SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 31
Descargar para leer sin conexión
Mauricio Paredes
Ilustraciones de Verónica Laymuns
¡Ay, cuánto me quiero!
Un niño se ama tanto que siente que todo aquello que lo rodea existe
para complacerlo. Un día descubre a una niña tímida que lo ayuda a
no pensar solo en sí mismo.
Libro que promueve la amistad entre pares y la ayuda mutua.
Mauricio Paredes
¡Ay, cuánto me quiero!
Título original:¡Ay, cuánto me quiero!
Mauricio Paredes, 2003 Ilustraciones de Romina Carvajal
Revisión: 1.0 Fecha:
30/03/2020
Yo
¡Ay, cuánto me quiero! En realidad, para ser sincero, me amo. ¿Qué
haría yo sin mí?
¡Qué suerte la mía, conocerme de toda la vida! Desde el día en que
nací he estado conmigo. Prometo nunca dejarme solo. Me
acompañaré siempre, donde sea que vaya.
Antes que yo naciera, mi mamá me tuvo dentro de ella durante nueve
meses. ¡Qué afortunada! Fue la primera en conocerme. Desde
entonces la he dejado ser mi mamá día y noche.
Ella y mi papá me quieren mucho. Les encuentro toda la razón, ya que
soy adorable. Son personas muy inteligentes.
Mi papá lo pasa bien trabajando para comprar mi comida, mi ropa y
mis juguetes. Si no fuera por mí, no tendría para qué ir a la oficina y se
quedaría aburrido en la casa. Por eso me preocupo de comer toda mi
comida, aunque no me guste tanto, de ponerme mucha ropa aunque
me dé calor y de jugar con todos mis juguetes al mismo tiempo. ¡Qué
buen hijo soy! Reconozco que los consiento demasiado, pero no puedo
evitarlo, soy tan tierno.
El colegio me encanta. Yo sé que existen varios, pero no puedo estar
yendo cada día a un colegio diferente. Me da pena por todos los niños
que se quedan sin conocerme, pero yo solo puedo ir al mío.
Mi profesora es entretenida y simpática y siempre me pone buenas
notas. Ella también fue niña hace mucho tiempo. Me imagino cuántas
cosas estudió en el colegio y después en la universidad. Y todo para
enseñarme a mí. ¡Qué orgullosa debe estar!
Después de clases y los fines de semana, juego en mi pieza o en mi
jardín. Me subo a mi árbol y me siento sobre una de mis ramas. Es
verdad que las ramas le salieron al árbol, pero son mías igual, porque
están en mi jardín. O sea, en el jardín de mi casa… bueno, la casa es de
mis papás, pero como yo soy de ellos, entonces también la casa es
mía… y el jardín y también el árbol y por supuesto la rama. Lógico.
Sentado en mi rama ensayo mis discursos de agradecimiento, para
cuando me entreguen todos mis premios, mis diplomas y mis medallas.
«Gracias, gracias», digo. «Me doy gracias a mí mismo por mi apoyo. Todo
me lo debo a mis propios méritos».
Otra cosa que hago es llamarme por teléfono, pero siempre suena
ocupado. Seguramente es porque estoy haciendo cosas muy
importantes, como por ejemplo, llamarme por teléfono.
Además, me escribo cartas y las escondo debajo de mi almohada.
Siempre las descubro rápidamente. Ayer me escribí una carta sin ponerle
mi firma. Soy tan astuto que reconocí mi letra y supe que era yo, así que
me contesté. No sé si alguien más será capaz de responder carcas
anónimas.
Cada noche, cuando me acuesto, rezo y le doy gracias a Dios por
haberme hecho a mí junto conmigo. ¡Qué sabio es Él! Con razón es Dios.
Hace todo bien.
Mientras duermo, me echo mucho de menos, pero ¡ay, qué alivio
despertar en la mañana y volver a encontrarme!
Amigo imaginario versus monstruos de la noche
Hoy en la mañana me dediqué a dibujar en mi jardín. Hice un retrato
de mí mismo. Lo pinté con todos mis lápices de colores. Me quedó
tan lindo, que tuve que felicitarme y me di un abrazo.
Estaba haciéndome cariño cuando vi que una niña me miraba desde
el jardín de al lado. Se había asomado por sobre la muralla. Me dijo:
—Yo también tengo un amigo imaginario.
Le contesté:
—¿Qué es eso de amigo imaginario?
Entonces esa niña me dijo:
—Al que estás abrazando.
Yo le expliqué:
—No estoy abrazando a ningún amigo imaginario. Me estoy felicitando a
mí por lo fantástico que me quedó mi autorretrato.
—¿Y no tienes un amigo imaginario? —me preguntó.
—No —le dije yo a esa niña—. ¿Para qué sirve?
—Para tener compañía.
—¡Ah! —dije yo—. Entonces no lo necesito, porque me tengo a mí.
Ella se quedó callada mirándome. Después dijo:
—También sirve para defenderse de los monstruos de la noche.
—¿Cuáles monstruos de la noche? —le pregunté a esa niña.
—Los que aparecen cuando obscurece. A mi pieza van muy seguido y yo
les tengo miedo. Despierto con susto y mi amigo imaginario me defiende.
Me dio pena que ella tuviese que compartir su pieza con los monstruos y
más encima con el famoso amigo imaginario. ¡Cuánto trabajo! Yo no
tendría espacio para tanta gente en mi dormitorio; en mi cama quepo yo
solo, mis muebles ya están llenos con mi ropa y mis estanterías apenas
alcanzan para mis propios juguetes.
Hay otro detalle muy importante: yo duermo conmigo, en cambio esa
niña no.
Quizás por eso tiene miedo. Me pareció muy valiente que alguien se
atreva a estar sin mí. Probablemente los monstruos de la noche y el
amigo imaginario también se sentían solos y tenían terror y horror.
Le dije:
—Son muy valientes.
—¿Por qué? —me preguntó esa niña.
—Por pasar la noche solos, los monstruos, tu amigo imaginario y tú.
Parece que esa niña no me entendió, porque puso una cara extraña. Como
soy muy educado, decidí cambiar la conversación:
—¿Y cómo es tu amigo imaginario? —le pregunté.
—Es muy fuerte, audaz y además es cariñoso conmigo.
—¿Pero cómo es por fuera? ¿Alto, bajo, gordo, flaco, viejo, joven?
—Es normal.
Esa niña es una niña de muy pocas palabras; ya se me estaba acabando la
paciencia.
—¿Y qué significa «normal»? Normal podría ser que midiera un centímetro y
que pesara como mil kilos y que tuviese doscientos años y que fuera verde.
—No es verde —reclamó esa niña—. Es más o menos de mi mismo porte, no es
gordo ni tampoco flaco y tiene mi edad.
—¿Y de qué color es?
—No sé, color piel supongo.
Yo no sé cuál es el color piel, porque depende de qué color uno tenga la piel.
También la piel cambia de color si es verano y uno se pone al sol y se pone
tostado o si es invierno y entonces es más blanca. Por otro lado, cuando yo
me enojo mi cara se pone colorada y cuando estoy mucho rato en la piscina
me pongo medio azul.
Me pareció aburrido que el amigo imaginario de esa niña fuese tan común y
corriente, por eso le dije:
—Ahora me tengo que ir.
—¿Por qué tan pronto?
—Porque tengo una reunión —le contesté.
—¿Con quién?
—¿Cómo «con quién»? —le dije a esa niña—. ¡Conmigo mismo! ¿Con quién más
podría ser?
Si te lo propones, practicas y te esfuerzas
Durante el almuerzo pensé en lo que esa niña me había dicho acerca
de los monstruos de la noche y de su amigo imaginario.
Decidí inventarme un amigo imaginario para probar. Este sería mi
amigo imaginario. Si me resultaba entretenido, quizás también me
inventaría unos cuantos monstruos de la noche.
Esos serían mis monstruos.
Mi amigo imaginario debía ser mucho más original que el de esa niña,
por eso se me ocurrió la siguiente receta:
Amigo imaginario mío.
Cómo es: mide dos metros de alto, es morado con el pelo amarillo,
tiene bigote, es flaco y se puede enrollar para guardarlo.
Edad: tiene cien años, pero se ve joven, pero mayor que el amigo
imaginario de esa niña.
Después del postre llevé a mi amigo imaginario recién inventado a
