SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 5
Descargar para leer sin conexión
1808:                                                             ARRANCA LA
            revolución liberal
           EN ESPAÑA Y AMÉRICA
             Manuel Chust* y José Antonio Serrano**



L
          o que se ha llamado Historia ha tenido un                    ción de los Países Bajos del siglo XVI, la Revolución in-
          atractivo a lo largo de los tiempos. Recordar,               glesa del XVII, las de Estados Unidos y de Francia en el
          dejar constancia, trascender, pervivir, es decir,            siglo XVIII, y las múltiples del siglo XIX que resultaron
inmortalizar lo efímero, es común a la humanidad y                     en la construcción de la mayor parte de las naciones
al ser social. Es suficientemente conocido. Y dentro de                europeas y americanas. Revoluciones que supusieron
este tema tanto en el siglo XIX como en el XX, el estudio              la emergencia de los Estados-nación y la progresiva con-
de los cambios históricos, de los procesos revoluciona-                solidación del capitalismo.
rios ha tenido y sigue teniendo una atracción especial.                    Y en el caso de la entonces América española y la
Ya desde los relatos y las memorias escritas a principios              América Latina de hoy, aconteció que el triunfo de los
y a mediados del siglo XIX se habla de la época de las                 Estados-nación en bastantes ocasiones vino acompaña-
revoluciones. En el siglo XX se caracterizó a los mis-                 do de una lucha anticolonial contra la metrópoli que en
mos procesos como revoluciones burguesas, liberales,                   la mayoría de los casos representa la esencia del Antiguo
románticas o, incluso, atlánticas, para omitir su con-                 Régimen. De esta forma, el término “revolución” fue
tenido de clase y social para trasladarlo a una cuestión               deslizándose dentro de las historias nacionales latinoa-
espacial y cíclica; así fueron denominadas la revolu-                  mericanas al término de “independencia”. Es el caso de
                                                                       los Países Bajos, de Estados Unidos, de todas las repú-
* Profesor-investigador de la Universidad Jaime I, Castellón-España.   blicas iberoamericanas o de la propia España, en donde
**Investigador del Centro de Historia de El Colegio de Michoacán.      la construcción de la guerra de independencia contra

 METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008

 78
1808: ARRANCA LA REVOLUCIÓN LIBERAL l                DEBATES

los franceses de 1808 a 1814 fue una invención de la          el concepto “revolución” traspasó lo meramente aca-
historia nacional y nacionalista de los años setenta y        démico y se convirtió en objeto de teoría, ideología y
ochenta del siglo XIX.                                        política, así como de lucha económica y bélica. Ade-
     Los liberales e ilustrados del Setecientos y Ocho-       más, el concepto de revolución dejó de ser un concepto
cientos pensaban que estaban haciendo una revolución          político y pasó a ser un concepto eminentemente social.
en muchos de sus planteamientos y movimientos con-            Esta reformulación del concepto trajo consigo una nue-
tra la monarquía absoluta, contra el feudalismo, contra       va mirada sobre las “revoluciones liberales”. En efecto,
el régimen señorial y nobiliario, contra sus resortes         la revolución liberal en América Latina se convirtió en
políticos-religiosos como la Inquisición, contra lo que       una categoría peyorativa. Los estudiosos de las ciencias
representaba su forma colonial y colonialista en Améri-       sociales consideraban que los saldos históricos del libe-
ca, en definitiva contra lo que acuñaron como “despo-         ralismo del siglo XIX permanecían en el XX eran fracasos,
tismo”. Surgieron los héroes modernos, inspirados en          traiciones, injusticias y estrategias políticas incorrectas.
los clásicos, se teorizó y justificó el cambio y el derecho   El liberalismo era y seguía siendo el fundamento del
del “pueblo” a ello, también el derecho a dotarse de          capitalismo responsable del subdesarrollo de América
derechos frente al privilegio: surgió una potencialidad       Latina, que había ocasionado la formación de Estados
ideológica y política de tal envergadura que, doscien-        nacionales represivos, poco dados a desarrollar políti-
tos años después, aún es imposible cuestionarla sin que       cas públicas favorables a la inmensa mayoría de la po-
su debate provoque airadas reacciones y acusaciones           blación, que habían atentado contra el bienestar de las
tan difíciles de rebatir, porque ¿cómo oponerse desde         clases populares, en particular de los pueblos indígenas,
una perspectiva progresista a conceptos como libertad,        y que se habían empeñado en favorecer la acumulación
igualdad, elecciones, democracia, parlamentarismo,            de capital en pocas manos. La conclusión era notoria:
constitucionalismo, etcétera?                                 los frutos del liberalismo estaban podridos. Las razo-
     A mediados del siglo XIX el término “revolución”,        nes históricas dejaron paso, quizá demasiado rápido, a
en sentido liberal, se fue matizando, cambiando y me-         conclusiones del presente. Más: si cabe, se afirmó este
tamorfoseando. Es más, las historias nacionales de los        apriorismo después del triunfo de la revolución cubana.
años cuarenta y siguientes del siglo XIX dejaron paso a       Ésta se convirtió en el modelo a seguir en el futuro. Lo
una evolución. Si hubo revolución, esta fue sólo políti-      demás, el liberalismo, eran las ruinas de la historia. Un
ca, dirían sus historiadores. No se trató sólo de romper      pasado que más valía olvidar.
cadenas coloniales, sino también de conservar y mode-             Así fue interpretado 1808. Durante buena parte del
rar los resultados de la revolución. Si nos adentramos        siglo XX, la inmensa mayoría de la historiografía lati-
en un estudio de las historias nacionales de los Estados      noamericana y latinoamericanista consideró que el li-
europeos y americanos surgidas entre los años cuarenta,       beral siglo XIX era una prolongación del “largo XVIII”,
cincuenta y finales del siglo XIX, veremos cómo empe-         heredero de la Ilustración pero no de los cambios de las
zaron a sustituir el término “revolución” por otros con-      revoluciones atlánticas, dado que el colonialismo había
ceptos como “independencia” o “unificación” —casos            pervivido más allá de las independencias y de la ruptura
italiano y alemán— que remitían a una cuestión po-            con las monarquías española y portuguesa, como soste-
lítica justificada pero no socioeconómica. Fue el caso,       nían tanto los teóricos de la dependencia y los marxistas
por ejemplo, de la historia de España, en donde uno           como los funcionalistas norteamericanos. Lo que había
de sus célebres sujetos, el conde de Toreno, diputado         sucedido después de 1808 era la época del “poscolo-
doceañista, exiliado liberal y finalmente presidente del      nialismo”. El siglo XIX era una mera prolongación del
gobierno español en 1834, escribió su famoso libro Le-        subdesarrollo, de la permanencia de las oligarquías eco-
vantamiento, guerra y revolución para calificar y relatar     nómicas y políticas coloniales, así como de la exclusión
el período 1808-1814. Más tarde, en los años setenta          de los sectores populares. Muchas de las historias nacio-
dicha etapa será calificada por la historiografía naciona-    nales intentaron caracterizar el proceso abierto por 1808
lista y conservadora como la “guerra de independencia”,       al llamar al siglo XIX como la “etapa republicana”, para
nomenclatura que aún se mantiene.                             desmarcarse de la monárquica, la española, la realista,
     En el siglo XX, tras dos revoluciones que sacudieron     todas ellas sinónimas de conservadurismo, autocracia,
al mundo —la rusa de 1917 y la mexicana de 1910—,             despotismo, reacción.

