Working Papers Series CST/ LAC                                        NO. 12                 “SALUD Y ESTILOS DE VIDA SALU...
EL DEBATE EN TORNO AL SENTIDO Y LA ORIENTACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DEJUVENTUD SE ENRIQUECE EN FOROS, ENCUENTROS DE C...
que hace que el desarrollo no se manifieste como un proceso continuo sino como una seriede avances y aparentes retrocesos....
físicas del inicio de la vida sexual como erecciones nocturnas, sueños húmedos, etc. Estoscambios se suman a una multitud ...
“proyecto de vida”, constituye otro factor importante para que los jóvenes actúenresponsablemente en esta transición y alc...
drogas y la violencia, factores que perpetúan el ciclo de pobreza y la marginación social dela mujer.2.2 Situación de la S...
La OMS estima que por cada niño/a adolescente que muere de algún traumatismo, quedan15 afectados gravemente y 30 o 40 con ...
-Se han centrado en los ministerios de salud y la intersectorialidad con otros ministerios(educación, justicia, trabajo) e...
una dimensión fundamental delcomportamiento humano. Este despertar desensaciones que se hacen conscientes en laadolescenci...
sexualmente activos enfrenta grandes riesgos de salud por falta de educación sexualapropiada y acceso a servicios de SSR a...
4.2 Embarazo en adolescentesLa fecundidad general de la región ha disminuido en las últimas décadas, principalmente enlas ...
muestran que las jóvenes que dan a luz en la adolescencia tienen un nivel inferior de vidaposterior y una mayor posibilida...
Muchas de las muertes maternas a esta edad ocurren por complicaciones de abortos quequedan informados en las historias clí...
son sometidas en los servicios por parte de los proveedores, quienes no aceptan comonormal la actividad sexual premarital,...
El riesgo de infección es notablemente mayor entre muchachas de bajo nivelsocioeconómico, quienes son forzadas a ejercer l...
Por las condiciones aún prevalecientes de no reconocimiento de los derechos sexuales yreproductivos de los y las jóvenes, ...
mortalidad materna debida a complicaciones del aborto clandestino, pero aún los serviciosno son muy eficientes por falta d...
Lograr un ambiente propicio y participativo que involucre a toda la sociedad en lapromoción y salvaguarda de los Derechos ...
mecanismos de participación en los procesos de decisión de todo lo relacionado con           su salud y bienestar.III.1   ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Estilos

848 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Salud y medicina
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
848
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
3
Acciones
Compartido
0
Descargas
11
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Estilos

  1. 1. Working Papers Series CST/ LAC NO. 12 “SALUD Y ESTILOS DE VIDA SALUDABLES “SALUD Y ESTILOS DE VIDA SALUDABLES DE LOS Y LAS JOVENES Y DE LOS Y LAS JOVENES Y ADOLESCENTES” ADOLESCENTES” Nieves Andino Nieves AndinoUNFPA Country Support Team forUNFPA Country Support Team forLatin America & The CaribbeanLatin America & The CaribbeanUNFPA CST LAC -- Mexico CityUNFPA CST LAC Mexico City
  2. 2. EL DEBATE EN TORNO AL SENTIDO Y LA ORIENTACIÓN DE LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DEJUVENTUD SE ENRIQUECE EN FOROS, ENCUENTROS DE COOPERACIÓN Y EN DISTINTOSÁMBITOS DE DELIBERACIÓN A ESCALA INTERNACIONAL. POR ELLO, OFRECEMOS EN ESTASECCIÓN – DENOMINADA DOCUMENTOS – LOS ENSAYOS QUE FUERON ANALIZADOS EN LA1 SESIÓN DE LA COMISIÓN INTERNACIONAL POR LOS DERECHOS DE LA JUVENTUD Y LAADOLESCENCIA, CELEBRADA EN LA CIUDAD DE SAO PAULO, BRASIL, DEL 2 AL 4 DEDICIEMBRE DE 1999.SALUD Y ESTILOS DE VIDA SALUDABLES DELOS Y LAS JÓVENES Y ADOLESCENTES----------------------------------------------------------------------------------------------Nieves AndinoAsesora en Salud Sexual y Reproductiva. FNUAP/OPSEquipo de Apoyo Técnico del FNUAP/México.N unca antes en el mundo, y América Latina y el Caribe (ALC) en particular, había contado con una población tan numerosa de adolescentes y jóvenes en edad de incorporarse al mercado del trabajoy a la vida reproductiva.La población mundial actual de adolescentes de 10-19 años sobrepasa los mil millones, delos cuales cerca del 90% vive en los países en vías de desarrollo y uno de cada tres ensituación de pobreza.1.1 ConceptoEl concepto de adolescencia (del latín adolescere, crecer) como período de la vida entre lamaduración biológica (incluida la madurez sexual) psíquica y social, y el momento deasumir los papeles y responsabilidades de los adultos, es relativamente nuevo y surge comoepifenómeno de las sociedades occidentales modernas, relacionado con un mayor grado deindustrialización y urbanización, que llevó a dar importancia a la educación como factorfundamental para avanzar en la sociedad. Sobre todo, los hijos varones comenzaron a sereximidos del trabajo a fin de que tuviesen más años de estudio (se suponía que las niñas noentraban al mercado laboral, sino que estaban destinadas a ser amas de casa y madres). Enel caso de los varones urbanos, el calificativo de adolescente se correspondía con el númerode años de educación, y estaba vinculado a la clase social. Se dice que “el mundo delpasado estaba poblado exclusivamente de niños y adultos”11.La adolescencia se caracteriza por grandes y rápidos cambios en el crecimiento y desarrollofísico, sólo superados por los que ocurren en la vida fetal y la primera infancia. Es tambiénun período de cambios mentales, emocionales y sociales profundos. Debido a la velocidadcon que ocurren estos cambios y procesos de búsqueda del equilibrio consigo mismo y conla sociedad a la que busca incorporarse, se observan ambivalencias y contradicciones, lo1 Laslett P. (1971). The world we have lost. Londres, Methuen. Edición revisada.