jugar conmigo a mi pieza. Me senté en el suelo y esperé a que hiciera
algo divertido, pero no pasó nada. Quizás él quería entretenerse con
mis juguetes, pero lamentablemente yo justo los estaba ocupando
todos. Qué mala suerte. Además, aunque no los estuviera usando en
ese momento, no se los podría prestar porque me los regalaron a mí
y entonces son míos. No quiero ser un niño malagradecido.
Cuando me aburrí de jugar dentro de mi casa, saqué a mi amigo
imaginario al jardín. Lo puse al arco y le tiré un penal. Yo le pegué un
chute a la pelota y metí un golazo. Después pateé varios penales más
y todos fueron goles. Parece que mi amigo imaginario no es muy
buen arquero, porque no atajó ni una sola vez la pelota. ¡No! ¡Ya sé! Él
es excelente al arco, lo que pasa es que yo soy mejor delantero.
Yo estaba tan emocionado que cuando la pateé de nuevo, en vez de ser
gol, salió disparada por arriba de la muralla y cayó en el jardín de al lado.
Seguramente la pelota aterrizó en la cabeza de esa niña, porque
escuché:
—¡Ay!
Me asomé sobre la muralla y vi que esa niña estaba sentada en el pasto.
—¿Estás jugando con tu amigo imaginario? —Yo le pregunté.
—Estaba, pero me cayó tu pelota de fútbol en la cabeza.
—Eso es bueno —le dije—, así te ayudo a practicar los cabezazos.
—Pero no vi cuando la pelota venía —dijo, con una mano en la frente.
—¡Mejor! Un buen jugador está siempre preparado.
—Pero me dolió un poco.
—¡Mejor aún! Un deportista de verdad aguanta el dolor.
—¿En serio?
—¡Por supuesto!
—Bueno, entonces… gracias —me dijo esa niña.
—Escúchame, niña. Si te lo propones, practicas y te esfuerzas, puedes llegar
a ser una estupenda delantera —le expliqué y pensé, «aunque nunca tan
fabulosa como yo».
—Está bien. Si tú lo dices.
—Exactamente. Yo lo digo. Entendiste perfecto.
Esa niña podría aprender mucho de mí. Sería bueno para ella imitarme. Lo
pasaría tanto mejor. De todas formas, mejor que jugando sola. O quizás
estaba con su amigo imaginario como ella decía, pero en todo caso no se
veía tan feliz como yo. Tal vez su amigo imaginario era tan aburrido como el
mío.
—¿A qué cosas juegas con tu amigo imaginario? —le pregunté.
—A todo.
—¿Cómo «a todo»?
—Jugamos a la pastelería, en donde hacemos tortas con tierra del jardín.
También jugamos a la tienda de ropa usada.
—¿Usada por quién?
—Usada por mí.
—¿Y no juegas con otros niños?
—No.
—¿Cómo «no»? ¿Qué, no tienes amigos verdaderos?
—No muchos.
—¿Cuántos?
—Ninguno.
—¿Ninguno? Eso es muy poco.
Me quedé pensando. Esa niña debe sentirse muy sola, a pesar de que su
mamá la quiere y su papá también.
—¿Sabes? —le dije—. Te regalo a mi amigo imaginario.
—¿Qué? —me dijo, de nuevo con cara de sorpresa.
—Sí, te regalo a mi amigo imaginario. Tiene muy poco uso. Lo inventé a la
hora de almuerzo.
—Muchas gracias.
—De nada. Espero que te sirva.
Qué generoso estoy últimamente. Esa niña se veía más contenta ahora.
Regalarle mi amigo imaginario fue un magnífico negocio, porque ya me
tenía cansado. Por si fuera poco, se me ocurrió una idea fenomenal:
—Ahora pueden jugar los tres. Por ejemplo: a saltar la cuerda. Tu amigo
imaginario sujeta una punta de la cuerda, mi amigo imaginario que te
regalé sostiene la otra punta y tú saltas.
—¡Qué entretenido! ¡Gracias! —me dijo esa niña sonriendo.
Esa noche, después de comida, pensé en lo feliz que se había puesto esa
niña cuando le regalé a mi amigo imaginario y eso que no me costó nada
inventarlo. Sentí algo extraño, como ganas de regalarle más cosas para que
se pusiera contenta de nuevo. También pensé si acaso el amigo imaginario
que le di le serviría para espantar a los monstruos de la noche, que tanto la
asustaban.
—Mañana la voy a llamar por teléfono para preguntarle —pensé.
Por fin me acordé de nuevo de lo mucho que me quiero a mí mismo.
Me di mi beso de buenas noches, recé por mí y me quedé dormido.
Esa niña y yo
Muy temprano desperté a mi mamá para preguntarle el número de
teléfono de esa niña. Ella me lo dictó y yo lo marqué.
—¿Aló? ¿Está esa niña? —pregunté.
—¿Quién es esa niña? —me contestó la mamá de esa niña.
Es raro que una mamá no sepa bien quién es su hija. Le expliqué:
—Esa niña que vive al lado mío, igual que usted. Ayer le di mi amigo
imaginario que inventé.
—¡Ah! ¡Eres tú! —me dijo la mamá de esa niña—. Hola, lindo. La llamo
enseguida.
—No, no —le dije yo—. Este no es un asunto que se pueda conversar por teléfono.
Dígale a esa niña que vaya a su pieza porque yo me voy a subir a mi árbol. Ahí
hablaré con ella —y colgué.
La mamá de esa niña debe ser una mujer muy inteligente, porque supo lo lindo que
soy sin siquiera verme.
Bajé la escalera de mi casa, salí a mi jardín, subí a mi árbol y me senté en mi rama,
frente a la ventana de esa niña.
—¿Te defendió de los monstruos de la noche mi amigo imaginario? —le pregunté.
—El amigo imaginario que me regalaste se fue de viaje junto con el mío.
—¡Qué! —grité yo—. ¿Se fueron los dos?
—Sí —me dijo esa niña—, se hicieron amigos y decidieron irse en un avión.
Yo me tuve que afirmar del tronco de mi árbol para no caerme. Pensé un poco y le
dije:
—Tengo una idea. Yo te puedo inventar otros dos amigos imaginarios.
—Ya no los necesito —dijo tranquila.
—¿Y ahora quién te protegerá de los monstruos de la noche? —pregunté
asombrado.
—Yo misma. Ayer tú me dijiste que yo era valiente. Por eso me atreví a pasar la
noche sola, es decir, sin mi amigo imaginario.
—Si quieres te puedo inventar un regimiento completo de amigos imaginarios.
Todos los que necesites.
—Gracias —me contestó—, pero en verdad ya no necesito amigos imaginarios que
me cuiden. Tú me enseñaste que si me lo propongo, practico y me esfuerzo, puedo
lograr muchas cosas. Y me propuse no tenerle miedo a los monstruos de la noche.
Entonces me di cuenta que si yo los había inventado, yo misma los podía hacer
desaparecer. De ahora en adelante, no habrá ningún monstruo que me asuste.
—También te puedo inventar monstruos de la noche si quieres —le dije—. Incluso
monstruos que funcionen en la noche y en el día también.
—No, pero gracias por tus buenas intenciones.
Nos quedamos callados. Yo sentado en la rama de mi árbol y ella asomada por la
ventana. Entonces tuve una duda y se la pregunté:
—¿Y ahora con quién vas a jugar?
Ella sonrió y me dijo:
—Con quien he estado jugando todo este tiempo desde ayer.
—¿Quién es ése? —le pregunté.
—¡Tú, por supuesto! —respondió—. Tú eres mi amigo.
—Pero yo no soy imaginario —le expliqué.
—¡Por supuesto que no eres imaginario! ¡Eres real! ¡Mi amigo real!
Esa niña es igual de inteligente que su mamá, porque supo que yo soy de la
realeza, que soy un rey.
De nuevo pensé otro rato más y le dije:
—Hay un problema, porque yo ya soy amigo mío.
—Eso está bien —me dijo esa niña—. Puedes ser amigo tuyo y también ser
amigo mío.
—¿En verdad? —le pregunté, porque no se me había ocurrido esa posibilidad.—
¡Claro! —dijo—. Tú puedes ser mi amigo si quieres y yo puedo ser tu amiga.
—¿Y tú quieres ser mi amiga? —le pregunté nervioso.
—¡Sí, por favor! ¡Me encantaría! —me dijo muy contenta.
Yo también estaba contento. Estaba feliz y contento porque esa niña
prefería estar conmigo que con su amigo imaginario, con el mío que le
regalé y con los monstruos.
—Yo quiero ser tu amigo. ¿Puedo?
—Sí, puedes —me contestó.
Pasarlo bien
Esa mañana nos divertimos juntos, esa niña y yo. Fuimos al jardín y
jugamos fútbol con mi pelota. Primero yo me puse al arco para enseñarle a
