INDICE<br />2  INTRODUCCION<br />3-5  DESARROLLO (COOPRACIÓN Y COOPETATIVISMO)<br />4-12 ORIGEN DEL COOPERATIVISMO EN EL M...
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Cooperación y cooperativismo
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Cooperación y cooperativismo

3.110 visualizaciones

Publicado el

coperacion entre cooperativas

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.110
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
47
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Cooperación y cooperativismo

  1. 1. INDICE<br />2 INTRODUCCION<br />3-5 DESARROLLO (COOPRACIÓN Y COOPETATIVISMO)<br />4-12 ORIGEN DEL COOPERATIVISMO EN EL MUNDO Y EN EL ECUADOR<br />12-15 CLASIFICACIÓN DECOPERATIVAS<br />16-17 PRINCIPIOS DEL COOPERATIVISMO<br />17-18 CONCLUCIONES Y RECOMENDACIONES<br />18 FUENTE DE CONSULTA<br />INTRODUCCIÓN<br />La cooperación entre cooperativas, adquiere rango como uno de los principios cooperativos fundamentales establecidos por la Alianza Cooperativa Internacional, a partir de la segunda mitad de la década de los sesenta de la pasada centuria. Sin embargo y hasta el momento, este principio cooperativo ha tenido una escasa trascendencia en el relacionamiento y profundización de las actividades cooperativas, principalmente de origen agrario. Todo ello a pesar de que es un hecho constatable que la intercooperación además de fortalecer al movimiento cooperativo en su conjunto, tanto en su vertiente social, como económica y territorial, permite realizar un trabajo en común, mediante el uso compartido de redes y estructuras de carácter local, nacional, regional y hasta internacional. Diversos factores influyen para que el trabajo en conjunto entre las cooperativas agrarias, hasta el momento, no tenga alcanzado unos resultados satisfactorios tanto para su base social como para aquellas poblaciones y territorios donde las cooperativas están presentes y desarrollan su actividad. El objetivo de esta comunicación es contribuir a un mayor conocimiento de la importancia que tiene la intercooperación como forma de emprendimiento que permite fortalecer la relación entre cooperativas, contribuir a satisfacer las necesidades de su base social, e impulsar el progreso material y el bienestar de la población y el territorio donde las cooperativas se localizan y realizan su actividad.<br />DESARROLLO<br />1.- COOPERACIÓN Y COOPERATIVSMO<br />1.1 COOPERACIÒN:<br />366395019685Es un término que se utiliza para muchas y muy diferentes relaciones; nosotros debemos ir identificándolo sin negar sus mejores contenidos. No resulta descabellado pensar que entre nosotros y con nuestras prácticas concretas iremos poco a poco definiendo con más precisión qué sea o llegue a ser una cooperación que se planteé como respuesta real y conjunta a los problemas de los pueblos y gentes de los países del Tercer Mundo.<br />Es el acuerdo por medio del cual dos o más actores deciden unir esfuerzos en procurar un propósito común. Hay diferentes tipos de cooperación: nacional, internacional, binacional, multilateral, institucional, no gubernamental, centralizada, descentralizada, entre otras.<br />3129915622301.2 COOPERATIVSMO<br /> El Cooperativismo es una doctrina socio-económica que promueve la organización de las personas para satisfacer de manera conjunto a sus necesidades. El cooperativismo está presente en todos los países del mundo. Le da la oportunidad a los seres humanos de escasos recursos de tener una empresa de su propiedad junto a otras personas. <br />La participación del ser humano común asumiendo un rol protagonista en los procesos socio-económico de la sociedad en la que vive es la principal fortaleza de la doctrina cooperativista.<br />El cooperativismo se rige por unos valores y principios basados en el desarrollo integral del ser humano. <br />2.- ORIGEN Y DESARROLLO DEL COOPERATIVISMO EN EL MUNDO Y EN EL ECUADOR<br />29914853238502.1.