                                                                                 METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008

                                                                                                                        79
DEBATES l MANUEL CHUST Y JOSÉ ANTONIO SERRANO

                        EL OTRO 1808                         en América se había anquilosado en muchos aspectos,
                                                             aunque en algunos pocos casos logró canalizar satisfac-
Por el contrario, para nosotros 1808 es el inicio de un      toriamente las tensiones. Para 1807 el Antiguo Régimen
proceso revolucionario, de cambios cualitativos de las       no gozaba de buena salud.
relaciones de poder, de la estructura económica y de la          Resaltamos que 1808 fue la última etapa del des-
construcción de los Estados nacionales, sin que con esta     moronamiento del Antiguo Régimen en la monarquía
afirmación nos alineemos con el liberalismo del siglo        española y no la caída sin regreso. No se desplomó de
XXI. Lejos de él nos encontramos. Pero una cosa es his-      inmediato. Al contrario, en 1808 la fidelidad campeó
toriar, y otra juzgar la historia e instrumentalizarla.      por todos los territorios de la monarquía. Los resortes
    El 19 de marzo de 1808 el rey Carlos IV abdicó al        políticos, administrativos, religiosos, jurídicos y mili-
trono a favor de su hijo Fernando. El 6 de mayo hizo         tares de la estructura monárquica en América fueron
lo mismo Fernando. Napoleón fue el gran triunfador           más sólidos ante la crisis. Las instituciones, tanto las
de los “sucesos” de la primavera de 1808. En medio de        “viejas” —como audiencias, cabildos, capitanías ge-
esas dos fechas, surgen los motines madrileños del 2         nerales, intendencias, obispados— como las “nuevas”
de mayo y de los días siguientes. Estos acontecimien-        —juntas o cabildos abiertos— se proclamaron fieles a
tos afectarían a todos los territorios de la monarquía       la monarquía española. Las juras de absoluta fidelidad
hispana. En unos meses se organizó la Junta Central,         a Fernando VII y la más enérgica condena a Napoleón
que fue integrada por dos delegados de las 16 juntas pe-     se sucedieron por toda la monarquía. El proyecto bona-
ninsulares más un delegado por cada uno de los cuatro        partista en América comenzó a fracasar desde el primer
virreinatos y cinco capitanías generales. De esta forma,     momento en que sus noticias se conocieron en Améri-
la propuesta de poder que sustituía al rey incorporaba       ca. Como vemos, si algo destacó en 1808 no fue la debi-
una representación de los territorios americanos.            lidad del Imperio, sino su fortaleza ideológica, política,
    Mas para abordar el tema de 1808 como inicio de la       religiosa, mental y jurídica que se tradujo en el respeto
revolución liberal es oportuno llamar la atención de que     a las autoridades e instituciones coloniales.
ese año vino a concluir la última etapa del desmorona-           Para destacar la fidelidad se crearon las juntas que en
miento del Antiguo Régimen en la monarquía españo-           ausencia del rey asumían el gobierno de los virreinatos
la. Para finales del siglo XVIII y en la primera década      y capitanías de la América española. Sin embargo, no
del XIX, el funcionamiento institucional del Antiguo         hay que ubicar entonces el inicio de las “independencias
Régimen de las posesiones peninsulares y americanas          y el surgimientos de las naciones” en la América hispa-
estaba marcado por múltiples tensiones. Los orígenes         na. Buena parte de las historias nacionales interpretan
de éstas eran multivariables: iban desde la presión de los   la eclosión de estas juntas como el inicio de las indepen-
grupos económicos a favor de profundas reformas so-          dencias. Lo anterior hay que ponerlo en relación con
ciales y productivas, pasando por la desigual estructura     dos hechos: la construcción a posteriori de una historia
racial de indios, pardos y mulatos, hasta la demanda de      nacional que otorgará a los primeros movimientos —la
los pueblos sujetos por incorporarse a la jerarquía terri-   mayor parte de ellos autonomistas— la fecha conme-
torial. Mas la constatación de estas tensiones, si bien es   morativa del surgimiento de la patria. En especial, no
muy importante ya que frecuentemente se olvida, no           sólo por esta construcción sino también porque fueron
es suficiente para comprender cabalmente la fortaleza        las autoridades españolas las que calificaron como “in-
o debilidad del Antiguo Régimen. Todo sistema polí-          dependentistas y sediciosas” a estas juntas, en especial
tico e institucional vive en un equilibrio inestable. Por    para tener un motivo que justificaba la acción en con-
consiguiente, lo que también se debe investigar es la        tra de ellas, ya que en la mayor parte de las ocasiones
capacidad que tiene ese sistema para canalizar institu-      ponían en cuestión su autoridad. Esto no se traducía
cionalmente las tensiones de los grupos sociales, para       necesariamente en una apuesta definida hacia la inde-
darles una mínima satisfacción o salida a los diversos in-   pendencia, sino en una redefinición del poder dentro
tereses sociales y económicos e, incluso, para cooptar o     de la monarquía española.
reprimir a los desafectos a las bases de funcionamiento          Además, el movimiento juntero no se distingue,
de ese sistema político e institucional. En este sentido,    especialmente, por ser una confrontación nacional es-
se podría decir que el Antiguo Régimen en España y           pañola-criolla, ni siquiera peninsular-americana. Las

 METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008

 80
1808: ARRANCA LA REVOLUCIÓN LIBERAL l                DEBATES

juntas estarán encabezadas por virreyes, obispos, capi-      mismos derechos y obligaciones que los peninsulares,
tanes generales, a quienes se les sumarán ricos hacenda-     con el mismo sistema de representación, en las mismas
dos, comerciantes, eclesiásticos, profesionales liberales,   Cortes, etcétera. También fue el inicio del traslado de la
tanto españoles como criollos. La confrontación, que         soberanía, que pasó desde el rey —soberanía real, única,
después será tildada de nacional, comenzará después          indiscutible y de origen divino— a la nación española
de 1810 y no desde 1808. Por lo que la usada interpre-       —soberanía nacional–, invento liberal que comenzó a
tación de una lucha encarnizada entre peninsulares y         definirse y a establecer un único nacionalismo.
criollos para estos años, se desvanece. Junteros fueron          El paso de colonia a territorio de la monarquía im-
tanto peninsulares como criollos.                            plicó otro cambio revolucionario: las posesiones ameri-
    Pero fidelidad no era sinónimo de aceptación en-         canas dejaron de ser propiedades, de señorío realengo,
tusiasta por el Antiguo Régimen. En 1808, al mismo           del rey. Como es bien sabido, América era patrimo-
tiempo que se jura lealtad a Fernando VII se desatarán       nio del rey. Como señor soberano podía imponer las
los cambios que van a acabar con el orden político,          contribuciones, rentas y monopolios que considerara
económico y social antiguo. Varios acontecimientos se        oportunos, sólo pidiendo el parecer de sus súbditos y
desencadenaron entonces. En primer lugar, el paso de         corporaciones para no dañar sus legítimos intereses. Pa-
colonias americanas a integrantes de la monarquía espa-      recer, no lo olvidemos, que estaba configurado por un
ñola, primero, y después de la nación española dentro        orden privilegiado y de estamentos, en el cual la nobleza,
de las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812. Ahora      tanto la aristocrática como la eclesiástica, estaba exenta
sabemos que para estudiar 1808 no se debe de plantear        de impuestos, y cuya forma de representación era en
un divorcio, ficticio, entre los acontecimientos penin-      función del voto estamental y no individual. Nueva Es-
sulares y los americanos. América estuvo presente desde      paña era un inmenso y rico señorío de realengo, donde
los primeros momentos en que se formó la Junta Cen-          el rey ejercía y concentraba las potestades de todo tipo,
tral, instancia que se constituyó después de la renuncia     incluidas las fiscales. La Constitución de 1812 abolió el
de Fernando VIII, y a la que fueron convocados repre-        Patrimonio real, incluidas las posesiones ultramarinas.
sentantes de las posesiones americanas, para ser precisos    Los territorios de ambos hemisferios, todos, pasaron a
a un representante por cada uno de los virreinatos y         formar parte de la nación. Este cambio revolucionario
de las cinco capitanías generales. En esta decisión pesó     impactó de manera inmediata en la transformación
mucho la estrategia de Napoleón, quien partió de la          de la real hacienda en la hacienda de la nación, lo que
premisa jurídica de que los “reinos americanos” forma-       implicó un cambio de concepción y, lo más importan-
ban parte de la monarquía, pero no como patrimonio           te, de organización efectiva del sistema tributario. El rey
del rey, sino de la nación, por lo que podían tener repre-   dejó de ser la última potestad fiscal mientras que las
sentación; es decir, las posesiones americanas no eran       Cortes, como lugar de ejercicio de la soberanía nacio-
colonias, por lo que no estaban vinculadas a una familia     nal, asumieron el papel esencial de “decretar las contri-
real —los Borbones— sino a la nación —la monarquía           buciones de la monarquía”. Su potestad era exclusiva:
española. Esta estrategia napoleónica hacia América          los diputados a Cortes eran los únicos encargados de
condicionó directamente la táctica de la Junta Central       asignar la carga tributaria. El rey quedaba relegado al
y de la Regencia, obligándolas a convocar a represen-        papel de ejecutar lo mandado por las Cortes en materia
tantes americanos a Cortes de 1810 y, por lo tanto, a        tributaria. El concepto de hacienda pública es muy cla-
los nuevos órganos de poder de la monarquía, haciendo        ro: pertenecía a todos los grupos sociales representados
que se reinterpretara la pertenencia de los americanos       por sus diputados. Es éste uno de los pilares básicos de
primero a la monarquía española y después, a partir de       cualquier revolución liberal, incluida la mexicana.
1810, a la nación española.                                      En tercer lugar, 1808 supuso el comienzo de una cri-
    Esta convocatoria implicó el inicio del trascenden-      sis estructural de la monarquía absoluta española, lo que
te proceso del paso de colonias y virreinatos a “partes      marcó el principio del final de las relaciones de producción
integrantes de la nación española”. La integración de        feudales en la península y coloniales en los territorios
los territorios americanos provocó asimismo que los ha-      americanos. En cuanto a la política, el principio del fin
bitantes americanos, antes súbditos del rey, pasaran aho-    del sistema privilegiado. Tras el sismo de 1808 nada vol-
ra a considerarse ciudadanos de la nueva nación, con los     vió a ser igual en los territorios de la monarquía espa-

