© 2012 BIBLIOTECA-   EJEMPLAR   GRATUITO
Iglesias, Templos y Tabernaculos:Nido deVíboras y Criadero deParásitos.  Siempre nos hemos preguntado ¿Cómo es posible que...
Pablo, que se había dedicado a cambiar todo lo que Jesús habíadicho, creía en Iglesias, ni templos n inada de lo que vemos...
fueran construidas con todo tipo de materiales nobles y dandoórdenes a los gobernadores para que las donaciones “fuesenabu...
Vemos que también Jesús le dijo a Pedro que sobre élfundamentaría su iglesia y que este sería la piedra angular de lamisma...
tanto llevan en su boca y que por consiguiente, no dejan deadorar.Claro que para controlar a sus masas, no se puede teners...
del cielo y se lamentarán todas las tribus de la tierra y verán alHijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con pode...
sino que les daba instrucciones precisas de que hacer a susApóstoles:“Y sanad a los enfermos que en ella haya y decidles: ...
No comprendemos el hecho de como siendo consustancial conDios, no pueda saber el hijo ni el día ni la hora, solo el tiempo...
hechos por la palabra de Dios, los cielos y la tierra, que provienedel agua y por el agua subsiste, por lo que el mundo de...
contrario a lo que hacen estos señores, quería abolir el   sacerdocio Levítico, aunque realmente era un supuesto Pablo, el...
Iglesias, Templos y Tabernaculos:Nido de Víboras y Criadero de Parásitos.
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Iglesias, Templos y Tabernaculos:Nido de Víboras y Criadero de Parásitos.

538 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
538
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
1
Acciones
Compartido
0
Descargas
2
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Iglesias, Templos y Tabernaculos:Nido de Víboras y Criadero de Parásitos.

  1. 1. © 2012 BIBLIOTECA- EJEMPLAR GRATUITO
  2. 2. Iglesias, Templos y Tabernaculos:Nido deVíboras y Criadero deParásitos. Siempre nos hemos preguntado ¿Cómo es posible que existan templos como“Casa de Dios” para la adoración, cuando esto es prohibido por la Biblia? ¿Dónde es que dice en La Biblia que hay que ir a Misa? Sin embargo, la Iglesia y sus derivados hacen precisamente, lo que el mismo Jesús prohíbe expresamente: “Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar de pie en las Sinagogas y en los ángulos de las plazas, para ser vistos de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron su recompensa. Tú, cuando ores, entra en tu cámara y, cerrada la puerta, ora a tu padre, que ve en lo escondido, te recompensará. Y orando no seáis como los paganos, que piensan ser escuchados por su mucho hablar”. (Mateo 6: 5-7). Claro que con Junior uno nunca puede estar seguro, ya que llama al templo la Casa de su Padre en Mateo 21: 12-13, lo cual en verdad deja la duda abierta. De hecho, a muchos de los derivados cristianos los vemos cantando y bailando, que por lo visto era típico de los cultos paganos, y que Jesús también les dijo que no hicieran, pero el punto es que Jesús decía que se entrara en una recámara a solas y no a una Iglesia o cualquier otro templo, algo en lo que Pablo, que no era nadie,sino un autonombrado apóstol decía: “El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él, ese, siendo señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por la mano del hombre, ni por manos humanas es servido, como si necesitase de algo, siendo Él mismo quien da a todos vida, el aliento y todas las cosas. De un solo hombre hizo nacer toda la raza humana para que habitara sobre toda la faz de la tierra. Determinó el tiempo y los límites del lugar donde cada pueblo había de habitar, los dejó que buscaran por sí mismos a Dios, para ver si lo descubrían, aunque fuera a tientas y lo encontrarán, porque no está lejos de cada uno de nosotros. Porque en él vivimos, nos movemos y existimos, como algunos de sus poetas dijeron: somos del mismo linaje de Dios”. (Hechos 17: 24-28). Aparte de ver que Yahvé ya sabía geografía política dividiendo países patrocinando la expoliación, vemos claramente que ni
