SlideShare una empresa de Scribd logo
1
Encuentro nacional de la Orden Franciscana Seglar
A LA ESCUCHA DE LA EVANGELII GAUDIUM:
LAICOS EN SALIDA MISIONERA.
Camino Cañón Loyes
Presidenta del Foro de Laicos
0. A qué mundo salimos
Salimos a un mundo donde la observación directa nos habla de sociedad plural:
diversidad de procedencias, de religiones, de culturas, de razas. También, a nuestro
alrededor tenemos personas que padecen el paro, dificultades económicas, crisis familiares.
Las noticias nos acercan a menudo casos de violencia de género y otros tipos de violencia:
entre nosotros, violencia en las calles, y en muchos países, violencia destructiva que va
dejando muertos y refugiados.
Y junto a todo ello, signos de la vida que nace, que se abre camino con gestos
generosos, con avances en las ciencias biomédicas, con el trabajo silencioso de tanta gente
que gracias a que cumple bien su trabajo hace que podamos vivir en paz, que nuestros niños
reciban formación en las aulas y nuestros mayores y enfermos cuidados especiales.
Esto es lo que tenemos a primera vista. Y acerca de ello podemos hacernos muchas
preguntas, podemos reflexionar y acercarnos a un retrato del mundo al que salimos hecho
con trazos más abstractos, pero que pueden ayudarnos a comprender algunas cosas que nos
suceden como sociedad, y particularmente como cristianos en nuestra sociedad aquí y
ahora.
Hubo un tiempo en el que las mujeres y los hombres se vivían como un "sujetos porosos”,
entendiendo por ello que las fuentes de sus emociones más fuertes y más poderosas se
encontraban fuera del espíritu humano, venían de fuentes sobrenaturales y en última instancia
de Dios. Era la época que hemos llamado premoderna, en la cual el orden del universo se
atribuía a fuerzas sagradas. Era lo que se ha venido llamando un "mundo encantado".
La ciencia provocó el “desencantamiento” de ese mundo ofreciendo explicaciones para
las enfermedades, las tormentas, etc. Y, por otra parte, el desarrollo de la tecnología
favoreció los movimientos migratorios del campo a la ciudad y ahora de los países con
2
menos desarrollo a los países que gozan de mejores condiciones de vida. El hombre poroso,
vulnerable a los espíritus, los demonios, las fuerzas cósmicas, va dejando paso al yo aislado,
que pretende construir el sentido de su vida desde dentro de sí mismo, desde las
explicaciones que las diversas ciencias le proporcionan. El paso de un yo a otro permite
explicar sobre todo porque la fe no es ya en nuestra sociedad una cuestión de colectividad
sino una acción individual. No es una cuestión de pertenencia de manera que uno nace
cristiano del mismo modo que nace aragonés, murciano o extremeño. Uno se hace cristiano
porque decide serlo, y para ello se escribe a una comunidad de fe en la que ese yo aislado
empieza a dejar de serlo, pero no para volver al hombre poroso del universo encantado, sino
para construir el sentido del hacer y del vivir compartiendo con otros, haciendo comunidad
con ellos, viviendo en comunión con la tradición de fe que, a lo largo de la historia, ha ido
reformulando las expresiones que expresan sus creencias, los modos de celebrar sus ritos, la
articulación de los niveles de conciencia ética logrados.
Por otra parte, en nuestra sociedad predominan los individuos, los yo aislados, en la que
los vínculos entre ellos son muy débiles, se rompen con facilidad. Lo vemos en la familia, lo
propician las relaciones virtuales. A menudo también las olas de solidaridad que se producen
ante una catástrofe o ante determinados acontecimientos, están asentadas en el puro
sentimiento y desaparecen como flores de un día, no generan compromisos estables o
movimientos de solidaridad más allá de los momentos puntuales en que sucedieron los
hechos.
Y es un hecho que, en nuestra sociedad, hay personas que viven al modo de ese yo
aislado, pero que buscando experimentar la dimensión espiritual humana como algo digno
de ser cultivado. Para ello cultivan niveles de silencio y tipos de emociones y sentimientos
que llevan a ahondar en una interioridad, interpretable desde distintas tradiciones religiosas
como apertura al Absoluto o a Dios. Sin embargo, no es propio de este cultivo de la
interioridad, hecho bien de modo individual, bien participando en convocatorias que
ofrecen técnicas especiales, la creación de vínculos morales y estables entre quienes
participan, más allá puramente afectivos que puedan surgir.
1. Cómo aparecen los laicos
El tema de los laicos está tratado dentro del gran marco de la Iglesia entendida como
la totalidad del pueblo de Dios que evangeliza, de manera que, tanto las motivaciones para
evangelizar, las actitudes y el modo de evangelizar que propone, como los contenidos de la
evangelización que subraya, son aplicables a los laicos.
3
Así pues, diríamos que el punto de arranque es situarnos en una Iglesia que se
entiende a sí misma "en salida misionera", una Iglesia que quiere llegar a las “periferias
humanas”, sean éstas de carácter social, económico, o sean los límites mismos del
conocimiento o las tensiones de vivir la fe en contextos hostiles.
Hay sin embargo algunos puntos dedicados expresamente a los laicos en cuanto
tales; los números 102 al 104, situados al final del capítulo segundo bajo el epígrafe OTROS
DESAFÍOS ECLESIALES, tratan de los laicos en general y de las mujeres en particular, como
un sector del laicado para el que solicita especial atención. Los puntos sobre la familia y
sobre los jóvenes también, en sentido preciso, hablan del laicado. Así pues, veamos
brevemente, y en primer lugar, el contenido de estos puntos.
El Papa reconoce que "ha crecido la conciencia de la identidad los laicos en la
Iglesia" (102). Pero la toma de conciencia de la responsabilidad laical, es desigual según los
lugares. Las carencias las atribuye el Papa a varias causas: a la falta de formación para
asumir responsabilidades importantes, a un excesivo clericalismo que los mantiene al
margen de las decisiones, lo que hace que no sea fácil encontrar espacio en las iglesias
particulares para expresarse y actuar (cfr.102).
Y de nuevo, en este breve análisis de causas, el Papa nos deja abiertas tareas y
responsabilidades importantes para corregir las causas mencionadas. En primer lugar, la
responsabilidad de tomar en peso su propia formación, haciendo uso de los medios de
formación existentes o propiciando nuevos recursos. La formación en los contenidos de la fe
cristiana y los diversos modos de expresarse estos, según las culturas y los tiempos. Y no se le
escapa al Papa, en este capítulo de la formación, calificar de desafío pastoral importante la
evangelización de los grupos profesionales e intelectuales.
Quiero detenerme un momento ante esta llamada del Papa. Dentro de la mayoría que
en la Iglesia somos los laicos, el porcentaje más alto de entre ellos somos adultos, y muchos
estamos todavía en etapas de actividad profesional. Para los “mayores” y los niños, el Papa
Francisco tiene mensajes bellísimos, y no son menos bellos y exigentes los que ofrece a la
juventud. Pero ahora nos detenemos en los laicos que formamos parte de grupos profesionales
e intelectuales en nuestra sociedad.
Hay aquí una doble perspectiva. Por un lado y con un fuerte subrayado, está el
ejercicio de la profesión con un compromiso ético que solemos entender como una ética de
máximos, y también con un modo de relacionarse que corresponde a lo que trataremos más
abajo: una espiritualidad vivida con pasión.
4
Pero también hay otra perspectiva la que corresponde a una colaboración estrecha
entre los laicos que son profesionales e intelectuales, según los casos, los sacerdotes y
religiosos y las organizaciones laicales en cuanto tal o aquellas utilidades de carácter civil
promovidas por cristianos con finalidades de promoción de la igualdad o los derechos
humanos. Me refiero a la búsqueda conjunta y al apoyo mutuo que impulse a buscar cómo
plantear en el presente las relaciones entre la cultura, la ciencia, la tecnología y la fe cristiana.
En todas estas cuestiones, la iniciativa la puede tener cualquiera de los sujetos personales o
sociales que he mencionado, pero insistiría en que es un campo compartido en el que la
actuación de todos, aunque diferente ha de ser convergente y de mutuo reconocimiento.
Una palabra especial para esa gran mayoría laical integrada por mujeres, ya que para
ellas no se contempla el acceso a los ministerios ordenados. El Papa Francisco repite en varios
lugares y de distintas maneras "la necesidad de ampliar los espacios para una presencia
femenina más incisiva en la Iglesia "(103). Reconoce que el genio femenino es necesario en
todas las expresiones de la vida social, y que por ello es preciso garantizar la presencia de
mujeres tanto en el ámbito laboral como en los diversos lugares donde se toman decisiones
importantes, sea en la Iglesia sea en la sociedad civil (cfr.Ibidem).
Os invito a mirar las cosas desde el ángulo con el inicié esta intervención, el de
transformar las relaciones en las estructuras sociales, no sólo incidiendo directamente en ellas,
que por supuesto, sino también generando en el interior de la propia Iglesia unas relaciones,
unos comportamientos y unas actitudes que puedan ser espejo para la sociedad civil. Y hay
que reconocer con humildad, que en el caso de la mujer hay contextos de la sociedad civil
donde la igual dignidad con el hombre está mejor reconocida que en el interior de la propia
Iglesia. Y al decir esto, me estoy refiriendo también al interior de las familias cristianas, de las
instituciones católicas, de las asociaciones y entidades católicas, etc. es decir, tenemos mucho
que hacer, mucho que transformar, mucho que convertir.
A los desafíos importantes mencionados por el Papa, quiero añadir uno que me
llamó especialmente la atención. Dice en el inicio del número 102: "Los laicos son
simplemente la inmensa mayoría del pueblo de Dios. A su servicio está la minoría de los
ministros ordenados." Podría decirse que es una mera constatación, y por tanto, podríamos
no detenernos en ella. Pero también cabe leerlo desde otra perspectiva, la que se infiere del
epígrafe bajo el que se coloca el texto: ver como gran desafío eclesial el servicio que los
ministros ordenados deben a los fieles laicos, lo que lleva a preguntarse en qué consiste ese
5
servicio en la Iglesia de hoy.
Este aspecto quizás no llamaría la atención de no ser porque en el nº104, al hablar
de las "reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres, a partir de la firme
convicción de que varón y mujer tienen la misma dignidad" dice que esto "plantea a la
Iglesia profundas preguntas que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente". Se
refiere el Papa al peligro de "identificar demasiado la potestad sacramental con el poder". Y
el matiza con toda claridad: "nos encontramos en el ámbito de la función, no de la dignidad
y de la santidad" (Juan Pablo II, Exhortación Christifideles laici, 51). Sigue precisando que
en la Iglesia las funciones "no da lugar a la superioridad de los unos sobre los otros"
(Ibidem51), pues su clave y suerte no son el poder entendido como dominio, sino la
potestad de administrar el sacramento de la Eucaristía; de aquí deriva su autoridad, que es
