El sábado enseñaré...
Texto clave: Jeremías 2:1-28.
Enseña a tu clase a:
Saber repasar la historia de Israel desde el Éxod...
Material auxiliar para el maestro II Lección 2
Ciclo de aprendizaje
Texto destacado: Jeremías 2:4-8,
Concepto clave para e...
• Solo para los maestros: El mensaje que recibió Jeremías no surgió
de una situación momentánea sino, más bien, fue el res...
Material auxiliar para el maestro II Lección 2
Teológicamente, uno podría hablar del contraste entre la justificación por ...
Lección 2 // Material auxiliar para el maestro
Iglesia Adventista en general), a fin de descubrir momentos cuando se apren...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

El sábado enseñaré | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática

415 visualizaciones

Publicado el

El sábado enseñaré | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
415
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
190
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

El sábado enseñaré | Lección 2 | La crisis (interna y externa) | Escuela Sabática

  1. 1. El sábado enseñaré... Texto clave: Jeremías 2:1-28. Enseña a tu clase a: Saber repasar la historia de Israel desde el Éxodo hasta el tiempo de Jeremías (unos ochocientos años) e identificar el tema común de la apostasía creciente de Israel. Sentir la triste realidad de una historia que se repite, y maravillarse por la gracia que Dios extendió y que cubrió muchas generaciones. Hacer la decisión de considerar seriamente las normas de nuestra propia vida y resolver seguir lo que es recto ante los ojos de Dios. Bosquejo de la lección: I. Saber: Una historia de apostasía A. Menciona algunos de los momentos oscuros en la historia de Israel que marcaron el rumbo hacia la apostasía. B. ¿Cuáles fueron los denominadores comunes en la historia de Israel que finalmente llevaron a la crisis del exilio babilónico? II. Sentir: Una triste realidad A. ¿Cómo te sientes cuando alguien te chasquea una y otra vez? ¿Cómo debió de haberse sentido Dios? B. ¿Cuál es tu reacción al ser sacudido por un Dios que finalmente cambia la gracia en castigo? ¿Por qué esa acción de parte de Dios es a veces necesaria para nuestro beneficio? III. Hacer: Patrones en nuestra vida A. ¿De qué manera podemos evitar puntos ciegos en nuestra vida que nos impiden ver nuestra propia realidad espiritual? B. ¿Cómo podemos aprender de la historia y romper el ciclo de tristes repeticiones? Resumen: El mensaje de Jeremías se refería a la crisis espiritual que fi­ nalmente llevó al exilio babilónico. Sin embargo, esta crisis había estado pre­ parándose durante siglos de gracia extendida, alimentada por una creciente apostasía que se produjo por poner las elecciones propias por sobre los cami­ nos de Dios. 24
  2. 2. Material auxiliar para el maestro II Lección 2 Ciclo de aprendizaje Texto destacado: Jeremías 2:4-8, Concepto clave para el crecimiento espiritual: Dios tiene una visión espiritual de la historia y de nuestra vida. Podemos aprender de la triste historia de Israel, que condujo a la crisis del exilio babilónico. Su experiencia debe ayudarnos a hacer decisiones correctas y no reemplazar la verdad por cualquier tipo de religión sustitutlva (que realmente es Idolatría). { 1: ¡Motiva!} • Solo para los maestros: "No tenemos nada que temer por el futuro, excepto que olvidemos la manera en que el Señor nos ha conducido y sus ense­ ñanzas en nuestra historia pasada" (JT3A43). La historia de Israel entre el Éxodo y el Exilio revela que olvidaron las lecciones de la historia, de modo que el futuro, según lo proclamaba el profeta Jeremías, parecía muy sombrío. Anima a la clase a considerar sus historias individuales, así como la historia de nuestra iglesia, a fin de ver dónde estuvimos mal (o bien), y qué podemos aprender de esos momentos. Diálogo inicial: La historia del rey Omrl (885-874 a.C.), en el Antiguo Tes­ tamento, proporciona un caso de estudio Interesante de la perspectiva divina de la historia. Hay trece breves versículos dedicados a la vida de este rey infiel, que culminan con el sobrio resumen: "Y Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, e hizo peor que todos los que habían reinado antes de