Capítulo 5
La Sabiduría es justa
A
lguien puede ser inteligente y astuto,y aun así ser un necio
con falta de sabiduría. Se...
LA SABIDURIA ES JUSTA 47
justicia, y deben identificarse con el temor de Dios.Y, en oposición a las
apologías promovidas e...
48 LIBRO DE PROVERBIOS
reciben abiertamente palabras de bendiciones, la boca de los malvados
se cubrirá con palabras de vi...
LA SABIDURIA ES JUSTA 49
palabras que deberían haber señalado la vida, en cambio, a menudo han
generado violencia y muerte...
50 LIBRO DE PROVERBIOS
pobres en espíritu”,que señala a quienes no son astutos,que no saben y que
no quieren conocer todas...
LA SABIDURIA ES JUSTA 51
encanto invisible,será tomada en cuenta. El hombre que no se jacta y que
humildemente oculta sus ...
52 LIBRO DE PROVERBIOS
necio le parece bien lo que emprende”(12:15, NVI). El resultado de esta
actitud es que el necio nun...
LA SABIDURIA ES JUSTA 53
sabio conoce el mecanismo de esta iniquidad. La falta de esperanza es,
precisamente, lo que produ...
54 LIBRO DE PROVERBIOS
juntas y quebrantado comparten el mismo sonido r, que significa“mal”.Así
como la sabiduría, el mal ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Capítulo 5 | Libro complementario | La sabiduría es justa | Escuela Sabática

5.031 visualizaciones

Publicado el

Capítulo 5 | Libro complementario | La sabiduría es justa | Escuela Sabática
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
5.031
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.246
Acciones
Compartido
0
Descargas
41
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Capítulo 5 | Libro complementario | La sabiduría es justa | Escuela Sabática

  1. 1. Capítulo 5 La Sabiduría es justa A lguien puede ser inteligente y astuto,y aun así ser un necio con falta de sabiduría. Se ha observado a menudo esta paradoja en nuestras sociedades. Eruditos brillantes y bien educados pudieron vivir vidas caóticas y no saludables, mientras que personas de mente simple, con poca educación, pu vivir existencias coherentes y sanas. Los hombres inteligentes son, en ocasiones, malvados y llenos de odio, mientras que personas mentalmente limitadas pueden ser bondadosas y amantes. Salomón, que fue brillante y bien educado, no puede estar bajo sospecha de anti intelectualismo; no obstante, deplora esta extraña contradicción, y trata de repararla en esta nueva sección (10:1-22:16), una colección de 375 proverbios (el valor numérico del nombre hebreo de Salomón), que lleva su nombre en la introducción a ella. La tesis básica es que la Sabiduría y la inteligencia no pueden escindirse de la justicia y la vida espiritual. Para destacar su punto, Salomón usa la figura literaria hebrea de establecer dos categorías en paralelo, ya sea poniéndolas en contraste de un modo antitético (A, pero B) o comparándolas (A mejor que B). Essignificativo que la palabra tsadíq, “justo”, es la palabra clave en esta sección, donde aparece 21 veces. Al contrario del ideal defendido en muchas de nuestras sociedades seculares, la Sabiduría y la inteligencia deben relacionarse con la santidad y la 46
  2. 2. LA SABIDURIA ES JUSTA 47 justicia, y deben identificarse con el temor de Dios.Y, en oposición a las apologías promovidas en muchos círculos religiosos, una vida religiosa y santa no debería disociarse de la Sabiduría y la inteligencia. El propósito de Salomón es demostrar, en realidad, que las dos categorías van juntas. La Sabiduría es justicia. VIDA O MUERTE Salomón abre su ruego didáctico con un argumento emocional. La Sabiduría y la necedad están respectivamente asociadas con el gozo del padre y la tristeza de la madre (10:1). En vez de recordar simplemente el justo rigor de su padre y los argumentos de su madre, el hijo ahora los “sentirá” antes de sus acciones; recordará en su corazón el rostro feliz de su padre y la expresión triste de su madre. Aun si no está total o inmediatamente de acuerdo con ellos, sencillamente actuará por amor a ellos, por causa de su relación mutua. El gozo de su padre o la tristeza de su madre inspirarán las elecciones