  3. 3. que hace que el desarrollo no se manifieste como un proceso continuo sino como una seriede avances y aparentes retrocesos.La Organización Mundial de la Salud (OMS) define como población adolescente al grupo10-19 años de edad; como juventud al grupo 15-24 y como gente joven a la cohorte de 10-24 años22. Por las diferencias en las diversas etapas de desarrollo y en consecuencia porlas distintas necesidades y percepciones, es conveniente subdividir el grupo 10-19 años enlos subgrupos 10-14 (adolescencia temprana) y 15-19 (adolescencia tardía) y juventudpropiamente dicha al grupo 20-24 años. En América Latina y el Caribe no todas las leyespolíticas definen el término “adolescente”. Sólo Brasil, Colombia, México y Panamádefinen legalmente a los adolescentes como aquellas personas entre 12 y 18 años de edad.Estos períodos tienen límites poco definidos y su duración está condicionada por factoresno sólo biológicos sino de índole política, cultural, social, psíquica, económica y deequidad o inequidad de género, aspectos íntimamente relacionados con las condicionessocioculturales en que ocurren. Lo que sucede en esta edad, de forma a cómo los niños yniñas desarrollarán su vida como hombres y mujeres, no sólo en relación con la salud, sinotambién con su integración social y económica. Es de vital importancia dar prioridad a estegrupo en todas las estrategias de desarrollo de la población, lo que contribuirá – en el largoplazo – a la reducción de la pobreza y al desarrollo sostenible.1.2 Características del desarrollo biológico y personalDentro del largo proceso de transición deniño a adulto, período de crecimiento ymaduración significativos, ocurre lapubertad, momento en el cual se producentodos los cambios relativos a maduración ydesarrollo sexual y reproductivo, medidopor cambios neurohormonales que tienenrepercusiones marcadas en el aspecto yforma del cuerpo, distinguiéndose así laestructura corporal femenina de lamasculina, por el desarrollo de lascaracterísticas sexuales primarias ysecundarias. En la niña , este procesocomienza hacia los 10 años, y el hechoindicativo de la pubertad es la menarquía oprimer sangramiento menstrual, que puede ono regularizarse en este momento. Si asíocurre, se considera que ha alcanzado lamadurez sexual y reproductiva. En el varónocurre también crecimiento corporal,aumento del volumen testicular ycomienzan las primeras manifestaciones2 World Health Organization, (1981). The Health of Youth.
  4. 4. físicas del inicio de la vida sexual como erecciones nocturnas, sueños húmedos, etc. Estoscambios se suman a una multitud de modificaciones psicosociales que conducen a lamadurez biológica, psicológica y de integración a la sociedad.1.3 Factores protectores y de riesgoCorrer riesgos voluntariamente forma parte del crecimiento y desarrollo de la población demenor edad. Los ayuda a probar fuerzas y capacidades para enfrentarse al mundo.Desafortunadamente, en ocasiones los jóvenes homologan los comportamientos riesgososcon muestras de madurez. Nuestras sociedades, en vertiginoso y a veces caótico cambio,ofrecen cada vez más oportunidades de riesgo a los jóvenes, que pueden conducir enocasiones a efectos dañinos que podrían durar la vida eterna.Los estudios demuestran que los factores de riesgo de las conductas problemáticas y susconsecuencias para la salud son comunes y están relacionadas entre sí. Algunos estudios 3identifican los siguientes factores de riesgo: leyes y normas comunitarias que favorecen lasactividades delictivas transgresoras o restringen el ejercicio de los derechos; problemasfamiliares: presión del grupo y desorganización social. Todos ellos son comunes en loscasos de consumo de drogas, delincuencia, trabajo infantil, gestación no deseada, deserciónescolar y violencia.Muchos adolescentes en riesgo, por manifestar comportamientos dañinos a su salud“negocian” exitosamente su adolescencia. A estos niños y jóvenes se les llama “resilientes”o resistentes al estrés4 - 5; mientras que otros, con relativas ventajas sociales y económicas,comprometen su salud con estilos de vida inapropiados. Estas manifestaciones deresilencia de un lado y vulnerabilidad por otro, han estimulado el interés por laidentificación de los llamados factores protectores que actúan en sentido opuesto a losfactores de riesgo.Una variada constelación de fuerzas influye sobre el comportamiento de la población demenor edad. Hasta la fecha6, se han identificado factores protectores individuales(autoestima y locus de control interno), familiares (armonía en la familia, buena relacióncon al menos uno de los padres) y ambientales (los pares, la escuela, la sociedad en suconjunto). Los contextos sociales en los que estos cambios tienen lugar son fundamentales,y entre ellos, la familia y la escuela con su director papel formador (protector) odeformador (riesgo) son primordiales7. La posibilidad de desarrollo futuro, de tener un3 Catalano R.F. and Hawkins, J.D. (1995). Risk focused Prevention: Using the Social Development Strategy.Seattle, WA: Developmental Research and Programmes, Inc.4 Loesel, F. (1992). Resilence in childhood and adolescence. A summary of the International Catholic ChildBureau, Geneva, Switzerland.5 Loesel, F., & Biesener, T. (1990). A study on the generalizability “protective factors”. In: K. Hurrelmann& F. Loesel (Eds.), Health Hazards in adolescence, 229-320. New York: Walter de Gruter.6 Grossman, F.K., et al (1992). Risk and resilience in young adolescents.Journal of Youth and Adolescence, 21 (5), p.p. 529-550.7 Resnick M.D., et. Al. (1997) Protecting Adolescents from Harm. Findings from the National LongitudinalStudy on Adolescent Health. JAMA 278 (10).
