hecho enunciativo cinematográfico. En este sen-
tido, la fórmula “cine y pintura” suele aludir a
dos posibilidades específicas de la densa relación
hiperdiscursiva que conecta ambos discursos
estéticos: la supuesta relación filial del llamado
séptimo arte con la pintura –figurativa, claro–, o
bien la presencia más o menos evidente de algu-
nas obras pictóricas en la fílmica. Las reflexiones
al respecto deberían referirse a aspectos discur-
sivos mucho más amplios.
Sabido es, en efecto, que las artes plásticas
–no solo la pintura– ofrecen al cine un vasto
catálogo referencial del que servirse, siendo
muy evidentes algunos casos y exigiendo otros
al espectador un bagaje más profundo para cap-
tar el guiño y darle sentido en el relato. Pero no
es el objeto de estas páginas una disertación
acerca de lo esencial fílmico, bastando recordar
que, si bien es secular la voluntad de plasmar
gráficamente el movimiento, la perspectiva,
etc… ello no implica que exista una relación de
tipo filial –menos aún, causal– entre el cine y
las fórmulas pictóricas más ligadas a la repre-
sentación figurativa del objeto según lo percibe
empíricamente el ojo humano.
De hecho, es por lo que suele hablarse del
salto desde el cinematógrafo hacia el cine. El
primero, un artefacto inventado por los her-
manos Lumiére con fines técnico-científicos; el
segundo, el discurso enunciativo que, a partir
de ese dicho potencial de registro gráfico, se
desarrolló y consolidó ciertos códigos enuncia-
tivos para relatar.
Desde los inicios del cine como medio, los ana-
listas han estado buscando su “esencia”, sus rasgos
distintivos únicos. Algunos teóricos de los primeros
tiempos del cine reivindicaron un cine incontami-
nado por las otras artes, como en la idea de “cine
puro” planteada por Jean Epstein. Otros teóricos y
directores ratificaron con orgullo los vínculos que
unían al cine con el resto de las artes. Griffith sos-
tenía que había tomado de Dickens el montaje
paralelo de la narración, mientras que Eisenstein
halló antecedentes literarios de prestigio para los
recursos cinematográficos […]. Las definiciones del
cine que evocan de forma recurrente otras artes
–“escultura en movimiento” (Vachel Lindsay),
“música de luz” (Abel Gance), “arquitectura en
movimiento” (Elie Faure)– establecían vínculos con
las artes del pasado planteando a un tiempo dife-
rencias cruciales: el cine era pintura, pero en movi-
miento, o música, pero de luz y no de notas esta
vez. El denominador común era, para todos ellos, la
idea de que el cine era un arte. Así pues, Rudolf
Arnheim expresó en 1933 su asombro ante el
hecho de que el cine no hubiese sido recibido con
los brazos abiertos por los amantes del arte1.
Así pues, los vínculos que, efectivamente,
existen entre el cine y la pintura, se vienen
explicando con cautela desde perspectivas teó-
ricas diversas. Aquí me centraré en las relati-
vas a los fenómenos intertextuales2 y metadis-
cursivos, es decir, en las maneras en que pue-
den coexistir unos lenguajes y sus obras en
otras posteriores, así como al hecho estético
mismo de reflexionar sobre tal copresencia.
Es mi objeto de análisis la película de
Carlos Saura Goya en Burdeos (1999). La his-
toria relata los últimos compases vitales del
insigne pintor español, cuyas sabiduría estéti-
ca y lucidez sociopolítica, tan constatadas por
su trayectoria artística, se tiñen de ensoñacio-
nes dementes conforme la vejez lo consume.
Ello da lugar a retrospectivas donde las viven-
cias de juventud confluyen oníricamente en el
lecho de muerte, todo ello acudiendo a la
reproducción fílmica de marcas estilísticas de
Goya y a la mención explícita de señeras obras
suyas y de otros pintores, como Velázquez.
En este sentido, los vínculos cine-pintura
de la película pueden estudiarse según tres
asuntos principales y mutuamente influidos
entre sí:
a) La película Goya en Burdeos como
hipertexto, pues confluyen en ella, como
he dicho, diversos lienzos y grabados de
los siglos XVII y XVIII.
Acudo aquí a la noción de hipertextualidad
tal como la formula Gérard Genette: “toda rela-
PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO
156
1 STAM, Robert, “Teorías del cine. Una introducción”,
Barcelona, Paidós, 2000, pp. 49-50.
2 KRISTEVA, Julia, “Semiótica I y II”, Madrid, Funda-
mentos, 1981. GENETTE, Gerard, “Palimpsestos. La lite-
ratura en segundo grado”, Madrid, Taurus, 1989.
ción que une un texto B –que llamaré hipertex-
to– con un texto anterior A –al que llamaré
hipotexto– en el que se injerta de una manera
que no es el comentario”3, lo cual precisa recor-
dar somerísimamente lo bien sabido: que, si
bien dicho autor se centra en las manifestacio-
nes literarias, la Semiótica considera texto cual-
quier elemento codificado susceptible de gene-
rar sentido y, por tanto, interpretación, por lo
que las obras pictóricas y cinematográficas tam-
bién son, según esta perspectiva, textos. Desde
tal enfoque, extrapolo los términos genetteanos
al ámbito fílmico y pictórico que me ocupa.
b) La naturaleza hiperdiscursiva del cine,
en tanto que se puede servir de recursos
pictóricos y de otros lenguajes estéticos
para comunicar. En este caso, lo pictóri-
co goyesco es una de las dominantes
discursivas.
La noción de hiperdiscurso se refiere a la
naturaleza múltiple de los discursos, por cuan-
to, superadas las concepciones puristas sobre
las fronteras entre las artes y entre sus géneros
respectivos, se observa que en ellas puede ope-
rar con más o menos intensidad un entramado
de formas expresivas que en el texto dan lugar
a un todo semántico unitario. Polidiscurso
designaría una suma de discursos en confluen-
cia estéril, mientras que acudir al prefijo hiper
de la propuesta de Genette sí denota la mutua
influencia semántica entre cada código que
funciona en la obra.
Sabiendo que las fronteras entre el texto y el
discurso no han dejado de ser polémicas, recor-
damos también que la teoría suele llamar inter-
discursividad a las relaciones entre los diferentes
discursos socioculturales perceptibles en un texto.
De análoga manera, pues resulta necesario nom-
brar para entender, podríamos convenir en llamar
“hiperdiscursivas” a las que se establecen entre
discursos cifrados mediante códigos diferentes
–por ejemplo, verbal e iconográfico– que se
engranan en síntesis fecunda conformando un
“hiperdiscurso” o discurso de orden superior
cifrado en más de un código. El cine sonoro es
constitutivamente hiperdiscursivo y el mundo
cibernético potencia la hiperdiscursividad hasta
el paroxismo4.
Desde esta perspectiva, el cine es hiperdis-
cursivo en tanto lenguaje artístico5 en el que se
integran sistémicamente, en densa semiosis,
los parámetros expresivos de códigos estéticos
visuales –pintura, fotografía…– y sonoros
–música, ambientación…–, verbales –narra-
ción, diálogo…– y no verbales –proxémica,
escenografía…–; todos ellos supeditados a los
que considero códigos propios de la enuncia-
ción audiovisual: el movimiento de cámara y
el montaje6.
c) El carácter metadiscursivo de la obra,
pues Carlos Saura, muy implicado en las
estéticas posmodernas, reflexiona en
esta y otras películas acerca de los
mecanismos, de las posibilidades enun-
ciativas y del proceso creativo del cine
mismo. Con igual voluntad, plasma en
varias escenas momentos creativos de
Goya en la ficción de la película objeto
de estas páginas.
Pese a interconectarse, por razones de
exposición trataré separadamente cada uno de
los tres asuntos principales indicados, aunque
servirá para engranarlos la intensa crítica
sociopolítica de Goya que Saura, sumándose a
ella, plasma en la película. Precisamente,
comienza el filme con una escena en la que la
mirada enunciativa se desplaza en travelling
entre las piezas de una res descuartizada: cabe-
za, extremidades… hasta mostrar el cuerpo col-
gado para desangrarlo (Saura, 1999:
[00:00:35]). Tendiendo en cuenta la identifica-
ción que suele realizarse entre el toro y lo
español, se trata de una elocuente apertura del
relato que, remitiendo a una serie de naturale-
zas muertas donde el pintor retrata con crude-
za piezas de matanza, anuncia con simbólica e
intensa dominante del color rojo la conciencia
157
Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto,
hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos
3 GENETTE, Gerard, “Palimpsestos…”, opus cit, p. 18.
4 BARROSO VILLAR, Mª Elena, “La veta vanguardista en
la obra de Francisco Ayala. El jardín de las delicias”,
conferencia en vías de publicación. Pronunciada el 14
de diciembre de 2006 en la sede de la Fundación José
Manuel Lara de Sevilla, dentro del ciclo de conferencias
que cerraron los actos conmemorativos por el centena-
rio de Francisco Ayala (14 y 15 de diciembre de 2006).
5 Tal afirmación no solo ha requerido ríos de tinta acer-
ca de la naturaleza lingüística del cine (Metz, 1974),
sino que exige reflexionar sobre la ubicación del cine
entre el resto de las manifestaciones audiovisuales.
6 MILLÁN BARROSO, Pedro Javier, “Género literario y
género audiovisual. Una propuesta para el relato cine-
matográfico”, en Cauce. Revista internacional de filolo-
gía y su didáctica, Sevilla, Departamento de Didáctica
de la Lengua y la Literatura y Filologías integradas,
Universidad de Sevilla, nº 30, 243-275.
