Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06      17:33       Página 11     N   Ú M E R O   14                       P   R I M E R   C...
LPágs. 11-27.Cap. 02     9/5/06    17:33    Página 12                                                     UTILIDAD DEL HEM...
Págs. 11-27.Cap. 02                9/5/06   17:33         Página 13     N   Ú M E R O     14                             P...
Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06       17:33      Página 14                                                              U...
Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06     17:33       Página 15     N   Ú M E R O   14                      P   R I M E R   C U...
Págs. 11-27.Cap. 02     9/5/06     17:33     Página 16                                                       UTILIDAD DEL ...
Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06    17:33       Página 17     N   Ú M E R O   14                     P   R I M E R   C U A...
Págs. 11-27.Cap. 02   9/5/06   17:33    Página 18                                                 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA E...
Págs. 11-27.Cap. 02        9/5/06     17:34       Página 19     N   Ú M E R O   14                       P   R I M E R   C...
Págs. 11-27.Cap. 02    9/5/06    17:34    Página 20                                                    UTILIDAD DEL HEMOGR...
Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06    17:34       Página 21     N   Ú M E R O   14                     P   R I M E R   C U A...
Págs. 11-27.Cap. 02    9/5/06    17:34    Página 22                                                    UTILIDAD DEL HEMOGR...
Págs. 11-27.Cap. 02        9/5/06     17:34       Página 23     N   Ú M E R O   14                       P   R I M E R   C...
Págs. 11-27.Cap. 02      9/5/06     17:34     Página 24                                                         UTILIDAD D...
Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06    17:34       Página 25     N   Ú M E R O   14                     P   R I M E R   C U A...
Págs. 11-27.Cap. 02     9/5/06    17:34    Página 26                                                     UTILIDAD DEL HEMO...
Págs. 11-27.Cap. 02       9/5/06    17:34       Página 27     N   Ú M E R O   14                     P   R I M E R   C U A...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

53306653 utilidad-del-hemograma-en-clinica-equina

520 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
2 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
520
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4
Acciones
Compartido
0
Descargas
14
Comentarios
0
Recomendaciones
2
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

53306653 utilidad-del-hemograma-en-clinica-equina

  1. 1. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 11 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 C a p í t u l o I I Utilidad del hemograma en la clínica equina Rafaela Cuenca Valera, Josep Pastor Milán Patología General y Médica - Facultad de Veterinaria - Universidad Autónoma de Barcelona R e s u m e n Una de las pruebas laboratoriales más empleadas por el veterinario especialista en medi- cina equina actualmente es el hemograma, debido a la facilidad y rapidez de su reali- zación y a la excelente relación entre su coste y la información proporcionada. Los componentes celulares de la sangre pueden reflejar un cambio específico produci- do en un órgano o sistema corporal o, con más frecuencia, reflejan una respuesta gene- ral del individuo frente a la enfermedad. En este trabajo revisamos las técnicas analíticas que se utilizan para valorar los diferen- tes parámetros del hemograma, así como la interpretación de los mismos. Se exponen también las aportaciones que los nuevos analizadores hematológicos automatizados han traído consigo, contribuyendo a mejorar la precisión y exactitud de los parámetros analizados y a abrir nuevas expectativas sobre la utilidad práctica de otros parámetros menos conocidos. 11
  2. 2. LPágs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 12 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N a función principal de las diferencia evidente entre los caballos deri- pruebas laboratoriales en- vados del árabe, denominados de “sangre tre las que se encuentra el caliente” y los caballos de tiro y ponies, o hemograma, es la de ge- de “sangre fría”, es un hematocrito ligera- nerar una información que mente superior en descanso en los primeros ayude al clínico en los (Tabla 3). procesos de diagnóstico, toma de decisiones, La muestra de sangre se ha de reco- formulación del pronóstico y manejo y con- ger con el animal en descanso, antes de rea- trol del paciente (Rowan, 1999). Incluso lizar ejercicio, y bajo unas condiciones que para los clínicos con experiencia que con disminuyan al máximo la probabilidad de frecuencia son capaces de hacer diagnósti- causarle temor o excitación. Con ello se cos seguros sin contar con pruebas laborato- minimiza el efecto de la contracción esplé- riales, entre ellas el hemograma, el uso ade- nica (elevaría el valor hematocrito, el cuado del mismo le proporciona una dimen- recuento de eritrocitos y la concentración de sión añadida en la práctica clínica. hemoglobina), y la liberación de adrenalina El hemograma, dentro de las pruebas o corticosteroides (provocan modificacio- laboratoriales, es quizá una de las que más nes en el leucograma). El temperamento del se utiliza debido a la facilidad y rapidez de caballo y la técnica empleada en la extrac- su realización y a la excelente relación entre ción pueden tener un efecto importante su coste y la información que proporciona. tanto en los valores eritrocitarios como leu- A este respecto, sólo en contadas ocasiones cocitarios del hemograma (Archer y un hemograma completo sirve como méto- Clabby, 1965; Stewart et al., 1970). do diagnóstico para una enfermedad con- La extracción sanguínea se ha de rea- creta; con mucha más frecuencia refleja la lizar, siempre que sea posible, con el animal condición general del individuo o su res- en ayunas, para evitar la lipemia postpandrial puesta general frente a la enfermedad que puede interferir