  3. 3. Pablo, que se había dedicado a cambiar todo lo que Jesús habíadicho, creía en Iglesias, ni templos n inada de lo que vemos hoyen día. Si esto es así ¿Por qué llamar a la Iglesia y otros templos“La Casa de Dios”? ¿Por qué hacen eso si Cristo dijo y loconfirma Pablo que no se debe hacer? ¿Por qué cantan, alaban yrezan gritando a grandes coros, tal como lo hacían los paganos,si Jesús mismo lo prohíbe? No puede ser que estén dando malasinterpretaciones a Jesús ni a Pablo. De hecho Jesús,especificóclaramente cual era el Templo de Dios:“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dioshabita en vosotros? Si alguno destruye el templo de Dios, Dios leaniquilará. Porque el templo de Dios es santo y ese templo soisvosotros” (I Corintios 3: 16-17).Es claro que no había más templo que el propio ser, pero aun asíla Iglesia destruyó millones de “templos”, con sus cruzadas ysus doctrinas inquisidoras, aun cuando Jesús decía claramente:“Si alguno destruye el templo de Dios, Dios le aniquilará”, algoque al parecer le era más conveniente pasar por alto a la Iglesiaen expansión y luego para su doctrina de imposición. De hecho,en el Derecho Canónico, aún está vigente la Pena de Muerte(Canon 2266). Claro que no la puede eliminar, porque el buenYahvé, también la tiene vigente.Jesús, en sus discursos para ganar la vida eterna (aun cuandolos cambió a placer), no habló en absoluto de misas ni de ningúnotro rito, ni de ir a besar el anillo de un obispo, ni de tomar lahostia, ni de estar cantando y bailando, ni mucho menos toda laburocracia que veía, aun cuando todo esto era refiriéndose a lareligión que él profesaba, o sea el judaísmo. Debe ser quecuando Jesús se hizo cristiano, cambió de opinión.La construcción de Iglesias y centros de adoración, fue creado eimpulsado por Constantino. De hecho, las Iglesias son elequivalente “cristiano” de las construcciones que se hacían paralos cultos paganos. De hecho, el periodista e investigador PepeRodríguez, nos brinda uno de los mejores análisis que hemosleído con respecto a la construcción de Iglesias, en su LibroMentiras Fundamentales de la Iglesia Católica: “Constantino, el más grande impulsor del catolicismo y mayorresponsable del alejamiento de la doctrina de Jesús, hizoconstruir iglesias por todos los rincones de su imperio y talcomo lo escribió Eusebio: “Todas ellas deben ser dignas denuestro amor al Fasto”. El emperador desvió fondos públicos,aún haciendo pasar miserias al pueblo, para que las iglesias
  4. 4. fueran construidas con todo tipo de materiales nobles y dandoórdenes a los gobernadores para que las donaciones “fuesenabundantes y aún sobreabundantes” mandando a aumentar “laaltura de las casa de oración y también la planta […] sinescatimar en gastos y acudiendo al erario imperial cuando fuesepreciso para cubrir el costo de la obra”. La modestia quecaracterizó la actuación de Jesús y sus apóstoles, [si no leemosel evangelio de Juan, por su puesto], acabó siendo convertidapor el psicópata megalómano de Constantino, en la fastuosidadcatólica y cristiana que todos conocemos”.Claro que todas estas construcciones descomunales no sedebían tanto a que Constantino quería demostrarle todo su“Amor al Fasto”, sino que se hacían para tener una organizacióny control eficaces, pero sobre todo, se utilizaban como centrosde adoctrinamiento de la nueva religión. De esta formacomienzan a expandirse, tan solo como lugares de reunión, loscuales se repartían por secciones y con el tiempo pasaron a sercentros de culto público donde celebraban la eucaristía, siemprebajo el ojo vigilante de un presbítero, función que en la épocasolo podía ser ejercida por obispos. Luego a estos sectores seles fue llamando Parroquias (Paroikiai) y en Roma se les conocíacomo Tituli. La Palabra Ekklesía, con la cual se designaba a lacomunidad de creyentes, pasó a ser el nombre de los centros dereunión, a los cuales se les llamaba Templos y que pasaron a serlos centros de adoctrinamiento, culto y adoración queconocemos hoy como las Iglesias.Con esta fastuosidad desmedida, fue que comenzaron los“humildes” servidores del señor a expandirse y disponían detodos los recursos del estado para, no solo imponer, sinoexprimir a la población bajo conceptos que ellos mismos crearone innovaron, todo en contra de lo que predicaba el propio Jesús,finalmente pervirtiendo todo, ya que sus necesidades deorganización y control se iban haciendo cada vez más grandes.Para lograr estos controles, se fue haciendo necesario formar aun responsable de todos estos menesteres y para ello seapoyaban en una de las cartas de Pablo a los hebreos: “Pues todo pontífice tomado de entre los hombres, a favor delos hombres es instituido para las cosas que miran a Dios, paraofrecer ofrendas y SACRIFICIOS por los pecados y para eso tieneque sentirse solidario con los ignorantes y los extraviados.(Hebreos 5: 1-10).