crítica que va a plasmarse en la película.
Afianza esta significación un encadenado
visual entre el animal –cita del Buey desollado
de Rembrandt (1655, París, Museo del Louvre)–
y el rostro del personaje Goya. Precisamente,
este afirma tener por principales maestros al
flamenco y a Velázquez.
Antecedentes sauranos.
Los musicales flamencos
Comenzando la década 80 del pasado siglo,
Carlos Saura inició una fértil trayectoria cinema-
tográfica en torno al cine musical. La primera
obra fue Bodas de sangre (1981), en la que toma-
ba como referente principal la coreografía que
Antonio Gades había concebido a partir del
drama trágico de Federico García Lorca. En tér-
minos estrictos, el filme es un hipertexto a partir
de otro hipertexto, como Carmen (1983) lo es de
la ópera que Georges Bizet compuso a partir de
la novela de Prosper Mérimée, o Iberia (2005) se
inspira en la señera suite de Isaac Albéniz.
Desde entonces, un motivo principal sería
marca común a todos los musicales de Saura:
el ensayo, lo cual se inserta en un denso plan-
teamiento metadiscursivo sobre la construc-
ción de los relatos con el que el director reco-
rre metafóricamente, trasvasándolas, las fron-
teras entre la realidad y la ficción. Asimismo,
tiende lazos hacia manifestaciones de otros
discursos artísticos, la pintura entre ellos, para
integrarlas en las suyas, cinematográficas, a
propósito del interés por utilizar reflexivamen-
te los momentos, tan espontáneos, en los que
se produce la transición actor-personaje. Esta
importancia fílmica que Saura otorga al ensa-
yo coreográfico explica las abundantes refe-
rencias, algunas muy claras, a señeras obras
pictóricas de Edgar Degas.
Goya en Burdeos
como hipertexto cinematográfico
Según lo expuesto anteriormente, la pelícu-
la Goya en Burdeos, filmada tras haber conce-
bido y desarrollado Saura las fórmulas expre-
sivas de su cine musical, es un complejo hiper-
texto en el que coexisten numerosos hipotex-
tos de Francisco de Goya, bien mediante citas,
o bien con alusiones. Las primeras son una
presencia “más explícita y literal” de cierta
obra en la posterior, mientras que lo segundo
es menos evidente “es decir, un enunciado
[texto o parte de él] cuya plena comprensión
supone la percepción de su relación con otro
enunciado [ídem] al que remite necesariamen-
te tal o cual de sus inflexiones”7.
Sin embargo, la naturaleza hiperdiscursiva
del cine puede afectar al grado de complejidad
con que se establecen en la película las rela-
ciones hipertextuales y a sus semánticas con-
comitantes. Así, mientras que La lechera de
Burdeos (1827, Madrid, Museo del Prado8) se
PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO
158
Figura 1: Composición a partir de dos fotogramas. El pintor pasea tras uno de sus Capricho nº 43 ([00:28:30]).
7 GENETTE, Gerard, “Palimpsestos…”, opus cit, p. 10.
8 En adelante, se abrevia “Museo del Prado” con “M.P.”.
cita como parte estática de la escenografía en
el despacho del Goya anciano –pero invertida
especularmente, fenómeno que trataré a pro-
pósito de la metadiscursividad–, otras obras
intervienen de manera más directa en el des-
arrollo de la historia y adensan la postura ide-
ológica del autor.
Destaca al respecto la selección de siete
Caprichos goyescos proyectados en azul den-
tro de un espacio escénico completamente
negro, lo cual, como indicaré, alude a lo oníri-
co-ficcional y a lo fúnebre (Fig.1). Son, por
este orden, Tal para qual (nº 5), Qué sacrificio
(nº 14), Bellos consejos (nº 15), Bien tirada está
(nº 17), Que viene el coco (nº 3), Volaverunt (nº
61) y El sueño de la razón produce monstruos
(nº 43), seguido este de su dibujo preliminar. El
personaje pintor pronuncia las palabras origi-
nales de algunos grabados y habla según las
evocaciones de otros, refiriéndose a dos asun-
tos clave del relato: su amor secreto con la
Duquesa de Alba, las intrigas de la nobleza y
la importancia de la fantasía ilustrada como
“madre de las artes y origen de las maravillas”
(Saura, 1999: [00:28:50]).
Otro caso destacado de hipertextualidad
tiene que ver con la obra que decora la cúpula
de la Ermita de San Antonio de La Florida
(Madrid). En la película, un sacerdote encarga a
Goya que pinte El milagro de San Antonio de
Padua (1798), dedicándose sendas escenas a
representar fílmicamente el pasaje religioso, al
proceso de pintarlo y a mostrar el resultado, lo
cual entraña una interesante reflexión acerca de
las posibilidades expresivas del cine y de la pin-
tura, porque el primer caso constituye una adap-
tación –traducción– de la escena pictórica a los
códigos escenográficos fílmicos, en el segundo
se interpreta el proceso compositivo de la obra y
el tercero es una cita en términos estrictos, pues
se incluye el texto original en una obra posterior
declarando la autoría de Goya.
Además, entre las escenificaciones del
milagro y de su plasmación pictórica existe
otra escena en la que el joven Goya se mues-
tra como testigo del acto justiciero de San
Antonio de Padua y luego explica la concep-
ción de la obra mientras pasea por la pradera
de San Isidro, plasmada esta en la película de
tal manera que el segundo término de la obra
pictórica se funde con un primer nivel escéni-
co. Este imita, fundiéndose con ellos, el colori-
do, la luz, el vestuario e incluso algunos per-
sonajes de La pradera de San Isidro (1788,
Madrid, M.P.).
Aunque he de referirme específicamente a
este fenómeno en términos de hiperdiscurso
porque se integran los respectivos mecanismos
de expresión pictórico y fílmico, es preciso
indicar ahora que el descrito es un magnífico
ejemplo de hipertextualidad entre una obra
pictórica y una película, por cuanto Carlos
Saura, mediante la iluminación y el montaje,
hace confluir los espacios propios de cada uni-
verso pintado con el del onírico paseo y con el
taller del artista.
Otro caso de cita hipertextual corresponde
a la escena donde Goya retrata a la Duquesa de
Alba para el lienzo que, fechado en 1797
(Nueva York, Hispanic Society of America),
159
Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto,
hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos
Figura 2: Escena de la pradera de San Isidro ([00:34:02]).
muestra la inscrición “solo Goya” a los pies de
ella ([00:56:08)]. Sirve tal pasaje para ilustrar
el comienzo de la relación amorosa entre
ambos y la posterior confesión del personaje,
ya anciano, acerca de ese vínculo afectivo.
Puesto que se afirma en la ficción que la
duquesa murió envenenada, no es casual que
se haya seleccionado el retrato donde ella luce
un vestido negro, y no el blanco del retrato
que realizó el mismo pintor dos años antes.
Ello explica también la iluminación violeta, de
connotaciones fúnebres, que afecta al noble
personaje en la escena cinematográfica.
Más ejemplos de hipertextualidad en plena
interacción con el progreso del relato son el
momento en que Goya extrae de la prensa el
grabado Dibersión de España (hacia 1825)
([00:59:29]), correspondiente a la serie Los
toros de Burdeos, así como a la escena en la
que pinta un desnudo de la Duquesa de Alba
([01:00:00]), apoyándose en la especulación
histórica de que es ella la retratada en La maja
desnuda (1800-1803, Madrid, M.P.) En cuanto
a las proyecciones con retratos de la reina
María Luisa de Parma y de Manuel Godoy9,
ilustran oníricamente la historia que Goya
cuenta a su hija, Rosarito, acerca del asesinato
de Cayetana de Alba ([01:09:17]).
También son importantes las citas que, a
propósito de la colección secreta de Godoy,
muestran la Venus del espejo (Velázquez, hacia
1648, Madrid, M.P.), Venus en el tocador (Liss,
1627, Florencia, Galería Uffizi) y las Majas
desnuda y vestida de Goya (ambas, 1800-1803,
Madrid, M.P.), al igual que los numerosos
retratos de cámara proyectados en un oscuro
pasillo ensoñado por el que Goya pasea y
opina sobre la necesidad de sumarse al movi-
miento ilustrado francés para levantar España
de la miseria y el analfabetismo. Por último,
los jardines de la corte sirven de contexto para
que varias muchachas escenifiquen El pelele
(1791, Madrid, M.P.).
Hiperdiscursividad.
La estética pictórica de Goya en Burdeos
Existen en la película que estudio varios
casos de excepcional interés en cuanto a la
confluencia hiperdiscursiva de otros códigos
estéticos en el cinematográfico, teniendo en
cuenta, sobre todo, la manera en que Carlos
Saura funde literalmente en la historia algunas
obras de Goya o determinados rasgos de estilo
que las caracterizan, logrando que de ellas
dependan las acciones del protagonista y de
quienes interactúan con él. Es decir, la pintura
goyesca forma parte indispensable del relato
cinematográfico. Extrapolando la noción de
Jakobson, es una de sus principales dominan-
tes discursivas. Por tanto, sin que ello, impli-
que negar el carácter hipertextual de sus pre-
PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO
160
9 Por este orden, La Reina María Luisa (1799, Madrid,
M.P.), La Reina María Luisa (1800, Madrid, M.P.), Reina
Maria Luisa (1789, Madrid, Tabacalera), Reina María
Luisa con tontillo (1746/1828, Madrid, M.P.), Manuel
Godoy (1801, Madrid, Real Academia de Bellas Artes).
Figura 3: En la Quinta del Sordo, varios espectros surgen de La romería se San Isidro ([00:50:33]).