con los resultados de (Kidd, 1991). otras determinaciones y provocar la hemóli- Los resultados del hemograma han sis in vitro de la muestra. Se debería evitar de interpretarse teniendo siempre en cuenta recoger la muestra de sangre en las tres horas el paciente (edad, raza, sexo, aptitud, trata- inmediatas a la administración de una comi- mientos médicos instaurados, etc.) y los resultados de la exploración clínica que se da rica en concentrados o una ración de heno, le ha realizado. La forma en la que la mues- puesto que en este intervalo se produce un tra se haya recogido y manejado, y la meto- incremento importante en el valor hematocri- dología empleada en la determinación de to y también un incremento del 12% en la los diferentes parámetros, puede, influir concentración de proteínas plasmáticas (Kerr también en los resultados obtenidos y, por y Snow, 1982) debido al aumento de la pro- tanto, en su interpretación. ducción salivar y a la desviación de líquidos De todas las variables mencionadas, desde la circulación al tracto gastrointestinal sin duda las que generan una mayor causa (Clarke et al., 1990; 1998). de variación son la edad y el estado emo- Las muestras de sangre se recogen cional del animal (Tablas 1 y 2). normalmente en tubos de cristal en vacío, Los équidos domésticos presentan con la sal del ácido etilén diaminotetracéti- entre si tan sólo diferencias hematológicas co (EDTA) como anticoagulante, que pro- sutiles (Archer y Jefcott, 1977). La única longa el tiempo en el que la morfología 12 Equinus
  3. 3. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 13 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 Tabla I. Valores hematológicos de referencia en potros Parámetros Nacimiento 24 horas 7 días + Recuento de eritrocitos (x1012/L) 9,0-13,0 8,0-11,0 7,5-10,5 Concentración de hemoglobina (g/L) 120-180 130-155 115-175 Valor hematocrito (L/L / %) 0,40-0,52 0,34-0,46 31-40 Volumen Corpuscular Medio (fl) -- 37-49 -- Concentración Corpuscular Media de Recuento total de leucocitos (x109/L) 5,5-11,5 -- 7,0-12,0 Recuento diferencial de leucocitos Linfocitos (x109/L) 1,8-3,0 1,8-3,0 2,0-4,0 Monocitos (x109/L) -- 0,2 -- Neutrófilos (x109/L) 3,5-10,0 3,0-9,6 7,0-10,0 Eosinófilos (x109/L) -- 0,0-0,1 -- Basófilos (x109/L) -- 0,1 -- Recuento de plaquetas (x109/L) 100-250 125-300 100-400 Datos obtenidos de Knottenbelt, D. C. ; Holdstock, N. y Madigan, J. E. (2004). Tabla II. Valores hematológicos de normalidad en potros Pura Sangre y Cuarto de Milla de ambos sexos (media ± 1SD) Parámetros 1er dia 2-7 dias 8-14 días 21-30 días 1-3 meses (promedio 5) (promedio 9) (promedio 28) (promedio 51) n=34 n=16 n=15 n=8 n=14 Recuento de eritrocitos (x106/µL) 10,5±1,4 9,5±0,8 9,0±0,8 11,2±1,3 11,9±1,3 Concentración de hemoglobina (g/dL) 14,2±1,3 12,7±0,9 11,8±1,2 13,1±1,1 13,4±1,6 Valor hematocrito (%) 41,7±3,6 37,1±2,8 34,9±3,7 37,8±3,3 38,3±4,1 VCM (fl) 40,1±3,8 39,2±2,8 39,1±2,2 34,2±0,4 32,4±1,9 CCMH (%) 9.602±3.372 9.300±2.346 9,483±2.196 9.688±1.940 10.893±2.977 Recuento total de leucocitos /µl Recuento diferencial de leucocitos Linfocitos 2.192±891 2.420±739 2.633±933 3.823±863 5.086±1.419 Monocitos 414±373 308±172 302±124 266±192 348±175 Neutrófilos 6.824±2.757 6.448±2.128 6.338±1.849 5.501±1.346 5.315±2.437 Eosinófilos 0 30±34 21±38 48±53 115±88 Basófilos 14±78 41±44 29±50 11±29 12±2 Datos obtenidos de Feldman, B. F.; Zinki, J. G. y Jain, N. C. (2000). 13
  4. 4. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 14 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N Tabla III. Rangos hematológicos de normalidad para el caballo Parámetros Razas de “Sangre Caliente” Razas de “Sangre Fría” (Basado en 147 caballos (Recogido de la literatura) clínicamente normales) Recuento de eritrocitos (x106/µL) 6,8-12,9 5,5-9,5 Concentración de hemoglobina (g/dL) 11,0-19,0 8,0-14,0 Valor hematocrito (%) 32,0-53,0 24-44 VCM (fl) 37,0-58,5 -- CCMH (%) 31,0-38,6 -- Recuento total de leucocitos/µl 5.400-14.300 6.000-12.000 Recuento diferencial de leucocitos Linfocitos 15.000-7.700 -- Monocitos 0-1.000 -- Neutrófilos 2.260-8.580 -- Eosinófilos 0-1.000 -- Basófilos 0-290 --- Datos obtenidos de Feldman, B. F.; Zinkl, J. G. y Jain, N. C. (2000). celular se mantiene intacta. Dado que el se incluye el recuento de eritrocitos, el valor EDTA puede causar pseudotrombocitopenia hematocrito, la concentración de la hemo- (Hinchcliff et al., 1993) se puede recoger globina, el volumen corpuscular medio también un tubo adicional en citrato sódico (VCM), la concentración corpuscular media para asegurar la fiabilidad del recuento pla- de hemoglobina (CCMH), el recuento total quetario. El análisis debe realizarse tan y diferencial de leucocitos, el recuento de pronto como sea posible tras la recogida, plaquetas y el estudio de la morfología celu- puesto que los componentes celulares de la lar en las tres líneas. sangre sufren cambios degenerativos a las Los recuentos celulares de eritroci- pocas horas. Si el examen no puede realizar- tos, leucocitos y plaquetas se pueden reali- se rápidamente es mejor hacer una extensión zar de forma manual con cámara hemocito- sanguínea y adjuntarla al tubo de sangre métrica de Neubauer y distintos diluyentes para asegurar, al menos, que los cambios o bien de forma automatizada mediante que se obervan en la extensión no son varia- contadores celulares (véase a continuación) ciones provocadas por el almacenaje. que han aumentado la fiabilidad de los El hemograma comprende la cuanti- resultados obtenidos y disminuido el tiempo ficación de los componentes sanguíneos, así empleado en el análisis. El número de pla- como la observación de las alteraciones en quetas en el caballo es relativamente bajo, su composición o morfología. En su estudio comparado con el de otras especies (Fig. 1). 14 Equinus
