• Compartir
  • Enviar por correo
  • Insertar
  • Me gusta
  • Guardar
  • Contenido privado
Introduccion a la_sociologia_de_las_profesiones
 

Introduccion a la_sociologia_de_las_profesiones

on

  • 502 reproducciones

 

Estadísticas

reproducciones

reproducciones totales
502
reproducciones en SlideShare
502
reproducciones incrustadas
0

Actions

Me gusta
0
Descargas
5
Comentarios
0

0 insertados 0

No embeds

Accesibilidad

Categorias

Detalles de carga

Uploaded via as Adobe PDF

Derechos de uso

© Todos los derechos reservados

Report content

Marcada como inapropiada Marcar como inapropiada
Marcar como inapropiada

Seleccione la razón para marcar esta presentación como inapropiada.

Cancelar
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Tu mensaje aparecerá aquí
    Processing...
Publicar comentario
Edite su comentario

    Introduccion a la_sociologia_de_las_profesiones Introduccion a la_sociologia_de_las_profesiones Presentation Transcript

    • Profesora Marta Jiménez JaénDepartamento de Sociología
    •  A lo largo de las últimas décadas del siglo XX se despliegan toda una serie de investigaciones que parten de la consideración de la incorporación a las empresas y organizaciones de los profesionales, o de sus relaciones con el Estado, como problemas centrales del análisis sociológico de las ocupaciones “profesionales”. El crecimiento de las ocupaciones profesionales ha llegado a ser percibido como la principal transformación de la estructura de las sociedades contemporáneas, afectando de forma sustancial al propio funcionamiento y estructuración del mundo del trabajo y las organizaciones. Durante varias décadas la SOCIOLOGÍA DE LAS PROFESIONES se ha visto inmersa en un debate centrado en las propias definiciones de lo que en sí se podían considerar “ocupaciones profesionales”. Marta Jiménez Jaén
    •  “El desarrollo de las profesiones es una de las características fundamentales del siglo XX. Los avances en el conocimiento y la creciente complejidad de la sociedad occidental favorecen el desarrollo de las profesiones clásicas y la profesionalización de la sociedad. Un número cada vez mayor de parcelas de la vida social e individual se está convirtiendo en campos de conocimiento y de ejercicio de un creciente número de expertos profesionales.” “La importancia de las profesiones y expertos en la estructura y dinámica de nuestra sociedad indican la capacidad de los sistemas de conocimiento profesional para la definición de viejos y nuevos problemas. El conocimiento abstracto se configura como un eficaz mecanismo para el mantenimiento de posiciones sociales de poder y privilegio.” (Rodríguez, J. A. y Guillén, M., 1992) Marta Jiménez Jaén
    •  Disponemos de un interesante estudio sobre la historia semántica del término “professions” en la lengua inglesa, que nos aporta E. Freidson en su obra Professional Powers (1988). El término profession, en inglés, para Freidson tiene dos implicaciones específicas:  “un modo de ganarse la vida sirviendo como agente del conocimiento formal”;  “el hecho de que cuerpos de conocimiento formal, o disciplinas, se diferencian en ocupaciones especializadas”. Pero se pueden reconocer contradictorios significados ligados históricamente al término, por lo que nos aporta “una historia semántica que nos prepara para comprender los fundamentos del uso diverso del término”, una diversidad que también ha estado presente en el trabajo académico sobre el concepto de profesión. Marta Jiménez Jaén