atajar y después ella fue la arquera y yo el delantero. Esa niña es buena
jugadora. Atajó varios de mis tiros y me metió algunos goles.
Invité a esa niña a mi casa y le presté mis juguetes y mis lápices de colores.
Ella dibujó un diploma y me lo dio como premio.
—«Para mi mejor amigo» —decía el diploma.
—¿Amigo real o imaginario? —le pregunté.
—De cualquier tipo —respondió.
Yo me paré y dije el discurso que había ensayado:
—Gracias, gracias. Le doy gracias a esa niña, o sea a ti, por este lindo
diploma. Si tú no existieras, yo no podría ser tu mejor amigo. Gracias.
En la tarde escribimos cartas. Esa niña me escribió una carta a mí. Yo le
escribí una a ella. Luego escribimos juntos una para nuestros amigos
imaginarios que andaban de viaje. Anotamos sus nombres en el sobre:
Señores
Amigo imaginario de esa niña,
Amigo imaginario mío que le regalé a esa niña.
Como no sabíamos la dirección, pusimos:
Un avión volando alrededor del Mundo.
Y escribimos la carta en una hoja de papel:
Ojalá que lo estén pasando tan bien como nosotros. No tenemos tiempo
para contarles todas las cosas entretenidas que hemos hecho, porque nos
quedan muchos juegos por jugar todavía. Ustedes podrán imaginar,
¿verdad?
Un gran abrazo para cada uno de ustedes, de parte de esa niña y yo.
Después subimos y bajamos mi árbol varias veces. Nos reímos hasta que
nos tiramos al pasto a descansar.
La mamá de esa niña nos invitó a tomar té. Hizo un queque especialmente
para nosotros y nos dio jugo de frambuesa y pan con palta.
Más tarde se nos ocurrió hacer un álbum de fotos. No teníamos máquina
fotográfica, así que hicimos dibujos y los recortamos como fotos. Esa niña
me dibujó pateando la pelota y metiendo un golazo. Yo la dibujé
cabeceando la pelota y también metiendo un golazo.
En otra foto salíamos arriba del árbol. Cada uno en una rama.
—Saliste muy valiente en la foto —le
dije. Esa niña miró el dibujo y me
preguntó:—¿En verdad? ¿Tú crees?
—¡Estoy seguro! —dije sonriendo.
Tuvimos la genial idea de dibujar fotos de nuestros amigos imaginarios de
viaje en algún lugar del Mundo. Imaginamos que después de bajarse del
avión fueron a una playa con mucho sol y palmeras. Los dibujamos
nadando y jugando con arena.
—Con estas fotos yo creo que está completo nuestro álbum —dije.
Esa niña se quedó pensando un momento, callada. Entonces me dijo:
—Falta alguien más que quiero poner.
—¿A quién?
—A los monstruos de la noche.
—¿En serio?
—Sí, como ya no les tengo miedo, ahora los encuentro divertidos. Ven a
mirar para que los conozcas.
Amigos reales
Yo me acerqué y vi como los dibujaba. Uno como un elefante en miniatura,
pero con patas de avestruz. Tenía espalda y cola de dragón y tiraba fuego
por la trompa. Otro parecía mono, pero tenía melena de león y alas de
murciélago. Además tenía colmillos de vampiro, uno grande al medio y dos
chicos a los lados.
Había otro monstruo que era igual a una tortuga, ¡pero con dos cabezas!
Sus ojos eran saltones, sus dos narices enormes y se le asomaban los
dientes cuando tenía la boca cerrada. Su caparazón era de pelota de
fútbol y sus patas como acordeones, o sea cortas y arrugadas, pero muy
largas cuando las estiraba.
—Se ven muy espantosos. Te quedaron muy lindos —la felicité.
—Gracias —me dijo contenta.
—¿Estás segura que quieres ponerlos en el álbum? —le pregunté a esa niña.—
Sí, segura. Ya no les tengo miedo.
Rápidamente esa niña se convirtió en una experta domadora de monstruos.
Los está entrenando porque vamos a tener un circo de monstruos
amaestrados.
La Acortuga va a entrar rodando hasta el centro de la pista. Ahí saldrán sus
dos cabezas y dirán: «¡Respetable público! ¡El gran circo de esa niña y yo les
presenta las fantásticas acrobacias de los monstruos de la noche!».
Entonces el Vampimono se va a parar encima del caparazón y la Acortuga
estirará sus patas para subirlo al trapecio. Allí se columpiará y de pronto
saltará hacia abajo. El Elefantruz soplará por su trompa formando un anillo
de fuego.
Justo cuando la gente se asuste, pensando que el Vampimono se va a caer,
él pasará volando entremedio de las llamas y aterrizará feliz en el suelo.
Tendremos leche condensada para los niños que vayan a ver el circo. El
Vampimono servirá de abridor de latas con su colmillo del medio. Si alguien
quiere, el Elefantruz puede cocinar algunos tarros y hacer manjar. La
Acortuga será la repartidora, alargando sus patas para todos lados.
Para que sean unos monstruos expertos, esa niña les enseñó a
darse vueltas de carnero, los hizo hacer una ronda y más tarde los
puso a correr por el jardín. Después de todo ese ejercicio, deben
haber quedado muy cansados. Nosotros también de tanto jugar.
—Buenas noches —me dijo.
—Buenas noches. Hasta mañana —le dije yo.
—Mañana podemos invitar más niñas y niños —dijo esa niña.
—¡Qué buena idea! —dije yo—. Yo les puedo enseñar a jugar fútbol y tú les
puedes enseñar a domar a los monstruos, si es que tienen.
—¡Sí, qué entretenido! —me contestó—. A las niñas y niños los ponemos en
nuestro equipo y a sus monstruos los metemos al circo.
Entonces escuché que mi mamá me llamaba.
Fui corriendo y cuando llegué a la puerta, paré. Me di cuenta que en todo
este tiempo no se me había ocurrido preguntarle su nombre, a esa niña.
Entonces le grité:
—¡Se me olvidó preguntarte cómo te llamas!
Ella estaba a punto de entrar a su propia casa. Por suerte alcanzó a oírme.
—¡Yo tampoco sé cómo te llamas tú! —me respondió.
—¡Bueno, pero dime tú primero!
—¡Mañana te cuento! ¡Buenas noches!
¿Qué es eso de «mañana te cuento»? Esa niña se estaba poniendo muy
misteriosa. Yo le iba a decir mi nombre, pero justo ella sonrió, se despidió
moviendo el brazo y entró a su propia casa. Me quedé pensando. Voy a
tratar de adivinarlo y así le doy una sorpresa. Entonces mi mamá me tomó
de la mano y me llevó adentro. Me hizo cariño en la frente y me dio un beso.
—¿Quieres algo para comer? —me preguntó.
—No, gracias, mamá. Quiero dormirme pronto para despertar
temprano.
Subí saltando los escalones. Me acosté feliz, pensando en lo bien
que lo habíamos pasado. Ya tenía ganas de ver a esa niña de nuevo.
Así, cada vez que estemos juntos, vamos a ser mejores amigos.
También pensé en cómo serían los nuevos amigos que tendríamos
mañana.
«Esos serán amigos verdaderos. Tan verdaderos como esa niña y
yo», pensé.
Después me quedé dormido.
Esa niña y yo somos amigos reales.
¡Ay, cuánto me sigo queriendo!
Autor
MAURICIO PAREDES (Santiago de Chile, 1972). Estudió en la Pontificia Universidad Católica
de Chile, donde se tituló de Ingeniero Civil Eléctrico. Ejerció su profesión hasta el año 2001,
momento en que decidió seguir su vocación literaria.
Además de escribir, se dedica a la investigación y difusión de la literatura infantil. Es
profesor universitario, realiza encuentros con niños y charlas para especialistas. Ha
colaborado con el Ministerio de Educación y ha sido presidente de la sección chilena de la
Asociación Internacional del Libro Infantil (IBBY).
En Alfaguara Infantil ha publicado:La cama mágica de Bartolo (2002),¡Ay, cuánto me
quiero! (2003),La familia Cuácatela, Verónica la niña biónica
(2005),Los sueños mágicos de Bartolo (2006), y Perverso (2008).El diente desobediente
de Rocío , junto a Romina Carvajal (2005), y con Verónica Laymuns,El festín de Agustín
(2006).