en su vida.Otra vez,el paradigma de los dos caminos, bosquejados en el libro de Deuteronomio, se proyecta aquí, con una perspectiva de vida o de muerte. Maldad versus justicia. Primero se asienta el principio básico del cual se puede derivar el resto. Por un lado, los muchos tesoros, las riquezas acumuladas por los malvados, no les producirán ganancias, porque los impíos morirán y no serán salvados de la muerte (10:2b). Por otro lado, la persona justa que puede tener nada será librada de la muerte (10:2a). La razón esencial para esta diferencia se atribuye a Dios. Mientras Dios no permitirá que el justo muera de hambre y escuchará su clamor,él ignorará los deseos de los impíos (10:3). Dios es el que “enriquece", “y no añade tristeza”(10:22).El temor de Jehová“aumentará los días”(10:27) y el camino del Señor provee“fortaleza al perfecto”(10:29). Sin embargo, esto no significa que el justo sea pasivo y solo goce de las bendiciones de Dios en su cama. Precisamente por causa de una relación personal con Dios, el justo mantiene una ética del trabajo específica. Lo que se ha atribuido a Dios se ve como el resultado directo del esfuerzo del justo y aparece en el ámbito de la vida humana. Mientras las personas justas
  3. 3. 48 LIBRO DE PROVERBIOS reciben abiertamente palabras de bendiciones, la boca de los malvados se cubrirá con palabras de violencia dirigidas en contra de ellos (10:6). La memoria del justo se conserva, mientras que el malvado es olvidado (10:7).El sabio está abierto a la instrucción, pero el necio cae (10:8).Quien practica la integridad tiene un trabajo seguro; el que engaña, en última instancia es quebrantado (10:9). El impío será la víctima de su propio temor, en cambio, el justo será afirmado (10:24). El malvado goza del mal y,en consecuencia, ya no podrá discernir entre el bien y el mal, mientras que el sabio apreciará el valor del discernimiento (10:23). La contribución del perezoso que no hace sus deberes y no se prepara con seriedad será contraproducente (10:26). Todos estos proverbios,que han sido aquí decodificadosy parafraseados, dan contenido a la observación de Salomón: siempre cosechamos lo que sembramos,ya sea bueno o malo. El poder de la lengua. Se da un lugar importante al dominio del habla. Mientras que las palabras del justo surgen como un “manantial de vida”,un concepto que se asocia con el Jardín del Edén y el templo escatológico (Eze.47:l,2,cf. Gén.2:10),las palabras del necio esconden actos de violencia (10:11). Aunque el uso de muchas palabras se asocia con el pecado, la limitación de palabras es sabia (10:19). Salomón se refiere principalmente aquí al simple acto de ser hablador. Las palabras son preciosas y deberían ser usadas con cuidado.Aquellos que hablan con facilidad son tentados a gozar del sonido y la música de sus palabras, en vez de prestar atención al contenido de su discurso,y darse cuenta de la persona a quien hablan. El resultado es parloteo sin sentido. Mientras la lengua del justo es preciosa y enriquecedora, las palabras del necio son inútiles (10:19-21). Las palabras de odio encienden rencillas y tensiones, pero las palabras de amor producen perdón y arrepentimiento (10:12; cf. Sant. 5:20). Las palabras del justo son bien recibidas, pero el habla del impío es silenciado (10:31,32). Los profesionales de la palabra -políticos y también ministros que usan el poder de las palabras para ganar sus casos, predicar y exhortar- deben meditar en el poder de aquellas. De hecho, el pulpito a menudo ha sido usado para promulgar el odio, y las