    •  Como vocablo, profesión, entronca con otras palabras que tienen la misma raíz (profesar, por ejemplo), y tiene una serie de significados superpuestos, con pocas diferencias nítidas entre ellos. Además, existen valoraciones tanto negativas como positivas vinculadas al término. “El uso más antiguo en Inglaterra es todavía hoy relativamente poco común –profesión (y profesar) como una declaración o expresión de intenciones o propósitos. Este fue el primer significado de la palabra antes del siglo XVI, originalmente vinculada a la toma de votos consagrados y procedía del carácter clerical de la universidad medieval. En este uso, la palabra es valorada positivamente, al implicar motivos religiosos y morales para dedicarse a un buen fin. Sin embargo, también ha estado vinculada a la noción de insinceridad y de decir mentiras, de proclamar con palabras lo que de hecho no se hacía.” (Freidson, 1988) Marta Jiménez Jaén
    •  Diccionario de la Real Academia Española: “Profesión”: “(Del lat. professĭo, -ōnis). 1. f Acción y efecto de profesar. 2. f Ceremonia eclesiástica en que alguien profesa en una orden religiosa. 3. f Empleo, facultad u oficio que alguien ejerce y por el que percibe una retribución. hacer ~ de una costumbre o habilidad. 1. loc. verb. Jactarse de ella.” Marta Jiménez Jaén
    •  “Profesar”: “(De profeso). 1. Ejercer una ciencia, un arte, un oficio, etc. 2. Enseñar una ciencia o un arte. 3. Ejercer algo con inclinación voluntaria y continuación en ello. Profesar amistad, el mahometismo. 4. Creer, confesar. Profesar un principio, una doctrina, una religión. 5. Sentir algún afecto, inclinación o interés, y perseverar voluntariamente en ellos. Profesar cariño, odio. 6. En una orden religiosa, obligarse a cumplir los votos propios de su instituto.” (RAE) Marta Jiménez Jaén
    •  M. Moliner (1983): “Profesión”: “1) Acción de profesar en una orden religiosa. Ceremonia realizada con ese objeto. 2) Actividad a que se dedica una persona: ‘De profesión, médico. Carpintero de profesión.’ (...) PROFESIÓN LIBERAL. La que no forma un <cuerpo> doctrinas o ideas.” “Profesar”: “1) Ingresar, haciendo los votos correspondientes, en una orden religiosa (...). 2) Ser adepto a ciertas ideas o doctrinas: ‘Profesa el mahometismo’. 3) <Sentir>, tener cierto sentimiento: ‘Te profesa gran admiración’. 4) Enseñar cierta ciencia; particularmente, en una universidad: ‘Profesaba griego en la universidad de Salamanca’. 5) Ejercer cierta profesión: ‘Profesa la abogacía”. Marta Jiménez Jaén
    •  Casares (1984): “Profesión”: “Acción y efecto de profesar/ Empleo, facultad u oficio que cada uno ejerce. / Hacer profesión de una costumbre o habilidad. Jactarse de ella.” “Profesar”: “Ejercer una ciencia, arte, oficio, ocupación, etc. / Enseñar una ciencia o arte. / Obligarse en una comunidad religiosa a cumplir los votos propios de su instituto. / Cultivar un sentimiento o creencia. / Declarar uno su adhesión a un principio, doctrina, etc.” Marta Jiménez Jaén
    •  “El sustantivo profesión, referido a una ocupación más que a una declaración de intenciones, también conllevó valoraciones contradictorias al salir del siglo XVI. En ese tiempo, era usado para referirse a las ocupaciones universitarias del sacerdocio, el derecho y la medicina (pero no la cirugía) y, menos usualmente, la ocupación militar aristocrática”. (Freidson, 1988) Marta Jiménez Jaén
    •  Se trataba de ocupaciones que se integran en las universidades medievales (instituciones religiosas), por lo que la aparición histórica de estas ocupaciones no fue ajena a las funciones que en aquellos tiempos desarrollaba la Iglesia, que monopolizaba la enseñanza. Que se accediera a estas ocupaciones tras el paso por la universidad probablemente fuera el resultado de conflictos, o una estrategia en sí misma de distinción, entre quienes desarrollaban estas ocupaciones para las clases pudientes y dominantes (los “profesionales”) y quienes lo hacían para el resto (durante mucho tiempo, al menos en las sociedades anglosajonas, organizados en gremios) de los estamentos sociales. Marta Jiménez Jaén