  5. 5. Vemos que también Jesús le dijo a Pedro que sobre élfundamentaría su iglesia y que este sería la piedra angular de lamisma:“Y vosotros ¿Quién decís que soy? Tomando la palabra SimónPedro dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios Vivo”. Entoncesles respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás,porque no te lo reveló ni carne ni sangre, sino mi padre que estáen los cielos”. Y yo también te digo que eres Pedro y sobre estaroca edificaré mi Iglesia y las puertas del Hades, no ladominarán”. (Mateo 16: 15-18)Sin embargo, resulta chocante el hecho que a pesar de lo dichopor Jesús, la Iglesia y sus derivados fundamenta sussinvergüenzuras en lo que ha dicho Pabloy no Pedro. Más irónicoaun, es que Pablo nunca habló de ninguno de los prodigios deJesús: Nunca mencionó que naciera de Virgen alguna, nitampoco habló de milagros y de hecho contradijo todas lasenseñanzas de Jesús. Pero aún con todo esto, Pablo aseguróque Dios no necesitaba casas terrenales.Pero esto no es todo. En ningún lugar de La Biblia, dice queestos parásitos deben hacer proselitismo y menos tratar deimponer creencias que simplemente no nos cuadran. De hecho,si no las queremos aceptar, Jesús les dio instruccionesdeprecisas a sus apóstoles y dejar que recibiéramos la “JusticiaDivina de Yahvé” “En las ciudades o aldeas en que entren, entérense de algunapersona de confianza y quédense en su casa hasta el momentode partir. Al entrar en la casa, pidan la bendición de Dios paraella. Si los de la casa, merecen la paz, la recibirán por este saludoy si no la merecen, la bendición volverá a ustedes. Donde no losreciban, ni los escuchen, salgan de la casa o de la ciudad,sacudiendo el polvo de los pies. Yo les aseguro que esa ciudad,en el día del juicio, será tratada con mayor rigor que Sodoma yGomorra” (Mateo10: 11-15 y repite Marcos 6: 10-11)Entonces ¿Quién los nombró la justicia divina de Yahvé? ¿Porqué deben obligar,juzgar, condenar y ser verdugos si en ningúnmomento les dijeron que hicieran eso? Si el día del Juicio, Yahvénos va a tratar peor que a Sodoma y a Gomorra,ese es NUESTROproblema, no de ellos. Nadie les ha pedido que nos den unasalvación que como queda dicho, es TOTALMENTE inexistente ysi existiera no queremos la salvación de un Dios que solo haasesinado y mutilado personas, por el simple placer de hacerlo.Ya hemos visto que su Dios, no es otro que el SATANÁS que
  6. 6. tanto llevan en su boca y que por consiguiente, no dejan deadorar.Claro que para controlar a sus masas, no se puede tenersimplemente el solo hecho de mandar a las personas al“Infierno”, hay que darles un mensaje de esperanza, aunque seaFALSO: La Salvación en el Juicio Final. Ya demostramos queJesús realmente no los iba a salvar de nada. Pero veamos en quenos podemos fundamentar con claridad y demostrar más allá detoda duda, que estos parásitos no han hecho otra cosa queengañar a sus fieles y que ese tan esperado“Día del Juicio Final”,no es más que otra de las tantas fantasías de las cuales hablóJesús, pero que ha sido el mejor instrumento de control ymantenimiento de la credulidad, de la gran masa de seguidorescon las que cuentan estas religiones,ya que la FALSASALVACIÓN que esperan, se fundamenta precisamente en lallegada de ese día y de esto han vivido y exprimido a lahumanidad durante dos siglos.Veamos, como el mismo Jesús daba como cierto que el mundose acabaría en su propio tiempo y no en otro tiempo venidero,que los creyentes debían esperar con amplias señales de queesto ocurriría, no sin que antes vinieran primero falsos profetas: Entonces añadió: Se levantará nación contra nación y reinocontra reino, habrá grandes terremotos y en otros lugares,hambres y pestilencias y habrá terror y grandes señales del cielo.Pero antes de estas cosas, os echarán mano, os perseguirán, osentregarán a las Sinagogas y a las cárceles y seréis llevados antereyes y ante gobernadores por causa de mi nombre, pero esto osserá ocasión para dar testimonio. Proponeos en vuestroscorazones no pensar antes como habréis de responder envuestra defensa, porque yo os daré palabra y sabiduría, la cualno podrán resistir ni contradecir todos los que se opongan. Seréis entregados aun por vuestros padres, hermanos, parientesy amigos y matarán a algunos de vosotros. Seréis odiados portodos a causa de mi nombre, pero ni un cabello de vuestracabeza perecerá. Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas.(Lucas 21: 10-19)Con estas “iluminadas” palabras, podemos ver porque para loscristianos el mundo siempre se está acabando. Mateo, seencarga de darnos un par de señales, que al parecer a Lucas sele pasaron por alto:“Luego, enseguida después de la tribulación de aquellos días, seoscurecerá el sol y la luna no dará su luz y las estrellas caerán
  7. 7. del cielo y se lamentarán todas las tribus de la tierra y verán alHijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con poder ymajestad grande. Y enviará sus Ángeles con resonante trompetay reunirá de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremodel cielo al otro”. (Mateo 24: 29- 31)Ahora comenzamos a explicarnos, muchos de los pasajes de lacrucifixión que escribieron estos inspirados escritores, solo queesta vez fue Mateo el que vio el eclipse y Lucas fue el que vio losterremotos. Sin embargo, Jesús aseguraba que eso pasaríalentamente, pero en su propio tiempo:“Después que Juan [el Bautista] fue encarcelado, Jesús fue aGalilea predicando el Evangelio del Reino de Dios. Decía: Eltiempo, SE HA CUMPLIDO, y el Reino de Dios se ha acercado¡Arrepentíos y creed en el Evangelio!” (Marcos 1: 15)El Reino de Dios se ha acercado es que ya estaba allí, en esemomento. No conforme con ello, Jesús no perdió oportunidad dedecir que el mundo se acabaría y que ese final, era en su propiotiempo:“Porque el hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padrecon sus Ángeles y entonces dará a cada uno según sus obras, enverdad os digo que hay algunos entre los presentes que nogustarán la muerte antes de haber visto al Hijo del hombre veniren su reino”. (Mateo 16: 27-28)Con esto que nos dice el propio Jesús, es claro que cuando seacabara el mundo,algunos de los presentes lo verían y no lesgustaría, aunque para los cristianos puede ser que exista alguiencon 2000 años de edad, pero nos damos cuenta que estotampoco es posible, ya que Jesús diría más claramente aún: “En verdad os digo que no pasará esta generación, antes quetodo esto suceda”. (Mateo 24: 34)Claro que Jesús presionaba cada vez que podía con estosmensajes y Mateo siempre atento, no perdía oportunidad dedecirlo y podemos verlo hasta en el comienzo de su Evangelio:“Desde que Jesús llegó ahí, empezó a decir: Cambien su vida ysu corazón, porque está cerca el reino de los cielos”. (Mateo 4:17)Pero a Jesús le encantaba dar la buena noticia de que el mundose iba a acabaren su propio tiempo y no solo les advertía esto,
  8. 8. sino que les daba instrucciones precisas de que hacer a susApóstoles:“Y sanad a los enfermos que en ella haya y decidles: “Se haacercado a vosotros el Reino de Dios”. Pero en cualquier lugarque entréis y no os reciban, salid por sus calles y decid: ¡Aún elpolvo de vuestra ciudad que se ha pegado en nuestros pies, losacudimos contra vosotros! Pero sabed que el reino de Dios, seha acercado a Vosotros”. (Lucas 10: 9-11)Vemos claramente que Jesús dio instrucciones de decir que elReino de Dios de HA acercado y no que se ACERCARÁ, yaestaba allí y mandaba a que no se hiciera proselitismo, sino aque se saliera de ese pueblo inmediatamente. Pero para los queno comprendían bien el hecho de la inminente venida del Reinode Dios, Jesús después de haber dado la parábola de la Higuera,termina diciendo:“Les