-ORIGEN Y DESARROLLO DEL COOPERATIVISMO EN EL ECUADOR<br />La cooperación en el Ecuador tiene una larga tradición histórica que se remonta a las épocas pre coloniales, cuando constituyó un factor importante para el desarrollo organizacional y cultural de su población. En efecto, en el antiguo Quito, hoy República del Ecuador, antes y después de la dominación de los incas y de la conquista de los españoles, existían formas de cooperación voluntaria de las colectividades agrarias para llevar a cabo obras de beneficio comunitario o de beneficio familiar, denominadas de diferentes maneras: minga, trabajo mancomunado, cambia manos, etc. <br />Esos antecedentes constituyeron indudablemente un elemento propicio para el afianzamiento en el país de las organizaciones empresariales de tipo cooperativo, cuyo cometido está reconocido y amparado por el Estado; pues, según lo establecido en la Ley respectiva, se las define como: " .... sociedades de derecho privado, formadas por personas naturales o jurídicas que, sin perseguir finalidades de lucro, tienen por objeto planificar o realizar actividades o trabajos de beneficio social o colectivo, a través de una empresa manejada en común y formada con la aportación económica, intelectual y moral de sus miembros" (Art. 1).<br />Cabe señalar, sin embargo, que en el país aún se practican diferentes modalidades de carácter asociativo que se remontan a las formas tradicionales de cooperación, especialmente en el ámbito rural, a pesar de los intentos por involucrar a las comunidades como cooperativas o de crear cooperativas al interior de las formas organizativas comunitarias. La experiencia histórica demuestra que aunque ambas modalidades se hayan entrelazado han mantenido su propia identidad (OIT, 1998:3).<br />En los últimos años, se han multiplicado a nivel local experiencias comunitarias que han rescatado y revalorizado dichas prácticas ancestrales de ayuda mutua, con la finalidad de propiciar la recuperación de la autoestima, la dignidad y la autonomía de los pueblos marginados, así como su participación activa en la sociedad. En efecto, con el abandono del modelo desarrollista, que implicaba un compromiso del Estado en cuanto a la atención de ciertas necesidades básicas, se han ampliado los intentos en la búsqueda de alternativas factibles de sobrevivencia y de lucha contra la degradación social y económica, rompiendo con el viejo patrón paternalista y clientelista que caracteriza la asistencia a los sectores pobres.<br />El conjunto de esas iniciativas empresariales asociativas, que se suelen definir como ‘economía solidaria’, han generado buenos resultados tanto en lo económico como, y sobre todo, en lo organizativo-social, demostrando la validez y viabilidad de operar a escalas más grandes e inclusive en el exterior, a través de redes de comercio equitativo.<br />Sin embargo, para fines de esta investigación resulta imposible abarcar todo el sector de la economía solidaria por lo complejo de su naturaleza y composición así como por la falta de información tanto estadística como analítica; por lo tanto, el estudio se centrará en el movimiento cooperativo y sus diferentes sectores económicos, con el afán de proporcionar una visión, lo más completa posible, de su surgimiento y desarrollo, así como de su vivencia y las debilidades que todavía presenta.<br />1. Antecedentes históricos del cooperativismo ecuatoriano<br />1.1 Orígenes y primeras manifestaciones<br />En los orígenes y consolidación del movimiento cooperativo ecuatoriano se pueden distinguir por lo menos tres etapas fundamentales: a) la primera se inicia aproximadamente en la última década del siglo XIX, cuando se crean -especialmente en Quito y Guayaquil- una serie de organizaciones artesanales y de ayuda mutua; b) la segunda empieza a partir de 1937, año en el cual se dicta la primera Ley de Cooperativas con el propósito de dar mayor alcance organizativo a los movimientos campesinos, modernizando su estructura productiva y administrativa, mediante la utilización del modelo cooperativista; c) la tercera etapa comienza a mediados de los años sesenta con la expedición de la Ley de Reforma Agraria (en 1964) y de la nueva Ley de Cooperativas (en 1966), aún vigente (Da Ros, 1985: 13).