    •  Pero el vínculo con el significado religioso de “profesar” también remite a una de las características a las que los que se definen actualmente como “profesionales” siguen defendiendo como singular de su actividad: su orientación “de servicio”, su carácter “vocacional”. Hemos de tener en cuenta que en sus orígenes medievales “estas carreras no sólo tenían el carácter de ser cualificadas, sino también el signo de la distinción, constituyendo, casi exclusivamente, actividades de los bien nacidos. Además se atribuía un alto estatus a estas ocupaciones, quizás más por el estatus de quienes se vinculaban a ellas que por un profundo respeto por las destrezas y actividades que suponía su práctica.” Estos significados originarios asociaban una valoración positiva intrínseca del término, así como un carácter restrictivo, dado que refería estricta y exclusivamente a sólo tres, a lo sumo cuatro, del rango completo de ocupaciones desempeñadas en aquellos tiempos. Marta Jiménez Jaén
    •  Sin embargo, durante el siglo XVI se desarrolló otro uso por el cual la palabra se refería al rango completo de ocupaciones por las que las personas eran identificadas y se ganaban la vida. La ocupación en este sentido podía ser modesta o incluso degradada. Así, a principios del siglo XVI la palabra profesión podía ser utilizada para referir o bien a un conjunto de ocupaciones muy exclusivas o bien a su opuesto –toda ocupación como tal-. (Freidson, 1988) Otro contraste que se establece con significados distintos es entre profesional y amateur:  En el uso aristocrático, cabía cuestionar la dedicación y motivación profesional, en igual medida que se consideraba una degradación el tener que trabajar.  En el uso burgués, caracterizar algo como un oficio amateur, o el trabajo de un amateur, implica un trabajo pobre, mientras que caracterizar algo como un oficio profesional implica un buen trabajo, fidedigno en cuanto a su cualificación y calidad. Marta Jiménez Jaén
    •  “El significado más restrictivo de profesión, sin embargo, contiene una noción considerablemente más específica de la formación vinculada al trabajo profesional. De hecho, la profesión puede ser definida en relación con un tipo particular de formación y cualificación.” Este significado más restrictivo de profesión, es el que subyace a los usos de palabras derivadas como profesional, profesionalizar, profesionalismo, y profesionalización. En definitiva, “es aquel que se centra mucho en la naturaleza especial y la fuente del conocimiento o cualificación desplegada en el trabajo especializado”. Son estas acepciones de carácter restrictivo las que han sustentado el desarrollo de la Sociología de las Profesiones desde sus inicios como un campo de especialización dentro de la Sociología. Sin embargo, el trabajo académico no ha sido ajeno a la confrontación entre valoraciones positivas y negativas del término. Marta Jiménez Jaén
    •  Primeras referencias académicas, en el contexto anglosajón, entre el último tercio del s. XIX y el primero del s. XX: aportaciones de diversos autores sin que pretendieran articular una teoría que globalmente intentara sistematizar el análisis sociológico de estas ocupaciones.  Herbert Spencer (1896): dedicó un espacio considerable de sus Principios de Sociología a mostrar cómo diversas profesiones funcionaban para mejorar la vida humana por la aplicación del conocimiento especializado a los problemas humanos y por la práctica de destrezas artísticas.  Beatrice y Sidney Webb (1917): desarrollaron un análisis del funcionamiento de las asociaciones profesionales, analizándolas como “asociaciones de productores” que podían servir como una alternativa al capitalismo en el control y el trabajo de organización del interés público.  E. M. Carr-Saunders y P. A. Wilson (1933): intentaron hacer un análisis comprensivo y una comparación de todas las ocupaciones en Inglaterra que podían razonablemente ser consideradas profesiones para evaluar lo que tenían en común, cómo diferían entre ellas y para afirmar su papel positivo tanto en la sociedad actual como en la futura.  T. H. Marshall (1939), que representó la culminación de la larga tradición británica que consideraba a las profesiones como el signo esperanzador de un nuevo altruismo que podía transformar el mundo político y social del capitalismo industrial. Marta Jiménez Jaén