siempre un servicio al pueblo."
Y el Papa remite el desafío hacia los pastores y los teólogos pidiéndoles que
"ayuden a reconocer mejor lo que esto implica con respecto al posible lugar de la mujer allí
donde se toman decisiones importantes, en los distintos ámbitos de la Iglesia". La
invitación expresa a pastores y teólogos indica que la cuestión requiere estudio y
discernimiento, y a ello invita. Pero los laicos, además de los que sean por profesión
teólogos y teólogas, podemos situarnos como quien tiene la oportunidad de colaborar
activamente en una cuestión tan decisiva. Porque entre otras cosas, lo que se diga para las
mujeres será también válido para los varones laicos.
2. La contribución de los laicos a un nuevo modo de vivir la relación servicio/poder
Entiendo que una de las líneas eje de este documento del Papa Francisco es la de
presentar una Iglesia que sea verdadero sacramento para el mundo de hoy. Esto pasa por
mantener el contacto con la realidad de la gente que sufre no sólo carencias, sino también
humillaciones y que vive en situaciones de necesidad provocadas muchas veces por el afán
de poder y de tener de algunos. Pasa por abrir ventanas para que tomemos gusto al aire
puro del Espíritu Santo que nos saca de la mundanidad asfixiante en la que estamos
sumidos al centrarnos en nosotros mismos, escondidos en una apariencia religiosa vacía de
Dios y sumergida muchas veces en lo que él mismo llamó Lampedusa y ha vuelto
denominar en la EG la “globalización de la indiferencia”. Nos alerta de caer en la tentación
de ese modo de ser mundanos "que mira desde arriba y de lejos, que rechaza la profecía de
los hermanos, descalifica a quien lo cuestione, destaca constantemente los errores ajenos y
6
se obsesiona por la apariencia." ¡No nos dejemos robar el Evangelio! (97)
Y esto es un programa para todos los miembros de la Iglesia, laicos y ministros
ordenados estamos llamados a la construcción de una relaciones en la Iglesia que muestren
como no tiene cabida en ella “la mundanidad espiritual que lleva a unos a estar en guerra
contra otros que se interponen en su búsqueda del poder, de prestigio, de placer o de
seguridad económica”. (cfr. 98) Estamos también llamados a generar una "comunión que
sane, promueva y afiance los vínculos interpersonales” (67). Estamos llamados a ofrecer
una propuesta que reconoce al otro, que sana las heridas, que construye puentes y estrecha
lazos, que nos ayuda a llevar mutuamente las cargas.
Se nos invita también a crear y a participar en formas de asociación, hay muchas,
para la defensa de los derechos y para la construcción del desarrollo social y cultural (cfr.
67).
He querido extenderme en estas descripciones utilizando palabras del propio Papa
Francisco para así atraer nuestra atención hacia la invitación que nos hace de ir a la raíz de
nuestras actitudes más profundas, y de nuestros comportamientos dentro y fuera de la
comunidad eclesial.
En la sociedad a la que pertenecemos, los estilos de vida son plurales y las
relaciones están guiadas, a menudo, por el poder y el interés económico. Y es ahí donde los
cristianos tenemos una buena noticia que ofrecer, no como francotiradores, sino como
miembros de una comunidad que hace visible otros modos de relacionarse, de cuidarse, de
vivir la justicia, el ocio o de ejercer la profesión.
Buscamos vivir según el Evangelio de Jesús entendiendo que esa forma de vida es
la que queremos ofrecer a nuestras sociedades como un camino que siendo de servicio y
asumiendo el sufrimiento, conduce a la felicidad.
La familia en particular está necesitada de una especial atención. Y esa atención no
corresponde sólo ni primariamente al cuidado pastoral de los sacerdotes, sino a los
integrantes de la propia familia y a los agentes pastorales que viven desde dentro las
dificultades y los gozos de las familias. La familia atraviesa una crisis cultural profunda
(66), en la que la fragilidad de los vínculos es causa de muchas de las situaciones de
fragilidad psíquica de personas y de relaciones poco sanas en el interior de grupos de
amistad o profesionales. Es tarea de los laicos que integran la familia el hacer creíble que es
posible una entrega total, una donación en gratuidad, un perdón que abre un nuevo tiempo
entre quien perdona y es perdonado. Es también tarea, y no pequeña, de los laicos que
7
integran la familia el generar las condiciones para que los roles que se vivan en ella no
humillen a ninguno, afirmen la igualdad de todos a la vez y que den cabida a las diferencias
de los miembros que la integran.
La Iglesia es familia, es una gran familia, en la que los lazos que dejemos entre
todos reflejan lo vivido en la pequeña familia: la misma dignidad todos, distintas funciones
y la misma misión recibida del señor Jesús: anunciar el Evangelio y llevar el gozo de la
buena noticia a todas las gentes, también a la propia comunidad eclesial. Nuestras
asociaciones, la vuestra, tiene un modo propio de hacer presente el gozo del Evangelio, el
modo de Francisco y de Clara, el modo como, en vuestra propia tradición, habéis dado
sentido a gestos o a modos de servir.
Llegados está aquí, querría detenerme lo que constituye la última parte de la
exhortación del Papa Francisco: evangelizadores con espíritu, y compartir con vosotros
algunas reflexiones sobre la espiritualidad laical que le envío a la misión de evangelizar
reclama de nosotros.
3. Evangelizadores con espíritu
"Evangelizadores con espíritu, quiere decir, evangelizadores que se abren sin temor a la
acción del Espíritu Santo.” (259) "Quiere decir, evangelizadores que oran y trabajan". (262)
Hablar de espiritualidad es utilizar un término que hoy tiene muchas significaciones. La
convivencia de una gran variedad de espiritualidades lo reconocemos como una característica
de nuestro momento cultural. Hoy se nos ofrecen posibilidades diversas como realización del
ideal de vida al que aspiramos para responder al enigma de nuestra existencia y a nuestros
anhelos más profundos. Por una parte, el pluralismo religioso derivado de la globalización y
del acceso a la conciencia planetaria; por otra, por la extensión de espiritualidades laicas que
disputan a las religiones la función de ofertas de felicidad y donación de sentido.
De algún modo valdrían aquí aquellas palabras de uno de los personajes de La peste, a
quien A. Camus hacía decir: “El problema de nuestro tiempo es sí se puede ser santo sin
Dios”. Y este problema dicen tenerlo resuelto algunos filósofos (Sponville, por ejemplo), no
pocos científicos (cfr. los Cuatro Jinetes del Nuevo Ateísmo), algunos movimientos como
New Age, algunos humanistas como los que proponen una espiritualidad como
autorrealización, propia de un humanismo laico, o aquella de la que habla, la socióloga de la
religión, la profesora francesa Daniele Hervieu- Léger, que con la expresión “cristianismo
humanista”, caracteriza un tipo de jóvenes que remiten solo remotamente a la tradición
8
cristiana, sin pasar por la pertenencia a la comunidad.
Espiritualidad supone, para el creyente, la necesidad de un conocimiento experiencial,
vital de Dios, es vivirse en una relación en la que te diriges a Dios como un «tú», y te
mantiene a la escucha para entender, de alguna manera, que tu vida se ilumina en ese
encuentro. En el planteamiento que hacemos de la espiritualidad, el compromiso está incluido.
No es concebible una vida según el Espíritu de Dios en el seguimiento de Jesús sin la
inversión de las mejores energías en la transformación de uno mismo, de las relaciones de
micro y macro nivel según el espíritu de las bienaventuranzas.
El Papa Francisco no hace un tratado de espiritualidad. Quiere "encontrar palabras
para alentar una etapa evangelizadora más fervorosa, la alegre, generosa, audaz, llena de amor
hasta el fin y de vida contagiosa”. Pero sabe que una evangelización con espíritu es una
evangelización con Espíritu Santo. Por eso acude a los primeros cristianos, para buscar en
ellos motivaciones porque ellos estuvieron "cargados de alegría, llenos de coraje, incansables
en el anuncio de capaces de una gran resistencia activa" (263).
El encuentro con Jesucristo y la experiencia del amor recibido de él es la mejor
motivación. Toda su vida, su forma de tratar a los pobres, las mujeres, a los enfermos, a las
gentes de su sociedad, y la misma entrega final de su vida, nos muestran las necesidades más
profundas de las personas, o lo que es lo mismo el Evangelio que anunciamos responde a
ellas: todos hemos sido creados para amar y ser amados.
El Papa escribe unas páginas muy bellas que bien se puede decir que expresan su
propia experiencia de relación con Jesucristo y nos dan una clave de lo que podríamos llamar
su capacidad de anunciar el Evangelio a todos los pueblos, a todas las personas. Pues
"cautivados por ese modelo, deseamos integrarnos a fondo en la sociedad, compartimos la
vida con todos, escuchamos sus inquietudes, colaboramos material y espiritualmente con ellos
en sus necesidades, nos alegramos con los que están alegres, lloramos con los que lloran y nos
comprometemos en la construcción de un mundo nuevo, codo a codo con los demás. Pero no
por obligación, no como un peso que nos desgasta, sino como una opción personal que nos
llena de alegría y no soporta identidad." (269)
Y la espiritualidad cristiana sólo se puede vivir como "pueblo" (268). "La misión dice
Francisco es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo". No se
puede ser cristiano y mantener una prudente distancia de la miseria humana, es preciso entrar
9
en contacto con la existencia concreta de los otros y conocer a y la fuerza de la ternura; al
hacerlo vivimos la experiencia de ser pueblo. (cfr. 270)
La espiritualidad cristiana, la que lleva a evangelizar, se concreta y manifiesta en una
forma de vida que incluye las relaciones humanas, la relación con el mundo que nos rodea y
los modos de comprender la solidaridad, la justicia y el futuro. Es una forma de vida movida
por el Espíritu de Dios, que nos hace conscientes de las personas con las que nos
relacionamos, que se hace cotidiana en un discernimiento en las condiciones ordinarias de la
vida cuando se busca encarnar el mensaje evangélico.
El Papa llega a decir que la misión en el corazón del pueblo es algo que yo no puedo
arrancar de mi ser si no quiero destruirme: "yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy
en este mundo. Hay que reconocerse a sí mismo como marcado a fuego por esa visión de
iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar" (273).Y cuando se vive así, con esa
autoconciencia y visión de sí mismo, es entonces cuando "aparece la enfermedad de alma, el
docente de alma, el político de alma, esos que han decidido a fondo ser por los demás y para
los demás”. Pues han sabido reconocer que “cada persona es digna de nuestra entrega” (274).
Y alerta de una tentación: “Pero si uno separa la tarea por una parte y la propia privacidad por
otra, todo se vuelve gris y estará permanentemente buscando reconocimientos o defendiendo
sus propias necesidades. Dejará de ser pueblo.
La misión que describe el Papa resulta así una misión fascinante, que llena de alegría a
quienes se entregan a ella.
Alcalá de Henares, 29 de marzo, 2014