<br />1.1.1 La etapa mutual<br />Las primeras organizaciones mutuales que surgieron en el país, a fines del siglo XIX, se caracterizaron por ser entidades gremiales y multifuncionales; " su autonomía respecto de la Iglesia Católica y de los partidos políticos variaba según los casos, pero era generalmente precaria" (Ayala Mora, 1982:231).<br />En efecto, en la conformación de gran parte de las organizaciones mutualistas guayaquileñas estuvieron involucrados sectores de la pequeña burguesía, vinculados al partido liberal, por un lado, y algunos inmigrantes anarquistas y socialistas, por el otro.<br />Por el contrario, en la Sierra, fue la Iglesia Católica la que jugó un papel fundamental en la organización de los sectores populares. En conjunto, las instituciones mutualistas que surgieron en ese período fueron " un conglomerado multiclasista que reunía en su seno a artesanos, pequeños industriales, obreros, comerciantes, empleados y patronos" (Chiriboga, 1980:322). Dichas instituciones eran una combinación de mutuo socorro, beneficencia y defensa profesional.<br />Los objetivos que perseguían las organizaciones mutualistas eran, por lo general, similares: contribuir al mejoramiento social, moral e intelectual de sus asociados mediante la ayuda mutua (en caso de enfermedad, indigencia o muerte), la organización de cajas de ahorro y la creación de planteles educacionales y talleres para los afiliados y sus hijos. En algunos casos, los estatutos establecían la constitución de cooperativas de consumo (como en el caso del Gremio de Carpinteros) para la distribución de artículos de primera necesidad, como mecanismo para contrarrestar el abuso de ciertos comerciantes.<br />A pesar de la buena acogida que tuvieron las ideas del mutualismo entre ]as organizaciones populares a principios del siglo XX, el movimiento de autoayuda empezó paulatinamente a perder importancia en la medida en que los gremios adquirieron un papel más clasista y reivindicativo, en particular, con la creación de los primeros sindicatos.<br />1.1.2 Primera intervención del Estado: la Ley de Cooperativas<br />El Estado ecuatoriano intervino directamente para incentivar el desarrollo de empresas cooperativas solamente a partir de 1937, año en el cual se dictó la primera Ley de Cooperativas (Decreto Supremo n. 10 del 30 de noviembre de 1937, publicado en el Registro Oficial n. 8131 del 1ro. de diciembre de 1937); el respectivo Reglamento se expidió un año más tarde.<br />Uno de los objetivos perseguidos por el gobierno de facto del General Alberto Enríquez Gallo, su patrocinador, era racionalizar la tradicional economía campesina, estableciendo medidas sociales y económicas tendientes a evitar posibles levantamientos indígenas y a modernizar su estructura de producción, adoptando formas de carácter cooperativo (Almeida Vinuesa, 1981:218).<br />En efecto, la Ley de Cooperativas se emanó concomitantemente (el mismo año) a una serie de leyes sociales patrocinadas por el Ministerio de Previsión Social -como la primera Ley de Comunas y el Estatuto Jurídico de las Comunidades Campesinas- en las cuales se planteaba la necesidad de transformar las formas ancestrales de organización existentes en el agro; al respecto, se afirmaba: " El Poder Público adoptará las medidas necesarias para transformar a las Comunidades en Cooperativas de Producción" . En particular, se promocionaban dos tipos de cooperativas: las de producción y las de crédito; a estas últimas se les asignaba el papel de soporte financiero del fomento de la agricultura (Art. 11 de la Ley de Cooperativas).<br />De esa manera, se intentaba impulsar el modelo cooperativo como un instrumento para corregir las desigualdades socioeconómicas que predominaban en el agro. Esta situación fue el resultado de un ambiente progresista a nivel legal, a partir del posicionamiento de militantes del Partido Socialista en las altas esferas del poder político. Sin embargo, su incapacidad de dar proyecciones prácticas a la normativa determinó el crecimiento lento del cooperativismo de raigambre popular (Ortiz Villacís,1975:99).