                                                                                METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008

                                                                                                                       81
DEBATES l MANUEL CHUST Y JOSÉ ANTONIO SERRANO

ñola, a pesar de las reacciones absolutistas de 1814 y      más importantes, es decir, la revolución que aconte-
1823 en España. Desde 1808 se rompió con los valores        ció, o mejor, el proceso revolucionario que comenzó a
tradicionales de legitimidad, representación y sobera-      partir de 1808 en los países americanos y en España y
nía. En el primer caso, la legitimidad le va a corres-      Portugal, supuso un cambio estructural en el Estado.
ponder a un ente que para el caso español compartirá        Es decir, las independencias iberoamericanas supusie-
—o deberíamos decir, mal compartirá— con la Coro-           ron el paso de un Estado absolutista a uno republica-
na, y para el caso iberoamericano será sustituida por la    no y nacional; de un ejército señorial a uno nacional;
República, el ente estatal que junto a la nación susti-     de una burocracia dependiente y dirigida por la Corona a
tuirá a la Corona. En el segundo caso la representación     una nacional; de una fiscalidad y una hacienda cuya
pasará de ser privilegiada y estamental a electoral y pú-   recaudaciones iban a parar a las arcas reales —inclui-
blica. El mecanismo de ello fueron las elecciones, cen-     das las coloniales americanas— a una hacienda nacional;
sitarias o universales como las de las Cortes de Cádiz,     de un poder representativo privilegiado fundamentado
en las que la población comenzó a crear espacios de         en un derecho consuetudinario y en unas cortes me-
opinión y participación popular. Elecciones con altas       dievales, a un derecho contractual, un poder judicial
repercusiones, especialmente en los ayuntamientos, en       independiente y unas cortes liberales, representantes del
el ámbito local. Espacio político-administrativo que        individualismo posesivo y establecidas mediante meca-
provocará notables cambios: emergencia de una élite         nismos electorales. El cambio que comenzó a partir de
local, choque con las comunidades indígenas, poder          1808 no fue reversible. Tuvo avances y retrocesos, nota-
judicial desligado de los poderes fácticos privilegiados    bles pervivencias del régimen colonial, ritmos lentos y
y responsabilidad fiscal.                                   avances vertiginosos, diferencias regionales, singularida-
    No hay que olvidar el cambio que supuso pasar de        des de cada Estado, períodos bélicos hacia el interior de
una sociedad privilegiada a una sociedad de derechos.       los Estados y también entre Estados, así como singula-
No hay que confundir los “privilegios” que tenía la no-     ridades del propio proceso global americano. Con todo,
bleza, con los derechos, que no tenía nadie, dado que el    creemos que por lo someramente explicitado, después de
concepto derechos estaba vinculado a su característica      1808 nada fue igual. Los cambios acontecidos transfor-
como privilegiados, no a las cualidades de derechos in-     maron fundamentalmente el Estado con el surgimien-
dividuales de los Estados liberales. La diferencia entre    to de los Estados-nación americanos y el establecimiento
súbdito —la población no privilegiada en el Antiguo         del Estado republicano.
Régimen— y ciudadano —los habitantes con dere-                  Así, 1808 dará inicio a un proceso histórico que
chos políticos y civiles—, no fue baladí. Claro que el      cambiará las relaciones internacionales, va a provocar
liberalismo también estableció sus divisiones sociales y    el desmoronamiento de la poderosa monarquía abso-
políticas aplicando, en función de la renta y no del na-    luta española, el principio del fin del imperio napoleó-
cimiento, la división clasista de la sociedad moderna al    nico, el comienzo de una pluralidad de revoluciones
establecer el concepto de sufragio censitario –es decir,    de independencia que culminarán veinte años después
en función de la propiedad y la renta— y el sufragio        con el triunfo de los Estados-nación de las repúblicas
universal —con el requisito de la edad, del género y, en    americanas, la preponderancia de la Gran Bretaña en el
la mayor parte de las ocasiones, de la alfabetización.      orbe —al menos hasta la I Guerra Mundial— y el re-
    Pero a nuestro entender el cambio en Iberoaméri-        forzamiento momentáneo de las monarquías absolutas
ca fue revolucionario al pasar de una monarquía a una       europeas con la derrota de Napoleón, la creación del
república; no sólo por el cambio en la forma de Esta-       Congreso de Viena y la Santa Alianza. Todo ello provo-
do, sino porque en esa ocasión supuso por sí mismo          cará que, en contraste con Europa, América se llene de
un cambio de Estado. Ahí radica una de las premisas         regímenes republicanos. ■




 METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008

 82

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

6 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
6 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university6 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
6 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
José Carlos Bonino Jasaui
 
12 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
12 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university12 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
12 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
José Carlos Bonino Jasaui
 
8 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
8 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university8 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
8 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
José Carlos Bonino Jasaui
 
4 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
4 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university4 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
4 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
José Carlos Bonino Jasaui
 
10 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
10 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university10 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
10 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
José Carlos Bonino Jasaui
 
Zanatta, loris historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)
Zanatta, loris   historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)Zanatta, loris   historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)
Zanatta, loris historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)
Yamil Elvis Lennon
 
3 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
3 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university3 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
3 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
José Carlos Bonino Jasaui
 

La actualidad más candente (20)

6 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
6 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university6 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
6 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
 
12 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
12 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university12 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
12 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
 
8 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
8 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university8 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
8 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
 
4 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
4 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university4 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
4 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
 
10 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
10 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university10 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
10 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
 
Siglo xix apunte
Siglo xix apunteSiglo xix apunte
Siglo xix apunte
 
Hu 27 America Latina Contemporanea
Hu 27 America Latina ContemporaneaHu 27 America Latina Contemporanea
Hu 27 America Latina Contemporanea
 
Tema 14 - Populismo y Gobernabilidad
Tema 14 - Populismo y GobernabilidadTema 14 - Populismo y Gobernabilidad
Tema 14 - Populismo y Gobernabilidad
 
Discurso 5 De Julio Barranquilla (Pdf)
Discurso 5 De Julio Barranquilla (Pdf)Discurso 5 De Julio Barranquilla (Pdf)
Discurso 5 De Julio Barranquilla (Pdf)
 
Sobre la Felicidad
Sobre la FelicidadSobre la Felicidad
Sobre la Felicidad
 
Discurso 5 De Julio.2009 Barranquilla
Discurso 5 De Julio.2009 BarranquillaDiscurso 5 De Julio.2009 Barranquilla
Discurso 5 De Julio.2009 Barranquilla
 
Leslie bethell historia de américa latina tomo 01
Leslie bethell   historia de américa latina tomo 01Leslie bethell   historia de américa latina tomo 01
Leslie bethell historia de américa latina tomo 01
 
Nuevo patrón de poder. Raza y dominación social global. Utopía de la Modernid...
Nuevo patrón de poder. Raza y dominación social global. Utopía de la Modernid...Nuevo patrón de poder. Raza y dominación social global. Utopía de la Modernid...
Nuevo patrón de poder. Raza y dominación social global. Utopía de la Modernid...
 
historia
historiahistoria
historia
 
Zanatta, loris historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)
Zanatta, loris   historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)Zanatta, loris   historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)
Zanatta, loris historia de américa latina. de la colonia al siglo xxi (ocr)
 
Tema 10 - Cambio y Continudad Luego de la Independencia
Tema 10 - Cambio y Continudad Luego de la IndependenciaTema 10 - Cambio y Continudad Luego de la Independencia
Tema 10 - Cambio y Continudad Luego de la Independencia
 
3 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
3 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university3 historia de america latina   leslie bethell ed cambrige university
3 historia de america latina leslie bethell ed cambrige university
 
La gran depresión
La gran depresiónLa gran depresión
La gran depresión
 
Tema 11 - La Construcción de los Estados Nacionales
Tema 11 - La Construcción de los Estados NacionalesTema 11 - La Construcción de los Estados Nacionales
Tema 11 - La Construcción de los Estados Nacionales
 
Sesion05. Marginación social, clases sociales y Estado. Ante la Semicolonia...
Sesion05. Marginación social, clases sociales y Estado.  Ante la  Semicolonia...Sesion05. Marginación social, clases sociales y Estado.  Ante la  Semicolonia...
Sesion05. Marginación social, clases sociales y Estado. Ante la Semicolonia...
 