  5. 5. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 15 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 ictericia, hemólisis o lipemia. Éste es el método considerado goal standard para esta determinación. El valor hematocrito es el parámetro más fiable del hemograma al estar sujeto a menor error técnico que el recuento eritro- citario y la concentración de hemoglobina. Sin embargo, es un parámetro muy poco estable en el animal, especialmente en razas equinas muy excitables. La contracción esplénica, cuando se produce, hace que en Fgura 1. Plaquetas 100X, Diff-Quick. cuestión de minutos entre “en masa” en el torrente circulatorio un gran reservorio de El recuento manual en cámara lleva eritrocitos que normalmente están secues- asociado un error que puede oscilar entre el trados en este órgano (pueden producirse 10-25%, según la serie celular. Con la utili- incrementos superiores al 15%). zación de los métodos electrónicos los Los contadores hematológicos elec- recuentos pueden verse sometidos a gran- trónicos dan un valor hematocrito al que se des errores sobre todo si no se realiza un le denomina packed cell volumen (PCV), control diario y una calibración periódica que se calcula matemáticamente a partir del del analizador. número de eritrocitos que el aparato detecta y de su tamaño (VCM). VALOR HEMATOCRITO CONCENTRACIÓN DE HEMOGLOBINA Este parámetro es especialmente útil en el caballo puesto que permite valo- La hemoglobina se determina espec- rar y controlar el estado de hidratación de un animal con síntomas de cólico, proceso trofotométricamente mediante el método de que es frecuente en esta especie. El valor la cianometahemoglobina. Los contadores hematocrito se define como el volumen hematológicos actualmente disponibles en que ocupan los eritrocitos contenidos en el mercado también utilizan este método. 100 ml de sangre (expresado en porcenta- La hemoglobina ocupa aproximada- jes). Se obtiene al centrifugar la sangre con mente un tercio del volumen eritrocitario; anticoagulante en un capilar de microhe- por lo tanto, en la mayor parte de las mues- matocrito para conseguir la separación de tras sanguíneas, el valor que se obtenga ésta en sus tres componentes principales. dividiendo el hematocrito por tres se apro- La sangre se ha de centrifugar aproxima- ximará al contenido de hemoglobina en el damente entre 12.000-15.000 rpm durante animal. 5’. En la parte distal del tubo se acumulan Cuando las muestras presenten hemó- los glóbulos rojos, separados del plasma lisis, lipemia o un alto número de cuerpos de por una capa delgada blanco-grisácea que Heinz, hay que tener cuidado en la interpre- incluye los leucocitos y las plaquetas. En tación del parámetro, puesto que en estas la parte superior la apariencia macroscópi- situaciones varían las propiedades ópticas de ca del plasma, permite obtener informa- la sangre y las lecturas que se realizan de la ción adicional al poder detectar si existe hemoglobina no son fiables. 15
  6. 6. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 16 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N VOLUMEN CORPUSCULAR MEDIO importante del hemograma que sirve para Y CONCENTRACIÓN MEDIA identificar anormalidades no documentadas DE HEMOGLOBINA CORPUSCULAR en los valores cuantitativos obtenidos. La lectura de la extensión de sangre se ha de El VCM da idea del tamaño medio de hacer de forma sistematizada para evitar los eritrocitos. Los equinos tienen un VCM pasar por alto algún detalle importante. de 44-54 fL. LA CMHC expresa la relación A pocos aumentos, utilizando el entre el peso de la hemoglobina y el volumen objetivo de x10 se observan los bordes de la de los eritrocitos y es un parámetro muy preparación para buscar parásitos, células semejante en todas las especies domésticas. parasitadas, grandes células atípicas y agre- Los nuevos contadores hematológicos de gación plaquetar o leucocitaria. En esta rayo láser miden el VCM automáticamente, zona de la extensión las céllulas suelen estar y el valor de la CMHC lo miden directamen- deformadas o incluso rotas. te del anàlisis célula a célula, aunque tam- La zona adecuada para realizar el bién se puede calcular matemáticamente: recuento diferencial es aquélla en la que los eritrocitos están muy cercanos, tocándose VCM (fl) = PCV% : n.º eritrocitos x106 /µl X 10 pero sin llegar a superponerse. En el cuerpo CMHC (g/dl) = Hb (g/dl): PCV% x 100 de la preparación las células tienden a amon- tonarse, siendo difícil apreciar los detalles. Estos parámetros, que principalmente Con el objetivo de x40 se puede en pequeños animales ayudan a valorar la res- obtener una impresión del recuento de leu- puesta medular frente a las anemia, son menos cocitos (bajo, normal o alto) y podríamos útiles en la especie equina puesto que, a dife- realizar el recuento diferencial leucocita- rencia de los primeros, en el caballo no se pro- rio, aunque ciertas células se deben identi- duce la liberación de eritrocitos inmaduros y ficar con el objetivo de inmersión. Final- nucleados en sangre ante una anemia. El mente, con este último objetivo se lleva a VCM y la CCMH se consideran indicadores cabo el diferencial leucocitario, se examina poco sensibles de regeneración periférica, la morfología celular y se realiza, si es puesto que se requiere de un gran número de necesario, una estimación del número de eritrocitos macrocíticos e hipocrómicos para plaquetas. detectar modificaciones en sus valores. El VCM en un caballo anémico podría aumentar Serie eritrocitaria algo, antes de que el valor hematocrito se incremente (Weiser et al., 1983). Este cambio, Los eritrocitos del caballo tienen de pequeña magnitud, se demuestra con forma discoide bicóncava, y un tamaño de mayor claridad cuando se utilizan analizado- 5-6 µm de diámetro. De forma fisiológica res automáticos que producen eritrogramas se observa la presencia de rouleaux o “pilas donde se muestra la distribución del tamaño de moneda”, hileras de eritrocitos super- de los eritrocitos (Brown and Darien, 1989). puestos los unos a los otros (Fig. 2), lo que genera que la sangre de esta especie sedi- FROTIS SANGUÍNEO mente de forma rápida y que los eritrocitos se separen más rápidamente del plasma en La evaluación morfológica celular las muestras anticoaguladas, que en otras en la extensión de sangre es una parte especies. 16 Equinus