<br />Muchas de las entidades que se constituyeron a partir de dicha normativa (en 1948 resultaban inscritas 159 organizaciones, de las cuales la gran mayoría eran de carácter agrícola) (ver Cuadro n. 2, Anexo1), estuvieron integradas por personas de clase media y media-alta, y " no por convicción doctrinaria, ni por necesidad de solventar problemas comunes" (Ortiz Villacís,1975:99), sino con el afán lucrativo de apoderarse de las tierras y aprovecharse de las ventajas tributarias concedidas por el Estado.<br />De esa forma, resultó evidente que " no era sólo el sustentáculo legal de lo que requería el movimiento cooperativo, sino más bien de una labor concentrada de difusión y concienciación de la doctrina cooperativa para lograr la estructuración de verdaderas entidades populares de contenido cooperativista" (Cevallos A, 1973).<br />Además, la aplicación del instrumental jurídico previsto en el marco legal adoptado se vio limitada por " la inexistencia de una estructura orgánico-administrativa suficiente y adecuada" (CONADE, 1983: IV), pues la responsabilidad de llevarlo a la práctica fue consignada a la " sobrecargada y poco eficaz" Sección de Asuntos Sociales del Ministerio de Previsión Social y Trabajo, lo cual determinó su inejecutabilidad (Mills, 1989: 212).<br />En síntesis, aunque la Ley de Cooperativas de 1937 permitió legitimar y dar un sustento formal al cooperativismo, no resultó adecuada frente a la dinámica social de la época.<br />El incipiente movimiento que se estructuró en esos años asumió nuevas características en la década de los cincuenta, cuando grupos de diferente orientación religiosa empezaron a promocionar activamente a las asociaciones de carácter cooperativo, nuevamente con el propósito de mejorar las condiciones de vida de los sectores populares más necesitados, tanto rurales como urbanos. Sin embargo, la expansión del movimiento tomará un definitivo impulso solamente a partir de los años sesenta, con la expedición de la primera Ley de Reforma Agraria y Colonización, la nueva Ley de Cooperativas y con la conformación de distintos organismos de integración cooperativa.<br />1.1.3 La nueva iniciativa estatal<br />En la década de los sesenta se produce un importante crecimiento del cooperativismo ecuatoriano, probablemente el mayor de su historia, impulsado por el Estado y por las agencias norteamericanas (públicas y privadas) de desarrollo AID, CUNA y CLUSA.<br />En efecto, la revolución cubana había sido motivo de seria preocupación para los Estados Unidos, determinando así que dicho país adoptara una nueva política para el continente latinoamericano: la Alianza para el Progreso. Su énfasis desarrollista propugnaba una " revolución controlada" (al amparo de las elites políticas locales) que erradicara la pobreza de las grandes masas desposeídas (sobre todo rurales) y fortaleciera las estructuras " democráticas" vigentes. De ahí que el cooperativismo fue forjado como un instrumento particularmente idóneo para alcanzar ese objetivo e incluido en el programa de la Alianza para el Progreso con evidentes finalidades políticas (Mills, 1989:213).<br />A lo largo de toda esa década, el desarrollo del cooperativismo fue marcado por una serie de reformas jurídico-administrativas y por la creación de instituciones de promoción y apoyo, así como de integración.<br />En 1961 se creó la Dirección Nacional de Cooperativas como entidad especializada del Ministerio de Previsión Social y Trabajo (en 1979 se transformará en Ministerio de Bienestar Social) para ejecutar las políticas estatales de promoción del sector. Sin embargo, en la práctica, dicho organismo técnico se limitará a desempeñar actividades puramente administrativas, de registro y fiscalización, más que de fomento.