Similar a Revoluciónes liberales en america

Literatura vanguardista
Literatura vanguardistaLiteratura vanguardista
Literatura vanguardista
nohrabernal
 
Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)
Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)
Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)
academiahistoriamilitar
 
Movimientos preindependentistas
Movimientos preindependentistasMovimientos preindependentistas
Movimientos preindependentistas
tanaamor
 

Similar a Revoluciónes liberales en america (20)

Modulo 2 power point. raul de sanctis
Modulo 2 power point. raul de sanctisModulo 2 power point. raul de sanctis
Modulo 2 power point. raul de sanctis
 
Seminario 1. TP 1. Lescano Yamila Nicel. Corregido.pdf
Seminario 1. TP 1. Lescano Yamila Nicel. Corregido.pdfSeminario 1. TP 1. Lescano Yamila Nicel. Corregido.pdf
Seminario 1. TP 1. Lescano Yamila Nicel. Corregido.pdf
 
La España del siglo XXI. Una perspectiva desde la historia
La España del siglo XXI. Una perspectiva desde la historia La España del siglo XXI. Una perspectiva desde la historia
La España del siglo XXI. Una perspectiva desde la historia
 
Situacion de Europa en los Siglos XVIII y XIX Influencia en la Crisis del Reg...
Situacion de Europa en los Siglos XVIII y XIX Influencia en la Crisis del Reg...Situacion de Europa en los Siglos XVIII y XIX Influencia en la Crisis del Reg...
Situacion de Europa en los Siglos XVIII y XIX Influencia en la Crisis del Reg...
 
Literatura vanguardista
Literatura vanguardistaLiteratura vanguardista
Literatura vanguardista
 
Vanguardismo
VanguardismoVanguardismo
Vanguardismo
 
Historia del derecho
Historia del derechoHistoria del derecho
Historia del derecho
 
Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)
Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)
Las circunstancias políticas que determinaron... (Eduardo Arriagada Aljaro)
 
Andres caicedo
Andres caicedoAndres caicedo
Andres caicedo
 
Revolución francesa
Revolución francesa Revolución francesa
Revolución francesa
 
Trabajo sociales
Trabajo socialesTrabajo sociales
Trabajo sociales
 
Vanguardismo
VanguardismoVanguardismo
Vanguardismo
 
Breve perspectiva de la Historia de Chile
Breve perspectiva de la Historia de Chile Breve perspectiva de la Historia de Chile
Breve perspectiva de la Historia de Chile
 
UNIDAD 0 PRIMER AÑO MEDIO.pptx
UNIDAD 0 PRIMER AÑO MEDIO.pptxUNIDAD 0 PRIMER AÑO MEDIO.pptx
UNIDAD 0 PRIMER AÑO MEDIO.pptx
 
Hobsbawm era de la revolucion
Hobsbawm era de la revolucionHobsbawm era de la revolucion
Hobsbawm era de la revolucion
 
Movimientos preindependentistas
Movimientos preindependentistasMovimientos preindependentistas
Movimientos preindependentistas
 
literatura contemporanea
 literatura contemporanea literatura contemporanea
literatura contemporanea
 
Unidad vi
Unidad vi Unidad vi
Unidad vi
 
independencia chile
independencia chile independencia chile
independencia chile
 
Revfrancesa hist
Revfrancesa  histRevfrancesa  hist
Revfrancesa hist
 

Más de leandro bascuñan

Más de leandro bascuñan (20)

Guia nº 2 movimientos de la tierra.
Guia nº 2 movimientos de la tierra.Guia nº 2 movimientos de la tierra.
Guia nº 2 movimientos de la tierra.
 
Guia n 1_or_genes_de_la_tierra (1)
Guia n 1_or_genes_de_la_tierra (1)Guia n 1_or_genes_de_la_tierra (1)
Guia n 1_or_genes_de_la_tierra (1)
 
Experimento
ExperimentoExperimento
Experimento
 
Actividad edad media 8
Actividad edad media 8Actividad edad media 8
Actividad edad media 8
 
Ejercicios nomenclatura de grupos funcionales 3º medio
Ejercicios  nomenclatura  de   grupos funcionales  3º medioEjercicios  nomenclatura  de   grupos funcionales  3º medio
Ejercicios nomenclatura de grupos funcionales 3º medio
 
Revolucion industrial
Revolucion industrialRevolucion industrial
Revolucion industrial
 
Guia n°9 la atmosfera
Guia n°9 la atmosferaGuia n°9 la atmosfera
Guia n°9 la atmosfera
 
Edad media
Edad mediaEdad media
Edad media
 
Atmosfera
AtmosferaAtmosfera
Atmosfera
 
Guia n° 10 tiempo y clima
Guia n° 10 tiempo y climaGuia n° 10 tiempo y clima
Guia n° 10 tiempo y clima
 
Guia n°9 la atmosfera
Guia n°9 la atmosferaGuia n°9 la atmosfera
Guia n°9 la atmosfera
 
Guía n°7 erosión.
Guía n°7 erosión.Guía n°7 erosión.
Guía n°7 erosión.
 
Esquema contenidos 7° c 2 abril junio
Esquema contenidos 7° c 2 abril  junioEsquema contenidos 7° c 2 abril  junio
Esquema contenidos 7° c 2 abril junio
 
Esquema contenidos 7° b2 abril junio
Esquema contenidos 7° b2 abril  junioEsquema contenidos 7° b2 abril  junio
Esquema contenidos 7° b2 abril junio
 
Esquema contenidos 7° a2 abril junio
Esquema contenidos 7° a2 abril  junioEsquema contenidos 7° a2 abril  junio
Esquema contenidos 7° a2 abril junio
 
Guía n°8 efectos de la erosión.
Guía n°8 efectos de la erosión.Guía n°8 efectos de la erosión.
Guía n°8 efectos de la erosión.
 
Revolucionesliberales
RevolucionesliberalesRevolucionesliberales
Revolucionesliberales
 