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Guía n°1 Cuentos populares
Guía n°1  Cuentos popularesGuía n°1  Cuentos populares
Guía n°1 Cuentos popularesAko Tsukino
 
El hada del bosque (cuento)
El hada del bosque (cuento)El hada del bosque (cuento)
El hada del bosque (cuento)mingorafa
 
Carta de la tia a dracula
Carta de la tia a draculaCarta de la tia a dracula
Carta de la tia a draculabiblioteca3
 
Cuento Los Unicornios Mágicos
Cuento Los Unicornios Mágicos Cuento Los Unicornios Mágicos
Cuento Los Unicornios Mágicos ligia Ligia
 
El niño que enloqueció de amor eduardo barrios
El niño que enloqueció de amor   eduardo barriosEl niño que enloqueció de amor   eduardo barrios
El niño que enloqueció de amor eduardo barriosMarcos Duran Gomez
 
Corazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdf
Corazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdfCorazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdf
Corazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdfDulceCasas
 
Cuentos infantiles
Cuentos infantilesCuentos infantiles
Cuentos infantilesTolo de Lluc
 
Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"
Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"
Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"Ieshú Ehrlichmann
 
Antologia de 25 cuentos infantiles
Antologia de 25 cuentos infantilesAntologia de 25 cuentos infantiles
Antologia de 25 cuentos infantilesVania Vazquez
 
4%20 Caperucita Roja
4%20 Caperucita Roja4%20 Caperucita Roja
4%20 Caperucita RojaRita Palomino
 
La ratita atrevida 2.
La ratita atrevida 2.La ratita atrevida 2.
La ratita atrevida 2.MARIANOVILLO4
 

La actualidad más candente (20)

Poesia a la mamá
Poesia a la mamáPoesia a la mamá
Poesia a la mamá
 
La ratita presumida
La ratita presumidaLa ratita presumida
La ratita presumida
 
Guía n°1 Cuentos populares
Guía n°1  Cuentos popularesGuía n°1  Cuentos populares
Guía n°1 Cuentos populares
 
Fabulas
FabulasFabulas
Fabulas
 
Mil grullas
Mil grullasMil grullas
Mil grullas
 
El hada del bosque (cuento)
El hada del bosque (cuento)El hada del bosque (cuento)
El hada del bosque (cuento)
 
Carta de la tia a dracula
Carta de la tia a draculaCarta de la tia a dracula
Carta de la tia a dracula
 
Cuento Los Unicornios Mágicos
Cuento Los Unicornios Mágicos Cuento Los Unicornios Mágicos
Cuento Los Unicornios Mágicos
 
El niño que enloqueció de amor eduardo barrios
El niño que enloqueció de amor   eduardo barriosEl niño que enloqueció de amor   eduardo barrios
El niño que enloqueció de amor eduardo barrios
 
Corazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdf
Corazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdfCorazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdf
Corazón de hielo - Jasmín Martínez - Libro 1.pdf
 
Cuentos infantiles
Cuentos infantilesCuentos infantiles
Cuentos infantiles
 
Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"
Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"
Calaveras 2013 Escuela Primaria "Joaquín H. Servín Andrade"
 
Patito feo
Patito feoPatito feo
Patito feo
 
culpa mia.pdf.pdf
culpa mia.pdf.pdfculpa mia.pdf.pdf
culpa mia.pdf.pdf
 
Niña bonita
Niña bonitaNiña bonita
Niña bonita
 
Antologia de 25 cuentos infantiles
Antologia de 25 cuentos infantilesAntologia de 25 cuentos infantiles
Antologia de 25 cuentos infantiles
 
4%20 Caperucita Roja
4%20 Caperucita Roja4%20 Caperucita Roja
4%20 Caperucita Roja
 
El patito feo
El patito feoEl patito feo
El patito feo
 
La ratita atrevida 2.
La ratita atrevida 2.La ratita atrevida 2.
La ratita atrevida 2.
 