    •  En este período un conjunto de transformaciones en el mercado de trabajo, el sistema educativo y las grandes organizaciones que afectan singularmente a los “grupos profesionales”, de los que los autores anglosajones antes mencionados trataban de ofrecer una defensa por su papel “positivo” para la economía y el bienestar social. Se está organizando de forma ya definitiva el funcionamiento capitalista desde el libre mercado, pero sin embargo se genera a la vez, en el siglo XIX, un marco singular de organización del mercado de trabajo relativo a ciertos servicios en el que se defiende la existencia de barreras que limiten el mercado laboral para ciertos colectivos. Estas barreras se establecen en torno a la posesión de una determinada titulación educativa como el sustento del monopolio sobre algunas funciones sociales, algunas (como la medicina y la abogacía) con un origen histórico, pero otras (ingenierías, arquitectura, por ejemplo) con un carácter nuevo, especialmente vinculadas al desarrollo tecnológico que había acarreado la Revolución Industrial. Marta Jiménez Jaén
    •  II Guerra Mundial, y hasta finales de la década de los sesenta del siglo XX: configuración de una segunda fase de la producción sociológica sobre las profesiones. Se trata de un periodo donde se consolida un papel protagonista de los “expertos profesionales” no ya sólo en la estructura social de las sociedades capitalistas occidentales, sino en los procesos de legitimación en sí de las políticas y del propio orden social capitalista, jugando especialmente un importante papel en la justificación del “ascenso” social de los grupos profesionales Predominio de los académicos americanos: Wilensky, Greenwood, Barber, Talcott Parsons, W. J. Goode Jr. y W. Moore,… integrados en el enfoque FUNCIONALISTA. Se caracterizaron por un mayor esfuerzo de sistematización de los estudios, al intentar desarrollar conceptos generales aplicables a más de un periodo histórico o de una nación. Enfatizaron sobre todo el carácter especial del conocimiento y las destrezas de las profesiones y su ética singular o la orientación altruista hacia sus clientes. Se centraron principalmente en:  Análisis de las normas profesionales (rasgos de las profesiones, procesos de profesionalización)  Relaciones de rol  Interacción con los clientes en los espacios de trabajo Marta Jiménez Jaén
    •  En los últimos años sesenta del s. XX se dio un giro en las cuestiones centrales y en los intereses de la Sociología de las Profesiones tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido:  “El talante cambió desde la aprobación a la desaprobación, pasando de enfatizar las virtudes frente a las desventajas a resaltar éstas sobre aquéllas. La misma noción de profesión fue atacada llegando a plantearse que el mundo sería mejor sin profesiones.”  Se centran en: ▪ la influencia política y cultural de las profesiones (Freidson, 1988) ▪ la relación de las profesiones con las élites políticas y económicas y con el Estado (Johnson,1972), ▪ la relación de las profesiones con el mercado y el sistema de clases (Larson, 1977).” Se apoyan en estudios históricos, a partir de lo que se ha dado en llamar el “enfoque NEOWEBERIANO” en la Sociología. Marta Jiménez Jaén
    •  Las reflexiones se dirigen a poner de manifiesto cuáles son sus mecanismos de funcionamiento, cómo adquieren poder, cómo lo hacen valer en el mercado, cómo lo protegen frente a los demás y, en definitiva, qué posición estructural comparten con sus semejantes. Estas críticas se dan en el contexto de los procesos de cuestionamiento ideológico del propio orden capitalista que tienen lugar en América y Europa, y que tienen sus principales expresiones en estallidos sociales como la crisis de Vietnam, los movimientos revolucionarios en diversos países del denominado “Tercer Mundo”, o las movilizaciones de “Mayo del 68” en numerosas universidades y centros de trabajo industriales en algunos países europeos. Estos movimientos alientan en su conjunto líneas de pensamiento críticas con el status quo de las sociedades occidentales, poniendo en evidencia sus limitaciones tanto en el terreno de los derechos democráticos como de los efectos cada vez más desigualatorios de las políticas establecidas al amparo de los discursos modernizadores y meritocráticos hegemónicos en los años 50 y 60. Marta Jiménez Jaén