Imperio romano
Imperio romanoImperio romano
Imperio romano
 
Imperio romano
Imperio romanoImperio romano
Imperio romano
 
Imperio romano
Imperio romanoImperio romano
Imperio romano
 

Revoluciónes liberales en america

  • 1. 1808: ARRANCA LA revolución liberal EN ESPAÑA Y AMÉRICA Manuel Chust* y José Antonio Serrano** L o que se ha llamado Historia ha tenido un ción de los Países Bajos del siglo XVI, la Revolución in- atractivo a lo largo de los tiempos. Recordar, glesa del XVII, las de Estados Unidos y de Francia en el dejar constancia, trascender, pervivir, es decir, siglo XVIII, y las múltiples del siglo XIX que resultaron inmortalizar lo efímero, es común a la humanidad y en la construcción de la mayor parte de las naciones al ser social. Es suficientemente conocido. Y dentro de europeas y americanas. Revoluciones que supusieron este tema tanto en el siglo XIX como en el XX, el estudio la emergencia de los Estados-nación y la progresiva con- de los cambios históricos, de los procesos revoluciona- solidación del capitalismo. rios ha tenido y sigue teniendo una atracción especial. Y en el caso de la entonces América española y la Ya desde los relatos y las memorias escritas a principios América Latina de hoy, aconteció que el triunfo de los y a mediados del siglo XIX se habla de la época de las Estados-nación en bastantes ocasiones vino acompaña- revoluciones. En el siglo XX se caracterizó a los mis- do de una lucha anticolonial contra la metrópoli que en mos procesos como revoluciones burguesas, liberales, la mayoría de los casos representa la esencia del Antiguo románticas o, incluso, atlánticas, para omitir su con- Régimen. De esta forma, el término “revolución” fue tenido de clase y social para trasladarlo a una cuestión deslizándose dentro de las historias nacionales latinoa- espacial y cíclica; así fueron denominadas la revolu- mericanas al término de “independencia”. Es el caso de los Países Bajos, de Estados Unidos, de todas las repú- * Profesor-investigador de la Universidad Jaime I, Castellón-España. blicas iberoamericanas o de la propia España, en donde **Investigador del Centro de Historia de El Colegio de Michoacán. la construcción de la guerra de independencia contra METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008 78
  • 2. 1808: ARRANCA LA REVOLUCIÓN LIBERAL l DEBATES los franceses de 1808 a 1814 fue una invención de la el concepto “revolución” traspasó lo meramente aca- historia nacional y nacionalista de los años setenta y démico y se convirtió en objeto de teoría, ideología y ochenta del siglo XIX. política, así como de lucha económica y bélica. Ade- Los liberales e ilustrados del Setecientos y Ocho- más, el concepto de revolución dejó de ser un concepto cientos pensaban que estaban haciendo una revolución político y pasó a ser un concepto eminentemente social. en muchos de sus planteamientos y movimientos con- Esta reformulación del concepto trajo consigo una nue- tra la monarquía absoluta, contra el feudalismo, contra va mirada sobre las “revoluciones liberales”. En efecto, el régimen señorial y nobiliario, contra sus resortes la revolución liberal en América Latina se convirtió en políticos-religiosos como la Inquisición, contra lo que una categoría peyorativa. Los estudiosos de las ciencias representaba su forma colonial y colonialista en Améri- sociales consideraban que los saldos históricos del libe- ca, en definitiva contra lo que acuñaron como “despo- ralismo del siglo XIX permanecían en el XX eran fracasos, tismo”. Surgieron los héroes modernos, inspirados en traiciones, injusticias y estrategias políticas incorrectas. los clásicos, se teorizó y justificó el cambio y el derecho El liberalismo era y seguía siendo el fundamento del del “pueblo” a ello, también el derecho a dotarse de capitalismo responsable del subdesarrollo de América derechos frente al privilegio: surgió una potencialidad Latina, que había ocasionado la formación de Estados ideológica y política de tal envergadura que, doscien- nacionales represivos, poco dados a desarrollar políti- tos años después, aún es imposible cuestionarla sin que cas públicas favorables a la inmensa mayoría de la po- su debate provoque airadas reacciones y acusaciones blación, que habían atentado contra el bienestar de las tan difíciles de rebatir, porque ¿cómo oponerse desde clases populares, en particular de los pueblos indígenas, una perspectiva progresista a conceptos como libertad, y que se habían empeñado en favorecer la acumulación igualdad, elecciones, democracia, parlamentarismo, de capital en pocas manos. La conclusión era notoria: constitucionalismo, etcétera? los frutos del liberalismo estaban podridos. Las razo- A mediados del siglo XIX el término “revolución”, nes históricas dejaron paso, quizá demasiado rápido, a en sentido liberal, se fue matizando, cambiando y me- conclusiones del presente. Más: si cabe, se afirmó este tamorfoseando. Es más, las historias nacionales de los apriorismo después del triunfo de la revolución cubana. años cuarenta y siguientes del siglo XIX dejaron paso a Ésta se convirtió en el modelo a seguir en el futuro. Lo una evolución. Si hubo revolución, esta fue sólo políti- demás, el liberalismo, eran las ruinas de la historia. Un ca, dirían sus historiadores. No se trató sólo de romper pasado que más valía olvidar. cadenas coloniales, sino también de conservar y mode- Así fue interpretado 1808. Durante buena parte del rar los resultados de la revolución. Si nos adentramos siglo XX, la inmensa mayoría de la historiografía lati- en un estudio de las historias nacionales de los Estados noamericana y latinoamericanista consideró que el li- europeos y americanos surgidas entre los años cuarenta, beral siglo XIX era una prolongación del “largo XVIII”, cincuenta y finales del siglo XIX, veremos cómo empe- heredero de la Ilustración pero no de los cambios de las zaron a sustituir el término “revolución” por otros con- revoluciones atlánticas, dado que el colonialismo había ceptos como “independencia” o “unificación” —casos pervivido más allá de las independencias y de la ruptura italiano y alemán— que remitían a una cuestión po- con las monarquías española y portuguesa, como soste- lítica justificada pero no socioeconómica. Fue el caso, nían tanto los teóricos de la dependencia y los marxistas por ejemplo, de la historia de España, en donde uno como los funcionalistas norteamericanos. Lo que había de sus célebres sujetos, el conde de Toreno, diputado sucedido después de 1808 era la época del “poscolo- doceañista, exiliado liberal y finalmente presidente del nialismo”. El siglo XIX era una mera prolongación del gobierno español en 1834, escribió su famoso libro Le- subdesarrollo, de la permanencia de las oligarquías eco- vantamiento, guerra y revolución para calificar y relatar nómicas y políticas coloniales, así como de la exclusión el período 1808-1814. Más tarde, en los años setenta de los sectores populares. Muchas de las historias nacio- dicha etapa será calificada por la historiografía naciona- nales intentaron caracterizar el proceso abierto por 1808 lista y conservadora como la “guerra de independencia”, al llamar al siglo XIX como la “etapa republicana”, para nomenclatura que aún se mantiene. desmarcarse de la monárquica, la española, la realista, En el siglo XX, tras dos revoluciones que sacudieron todas ellas sinónimas de conservadurismo, autocracia, al mundo —la rusa de 1917 y la mexicana de 1910—, despotismo, reacción. METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008 79