  5. 5. “proyecto de vida”, constituye otro factor importante para que los jóvenes actúenresponsablemente en esta transición y alcancen un completo desarrollo de su potencial.En este período, la población de menor edad debe socializarse en varias áreas, y el fracasoen cualquiera de ellas se asocia con riesgos en otras: el establecimiento de una identidadsocial no responsable trae multitud de problemas e intensifica las amenazas (riesgos) a lasalud y el bienestar. La pobreza, el mal funcionamiento de la familia y el propio, eldeficiente rendimiento educativo y las inequidades de género, entre otros, aumentan elriesgo de que estos grupos sean víctimas de relaciones de explotación, incluyendo el abusosexual y la violencia, tan frecuentes en ALC y con tantas secuelas biológicas, psíquicas ysociales.2. Situación general de la población de menor edad en ALCLa edad promedio en al mayoría de los países en ALC es inferior a 19 años. En la región,los y las adolescentes representan un promedio de 21.7%, con cifras menores al 20% sóloen Argentina , Chile y Uruguay. La gente joven representa el 30% de la población total(148 millones) y se prevé que en el año 2000 ascienda a 166 millones. Existen alrededor de40 millones de niños y adolescentes que viven en condiciones de marginalidad social eindigencia. De acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS),en elcontinente americano, 200 millones de habitantes tienen entre 10y 25 años, de los cuales el71% vive en América latina y el Caribe. Se estima que el 75% de esta población vive enzonas urbanas, cifra que pudiera llegar al 80% para el año 2000. Existe una fuertemigración de esta población a las zonas urbanas en busca de mayores posibilidades deeducación y empleo, situación que sobrecarga los servicios sociales y de hecho disminuyelas posibilidades de obtener trabajo remunerado. Gran parte de los jóvenes de ingresosbajos vive en zonas marginales con escasos servicios sociales (médicos, escuelas,saneamiento, recreaciones sanas para el empleo del tiempo libre), en condiciones quepropician el desempleo y la violencia.2.1 EducaciónSe estima que 10 años de escolaridad o más constituye una educación adecuada parapotenciar y asegurar la superación de la pobreza. Según informe de la ComisiónEconómica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en ALC el nivel de escolaridadoscila entre 80% en Chile y 46% en Honduras8, con grandes diferencias entre las clasessociales y entre adolescentes urbanos y rurales. El analfabetismo en nuestra región afectamás a las mujeres y aún más a aquellas que viven en las zonas rurales. En Bolivia y Perú elanalfabetismo llega a 8.3% y 10.2% respectivamente, de las mujeres, frente a 3.7% y 3.5%de los hombres. Se sabe que existe una relación inversa entre educación y probabilidad decomenzar una vida sexual activa temprana. Los indicadores y estudios demuestran que lasposibilidades de educación para la mujer adolescente representan factores decisivos en sudesarrollo. El nivel de educación es la variable que más influye en la mayoría de losresultados negativos en salud, como la gestación no deseada/no planeada, el consumo de8 CEPAL, Santigo de Chile: Naciones Unidas (1994). Panorama Social de América Latina
  6. 6. drogas y la violencia, factores que perpetúan el ciclo de pobreza y la marginación social dela mujer.2.2 Situación de la SaludMorbilidad y Mortalidad: La salud de los jóvenes en nuestros países fue por largo tiempoignorada ya que el indicador principal de salud utilizado por planificadores de salud ydemógrafos fue la tasa de mortalidad, baja en los y las adolescentes en comparación con lasde otros grupos de edad. En ALC, las tasas de mortalidad para este grupo son cuatro vecesmás altas que en los países desarrollados. La información epidemiológica es escasa y losdatos no están desagregados por grupos de edad quinquenales ni por sexo.Los principales problemas de salud en los y las adolescentes y jóvenes son lasenfermedades parasitarias e infecciosas. La tuberculosis pulmonar (TBC), particularmenteagresiva en la adolescencia, ha tenido un enorme incremento en la última década comoconsecuencia del SIDA; según los cálculos, la TBC puede ser tan importante como causade morbimortalidad entre las jóvenes como la mortalidad materna9.La muerte por enfermedades infecciosas predomina en países como Guatemala, mientrasque en otros como Colombia – que ha presentado cambios en su transición epidemiológica– los accidentes y la violencia constituyen las causas mayores. En la región, las principalescausas de muerte del grupo 10-14 años son los accidentes y la violencia, tumores malignosy enfermedades infecciosas, mientras que en el grupo 15-19 son accidentes, homicidios,suicidios, tumores malignos y complicaciones del embarazo10.El mayor problema nutricional que enfrentan nuestros adolescentes es la anemia,principalmente en las zonas rurales pobres, por su asociación a parasitosis intestinales. Esigualmente frecuente en niñas que en niños en la adolescencia temprana (10-14 años), peroen la adolescencia tardía (15-19 años), la frecuencia es casi del doble en las niñas, comoexpresión de un mayor requerimiento de hierro por las pérdidas menstruales. Esto tieneconsecuencias adversas posteriores durante la gestación.En las últimas décadas, se ha producido un incremento de todas las formas de violencia enla región, constituyéndose en una de las preocupaciones más graves en materia de saludpública. En 1996 , el 28% de las muertes por homicidio ocurrió en adolescentes de entre 10y 19 años. En 10 países de la región, el homicidio ocupa el segundo lugar entre lasprincipales causas de muerte del grupo 15-24. El suicidio es motivo de preocupaciónespecialmente en Argentina, México, Venezuela, Brasil y Trinidad y Tobago. El homicidiolo es en Colombia, Brasil, México y Panamá. Estimaciones de la OPS indican que entre 4y 7% del gasto nacional se destina a las víctimas de la violencia.9 Murray CJL. (1991). Social, Economic and Operational research on TB. Recent studies and some priorityquestions. Bulletin International on Tuberculosis and Lung Diseases 66: 149-156.10 Organización Panamericana de la Salud, (1994). Las Condiciones de Salud en las Américas. Volumen I,Washington D.C.
  7. 7. La OMS estima que por cada niño/a adolescente que muere de algún traumatismo, quedan15 afectados gravemente y 30 o 40 con secuelas físicas y/o psicológicas. Colombia, ElSalvador y Brasil son los países más afectados por la violencia. Por las condicionessociopolíticas de la región, las víctimas producto del involucramiento de los adolescentesen movimientos de guerrillas y las muertes ocurridas por la explosión de minasabandonadas se ha convertido en un problema de salud.Por otra parte, ciertos comportamientos y estilos de vida no saludables se inicianusualmente en esta época de la vida, como el consumo de alcohol, tabaco y otras drogasdañinas a corto o largo plazo. El consumo del alcohol ha aumentado desde la década de1980. El consumo de tabaco en adolescentes entre 15 y 19 años alcanza a 57% en Perú y41% en Cuba, comparado con 28% en Estados Unidos. El consumo de cocaína estáaumentando, sobre todo entre adolescentes y jóvenes en condiciones de marginalidad ypobreza.3. Políticas, planes y programas de salud para la población de menor edad en ALC.Sólo recientemente nuestros países comienzan a buscas vías para dar solución a losproblemas sociales, de salud y de derechos de los y las adolescentes y jóvenes. En unanálisis de las políticas y la legislación vigentes en el tema de adolescentes en ALC,realizado en 1997 en colaboración con la Universidad George Washington11, se demostróque la mayoría de los países carece de políticas públicas de juventud. De los 30 paísesencuestados, ocho refieren tener políticas explícitas de salud de los y las adolescentes,cinco están en el proceso de diseñarlas y en 17 no existen. La legislación está enfocada alos sectores de educación, trabajo, salud y justicia, en la mayoría de los casos carentes deun enfoque de desarrollo humano. El 75% de los líderes entrevistados considera que lalegislación es inadecuada y está desactualizada.Varios países han realizado reformas educacionales introduciendo como obligatoria laeducación sexual en diversos niveles de enseñanza (Panamá, Colombia, Cuba, Bolivia,Brasil, Ecuador, El Salvador, entre otros). Algunos países han establecido viceministerios aministerios de la niñez y la adolescencia (Panamá, Colombia, República Dominicana, entreotros).Hasta la fecha, 26 países de la región han establecido programas nacionales de saludintegral de adolescentes, la mayoría incluidos en otros programas ministeriales (saludmaternoinfantil, salud mental, etc.) y sólo un 40% aproximadamente cuenta con losrecursos humanos y financieros para su implementación. La calidad de estos programas esen general deficiente debido, entre otros factores, a que:-Los y las adolescentes no han sido participes de su elaboración.-Menos del 50% de los países tiene un diagnóstico de situación nacional de los y lasadolescentes y 46% de éstos no está actualizado.-Sólo el 57% tiene normas de atención y sólo el 25% ha realizado alguna forma deseguimiento/evaluación.11 Rodríguez-García, R y Russel, J.S. (1997). The Legislative and Policy Environment for Adolescents Healthin Latin America and the Caribbean, Washington, D.C.