<br />1.1.3.1 La Reforma Agraria y su impulso al cooperativismo rural<br />Las reformas jurídicas se concentraron inicialmente en el sector agrario con la expedición de la primera Ley de Reforma Agraria y Colonización (en 1964 por decreto de la Junta Militar), que patrocinó la conformación de cooperativas de campesinos como forma de integración de los minifundios (art. 52) y de superación de las formas precarias de tenencia de la tierra. Para evitar abusos y distorsiones en el proceso de adjudicación de las tierras, se otorgó al organismo encargado de su ejecución (el Instituto Ecuatoriano de Reforma Agraria y Colonización, IERAC) la facultad de calificar, previamente a la inscripción y concesión de la personería jurídica, el estatus de cada asociado, los programas de desarrollo cooperativo que se proponía realizar la organización y los recursos disponibles para el efecto. Además, se trasladó el control y fiscalización de las cooperativas agrícolas al Departamento de Desarrollo Campesino del Ministerio de Agricultura, con la finalidad de centralizar y coordinar mejor las actividades de desarrollo rural con el IERAC.<br />La segunda Ley de Reforma Agraria y Colonización fue dictada en 1973 (durante la dictadura del General Rodríguez Lara), con el objetivo de profundizar los postulados de la normativa anterior. En efecto, la Ley de 1964 tenía como premisa convertir al sector agrícola en " un verdadero sector productivo dinámico y progresista" y posibilitar -por medio de la ampliación del mercado interno- el desarrollo del sector industrial; la Ley de 1973 -a su vez- pretendía sentar las bases que permitieran responder a la demanda creciente de productos agrícolas surgida por los procesos de urbanización y la expansión del sector industrial. Es decir, a través de la organización de los sectores campesinos, mediante la formación de empresas cooperativas agrarias, se pretendía autoabastecer el país de aquellos productos primarios básicos que iban siendo relegados a la producción minifundistas como consecuencia de la reconversión productiva que se daba en las grandes y medianas propiedades (implementación de empresas lecheras en las antiguas haciendas de producción agrícola, dada su mayor rentabilidad) (Farell y Da Ros, 1983:23).<br />Sin embargo, las aplicaciones que se dieron de la normativa se orientaron fundamentalmente a eliminar las formas pre-capitalistas de producción y a ampliar los servicios de crédito y asistencia técnica en favor de los sectores de grandes propietarios, con el propósito de lograr la deseada modernización.<br />Por lo tanto, aunque el proceso de reforma agraria dio lugar a una proliferación de pequeñas cooperativas de producción (ver Cuadro n.3, Anexo 1), no se afianzó un sistema agrario alternativo al tradicional ni se conformaron estructuras productivas eficientes y tecnificadas, pues gran parte de esas organizaciones no eran viables como tales en cuanto no poseían el capital adecuado ni estaban administradas por personal capacitado: en efecto, " de cooperativas sólo tenían el nombre" (Flick, 1980:23), puesto que habían sido constituidas con el único propósito de entablar acción legal para la adjudicación de tierras, siendo este uno de los requisitos exigido por la Ley. Una vez conseguido ese objetivo y tan pronto pagaban el precio de la tierra, las cooperativas se fraccionaban (más de hecho que de derecho) en una serie de pequeñas explotaciones individuales, aunque mantenían, por lo general, áreas de uso o producción común.<br />1.1.3.2 La segunda Ley de Cooperativas<br />En 1966, el gobierno ecuatoriano10, siguiendo una recomendación de la 49ª. Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (1965) (Benecke y Villarroel, 1976:224), y en vista de la importancia que empezaba a tener el movimiento cooperativo en el país11, actualizó la normativa promulgada en 1937, relativa a la creación, estructura y funcionamiento de las organizaciones cooperativas. Se integró la nueva ley con disposiciones reglamentarias más operativas a fin de facilitar su aplicación. De esta forma, el Estado reiteró su orientación positiva hacia el movimiento cooperativo y el deseo de impulsar y apoyar su crecimiento. En efecto, dicha Ley dispuso que diferentes instancias del Estado participen activamente en la promoción del cooperativismo y en la concesión de préstamos en condiciones favorables (Art. 154).