SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 2
Descargar para leer sin conexión
Fuente de inspiración:

Este fue el primer poema que realice cundo tenía 13 años; tenía solo ochos versos; de
ocho y nueve silabas métricas, cuando cumplí 18 años, encontré en mis viejos
cuadernos este poema y con ellos la inspiración. En el poema quiero trasmitir el
maltrato a los animales. El poema relata el llanto de un gato que llora por el amor de
una pequeña niña, el papa de la niña lo había arrojado a un matorral, pues lo acusó de
dañar los bienes de la casa, sin saber que el gato era inocente.

                    “Un gato en la oscuridad”




                   En una noche lunar, un gato en la oscuridad,
                    se esconde tan sigilosamente de la crueldad,
                  ya no puede confiar, porque le teme a la maldad,
                     el mal que amargo, su gatubela felicidad.

                Hacia mucho frió, y la luna parecía un gran queso,
                y debajo de ella, el llanto de un gato era inmenso,
                      el estrecho callejón cerca del basurero,
                       no dejaba de llorar el gatito sincero,
                 ¡Oh gato! Recordaba que amar y querer lo hizo,
                   dio su corazón, pero el destino no lo quiso.

                    Por eso se lamenta sin comprender su vida,
                mirando al cielo, se incrustó en el pecho una espina,
                 con gran dolor sigue llorando, no por su herida,
                   sino por el gran amor, de una pequeña niña.

                   Solo así trata de comprender tanta maldad,
                   que sus gatos ojos, observa en la actualidad,
                llora su interior, y su conciencia a gran voz dice,
              ¡No puede ser! ¡Soy inocente! ¡Soy leal! ¡Yo no lo hice!
                   Recuerda que su dueño lo arroja sin piedad,
                   sin hacer caso a su hija, que decía la verdad.



Autor: Leonardo Barmontec
Detrás del gato se le acerco un cuervo curioso,
                     diciéndole ¡vamos! Levántate perezoso,
                      el gato tapaba sus ojos y lo ignoraba,
                  el cuervo se dio cuenta que el gatito lloraba.

              El cuervo le dijo -¿Porqué no escucho hoy tu canto?
               ¡Gato! Y solo mi oír es lamento y amargo llanto,
                el gato responde diciendo -el hombre es injusto,
                Señor cuervo, le digo porque ellos no son justos.
                pues que valió, dar tanto amor y tanta lealtad,
                    para terminar arrojado en un matorral.

               El cuervo abrazó al gato, en medio de su lamento,
                   y le dijo –¡basta! deja atrás tu sufrimiento,
                    ¡Vamos gatito! Seca esos bigotes mojados,
                     sacude con fuerza ese pelaje maltratado.

                El gato respondió -¡dime que si no es verdad!
               Que el hombre nos extingue con su cruda maldad,
                   ellos no tienen respeto a la fauna animal,
                     el cuervo le dijo –lo sé, la naturaleza,
                   se contamina por sus diferentes empresas,
                y nos destruyen, los bosques llenos de riquezas.

                     Pero mira gato ¡basta! Deja de llorar,
              Que el hombre observará el mundo y un día pensará,
                   quizás muy tarde, pero de seguro lo hará,
                y recuerda el presente, ellos nos podían salvar.

                 Gato mira el cielo, no ves lo que esta llegando,
                   es un hermoso amanecer, sube a tu tejado,
                  los hombres no piensan iguales en esta vida,
                    quita de tu corazón el dolor de tu herida,
                    quita la espina de tu pecho, hay felicidad,
                 olvídate que en este mundo solo hay maldad,

                Se levanto el gato, cuando el sol estaba saliendo,
                el cuervo voló, dejando al triste gato sonriendo,
                  una niña al gatito lo llamaba, era su dueña,
              contento el gato, corrió a los brazos de la pequeña…