  8. 8. -Se han centrado en los ministerios de salud y la intersectorialidad con otros ministerios(educación, justicia, trabajo) es deficiente o nula.-Se centran en conductas problemáticas (disminución del embarazo, etc.) e intervienencuando ya los problemas están arraigados. La promoción de salud, la creación de hábitossaludables y de autocuidado y la prevención de enfermedades es escasa o nula.-En general, se centran sólo en el adolescente, sin tener el cuenta su entorno, la familia, lacomunidad, la escuela.4. Salud sexual y reproductiva (SSR) de los y las adolescentes en ALC“La salud reproductiva es un estado general de bienestar físico, mental y social, y no laausencia de enfermedades, en todos los aspectos relacionados con el sistema reproductivo ysexual. En consecuencia, entraña la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoriay sin riesgos y de procrear, y la libertad para decidir hacerlo o no hacerlo, cuándo y con quéfrecuencia”. La Convención de los Derechos del Niño en 1989, la ConferenciaInternacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD), celebrada en El Cairo en 1994, yla Conferencia de la Mujer, realizada en Beijing 1995, así como el Foro de La Haya, 1999,Cairo + 5, de seguimiento al Plan de Acción de El Cairo, entre otras, han colocado en lapalestra pública mundial la inmensa relevancia que tiene la población adolescente para eldesarrollo sostenible de la sociedad, legitimando la defensa de sus derechos humanos ymuy especialmente sus Derechos Sexuales y Reproductivos (DSR), en el contexto de ladefinición de SSR antes citada. El Programa de Acción de El Cairo reconoce el derechoinalienable de las personas al libre ejercicio de su sexualidad y reproducción sin ningunaforma de coerción, discriminación por sexo o edad o violencia, y que algunos grupos de lapoblación se encuentran en situación de minusvalía para tomar decisiones responsables alrespecto, en particular las niñas, las adolescentes y las jóvenes.Desafortunadamente, esta legimitación de los derechos sexuales y reproductivos para losjóvenes no se ha aceptado aún universalmente, y de hecho fue motivo de gran debate en lareciente Conferencia de la Haya de seguimiento de los acuerdos de la CIPD (CIPD – 5). ElFondo de Población de las Naciones Unidas ha sido un defensor permanente de estosderechos en todos los países del mundo, incluyendo los de ALC, dando apoyo a programasque conllevan, entre otros aspectos, la revisión de leyes y políticas que pudieran impedir elpleno ejercicio de los DSR a los jóvenes y el establecimiento de programas de educaciónsexual y servicios integrados de SSR de calidad para adolescentes/jóvenes.La mayor parte de los problemas de SSR son una manifestación de procesos socialesimbricados, donde la dinámica de género desempeña un papel primordial. El contextosocial, de protección jurídica y económica en que se desarrollan los/las adolescentes y muyespecialmente estas últimas, determina en gran medida el perfil de su SSR y, en su ampliocontexto, de su salud general.4.1 Salud sexual en la adolescenciaLa sexualidad como vivencia subjetiva, en un contexto sociocultural concreto del cuerposexuado, es parte integral de la vida humana desde el nacimiento; es eje del desarrollofísico y psicosocial, y se enmarca dentro de las relaciones de género. Su sana expresión es
  9. 9. una dimensión fundamental delcomportamiento humano. Este despertar desensaciones que se hacen conscientes en laadolescencia, conlleva en sí la posibilidadde un comportamiento responsable en losaños futuros o la pérdida del potencial dedesarrollo y riesgos reales de salud,principalmente para las niñas, quienescontinúan llevando en este proceso la cargamayor de discriminación y riesgos porviolaciones de sus derechos sexuales yreproductivos y ausencia de un marcojurídico que les dé la protección requerida.Es muy difícil aún para muchos adultosreconocer la sexualidad de los y lasadolescentes como un hecho natural e importante para su desarrollo, lo que ha contribuido asu discriminación en cuanto a servicios de atención de la salud sexual. Ello también hacondicionado barreras culturales que impiden la recolección y análisis de datosepidemiológicos sobre su sexualidad, desagregados por edad o sexo.4.1.1. Educación sexual.Se ha demostrado que la incorporación de la educación sexual desde temprana edad, brindaresultados positivos en cuanto al retraso del inicio de la vida sexual y la responsabilidadante la sexualidad y la reproducción. Sin embargo, aún se confrontan en algunos países dela Región, resistencias de grupos ultra conservadores. En América Latina existenprogramas de educación sexual con metodologías y materiales que han resultado exitosos yen los cuales se abordan los temas de la sexualidad, la afectividad y el amor de formanatural. Hay mayor aceptación de los padres, madres y docentes para abordar la temáticade la sexualidad y el autocuidado pero algunos programas mantienen un enfoquebiologicista. Falta mucho por hacer en cuanto a la capacitación adecuada de los maestros,los padres y madres, que les permita un abordaje adecuado en estos temas.4.1.2. Inicio de la actividad sexual.Existe inconsistencia en la literatura en cuanto a la edad de inicio de la vida sexual en los ylas adolescentes. Los estudios cualitativos presentan limitaciones ya que, debido a laconstrucción de género aun prevaleciente, los jóvenes, a diferencia de las jóvenes,parecerían “sobre-reportar” su actividad sexual a fin de demostrar su hombría. Un estudioreciente en la República Dominicana así lo demuestra (Comunicación Personal). Poco seconoce de la vida sexual de los adolescentes casados, su grado de satisfacción o no.Según algunos informes de ALC, el inicio de la actividad sexual ocurre en promedio a los15-16 años (14-36%) en las adolescentes y a los 14-15 (42-68%) en los jóvenes. Estecomienzo temprano, va unido frecuentemente a otras conductas de riesgo como son elabuso de sustancias tóxicas (tabaco, alcohol, drogas). Esta alta proporción de jóvenes