Elsa
ElsaElsa
Elsa
 

Similar a Ay-Cuanto-Me-Quiero- LIBRO.pdf

Similar a Ay-Cuanto-Me-Quiero- LIBRO.pdf (20)

Libro ay cuanto-me-quiero
Libro ay cuanto-me-quieroLibro ay cuanto-me-quiero
Libro ay cuanto-me-quiero
 
TDSHigh-School-DxD-Vol.01.pdf
TDSHigh-School-DxD-Vol.01.pdfTDSHigh-School-DxD-Vol.01.pdf
TDSHigh-School-DxD-Vol.01.pdf
 
El ratón
El ratónEl ratón
El ratón
 
El ratón
El ratónEl ratón
El ratón
 
El ratón
El ratónEl ratón
El ratón
 
High School DxD Volumen 1
High School DxD Volumen 1High School DxD Volumen 1
High School DxD Volumen 1
 
Uan chica como wendy
Uan chica como wendyUan chica como wendy
Uan chica como wendy
 
Evaluación 3
Evaluación 3Evaluación 3
Evaluación 3
 
Uan chica como wendy
Uan chica como wendyUan chica como wendy
Uan chica como wendy
 
Uan chica como wendy
Uan chica como wendyUan chica como wendy
Uan chica como wendy
 
album de familia
album de familiaalbum de familia
album de familia
 
Trabajo De 7ºB
Trabajo De 7ºBTrabajo De 7ºB
Trabajo De 7ºB
 
Sentimientos de 7°
Sentimientos de 7°Sentimientos de 7°
Sentimientos de 7°
 
Textos concurso literario 2018 blog
Textos concurso literario 2018 blogTextos concurso literario 2018 blog
Textos concurso literario 2018 blog
 
Amyn
AmynAmyn
Amyn
 
2º medio-género-narrativo-la-intertextualidad-el-bosque-era-mi-hogar
2º medio-género-narrativo-la-intertextualidad-el-bosque-era-mi-hogar2º medio-género-narrativo-la-intertextualidad-el-bosque-era-mi-hogar
2º medio-género-narrativo-la-intertextualidad-el-bosque-era-mi-hogar
 
Práctica de word
Práctica de wordPráctica de word
Práctica de word
 
1
11
1
 
Karla
KarlaKarla
Karla
 
3ºS objeto
3ºS objeto3ºS objeto
3ºS objeto
 

Más de MonserratCalderara1

Más de MonserratCalderara1 (12)

Historia dias de la semana.pptx
Historia dias de la semana.pptxHistoria dias de la semana.pptx
Historia dias de la semana.pptx
 
JUEGO LAS NOTICIAS.pptx
JUEGO LAS NOTICIAS.pptxJUEGO LAS NOTICIAS.pptx
JUEGO LAS NOTICIAS.pptx
 
clases de tecnología
clases de tecnología clases de tecnología
clases de tecnología
 
tabla del 10
tabla del 10 tabla del 10
tabla del 10
 
document (13).pdf
document (13).pdfdocument (13).pdf
document (13).pdf
 
2do-basico-a-matematica.pdf
2do-basico-a-matematica.pdf2do-basico-a-matematica.pdf
2do-basico-a-matematica.pdf
 
artes y lineas .ppt
artes y lineas .pptartes y lineas .ppt
artes y lineas .ppt
 
Wild animals - personal pronouns.pptx
Wild animals - personal pronouns.pptxWild animals - personal pronouns.pptx
Wild animals - personal pronouns.pptx
 
Mapa de Chile recortable 1 AÑO .doc
Mapa de Chile recortable  1 AÑO .docMapa de Chile recortable  1 AÑO .doc
Mapa de Chile recortable 1 AÑO .doc
 
17 - 11 El mundo de los materiales.ppt
17 - 11 El mundo de los materiales.ppt17 - 11 El mundo de los materiales.ppt
17 - 11 El mundo de los materiales.ppt
 
2 basico power point - ciencias clase 1 semana 25
2 basico   power point - ciencias clase 1 semana 252 basico   power point - ciencias clase 1 semana 25
2 basico power point - ciencias clase 1 semana 25
 
Pueblos originarios
Pueblos originarios Pueblos originarios
Pueblos originarios
 

Último

Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.monthuerta17
 
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxTALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxMartaChaparro1
 
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectosTrishGutirrez
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1Gonella
 
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docxElicendaEspinozaFlor
 
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...MagalyDacostaPea
 
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdfCuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdflizcortes48
 
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................ScarletMedina4
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).hebegris04
 
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoBiografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoJosé Luis Palma
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3Gonella
 
LOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejor
LOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejorLOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejor
LOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejormrcrmnrojasgarcia
 
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOCUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOEveliaHernandez8
 

Último (20)

Unidad 1 | Metodología de la Investigación
Unidad 1 | Metodología de la InvestigaciónUnidad 1 | Metodología de la Investigación
Unidad 1 | Metodología de la Investigación
 
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
Si cuidamos el mundo, tendremos un mundo mejor.
 
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestiónSesión  ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
Sesión ¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión
 
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptxTALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
TALLER_DE_ORALIDAD_LECTURA_ESCRITURA_Y.pptx
 
Mimos _
Mimos                                       _Mimos                                       _
Mimos _
 
Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024
Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024
Act#25 TDLab. Eclipse Solar 08/abril/2024
 
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
5° Proyecto 13 Cuadernillo para proyectos
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 1
 
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
4 ÑOS EXPERIENCIA DE APRENDIZAJE 1 (1).docx
 
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
4° SES COM MAR 09 Leemos una noticia del dengue e identificamos sus partes (1...
 
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdfCuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
Cuadernillo de actividades eclipse solar.pdf
 
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
BOCA Y NARIZ (2).pdf....................
 
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
HISTORIETA: AVENTURAS VERDES (ECOLOGÍA).
 
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro DelgadoBiografía del General Eloy Alfaro Delgado
Biografía del General Eloy Alfaro Delgado
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Once.pptx
 
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3
Apunte de clase Pisos y Revestimientos 3
 
LOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejor
LOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejorLOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejor
LOS AMBIENTALISTAS todo por un mundo mejor
 
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptxAcuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
Acuerdo segundo periodo - Grado Noveno.pptx
 
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
¿Amor o egoísmo? Esa es la cuestión.pptx
 
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADOCUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
CUADERNILLO DE EJERCICIOS PARA EL TERCER TRIMESTRE, SEXTO GRADO
 