  7. 7. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 17 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 de organelas como ribosomas y mitocondrias. • Esquistocitos. Son fragmentos de eri- trocitos que se producen por desgarro de éstos, debido a un trauma intra- vascular. Aparecen en animales con neoplasias muy vascularizadas (hemangiosarcoma), con coagula- ción intravascular diseminada o bien en las deficiencias por hierro. • Acantocitos. Son eritrocitos espicu- Fgura 2. Pilas de moneda 100X, Diff-Quick. lados que presentan una serie de pro- yecciones de superficie distribuidas Entre los cambios morfológicos que de forma no uniforme. Se producen se pueden observar en los eritrocitos equi- por alteraciones en la concentración nos (Latimer y Andreasen, 2002; Prasse et de fosfolípidos-colesterol a nivel de al., 1981; Korbutiak y Schneiders, 1994) la membrana eritrocitaria. destacamos los siguientes: • Equinocitos (crenación). Son eritro- citos que presentan numerosas pro- • Hipocromia. Son eritrocitos con una yecciones en la superficie, cortas, zona aumentada de palidez central, puntiagudas y uniformes en cuanto indicativos de una deficiencia de al tamaño y la forma. Su formación hierro. En el caballo, la pérdida cró- puede ser artefactual o estar asociada nica de sangre a través del tracto a enfermedad renal, linfoma, picadu- gastrointestinal, producida por para- ra de serpiente o producirse en res- sitación, es probablemente la causa más frecuente de la deficiencia en puesta al ejercicio (Weiss et al., hierro. 1994) asociado aparentemente con • Anisocitosis. Indica la presencia de alteraciones electrolíticas, especial- eritrocitos de diferentes tamaños. mente hiponatremia. Tiene poca importancia para el clíni- • Esferocitos. Son eritrocitos que se co porque tan sólo informa de la tiñen de una tonalidad más intensa a existencia de algún cambio morfoló- la normal porque tienen un área de gico que debe ser detectado. superficie disminuida respecto al • Policromasia. No se observa en los volumen, como resultado de una frotis sanguíneos de caballo puesto fagocitosis parcial producida por la que, como se ha mencionado ante- presencia de anticuerpos o comple- riormente, los équidos no liberan de mento en su superficie. Su presencia forma temprana eritrocitos inmadu- en la sangre equina no se detecta con ros de la médula ante una situación facilidad al ser los eritrocitos equi- de anemia. Indica la presencia de nos más pequeños y no tener una eritrocitos jóvenes que han sido palidez central tan evidente como los liberados de forma temprana y que eritrocitos caninos. Su presencia se tiñen de tonalidad más azulada a sugiere una anemia hemolítica inmu- las células maduras por la presencia nomediada, producida en el potro 17
  8. 8. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:33 Página 18 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N ocasionalmente como consecuencia de moneda, características de la san- de la isoeritrolisis neonatal. gre de esta especie. Para ello se mez- • Cuerpos de Heinz. Son inclusiones cla una parte de sangre con 4-5 par- pequeñas, eccéntricas, de hemoglo- tes de solución salina, que deshará bina precipitada que protruyen lige- las pilas, pero no la aglutinación. ramente desde el margen celular, • Cuerpos de Howell-Jolly. Son rema- provocadas por un daño oxidativo nentes nucleares, pequeños, redon- debido a la exposición a agentes oxi- dos y de color púrpura. Un incre- dantes. Se forman por la desnaturali- mento de su concentración se produ- zación oxidativa de la hemoglobina ce en los casos de anemias regenera- y su presencia hace que las células tivas, esplenectomía y supresión de sean menos deformables y, por tanto, la función esplénica. más susceptibles a la hemólisis. • Inclusiones. Babesia caballi, Theile- Cuando se tiñen con una tinción vital ria equi y Ehrlichia spp. como el nuevo azul de metileno, aparecen de color azul, más eviden- Serie leucocitaria tes que en las tinciones Roma- nowsky. Se pueden forman por la La morfología de los leucocitos equi- ingesta de plantas de la familia nos es similar en muchos aspectos a la de Allium (cebollas y ajos silvestres), otras especies. Las membranas nucleares de de hojas secas de arce (Acer los neutrófilos son más irregulares que las rubrum), o como consecuencia de la de otras especies, dándole a estos núcleos administración de fenotiacina o azul una apariencia multilobulada que no debe de metileno (Carlson, 2002; Boyer et confundirse con hipersegmentación. Los al., 2002). monocitos son similares a los de otras espe- • Eccentrocitos. Son eritrocitos que cies. Aparecen tanto linfocitos pequeños tienen una zona del citoplasma clara como de tamaño moderado. Los linfocitos y la restante ocupada por Hb con- son células de vida larga (de semanas a densada. Son también indicativos de años) que recirculan entre los tejidos linfoi- una exposición a agentes oxidantes y des y la sangre. El eosinófilo es característi- se cree que se forman por alteracio- co, debido a sus múltiples y grandes gránu- nes de la membrana eritrocitaria los de color rosa-anaranjado. Los basófilos (Stockham et al., 1994). se reconocen con facilidad por sus gránulos • Aglutinación. Los eritrocitos apare- múltiples de color púrpura (Figs. 3 a 7). cen agregados de forma irregular, como racimos de uva, indicativo de • Cambios tóxicos. Los PMNs tóxicos anemia hemolítica inmunomediada presentan cambios morfológicos (AHIM), que puede estar inducida causados normalmente por infeccio- por la administración de fármacos, nes bacterianas. Entre estos cambios causada por infecciones por Clostri- está la granulación tóxica. Su pre- dium o bien ser idiopáticas. Es sencia en el caballo sugiere infeccio- importante distinguir esta alteración nes por bacterias gram negativas o en la que los eritrocitos se agregan anomalías intestinales que generan de forma desorganizada, de las pilas una absorción alta de endotoxinas. 18 Equinus