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Es carta por el año de la misericordia
Es carta por el año de la misericordiaEs carta por el año de la misericordia
Es carta por el año de la misericordia
franfrater
 
Ritual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglarRitual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglar
franfrater
 
Charla misericordia amparo 2016
Charla misericordia amparo 2016Charla misericordia amparo 2016
Charla misericordia amparo 2016
franfrater
 
Es pascua 2016 (1)
Es  pascua 2016 (1)Es  pascua 2016 (1)
Es pascua 2016 (1)
franfrater
 
Boletín cruse 2
Boletín cruse 2Boletín cruse 2
Boletín cruse 2
franfrater
 
Rivotorto 8
Rivotorto 8Rivotorto 8
Rivotorto 8
franfrater
 
Ciofs europe congress_2015_conclusions_es
Ciofs europe congress_2015_conclusions_esCiofs europe congress_2015_conclusions_es
Ciofs europe congress_2015_conclusions_es
franfrater
 
Regla ofs
Regla ofsRegla ofs
Regla ofs
franfrater
 
Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016
Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016
Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016
franfrater
 
Es san luis dossier 08
Es san luis dossier 08Es san luis dossier 08
Es san luis dossier 08
franfrater
 
Oración para el congreso.
Oración para el congreso.Oración para el congreso.
Oración para el congreso.
franfrater
 
Carta ministro-general-40-aniv-regla
Carta ministro-general-40-aniv-reglaCarta ministro-general-40-aniv-regla
Carta ministro-general-40-aniv-regla
franfrater
 
Boletín alcázar diciembre 2016
Boletín alcázar diciembre 2016Boletín alcázar diciembre 2016
Boletín alcázar diciembre 2016
franfrater
 
La sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristía
La sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristíaLa sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristía
La sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristía
franfrater
 
Formación Benedetto Lino (resumen)
Formación Benedetto Lino (resumen)Formación Benedetto Lino (resumen)
Formación Benedetto Lino (resumen)
Lolicanadilla
 
Viii centenario-perdon-d assisi-esp
Viii centenario-perdon-d assisi-espViii centenario-perdon-d assisi-esp
Viii centenario-perdon-d assisi-esp
franfrater
 
Mensaje final octubre 2017
Mensaje final octubre 2017Mensaje final octubre 2017
Mensaje final octubre 2017
franfrater
 
Carta a los franciscanos
Carta a los franciscanosCarta a los franciscanos
Carta a los franciscanos
franfrater
 
La ofs un futuro lleno de esperanza
La ofs  un futuro lleno de  esperanzaLa ofs  un futuro lleno de  esperanza
La ofs un futuro lleno de esperanza
franfrater
 
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanosVivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
franfrater
 

La actualidad más candente (20)

Es carta por el año de la misericordia
Es carta por el año de la misericordiaEs carta por el año de la misericordia
Es carta por el año de la misericordia
 
Ritual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglarRitual de la orden franciscana seglar
Ritual de la orden franciscana seglar
 
Charla misericordia amparo 2016
Charla misericordia amparo 2016Charla misericordia amparo 2016
Charla misericordia amparo 2016
 
Es pascua 2016 (1)
Es  pascua 2016 (1)Es  pascua 2016 (1)
Es pascua 2016 (1)
 
Boletín cruse 2
Boletín cruse 2Boletín cruse 2
Boletín cruse 2
 
Rivotorto 8
Rivotorto 8Rivotorto 8
Rivotorto 8
 
Ciofs europe congress_2015_conclusions_es
Ciofs europe congress_2015_conclusions_esCiofs europe congress_2015_conclusions_es
Ciofs europe congress_2015_conclusions_es
 
Regla ofs
Regla ofsRegla ofs
Regla ofs
 
Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016
Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016
Boletín hermano lobo septiembre octubre 2016
 
Es san luis dossier 08
Es san luis dossier 08Es san luis dossier 08
Es san luis dossier 08
 
Oración para el congreso.
Oración para el congreso.Oración para el congreso.
Oración para el congreso.
 
Carta ministro-general-40-aniv-regla
Carta ministro-general-40-aniv-reglaCarta ministro-general-40-aniv-regla
Carta ministro-general-40-aniv-regla
 
Boletín alcázar diciembre 2016
Boletín alcázar diciembre 2016Boletín alcázar diciembre 2016
Boletín alcázar diciembre 2016
 
La sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristía
La sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristíaLa sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristía
La sensibilidad de la mujer es necesaria fuera de la sacristía
 
Formación Benedetto Lino (resumen)
Formación Benedetto Lino (resumen)Formación Benedetto Lino (resumen)
Formación Benedetto Lino (resumen)
 
Viii centenario-perdon-d assisi-esp
Viii centenario-perdon-d assisi-espViii centenario-perdon-d assisi-esp
Viii centenario-perdon-d assisi-esp
 
Mensaje final octubre 2017
Mensaje final octubre 2017Mensaje final octubre 2017
Mensaje final octubre 2017
 
Carta a los franciscanos
Carta a los franciscanosCarta a los franciscanos
Carta a los franciscanos
 
La ofs un futuro lleno de esperanza
La ofs  un futuro lleno de  esperanzaLa ofs  un futuro lleno de  esperanza
La ofs un futuro lleno de esperanza
 
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanosVivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
Vivir y seguir, carta de los ministros generales franciscanos
 

Destacado

Vamos por el buen camino
Vamos por el buen caminoVamos por el buen camino
Vamos por el buen camino
franfrater
 
Análisis de los talleres curso de formación nacional.
Análisis de los talleres curso de formación nacional.Análisis de los talleres curso de formación nacional.
Análisis de los talleres curso de formación nacional.
Lolicanadilla
 
Resumen de nuestra realidad. curso de formac iu00 d3n 2015
Resumen de nuestra  realidad.  curso de formac iu00 d3n   2015Resumen de nuestra  realidad.  curso de formac iu00 d3n   2015
Resumen de nuestra realidad. curso de formac iu00 d3n 2015
franfrater
 
Ahora, san luis
Ahora,  san luisAhora,  san luis
Ahora, san luis
franfrater
 
Formación sobre San Pablo
Formación sobre San PabloFormación sobre San Pablo
Formación sobre San Pablo
framasg
 
Charla de san luis. esquema
Charla de san luis.   esquemaCharla de san luis.   esquema
Charla de san luis. esquema
franfrater
 
Charla Toboso
Charla TobosoCharla Toboso
Charla Toboso
framasg
 
Es 2017 tema anual comision familia
Es 2017 tema anual  comision familiaEs 2017 tema anual  comision familia
Es 2017 tema anual comision familia
franfrater
 
Folleto propedeutico definitivo
Folleto propedeutico definitivoFolleto propedeutico definitivo
Folleto propedeutico definitivo
franfrater
 
Avance del proyecto formativo 2014 2017
Avance del proyecto formativo 2014 2017Avance del proyecto formativo 2014 2017
Avance del proyecto formativo 2014 2017
franfrater
 
ORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓN
ORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓNORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓN
ORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓNframasg
 
Resumen de propuestas i ideas. curso de formac iu00 d3n 2015 -
Resumen de propuestas i ideas.  curso de formac iu00 d3n  2015  -Resumen de propuestas i ideas.  curso de formac iu00 d3n  2015  -
Resumen de propuestas i ideas. curso de formac iu00 d3n 2015 -
franfrater
 
Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014
Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014
Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014
Lolicanadilla
 
Justicia y paz 27
Justicia y paz 27Justicia y paz 27
Justicia y paz 27
franfrater
 
Hermano lobo marzo
Hermano lobo marzoHermano lobo marzo
Hermano lobo marzo
franfrater
 
Es documento de apoyo sobre el art 58 ccgg
Es  documento de apoyo sobre el art 58 ccggEs  documento de apoyo sobre el art 58 ccgg
Es documento de apoyo sobre el art 58 ccgg
franfrater
 
Es documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccgg
Es documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccggEs documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccgg
Es documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccgg
franfrater
 
Cc.gg. ofs
Cc.gg. ofsCc.gg. ofs
Cc.gg. ofs
franfrater
 
Es 77.2 gg.cc.ofs
Es 77.2 gg.cc.ofsEs 77.2 gg.cc.ofs
Es 77.2 gg.cc.ofs
franfrater
 
Es directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccgg
Es directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccggEs directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccgg
Es directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccgg
franfrater
 

Destacado (20)

Vamos por el buen camino
Vamos por el buen caminoVamos por el buen camino
Vamos por el buen camino
 
Análisis de los talleres curso de formación nacional.
Análisis de los talleres curso de formación nacional.Análisis de los talleres curso de formación nacional.
Análisis de los talleres curso de formación nacional.
 