Recomendados

Calle con buscona de rojo. Kirchner. Práctica Realizada por Francisco Siles
Calle con buscona de rojo. Kirchner. Práctica Realizada por Francisco SilesCalle con buscona de rojo. Kirchner. Práctica Realizada por Francisco Siles
Calle con buscona de rojo. Kirchner. Práctica Realizada por Francisco Silesppinrod
 
De lo espiritual en el arte
De lo espiritual en el arteDe lo espiritual en el arte
De lo espiritual en el arteppinrod
 
Foucault esto no es una pipa
Foucault   esto no es una pipaFoucault   esto no es una pipa
Foucault esto no es una pipaHAV
 
Cartas de una época remota
Cartas de una época remotaCartas de una época remota
Cartas de una época remotajsurriola
 
Esto no es una pipa. Ensayo de Foucault
Esto no es una pipa. Ensayo de FoucaultEsto no es una pipa. Ensayo de Foucault
Esto no es una pipa. Ensayo de Foucaultpablopuentebaldomar
 

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

De lo espiritual en el arte Wassily kandinsky
De lo espiritual en el arte Wassily kandinskyDe lo espiritual en el arte Wassily kandinsky
De lo espiritual en el arte Wassily kandinskyFaVazquez1
 
LITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRA
LITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRALITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRA
LITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRAElena Arcaus de Labadie
 
Teatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libre
Teatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libreTeatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libre
Teatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libreTania Maza
 
Vull omplir el meu cor
Vull omplir el meu corVull omplir el meu cor
Vull omplir el meu corRaul Galvez
 
12 ag-pintor grabador
12 ag-pintor grabador12 ag-pintor grabador
12 ag-pintor grabadorazchooo
 
Practico 2 optativa 2016
Practico 2 optativa 2016Practico 2 optativa 2016
Practico 2 optativa 2016Armadillo_77
 
11 ag-gris lenguajegrafico
11 ag-gris lenguajegrafico11 ag-gris lenguajegrafico
11 ag-gris lenguajegraficoazchooo
 
Guia de texto lírico y texto narrativo
Guia de texto lírico y texto narrativoGuia de texto lírico y texto narrativo
Guia de texto lírico y texto narrativoProfe Sara
 
¿Qué es poesía?.ppt
¿Qué es poesía?.ppt¿Qué es poesía?.ppt
¿Qué es poesía?.pptjoanpedi
 
10 ag-tradicion grabadoacademia
10 ag-tradicion grabadoacademia10 ag-tradicion grabadoacademia
10 ag-tradicion grabadoacademiaazchooo
 
Muerte O CrepúSculo Del Arte Vattimo
Muerte O CrepúSculo Del Arte  VattimoMuerte O CrepúSculo Del Arte  Vattimo
Muerte O CrepúSculo Del Arte VattimoCecilia
 
Nicolai Hartmann
Nicolai HartmannNicolai Hartmann
Nicolai HartmannNavsusp63
 
Aristoteles poetica
Aristoteles poeticaAristoteles poetica
Aristoteles poeticaANGEL PAZ
 
Greenberg vanguardia kitsch
Greenberg  vanguardia kitschGreenberg  vanguardia kitsch
Greenberg vanguardia kitschHAV
 

La actualidad más candente (20)

De lo espiritual en el arte Wassily kandinsky
De lo espiritual en el arte Wassily kandinskyDe lo espiritual en el arte Wassily kandinsky
De lo espiritual en el arte Wassily kandinsky
 
MURO ESTE DE VALLEJO.
MURO ESTE DE VALLEJO.MURO ESTE DE VALLEJO.
MURO ESTE DE VALLEJO.
 
LITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRA
LITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRALITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRA
LITERATURA HISPANOAMERICANA NERUDA Y PARRA
 
223614 t 23
223614 t 23223614 t 23
223614 t 23
 
Teatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libre
Teatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libreTeatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libre
Teatro simbolico imaginativo-tania_maza_chamorro-libre
 
La metafora visual
La metafora visualLa metafora visual
La metafora visual
 
Vull omplir el meu cor
Vull omplir el meu corVull omplir el meu cor
Vull omplir el meu cor
 
La distancia en celan
La distancia en celanLa distancia en celan
La distancia en celan
 
12 ag-pintor grabador
12 ag-pintor grabador12 ag-pintor grabador
12 ag-pintor grabador
 
Practico 2 optativa 2016
Practico 2 optativa 2016Practico 2 optativa 2016
Practico 2 optativa 2016
 
11 ag-gris lenguajegrafico
11 ag-gris lenguajegrafico11 ag-gris lenguajegrafico
11 ag-gris lenguajegrafico
 
Guia de texto lírico y texto narrativo
Guia de texto lírico y texto narrativoGuia de texto lírico y texto narrativo
Guia de texto lírico y texto narrativo
 
¿Qué es poesía?.ppt
¿Qué es poesía?.ppt¿Qué es poesía?.ppt
¿Qué es poesía?.ppt
 
10 ag-tradicion grabadoacademia
10 ag-tradicion grabadoacademia10 ag-tradicion grabadoacademia
10 ag-tradicion grabadoacademia
 
Teoria del poema en prosa
Teoria del poema en prosaTeoria del poema en prosa
Teoria del poema en prosa
 
Mimo y semiosis
Mimo y semiosisMimo y semiosis
Mimo y semiosis
 
Muerte O CrepúSculo Del Arte Vattimo
Muerte O CrepúSculo Del Arte  VattimoMuerte O CrepúSculo Del Arte  Vattimo
Muerte O CrepúSculo Del Arte Vattimo
 
Nicolai Hartmann
Nicolai HartmannNicolai Hartmann
Nicolai Hartmann
 
Aristoteles poetica
Aristoteles poeticaAristoteles poetica
Aristoteles poetica
 
Greenberg vanguardia kitsch
Greenberg  vanguardia kitschGreenberg  vanguardia kitsch
Greenberg vanguardia kitsch
 

Similar a Relato cinematografico y estetica pictorica hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en goya en burdeos

15 tendencias documental dufuur
15 tendencias documental dufuur15 tendencias documental dufuur
15 tendencias documental dufuurenvermusik
 
Literatura del siglo xx
Literatura del siglo xxLiteratura del siglo xx
Literatura del siglo xxMaca Fabry
 
El simbolismo poético en el cine
El simbolismo poético en el cineEl simbolismo poético en el cine
El simbolismo poético en el cineivanfernandogiraldo
 
Belleza gotica de Alicia Entel
Belleza gotica de Alicia EntelBelleza gotica de Alicia Entel
Belleza gotica de Alicia EntelLenguajeyestetica
 
Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)
Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)
Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)Marcelo Real
 
Guía de intertextualidad
Guía de intertextualidadGuía de intertextualidad
Guía de intertextualidadTamara Ojeda
 
Liminalidad artistica, equipo 2
Liminalidad artistica, equipo 2Liminalidad artistica, equipo 2
Liminalidad artistica, equipo 2Claudiamzp
 
Raul ruiz cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...
Raul ruiz  cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...Raul ruiz  cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...
Raul ruiz cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...Adolfo Vasquez Rocca
 
Primera clase epistemologia de las artes
Primera clase epistemologia de las artesPrimera clase epistemologia de las artes
Primera clase epistemologia de las artesguest0b4f67c
 
De la narrativa analógica a la narrativa digital
De la narrativa analógica a la narrativa digitalDe la narrativa analógica a la narrativa digital
De la narrativa analógica a la narrativa digitalRaquel Herrera Ferrer
 
3491865 arte-contextual-y-la-performance
3491865 arte-contextual-y-la-performance3491865 arte-contextual-y-la-performance
3491865 arte-contextual-y-la-performanceOscar Gavilan Ortiz
 
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...Adolfo Vasquez Rocca
 
Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...
Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...
Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...Adolfo Vasquez Rocca
 
Prefijos para entender más el cine
Prefijos para entender más el cinePrefijos para entender más el cine
Prefijos para entender más el cineRoberto Pérez León
 
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...Adolfo Vasquez Rocca
 
Historias del cine y análisis cinematográfico3
Historias del cine y análisis cinematográfico3Historias del cine y análisis cinematográfico3
Historias del cine y análisis cinematográfico3CuboCampus
 
Montaje Y FuncióN PoéTica
Montaje Y FuncióN PoéTicaMontaje Y FuncióN PoéTica
Montaje Y FuncióN PoéTicaguest16b4ba31
 

Similar a Relato cinematografico y estetica pictorica hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en goya en burdeos (20)

15 tendencias documental dufuur
15 tendencias documental dufuur15 tendencias documental dufuur
15 tendencias documental dufuur
 
Literatura del siglo xx
Literatura del siglo xxLiteratura del siglo xx
Literatura del siglo xx
 
El simbolismo poético en el cine
El simbolismo poético en el cineEl simbolismo poético en el cine
El simbolismo poético en el cine
 
El cine y la literatura
El cine  y la literaturaEl cine  y la literatura
El cine y la literatura
 
Belleza gotica de Alicia Entel
Belleza gotica de Alicia EntelBelleza gotica de Alicia Entel
Belleza gotica de Alicia Entel
 
Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)
Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)
Como quien no quiere la cosa... (v. lucas)
 
Guía de intertextualidad
Guía de intertextualidadGuía de intertextualidad
Guía de intertextualidad
 
Liminalidad artistica, equipo 2
Liminalidad artistica, equipo 2Liminalidad artistica, equipo 2
Liminalidad artistica, equipo 2
 
Raul ruiz cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...
Raul ruiz  cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...Raul ruiz  cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...
Raul ruiz cine ontología de lo fantastico _ artículo revista aisthesis_2010 ...
 
Primera clase epistemologia de las artes
Primera clase epistemologia de las artesPrimera clase epistemologia de las artes
Primera clase epistemologia de las artes
 
De la narrativa analógica a la narrativa digital
De la narrativa analógica a la narrativa digitalDe la narrativa analógica a la narrativa digital
De la narrativa analógica a la narrativa digital
 
Walter Benjamin
Walter BenjaminWalter Benjamin
Walter Benjamin
 
3491865 arte-contextual-y-la-performance
3491865 arte-contextual-y-la-performance3491865 arte-contextual-y-la-performance
3491865 arte-contextual-y-la-performance
 
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
 
Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...
Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...
Cine, literatura y arte combinatorio. ensayos sobre la postmodernidad. perèc,...
 
Prefijos para entender más el cine
Prefijos para entender más el cinePrefijos para entender más el cine
Prefijos para entender más el cine
 
Cine, literatura y arte
Cine, literatura y arte Cine, literatura y arte
Cine, literatura y arte
 
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
CINE, LITERATURA Y ARTE COMBINATORIO. ENSAYOS SOBRE LA POSTMODERNIDAD. PERÈC,...
 
Historias del cine y análisis cinematográfico3
Historias del cine y análisis cinematográfico3Historias del cine y análisis cinematográfico3
Historias del cine y análisis cinematográfico3
 
Montaje Y FuncióN PoéTica
Montaje Y FuncióN PoéTicaMontaje Y FuncióN PoéTica
Montaje Y FuncióN PoéTica
 

Más de Angie Katherine Betancur Villegas

Más de Angie Katherine Betancur Villegas (6)

Sigmund freud- la interpretaciòn de los sueños
Sigmund freud- la interpretaciòn de los sueñosSigmund freud- la interpretaciòn de los sueños
Sigmund freud- la interpretaciòn de los sueños
 
La voz en el cine frances escucha, ritmo, lengua - loreto casado
La voz en el cine frances escucha, ritmo, lengua - loreto casadoLa voz en el cine frances escucha, ritmo, lengua - loreto casado
La voz en el cine frances escucha, ritmo, lengua - loreto casado
 
Los escritos malditos la poesia moderna.
Los escritos malditos la poesia moderna.Los escritos malditos la poesia moderna.
Los escritos malditos la poesia moderna.
 