<br />Se reafirmó, además, el anhelo de estimular el desarrollo del sector mediante una serie de concesiones especiales como: exención de impuestos, preferencias en licitaciones convocadas por instituciones estatales, liberación de impuestos a la importación de herramientas y maquinarias agrícolas y semillas; y, también, exoneraciones de gravámenes fiscales a las exportaciones de cooperativas artesanales y artísticas, preferencias en las expropiaciones de tierras a favor de organizaciones campesinas.<br />Sin embargo, las posibilidades reales que tenía la Dirección Nacional de Cooperativas, como máximo organismo nacional encargado de la promoción, asesoría, fiscalización, educación y registro de los diferentes tipos de cooperativas, no le permitieron cumplir eficientemente con su mandato, pues su escaso presupuesto económico y de personal impidió extender su radio de acción a todas las áreas del país (la sede central se estableció en Quito) y se convirtió " en una oficina de trámites de estatutos que termina con un registro numérico y ciertas labores de fiscalización mínima y deficiente, sin posibilidades inmediatas" (Ortiz Villacís, 1975:105).<br />Aunque en 1969, en conformidad con lo establecido en la segunda Ley de Cooperativas (Art. 84 y 90) se procedió a conformar el Consejo Cooperativo Nacional para planificar, coordinar y fomentar el cooperativismo en el país, la situación no mejoró. El bajo nivel de las remuneraciones de los funcionarios de la Dirección Nacional de Cooperativas no permitió contratar personal técnico calificado para conducir adecuadamente al movimiento cooperativo nacional.<br />La Ley de Cooperativas de 1966, reformada en varias oportunidades (1969, 1979 y 1992) sigue todavía vigente a pesar de no responder a los actuales requerimientos del movimiento.<br />1.1.4 El papel de la iglesia católica<br />A partir de los primeros años de la década de los sesenta, también la iglesia católica ecuatoriana, bajo la influencia de los postulados del Concilio Vaticano II, buscó -oficialmente- un mayor compromiso con los sectores marginados. Su preocupación por la problemática social del país la llevó a reconocer que la propiedad privada " no constituye para nadie un derecho incondicional" y -por ende- a admitir la facultad del Estado para regularla e, inclusive, expropiarla.<br />36347405118102.2.-ORIGEN Y DESARROLLO DEL COOPERATIVISMO EN EL MUNDO<br />Con la invención de la máquina de hilar y el descubrimiento de la fuerza motriz del vapor en la segunda mitad del siglo 18, comenzó una era de desarrollo jamás vista hasta entonces. En pocos años, las fuerzas productivas se multiplicaron miles de veces. El aumento de fábricas requería más y más obreros. Los campesinos más pobres empezaron a abandonar la tierra y a emigrar a las ciudades. Se comenzaron a formar barrios obreros alrededor de los grandes centros industriales. La ciudad crecía y crecía.<br />Las condiciones de salud eran horribles. Los obreros vivían en sótanos húmedos y putrefactos. Los barrios eran centros de toda clase de males sociales debido al hacinamiento, ya que no tenían los servicios adecuados y necesarios para la vida en comunidad. El trabajador sólo tenía a sus hijos (la prole). Por eso era proletario.<br />Durante las primeras etapas de la Revolución Industrial surgieron luchas contra el orden económico existente. Estas luchas inspiraron el surgimiento de distintos movimientos de reforma social: el movimiento sindical, el movimiento de reforma parlamentaria, el movimiento cartista, la agitación contra las leyes de pobres, el movimiento librecambista, el socialismo y el movimiento cooperativista.<br />A partir de entonces las ideas cooperativas se propagaron por toda Europa, surgieron cooperativas en Francia, Alemania, Italia, entre otros países.<br />Estas ideas también llegaron a Puerto Rico manifestándose a través de diferentes intentos cooperativos, surgiendo así la primera cooperativa llamada Los Amigos del Bien Público, organizada en 1873 por el movimiento obrero puertorriqueño de la época y encabezada por uno de sus primeros líderes, Santiago Andrade. A partir de ese momento comenzó a desarrollarse el Movimiento Cooperativo Puertorriqueño.