  • 3. DEBATES l MANUEL CHUST Y JOSÉ ANTONIO SERRANO EL OTRO 1808 en América se había anquilosado en muchos aspectos, aunque en algunos pocos casos logró canalizar satisfac- Por el contrario, para nosotros 1808 es el inicio de un toriamente las tensiones. Para 1807 el Antiguo Régimen proceso revolucionario, de cambios cualitativos de las no gozaba de buena salud. relaciones de poder, de la estructura económica y de la Resaltamos que 1808 fue la última etapa del des- construcción de los Estados nacionales, sin que con esta moronamiento del Antiguo Régimen en la monarquía afirmación nos alineemos con el liberalismo del siglo española y no la caída sin regreso. No se desplomó de XXI. Lejos de él nos encontramos. Pero una cosa es his- inmediato. Al contrario, en 1808 la fidelidad campeó toriar, y otra juzgar la historia e instrumentalizarla. por todos los territorios de la monarquía. Los resortes El 19 de marzo de 1808 el rey Carlos IV abdicó al políticos, administrativos, religiosos, jurídicos y mili- trono a favor de su hijo Fernando. El 6 de mayo hizo tares de la estructura monárquica en América fueron lo mismo Fernando. Napoleón fue el gran triunfador más sólidos ante la crisis. Las instituciones, tanto las de los “sucesos” de la primavera de 1808. En medio de “viejas” —como audiencias, cabildos, capitanías ge- esas dos fechas, surgen los motines madrileños del 2 nerales, intendencias, obispados— como las “nuevas” de mayo y de los días siguientes. Estos acontecimien- —juntas o cabildos abiertos— se proclamaron fieles a tos afectarían a todos los territorios de la monarquía la monarquía española. Las juras de absoluta fidelidad hispana. En unos meses se organizó la Junta Central, a Fernando VII y la más enérgica condena a Napoleón que fue integrada por dos delegados de las 16 juntas pe- se sucedieron por toda la monarquía. El proyecto bona- ninsulares más un delegado por cada uno de los cuatro partista en América comenzó a fracasar desde el primer virreinatos y cinco capitanías generales. De esta forma, momento en que sus noticias se conocieron en Améri- la propuesta de poder que sustituía al rey incorporaba ca. Como vemos, si algo destacó en 1808 no fue la debi- una representación de los territorios americanos. lidad del Imperio, sino su fortaleza ideológica, política, Mas para abordar el tema de 1808 como inicio de la religiosa, mental y jurídica que se tradujo en el respeto revolución liberal es oportuno llamar la atención de que a las autoridades e instituciones coloniales. ese año vino a concluir la última etapa del desmorona- Para destacar la fidelidad se crearon las juntas que en miento del Antiguo Régimen en la monarquía españo- ausencia del rey asumían el gobierno de los virreinatos la. Para finales del siglo XVIII y en la primera década y capitanías de la América española. Sin embargo, no del XIX, el funcionamiento institucional del Antiguo hay que ubicar entonces el inicio de las “independencias Régimen de las posesiones peninsulares y americanas y el surgimientos de las naciones” en la América hispa- estaba marcado por múltiples tensiones. Los orígenes na. Buena parte de las historias nacionales interpretan de éstas eran multivariables: iban desde la presión de los la eclosión de estas juntas como el inicio de las indepen- grupos económicos a favor de profundas reformas so- dencias. Lo anterior hay que ponerlo en relación con ciales y productivas, pasando por la desigual estructura dos hechos: la construcción a posteriori de una historia racial de indios, pardos y mulatos, hasta la demanda de nacional que otorgará a los primeros movimientos —la los pueblos sujetos por incorporarse a la jerarquía terri- mayor parte de ellos autonomistas— la fecha conme- torial. Mas la constatación de estas tensiones, si bien es morativa del surgimiento de la patria. En especial, no muy importante ya que frecuentemente se olvida, no sólo por esta construcción sino también porque fueron es suficiente para comprender cabalmente la fortaleza las autoridades españolas las que calificaron como “in- o debilidad del Antiguo Régimen. Todo sistema polí- dependentistas y sediciosas” a estas juntas, en especial tico e institucional vive en un equilibrio inestable. Por para tener un motivo que justificaba la acción en con- consiguiente, lo que también se debe investigar es la tra de ellas, ya que en la mayor parte de las ocasiones capacidad que tiene ese sistema para canalizar institu- ponían en cuestión su autoridad. Esto no se traducía cionalmente las tensiones de los grupos sociales, para necesariamente en una apuesta definida hacia la inde- darles una mínima satisfacción o salida a los diversos in- pendencia, sino en una redefinición del poder dentro tereses sociales y económicos e, incluso, para cooptar o de la monarquía española. reprimir a los desafectos a las bases de funcionamiento Además, el movimiento juntero no se distingue, de ese sistema político e institucional. En este sentido, especialmente, por ser una confrontación nacional es- se podría decir que el Antiguo Régimen en España y pañola-criolla, ni siquiera peninsular-americana. Las METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008 80
  • 4. 1808: ARRANCA LA REVOLUCIÓN LIBERAL l DEBATES juntas estarán encabezadas por virreyes, obispos, capi- mismos derechos y obligaciones que los peninsulares, tanes generales, a quienes se les sumarán ricos hacenda- con el mismo sistema de representación, en las mismas dos, comerciantes, eclesiásticos, profesionales liberales, Cortes, etcétera. También fue el inicio del traslado de la tanto españoles como criollos. La confrontación, que soberanía, que pasó desde el rey —soberanía real, única, después será tildada de nacional, comenzará después indiscutible y de origen divino— a la nación española de 1810 y no desde 1808. Por lo que la usada interpre- —soberanía nacional–, invento liberal que comenzó a tación de una lucha encarnizada entre peninsulares y definirse y a establecer un único nacionalismo. criollos para estos años, se desvanece. Junteros fueron El paso de colonia a territorio de la monarquía im- tanto peninsulares como criollos. plicó otro cambio revolucionario: las posesiones ameri- Pero fidelidad no era sinónimo de aceptación en- canas dejaron de ser propiedades, de señorío realengo, tusiasta por el Antiguo Régimen. En 1808, al mismo del rey. Como es bien sabido, América era patrimo- tiempo que se jura lealtad a Fernando VII se desatarán nio del rey. Como señor soberano podía imponer las los cambios que van a acabar con el orden político, contribuciones, rentas y monopolios que considerara económico y social antiguo. Varios acontecimientos se oportunos, sólo pidiendo el parecer de sus súbditos y desencadenaron entonces. En primer lugar, el paso de corporaciones para no dañar sus legítimos intereses. Pa- colonias americanas a integrantes de la monarquía espa- recer, no lo olvidemos, que estaba configurado por un ñola, primero, y después de la nación española dentro orden privilegiado y de estamentos, en el cual la nobleza, de las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812. Ahora tanto la aristocrática como la eclesiástica, estaba exenta sabemos que para estudiar 1808 no se debe de plantear de impuestos, y cuya forma de representación era en un divorcio, ficticio, entre los acontecimientos penin- función del voto estamental y no individual. Nueva Es- sulares y los americanos. América estuvo presente desde paña era un inmenso y rico señorío de realengo, donde los primeros momentos en que se formó la