Los poetas malditos - paul verlaine
Los poetas malditos - paul verlaineLos poetas malditos - paul verlaine
Los poetas malditos - paul verlaine
 
Carta de ottawa para la promocion de la salud.
Carta de ottawa para la promocion de la salud.Carta de ottawa para la promocion de la salud.
Carta de ottawa para la promocion de la salud.
 
El artículo de revisión - review paper
El artículo de revisión - review paperEl artículo de revisión - review paper
El artículo de revisión - review paper
 

Relato cinematografico y estetica pictorica hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en goya en burdeos

  • 1. RESUMEN Con la película Goya en Burdeos como referente de análisis, se estudian algunas relaciones discursivas que pueden establecerse entre el cine y la pintura, revisando concepciones filiales al respecto y considerando la presencia de obras pictóricas en la fílmica una manera, entre otras posibles, de confluir ambos discursos. ABSTRACT By taking the film Goya en Burdeos as the analysis issue, they are studied several discoursive relations that can be set up between cinema and painting, not only revising filial conceptions on the subjetc, but con- sidering the presence of paintings in the movies just one possibility for joining both discourses. PALABRAS CLAVE: Cine, pintura, intertextualidad, hiperdiscurso, metadiscurso. KEYWORDS: Cinema, painting, intertextuality, hyperdiscourse, methadiscourse. * * * * Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos Pedro Javier Millán Barroso Universidad de Sevilla LIÑO 14. Revista Anual de Historia del Arte. 2008
  • 2. La reflexión teórica sobre la impronta de otras artes en el cine se remonta a los inicios mismos de este. Abundantes son las publicacio- nes al respecto, normalmente desde el ámbito literario, a propósito de la tendencia a adaptar sus relatos y de la predominante configuración teatral de los primeros filmes. Sin embargo, los diversos enfoques diluyen en un maremagno epistemológico la densa tipología de tales rela- ciones, máxime al estudiar el funcionamiento de cierto discurso artístico, no ya en tanto elemen- to expresivo fílmico, sino de una película en concreto, es decir, como soporte discursivo del hecho enunciativo cinematográfico. En este sen- tido, la fórmula “cine y pintura” suele aludir a dos posibilidades específicas de la densa relación hiperdiscursiva que conecta ambos discursos estéticos: la supuesta relación filial del llamado séptimo arte con la pintura –figurativa, claro–, o bien la presencia más o menos evidente de algu- nas obras pictóricas en la fílmica. Las reflexiones al respecto deberían referirse a aspectos discur- sivos mucho más amplios. Sabido es, en efecto, que las artes plásticas –no solo la pintura– ofrecen al cine un vasto catálogo referencial del que servirse, siendo muy evidentes algunos casos y exigiendo otros al espectador un bagaje más profundo para cap- tar el guiño y darle sentido en el relato. Pero no es el objeto de estas páginas una disertación acerca de lo esencial fílmico, bastando recordar que, si bien es secular la voluntad de plasmar gráficamente el movimiento, la perspectiva, etc… ello no implica que exista una relación de tipo filial –menos aún, causal– entre el cine y las fórmulas pictóricas más ligadas a la repre- sentación figurativa del objeto según lo percibe empíricamente el ojo humano. De hecho, es por lo que suele hablarse del salto desde el cinematógrafo hacia el cine. El primero, un artefacto inventado por los her- manos Lumiére con fines técnico-científicos; el segundo, el discurso enunciativo que, a partir de ese dicho potencial de registro gráfico, se desarrolló y consolidó ciertos códigos enuncia- tivos para relatar. Desde los inicios del cine como medio, los ana- listas han estado buscando su “esencia”, sus rasgos distintivos únicos. Algunos teóricos de los primeros tiempos del cine reivindicaron un cine incontami- nado por las otras artes, como en la idea de “cine puro” planteada por Jean Epstein. Otros teóricos y directores ratificaron con orgullo los vínculos que unían al cine con el resto de las artes. Griffith sos- tenía que había tomado de Dickens el montaje paralelo de la narración, mientras que Eisenstein halló antecedentes literarios de prestigio para los recursos cinematográficos […]. Las definiciones del cine que evocan de forma recurrente otras artes –“escultura en movimiento” (Vachel Lindsay), “música de luz” (Abel Gance), “arquitectura en movimiento” (Elie Faure)– establecían vínculos con las artes del pasado planteando a un tiempo dife- rencias cruciales: el cine era pintura, pero en movi- miento, o música, pero de luz y no de notas esta vez. El denominador común era, para todos ellos, la idea de que el cine era un arte. Así pues, Rudolf Arnheim expresó en 1933 su asombro ante el hecho de que el cine no hubiese sido recibido con los brazos abiertos por los amantes del arte1. Así pues, los vínculos que, efectivamente, existen entre el cine y la pintura, se vienen explicando con cautela desde perspectivas teó- ricas diversas. Aquí me centraré en las relati- vas a los fenómenos intertextuales2 y metadis- cursivos, es decir, en las maneras en que pue- den coexistir unos lenguajes y sus obras en otras posteriores, así como al hecho estético mismo de reflexionar sobre tal copresencia. Es mi objeto de análisis la película de Carlos Saura Goya en Burdeos (1999). La his- toria relata los últimos compases vitales del insigne pintor español, cuyas sabiduría estéti- ca y lucidez sociopolítica, tan constatadas por su trayectoria artística, se tiñen de ensoñacio- nes dementes conforme la vejez lo consume. Ello da lugar a retrospectivas donde las viven- cias de juventud confluyen oníricamente en el lecho de muerte, todo ello acudiendo a la reproducción fílmica de marcas estilísticas de Goya y a la mención explícita de señeras obras suyas y de otros pintores, como Velázquez. En este sentido, los vínculos cine-pintura de la película pueden estudiarse según tres asuntos principales y mutuamente influidos entre sí: a) La película Goya en Burdeos como hipertexto, pues confluyen en ella, como he dicho, diversos lienzos y grabados de los siglos XVII y XVIII. Acudo aquí a la noción de hipertextualidad tal como la formula Gérard Genette: “toda rela- PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO 156 1 STAM, Robert, “Teorías del cine. Una introducción”, Barcelona, Paidós, 2000, pp. 49-50. 2 KRISTEVA, Julia, “Semiótica I y II”, Madrid, Funda- mentos, 1981. GENETTE, Gerard, “Palimpsestos. La lite- ratura en segundo grado”, Madrid, Taurus, 1989.
  • 3. ción que une un texto B –que llamaré hipertex- to– con un texto anterior A –al que llamaré hipotexto– en el que se injerta de una manera que no es el comentario”3, lo cual precisa recor- dar somerísimamente lo bien sabido: que, si bien dicho autor se centra en las manifestacio- nes literarias, la Semiótica considera texto cual- quier elemento codificado susceptible de gene- rar sentido y, por tanto, interpretación, por lo que las obras pictóricas y cinematográficas tam- bién son, según esta perspectiva, textos. Desde tal enfoque, extrapolo los términos genetteanos al ámbito fílmico y pictórico que me ocupa. b) La naturaleza hiperdiscursiva del cine, en tanto que se puede servir de recursos pictóricos y de otros lenguajes estéticos para comunicar. En este caso, lo pictóri- co goyesco es una de las dominantes discursivas. La noción de hiperdiscurso se refiere a la naturaleza múltiple de los discursos, por cuan- to, superadas las concepciones puristas sobre las fronteras entre las artes y entre sus géneros respectivos, se observa que en ellas puede ope- rar con más o menos intensidad un entramado de formas expresivas que en el texto dan lugar a un todo semántico unitario. Polidiscurso