aseguro que no pasará esta generación sin que todo estosuceda. Pasarán el cielo y la tierra, pero mis palabras nopasarán”. (Marcos 10: 30-31)Nuevamente podemos ver y muy claramente, que el cielo y latierra, aún están allí y que sus palabras efectivamente, sí pasaronde largo, dado a que aún estamos aquí, lo que nos hace saltar ala pregunta: ¿Cómo es posible que la palabra del Hijo de Dios nose cumpliera? Más cuando nos dice:“En verdad os digo que no acabareis las ciudades de Israelantes de que venga el hijo del Hombre”. (Mateo 10: 23)Esto significa que no iban a poder terminar de “Evangelizar” atodos, ya que no tenían tiempo. De hecho, siendo que Israel, esun país constituido desde 1948,hemos visto que esta movidadiplomática hizo que se terminara de construir, pero sinembargo, estas inspiradas palabras, aún siguen sin cumplirse.Claro que después a Jesús le dio un mareo y nuevamente quedóconfundido, ya que cuando le preguntan el día, para estarpreparados, Jesús ignora la llegada de ese fatídico día:“En cuanto a ese día o esa hora, nadie lo conoce. Ni los Ángelesdel cielo, ni el hijo, sino solo el Padre” (Marcos 13: 32)Y vemos que no fue un mareo casual, ya que el desconocimientode Hora y fechapersiste cuando dice:“En cuanto se refiere al día y a la hora, no lo sabe nadie, ni losángeles de Dios, ni siquiera el Hijo, solo el Padre”. (Mateo 24: 36)
  9. 9. No comprendemos el hecho de como siendo consustancial conDios, no pueda saber el hijo ni el día ni la hora, solo el tiempo enque esto ocurriría. No puede haber tal consustancialidad, si elHijo como esencia del Padre, desconoce estos hechos. Estedesconocimiento solo es posible que suceda, si el Dios Hijo, esun Dios INDEPENDIENTE del Dios PADRE, lo cual hecha portierra el “Misterio” de“La Santísima Trinidad”. Pero mejordejemos esto y sigamos con lo nuestro. El mismo Pablo, dabacomo inminente esta llegada del Reino de los Cielos cuando leshablaba a los Corintios de las bondades de Yahvé:“Todas estas cosas les sucedieron como ejemplo y estánescritas para amonestarnos a nosotros, QUE VIVIMOS EN ESTOSTIEMPOS FINALES”. (I Corintios 10: 11)Estaba claro que “el Final”, ya estaba encima, pero obviamente,había un percance con estos anuncios: La “llegada” erainminente, pero aun así, no sucedió, ni ha sucedido. Sinembargo, es la misma Biblia la que nos deja saber que loscristianos fueron blanco de burlas y que todos les preguntabancuando vendría lo que anunció tan inminentemente su Mesías. Lainminencia del Juicio Final y su reemplazo del mundo por el“Reino de Dios”, era compartida por buena parte de los judíos deesos días, que mantuvieron la vista puesta en ese cercanomomento durante gran parte del siglo Primero. De hecho, hastael mismo Pedro en su Primera Epístola daba como inminente lallegada del fin de los tiempos:“El fin de todas las cosas se acerca; sed pues discretos ysobrios y velad en oración”. (I Pedro 4: 7)Por consiguiente, la desesperación de estos escritores divinos,tenía que ser muy grande, al no poder dar respuesta a las justaspreguntas que se les hacían y al ver que se iba acrecentando ladesilusión de los seguidores. Entonces ¿Qué hacer?Pues lo desiempre. Falsificar otro Libro Bíblico ¿Qué más quedaba? Asíque pusieron manos a la obra y se sacaron de la manga nadamenos que la II carta de Pedro y donde podremos darnos cuentade las burlas que les hacían a los cristianos, al no llegar elanunciado día del “Reino de Dios”, tenían que serdesesperantes:“Sabed ante todo que en los últimos días vendrán burladores,andando sobre sus propias pasiones y diciendo: ¿Dónde está lapromesa de su advenimiento? Porque desde que murieron lospadres, todo permanece igual desde el principio de la creación.Estos ignoran voluntariamente que en el tiempo antiguo fueron