Junta Cen- el rey ejercía y concentraba las potestades de todo tipo, tral, instancia que se constituyó después de la renuncia incluidas las fiscales. La Constitución de 1812 abolió el de Fernando VIII, y a la que fueron convocados repre- Patrimonio real, incluidas las posesiones ultramarinas. sentantes de las posesiones americanas, para ser precisos Los territorios de ambos hemisferios, todos, pasaron a a un representante por cada uno de los virreinatos y formar parte de la nación. Este cambio revolucionario de las cinco capitanías generales. En esta decisión pesó impactó de manera inmediata en la transformación mucho la estrategia de Napoleón, quien partió de la de la real hacienda en la hacienda de la nación, lo que premisa jurídica de que los “reinos americanos” forma- implicó un cambio de concepción y, lo más importan- ban parte de la monarquía, pero no como patrimonio te, de organización efectiva del sistema tributario. El rey del rey, sino de la nación, por lo que podían tener repre- dejó de ser la última potestad fiscal mientras que las sentación; es decir, las posesiones americanas no eran Cortes, como lugar de ejercicio de la soberanía nacio- colonias, por lo que no estaban vinculadas a una familia nal, asumieron el papel esencial de “decretar las contri- real —los Borbones— sino a la nación —la monarquía buciones de la monarquía”. Su potestad era exclusiva: española. Esta estrategia napoleónica hacia América los diputados a Cortes eran los únicos encargados de condicionó directamente la táctica de la Junta Central asignar la carga tributaria. El rey quedaba relegado al y de la Regencia, obligándolas a convocar a represen- papel de ejecutar lo mandado por las Cortes en materia tantes americanos a Cortes de 1810 y, por lo tanto, a tributaria. El concepto de hacienda pública es muy cla- los nuevos órganos de poder de la monarquía, haciendo ro: pertenecía a todos los grupos sociales representados que se reinterpretara la pertenencia de los americanos por sus diputados. Es éste uno de los pilares básicos de primero a la monarquía española y después, a partir de cualquier revolución liberal, incluida la mexicana. 1810, a la nación española. En tercer lugar, 1808 supuso el comienzo de una cri- Esta convocatoria implicó el inicio del trascenden- sis estructural de la monarquía absoluta española, lo que te proceso del paso de colonias y virreinatos a “partes marcó el principio del final de las relaciones de producción integrantes de la nación española”. La integración de feudales en la península y coloniales en los territorios los territorios americanos provocó asimismo que los ha- americanos. En cuanto a la política, el principio del fin bitantes americanos, antes súbditos del rey, pasaran aho- del sistema privilegiado. Tras el sismo de 1808 nada vol- ra a considerarse ciudadanos de la nueva nación, con los vió a ser igual en los territorios de la monarquía espa- METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008 81
  • 5. DEBATES l MANUEL CHUST Y JOSÉ ANTONIO SERRANO ñola, a pesar de las reacciones absolutistas de 1814 y más importantes, es decir, la revolución que aconte- 1823 en España. Desde 1808 se rompió con los valores ció, o mejor, el proceso revolucionario que comenzó a tradicionales de legitimidad, representación y sobera- partir de 1808 en los países americanos y en España y nía. En el primer caso, la legitimidad le va a corres- Portugal, supuso un cambio estructural en el Estado. ponder a un ente que para el caso español compartirá Es decir, las independencias iberoamericanas supusie- —o deberíamos decir, mal compartirá— con la Coro- ron el paso de un Estado absolutista a uno republica- na, y para el caso iberoamericano será sustituida por la no y nacional; de un ejército señorial a uno nacional; República, el ente estatal que junto a la nación susti- de una burocracia dependiente y dirigida por la Corona a tuirá a la Corona. En el segundo caso la representación una nacional; de una fiscalidad y una hacienda cuya pasará de ser privilegiada y estamental a electoral y pú- recaudaciones iban a parar a las arcas reales —inclui- blica. El mecanismo de ello fueron las elecciones, cen- das las coloniales americanas— a una hacienda nacional; sitarias o universales como las de las Cortes de Cádiz, de un poder representativo privilegiado fundamentado en las que la población comenzó a crear espacios de en un derecho consuetudinario y en unas cortes me- opinión y participación popular. Elecciones con altas dievales, a un derecho contractual, un poder judicial repercusiones, especialmente en los ayuntamientos, en independiente y unas cortes liberales, representantes del el ámbito local. Espacio político-administrativo que individualismo posesivo y establecidas mediante meca- provocará notables cambios: emergencia de una élite nismos electorales. El cambio que comenzó a partir de local, choque con las comunidades indígenas, poder 1808 no fue reversible. Tuvo avances y retrocesos, nota- judicial desligado de los poderes fácticos privilegiados bles pervivencias del régimen colonial, ritmos lentos y y responsabilidad fiscal. avances vertiginosos, diferencias regionales, singularida- No hay que olvidar el cambio que supuso pasar de des de cada Estado, períodos bélicos hacia el interior de una sociedad privilegiada a una sociedad de derechos. los Estados y también entre Estados, así como singula- No hay que confundir los “privilegios” que tenía la no- ridades del propio proceso global americano. Con todo, bleza, con los derechos, que no tenía nadie, dado que el creemos que por lo someramente explicitado, después de concepto derechos estaba vinculado a su característica 1808 nada fue igual. Los cambios acontecidos transfor- como privilegiados, no a las cualidades de derechos in- maron fundamentalmente el Estado con el surgimien- dividuales de los Estados liberales. La diferencia entre to de los Estados-nación americanos y el establecimiento súbdito —la población no privilegiada en el Antiguo del Estado republicano. Régimen— y ciudadano —los habitantes con dere- Así, 1808 dará inicio a un proceso histórico que chos políticos y civiles—, no fue baladí. Claro que el cambiará las relaciones internacionales, va a provocar liberalismo también estableció sus divisiones sociales y el desmoronamiento de la poderosa monarquía abso- políticas aplicando, en función de la renta y no del na- luta española, el principio del fin del imperio napoleó- cimiento, la división clasista de la sociedad moderna al nico, el comienzo de una pluralidad de revoluciones establecer el concepto de sufragio censitario –es decir, de independencia que culminarán veinte años después en función de la propiedad y la renta— y el sufragio con el triunfo de los Estados-nación de las repúblicas universal —con el requisito de la edad, del género y, en americanas, la preponderancia de la Gran Bretaña en el la mayor parte de las ocasiones, de la alfabetización. orbe —al menos hasta la I Guerra Mundial— y el re- Pero a nuestro entender el cambio en Iberoaméri- forzamiento momentáneo de las monarquías absolutas ca fue revolucionario al pasar de una monarquía a una europeas con la derrota de Napoleón, la creación del república; no sólo por el cambio en la forma de Esta- Congreso de Viena y la Santa Alianza. Todo ello provo- do, sino porque en esa ocasión supuso por sí mismo cará que, en contraste con Europa, América se llene de un cambio de Estado. Ahí radica una de las premisas regímenes republicanos. ■ METAPOLÍTICA núm. 61 | septiembre-octubre 2008 82