  4. 4. LA SABIDURIA ES JUSTA 49 palabras que deberían haber señalado la vida, en cambio, a menudo han generado violencia y muerte. Las palabras pueden dar vida, pero también pueden matar. En estos días de amplia difusión de Internet, en que se entregan las palabras como productos sin elaborar,sin la presencia de quien habla ysin la presencia física de aquel que escucha, las palabras han llegado a ser aún más peligrosas. El problema con nuestras palabras es que una vez pronunciadas ya no podemos controlarsus efectosy sus interpretaciones.Otro proverbio puede encapsular la enseñanza del sabio sobre el delicado asunto de manejar el poder de nuestra lengua:“El hablar es plata,pero el silencio es oro”. MÁS ES MENOS, Y MENOS ES MÁS La siguiente sección continúa con el mismo lenguaje de contrastes, pero esta vez la lección se transmite mediante una paradoja que sorprende y nos obliga a combinar los opuestos. Una cualidad positiva puede, en realidad, contener su mal negativo. La bendición puede ser ocasión de una maldición; por otro lado,tener menos puede ser la oportunidad de obtener más. Salomón, que lo tenía todo,sabía muy bien que la riqueza,el poder, el encanto y la soberanía no vienen solos,y no son una salvaguardia contra la miseria. De hecho,Salomón tenía la experiencia de que nunca fue tan sabio como cuando se sentía sencillo y falto de inteligencia (1 Rey.3:7-9). La primera ilustración de esta verdad paradójica se encuentra en el dominio de los negocios. Pódennos llegar a ser ricos con una balanza engañosa (11:1), manipulando las cuentas o introduciendo mentiras en nuestro informe de gastos. Pero esta operación, que solo ve el Señor, es la afirmación implícita de que abandonamos la presencia del Señor. Por otro lado, si somos honestos, sabiendo que podríamos perder dinero, viviremos de acuerdo con los principios de la fe,“la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”(Heb. 11:1). En este último caso, experimentamos la proximidad de Dios, y el Cielo la goza plenamente. Vivimos con esperanza,en la perspectiva de otro Reino (Heb. ll:la),y con la convicción de que no vemos lo que realmente importa (Heb. 11:1b).Esta es la verdad chocante que Jesús enseñó en el monte:“Bienaventurados los
  5. 5. 50 LIBRO DE PROVERBIOS pobres en espíritu”,que señala a quienes no son astutos,que no saben y que no quieren conocer todas las trampas para avanzar en el sistema, porque “de ellos es el reino de los cielos”(Mat. 5:3). Otro proverbio sugiere una de las claves de este principio: “No aprovecharán las riquezas en el día de la ira”(11:4); proverbio que alude a la muerte. ¿Para qué luchar por ser rico, si la forma en que lo hacemos no nos salvará de la muerte? Esa ganancia rápida y deshonesta no nos ayudará en nuestra confrontación con la muerte, mientras que “la justicia librará de muerte”(l 1:4).Comparando a los cristianos con los atletas que corren“para recibir una corona corruptible”(1 Cor.9:25a), el apóstol Pablo explica este punto cuando insta a sus discípulos a correr por una corona“incorruptible” (1 Cor. 9:25b). Al perder lo perecedero, ganaremos lo imperecedero. Salo­ món había observado esta verdad de ganar mediante una pérdida ya aquí, en nuestra vida:“Hay quienes reparten, y les es añadido más”(11:24a). Por otro lado, el que amasa riquezas mediante engaños llegará a ser pobre (11:24b). El generoso, que da liberalmente, sin explotar a su cliente, “será prosperado”(11:25).Elverbo hebreo está en voz pasiva,lo que sugiere que el rico debe su riqueza a otros,y no a sus propios esfuerzos.La explicación de este proceso poco usual se da en el versículo siguiente; la gente bendecirá al que es generoso con ellos (11:26), y tendrá más clientes y llegará a ser más rico,paradójicamente, porque no estaba interesado en llegar a ser rico. Si pensamos muy alto de nosotros mismos (121:2a),y así despreciamos a otros que consideramos inferiores (11:12), conoceremos la vergüenza de la humillación (11:2a). Esta es la señal de nuestra falta de sabiduría (11:12).Pero,si somos humildes y no nos exaltamos por sobre otros,seremos honrados,y alabarán nuestra sabiduría (11:2b).Jesús plantea un escenario similar en su parábola del invitado a la fiesta de bodas, que concluye con la misma lección: El“que se enaltece será humillado; y el que se humilla,será enaltecido”(Luc. 14:11). Esta lección se aplica aun en el dominio de la cosmética (11:22). La mujer que se acicala todo el tiempo y está ansiosa por promover su belleza se volverá ridicula.Otra vez,el deseo de sermás terminaproduciendo menos. La mujer modesta, que no habla demasiado y se concentra en el valor del