Resumen de nuestra realidad. curso de formac iu00 d3n 2015
Resumen de nuestra  realidad.  curso de formac iu00 d3n   2015Resumen de nuestra  realidad.  curso de formac iu00 d3n   2015
Resumen de nuestra realidad. curso de formac iu00 d3n 2015
 
Ahora, san luis
Ahora,  san luisAhora,  san luis
Ahora, san luis
 
Formación sobre San Pablo
Formación sobre San PabloFormación sobre San Pablo
Formación sobre San Pablo
 
Charla de san luis. esquema
Charla de san luis.   esquemaCharla de san luis.   esquema
Charla de san luis. esquema
 
Charla Toboso
Charla TobosoCharla Toboso
Charla Toboso
 
Es 2017 tema anual comision familia
Es 2017 tema anual  comision familiaEs 2017 tema anual  comision familia
Es 2017 tema anual comision familia
 
Folleto propedeutico definitivo
Folleto propedeutico definitivoFolleto propedeutico definitivo
Folleto propedeutico definitivo
 
Avance del proyecto formativo 2014 2017
Avance del proyecto formativo 2014 2017Avance del proyecto formativo 2014 2017
Avance del proyecto formativo 2014 2017
 
ORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓN
ORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓNORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓN
ORDEN FRANCISCANA SEGLAR Y NUEVA EVANGELIZACIÓN
 
Resumen de propuestas i ideas. curso de formac iu00 d3n 2015 -
Resumen de propuestas i ideas.  curso de formac iu00 d3n  2015  -Resumen de propuestas i ideas.  curso de formac iu00 d3n  2015  -
Resumen de propuestas i ideas. curso de formac iu00 d3n 2015 -
 
Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014
Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014
Conclusiones del encuentro nacional de formadores ofs 2014
 
Justicia y paz 27
Justicia y paz 27Justicia y paz 27
Justicia y paz 27
 
Hermano lobo marzo
Hermano lobo marzoHermano lobo marzo
Hermano lobo marzo
 
Es documento de apoyo sobre el art 58 ccgg
Es  documento de apoyo sobre el art 58 ccggEs  documento de apoyo sobre el art 58 ccgg
Es documento de apoyo sobre el art 58 ccgg
 
Es documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccgg
Es documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccggEs documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccgg
Es documento de apoyo sobre el art. 81.3 ccgg
 
Cc.gg. ofs
Cc.gg. ofsCc.gg. ofs
Cc.gg. ofs
 
Es 77.2 gg.cc.ofs
Es 77.2 gg.cc.ofsEs 77.2 gg.cc.ofs
Es 77.2 gg.cc.ofs
 
Es directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccgg
Es directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccggEs directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccgg
Es directrices art. 58 -76,2 -94,5-77,2-81,3 ccgg
 

Similar a A la escucha de la Evangelii Gaudium

La espiritualidad que_vivimos
La espiritualidad que_vivimosLa espiritualidad que_vivimos
La espiritualidad que_vivimos
Nicole Riquelme
 
Ensayo y entrevista evangelizacion y doctrina social
Ensayo y entrevista  evangelizacion y doctrina socialEnsayo y entrevista  evangelizacion y doctrina social
Ensayo y entrevista evangelizacion y doctrina social
ottyluz
 
Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.
Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.
Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.
Comunidades de Aprendizaje
 
Doctrina Social de la Iglesia
Doctrina Social de la IglesiaDoctrina Social de la Iglesia
Doctrina Social de la Iglesia
Carlos Casanueva
 
Sinodo Arquidiocesano Limense - Jóvenes
Sinodo Arquidiocesano Limense - JóvenesSinodo Arquidiocesano Limense - Jóvenes
Sinodo Arquidiocesano Limense - Jóvenes
Gema Avellaneda
 
Aportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdf
Aportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdfAportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdf
Aportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdf
Fraternitas Movimento
 
Sinodo de los jovenes 1
Sinodo de los jovenes 1Sinodo de los jovenes 1
Sinodo de los jovenes 1
Martin M Flynn
 
Retiro espiritual (sacerdotes)
Retiro espiritual (sacerdotes)Retiro espiritual (sacerdotes)
Retiro espiritual (sacerdotes)
Eymard Puerto
 
Www.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatio
Www.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatioWww.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatio
Www.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatio
dimematrimonio
 
Armado web
Armado webArmado web
Armado web
celamex
 
Dónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosa
Dónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosaDónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosa
Dónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosa
COMUNIDADES CRISTIANAS COMPROMETIDAS EAS DE COLOMBIA
 
10 la familia p. angel lopez
10 la familia p. angel lopez10 la familia p. angel lopez
10 la familia p. angel lopez
Larissa Flores Raymundo
 
COMPLEMENTO DEL MFC
COMPLEMENTO DEL MFCCOMPLEMENTO DEL MFC
COMPLEMENTO DEL MFC
Equipo Chiclayo
 
2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada
dsayritupac
 
2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada
odecobispadoica
 
2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada
dsayritupac
 
ReligióN
ReligióNReligióN
ReligióN
jordy
 
15 formación permanente diciembre 2014
15 formación permanente diciembre 201415 formación permanente diciembre 2014
15 formación permanente diciembre 2014
José Gracia Cervera
 
Kerygma 3 2018
Kerygma 3 2018Kerygma 3 2018
Kerygma 3 2018
Rsm San Martín
 
La familia es una red
La familia es una redLa familia es una red
La familia es una red
Angela Mendez
 

Similar a A la escucha de la Evangelii Gaudium (20)

La espiritualidad que_vivimos
La espiritualidad que_vivimosLa espiritualidad que_vivimos
La espiritualidad que_vivimos
 
Ensayo y entrevista evangelizacion y doctrina social
Ensayo y entrevista  evangelizacion y doctrina socialEnsayo y entrevista  evangelizacion y doctrina social
Ensayo y entrevista evangelizacion y doctrina social
 
Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.
Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.
Progreso doctrinal en la moral sexual católica: El debate.
 
Doctrina Social de la Iglesia
Doctrina Social de la IglesiaDoctrina Social de la Iglesia
Doctrina Social de la Iglesia
 
Sinodo Arquidiocesano Limense - Jóvenes
Sinodo Arquidiocesano Limense - JóvenesSinodo Arquidiocesano Limense - Jóvenes
Sinodo Arquidiocesano Limense - Jóvenes
 
Aportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdf
Aportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdfAportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdf
Aportacion Moceop al Sinodo de la sinodalidad.pdf
 
Sinodo de los jovenes 1
Sinodo de los jovenes 1Sinodo de los jovenes 1
Sinodo de los jovenes 1
 
Retiro espiritual (sacerdotes)
Retiro espiritual (sacerdotes)Retiro espiritual (sacerdotes)
Retiro espiritual (sacerdotes)
 
Www.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatio
Www.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatioWww.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatio
Www.vatican.va holy father_john_paul_ii_apost_exhortatio
 
Armado web
Armado webArmado web
Armado web
 
Dónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosa
Dónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosaDónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosa
Dónde está tu Dios-la fe cristiana ante la increencia religiosa
 
10 la familia p. angel lopez
10 la familia p. angel lopez10 la familia p. angel lopez
10 la familia p. angel lopez
 
COMPLEMENTO DEL MFC
COMPLEMENTO DEL MFCCOMPLEMENTO DEL MFC
COMPLEMENTO DEL MFC
 
2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada
 
2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada
 
2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada2do tema vida consagrada
2do tema vida consagrada
 
ReligióN
ReligióNReligióN
ReligióN
 
15 formación permanente diciembre 2014
15 formación permanente diciembre 201415 formación permanente diciembre 2014
15 formación permanente diciembre 2014
 
Kerygma 3 2018
Kerygma 3 2018Kerygma 3 2018
Kerygma 3 2018
 
La familia es una red
La familia es una redLa familia es una red
La familia es una red
 

Más de framasg

152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce
framasg
 
Hermano lobo abril
Hermano lobo abrilHermano lobo abril
Hermano lobo abril
framasg
 
Boletin abril 2014
Boletin abril 2014Boletin abril 2014
Boletin abril 2014
framasg
 
Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014
framasg
 
Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113
framasg
 
Hermano lobo marzo
Hermano lobo marzoHermano lobo marzo
Hermano lobo marzo
framasg
 
Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1
framasg
 
Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112
framasg
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
framasg
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreframasg
 
Itinerario formativo
Itinerario formativoItinerario formativo
Itinerario formativo
framasg
 
Anexos II
Anexos IIAnexos II
Anexos II
framasg
 
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
framasg
 
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarProyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
framasg
 
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
framasg
 
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVICatequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
framasg
 
La verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del PapaLa verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del Papa
framasg
 
Subsidio de formación
Subsidio de formaciónSubsidio de formación
Subsidio de formación
framasg
 
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana SeglarRitual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
framasg
 
Estatutos Ciofs
Estatutos CiofsEstatutos Ciofs
Estatutos Ciofs
framasg
 

Más de framasg (20)

152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce152417 cuadernillo claves_lomce
152417 cuadernillo claves_lomce
 
Hermano lobo abril
Hermano lobo abrilHermano lobo abril
Hermano lobo abril
 
Boletin abril 2014
Boletin abril 2014Boletin abril 2014
Boletin abril 2014
 
Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014Librito Cuaresma 2014
Librito Cuaresma 2014
 
Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113Folleto Hno. sol 113
Folleto Hno. sol 113
 
Hermano lobo marzo
Hermano lobo marzoHermano lobo marzo
Hermano lobo marzo
 
Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1Hermano francisco marzo 2014 1
Hermano francisco marzo 2014 1
 
Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112Folleto hno. sol 112
Folleto hno. sol 112
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
 
Hermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembreHermano lobo diciembre
Hermano lobo diciembre
 
Itinerario formativo
Itinerario formativoItinerario formativo
Itinerario formativo
 
Anexos II
Anexos IIAnexos II
Anexos II
 
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
Anexo I proyecto de vida de fraternidad local.
 
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizarProyecto dinamización evangelizados para evangelizar
Proyecto dinamización evangelizados para evangelizar
 
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
Esquema proyecto vocacional ofs de españa 2012 14
 
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVICatequesis sobre san Francisco de Asís    Benedicto XVI
Catequesis sobre san Francisco de Asís Benedicto XVI
 
La verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del PapaLa verdadera causa de la renuncia del Papa
La verdadera causa de la renuncia del Papa
 
Subsidio de formación
Subsidio de formaciónSubsidio de formación
Subsidio de formación
 
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana SeglarRitual de la Orden Franciscana Seglar
Ritual de la Orden Franciscana Seglar
 