  9. 9. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 19 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 Fgura 3. Linfocito 100X, Diff-Quick. Fgura 6. Eosinófilo 100X, Diff-Quick. Fgura 4. Monocito 100X, Diff-Quick. Fgura 7. Basófilo 100X, Diff-Quick. cinco ó más lóbulos unidos por fila- mentos finos. • Linfocitos reactivos. Presentan una cantidad aumentada de citoplasma azul oscuro y, en ocasiones, una zona perinuclear clara. Se producen cuando hay estimulación antigénica. En ocasiones se pueden observar en las extensiones de sangre mórulas de Ehrli- chia ewengi, que aparecen en PMNs y en Fgura 5. Polimorfonuclear neutrófilo 100X, Diff- ocasiones en los eosinófilos; o bien E. risticii, Quick. que se presenta en monocitos y linfocitos. Aparecen como cuerpos de inclusión pleo- • Hipersegmentación. Es el resultado mórficos de color azul grisáceo a azul oscuro. de un tiempo de tránsito aumentado de los neutrófilos en sangre; la Interpretación leucocitaria mayoría de veces por administración de corticoides o su liberación endó- Durante el primer año de vida el gena. El núcleo del PMN presenta recuento total de leucocitos no cambia de 19
  10. 10. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 20 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N forma significativa, pero si lo hacen los • Leucocitosis en respuesta a corticoi- diferentes tipos leucocitarios. A medida que des, se caracteriza por neutrofilia el potro madura, el recuento de neutrófilos (normalmente sin desviación a la tiende a disminuir y el de linfocitos y eosi- izquierda) y linfopenia, con eosino- nófilos a aumentar (alcanza la meseta a los penia. El recuento total de leucocitos seis meses). Desde los ocho meses hasta no suele exceder de 20.000/µl. La uno o dos años, la relación N:L es de 1:1; respuesta está causada por la admi- luego el número de linfocitos disminuye nistración de corticoides exógenos o lentamente y la ratio N:L aumenta gradual- su liberación endógena y se produce mente hasta alcanzar 2:1 en caballos de entre las dos y cuatro horas, desapa- mayor edad. reciendo a las 24 horas de haberse En el caballo se pueden observar tres eliminado el estímulo. respuestas leucocitarias: Cuando se presenta esta respuesta hay que considerar también que el • Leucocitosis fisiológica, bastante fre- animal puede tener un proceso infla- cuente en caballos de menos de dos matorio crónico, donde hay neutrofi- años. En esta situación se incrementa lia con estrés asociado que genera el número de PMNs maduros y/o lin- linfopenia. Otras pruebas laborato- focitos (Rossdale et al., 1982). Se riales confirmarán o descartarán una produce por la liberación de adrena- u otra situación. lina como consecuencia del temor, la Otras causas de linfopenia, pueden excitación o el ejercicio físico, que ser las infecciones sistémicas agudas, provocan un aumento de la presión las enfermedades víricas agudas (her- sanguínea y la frecuencia cardíaca y pesvirus, influenza) o la pérdida de generan una contracción esplénica. linfocitos en las cavidades corporales. La respuesta se produce en segundos • Leucocitosis de la respuesta inflama- y se observa sobre todo en animales toria, el indicador más sensible y espe- muy nerviosos. Es transitoria, puesto cífico de inflamación en el caballo es que tras 20-30’ de producido el estí- la presencia de un número alto de neu- mulo, la cifra de PMNs vuelve a la trófilos inmaduros circulantes. En una normalidad. La de linfocitos tarda respuesta inflamatoria se puede ver aproximadamente una hora. leucocitosis, leucopenia o un número Otras situaciones en las que se normal de leucocitos circulantes, puede producir neutrofilia son en las dependiendo del equilibrio entre la leucocitosis mediadas por corticoi- demanda tisular y/o el secuestro indu- des o las generadas en procesos cido por endotoxinas y el nivel de pro- inflamatorios, si bien en este último ducción de PMNs en la médula. Si la caso la neutrofilia es persistente y producción medular excede el nivel de no transitoria como la de la leucoci- demanda tisular o de secuestro se pro- tosis fisiológica. duce una leucocitosis y neutrofilia. Si Las linfocitosis se pueden generar se genera la situación inversa el resul- también en casos de estimulación anti- tado es una leucopenia con neutrope- génica crónica (enfermedades víricas) nia. Si, finalmente, la demanda o el o en la insuficiencia adrenocortical. secuestro son similar a la producción 20 Equinus
  11. 11. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 21 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 de la médula ósea, el recuento de suelen inducir eosinofilia (Jain, leucocitos y neutrófilos podría ser 1986); sí lo hace en cambio la migra- normal. ción larvaria, sobre todo si es masiva. En la especie equina, la leucopenia y neutropenia se producen con fre- Fibrinógeno cuencia en problemas gastrointesti- nales en individuos adultos (salmo- El fibrinógeno es una proteína de nelosis, impactación grave, estran- fase aguda que suele utilizarse junto con el gulación, etc.) y en los problemas leucograma para valorar la inflamación. Su gastrointestinales y las septicemias, determinación resulta especialmente útil normalmente por microorganismos cuando el proceso inflamatorio no se acom- gram negativos, en potros. En estas paña de cambios en el leucograma. No obs- situaciones se produce una demanda tante, no todos los procesos inflamatorios intensa de neutrófilos por parte de cursan con aumento de fibrinógeno, por lo los tejidos y/o una endotoxemia que un valor normal de dicho parámetro no grave que genera, marginación de permite descartar la inflamación. El interva- los neutrófilos en los pequeños lo de referencia en équidos va de 100-400 vasos. mg/dl. Su concentración plasmática empie- En estos casos es frecuente observar za a aumentar a las 48 horas del inicio de la neutrófilos tóxicos, debido a la parti- inflamación y alcanza un pico máximo (que cipación de bacterias y sus toxinas puede exceder los 1.000 mg/dl) entre los en la patogenia de la leucopenia. cinco y siete días. Otras causas de neutropenia, acom- pañada con frecuencia de linfopenia, Aportaciones son las enfermedades víricas agudas de los nuevos analizadores como la arteritis, la infección por herpesvirus 1 -EHV 1- y la anemia La necesidad de producir resultados infecciosa equina (Duncan y Prasse, fiables, que a su vez sean efectivos en tiem- 1986). La neutropenia se produce po y coste, ha impulsado el desarrollo de también en la ehrlichiosis granulocí- sistemas hematológicos automatizados, tica (Madigan y Gribble, 1987) y puesto que el recuento manual tiene poca durante las primeras fases de la ehr- precisión (ICSH, 1994). Los nuevos anali- lichiosis monocítica. zadores hematológicos tienen una alta La monocitosis se produce durante reproductividad y exactitud respecto a los la inflamación crónica, especialmen- recuentos manuales puesto que evalúan te aquellas que se asocian a necrosis miles de células de cada muestra. tisular (Jain, 1986; Tyler et al., En 1956, durante la Conferencia 1987). Anual Electrónica de Chicago, USA, se pre- La situación de eosinofilia se produ- sentó un sistema de recuento basado en una ce en enfermedades de origen alérgi- medida de resistencia o conductividad co (dermatitis por Culicoides) o para- (impedancia). Esta tecnología utiliza el prin- sitario (vermes pulmonares y ásca- cipio de que las células son malas conducto- ris). Los estados intraluminales de ras eléctricas. En estos instrumentos la san- los parásitos gastrointestinales no gre se diluye en un medio eléctricamente 21
  12. 12. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 22 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N conductor y se la fuerza a pasar a través de método de recuento denominado anàlisis un pequeño orificio entre dos electrodos. cuantitativo del buffy-coat. Este sistema se Las células desplazan una pequeña cantidad basa en que la diferente densidad de cada de líquido conductor e incrementan la resis- grupo de células sanguíneas hace que se tencia eléctrica causando un cambio de coloquen en bandas diferenciadas, cuando la potencial entre los electrodos, con la consi- sangre se coloca en un tubo de hematocrito guiente producción de un pulso, en donde la y se somete a centrifugación. La anchura de amplitud es proporcional al tamaño de la cada banda refleja el número de células pre- célula y la cantidad de impulsos, al número sentes en cada población. de células. La citometría de flujo es el último Los eritrocitos y plaquetas se sepa- avance en la tecnología de analizadores ran basándose en el tamaño y los leucocitos hematológicos. Dentro de ellos, los que uti- se determinan tras lisar los eritrocitos con lizan doble ángulo de luz láser son los más unas gotas de saponina, dejando los núcleos novedosos. En este sistema, las células celulares libres (que es lo que realmente se pasan a través de un haz de luz láser que es cuenta). Estos analizadores permiten dife- absorbido y dispersado por la célula. Las renciar dos poblaciones leucocitarias que si interrupciones en el haz de luz se utilizan bien no facilitan datos fiables en las espe- para determinar el recuento celular, mien- cies canina y felina respecto al diferencial tras que los cambios en la dispersión de la leucocitario (Pastor et al., 1999a, 1999b), sí luz se utilizan para determinar el tamaño lo hacen en el caso de la especie equina celular y su complejidad interna o densidad. (Pastor et al., 1992). Los modernos analizadores de rayo La anchura de distribución del histo- láser con tinciones de peroxidasa y basofilia grama de hematíes (RDW) informa sobre el permiten realizar el diferencial leucocitario grado de anisocitosis eritrocitaria presente en prácticamente todas las especies domés- en la muestra. En veterinaria no se dispone ticas con gran precisión y exactitud (Tved- de suficientes datos publicados para facili- ten y Haines, 1994; Tvedten et al., 2000) tar la interpretación de la RDW; sin embar- (Fig. 8). go, sí se ha confirmado éste como un pará- Una aportación novedosa y de apli- metro útil para evaluar anemias por defi- cación práctica importante, en un futuro ciencia en hierro –muy poco frecuente en mediato, es la información que proporcio- los équidos–, eritropoyesis activa y, en nan estos analizadores de rayo láser sobre la muestras almacenadas, casos en los cuales presencia de reticulocitos circulantes. Como se produce un aumento de la anisocitosis se ha mencionado anteriormente, la médula (Weiser, 1982; Tvedten, 1993). ósea del caballo responde a la pérdida de El histograma de la concentración de sangre incrementando la eritropoyesis y hemoglobina y el ancho de distribución del produciendo reticulocitos; sin embargo, mismo (HDW) proporcionan información éstos no son liberados durante la homeosta- sobre la anisocromía de la muestra. Sin sis o las situaciones de anemia suave o embargo, su utilidad e interpretación en moderada (Jeffcott, 1977; Fernández y medicina veterinaria debe evaluarse todavía, Grindem, 2000). debido a que sólo son capaces de determi- Hasta muy recientemente, la tinción narla los analizadores de rayo láser. A prin- manual, incubando la sangre con un coloran- cipios de la década de los 80 se desarrolló el te vital (como el nuevo azul de metileno), 22 Equinus
  13. 13. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 23 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 Fgura 8. Ejemplo de diferencial leucocitario obtenido con el ADVIA 120 con sangre de caballo. específico para ácidos nucléicos, y el recuen- la serie roja, es decir, del grado de anisoci- to manual de los eritrocitos que contienen el tosis que muestran los eritrocitos (RDW), precipitado de colorante (Deiss y Kurth, de los citogramas eritrocitarios o de los his- 1970; Fernández y Grindem, 2000), no per- togramas de la distribución del volumen mitían detectar reticulocitos en el caballo, –parámetros todos ellos que aportan los incluso cuando el animal presentaba una ane- nuevos analizadores hematológicos (Tved- mia grave (Smith y Agar, 1976). ten y Weiss, 2000). Por tanto, la forma, de comprobar el Mediante la observación de biopsias grado de regeneración eritropoyética en la de médula ósea (Lumsden et al., 1975; Eas- especie equina se limitaba al anàlisis del ley, 1985; Radin et al., 1986; Malikides et tamaño de los eritrocitos, es decir, de su al., 2000) donde se determina la relación volumen (VCM) –indicador tardío de rege- mieloide:eritroide (la relación normal es de neración–, de la anchura de distribución de 0,5:1,5), asumiendo que el comportamiento 23
