Lección 8 para el 24 de mayo de 2014
“El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno:
Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mand...
“De estos dos mandamientos depende toda la ley
y los profetas” (Mateo 22:40)
¿Cuáles son estos dos mandamientos y qué rela...
“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en
mi amor; así como yo he guardado los mandamientos
de mi Padre, y permane...
“El no guardar los mandamientos de 
Dios implica no amarlo. Nadie 
guardará la ley de Dios a menos que 
ame al Unigénito d...
“Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros;
como yo os he amado, que también os améis unos a otros”
(Juan 13:...
“a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no
estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo),
para g...
La ley de Cristo es impulsada por la
misericordia.
Si no hubiera sido por su muerte
expiatoria, no habría razón para
guard...
“Porque el Padre a nadie juzga, sino
que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22)
Ser juzgados por Aquel que ha pasado
por ...
“Porque el Padre a nadie juzga, sino
que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22)
Ser juzgados por Aquel que ha pasado
por ...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Lección 8 - La Ley de Dios y la Ley de Cristo - Escuela Sabática PowerPoint

6.378 visualizaciones

Publicado el

Lección 8 - La Ley de Dios y la Ley de Cristo - Escuela Sabática PowerPoint
Segundo trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Publicado en: Educación
0 comentarios
1 recomendación
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
6.378
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
4.496
Acciones
Compartido
0
Descargas
34
Comentarios
0
Recomendaciones
1
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Lección 8 - La Ley de Dios y la Ley de Cristo - Escuela Sabática PowerPoint

  1. 1. Lección 8 para el 24 de mayo de 2014
  2. 2. “El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos. Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio. Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 19:17-19) Toda la ley, tanto los 10 mandamientos como otras partes de la Toráh (Lev. 19:18) Jesús espera que aquellos que compartan con Él la vida eterna guarden la ley de Dios en esta vida. ¿Acaso no querremos hacer la voluntad de Dios en la Tierra Nueva? ¿Qué mandamientos debía guardar el joven rico?
  3. 3. “De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas” (Mateo 22:40) ¿Cuáles son estos dos mandamientos y qué relación tienen con la ley y los profetas (Mateo 22:35-40)? Si con su muerte Jesús hubiese anulado la ley, también estos dos mandamientos (incluidos en la ley) habrían sido anulados. Por el contrario, Él nos enseñó a cumplir TODA la ley de Dios.
  4. 4. “Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:10)  Honró a sus padres (Luc. 2:51)  Se negó a Adorar a Satanás (Luc. 4:8)  Guardó el sábado (Luc. 4:16)  Nunca pecó (Heb. 4:15)  Fue obediente toda su vida (Fil. 2:5-11) ¿De qué manera guardó Jesús los mandamientos de Dios? “y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8) Si queremos permanecer en el amor de Jesús, debemos obedecerle como Él obedeció a su Padre y permaneció en su amor.
  5. 5. “El no guardar los mandamientos de  Dios implica no amarlo. Nadie  guardará la ley de Dios a menos que  ame al Unigénito del Padre. Y  con no menos seguridad, si alguien lo  ama, expresará su amor mediante su  obediencia. Todos los que amen a  Cristo serán amados por el Padre, y  él se les manifestará. En todas sus  emergencias y perplejidades tendrán  el auxilio de Jesucristo”E.G.W. (Cada día con Dios, 13 de mayo)
  6. 6. “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros” (Juan 13:34) Jesús ya había enseñado muchas veces, basándose en enseñanzas del Antiguo Testamento, que debemos amar a amigos y a enemigos. ¿En qué aspecto, pues, el amarse unos a otros era un mandamiento NUEVO? El matiz que lo hace nuevo es éste: Debemos amarnos como Jesús nos amó. “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero… Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.” (1ª de Juan 4:19, 21)
  7. 7. “a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley” (1ª de Corintios 9:21) En su intento por salvar a todos, Pablo entablaba relación con los gentiles sin usar, inicialmente, la ley de Dios, sino buscando temas afines a través de los cuales pudiera enseñarles el amor de Dios. En su carta a los Corintios, él quiso dejar claro que –aunque no iba con la Ley por delante cuando predicaba a los gentiles- respetaba y obedecía la ley de Dios. Esta obediencia, según Pablo, estaba basada en la obediencia a la ley de Cristo (Juan 13:34) “Al hablar a los gentiles, Pablo ensalzaba a Cristo, presentándoles luego las imposiciones vigentes de la ley. Demostraba cómo la luz reflejada por la cruz del Calvario daba significado y gloria a toda la dispensación judaica” E.G.W. (Obreros evangélicos, pg. 124)
  8. 8. La ley de Cristo es impulsada por la misericordia. Si no hubiera sido por su muerte expiatoria, no habría razón para guardar la Ley de Dios. Sin embargo, porque Cristo hizo posible la vida eterna, hay un incentivo para ser fiel y reanudar la observancia de la Ley de Dios después de momentos de debilidad. “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:2) Los cristianos deberían usar la Ley de Cristo como un vehículo para transportar al pecador arrepentido de regreso al ámbito de la Ley de amor de Dios.
  9. 9. “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22) Ser juzgados por Aquel que ha pasado por las mismas experiencias que nosotros, y cuya ley es el amor, es reconfortante. Cumplir la Ley no se limita a obedecerla a fin de ganar el favor de Dios, sino que nos llama a compartir el amor de Dios con aquellos que lo necesitan. Como norma del Juicio, la Ley mide el nivel de amor que la persona ha compartido con Dios y la humanidad. Cuando Cristo presida el Juicio Final, usará la Ley de amor de Dios, que es invariable, como la norma según la cual pronunciará las sentencias (Sant. 2:12)
  10. 10. “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo” (Juan 5:22) Ser juzgados por Aquel que ha pasado por las mismas experiencias que nosotros, y cuya ley es el amor, es reconfortante. Cumplir la Ley no se limita a obedecerla a fin de ganar el favor de Dios, sino que nos llama a compartir el amor de Dios con aquellos que lo necesitan. Como norma del Juicio, la Ley mide el nivel de amor que la persona ha compartido con Dios y la humanidad. Cuando Cristo presida el Juicio Final, usará la Ley de amor de Dios, que es invariable, como la norma según la cual pronunciará las sentencias (Sant. 2:12)

×