él" (1 Rey. 16:25). Aparentemente, los escritores bíblicos no desperdiciaron palabras acerca de él. Sin embargo, si uno considera la arqueología y la literatura extrabíblicas, surge un cuadro diferente. Se lo menciona en la estela de Mesa (840 a.C.) como rey de Israel y también en el Obelisco Negro (827 a.C.), que lo describe en texto e imagen cómo "Jehú, hijo de Omri", pagando tributo al rey asirio. Un siglo más tarde, otro rey asirio en dos inscripciones diferentes recibe el título de "conquistador de Samaría y de toda la tierra de la casa de Omri". Todo esto significa que el reino del norte de Israel, durante aproximadamente ciento cin­ cuenta años, estuvo asociado con el nombre de Omri. Desde una perspectiva política internacional, Omri fue una persona importante: sin embargo, desde la perspectiva de Dios, él no mereció mucha atención. Explora con la clase las duras lecciones de la historia de Israel, que veremos en este estudio, haciendo la pregunta: ¿Qué anduvo mal, siendo que los reyes idólatras llegarían a ser reconocidos como líderes políticos? 25
  3. 3. • Solo para los maestros: El mensaje que recibió Jeremías no surgió de una situación momentánea sino, más bien, fue el resultado final de una larga historia de apostasía creciente, que finalmente llevó a la proclamación del castigo, mensaje que le tocó dar a Jeremías. Es Importante destacar en la clase el largo proceso entre el Éxodo y el exilio, que fue caracterizado por la gracia de Dios y sus numerosos intentos de disciplinar a Israel. Lección 2 // Material auxiliar para el maestro { 2 : ¡Explora!) Comentario de la Biblia Jeremías 2 es el tema del estudio de esta semana. Sin embargo, el capítulo se refiere a eventos tan antiguos en la historia de Israel como el Éxodo, explican­ do cómo Israel entró en esa situación de crisis que precedió al exilio babilónico. I. Religión sustitutiva (Repasa, con tu clase, Jer. 2:1-19; 1 Rey. 12:26-31.) Hay mucha historia triste detrás de la crisis inminente que Jeremías debía anunciar. La condición inicial, "santo era Israel a Jehová", cuando los sacó de Egipto, se había perdido pronto después de que Dios los introdujo en Canaán, luego de lo cual "los profetas profetizaron en nombre de Baal" (vers. 8). El problema real era que Israel eligió, vez tras vez, una religión sustitutiva de la verdadera. El pecado de Jeroboam de construir un santuario alternativo en Bet­ el y Dan después de la división del Reino, que siguió a la muerte de Salomón en 930 a.C. (1 Rey. 12:26-31), ejemplifica este modelo. Fue un paso político y religioso, con el propósito deliberado de crear un santuario y un sistema religioso que impidieran que los israelitas del norte fueran a Jerusalén para las fiestas anuales. Es interesante que "los pecados de Jeroboam" llegaron a ser una frase corriente para describir la apostasía de las tribus del norte durante los siguientes doscientos años hasta la destrucción de Samaría, en 722 a.C., por los ejércitos asirios (ver 2 Rey. 17:22). Jeremías usa una imagen interesante para ilustrar el doble pecado de Israel (Jer. 2:13): reemplazar a Dios, que es la "fuente de agua viva", por "cisternas rotas". Las excavaciones arqueológicas a menudo encuentran cisternas cavadas en la roca y cubiertas interiormente con mortero. Generalmente se usaban para recoger agua de lluvia y conservarla. Sin embargo, a menudo el agua se echaba a perder y el mortero interior se rajaba, de modo que el agua desaparecía. La imagen demuestra el contraste entre la religión verdadera y la sustitu- tiva, entre la provisión de vida que da Dios (el vers. 13 literalmente habla de "agua viva") y las imitaciones humanas de ella. Cuando tratamos de cavar nuestras propias cisternas para conservar un tipo diferente de agua de la que Dios provee, es una actividad destinada al fracaso desde su mismo comienzo. 26