Estatutos Ciofs
Estatutos CiofsEstatutos Ciofs
Estatutos Ciofs
 

A la escucha de la Evangelii Gaudium

  • 1. 1 Encuentro nacional de la Orden Franciscana Seglar A LA ESCUCHA DE LA EVANGELII GAUDIUM: LAICOS EN SALIDA MISIONERA. Camino Cañón Loyes Presidenta del Foro de Laicos 0. A qué mundo salimos Salimos a un mundo donde la observación directa nos habla de sociedad plural: diversidad de procedencias, de religiones, de culturas, de razas. También, a nuestro alrededor tenemos personas que padecen el paro, dificultades económicas, crisis familiares. Las noticias nos acercan a menudo casos de violencia de género y otros tipos de violencia: entre nosotros, violencia en las calles, y en muchos países, violencia destructiva que va dejando muertos y refugiados. Y junto a todo ello, signos de la vida que nace, que se abre camino con gestos generosos, con avances en las ciencias biomédicas, con el trabajo silencioso de tanta gente que gracias a que cumple bien su trabajo hace que podamos vivir en paz, que nuestros niños reciban formación en las aulas y nuestros mayores y enfermos cuidados especiales. Esto es lo que tenemos a primera vista. Y acerca de ello podemos hacernos muchas preguntas, podemos reflexionar y acercarnos a un retrato del mundo al que salimos hecho con trazos más abstractos, pero que pueden ayudarnos a comprender algunas cosas que nos suceden como sociedad, y particularmente como cristianos en nuestra sociedad aquí y ahora. Hubo un tiempo en el que las mujeres y los hombres se vivían como un "sujetos porosos”, entendiendo por ello que las fuentes de sus emociones más fuertes y más poderosas se encontraban fuera del espíritu humano, venían de fuentes sobrenaturales y en última instancia de Dios. Era la época que hemos llamado premoderna, en la cual el orden del universo se atribuía a fuerzas sagradas. Era lo que se ha venido llamando un "mundo encantado". La ciencia provocó el “desencantamiento” de ese mundo ofreciendo explicaciones para las enfermedades, las tormentas, etc. Y, por otra parte, el desarrollo de la tecnología favoreció los movimientos migratorios del campo a la ciudad y ahora de los países con
  • 2. 2 menos desarrollo a los países que gozan de mejores condiciones de vida. El hombre poroso, vulnerable a los espíritus, los demonios, las fuerzas cósmicas, va dejando paso al yo aislado, que pretende construir el sentido de su vida desde dentro de sí mismo, desde las explicaciones que las diversas ciencias le proporcionan. El paso de un yo a otro permite explicar sobre todo porque la fe no es ya en nuestra sociedad una cuestión de colectividad sino una acción individual. No es una cuestión de pertenencia de manera que uno nace cristiano del mismo modo que nace aragonés, murciano o extremeño. Uno se hace cristiano porque decide serlo, y para ello se escribe a una comunidad de fe en la que ese yo aislado empieza a dejar de serlo, pero no para volver al hombre poroso del universo encantado, sino para construir el sentido del hacer y del vivir compartiendo con otros, haciendo comunidad con ellos, viviendo en comunión con la tradición de fe que, a lo largo de la historia, ha ido reformulando las expresiones que expresan sus creencias, los modos de celebrar sus ritos, la articulación de los niveles de conciencia ética logrados. Por otra parte, en nuestra sociedad predominan los individuos, los yo aislados, en la que los vínculos entre ellos son muy débiles, se rompen con facilidad. Lo vemos en la familia, lo propician las relaciones virtuales. A menudo también las olas de solidaridad que se producen ante una catástrofe o ante determinados acontecimientos, están asentadas en el puro sentimiento y desaparecen como flores de un día, no generan compromisos estables o movimientos de solidaridad más allá de los momentos puntuales en que sucedieron los hechos. Y es un hecho que, en nuestra sociedad, hay personas que viven al modo de ese yo aislado, pero que buscando experimentar la dimensión espiritual humana como algo digno de ser cultivado. Para ello cultivan niveles de silencio y tipos de emociones y sentimientos que llevan a ahondar en una interioridad, interpretable desde distintas tradiciones religiosas como apertura al Absoluto o a Dios. Sin embargo, no es propio de este cultivo de la interioridad, hecho bien de modo individual, bien participando en convocatorias que ofrecen técnicas especiales, la creación de vínculos morales y estables entre quienes participan, más allá puramente afectivos que puedan surgir. 1. Cómo aparecen los laicos El tema de los laicos está tratado dentro del gran marco de la Iglesia entendida como la totalidad del pueblo de Dios que evangeliza, de manera que, tanto las motivaciones para evangelizar, las actitudes y el modo de evangelizar que propone, como los contenidos de la evangelización que subraya, son aplicables a los laicos.
  • 3. 3 Así pues, diríamos que el punto de arranque es situarnos en una Iglesia que se entiende a sí misma "en salida misionera", una Iglesia que quiere llegar a las “periferias humanas”, sean éstas de carácter social, económico, o sean los límites mismos del conocimiento o las tensiones de vivir la fe en contextos hostiles. Hay sin embargo algunos puntos dedicados expresamente a los laicos en cuanto tales; los números 102 al 104, situados al final del capítulo segundo bajo el epígrafe OTROS DESAFÍOS ECLESIALES, tratan de los laicos en general y de las mujeres en particular, como un sector del laicado para el que solicita especial atención. Los puntos sobre la familia y sobre los jóvenes también, en sentido preciso, hablan del laicado. Así pues, veamos brevemente, y en primer lugar, el contenido de estos puntos. El Papa reconoce que "ha crecido la conciencia de la identidad los laicos en la Iglesia" (102). Pero la toma de conciencia de la responsabilidad laical, es desigual según los lugares. Las carencias las atribuye el Papa a varias causas: a la falta de formación para asumir responsabilidades importantes, a un excesivo clericalismo que los mantiene al margen de las decisiones, lo que hace que no sea fácil encontrar espacio en las iglesias particulares para expresarse y actuar (cfr.102). Y de nuevo, en este breve análisis de causas, el Papa nos deja abiertas tareas y responsabilidades importantes para corregir las causas mencionadas. En primer lugar, la responsabilidad de tomar en peso su propia formación, haciendo uso de los medios de formación existentes o propiciando nuevos recursos. La formación en los contenidos de la fe cristiana y los diversos modos de expresarse estos, según las culturas y los tiempos. Y no se le escapa al Papa, en este capítulo de la formación, calificar de desafío pastoral importante la evangelización de los grupos profesionales e intelectuales. Quiero detenerme un momento ante esta llamada del Papa. Dentro de la mayoría que en la Iglesia somos los laicos, el porcentaje más alto de entre ellos somos adultos, y muchos estamos todavía en etapas de actividad profesional. Para los “mayores” y los niños, el Papa Francisco tiene mensajes bellísimos, y no son menos bellos y exigentes los que ofrece a la juventud. Pero ahora nos detenemos en los laicos que formamos parte de grupos profesionales e intelectuales en nuestra sociedad. Hay aquí una doble perspectiva. Por un lado y con un fuerte subrayado, está el ejercicio de la profesión con un compromiso ético que solemos entender como una ética de máximos, y también con un modo de relacionarse que corresponde a lo que trataremos más abajo: una espiritualidad vivida con pasión.
  • 4. 4 Pero también hay otra perspectiva la que corresponde a una colaboración estrecha entre los laicos que son profesionales e intelectuales, según los casos, los sacerdotes y religiosos y las organizaciones laicales en cuanto tal o aquellas utilidades de carácter civil promovidas por cristianos con finalidades de promoción de la igualdad o los derechos humanos. Me refiero a la búsqueda conjunta y al apoyo mutuo que impulse a buscar cómo plantear en el presente las relaciones entre la cultura, la ciencia, la tecnología y la fe cristiana. En todas estas cuestiones, la iniciativa la puede tener cualquiera de los sujetos personales o sociales que he mencionado, pero insistiría en que es un campo compartido en el que la actuación de todos, aunque diferente ha de ser convergente y de mutuo reconocimiento. Una palabra especial para esa gran mayoría laical integrada por mujeres, ya que para ellas no se contempla el acceso a los ministerios ordenados. El Papa Francisco repite en varios lugares y de distintas maneras "la necesidad de ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia "(103). Reconoce que el genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social, y que por ello es preciso garantizar la presencia de mujeres tanto en el ámbito laboral como en los diversos lugares donde se toman decisiones importantes, sea en la Iglesia sea en la sociedad civil (cfr.Ibidem). Os invito a mirar las cosas desde el ángulo con el inicié esta intervención, el de transformar las relaciones en las estructuras sociales, no sólo incidiendo directamente en ellas, que por supuesto, sino también generando en el interior de la propia Iglesia unas relaciones, unos comportamientos y unas actitudes que puedan ser espejo para la sociedad civil. Y hay que reconocer con humildad, que en el caso de la mujer hay contextos de la sociedad civil donde la igual dignidad con el hombre está mejor reconocida que en el interior de la propia Iglesia. Y al decir esto, me estoy refiriendo también al interior de las familias cristianas, de las instituciones católicas, de las asociaciones y entidades católicas, etc. es decir, tenemos mucho que hacer, mucho que transformar, mucho que convertir. A los desafíos importantes mencionados por el Papa, quiero añadir uno que me llamó especialmente la atención. Dice en el inicio del número 102: "Los laicos son simplemente la inmensa mayoría del pueblo de Dios. A su servicio está la minoría de los ministros ordenados." Podría decirse que es una mera constatación, y por tanto, podríamos no detenernos en ella. Pero también cabe leerlo desde otra perspectiva, la que se infiere del epígrafe bajo el que se coloca el texto: ver como gran desafío eclesial el servicio que los ministros ordenados deben a los fieles laicos, lo que lleva a preguntarse en qué consiste ese