  14. 14. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 24 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N mieloide es normal, se puede también valo- ángulos (el bajo que mide el tamaño de la rar el grado de respuesta eritropoyética. Una célula y el alto que mide su cantidad de ratio < a 0,5 supone que hay un incremento hemoglobina), mediante la detección de las en la serie eritroide y, por tanto, una anemia células que fluorescen, tras incubarlas con un regenerativa. Otra forma de valorar la eritro- colorante de ácidos nucléicos catiónico, oxa- poyesis en esta especie es contar los reticulo- zina 750 (Tvedten, 1993; Weiss, 2002), que citos mediante preparaciones de médula ósea tiñe las células de acuerdo a su cantidad de teñidas con nuevo azul de metileno (Schalm, ARN. Esto permite que el analizador informe 1975). Un caballo normal tiene hasta un 3% sobre los reticulocitos con baja (reticulocitos de reticulocitos en médula ósea y su incre- maduros), media (reticulocitos de madurez mento sugiere un aumento de la eritropoye- intermedia) y alta absorbancia (reticulocitos sis (Lassen y Swardson, 1995; Schalm, inmaduros) (Fig. 9). 1980; Tablin y Weiss, 1985). Estos métodos automatizados identi- En la actualidad, al aumentar la sensi- fican la proporción de células que contienen bilidad de los analizadores hematológicos ácido nucléico en > 40.000 eritrocitos (Coo- automatizados más actuales, como el ADVIA per et al., 2005), dependiendo de la densidad 120 que cuantifican aquellos eritrocitos que eritrocitaria de la muestra, en lugar de en contienen ácidos nucléicos por citometría de 1.000 eritrocitos como sucede en el método flujo, se ha detectado la presencia de reticulo- manual. Además, la medida directa del citos en sangre de équidos con anemia grave tamaño y concentración de hemoglobina de (Weiss y Moritz, 2003). un gran número de reticulocitos, que llevan Este analizador determina las propor- a cabo estos contadores, permite analizar de ciones de reticulocitos por la combinación de forma automatizada la variación de estos la aborción de la luz y su dispersión en dos parámetros, lo que no era posible realizar Fgura 9. Ejemplo de recuento de reticulocitos. Se identifican varias poblaciones según la cantidad de grá- nulos. EjeY = densidad celular, EjeX = tamaño celular. 24 Equinus
  15. 15. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 25 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 con la determinación manual de reticuloci- 3. Boyer JD, Breeden DC and Brown DL. tos y sólo en una medida limitada en los apa- (2002). Isolation, identification, and cha- ratos que utilizan un sistema de funciona- racterization of compounds from Acer miento de impedancia eléctrica (Knoll, rubrum capable of oxidizing equine eryth- 2000; Waters y Seal, 2001). rocytes. Am J Vet Res, 63 (4): 604-610. Cooper et al. (2005) comprobaron 4. Brown CM and Darien BJ (1989). Anemia- mediante el uso del analizador de citometría pale mucous membranes. In: Problems in de flujo ADVIA 120 que en caballos a los equine medicine. Brown, C. M. (ed). Lea que se les había provocado una anemia and Febiger, Philadelphia, 161-168. grave por sangría, se producía un incremen- 5. Carlson G. (2002). Clinical chemistry to en los parámetros de reticulocitos estudia- tests. In: Smith, B. P. (ed.) Large animal dos por el aparato, principalmente en el internal medicine, 3rd ed. St Louis, volumen corpuscular medio del reticulocito Mosby, 389-412. (MCVr) y en la concentración de hemoglo- 6. Clarke LL, Argenzio RA and Roberts M C bina reticulocitaria (CHr). En los animales a (1990). Effect of meal feeding on plasma los que se le impuso un tratamiento con eri- volume and urinary electrolyte clearance tropoyetina se comprobó el incremento del in ponies. Am J Vet Res, 51: 571-576. número de reticulocitos y la modificación de 7. Clarke LL, Ganjam VK, Fichtenbaum, B los parámetros reticulocitarios proporciona- et al., (1998). Effect of feeding on renin- dos por el analizador (MCVr, CHr, RDWr angiotensin-aldosterone system of the –anchura de distribución de reticulocitos–, horse. Am J Physiol, 254: R524-530. HDWr –anchura de distribución del conteni- 8. Cooper C, Sears W and Bienzle D (2005). do en hemoglobina de los reticulocitos). Reticulocyte changes after experimental En conclusión, el examen laboratorial anemia and erythropoietin treatment of hor- de la sangre equina proporciona una informa- ses. J Appl Physiol 99: 915-921. ción que contribuye a reducir la lista de diag- 9. Cuenca R, Pastor J, Viñas L y Lavín S nósticos potenciales o, en menor número de (1993). El hemograma en clínica equi- ocasiones, a realizar un diagnóstico específi- na: una ayuda al diagnóstico. Veterinaria co. La incorporación en los laboratorios de en Praxis, Vol. 8 nº 2-3, 53-58. nuevos analizadores hematológicos ha contri- 10. Deiss A and Kurth D (1970). Circulating buido a mejorar la precisión y exactitud de los reticulocytes in normal adults as deter- parámetros analizados y a abrir nuevas mined by the new methylene blue expectativas sobre la utilidad práctica de method. Am J Clin Pathol 53: 481 – 484. otros parámetros menos conocidos. 11. Duncan JR and Prasse KW (1986). Vete- rinary Laboratory Medicine. Ames, IA, BIBLIOGRAFÍA Iowa State University Press. 12. Easley JR (1985). Erythrogram and red 1. Archer RK and Clabby J. (1965). The cell distribution width of Equidae with effect of excitation and exertion on the esperimentally induced anemia. Am J circulating blood of horses. Vet Record, Vet Res 46: 2378-2384. 77: 689-690. 13. Feldman, B. F.; Zinkl, J. G. and Jain, N. 2. Archer RK and Jefcott LB. (1977). C. (2000). Schalm’s veterinary hemato- Comparative clinical hematology. 1st logy. 5th ed. Pahiladelphia: Lippincott ed. Oxford: Blackwell Scientific, 161. Williams & Wilkins. 25