  10. 10. sexualmente activos enfrenta grandes riesgos de salud por falta de educación sexualapropiada y acceso a servicios de SSR adecuados.Los y las adolescentes y jóvenes forman un grupo muy diverso con necesidades diferentesentre los sub-grupos. Esta diversidad, dada por la edad, el sexo, las condicionessocioeconómicas y culturales, y la historia sexual y reproductiva, influye en susexpectativas y conceptos respecto a la sexualidad, sus vivencias, sus posibles consecuenciaspositivas y negativas. La sociedad adulta, por su parte, perpetúa esquemas decomportamiento y de aceptación diferencial de éstos, dependiendo si se trata de una mujero de un hombre adolescente. Las chicas confrontan esquemas de doble moral (ser “castas ypuras” pero tener relaciones sexuales con la pareja “como prueba de amor”), con laexpectativa de lograr una relación estable. Los chicos son socializados con enfoques demúltiples relaciones para demostrar su hombría a través de un comportamiento sexualagresivo. Estos patrones de género promueven la dominación por el varón y la falta decapacidad de negociación por parte de las adolescentes.Como expresáramos antes, existen deficiencias en los datos acerca de la actividad sexualadolescente, deseada y no deseada, fuera y dentro del matrimonio, que demuestran yrefuerzan la negación cultural de los hechos que rodean esta faceta de la vida,principalmente para las adolescentes, y ello compromete el diseño e implementaciónadecuados de programas efectivos/informativos o de servicios para evitar riesgos respecto asu SSR.4.1.3. Riesgos para la salud sexual del adolescente.Se ha producido en las últimas décadas una disminución de la edad promedio de lamenarquía y la madurez sexual y un aumento en la edad para contraer matrimonio,incluyendo la región de ALC. Junto con esto, la actividad sexual antes del matrimonio o deunión consensual parece haber aumentado ostensiblemente e las últimas décadas. Con ello,se ha incrementado el tiempo que los/las adolescentes enfrentan los riesgos de unaactividad sexual sin protección o información, incluyendo la gestación temprana, nodeseada/no planificada, con su alto riesgo – a esta edad – de morbimortalidad materna einfantil y de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS), incluido el VIH/SIDA.Existen pocos datos acerca de la sexualidad de los/las adolescentes de la región, sobre susactitudes, creencias, valores, su papel de género. Un alto porcentaje de los primerosencuentros sexuales ocurre sin protección y con pares de su misma edad.Con el advenimiento de la pandemia del SIDA, algunos adultos aprovechan las desventajassocioeconómicas de las adolescentes y propician relaciones sexuales con este grupo, en lacreencia de que así evitarán una infección o se curarán de una infección ya presente.Estos comportamientos sexuales ponen en peligro el desarrollo y en última instancia la vidade los/las jóvenes de ambos sexos pero las consecuencias son mucho más serias para lacalidad de ida de las jóvenes y entrañan un problema importante de salud pública en nuestraregión.
  11. 11. 4.2 Embarazo en adolescentesLa fecundidad general de la región ha disminuido en las últimas décadas, principalmente enlas áreas urbanas, pero este descenso ha sido menor en la población adolescente que en laadulta, e incluso ha aumentado en algunos países (Colombia, Brasil, República Dominicanay Paraguay). Existen alrededor de 25 millones de mujeres adolescentes en la región y delos 13 millones de nacimientos anuales, corresponden a este grupo dos millones12. La tasapromedio de fecundidad adolescente13 es de 80-100/1000 adolescentes por año (Venezuela,101 nacimientos; Ecuador, 70; Colombia, 80, y Brasil, 73). La tercera parte de todas lasjóvenes menores de 20 años ya tienen un hijo y se calcula que un promedio de 25-40% delas jóvenes tiene su primer hijo antes de los 18 años. No existen datos acerca del númerode varones adolescentes que embarazan a una chica o se convierten en padres y su actitudante este evento en su vida.El embarazo en la adolescencia puede alterar por completo la vida futura de una joven, conabandono del sistema escolar, frenando su desarrollo y con el consecuente impactonegativo sobre su contribución potencial a la sociedad. Pocos países en la región tienen unmarco legal que asegure la continuidad de los estudios a las adolescentes. Aunque lasconsecuencias sociales y económicas dependerán en cierta medida del ambiente cultural,familiar y social, las referentes a la salud son universalmente reconocidas como unproblema.Existen diferencias entre el comportamiento reproductivo y las intenciones reproductivas.El embarazo adolescente, dentro o fuera de una relación estable o matrimonio, es con unaalta frecuencia no deseado/no planeado, y constituye uno de los factores determinantes enla reproducción intergeneracional de las inequidades de género. Estudios en ALC muestranque 44-76% de las gestaciones en jóvenes son no deseados14, y con mucha frecuencialos/las hijos son concebidos o nacen antes del matrimonio. El número elevado de abortosen adolescentes embarazadas es otro indicador de la “no intencionalidad” del embarazo.El embarazo y el parto entre 15 y 19 años se asocia a una mayor frecuencia de muerte, asícomo con la morbilidad materna, principalmente toxemia, bajo peso al nacer y mortalidadinfantil y complicaciones en el parto con riesgo de parto prematuro y obstrucción delmismo. Recordemos que no sólo tiene importancia la edad sino también otros factoressociales y económicos. Las consecuencias de la desnutrición y la anemia sonparticularmente relevantes en las adolescentes ya que aumentan el riesgo reproductivo poraborto espontáneo, muerte fetal, prematuridad en peso y/o tiempo, mortalidad perinatal ymortalidad materna.Pocos estudios se han realizado en nuestros países sobre las consecuencias sociales yeconómicas de la maternidad adolescente. Investigaciones basadas en datos retrospectivos12 Organización Panamericana de la Salud (1998). Proyecto de Desarrollo y Salud Integral de Adolescentes yJóvenes en América Latina y el Caribe. 1997-2000 OPS, OMS.13 Susheela Singh (1998(. Adolescent Childbearing in Developing Countries: a Global Review. Studies inFamily Planning, 29,2:117-136.14 Singh Susheela & Deirdre Wulf: 1990, Today’s Adolescents, Tomorrow’s Parents: A Portrait of theAmericas, NY: The Alan Gutmacher Institute.