Ay-Cuanto-Me-Quiero- LIBRO.pdf

  • 1. Mauricio Paredes Ilustraciones de Verónica Laymuns ¡Ay, cuánto me quiero!
  • 2. Un niño se ama tanto que siente que todo aquello que lo rodea existe para complacerlo. Un día descubre a una niña tímida que lo ayuda a no pensar solo en sí mismo. Libro que promueve la amistad entre pares y la ayuda mutua.
  • 4. Título original:¡Ay, cuánto me quiero! Mauricio Paredes, 2003 Ilustraciones de Romina Carvajal Revisión: 1.0 Fecha: 30/03/2020
  • 5. Yo ¡Ay, cuánto me quiero! En realidad, para ser sincero, me amo. ¿Qué haría yo sin mí? ¡Qué suerte la mía, conocerme de toda la vida! Desde el día en que nací he estado conmigo. Prometo nunca dejarme solo. Me acompañaré siempre, donde sea que vaya. Antes que yo naciera, mi mamá me tuvo dentro de ella durante nueve meses. ¡Qué afortunada! Fue la primera en conocerme. Desde entonces la he dejado ser mi mamá día y noche. Ella y mi papá me quieren mucho. Les encuentro toda la razón, ya que soy adorable. Son personas muy inteligentes. Mi papá lo pasa bien trabajando para comprar mi comida, mi ropa y mis juguetes. Si no fuera por mí, no tendría para qué ir a la oficina y se quedaría aburrido en la casa. Por eso me preocupo de comer toda mi comida, aunque no me guste tanto, de ponerme mucha ropa aunque me dé calor y de jugar con todos mis juguetes al mismo tiempo. ¡Qué buen hijo soy! Reconozco que los consiento demasiado, pero no puedo evitarlo, soy tan tierno. El colegio me encanta. Yo sé que existen varios, pero no puedo estar yendo cada día a un colegio diferente. Me da pena por todos los niños que se quedan sin conocerme, pero yo solo puedo ir al mío.
  • 6. Mi profesora es entretenida y simpática y siempre me pone buenas notas. Ella también fue niña hace mucho tiempo. Me imagino cuántas cosas estudió en el colegio y después en la universidad. Y todo para enseñarme a mí. ¡Qué orgullosa debe estar! Después de clases y los fines de semana, juego en mi pieza o en mi jardín. Me subo a mi árbol y me siento sobre una de mis ramas. Es verdad que las ramas le salieron al árbol, pero son mías igual, porque están en mi jardín. O sea, en el jardín de mi casa… bueno, la casa es de mis papás, pero como yo soy de ellos, entonces también la casa es mía… y el jardín y también el árbol y por supuesto la rama. Lógico.
  • 7. Sentado en mi rama ensayo mis discursos de agradecimiento, para cuando me entreguen todos mis premios, mis diplomas y mis medallas. «Gracias, gracias», digo. «Me doy gracias a mí mismo por mi apoyo. Todo me lo debo a mis propios méritos». Otra cosa que hago es llamarme por teléfono, pero siempre suena ocupado. Seguramente es porque estoy haciendo cosas muy importantes, como por ejemplo, llamarme por teléfono. Además, me escribo cartas y las escondo debajo de mi almohada. Siempre las descubro rápidamente. Ayer me escribí una carta sin ponerle mi firma. Soy tan astuto que reconocí mi letra y supe que era yo, así que me contesté. No sé si alguien más será capaz de responder carcas anónimas. Cada noche, cuando me acuesto, rezo y le doy gracias a Dios por haberme hecho a mí junto conmigo. ¡Qué sabio es Él! Con razón es Dios. Hace todo bien. Mientras duermo, me echo mucho de menos, pero ¡ay, qué alivio despertar en la mañana y volver a encontrarme!
  • 8. Amigo imaginario versus monstruos de la noche Hoy en la mañana me dediqué a dibujar en mi jardín. Hice un retrato de mí mismo. Lo pinté con todos mis lápices de colores. Me quedó tan lindo, que tuve que felicitarme y me di un abrazo. Estaba haciéndome cariño cuando vi que una niña me miraba desde el jardín de al lado. Se había asomado por sobre la muralla. Me dijo: —Yo también tengo un amigo imaginario.
  • 9. Le contesté: —¿Qué es eso de amigo imaginario? Entonces esa niña me dijo: —Al que estás abrazando. Yo le expliqué: —No estoy abrazando a ningún amigo imaginario. Me estoy felicitando a mí por lo fantástico que me quedó mi autorretrato. —¿Y no tienes un amigo imaginario? —me preguntó. —No —le dije yo a esa niña—. ¿Para qué sirve? —Para tener compañía. —¡Ah! —dije yo—. Entonces no lo necesito, porque me tengo a mí. Ella se quedó callada mirándome. Después dijo: —También sirve para defenderse de los monstruos de la noche. —¿Cuáles monstruos de la noche? —le pregunté a esa niña. —Los que aparecen cuando obscurece. A mi pieza van muy seguido y yo les tengo miedo. Despierto con susto y mi amigo imaginario me defiende. Me dio pena que ella tuviese que compartir su pieza con los monstruos y más encima con el famoso amigo imaginario. ¡Cuánto trabajo! Yo no tendría espacio para tanta gente en mi dormitorio; en mi cama quepo yo solo, mis muebles ya están llenos con mi ropa y mis estanterías apenas alcanzan para mis propios juguetes. Hay otro detalle muy importante: yo duermo conmigo, en cambio esa niña no.
  • 10. Quizás por eso tiene miedo. Me pareció muy valiente que alguien se atreva a estar sin mí. Probablemente los monstruos de la noche y el amigo imaginario también se sentían solos y tenían terror y horror. Le dije:
  • 11. —Son muy valientes. —¿Por qué? —me preguntó esa niña. —Por pasar la noche solos, los monstruos, tu amigo imaginario y tú. Parece que esa niña no me entendió, porque puso una cara extraña. Como soy muy educado, decidí cambiar la conversación: —¿Y cómo es tu amigo imaginario? —le pregunté. —Es muy fuerte, audaz y además es cariñoso conmigo. —¿Pero cómo es por fuera? ¿Alto, bajo, gordo, flaco, viejo, joven? —Es normal. Esa niña es una niña de muy pocas palabras; ya se me estaba acabando la paciencia. —¿Y qué significa «normal»? Normal podría ser que midiera un centímetro y que pesara como mil kilos y que tuviese doscientos años y que fuera verde. —No es verde —reclamó esa niña—. Es más o menos de mi mismo porte, no es gordo ni tampoco flaco y tiene mi edad. —¿Y de qué color es? —No sé, color piel supongo. Yo no sé cuál es el color piel, porque depende de qué color uno tenga la piel. También la piel cambia de color si es verano y uno se pone al sol y se pone tostado o si es invierno y entonces es más blanca. Por otro lado, cuando yo me enojo mi cara se pone colorada y cuando estoy mucho rato en la piscina me pongo medio azul. Me pareció aburrido que el amigo imaginario de esa niña fuese tan común y corriente, por eso le dije: —Ahora me tengo que ir. —¿Por qué tan pronto? —Porque tengo una reunión —le contesté. —¿Con quién? —¿Cómo «con quién»? —le dije a esa niña—. ¡Conmigo mismo! ¿Con quién más podría ser?
  • 12. Si te lo propones, practicas y te esfuerzas Durante el almuerzo pensé en lo que esa niña me había dicho acerca de los monstruos de la noche y de su amigo imaginario. Decidí inventarme un amigo imaginario para probar. Este sería mi amigo imaginario. Si me resultaba entretenido, quizás también me inventaría unos cuantos monstruos de la noche. Esos serían mis monstruos. Mi amigo imaginario debía ser mucho más original que el de esa niña, por eso se me ocurrió la siguiente receta: Amigo imaginario mío. Cómo es: mide dos metros de alto, es morado con el pelo amarillo, tiene bigote, es flaco y se puede enrollar para guardarlo. Edad: tiene cien años, pero se ve joven, pero mayor que el amigo imaginario de esa niña.