designaría una suma de discursos en confluen- cia estéril, mientras que acudir al prefijo hiper de la propuesta de Genette sí denota la mutua influencia semántica entre cada código que funciona en la obra. Sabiendo que las fronteras entre el texto y el discurso no han dejado de ser polémicas, recor- damos también que la teoría suele llamar inter- discursividad a las relaciones entre los diferentes discursos socioculturales perceptibles en un texto. De análoga manera, pues resulta necesario nom- brar para entender, podríamos convenir en llamar “hiperdiscursivas” a las que se establecen entre discursos cifrados mediante códigos diferentes –por ejemplo, verbal e iconográfico– que se engranan en síntesis fecunda conformando un “hiperdiscurso” o discurso de orden superior cifrado en más de un código. El cine sonoro es constitutivamente hiperdiscursivo y el mundo cibernético potencia la hiperdiscursividad hasta el paroxismo4. Desde esta perspectiva, el cine es hiperdis- cursivo en tanto lenguaje artístico5 en el que se integran sistémicamente, en densa semiosis, los parámetros expresivos de códigos estéticos visuales –pintura, fotografía…– y sonoros –música, ambientación…–, verbales –narra- ción, diálogo…– y no verbales –proxémica, escenografía…–; todos ellos supeditados a los que considero códigos propios de la enuncia- ción audiovisual: el movimiento de cámara y el montaje6. c) El carácter metadiscursivo de la obra, pues Carlos Saura, muy implicado en las estéticas posmodernas, reflexiona en esta y otras películas acerca de los mecanismos, de las posibilidades enun- ciativas y del proceso creativo del cine mismo. Con igual voluntad, plasma en varias escenas momentos creativos de Goya en la ficción de la película objeto de estas páginas. Pese a interconectarse, por razones de exposición trataré separadamente cada uno de los tres asuntos principales indicados, aunque servirá para engranarlos la intensa crítica sociopolítica de Goya que Saura, sumándose a ella, plasma en la película. Precisamente, comienza el filme con una escena en la que la mirada enunciativa se desplaza en travelling entre las piezas de una res descuartizada: cabe- za, extremidades… hasta mostrar el cuerpo col- gado para desangrarlo (Saura, 1999: [00:00:35]). Tendiendo en cuenta la identifica- ción que suele realizarse entre el toro y lo español, se trata de una elocuente apertura del relato que, remitiendo a una serie de naturale- zas muertas donde el pintor retrata con crude- za piezas de matanza, anuncia con simbólica e intensa dominante del color rojo la conciencia 157 Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos 3 GENETTE, Gerard, “Palimpsestos…”, opus cit, p. 18. 4 BARROSO VILLAR, Mª Elena, “La veta vanguardista en la obra de Francisco Ayala. El jardín de las delicias”, conferencia en vías de publicación. Pronunciada el 14 de diciembre de 2006 en la sede de la Fundación José Manuel Lara de Sevilla, dentro del ciclo de conferencias que cerraron los actos conmemorativos por el centena- rio de Francisco Ayala (14 y 15 de diciembre de 2006). 5 Tal afirmación no solo ha requerido ríos de tinta acer- ca de la naturaleza lingüística del cine (Metz, 1974), sino que exige reflexionar sobre la ubicación del cine entre el resto de las manifestaciones audiovisuales. 6 MILLÁN BARROSO, Pedro Javier, “Género literario y género audiovisual. Una propuesta para el relato cine- matográfico”, en Cauce. Revista internacional de filolo- gía y su didáctica, Sevilla, Departamento de Didáctica de la Lengua y la Literatura y Filologías integradas, Universidad de Sevilla, nº 30, 243-275.
  • 4. crítica que va a plasmarse en la película. Afianza esta significación un encadenado visual entre el animal –cita del Buey desollado de Rembrandt (1655, París, Museo del Louvre)– y el rostro del personaje Goya. Precisamente, este afirma tener por principales maestros al flamenco y a Velázquez. Antecedentes sauranos. Los musicales flamencos Comenzando la década 80 del pasado siglo, Carlos Saura inició una fértil trayectoria cinema- tográfica en torno al cine musical. La primera obra fue Bodas de sangre (1981), en la que toma- ba como referente principal la coreografía que Antonio Gades había concebido a partir del drama trágico de Federico García Lorca. En tér- minos estrictos, el filme es un hipertexto a partir de otro hipertexto, como Carmen (1983) lo es de la ópera que Georges Bizet compuso a partir de la novela de Prosper Mérimée, o Iberia (2005) se inspira en la señera suite de Isaac Albéniz. Desde entonces, un motivo principal sería marca común a todos los musicales de Saura: el ensayo, lo cual se inserta en un denso plan- teamiento metadiscursivo sobre la construc- ción de los relatos con el que el director reco- rre metafóricamente, trasvasándolas, las fron- teras entre la realidad y la ficción. Asimismo, tiende lazos hacia manifestaciones de otros discursos artísticos, la pintura entre ellos, para integrarlas en las suyas, cinematográficas, a propósito del interés por utilizar reflexivamen- te los momentos, tan espontáneos, en los que se produce la transición actor-personaje. Esta importancia fílmica que Saura otorga al ensa- yo coreográfico explica las abundantes refe- rencias, algunas muy claras, a señeras obras pictóricas de Edgar Degas. Goya en Burdeos como hipertexto cinematográfico Según lo expuesto anteriormente, la pelícu- la Goya en Burdeos, filmada tras haber conce- bido y desarrollado Saura las fórmulas expre- sivas de su cine musical, es un complejo hiper- texto en el que coexisten numerosos hipotex- tos de Francisco de Goya, bien mediante citas, o bien con alusiones. Las primeras son una presencia “más explícita y literal” de cierta obra en la posterior, mientras que lo segundo es menos evidente “es decir, un enunciado [texto o parte de él] cuya plena comprensión supone la percepción de su relación con otro enunciado [ídem] al que remite necesariamen- te tal o cual de sus inflexiones”7. Sin embargo, la naturaleza hiperdiscursiva del cine puede afectar al grado de complejidad con que se establecen en la película las rela- ciones hipertextuales y a sus semánticas con- comitantes. Así, mientras que La lechera de Burdeos (1827, Madrid, Museo del Prado8) se PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO 158 Figura 1: Composición a partir de dos fotogramas. El pintor pasea tras uno de sus Capricho nº 43 ([00:28:30]). 7 GENETTE, Gerard, “Palimpsestos…”, opus cit, p. 10. 8 En adelante, se abrevia “Museo del Prado” con “M.P.”.
  • 5. cita como parte estática de la escenografía en el despacho del Goya anciano –pero invertida especularmente, fenómeno que trataré a pro- pósito de la metadiscursividad–, otras obras intervienen de manera más directa en el des- arrollo de la historia y adensan la postura ide- ológica del autor. Destaca al respecto la selección de siete Caprichos goyescos proyectados en azul den- tro de un espacio escénico completamente negro, lo cual, como indicaré, alude a lo oníri- co-ficcional y a lo fúnebre (Fig.1). Son, por este orden, Tal para qual (nº 5), Qué sacrificio (nº 14), Bellos consejos (nº 15), Bien tirada está (nº 17), Que viene el coco (nº 3), Volaverunt (nº 61) y El sueño de la razón produce monstruos (nº 43), seguido este de su dibujo preliminar. El personaje pintor pronuncia las palabras origi- nales de algunos grabados y habla según las evocaciones de otros, refiriéndose a dos asun- tos clave del relato: su amor secreto con la Duquesa de Alba, las intrigas de la nobleza y la importancia de la fantasía ilustrada como “madre de las artes y origen de las maravillas” (Saura, 1999: [00:28:50]). Otro caso destacado de hipertextualidad tiene que ver con la obra que decora la cúpula de la Ermita de San Antonio de La Florida (Madrid). En la película, un sacerdote