  4. 4. Material auxiliar para el maestro II Lección 2 Teológicamente, uno podría hablar del contraste entre la justificación por la fe en Dios y la justificación por nuestras obras propias. Considera: ¿Qué peligro existe de que hoy cometamos el doble pecado de Israel y tengamos una religión sustitutiva en vez de abrazar la religión viva y verdadera? II. ¿Dónde están tus dioses? (Repasa, con tu clase, Jer. 2:20-28.) Es interesante notar que el carácter de la religión sustitutiva no provee salvación real en tiempos de crisis. Muchas imágenes ilustran este punto, refiriéndose de algún modo a la prostitución espiritual ("como ramera", vers. 20). La "vid escogida" que se transformó en "vid degenerada y extraña" (vers. 21, NVI) nos recuerda el Canto de la viña (Isa. 5:1-7), pero Jeremías la lleva un paso más allá. En Isaías, la vid producía frutos malos (Injusticia, derramamiento de sangre, etc.); aquí se vuelve "extraña" (heb. nokriyah), que es un término que se usa con frecuencia para referirse a las prostitutas, que en tiempos del Antiguo Testamento habitualmente se asociaban con mujeres extranjeras (ver Prov. 2:16). Una "dromedaria" (hembra del dromedario) (vers. 23) que se suelta, y una mujer "asna montés" (vers. 24, 25) que está en celo son dos metáforas que señalan la misma realidad: Israel está cometiendo adulterio espiritual, corriendo tras otros dioses. La vergüenza de esta apostasía de siglos es la de un ladrón descubierto (vers. 26), y alcanza a todos los niveles de la sociedad israelita, especialmente su liderazgo secular y espiritual. La vergüenza es una emoción fuerte en el antiguo (y moderno) Cercano Orien­ te. A menudo se asocia con la desnudez (ver Miq. 1:11; 1 Sam. 20:30), que otra vez forma parte de las imágenes de prostitución espiritual. La idolatría realmente expone a la gente como es al adorar objetos que, al fin, son solo madera y piedra. Jeremías recalca lo absurda y necia que es la idolatría, en el versículo 27: "que dicen a un leño: Mi padre eres tú; y a una piedra: Tú me has engendrado". Todas estas imágenes culminan con la pregunta retórica de Dios: "¿Y dónde están tus dioses que hiciste para ti?" (vers. 28). La respuesta es clara: no hay esperanza ni salvación de estos dioses "en el tiempo de tu aflicción" (vers. 28). La inminente crisis babilónica que venía desde afuera era realmente solo el resultado de la crisis continua que había adentro; es decir, la separación de Dios y su reemplazo por una religión y una idolatría de confección humana. Considera: ¿De dónde esperas que venga tu ayuda en tiempos de crisis? ¿Hacia dónde nos dirigimos cuando reflexionamos en una situación de crisis y por qué? { 3: ¡Aplica!} • Solo para los maestros: Sería interesante conducir a la clase a hacer un repaso, ya sea de su historia personal o de la historia de su Iglesia local (o la 27
  5. 5. Lección 2 // Material auxiliar para el maestro Iglesia Adventista en general), a fin de descubrir momentos cuando se aprendió de alguna experiencia. Este análisis debería enfocarse en las experiencias positivas, para mostrar cómo la gracia de Dios brilla continuamente en nuestras historias. Preguntas para reflexionar y aplicar: 1. Cuando consideras tu vida, ¿cuáles son las experiencias de aprendizaje que más influyeron en tu relación con Dios? 2. Actualmente, ¿de qué modo se presenta una religión sustitutiva en tu vida personal? 3. ¿De qué forma puedes protegerte contra una religión sustitutiva? { 4: ¡Crea!} • Solo para los maestros: El pensamiento central de Jeremías 2 es aprender de la historia y percibir que todavía estamos tentados a reemplazar la ver­ dadera religión por una falsa. Las actividades deben conducir hacia este contraste. Actividades de aplicación: Este ejercicio requiere que uses una pizarra o un papel grande, o algo en que puedas escribir y que todos vean. O bien, puedes hacerlo solamente conversando. Dirige un torbellino de ideas sobre la palabra "religión". Haz dos columnas, una "verdadera" y otra "sustitutiva". Ubiquen en ellas lo que fueron diciendo y analicen por qué. La actividad debe terminar con una afirmación de la religión verdadera. Actividades individuales: 1. Invita a los miembros de la clase a dedicar tiempo para escribir la historia de su vida, destacando cómo Dios les extendió su gracia una y otra vez. 2. Anima a los miembros de tu clase a hablar con alguien (un familiar, un compañero de trabajo, un amigo) acerca del contraste entre la religión verdadera y una sustitutiva. Invítalos a compartir esta experiencia en la clase el siguiente sábado. 28

×