  • 13. Después del postre llevé a mi amigo imaginario recién inventado a jugar conmigo a mi pieza. Me senté en el suelo y esperé a que hiciera algo divertido, pero no pasó nada. Quizás él quería entretenerse con mis juguetes, pero lamentablemente yo justo los estaba ocupando todos. Qué mala suerte. Además, aunque no los estuviera usando en ese momento, no se los podría prestar porque me los regalaron a mí y entonces son míos. No quiero ser un niño malagradecido. Cuando me aburrí de jugar dentro de mi casa, saqué a mi amigo imaginario al jardín. Lo puse al arco y le tiré un penal. Yo le pegué un chute a la pelota y metí un golazo. Después pateé varios penales más y todos fueron goles. Parece que mi amigo imaginario no es muy buen arquero, porque no atajó ni una sola vez la pelota. ¡No! ¡Ya sé! Él es excelente al arco, lo que pasa es que yo soy mejor delantero. Yo estaba tan emocionado que cuando la pateé de nuevo, en vez de ser gol, salió disparada por arriba de la muralla y cayó en el jardín de al lado. Seguramente la pelota aterrizó en la cabeza de esa niña, porque escuché: —¡Ay! Me asomé sobre la muralla y vi que esa niña estaba sentada en el pasto.
  • 14. —¿Estás jugando con tu amigo imaginario? —Yo le pregunté. —Estaba, pero me cayó tu pelota de fútbol en la cabeza. —Eso es bueno —le dije—, así te ayudo a practicar los cabezazos. —Pero no vi cuando la pelota venía —dijo, con una mano en la frente. —¡Mejor! Un buen jugador está siempre preparado. —Pero me dolió un poco. —¡Mejor aún! Un deportista de verdad aguanta el dolor. —¿En serio? —¡Por supuesto! —Bueno, entonces… gracias —me dijo esa niña. —Escúchame, niña. Si te lo propones, practicas y te esfuerzas, puedes llegar a ser una estupenda delantera —le expliqué y pensé, «aunque nunca tan fabulosa como yo». —Está bien. Si tú lo dices. —Exactamente. Yo lo digo. Entendiste perfecto.
  • 15. Esa niña podría aprender mucho de mí. Sería bueno para ella imitarme. Lo pasaría tanto mejor. De todas formas, mejor que jugando sola. O quizás estaba con su amigo imaginario como ella decía, pero en todo caso no se veía tan feliz como yo. Tal vez su amigo imaginario era tan aburrido como el mío. —¿A qué cosas juegas con tu amigo imaginario? —le pregunté. —A todo. —¿Cómo «a todo»? —Jugamos a la pastelería, en donde hacemos tortas con tierra del jardín. También jugamos a la tienda de ropa usada. —¿Usada por quién? —Usada por mí. —¿Y no juegas con otros niños? —No. —¿Cómo «no»? ¿Qué, no tienes amigos verdaderos? —No muchos. —¿Cuántos? —Ninguno. —¿Ninguno? Eso es muy poco.
  • 16. Me quedé pensando. Esa niña debe sentirse muy sola, a pesar de que su mamá la quiere y su papá también. —¿Sabes? —le dije—. Te regalo a mi amigo imaginario. —¿Qué? —me dijo, de nuevo con cara de sorpresa. —Sí, te regalo a mi amigo imaginario. Tiene muy poco uso. Lo inventé a la hora de almuerzo. —Muchas gracias. —De nada. Espero que te sirva. Qué generoso estoy últimamente. Esa niña se veía más contenta ahora. Regalarle mi amigo imaginario fue un magnífico negocio, porque ya me tenía cansado. Por si fuera poco, se me ocurrió una idea fenomenal: —Ahora pueden jugar los tres. Por ejemplo: a saltar la cuerda. Tu amigo imaginario sujeta una punta de la cuerda, mi amigo imaginario que te regalé sostiene la otra punta y tú saltas. —¡Qué entretenido! ¡Gracias! —me dijo esa niña sonriendo. Esa noche, después de comida, pensé en lo feliz que se había puesto esa niña cuando le regalé a mi amigo imaginario y eso que no me costó nada inventarlo. Sentí algo extraño, como ganas de regalarle más cosas para que se pusiera contenta de nuevo. También pensé si acaso el amigo imaginario que le di le serviría para espantar a los monstruos de la noche, que tanto la asustaban.
  • 17. —Mañana la voy a llamar por teléfono para preguntarle —pensé. Por fin me acordé de nuevo de lo mucho que me quiero a mí mismo. Me di mi beso de buenas noches, recé por mí y me quedé dormido.
  • 18. Esa niña y yo Muy temprano desperté a mi mamá para preguntarle el número de teléfono de esa niña. Ella me lo dictó y yo lo marqué. —¿Aló? ¿Está esa niña? —pregunté. —¿Quién es esa niña? —me contestó la mamá de esa niña. Es raro que una mamá no sepa bien quién es su hija. Le expliqué: —Esa niña que vive al lado mío, igual que usted. Ayer le di mi amigo imaginario que inventé. —¡Ah! ¡Eres tú! —me dijo la mamá de esa niña—. Hola, lindo. La llamo enseguida.
  • 19. —No, no —le dije yo—. Este no es un asunto que se pueda conversar por teléfono. Dígale a esa niña que vaya a su pieza porque yo me voy a subir a mi árbol. Ahí hablaré con ella —y colgué. La mamá de esa niña debe ser una mujer muy inteligente, porque supo lo lindo que soy sin siquiera verme. Bajé la escalera de mi casa, salí a mi jardín, subí a mi árbol y me senté en mi rama, frente a la ventana de esa niña. —¿Te defendió de los monstruos de la noche mi amigo imaginario? —le pregunté. —El amigo imaginario que me regalaste se fue de viaje junto con el mío. —¡Qué! —grité yo—. ¿Se fueron los dos? —Sí —me dijo esa niña—, se hicieron amigos y decidieron irse en un avión. Yo me tuve que afirmar del tronco de mi árbol para no caerme. Pensé un poco y le dije: —Tengo una idea. Yo te puedo inventar otros dos amigos imaginarios. —Ya no los necesito —dijo tranquila. —¿Y ahora quién te protegerá de los monstruos de la noche? —pregunté asombrado. —Yo misma. Ayer tú me dijiste que yo era valiente. Por eso me atreví a pasar la noche sola, es decir, sin mi amigo imaginario. —Si quieres te puedo inventar un regimiento completo de amigos imaginarios. Todos los que necesites. —Gracias —me contestó—, pero en verdad ya no necesito amigos imaginarios que me cuiden. Tú me enseñaste que si me lo propongo, practico y me esfuerzo, puedo lograr muchas cosas. Y me propuse no tenerle miedo a los monstruos de la noche. Entonces me di cuenta que si yo los había inventado, yo misma los podía hacer desaparecer. De ahora en adelante, no habrá ningún monstruo que me asuste. —También te puedo inventar monstruos de la noche si quieres —le dije—. Incluso monstruos que funcionen en la noche y en el día también. —No, pero gracias por tus buenas intenciones. Nos quedamos callados. Yo sentado en la rama de mi árbol y ella asomada por la ventana. Entonces tuve una duda y se la pregunté:
  • 20. —¿Y ahora con quién vas a jugar? Ella sonrió y me dijo: —Con quien he estado jugando todo este tiempo desde ayer. —¿Quién es ése? —le pregunté. —¡Tú, por supuesto! —respondió—. Tú eres mi amigo. —Pero yo no soy imaginario —le expliqué. —¡Por supuesto que no eres imaginario! ¡Eres real! ¡Mi amigo real! Esa niña es igual de inteligente que su mamá, porque supo que yo soy de la realeza, que soy un rey. De nuevo pensé otro rato más y le dije: —Hay un problema, porque yo ya soy amigo mío. —Eso está bien —me dijo esa niña—. Puedes ser amigo tuyo y también ser amigo mío. —¿En verdad? —le pregunté, porque no se me había ocurrido esa posibilidad.— ¡Claro! —dijo—. Tú puedes ser mi amigo si quieres y yo puedo ser tu amiga.
  • 21. —¿Y tú quieres ser mi amiga? —le pregunté nervioso. —¡Sí, por favor! ¡Me encantaría! —me dijo muy contenta. Yo también estaba contento. Estaba feliz y contento porque esa niña prefería estar conmigo que con su amigo imaginario, con el mío que le regalé y con los monstruos. —Yo quiero ser tu amigo. ¿Puedo? —Sí, puedes —me contestó.