encarga a Goya que pinte El milagro de San Antonio de Padua (1798), dedicándose sendas escenas a representar fílmicamente el pasaje religioso, al proceso de pintarlo y a mostrar el resultado, lo cual entraña una interesante reflexión acerca de las posibilidades expresivas del cine y de la pin- tura, porque el primer caso constituye una adap- tación –traducción– de la escena pictórica a los códigos escenográficos fílmicos, en el segundo se interpreta el proceso compositivo de la obra y el tercero es una cita en términos estrictos, pues se incluye el texto original en una obra posterior declarando la autoría de Goya. Además, entre las escenificaciones del milagro y de su plasmación pictórica existe otra escena en la que el joven Goya se mues- tra como testigo del acto justiciero de San Antonio de Padua y luego explica la concep- ción de la obra mientras pasea por la pradera de San Isidro, plasmada esta en la película de tal manera que el segundo término de la obra pictórica se funde con un primer nivel escéni- co. Este imita, fundiéndose con ellos, el colori- do, la luz, el vestuario e incluso algunos per- sonajes de La pradera de San Isidro (1788, Madrid, M.P.). Aunque he de referirme específicamente a este fenómeno en términos de hiperdiscurso porque se integran los respectivos mecanismos de expresión pictórico y fílmico, es preciso indicar ahora que el descrito es un magnífico ejemplo de hipertextualidad entre una obra pictórica y una película, por cuanto Carlos Saura, mediante la iluminación y el montaje, hace confluir los espacios propios de cada uni- verso pintado con el del onírico paseo y con el taller del artista. Otro caso de cita hipertextual corresponde a la escena donde Goya retrata a la Duquesa de Alba para el lienzo que, fechado en 1797 (Nueva York, Hispanic Society of America), 159 Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos Figura 2: Escena de la pradera de San Isidro ([00:34:02]).
  • 6. muestra la inscrición “solo Goya” a los pies de ella ([00:56:08)]. Sirve tal pasaje para ilustrar el comienzo de la relación amorosa entre ambos y la posterior confesión del personaje, ya anciano, acerca de ese vínculo afectivo. Puesto que se afirma en la ficción que la duquesa murió envenenada, no es casual que se haya seleccionado el retrato donde ella luce un vestido negro, y no el blanco del retrato que realizó el mismo pintor dos años antes. Ello explica también la iluminación violeta, de connotaciones fúnebres, que afecta al noble personaje en la escena cinematográfica. Más ejemplos de hipertextualidad en plena interacción con el progreso del relato son el momento en que Goya extrae de la prensa el grabado Dibersión de España (hacia 1825) ([00:59:29]), correspondiente a la serie Los toros de Burdeos, así como a la escena en la que pinta un desnudo de la Duquesa de Alba ([01:00:00]), apoyándose en la especulación histórica de que es ella la retratada en La maja desnuda (1800-1803, Madrid, M.P.) En cuanto a las proyecciones con retratos de la reina María Luisa de Parma y de Manuel Godoy9, ilustran oníricamente la historia que Goya cuenta a su hija, Rosarito, acerca del asesinato de Cayetana de Alba ([01:09:17]). También son importantes las citas que, a propósito de la colección secreta de Godoy, muestran la Venus del espejo (Velázquez, hacia 1648, Madrid, M.P.), Venus en el tocador (Liss, 1627, Florencia, Galería Uffizi) y las Majas desnuda y vestida de Goya (ambas, 1800-1803, Madrid, M.P.), al igual que los numerosos retratos de cámara proyectados en un oscuro pasillo ensoñado por el que Goya pasea y opina sobre la necesidad de sumarse al movi- miento ilustrado francés para levantar España de la miseria y el analfabetismo. Por último, los jardines de la corte sirven de contexto para que varias muchachas escenifiquen El pelele (1791, Madrid, M.P.). Hiperdiscursividad. La estética pictórica de Goya en Burdeos Existen en la película que estudio varios casos de excepcional interés en cuanto a la confluencia hiperdiscursiva de otros códigos estéticos en el cinematográfico, teniendo en cuenta, sobre todo, la manera en que Carlos Saura funde literalmente en la historia algunas obras de Goya o determinados rasgos de estilo que las caracterizan, logrando que de ellas dependan las acciones del protagonista y de quienes interactúan con él. Es decir, la pintura goyesca forma parte indispensable del relato cinematográfico. Extrapolando la noción de Jakobson, es una de sus principales dominan- tes discursivas. Por tanto, sin que ello, impli- que negar el carácter hipertextual de sus pre- PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO 160 9 Por este orden, La Reina María Luisa (1799, Madrid, M.P.), La Reina María Luisa (1800, Madrid, M.P.), Reina Maria Luisa (1789, Madrid, Tabacalera), Reina María Luisa con tontillo (1746/1828, Madrid, M.P.), Manuel Godoy (1801, Madrid, Real Academia de Bellas Artes). Figura 3: En la Quinta del Sordo, varios espectros surgen de La romería se San Isidro ([00:50:33]).
  • 7. sencias en la película, he reservado sus men- ciones respectivas para este apartado. Antes comenté, de hecho, que se integra La romería de San Isidro (1788) en la escena fíl- mica. Ello entraña un complejo ejercicio técni- co en el que confluyen la iluminación, la esce- nografía, el vestuario y la interpretación misma de los personajes y figurantes –así como el aparataje implicado en la filmación propiamente dicha: cámara, grúa, raíles, etc…–. El rendimiento estético resulta asom- broso. Es aún más llamativa la secuencia en la que Goya realiza sus pinturas negras en la Quinta del Sordo (1820-23, Madrid) ([00:43:11]), pues los trazos gruesos, enérgicos… y sus tétricos coloridos se plasman en el rostro de los dolien- tes espectros que lo asedian mientras delira, bajo una iluminación que concuerda perfecta- mente con ese ambiente pictórico. Precisamente, estos personajes fantasmagóri- cos manan de La romería de San Isidro, estan- do claramente inspirada la grotesca caracteri- zación de sus atuendos y de sus rostros en la técnica pictórica goyesca de dicha obra y de otras igualmente citadas en la película, como Duelo a garrotazos y Saturno devorando a su hijo. Siguiendo el mismo planteamiento de con- fluencia entre las obras de Goya y el discurso cinematográfico, siempre al servicio del relato, deben recordarse pasajes ya mencionados. Así, es muy interesante aquél donde los personajes joven y anciano del artista caminan junto a algunos caprichos, pues la transparencia en tono azul con que se plasman tales obras y el espacio topográfico completamente negro en que están suspendidas orientan la significación hacia lo ensoñado. No en vano lo azul se aso- cia en las culturas occidentales, con lo espiri- tual, lo inmaterial, la verdad, incluso con la inmortalidad humana (Biedermann, 1996: 55). El negro, por su parte, no solo añade con- notaciones mortales, sino que funciona en la estética saurana para indicar la confluencia entre la realidad empírica de los personajes y sus mundos oníricos-ficcionales. Ello, ensaya- do profundamente en Carmen (1983), se des- arrolla en Flamenco (1995) gracias a la partici- pación del director de fotografía Vittorio Storaro, quien articula sus experimentos visuales en teorías perceptivas de índole psico- analítica. El italiano también define las imáge- nes de Goya en Burdeos. Claro ejemplo de este uso binomial azul- negro es la escena en donde el Goya joven, muy enfermo, delira en la cama. El entorno de la escena se desvanece gradualmente en la oscuridad, manteniéndose como única fuente de luz el halo que penetra por la ventana. Así, en una composición claramente alusiva a la estética tenebrista de pintores como Caravaggio, Zurbarán, Valdés Leal… el perso- naje observa que, en el cuadro que preside la estancia, el rostro femenino de la muerte se convierte en el de Cayetana de Alba, comple- tamente azul. Envuelta por la ropa y el ambiente negros, ella se desprende del lienzo y 161 Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos Figura 4: El enfermizo verde y la luna se funden en el hiperdiscurso para citar, entre otros, este Desastre nº 39: Grande hazaña! Con muer- tos! ([01:29:58]).