Autor: Leonardo Barmontec

Más contenido relacionado

Destacado

Ecuaciones diferenciales 1er parcial
Ecuaciones diferenciales   1er parcialEcuaciones diferenciales   1er parcial
Ecuaciones diferenciales 1er parcialLeonardo Barmontec
 
Ecuaciones diferenciales 2do parcial
Ecuaciones diferenciales   2do parcialEcuaciones diferenciales   2do parcial
Ecuaciones diferenciales 2do parcialLeonardo Barmontec
 
3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos
3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos
3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementosjairo940929
 
Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...
Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...
Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...Nacho Ingeniero
 
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunesTabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunesU.E.N "14 de Febrero"
 
Folleto de Nomenclatura Química Nivel 0
Folleto de Nomenclatura Química Nivel  0Folleto de Nomenclatura Química Nivel  0
Folleto de Nomenclatura Química Nivel 0Leonardo Barmontec
 
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunesTabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunesU.E.N "14 de Febrero"
 

Destacado (9)

Ecuaciones diferenciales 1er parcial
Ecuaciones diferenciales   1er parcialEcuaciones diferenciales   1er parcial
Ecuaciones diferenciales 1er parcial
 
Ecuaciones diferenciales 2do parcial
Ecuaciones diferenciales   2do parcialEcuaciones diferenciales   2do parcial
Ecuaciones diferenciales 2do parcial
 
3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos
3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos
3021669 estados-de-oxidacion-de-los-elementos
 
Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...
Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...
Valencias más comunes de metales y aniones.[CLASES PROFESOR PARTICULAR CASTEL...
 
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunesTabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
 
Valencias numero de oxidación
Valencias   numero de oxidaciónValencias   numero de oxidación
Valencias numero de oxidación
 
Limites Problemas resueltos
Limites Problemas resueltosLimites Problemas resueltos
Limites Problemas resueltos
 
Folleto de Nomenclatura Química Nivel 0
Folleto de Nomenclatura Química Nivel  0Folleto de Nomenclatura Química Nivel  0
Folleto de Nomenclatura Química Nivel 0
 
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunesTabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
Tabla periódica con los número de oxidación de los elementos más comunes
 

Similar a El llanto del gato inocente (20)

El cuento y sus clases
El cuento y sus clasesEl cuento y sus clases
El cuento y sus clases
 
Act 2 m4
Act 2 m4Act 2 m4
Act 2 m4
 
Act 2 m4
Act 2 m4Act 2 m4
Act 2 m4
 
Act 2 m4
Act 2 m4Act 2 m4
Act 2 m4
 
Chipi La Tortuga Cantora e Inteligente
Chipi La Tortuga Cantora e InteligenteChipi La Tortuga Cantora e Inteligente
Chipi La Tortuga Cantora e Inteligente
 
Tipos de textos
Tipos de textosTipos de textos
Tipos de textos
 
El cuento
El cuentoEl cuento
El cuento
 
El jardín de mi abuelo fin
El jardín de mi abuelo   finEl jardín de mi abuelo   fin
El jardín de mi abuelo fin
 
Un cuento muy especial
Un  cuento muy especialUn  cuento muy especial
Un cuento muy especial
 
El patito feo educacion y sociedad
El patito feo   educacion y sociedadEl patito feo   educacion y sociedad
El patito feo educacion y sociedad
 
Cuentos niños vaca
Cuentos niños vacaCuentos niños vaca
Cuentos niños vaca
 
El gato con botas
El gato con botasEl gato con botas
El gato con botas
 
Fábulas de castellano
Fábulas de castellanoFábulas de castellano
Fábulas de castellano
 
Petry
PetryPetry
Petry
 
Acaso es justo
Acaso es justoAcaso es justo
Acaso es justo
 
Fabulas dia del libro000
Fabulas dia del libro000Fabulas dia del libro000
Fabulas dia del libro000
 
Agua tata prof. yacori
Agua tata  prof. yacoriAgua tata  prof. yacori
Agua tata prof. yacori
 