  • 5. 5 servicio en la Iglesia de hoy. Este aspecto quizás no llamaría la atención de no ser porque en el nº104, al hablar de las "reivindicaciones de los legítimos derechos de las mujeres, a partir de la firme convicción de que varón y mujer tienen la misma dignidad" dice que esto "plantea a la Iglesia profundas preguntas que la desafían y que no se pueden eludir superficialmente". Se refiere el Papa al peligro de "identificar demasiado la potestad sacramental con el poder". Y el matiza con toda claridad: "nos encontramos en el ámbito de la función, no de la dignidad y de la santidad" (Juan Pablo II, Exhortación Christifideles laici, 51). Sigue precisando que en la Iglesia las funciones "no da lugar a la superioridad de los unos sobre los otros" (Ibidem51), pues su clave y suerte no son el poder entendido como dominio, sino la potestad de administrar el sacramento de la Eucaristía; de aquí deriva su autoridad, que es siempre un servicio al pueblo." Y el Papa remite el desafío hacia los pastores y los teólogos pidiéndoles que "ayuden a reconocer mejor lo que esto implica con respecto al posible lugar de la mujer allí donde se toman decisiones importantes, en los distintos ámbitos de la Iglesia". La invitación expresa a pastores y teólogos indica que la cuestión requiere estudio y discernimiento, y a ello invita. Pero los laicos, además de los que sean por profesión teólogos y teólogas, podemos situarnos como quien tiene la oportunidad de colaborar activamente en una cuestión tan decisiva. Porque entre otras cosas, lo que se diga para las mujeres será también válido para los varones laicos. 2. La contribución de los laicos a un nuevo modo de vivir la relación servicio/poder Entiendo que una de las líneas eje de este documento del Papa Francisco es la de presentar una Iglesia que sea verdadero sacramento para el mundo de hoy. Esto pasa por mantener el contacto con la realidad de la gente que sufre no sólo carencias, sino también humillaciones y que vive en situaciones de necesidad provocadas muchas veces por el afán de poder y de tener de algunos. Pasa por abrir ventanas para que tomemos gusto al aire puro del Espíritu Santo que nos saca de la mundanidad asfixiante en la que estamos sumidos al centrarnos en nosotros mismos, escondidos en una apariencia religiosa vacía de Dios y sumergida muchas veces en lo que él mismo llamó Lampedusa y ha vuelto denominar en la EG la “globalización de la indiferencia”. Nos alerta de caer en la tentación de ese modo de ser mundanos "que mira desde arriba y de lejos, que rechaza la profecía de los hermanos, descalifica a quien lo cuestione, destaca constantemente los errores ajenos y
  • 6. 6 se obsesiona por la apariencia." ¡No nos dejemos robar el Evangelio! (97) Y esto es un programa para todos los miembros de la Iglesia, laicos y ministros ordenados estamos llamados a la construcción de una relaciones en la Iglesia que muestren como no tiene cabida en ella “la mundanidad espiritual que lleva a unos a estar en guerra contra otros que se interponen en su búsqueda del poder, de prestigio, de placer o de seguridad económica”. (cfr. 98) Estamos también llamados a generar una "comunión que sane, promueva y afiance los vínculos interpersonales” (67). Estamos llamados a ofrecer una propuesta que reconoce al otro, que sana las heridas, que construye puentes y estrecha lazos, que nos ayuda a llevar mutuamente las cargas. Se nos invita también a crear y a participar en formas de asociación, hay muchas, para la defensa de los derechos y para la construcción del desarrollo social y cultural (cfr. 67). He querido extenderme en estas descripciones utilizando palabras del propio Papa Francisco para así atraer nuestra atención hacia la invitación que nos hace de ir a la raíz de nuestras actitudes más profundas, y de nuestros comportamientos dentro y fuera de la comunidad eclesial. En la sociedad a la que pertenecemos, los estilos de vida son plurales y las relaciones están guiadas, a menudo, por el poder y el interés económico. Y es ahí donde los cristianos tenemos una buena noticia que ofrecer, no como francotiradores, sino como miembros de una comunidad que hace visible otros modos de relacionarse, de cuidarse, de vivir la justicia, el ocio o de ejercer la profesión. Buscamos vivir según el Evangelio de Jesús entendiendo que esa forma de vida es la que queremos ofrecer a nuestras sociedades como un camino que siendo de servicio y asumiendo el sufrimiento, conduce a la felicidad. La familia en particular está necesitada de una especial atención. Y esa atención no corresponde sólo ni primariamente al cuidado pastoral de los sacerdotes, sino a los integrantes de la propia familia y a los agentes pastorales que viven desde dentro las dificultades y los gozos de las familias. La familia atraviesa una crisis cultural profunda (66), en la que la fragilidad de los vínculos es causa de muchas de las situaciones de fragilidad psíquica de personas y de relaciones poco sanas en el interior de grupos de amistad o profesionales. Es tarea de los laicos que integran la familia el hacer creíble que es posible una entrega total, una donación en gratuidad, un perdón que abre un nuevo tiempo entre quien perdona y es perdonado. Es también tarea, y no pequeña, de los laicos que
  • 7. 7 integran la familia el generar las condiciones para que los roles que se vivan en ella no humillen a ninguno, afirmen la igualdad de todos a la vez y que den cabida a las diferencias de los miembros que la integran. La Iglesia es familia, es una gran familia, en la que los lazos que dejemos entre todos reflejan lo vivido en la pequeña familia: la misma dignidad todos, distintas funciones y la misma misión recibida del señor Jesús: anunciar el Evangelio y llevar el gozo de la buena noticia a todas las gentes, también a la propia comunidad eclesial. Nuestras asociaciones, la vuestra, tiene un modo propio de hacer presente el gozo del Evangelio, el modo de Francisco y de Clara, el modo como, en vuestra propia tradición, habéis dado sentido a gestos o a modos de servir. Llegados está aquí, querría detenerme lo que constituye la última parte de la exhortación del Papa Francisco: evangelizadores con espíritu, y compartir con vosotros algunas reflexiones sobre la espiritualidad laical que le envío a la misión de evangelizar reclama de nosotros. 3. Evangelizadores con espíritu "Evangelizadores con espíritu, quiere decir, evangelizadores que se abren sin temor a la acción del Espíritu Santo.” (259) "Quiere decir, evangelizadores que oran y trabajan". (262) Hablar de espiritualidad es utilizar un término que hoy tiene muchas significaciones. La convivencia de una gran variedad de espiritualidades lo reconocemos como una característica de nuestro momento cultural. Hoy se nos ofrecen posibilidades diversas como realización del ideal de vida al que aspiramos para responder al enigma de nuestra existencia y a nuestros anhelos más profundos. Por una parte, el pluralismo religioso derivado de la globalización y del acceso a la conciencia planetaria; por otra, por la extensión de espiritualidades laicas que disputan a las religiones la función de ofertas de felicidad y donación de sentido. De algún modo valdrían aquí aquellas palabras de uno de los personajes de La peste, a quien A. Camus hacía decir: “El problema de nuestro tiempo es sí se puede ser santo sin Dios”. Y este problema dicen tenerlo resuelto algunos filósofos (Sponville, por ejemplo), no pocos científicos (cfr. los Cuatro Jinetes del Nuevo Ateísmo), algunos movimientos como New Age, algunos humanistas como los que proponen una espiritualidad como autorrealización, propia de un humanismo laico, o aquella de la que habla, la socióloga de la religión, la profesora francesa Daniele Hervieu- Léger, que con la expresión “cristianismo humanista”, caracteriza un tipo de jóvenes que remiten solo remotamente a la tradición
  • 8. 8 cristiana, sin pasar por la pertenencia a la comunidad. Espiritualidad supone, para el creyente, la necesidad de un conocimiento experiencial, vital de Dios, es vivirse en una relación en la que te diriges a Dios como un «tú», y te mantiene a la escucha para entender, de alguna manera, que tu vida se ilumina en ese encuentro. En el planteamiento que hacemos de la espiritualidad, el compromiso está incluido. No es concebible una vida según el Espíritu de Dios en el seguimiento de Jesús sin la inversión de las mejores energías en la transformación de uno mismo, de las relaciones de micro y macro nivel según el espíritu de las bienaventuranzas. El Papa Francisco no hace un tratado de espiritualidad. Quiere "encontrar palabras para alentar una etapa evangelizadora más fervorosa, la alegre, generosa, audaz, llena de amor hasta el fin y de vida contagiosa”. Pero sabe que una evangelización con espíritu es una evangelización con Espíritu Santo. Por eso acude a los primeros cristianos, para buscar en ellos motivaciones porque ellos estuvieron "cargados de alegría, llenos de coraje, incansables en el anuncio de capaces de una gran resistencia activa" (263). El encuentro con Jesucristo y la experiencia del amor recibido de él es la mejor motivación. Toda su vida, su forma de tratar a los pobres, las mujeres, a los enfermos, a las gentes de su sociedad, y la misma entrega final de su vida, nos muestran las necesidades más profundas de las personas, o lo que es lo mismo el Evangelio que anunciamos responde a ellas: todos hemos sido creados para amar y ser amados. El Papa escribe unas páginas muy bellas que bien se puede decir que expresan su propia experiencia de relación con Jesucristo y nos dan una clave de lo que podríamos llamar su capacidad de anunciar el Evangelio a todos los pueblos, a todas las personas. Pues "cautivados por ese modelo, deseamos integrarnos a fondo en la sociedad, compartimos la vida con todos, escuchamos sus inquietudes, colaboramos material y espiritualmente con ellos en sus necesidades, nos alegramos con los que están alegres, lloramos con los que lloran y nos comprometemos en la construcción de un mundo nuevo, codo a codo con los demás. Pero no por obligación, no como un peso que nos desgasta, sino como una opción personal que nos llena de alegría y no soporta identidad." (269) Y la espiritualidad cristiana sólo se puede vivir como "pueblo" (268). "La misión dice Francisco es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo". No se puede ser cristiano y mantener una prudente distancia de la miseria humana, es preciso entrar
  • 9. 9 en contacto con la existencia concreta de los otros y conocer a y la fuerza de la ternura; al hacerlo vivimos la experiencia de ser pueblo. (cfr. 270) La espiritualidad cristiana, la que lleva a evangelizar, se concreta y manifiesta en una forma de vida que incluye las relaciones humanas, la relación con el mundo que nos rodea y los modos de comprender la solidaridad, la justicia y el futuro. Es una forma de vida movida por el Espíritu de Dios, que nos hace conscientes de las personas con las que nos relacionamos, que se hace cotidiana en un discernimiento en las condiciones ordinarias de la vida cuando se busca encarnar el mensaje evangélico. El Papa llega a decir que la misión en el corazón del pueblo es algo que yo no puedo arrancar de mi ser si no quiero destruirme: "yo soy una misión en esta tierra, y para eso estoy en este mundo. Hay que reconocerse a sí mismo como marcado a fuego por esa visión de iluminar, bendecir, vivificar, levantar, sanar, liberar" (273).Y cuando se vive así, con esa autoconciencia y visión de sí mismo, es entonces cuando "aparece la enfermedad de alma, el docente de alma, el político de alma, esos que han decidido a fondo ser por los demás y para los demás”. Pues han sabido reconocer que “cada persona es digna de nuestra entrega” (274). Y alerta de una tentación: “Pero si uno separa la tarea por una parte y la propia privacidad por otra, todo se vuelve gris y estará permanentemente buscando reconocimientos o defendiendo sus propias necesidades. Dejará de ser pueblo. La misión que describe el Papa resulta así una misión fascinante, que llena de alegría a quienes se entregan a ella. Alcalá de Henares, 29 de marzo, 2014