  12. 12. muestran que las jóvenes que dan a luz en la adolescencia tienen un nivel inferior de vidaposterior y una mayor posibilidad de un nuevo embarazo que aquéllas que demoran esteprimer hijo. El rol de madres es muchas veces difícil de asumir en la adolescencia lo queconlleva riesgos para la madre y el hijo.Los patrones de identidad de género tradicionales influyen de manera decisiva en lacreación de condiciones favorables para la gestación y las uniones tempranas. Lasadolescentes pobres, con menores niveles de escolaridad y oportunidades de trabajopresentan el mayor número de embarazos tempranos. Un hijo, núcleo conflictivo entre elembarazo y el aborto, mas allá de las innumerables dificultades y sufrimientos, sigue siendoun proyecto de vida vigente en sí mismo al que acuden las jóvenes más pobres. Por otraparte, el matrimonio y la maternidad pueden estar entre los pocos caminos alternativos deuna joven para afirmar su valor e identidad ante sí misma, su familia y la comunidad.Las dimensiones y características que asume el embarazo adolescente en la década de losaños noventa demuestran que la solución de este problema va mucho mas allá del acceso aservicios de calidad de planificación familiar. Existe la necesidad de brindad serviciosintegrados de salud sexual y reproductiva que operacionalicen el concepto holístico, conenfoque de género, y donde la educación, considerada como la creación de conocimientos yhabilidades para el autocuidado de su salud, incluida la SSR, tenga un lugar preponderante.4.3 El aborto inducido en la adolescenciaEl aborto está prohibido en la mayor parte de los países de la región, con restricciones quevarían de un país a otro, por lo que este proceder se realiza clandestinamente y bajocondiciones totalmente inseguras para la madre. Se estima que en ALC el 52% de los 18millones de embarazos que ocurren anualmente son no planeados y que 23-40% de ellostermina en aborto15. El aborto en la adolescencia ha sido reconocido como un problemasocial creciente por los jóvenes del Caribe anglófono en su Primer Foro de Jóvenes delCaribe, celebrado en Barbados en octubre 1998.Las estadísticas no son confiables debido a su carácter ilegal y penalizado, pero se sabe quees una de las graves consecuencias del inicio precoz de la actividad sexual sin informaciónadecuada, así como la gestación no deseado/no planeado.Según estudios, 10-21% de todas las pacientes hospitalizadas por aborto son adolescentes yen cuatro países de ALC el 12% de las pacientes hospitalizadas por aborto eran menores de20 años16. Las adolescentes podrían estar sobre-representadas entre los casoshospitalizados, ya que acuden tarde a los servicios y con un aborto realizado con personalno calificado, por lo que las complicaciones sépticas son mucho más frecuentes y graves(un tercio de las adolescentes hospitalizadas por aborto tenía sepsis, en comparación conmenos de ¼ de las adultas hospitalizadas).15 The Alan Gutmacher Institute. (1998). Responsibility. Women and Society. Unplanned Pregnancy andAbortion: Options for the future, p42.16 Singh S. & Wulf D. (1993) The likelihood of induced abortion among women hospitalized for abortioncomplication in four Latin American countries. Int. Fam. Plan Perspectives, 19(4):134-141.
  13. 13. Muchas de las muertes maternas a esta edad ocurren por complicaciones de abortos quequedan informados en las historias clínicas como hemorragias y/o infecciones. Se calculaque el 18% de las muertes maternas en Venezuela se debe a aborto inducido17.Aún en los países donde es legal el aborto, no existen servicios de planificación familiarpostaborto que brinden consejería y anticonceptivos, excepto en Cuba. Las consecuenciasdel aborto no se limitan a las médicas o biológicas (desde infertilidad hasta muerte porsepsis, hemorragia, perforaciones uterinas, etc.); las secuelas psicológicas que esteproceder provoca con su carga de culpabilidad y frustración, además de la estigmatizaciónsocial, son tan importantes y duraderas como aquéllas.La información precisa sobre el número útil de abortos en la adolescencia, seríaextremadamente útil para brindarnos elementos acerca de la realidad de su actividad sexualy de los niveles de uso de anticoncepción.4.4 Prevalencia de uso de anticoncepción (AC)Según el Informe de Población del Fondo de Población de las Naciones Unidas, 1996, unade cada cinco mujeres unidas tiene una demanda insatisfecha de planificación familiar.Esta cifra es mucho mayor en la población adolescente, que carece tanto de posibilidad deacceso a los servicios como de calidad en planificación familiar.Los niveles de uso de anticoncepción entre las adolescentes casadas y no casadas varían de30-53%. En AL, aproximadamente 1/10 mujeres se encuentra en riesgo de un embarazo nodeseado por no usar AC o por usar métodos naturales con alto grado de ineficacia. Losmétodos tradicionales, especialmente la abstinencia periódica, son utilizados porporcentajes importantes de individuos en ALC. El uso del condón por las adolescentescasadas no supera el 8% en ningún país y las sexualmente activas, no casadas, tienen eldoble de probabilidades de usar el condón.Existe un nivel relativamente alto de conocimiento por parte de las y los adolescentes sobrelos diversos métodos anticonceptivos modernos existentes. Entre ellos, la píldoraanticonceptiva y el condón son los métodos mejor conocidos. Sin embargo, esteconocimiento no se traduce en porcentaje de uso, particularmente en las primeras relacionessexuales. La causa de esta aparente contradicción entre conocimiento y uso real difierenentre las y los adolescentes. Las primeras reconocen que aunque quisieran usar el condón,su pareja no quiere y temen una reacción adversa de su parte o que se les considerepromiscuas. En los varones, el no uso del condón va ligado a mitos y tabúes acerca de ladisminución del goce sexual que su uso produciría y a lo inesperado de la relación.El acceso que tienen los/las adolescentes a los servicios de planificación familiar (PF) esaún muy limitado debido en gran parte a barreras médicas y culturales de los proveedoresde salud, de educación y a aspectos de carácter jurídico-legal. En diversos estudios ygrupos focales, las adolescentes han informado claramente acerca de los maltratos a que17 Fondo de Población de las Naciones unidas (FNUAP,1997). Programa de País para Venezuela.