    •  Última fase del pensamiento sociológico sobre las profesiones:“teorías posrevisionistas”.Comparten una posición: “un rechazo directo hacia las explicaciones unívocas, sean del tipo que sean”. De esta forma, desde los años ochenta hasta la actualidad se ha pasado a predominar en esta especialidad una posición más relativista, que defiende “un uso histórico específico” del profesionalismo:  el término profesión debe ser usado en un sentido específico histórico y nacional. No es un concepto científico generalizable a una gran diversidad de espacios y momentos. (Freidson, 1988) Esta posición a lo que ha conducido, finalmente, es a una bifurcación del pensamiento sociológico sobre las profesiones, que ha pasado a centrarse más bien en el estudio de temáticas concretas: la división del trabajo, las desigualdades de género, las transformaciones asociadas a la salarización del trabajo profesional, los efectos de las políticas neoliberales en la organización de las profesiones,... Marta Jiménez Jaén
    •  “Mecanismos" de los que está dotado el "sistema social“:  para afrontar funciones especialmente valoradas,  requieren una dedicación exclusiva  Las realizan actores que previamente han adquirido: ▪ una "competencia técnica" específica ▪ fundada en un corpus de conocimientos científicos, altamente generalizados y sistematizados teórica y empíricamente. Marta Jiménez Jaén
    •  Las profesiones incorporan un "código de conducta" con unas funciones que le son peculiares y otras que comparten con otras actividades sociales (el negocio):  el `bienestar del cliente por encima de sus intereses personales  considera el `comercialismo como el enemigo más serio e insidioso con que tiene que enfrentarse.  El afán de lucro, excluido. Marta Jiménez Jaén
    •  El código de conducta "profesional" tiende a mantenerse estable e integrado en el "sistema“. Las actuaciones "no profesionales” tienen un carácter excepcional, serían "desviaciones“ irrelevantes. La estabilidad de la conducta "normal“ deriva de:  un condicionamiento "cultural" sustentado en los procesos de "socialización“  el sistema de interacciones específico que se establece en la situación concreta del ejercicio de la profesión (en la interacción profesional/cliente son los roles "institucionalizados" los que dan sentido a la práctica profesional). Marta Jiménez Jaén
    •  A los condicionamientos que conlleva la "estructura" de la interacción hay que unir también la ubicación de los profesionales dentro de la jerarquía social:  El prestigio y los privilegios sociales y materiales de los que disfrutan los profesionales en la sociedad derivan, precisamente, de la congruencia de su conducta con las características propias de su rol.  La sociedad penalizará activamente las conductas que se salgan de la norma, las desviaciones sobre el rol establecido. Marta Jiménez Jaén
    •  Administración independiente del rol profesional:  En su formación, normalmente por un proceso educativo formalmente organizado, por lo que sólo los que han recibido la formación adecuada son considerados cualificados para practicar la profesión.  Sólo los miembros de la profesión son considerados cualificados para interpretar autorizadamente la tradición y, si se admite, para desarrollarla y mejorarla" Marta Jiménez Jaén