  6. 6. LA SABIDURIA ES JUSTA 51 encanto invisible,será tomada en cuenta. El hombre que no se jacta y que humildemente oculta sus obras, un día será bendecido (Apoc. 14:13). El líder que reconoce sus limitaciones y no teme consultar a sus pares estará seguro (11:14).El sabio de Proverbios promete una recompensa inmediata “en la tierra”a los justos, que se preocupan por el otro Reino. A fortiorí, el impío, que solo está interesado en el resultado inmediato, conocerá la consecuencia de sus actos en esta vida presente (11:31). MENTIRAS, MENTIRAS, MENTIRAS Se cuenta acerca de un rey que necesitaba designar un ministro de finanzas. El rey pensó que tal tarea necesitaba de la experiencia de un gran mentiroso. El rey entonces, organizó una competencia de mentiras: la persona que pudiera ofrecer la mentira más grande, sería designada para el cargo. Se inscribió un gran número de candidatos, cada uno equipado con su mentira más grande e increíble. La selección fue difícil, porque los mentirosos estaban bien adiestrados. El rey estaba avergonzado.De repente notó a un hombre sentado en la oscuridad.Cuando se acercó,se dio cuenta de que era su consejero más confiable. Entonces,el rey le preguntó si había venido al concurso de mentiras. -¡Oh, no! -respondió el consejero-. ¡Nunca! -¿Pór qué? -indagó el rey El consejero respondió: -Yo nunca pasaría ese examen. Nunca miento. El rey sonrió y dijo: -Acabas de ganar la competición. Esa es la mayor mentira que haya escuchado. El castigo del mentiroso es que no sabe que miente, porque se mentirá a sí mismo y, en última instancia, creerá en sus propias mentiras. Perderá el sentido de la realidad y no se confrontará con esta a fin de cambiarla o mejorarla. Para él, todo está bien, especialmente en lo que él hace y en lo que él es. El necio vive en el mundo de hadas que él mismo se fabricó. El primer síntoma de esta mentalidad es la incapacidad del necio de aceptar críticas (12:1cf. 13:1).Al necio le gusta creer que él es perfecto:“Al
  7. 7. 52 LIBRO DE PROVERBIOS necio le parece bien lo que emprende”(12:15, NVI). El resultado de esta actitud es que el necio nunca se corregirá, y se engañará a sí mismo y a otros (12:5). La misma ironía se nota en el pobre que pretende ser rico y recibe respeto no merecido, en contraste con el rico genuino que no se jacta de su riqueza y que, por lo tanto, es despreciado (12:9) Tener mucho sin jactarse es mejor que no tener y jactarnos. De hecho, la jactancia es una indicación de vacuidad. El verdadero erudito no necesita exponer su conocimiento; no necesita recordar constantemente a la gente que es inteligente y que ha publicado muchos libros, y que es amigo personal de grandes personalidades. El verdadero erudito “encubre su saber” (12:23a; cf. 13:3). El necio, por otro lado, pondrá un aviso con su retrato e imprimirá una lista de sus logros con grandes letras,sin darse cuenta de que proclama su necedad (12:23; cf. 13:3). La tragedia de esta actitud necia es que el necio habla acerca de lo que hizo y nunca gozará del fruto de sus falsas acciones. No “asará lo que ha cazado”(12:27a). El diligente que no habla de sus logros se beneficiará de ello (12:27b; cf. 13:7). El sabio sabe que las mentiras han corrompido al mundo. El diablo,por medio de una mentira,provocó la caída de la humanidad (Gén.3:l).Mentir es la especialidad del diablo. Como explica el Evangelio de Juan,“No hay verdad en él. Cuando habla mentira.de suyo habla; porque es mentiroso,y padre de mentira”(Juan 8:44). El problema de las mentiras es tan grave que el sabio dedica toda una sección a ese tema (12:17-22). El sabio observa la devastación ocasionada por las mentiréis, que dañan como “golpes de espada” (12:18), y concluye que “los labios mentirosos son abominación a Jehová”(12:22). La única manera de contrarrestar la mentira no es con otra mentira mayor que la primera; sino con la verdad. Pues solo la verdad puede sanar a un mundo herido (12:18). Paradójicamente,solo el justo que “aborrece la mentira”puede vencer el engaño de los impíos (13:5,6). LA DEMORA DE LA ESPERANZA Una reflexión sobre la esperanza no está fuera de lugar aquí, seguida por una advertencia en contra de la deshonestidad y las mentiras. El