  14. 14. son sometidas en los servicios por parte de los proveedores, quienes no aceptan comonormal la actividad sexual premarital, y en lugar de brindarles la información, consejería yservicios a que tienen derecho, asumen una actitud de jueces. La educación en serviciosigue siendo muy limitada. En el caso de los varones y debido a la socialización de lasexualidad para ellos, no ocurre esta situación pero sí se refuerza el mito de la disminucióndel placer sexual por el uso del condón en aquellos casos en que el proveedor es del sexomasculino.4.5 Enfermedades de transmisión sexual (ETS), virus de inmunodeficiencia humana (VIH) y SIDALa prevalencia de las ETS, el VIH y el SIDA representa cada vez más un problema de saludde los y las adolescentes y jóvenes. La incidencia más alta de ETS, incluido el VIH/SIDA,se encuentra en el grupo 15-24 años. La mitad de las nuevas infecciones de VIH ocurren eneste grupo de edad18. De los más de 22.6 millones de personas en el mundo contagiadascon VIH/SIDA, se estima que 1.6 millones pertenece a ALC, sobrepasando a los accidentescomo causa de muerte. La OPS, en su Informe Bianual (1999), ha expresado una enormepreocupación relacionada al predominio presente de esta epidemia en las poblacionesrurales y en los grupos de población más pobres y jóvenes, particularmente en las mujeres.Por diversos factores biológicos, las mujeres son particularmente vulnerables ante una ETSy el SIDA; ha habido en los últimos cinco años un aumento agudo del SIDA en lapoblación femenina. Así, en Brasil, la proporción hombre/mujer disminuyó de 16/1, en1986, a 3/1, en 1996. En la mayoría de los países, las mujeres jóvenes y pobres son las queestán en mayor riesgo de infección heterosexual por VIH. Los datos acerca de la infecciónpor VIH son deficientes en la región.En el Caribe anglófono, la mayor incidencia anual de SIDA ocurre en las mujeres de 15-49años y es la primera causa de muerte en mujeres de 15-49. Datos de CAREC muestran quela mayor parte de los casos de VIH reportados para el período 1982-1995 tenían entre 25 y30 años. El modo de transmisión predominante es el heterosexual.18 UNFPA (1998). Programme Advisory Note Number 6: Reproductive Health Effects of Gender-BasedViolence: Policy and Programme Implications.
  15. 15. El riesgo de infección es notablemente mayor entre muchachas de bajo nivelsocioeconómico, quienes son forzadas a ejercer la prostitución o no tienen poder denegociación para el uso del condón con la pareja. Estos riesgos se acentúan con el iniciotemprano de la actividad sexual que generalmente conlleva el cambio frecuente de pareja.Por otra parte, existe aún gran deficiencia en la calidad de la información que se da anuestro jóvenes por lo que las relaciones sexuales sin protección siguen siendo muyfrecuentes. Tan importante como esto es el hecho de que, por leyes restrictivas o porque notienen capacidad para ello, los proveedores de salud no hablan con los/las adolescentesacerca de su sexualidad y/o sus intenciones sexuales, por lo que aunque acudan a unservicio no obtendrán información y consejería adecuada para su protección y el ejercicioresponsable de su sexualidad.5, Violencia intrafamiliarEn los últimos cinco años, gracias a los movimientos de mujeres, la Conferencia de ElCairo (1994) y la Cuarta Conferencia Internacional de la Mujer (1995), se ha logradocriminalizar la violencia intrafamiliar, particularmente contra la mujer, la niña y laadolescente, incluida la coerción sexual o sexo no consensual. Este tipo de violencia esconsiderado un grave síntoma de las limitadas opciones que la vida ofrece a las jóvenes,producto de las inequidades de género prevalecientes.En todos los países de la región ha ido aumentando la visibilidad de la violenciaintrafamiliar. La información disponible muestra que 25-50% de las mujeres encuestadashan sido víctimas de abusos físicos por parte de su pareja. Los más vulnerables al abusosexual son los y las adolescentes entre 11-16 años y aún existe muy escasa denuncia deestos hechos. Las principales víctimas son niñas menores de 14 años y el agresor es unconocido en el 50% de los casos. Hasta el 90% de los embarazos de adolescentes menoresde 14 años son producto de violación.Un estudio basado en las historias clínicas de un Hospital en Perú puso de manifiesto que el90% de las madres de 12 a 16 años de edad habían quedado embarazadas a raíz de actos deviolación19. En Costa Rica una organización que trabaja con madres adolescentes informóque el 95% de las adolescentes embarazadas menores de 15 años eran víctimas de incesto20.En México se estima que la mitad de las violaciones y otros delitos sexuales son cometidoscontra niñas y adolescentes. En Colombia el promedio de edad en que los adolescentessufren una violación es a las 14 años. Esto pudiera hacernos quizá repensar los mensajesque enviamos a los y las adolescentes acerca de “comportamientos sexuales o toma dedecisiones sexuales responsables”, ya que las víctimas de la coerción sexual tienen pocacapacidad de decisión y nulo poder de negociación.19 UNFPA (1998) id.20 UNFPA (1998) id.
  16. 16. Por las condiciones aún prevalecientes de no reconocimiento de los derechos sexuales yreproductivos de los y las jóvenes, éstos todavía encuentran obstáculos institucionales porparte del personal de salud y de los miembros de la seguridad pública (policías, jueces, etc.)para denunciar abiertamente estos hechos de violencia.5. Leyes y políticas sobre los derechos sexuales y reproductivos de los/las adolescentes en ALC.En los últimos años, la región ha llegado a un consenso en cuanto a la necesidad eimportancia de asegurar el bienestar de la población adolescente mediante accionesintersectoriales que consideren los aspectos socio-culturales, políticos, institucionales ylegales de cada país.El tema de los derechos sexuales y reproductivos de los/las adolescentes es motivo deamplio debate actual y de decisión por cada país. Los/as adolescentes tienen necesidadesespeciales y los esfuerzos para resolver esas necesidades, incluyendo la atención de susderechos sexuales y reproductivos, es un paso muy importante. La CIPD en 1994 y laConferencia de La Haya, Cairo + 5 fijaron entre sus objetivos la promoción en la mayormedida posible de la salud, el bienestar y la capacidad potencial de todos los niños/as,adolescentes y jóvenes en su calidad de futuros recursos humanos del mundo, así comoatender a sus necesidades, especialmente de las jóvenes. En el Programa de Acción delCairo (artículo 7.5) se reconocen los derechos de los y las adolescentes a recibir educaciónsexual y servicios de salud, incluyendo los de SSR de forma respetuosa y confidencial.Ello es imprescindible para posibilitarles la capacidad de manejar su vida sexual yreproductiva de una forma satisfactoria, responsable e informada. Para lograr esto esnecesario que los programas y servicios de SSR se adecuen a las necesidades y laspercepciones que de ellas tienen los propios adolescentes.La existencia de políticas y leyes dirigidas a promover la SSR de la población adolescenteno es aún generalizada en ALC. Los y las adolescentes y jóvenes deben contar conprotección legal de su derecho a servicios médicos y sociales, a la educación sexual y a lainformación, incluyendo el derecho de las adolescentes embarazadas a continuar sueducación. Los derechos sexuales y reproductivos de los/las adolescentes deben serreconocidos y este concepto debe ser ampliamente diseminado para lograr la potenciaciónde la gente joven y su participación efectiva en los programas que para ella y con ella seformulan.El aborto es ilegal o penalizado en la mayor parte de los países de la región, incluyendo ensituaciones de violación y por tanto no es un servicio que se ofrezca en el sector público.Algunos países como Antigua, Barbados, Bermuda, las Islas Caimán, Guyana y Montserrathan introducido nuevas legislaciones para despenalizar esta práctica. Bahamas permite laterminación de un embarazo si se obtiene el consentimiento de dos médicos21. Guyanarecientemente legalizó el aborto22 como una medida para disminuir la alta incidencia de21 Barbados Medican Termination of Pregnancy Act, (1983). Bermuda Criminal Code Amendment Act,(1983). Cayman Islands Penal Code Amendment Law (1989).22 Medical Termination of Pregnancy MTP Law, (May 5, 1995).
