La desobsesión 1ª Parte

795 visualizaciones

Publicado el

Tratamiento espiritual sobre las obsesiones

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
795
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
407
Acciones
Compartido
0
Descargas
3
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

La desobsesión 1ª Parte

  1. 1. LA DESOBSESIÓN 1ª Parte CURSO DE EDUCACIÓN Y ESTUDIO DE LA MEDIUMNIDAD CELD cursomediumnidadleondenis.wordpress.com
  2. 2. DEFINICIÓN: es el proceso de regeneración de la Humanidad. Es el ser humano que se va desvinculando del pasado sombrío venciéndose a sí mismo. En sentido restringido, es el tratamiento de las obsesiones, orientado por la Doctrina Espírita. Representa el proceso de liberación, tanto para el verdugo (obsesor) como para su víctima (obsesado).
  3. 3. PREVENCIÓN DE LAS OBSESIONES Profilaxis es el conjunto de medidas preventivas que evitan la aparición de enfermedades. En el caso de la obsesión – siendo ésta enfermedad del alma – la profilaxis es de vital importancia. Esa profilaxis es una tarea diaria, que tiene como finalidad prevenirnos de las obsesiones. De esa manera, no es un trabajo con un plazo determinado. Es trabajo de todas horas, de todos los días, ya estemos encarnados o libres del cuerpo físico. Entendemos que (…) la única profilaxis eficaz contra la obsesión es la del Evangelio.
  4. 4. EL VERDADERO HOMBRE DE BIEN El verdadero hombre de bien es el que cumple la ley de justicia, de amor y de caridad, en su mayor pureza. Si él interroga la conciencia sobre sus propios actos, se preguntará a sí mismo si violó esa ley, sino practicó el mal, si hizo todo el bien que podía, si despreció voluntariamente alguna ocasión de ser útil, si alguien tiene alguna queja de él; en fin, si hizo a otro todo lo que desearía que hiciesen por él.
  5. 5. Deposita su fe en Dios, en Su bondad, en Su justicia y en Su sabiduría. Sabe que sin Su permiso nada ocurre y se somete a Su voluntad en todas las cosas. Tiene fe en el futuro, razón por la cual coloca los bienes espirituales por encima de los bienes temporales. Sabe que todas las vicisitudes de la vida, todos los dolores, todas la decepciones son pruebas o expiaciones y las acepta sin murmurar. Como posee un sentimiento de caridad y de amor al prójimo, hace el bien por el bien mismo, sin esperar recompensa alguna; retribuye el mal con el bien, toma la defensa del débil contra la del fuerte y sacrifica siempre sus intereses a la justicia
  6. 6. Encuentra satisfacción en los beneficios que reparte, en los servicios que presta, en hacer felices a los otros, en las lágrimas que enjuga y en los consuelos que prodiga a los afligidos. El hombre de bien es bueno, humano y benevolente para con todos, sin distinción de razas ni creencias, porque en todos los hombres ve a sus hermanos. En todas las circunstancias, toma por guía la caridad.
  7. 7. No alimenta odio, ni rencor, ni deseo de venganza; a ejemplo de Jesús, perdona y olvida las ofensas y sólo recuerda los beneficios, porque sabe que será perdonado conforme haya perdonado. Estudia sus propias imperfecciones y trabaja incesantemente en combatirlas. Emplea todos los esfuerzos para poder decir, al día siguiente, que alguna cosa tiene en sí de mejor que el anterior.
  8. 8. 10 SEÑALES QUE INDICAN UNA POSIBLE OBSESIÓN: 1. Cuando entramos en la faja de la IMPACIENCIA; 2. Cuando creemos que nuestro DOLOR es el mayor; 3. Cuando pasamos a ver INGRATITUD en los amigos; 4. Cuando imaginamos MALDAD en las actitudes de los compañeros; 5. Cuando CRITICAMOS el lado menos feliz de esta o aquella persona; 6. Cuando RECLAMAMOS aprecio y reconocimiento; 7. Cuando nos QUEJAMOS de que nuestro trabajo está siendo excesivo; 8. Cuando pasamos el día EXIGIENDO esfuerzo ajeno sin prestar el más leve servicio; 9. Cuando pretendemos HUIR de nosotros mismos; 10.Cuando JUZGAMOS que el deber es de los otros… “Cada vez que una de esas señales surja en el tránsito de nuestras vidas, la Ley Divina estará presente recomendándonos la prudencia de ampararnos en el Socorro de la oración o en la luz del discernimiento. Scheilla a Chico Xavier

×