  8. 8. LA SABIDURIA ES JUSTA 53 sabio conoce el mecanismo de esta iniquidad. La falta de esperanza es, precisamente, lo que produce la necesidad de mentir y de engañar. Porque estamos ansiosos de obtener resultados inmediatos y no tenemos el deseo de esperar,recurrimos a la mentira.Este enfoque va en contra del concepto de la sabiduría bíblica. En esta perspectiva,esperar es una parte esencial de la vida con Dios. Esta es la lección repetida que escuchamos de los patriarcas:Abraham, Isaac, Jacob, cada uno de los cuales tuvo una larga espera antes del cumplimiento de las promesas.Moisés,que se pone impaciente y desea una solución inmediata para su pueblo, tiene que huir y esperar en el desierto de Madián durante cuarenta años (Éxo. 3:1-10; Hech. 7:30) antes de que pueda salvar a su pueblo. Aun Israel tuvo que esperar cuarenta años en el desierto antes de entrar en la Tierra Prometida (Núm. 32:13). El autor de Proverbios sabe que la esperanza implica el dolor de esta demora. Por esto, enmarca su ética en medio de un llamado a sostener la esperanza. Comienza con una “esperanza que se demora”(Prov. 13:12) y termina con un “deseo cumplido” (13:19). Insertas entre estos dos límites están sus apelaciones por instrucción y conocimiento (13:13-18). El punto es que el anhelo del alma es alimentado por la sabiduría de la justicia, y no por el engaño de mentiras. AMIGOS Y FAMILIA No obstante, no podemos luchar solos en contra del enemigo. Nos necesitamos unos a otros en la batalla que forma parte de la Gran Controversia. Necesitamos de la inspiración, el consejo y el apoyo de nuestros amigos y nuestra familia. Proverbios comienza su recomendación primero con amigos (13:20,21) y luego con la familia (13:22-25), porque elegimos nuestros amigos, pero no nuestra familia. El sabio advierte que la influencia de nuestros amigos es tan fuerte que corremos el riesgo de llegar a estar identificados con ellos. Puede actuar de dos maneras distintas. La sabiduría del sabio te conta­ minará;también,serás sabio con la misma sabiduría (13:20).Por otro lado,si te “juntas”(ro'ed) con necios,serás quebrantado (yero’a). Las dos palabras
  9. 9. 54 LIBRO DE PROVERBIOS juntas y quebrantado comparten el mismo sonido r, que significa“mal”.Así como la sabiduría, el mal es contagioso. El siguiente versículo refuerza la lección. La palabra za ah, que se oyó implícitamente en la línea anterior (13:20b),se escucha ahora explícitamente.Se observa que este“mal”(ra'ah) corre velozmente tras el pecador, como un enemigo hostil (Gén.44:4;Amos 1:11), y lo atrapará pronto:“El mal perseguirá a los pecadores”(13:21). La idea es que estamos en un contexto de guerras y hostilidad. Note que los pecadores corren; siempre están nerviosos y apurados. El sabio, por otro lado,“camina”apaciblemente (13:20). La palabra hebrea shalom, “paz" se oye en el verbo hebreo yeshalem, (“premiados”). La siguiente preocupación se relaciona con nuestros deberes hacia la familia (13:22-25). Debemos proveer no solo a las necesidades de nuestra familia, alimentos para el presente (13:23) y para el futuro (13:22), sino además debemos cuidar de sus necesidades espirituales (13:24,25). Los antiguos rabíes de la Mishnáh insistían en este principio: “Si no hay harina (alimentos), no hay Toráh; si no hay Toráh, no hay harina”(Pirkey Abot 3:21). El pan sobre la mesa y el estudio de la Biblia son ambos necesarios para nuestra supervivencia y nuestra felicidad. Un deber sin el otro es inapropiado y aun peligroso. Cuidar solo de nuestra comodidad y nuestros estímulos conduce al materialismo,el egoísmo y el crimen. Cuidar solo de la espiritualidad, la oración y el estudio de la Biblia conduce al fanatismo, la enfermedad y el crimen. El justo que piensa correctamente comerá adecuadamente (13:25a). El impío que no piensa correctamente no comerá adecuadamente (13:25b).

×