  17. 17. mortalidad materna debida a complicaciones del aborto clandestino, pero aún los serviciosno son muy eficientes por falta de facilidades adecuadas y de personal debidamenteentrenado. En Cuba también es legal y se realiza en las instituciones hospitalarias porpersonal calificado seguido de servicios de PF.Más de 15 países de la región cuentan con legislación específica que penaliza la violenciadoméstica, incluido el abuso sexual. Sin embargo, no todos han logrado implementar estasleyes en forma de políticas y programas nacionales para su erradicación, en muchos casospor resistencia de los grupos más conservadores.Existen regulaciones obsoletas y discriminatorias contra los y las adolescentes en variospaíses. En Bolivia, Argentina, Guatemala y varios estados de México, se exige comocondición para castigar el delito que la adolescente “sea honesta”, lo que en lajurisprudencia argentina es sinónimo de virginidad u en los otros países de lugar a unconjunto de requisitos exigidos a la conducta de las adolescentes.Un análisis del marco jurídico-legal en cinco países de la región (Brasil, Colombia Chile,Nicaragua y Perú), realizado por la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y delCaribe, como parte del seguimiento de la CIPD, evidenció una tendencia positiva decambio, progresiva en materia de violencia sexual contra las niñas. Brasil, Colombia, Perúy Panamá han legislado para la eliminación de la violencia sexual contra las niñas, y dehecho estas leyes están siendo implementadas23.A pesar de que el acceso de los y las jóvenes a información y servicios de SSR, es unapreocupación prioritaria, esto no se ha traducido necesariamente en la incorporación deltema en la agenda legislativa. Varios países del Caribe anglófono y Suriname tienen leyesy regulaciones que dificultan a la adolescencia el ejercicio de sus derechos sexuales yreproductivos, incluido el acceso a servicios de SSR. Panamá acaba de terminar laelaboración del Código de los Derechos de la Niñez y la Adolescencia, donde se especificael tema de los derechos sexuales y reproductivos, incluyendo el derecho al acceso ainformación y servicios de SSR. Sin embargo, países como Chile y Nicaragua, endiciembre de 1998, aún no habían normado la Convención de Derechos del Niño/a de 1984.6. Recomendaciones generales relacionados a la salud de los y las jóvenes y adolescentesCon base a la experiencia internacional y la nuestra, lo primordial es discutir las siguientesrecomendaciones con los/las adolescentes y jóvenes, y construir con ellos las que debemoshacer a la sociedad para contribuir a su salud en el amplio sentido del concepto, incluyendode manera especial la salud sexual y reproductiva.La meta sería:23 Campillo Fabiola y Mones Belkys. (1995). Acciones para la integración social de Centroamérica: Mujeresy Género. UNICEF y Consejo Regional para la Integración Social Centroamericana, Guatemala.
  18. 18. Lograr un ambiente propicio y participativo que involucre a toda la sociedad en lapromoción y salvaguarda de los Derechos Humanos de los Jóvenes, incluídos los DerechosSexuales y Reproductivos con una perspectiva de género.Para ello es necesario:I. Alcanzar el reconocimiento formal (político y social) de los gobiernos y la sociedad civil, de los derecho de los y las jóvenes, incluidos sus DRS.I.1 Diagnóstico de Salud de los y las adolescentes y jóvenes a nivel nacional y regional dentro de una perspectiva de género.I.2 Revisión del marco jurídico-legal nacional y regional que rige los aspectos de salud del adolescente y pudieran restringir a los y las jóvenes el pleno ejercicio de sus derechos, incluidos los DSR.I.3 Realización de consultas públicas que incluyan a los y las adolescentes y jóvenes para la formulación de las leyes, políticas y programas que faciliten el ejercicio de los derechos de los y las jóvenes.I.4 Diseminación a toda la sociedad, incluidos los y las jóvenes del contenido de lasleyes y programas elaborados.II. Lograr un apoyo social y político para la inclusión de lo referente a la salud de los y las adolescentes y jóvenes en las políticas, leyes y programas nacionales, según lo establecido en el Programa de Acción de El Cairo, y el Cairo + 5.II.1 Identificación de los actores principales y su sensibilización al tema de la salud de los y las adolescentes.II.2 Obtener apoyo y voluntad política y alianzas regionales y nacionales. II.3 Evaluación con los y las jóvenes de las políticas y programas existentes. II.4 Diseño e implementación de políticas, leyes y programas nacionales y regionales con las siguientes características: que aborden y promuevan la salud de los y las adolescentes de una forma integrada, con un enfoque multisectorial y multidisciplinario que considere los factores psicosociales, ambientales y sociales, y de educación sexual con enfoque de género. II.5 Establecimiento de mecanismos de seguimiento y evaluación de aquellas. III. Fortalecimiento de las organizaciones nacionales y regionales de juventud y los
  19. 19. mecanismos de participación en los procesos de decisión de todo lo relacionado con su salud y bienestar.III.1 Capacitar a los y las jóvenes en el diseño, implementación, seguimiento y evaluación de las leyes políticas y programas que conciernen a su salud, entendida como bienestar físico, psíquico y social.III.2 Fortalecimiento de su poder organizativo, gerencial y de abogacía por sus derechos.III.3 Establecimiento de alianzas nacionales y regionales de las organizaciones juveniles.III.4 Fortalecimiento de sus conocimiento acerca de sus derechos, incluidos los DSR.IV. Fortalecimiento de las acciones de abogacía que hagan posible a nivel nacional y regional lo siguiente:IV.1 Estigmatización y penalización de todas las formas de violencia contra los jóvenes, incluyendo la violencia sexual.IV.2 Participación de activa de los y las jóvenes en el diseño e implementación de programas dirigidos a mejorar su salud con participación activa de los y las adolescentes.IV.3 Sensibilización de los proveedores de servicios (salud, educación, empleo, aspectos jurídicos) a las necesidades y derechos de las/los adolescentes, incluidos los derechos sexuales y reproductivos.IV.4 Universalización de los servicios integrales de salud a nivel primario, incluidos los de SSR en los procesos de reforma del sector salud y garantizando el acceso irrestricto de los y las jóvenes.1 Laslett P. (1971). The world we have lost. Londres, Methuen, Edición revisada.2 World Health Organization, (1981). The Health of Youth

×