  16. 16. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 26 UTILIDAD DEL HEMOGRAMA EN LA CLÍNICA EQUINA N 14. Fernández FR and Grindem CB Reticu- and Tyler RD eds. Diagnostic cytology and locyte response. (2000). In: Schalm’s hematology of the horse, 2nd edn. St. Veterinary Hematology, edited by Feld- Louis, Mosby, 200- 216. man BF, Zinkl JG and Jain NC Philadel- 26. Lumsden JH, Valli VE, McSherry BJ, phia, PA: Lipincott, p. 110-116. Robinson GA and Claxton MJ (1975). 15. Hinchcliff RW, Kociba GJ and Mitte LA The kinetics of hematopoiesis in the (1993). Diagnosis of EDTA-dependent light horse. II. The hematological res- pseudothrombocytopenia in a horse. J Am ponse to hemorrhagic anemia. Can J Med Assoc. 203: 1715-1716. Comp Med 39: 324-331. 16. ICSH. (1994). Reference method for the 27. Madigan JE and Gribble D (1987). enumeration of erythrocytes and leu- Equine ehrlichiosis in northern Califor- cocytes. Clin. Lab. Haemat. 16, 131-138. nia: 49 cases (1968-1981). J Am Vet 17. Jain NC. (1986). Schalm’s Veterinary Hema- Med Assoc 190: 445. tology, ed4, Philadelphia, Lea and Febiger. 28. Malikides N, Mollison PJ, Reid SW and 18. Jeffcott LB (1977). Clinical haematology Murray M (2000). Haematological respon- of the horse. In: Archer RK, Jeffcott LB, ses of repeated large volume blood collec- eds. Comparative clinical haematology. tion in the horse. Res Vet Sci 68: 275 – 278. Oxford: Blackwell Scie, 161-213. 29. Pastor J y Cuenca R (2002). Interpreta- 19. Kerr MG and Snow DH (1982). Altera- ción de los nuevos índices hemáticos. tions in haematocrit, plasma proteins and Argos, Informativo Veterinario, nº 39, electrolytes in horses following the fee- Junio, 26-29. ding of hay. Vet Record, 110: 538- 540. 30. Pastor J, Cuenca R, Viñas L and Lavín S 20. Kidd R (1991). The basic components (1992). Differencial leucocyte analysis of a leukogram. Vet. Med. 86: 263-274. of ten different animal species using a 21. Knoll JS (2000). Clinical automated semiautomate haematology instrument hematology systems. In: Schalm’s Vete- Sysmex F-800. Proceedings of the VIth rinary Hematology, edited by Feldman, International Symposium of the World B. F., Zinkl, J. G. and Jain, N. C. Phila- Association of Veterinary Laboratory delphia, PA: Lipincott, p. 3-11. Diagnosticians. Lyon, France. 22. Knottenbelt, D. C.; Holdstock, N. and 31. Pastor J, Cuenca R, Darnaculleta F, Marco I, Madigan, J. E. (2004). Equine Neonata- Viñas L y Lavín S (1999a). Evaluación del logy Medicine and Surgery. Edinburg: analizador hematológico de impedancia Saunders. eléctrica Baker 9120+ con sangre de caba- 23. Korbutiak E and Schneiders DH (1994). llo. Medicina Veterinaria 16:3, 150-161. A confirmed case of equine ehrlichiosis 32. Pastor J, Cuenca R, Darnaculleta F, in Great Britain. Equine Vet Education, Marco I, Viñas L y Lavín S (1999b). 6: 303-304. Evaluación del analizador hematológico 24. Lassen ED and Swardson CJ (1995). de impedancia eléctrica Baker 9120+ Hematology and hemostasis in the con sangre de caballo. Medicina Veteri- horse: normal functions and common naria 16:3, 150-161. abnormalities. Vet Clin North Am: Equi- 33. Prasse KW, George L. and Whitloch RH ne Pract, 11 (3): 351-389. (1981). Idiopathic hypersegmentation of 25. Latimer KS and Andreasen CB (2002). neutrophils in a horse. J Am Vet Med Peripheral blood smears. In: Cowell RL Assoc, 178: 303-305. 26 Equinus
  17. 17. Págs. 11-27.Cap. 02 9/5/06 17:34 Página 27 N Ú M E R O 14 P R I M E R C U AT R I M E S T R E 2006 34. Radin MJ, Eubank MC and Weiser MG study using a hematology analyzer (1986). Electronic measurement of eryth- system. Vet. Clin. Pathol. 23 (3): 90-96. rocyte volume and volume heterogeneity 45. Tvedten H and Weiss DJ (2000). Classifi- in horses during erythrocyte regeneration cation and laboratory evaluation of ane- associated with experimental anemias. mia. In: Feldman BE, Sinkl JG and Jain Vet Pathol 23: 656-660. NC, eds. Schalm’s veterinary hemato- 35. Rossdale PD, Burguez PN and Cash logy. 5th edn. Philadelphia: Lippincott, RSG (1982). Changes in blood neutro- Williams and Wilkins, 143-150. phil/lymphocyte ratio related to adreno- 46. Tvedten H, Scott M and Boon GD cortical fuction in the horses. Equine Vet (2000). Interpretation of cytograms and J 14: 293. histograms of erythrocytes, leukocytes 36. Rowan RM (1999). Globalization and and platelets. In: Bonagura JD (ed). Kir- Hematology Standardization. Education k’s Current Veterinary Therapy XIII Program Supplement, Bangkok, Thai- Small Animal Practice. W. B. Saunders, landia. Octubre 24-28. Co, Philadelphia 381-390. 37. Schalm OW (1975). Equine hematology 47. Tyler RD, Cowell RL, Clinkenbeard EM et as an aid to diagnosis. Proc 1st Int Symp al., (1987). Hematologic values in horses Equine Hematology. AAEP, 3-16. and interpretation of hematologic data. Vet 38. Schalm OW (1980). Equine hemato- Clin North Am Equine Pract 3: 461. logy: Part IV–erythroid marrow cyto- 48. Waters HM and Seal LH (2001). A logy in response to anemia. Equine systematic approach to the assessment Prac, 2 (5): 35 – 40. of erythropoiesis. Clin Lab Haematol 39. Smith JE and Agar NS (1976). Studies 23: 271- 283. on erythrocyte metabolism following 49. Weiss DJ (2002). Application of flow acute blood loss in the horse. Equine Vet cytometric techniques to veterinary clini- J. 8: 34-37. cal hematology. Vet Clin Pathol 31: 72-82. 40. Stewart GA, Clarkson GT and Steel JD 50. Weiss DJ and Moritz A (2003). Equine (1970). Hematology of the racehorse and immune-mediated hemolytic anemia asso- factors affecting the interpretation of the ciated width Clostridium perfringens blood count. Proc 16th Ann Conv Am infection. Vet Clin Pathol 32: 22-26. Assoc Equine Pract, 17-35. 51. Weiss DJ, Geor RJ and Clark MS 41. Stockham SL, Harvey JW and Kinden (1994). Effects of echinocytes on DA (1994). Equine glucose-6-phosphate hemorrheologic values and exercise per- dehydrogenase deficiency. Vet Pathol formance in horses. Am J Vet Res, 55: 31: 518. 204-210. 42. Tablin F and Weiss L (1985). Equine 52. Weisser MG (1982). Erythrocyte volu- bone marrow: a quantitative analysis of men distribution analysis in healthy erythroid maduration. Anat Rec, 213 dogs, cats, horses and dairy cows. Am. (Oct): 202-206. J. Vet. Res. 43: 163-166. 43. Tvedten H (1993). Advanced hemato- 53. Weisser MG, Kohn C and Vachon A logy analyzers: interpretation of results. (1983). Erythrocyte volume distribution Vet Clin Pathol 22: 72-80. analysis and hematological changes in two 44. Tvedten H and Haines C (1994). Canine horses with immune-mediated hemolytic automated differential leukocyte count: anemia. Vet Pathol, 20: 424-433. 27

×