  • 8. se detiene a los pies de la cama en forma de barroco espectro mortal ([00:24:12)]. También existen en esta película referen- cias a los desastres de la guerra. Toda una secuencia en travelling está dedicada a ellos, si bien el monocromatismo de los grabados se reemplaza mediante complejos juegos de ilu- minación con intensos tonos rojos, verdes, amarillos, blancos… acordes con la indicada concepción psicoanalista de la fotografía. Es, pues, un continuum de alusiones y citas, algu- nas muy explícitas, de la serie realizada por Goya en torno a la Guerra de Independencia, que enfrentó con desmesurada crueldad al pueblo español y al ejército francés. Así, bajo una luna que recuerda las tan recurrentes en la simbología trágica de Federico García Lorca, en una atmósfera que recuerda la de El coloso (Goya, hacia 1808-10, Madrid, M.P.) y donde la música ejerce una valiosa función descriptiva y ambiental, se reinterpretan fílmicamente, las violaciones, las mutilaciones, la fiereza de las mujeres combatientes, los muertos apilados, los niños descarriados y demás motivos goyes- cos de grabados como Con razón o sin ella (nº 2), Y son fieras (nº 5), Ni por esas (nº 11), Para eso habeis nacido (nº 12), Y no hai remedio (nº 15), Se aprovechan (nº 16), Enterrar y callar (nº 18), Ya no hay tiempo (nº 19), Será lo mismo (nº 21) o Madre infeliz (nº 50). Otra cita pictórica muy interesante de esta secuencia corresponde a El 3 de mayo de 1808: los fusilamientos en la montaña de Príncipe Pío (Goya, 1814), aunque su disposi- ción especular invita a tratarla en el próximo apartado. Subráyese en este, pues, que las obras de Goya, al integrarse hipertextaulmen- te en la película, pasan a formar parte de un relato hiperdiscursivo donde lo pictórico, tra- ducido a fórmulas fílmicas, aporta su propia significación original para conformar el siste- ma de códigos –escenografía, interpretación, diálogo, música, ambientación sonora, etc.– que da su propio sentido a la obra fílmica resultante. Metadiscurso trágico. El tratamiento especu- lar de la pintura goyesca Más allá de toda realidad palpable y física está otra realidad: la que nace de la pintura, espejo deformante de la vida, reflejo de un ins- tante, realidad mágica donde todo es posible ([01:23:30]). Poniendo estas palabras en boca del perso- naje pintor, Saura las hace suyas respecto de su estética cinematográfica. En efecto, abun- dan en su trayectoria las referencias a Goya, siendo esta película un homenaje al maestro. Todo ello se enmarca en un amplio panorama temático en torno a lo trágico y las manifesta- ciones estéticas que, inspiradas en tal enfoque existencial, orientan toda la filmografía saura- na. Aunque fuera posible resumirlas, las razo- nes de espacio exigen conformarnos con este breve apunte y admitir la sucinta afirmación de que las simbologías de lo especular, relati- vas a la identidad subjetiva y a lo permeable PEDRO JAVIER MILLÁN BARROSO 162 Figura 5: Goya analiza ante varios espejos el juego espacial de Velázquez [(01:23:20]).
  • 9. de las fronteras entre la realidad y la ficción, son recurrentes en etapas históricas donde el pensamiento trágico predominaba, por ejem- plo, el barroco, el romanticismo y la llamada posmodernidad. Naturalmente, las artes no fueron impermeables a ello. Así pues, Carlos Saura establece en Goya en Burdeos una sólida estética basada, entre otros motivos dominantes, en lo especular. Antes me referí, en efecto, a la inversión de que es obje- to el lienzo La lechera de Burdeos (1827, Madrid, M.P.). Pues bien, debe añadirse que ello obedece a la ubicación de un gran espejo en un lateral de la estancia, de tal manera que, según el punto de vista enunciativo, unas veces aparece invertida y otras en su postura original. Ello se imbrica en el elogio realizado por el Goya joven a Diego Velázquez, a propósito de Las meninas (1656, Madrid, M.P.). No sin iro- nía por parte de Saura, el pintor, completa- mente sordo, es incapaz de oír los desatinados comentarios de un crítico italiano acerca de dicho lienzo. En cambio, el español queda ató- nito al descubrir la estructura especular que organiza la composición. “Se mira en un espe- jo… ¿O es que todo el cuadro se refleja en un espejo?” ([01:21:30]). Al mismo tiempo, Saura toma como pre- texto la reflexión metadiscursiva que realizó Velázquez al cuestionar mediante códigos pic- tóricos que lo captado por el ojo deba tomarse por real, pues el director dispone en trágico abismo esa configuración dual de Las Meninas al enfrentarlas a varios espejos en los que, ade- más, la figura de Goya, como su identidad, queda multiplicada. En definitiva se trata de plasmar la pluralidad de puntos de vista desde uno solo, en un solo plano, lo cual fue marca estética dominante del cubismo. Por ser uno de los recursos metadiscursvi- vos que Saura tematiza como elemento de expresión fílmica en la película, también obe- dece a una concepción especular respecto del hipotexto la versión hipertextual de El 3 de mayo de 1808: los fusilamientos en la monta- ña de Príncipe Pío, así como el fragmento cita- do de La pradera de San Isidro, pues ambas obras se citan invertidas. En definitiva, más allá de lo anecdótico que conforma el argumento –el amor del pintor y Cayetana de Alba, las intrigas de la corte, la vejez en Francia–, Goya en Burdeos entraña una honda reflexión sobre la confluencia semiótica de códigos estéticos en el cinemato- gráfico, por medio de la cual no solo subraya Carlos Saura la ideología que mana de la pin- tura goyesca, sino que, tomando como refe- rente los recuerdos y ensoñaciones del perso- naje, se sirve de las posibilidades expresivas del cine para reinterpretar esas obras y, citán- dolas, aplicar juegos especulares distintos al de extraordinaria complejidad logrado por Velázquez en Las Meninas. Pero no se mues- tran explícitamente miradas que equivalgan a las respectivas del pintor, la infanta, las meni- nas y demás sujetos retratados en el lienzo insigne, sino que, acaso, Saura las plasma metafóricamente al exigir del receptor la com- petencia necesaria para reconocer las numero- sas inversiones especulares sobre los hipotex- tos, pues existen en la película más casos de los que he mencionado. Planteamiento discursivo trágico, pues, cuya relevancia en el relato adquiere extraor- dinaria densidad semántica por medio de la espiral, símbolo que combina las ideas de abis- mo y de eterno retorno –círculo–. Es por lo que el anciano Goya la dibuja sobre el vaho de su ventana al comienzo, en un cuaderno durante la escena de una taberna y en el aire poco antes de morir, mientras su hija asciende apre- suradamente por una escalera también espiral. Bibliografía BIEDERMANN, Hans, Diccionario de símbolos, Bar- celona, Paidós, 1996. DE SANTI, P. Marco, Cinema e pittura, Florencia, Giunti editore. KRISTEVA, Julia, Semiótica 1, Madrid, Fundamen- tos, 1981. — Semiótica 2, Madrid, Fundamentos, 1981. GENETTE, Gérard, Palimpsestos. La literatura en segundo grado, Madrid, Taurus, 1989. METZ, Christian. (1974), Lenguaje y cine, Barcelona, Planeta, 1974. REYERO, Carlos, La luz artificial en la pintura moderna, Oviedo, Ediciones Nobel. ROSSET, Clément, Lo real y su doble, Barcelona, Tusquets, 1993. STAM, Robert, Teorías del cine. Una introducción, Barcelona, Paidós, 2000. 163 Relato cinematográfico y estética pictórica. Hipertexto, hiperdiscurso y metadiscurso en Goya en Burdeos