    •  Profesionalismo como proceso por el cual una ocupación alcanza unos atributos que son esencialmente profesionales:  Destrezas basadas en un conocimiento teórico.  Entrenamiento y educación formal.  Procedimiento para evaluar la competencia de los miembros.  Organización formal.  Código ético.  Orientación de servicio altruista. Marta Jiménez Jaén
    •  Secuencia histórica en cinco etapas: 1. Plena dedicación a la profesión. 2. Establecimiento de una escuela. 3. Formación de una asociación profesional. 4. Agitación política para obtener la protección legal del monopolio del conocimiento. 5. Código de ética profesional “para eliminar a los no cualificados e inescrupulosos”. Semiprofesiones : ocupaciones que no han conseguido acceder a la condición plena de profesión. Marta Jiménez Jaén
    •  El modelo se ajusta más a las profesiones clásicas que a las contemporáneas. Tiende a aceptar las definiciones de los propios profesionales, que ponen especial énfasis en el altruismo y los objetivos sociales. Sesgo de género. Negación de los conflictos de poder: entre grupos profesionales y entre profesionales y sus clientes. Unilineal y ahistórico: es más un modelo del “deber ser” que del ser histórico y real de las ocupaciones. Marta Jiménez Jaén
    •  Barber, B. (1963): “Some problems in the sociology of professions”, Daedalus, 92 (Fall), pp. 669-688. Carr-Saunders, E. M. y Wilson, P. A. (1933): The Professions, Oxford, Clarendon Press. Casares, J. (1984): Diccionario ideológico de la lengua española, Barcelona, Gustavo Gili. Etzioni, A. (ed.) (1969): The Semi-Professions and their Organization, Nueva York, Free Press. Finkel, L. (1999): “¿Qué es un profesional? Las principales conceptualizaciones de la sociología de las profesiones”, en Castillo Mendoza, C. (coord..): Economía, organización y trabajo. Un enfoque sociológico, Madrid, Pirámide. Freidson, E. (1988): “Identificando las profesiones”, en Poderes profesionales. Un estudio de la institucionalización del conocimiento formal, Chicago, The University of Chicago Press. Goode, W. J. Jr. (1969): “The Theoretical limits of professionalization”, en Etzioni, A. (ed.): The semi-professions and their organizations, New York, Free Press, pp. 266-313. Johnson, T. (1972): Professions and Power, London, Macmillan Press. Kimball, B. (1988): “The problem of teacher`s authority in light of the structural analysis of professions”, Educational Theory, vol. 38, nº 1. Larson, M. S. (1977): The rise of professionalism, Berkeley, university of California Press. Martín Moreno, M. y de Miguel, A. (1982): Sociología de las profesiones, Madrid, CIS. Moliner, M. (1983): Diccionario de uso del español, Madrid, Gredos. Moore, W. E. (1970): The professions: Roles and rules, New York, Russell Sage Foundation. Parsons, T. (1968): “Professions”, en Sills (ed.): International encyclopedia of the social sciences, Vol. 12, New York, Macmillan Publishing and Free press, pp. 536- 547. Parsons, T. (1954): "The Professions and Social Structure" y "A Sociologist Looks at the Legal Profession", en Parsons, T. (ed.): Essays on Sociological Theory, Glencoe, The Free Press, (edición revisada), pp. 34-49 y 370-385 respectivamente (existe traducción al castellano en Paidós, Buenos Aires, 1967). Parsons, T. (1976): El sistema social, Madrid, Revista de Occidente. R. A. E. (2001): Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, www.rae.es. Rodríguez, J. A. y Guillén, M. (1992): “Organizaciones y profesiones en la sociedad contemporánea”, REIS, nº 59. Spencer, H. (1992): “Principios de Sociología” (extractos), REIS , nº 59. Tenorth, E.-H. (1988): “Profesiones y profesionalización. Un marco de referencia para el análisis histórico del enseñante y sus organizaciones”, monográfico de la Revista de Educación, nº 285. Webb, S. y Webb, B. (1917): “Special supplement on professional associations”, Parts. 1, 2. New Statesman 9, nº 211 (April 21), pp. 1-24, y 9, nº 212 (April 28), pp. 25-48. Wilensky, H. L. (1964): “The professionalization of everyone?”, American Journal of Sociology, 70 (September), pp. 137-158. Marta Jiménez Jaén