Agua tata prof. yacori
Agua tata  prof. yacoriAgua tata  prof. yacori
Agua tata prof. yacori
 
Poemas blog
Poemas blogPoemas blog
Poemas blog
 
El secreto de_la_cueva_negra_-_pepe_pelayo
El secreto de_la_cueva_negra_-_pepe_pelayoEl secreto de_la_cueva_negra_-_pepe_pelayo
El secreto de_la_cueva_negra_-_pepe_pelayo
 

El llanto del gato inocente

  • 1. Fuente de inspiración: Este fue el primer poema que realice cundo tenía 13 años; tenía solo ochos versos; de ocho y nueve silabas métricas, cuando cumplí 18 años, encontré en mis viejos cuadernos este poema y con ellos la inspiración. En el poema quiero trasmitir el maltrato a los animales. El poema relata el llanto de un gato que llora por el amor de una pequeña niña, el papa de la niña lo había arrojado a un matorral, pues lo acusó de dañar los bienes de la casa, sin saber que el gato era inocente. “Un gato en la oscuridad” En una noche lunar, un gato en la oscuridad, se esconde tan sigilosamente de la crueldad, ya no puede confiar, porque le teme a la maldad, el mal que amargo, su gatubela felicidad. Hacia mucho frió, y la luna parecía un gran queso, y debajo de ella, el llanto de un gato era inmenso, el estrecho callejón cerca del basurero, no dejaba de llorar el gatito sincero, ¡Oh gato! Recordaba que amar y querer lo hizo, dio su corazón, pero el destino no lo quiso. Por eso se lamenta sin comprender su vida, mirando al cielo, se incrustó en el pecho una espina, con gran dolor sigue llorando, no por su herida, sino por el gran amor, de una pequeña niña. Solo así trata de comprender tanta maldad, que sus gatos ojos, observa en la actualidad, llora su interior, y su conciencia a gran voz dice, ¡No puede ser! ¡Soy inocente! ¡Soy leal! ¡Yo no lo hice! Recuerda que su dueño lo arroja sin piedad, sin hacer caso a su hija, que decía la verdad. Autor: Leonardo Barmontec
  • 2. Detrás del gato se le acerco un cuervo curioso, diciéndole ¡vamos! Levántate perezoso, el gato tapaba sus ojos y lo ignoraba, el cuervo se dio cuenta que el gatito lloraba. El cuervo le dijo -¿Porqué no escucho hoy tu canto? ¡Gato! Y solo mi oír es lamento y amargo llanto, el gato responde diciendo -el hombre es injusto, Señor cuervo, le digo porque ellos no son justos. pues que valió, dar tanto amor y tanta lealtad, para terminar arrojado en un matorral. El cuervo abrazó al gato, en medio de su lamento, y le dijo –¡basta! deja atrás tu sufrimiento, ¡Vamos gatito! Seca esos bigotes mojados, sacude con fuerza ese pelaje maltratado. El gato respondió -¡dime que si no es verdad! Que el hombre nos extingue con su cruda maldad, ellos no tienen respeto a la fauna animal, el cuervo le dijo –lo sé, la naturaleza, se contamina por sus diferentes empresas, y nos destruyen, los bosques llenos de riquezas. Pero mira gato ¡basta! Deja de llorar, Que el hombre observará el mundo y un día pensará, quizás muy tarde, pero de seguro lo hará, y recuerda el presente, ellos nos podían salvar. Gato mira el cielo, no ves lo que esta llegando, es un hermoso amanecer, sube a tu tejado, los hombres no piensan iguales en esta vida, quita de tu corazón el dolor de tu herida, quita la espina de tu pecho, hay felicidad, olvídate que en este mundo solo hay maldad, Se levanto el gato, cuando el sol estaba saliendo, el cuervo voló, dejando al triste gato sonriendo, una niña al gatito lo llamaba, era su dueña, contento el gato, corrió a los brazos de la pequeña… Autor: Leonardo Barmontec