  • 22. Pasarlo bien Esa mañana nos divertimos juntos, esa niña y yo. Fuimos al jardín y jugamos fútbol con mi pelota. Primero yo me puse al arco para enseñarle a atajar y después ella fue la arquera y yo el delantero. Esa niña es buena jugadora. Atajó varios de mis tiros y me metió algunos goles. Invité a esa niña a mi casa y le presté mis juguetes y mis lápices de colores. Ella dibujó un diploma y me lo dio como premio. —«Para mi mejor amigo» —decía el diploma. —¿Amigo real o imaginario? —le pregunté. —De cualquier tipo —respondió. Yo me paré y dije el discurso que había ensayado: —Gracias, gracias. Le doy gracias a esa niña, o sea a ti, por este lindo diploma. Si tú no existieras, yo no podría ser tu mejor amigo. Gracias. En la tarde escribimos cartas. Esa niña me escribió una carta a mí. Yo le escribí una a ella. Luego escribimos juntos una para nuestros amigos imaginarios que andaban de viaje. Anotamos sus nombres en el sobre:
  • 23. Señores Amigo imaginario de esa niña, Amigo imaginario mío que le regalé a esa niña. Como no sabíamos la dirección, pusimos: Un avión volando alrededor del Mundo. Y escribimos la carta en una hoja de papel: Ojalá que lo estén pasando tan bien como nosotros. No tenemos tiempo para contarles todas las cosas entretenidas que hemos hecho, porque nos quedan muchos juegos por jugar todavía. Ustedes podrán imaginar, ¿verdad? Un gran abrazo para cada uno de ustedes, de parte de esa niña y yo. Después subimos y bajamos mi árbol varias veces. Nos reímos hasta que nos tiramos al pasto a descansar. La mamá de esa niña nos invitó a tomar té. Hizo un queque especialmente para nosotros y nos dio jugo de frambuesa y pan con palta. Más tarde se nos ocurrió hacer un álbum de fotos. No teníamos máquina fotográfica, así que hicimos dibujos y los recortamos como fotos. Esa niña me dibujó pateando la pelota y metiendo un golazo. Yo la dibujé cabeceando la pelota y también metiendo un golazo. En otra foto salíamos arriba del árbol. Cada uno en una rama.
  • 24. —Saliste muy valiente en la foto —le dije. Esa niña miró el dibujo y me preguntó:—¿En verdad? ¿Tú crees? —¡Estoy seguro! —dije sonriendo. Tuvimos la genial idea de dibujar fotos de nuestros amigos imaginarios de viaje en algún lugar del Mundo. Imaginamos que después de bajarse del avión fueron a una playa con mucho sol y palmeras. Los dibujamos nadando y jugando con arena. —Con estas fotos yo creo que está completo nuestro álbum —dije. Esa niña se quedó pensando un momento, callada. Entonces me dijo: —Falta alguien más que quiero poner. —¿A quién? —A los monstruos de la noche. —¿En serio? —Sí, como ya no les tengo miedo, ahora los encuentro divertidos. Ven a mirar para que los conozcas.
  • 25. Amigos reales Yo me acerqué y vi como los dibujaba. Uno como un elefante en miniatura, pero con patas de avestruz. Tenía espalda y cola de dragón y tiraba fuego por la trompa. Otro parecía mono, pero tenía melena de león y alas de murciélago. Además tenía colmillos de vampiro, uno grande al medio y dos chicos a los lados. Había otro monstruo que era igual a una tortuga, ¡pero con dos cabezas! Sus ojos eran saltones, sus dos narices enormes y se le asomaban los dientes cuando tenía la boca cerrada. Su caparazón era de pelota de fútbol y sus patas como acordeones, o sea cortas y arrugadas, pero muy largas cuando las estiraba. —Se ven muy espantosos. Te quedaron muy lindos —la felicité.
  • 26. —Gracias —me dijo contenta. —¿Estás segura que quieres ponerlos en el álbum? —le pregunté a esa niña.— Sí, segura. Ya no les tengo miedo. Rápidamente esa niña se convirtió en una experta domadora de monstruos. Los está entrenando porque vamos a tener un circo de monstruos amaestrados. La Acortuga va a entrar rodando hasta el centro de la pista. Ahí saldrán sus dos cabezas y dirán: «¡Respetable público! ¡El gran circo de esa niña y yo les presenta las fantásticas acrobacias de los monstruos de la noche!». Entonces el Vampimono se va a parar encima del caparazón y la Acortuga estirará sus patas para subirlo al trapecio. Allí se columpiará y de pronto saltará hacia abajo. El Elefantruz soplará por su trompa formando un anillo de fuego. Justo cuando la gente se asuste, pensando que el Vampimono se va a caer, él pasará volando entremedio de las llamas y aterrizará feliz en el suelo. Tendremos leche condensada para los niños que vayan a ver el circo. El Vampimono servirá de abridor de latas con su colmillo del medio. Si alguien quiere, el Elefantruz puede cocinar algunos tarros y hacer manjar. La Acortuga será la repartidora, alargando sus patas para todos lados.
  • 27. Para que sean unos monstruos expertos, esa niña les enseñó a darse vueltas de carnero, los hizo hacer una ronda y más tarde los puso a correr por el jardín. Después de todo ese ejercicio, deben haber quedado muy cansados. Nosotros también de tanto jugar.
  • 28. —Buenas noches —me dijo. —Buenas noches. Hasta mañana —le dije yo.
  • 29. —Mañana podemos invitar más niñas y niños —dijo esa niña. —¡Qué buena idea! —dije yo—. Yo les puedo enseñar a jugar fútbol y tú les puedes enseñar a domar a los monstruos, si es que tienen. —¡Sí, qué entretenido! —me contestó—. A las niñas y niños los ponemos en nuestro equipo y a sus monstruos los metemos al circo. Entonces escuché que mi mamá me llamaba. Fui corriendo y cuando llegué a la puerta, paré. Me di cuenta que en todo este tiempo no se me había ocurrido preguntarle su nombre, a esa niña. Entonces le grité: —¡Se me olvidó preguntarte cómo te llamas! Ella estaba a punto de entrar a su propia casa. Por suerte alcanzó a oírme. —¡Yo tampoco sé cómo te llamas tú! —me respondió. —¡Bueno, pero dime tú primero! —¡Mañana te cuento! ¡Buenas noches! ¿Qué es eso de «mañana te cuento»? Esa niña se estaba poniendo muy misteriosa. Yo le iba a decir mi nombre, pero justo ella sonrió, se despidió moviendo el brazo y entró a su propia casa. Me quedé pensando. Voy a tratar de adivinarlo y así le doy una sorpresa. Entonces mi mamá me tomó de la mano y me llevó adentro. Me hizo cariño en la frente y me dio un beso.
  • 30. —¿Quieres algo para comer? —me preguntó. —No, gracias, mamá. Quiero dormirme pronto para despertar temprano. Subí saltando los escalones. Me acosté feliz, pensando en lo bien que lo habíamos pasado. Ya tenía ganas de ver a esa niña de nuevo. Así, cada vez que estemos juntos, vamos a ser mejores amigos. También pensé en cómo serían los nuevos amigos que tendríamos mañana. «Esos serán amigos verdaderos. Tan verdaderos como esa niña y yo», pensé. Después me quedé dormido. Esa niña y yo somos amigos reales. ¡Ay, cuánto me sigo queriendo!
  • 31. Autor MAURICIO PAREDES (Santiago de Chile, 1972). Estudió en la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde se tituló de Ingeniero Civil Eléctrico. Ejerció su profesión hasta el año 2001, momento en que decidió seguir su vocación literaria. Además de escribir, se dedica a la investigación y difusión de la literatura infantil. Es profesor universitario, realiza encuentros con niños y charlas para especialistas. Ha colaborado con el Ministerio de Educación y ha sido presidente de la sección chilena de la Asociación Internacional del Libro Infantil (IBBY). En Alfaguara Infantil ha publicado:La cama mágica de Bartolo (2002),¡Ay, cuánto me quiero! (2003),La familia Cuácatela, Verónica la niña biónica (2005),Los sueños mágicos de Bartolo (2006), y Perverso (2008).El diente desobediente de Rocío , junto a Romina Carvajal (2005), y con Verónica Laymuns,El festín de Agustín (2006).