  10. 10. hechos por la palabra de Dios, los cielos y la tierra, que provienedel agua y por el agua subsiste, por lo que el mundo de entoncespereció anegado en agua. Pero los cielos y la tierra que existenahora, están reservados por la misma palabra, guardados para elfuego en el día del juicio y en la perdición de los hombres impíos.Pero amados, no se os oculte que delante de Dios un solo día escomo mil años, y mil años como un solo día. No retrasa el Señorla promesa, como algunos creen; es que pacientemente osaguarda, no queriendo que nadie perezca, sino que procedan alarrepentimiento. Pero vendrá el día del Señor como ladrón, y enél pasarán con gran estruendo los cielos, y los elementos,abrasados, serán desechos y la tierra y las obras que hay enellos, serán quemadas. (II Pedro 3: 3-10)La verdad, haría falta ser muy bruto para falsificar a Pablo, quetambién le daba una inminencia al fin de los tiempos. A nadiepodría caberle en la cabeza hacer semejante burrada, ya quecomo sabemos, casi todo el Nuevo Testamento, es de autoría delpropio Pablo y por supuesto, Pablo no podía quedar como unimbécil que se contradijera. Para que esto no sucediera, eramejor hacer que Pedro, el archienemigo de Pablo, quedara comoel imbécil que se contradijo:Como vemos, la falsificación de la Segunda Epístola de Pedro 18,tuvo que necesariamente hacerse contradictoria con la primera,pero sin que nadie pudiese criticar a Pablo de esta contradicción.En esta segunda epístola, el bueno de Pedro les decía a losdesilusionados cristianos que querían que el mundo se acabara,que Jesús solo estaba “demoradito”, para que más gente se“salvara”,aun cuando se contradijera con sus propias profecías,dando la casi inigualable e inmejorable excusa, que Jesús usabaun reloj un poco diferente, que no medía el tiempo en horas odías, sino en años. Claro que esto nos pone entonces a pensarque Dios pudo haber hecho el mundo en un tiempo un “poco”más largo, o sea 6,000 años de creación y otros 1000 años dedescanso. Bueno, en todo caso eso solo lo sabe “Pedro”.Como se puede observar, los parásitos que quieren vivir de uncuento de hadas y que en realidad no tienen nada que ofrecer asus creyentes, ya que no hay tal Mesías y mucho menos hay talsalvación. Todas las triquiñuelas que han usado alo largo de lahistoria, para luego llegar a constituirse como un Estado y haberasesinado, deja ver que esto solo se debía a interesesmeramente económicos, tal como lo vieron historiadores ypersonas mesuradas desde los inicios de esta Secta, llamada:“Pequeña Diablura”. Ni siquiera el escogimiento de sussacerdotes y sus funciones fueron avaladas por Jesús, que muy
  11. 11. contrario a lo que hacen estos señores, quería abolir el sacerdocio Levítico, aunque realmente era un supuesto Pablo, el que realmente quería hacer derogar este sacerdocio. Pero para que quede más claro aún, Jesús no estaba interesado ni en iglesias, ni en cristianos, estaba interesado en la salvación del Pueblo de Israel o sea, solo los JUDÍOS: “En verdad: vosotros que habéis seguido, en la nueva creación, cuando el hijo del hombre estará sentado en el trono de su gloria, estaréis también vosotros sentados sobre doce tronos para judicar las doce tribus de Israel” (Mateo 19: 28) Más claro no puede estar. Esta salvación solo era para los judíos ¿Todavía tienen dudas? Vemos entonces que estos señores no son más que parásitos que juegan con la mente humana, tan solo para el cobro de limosnas, diezmos y perdones, que no llevarán a sus seguidores a ninguna salvación.*18 -Los expertos, tras analizar la estructura y el contenido de la llamada II Epístola deSan Pedro,han demostrado de manera fehaciente su naturaleza pseudoepigráfica y suredacción muy tardía—en ningún caso anterior al siglo II—, pero, sin embargo, laIglesia católica sigue teniéndola como procedente de la mano del apóstol Pedro, muertohacía ya tiempo cuando se escribió este texto(Rodríguez, 1997).

×