<br /> <br />3.- CLASIFICACIÓN DE LAS COOPERATIVAS<br />Las cooperativas se clasifican de acuerdo con la actividad que van a realizar.<br />3401060901703.1Cooperativas Agrícolas                                            Las cooperativas agrícolas varían según las necesidades de sus socios.  Estas se pueden clasificar en cuatro categorías: producción de bienes agrícolas distribución y mercadeo que llevan a cabo dos gestiones principales vender la producción de los agricultores socios, la venta, elaboración y distribución de productos frescos al consumidor.  <br />-3270252584453.2Cooperativas de Ahorro y Crédito                                            Son varios los fines para los que se organizan las cooperativas de ahorro y crédito.  Estas entidades reciben los ahorros de sus socios en forma de acciones o depósitos.  También pueden recibir depósitos de personas no socios y hacen préstamos a sus socios y a no socios para sus necesidades personales y para sus negocios.  Se pueden hacer préstamos incluso a otras cooperativas y organizaciones con fines no pecuniarios que no sean socios con la aprobación de COSSEC. Organizan caminatas familiares con el propósito de proyectar la cooperativa en la comunidad y fomentar la unión familiar. Entre las diferentes actividades celebran maratones, auspician equipos de béisbol doble A y baloncesto.  Celebran Festivales de Reyes dedicados a los niños donde se efectúan sorteos de regalos. <br />3739515431803.3Cooperativas de Consumo                                            Las Cooperativas de Consumo son sociedades organizadas voluntariamente por un grupo de consumidores para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes mediante una empresa de propiedad conjunta y de gestión democrática.  El sector está integrado por aquellas cooperativas que se dedican a la compra, venta o distribución de alimentos elaborados y no elaborados, artículos de ferretería así como, artículos medicinales o para uso personal.  Su actividad principal es el comercio de bienes. Incluidas en esta clasificación sectorial se encuentran los siguientes sub sectores: farmacias, cafeterías, gasolineras, ferreterías, supermercados y colmados. <br />-184785431803.4Cooperativas Industriales                                            Son cooperativas que elaboran diferentes productos, como son, las de la aguja, repostería, accesorios ortopédicos, envasados de jugos y moldes para envases médicos.  Estas cooperativas generan empleos, a la vez que suplen al mercado de artículos de primera necesidad.    Actualmente, ejemplo de éstas son: la Cooperativa Industrial de Comería, la Cooperativa de la Aguja y Moda de Inspiración (COAMI) de Isabela, La Orocoveña que elabora productos de repostería y la Cooperativa Industrial Nuevo Horizonte (Aguja) en Comería.<br />-2286056057803740150116205-18415027863803.5Cooperativas de Servicios El sector de servicios está integrado por diversos tipos de cooperativas, desde seguros, servicios fúnebres, estacionamiento, grabaciones, recreación hasta servicios de equipaje, publicitarios, de ornato y mantenimiento.  Las cooperativas de seguros  ofrecen a sus asegurados una amplia variedad de servicios de seguros a costos razonables, con plenas garantías para el asegurado.  Estas son  la Cooperativa de Seguros Múltiples y la Cooperativa de Seguros de Vida.  Cooperativas de Trabajo Asociado es aquella que agrupa personas que aportan trabajo y capital para desarrollar una actividad empresarial que produzca en común bienes y servicios para terceros en la que la mayoría del capital social es propiedad de los trabajadores. 3615690-234953.6Cooperativas de Transporte                                            Las cooperativas de transporte incluyen de porteadores públicos, servicios de taxímetros, servicio de excursiones turísticas, operadores de camiones y acarreo de carga y de camioneros de volteo.  El mercado de la transportación de carga en Puerto Rico es servido por diferentes tipos de unidades de transporte de carga y de pasajeros en forma cooperativa.  Estas cooperativas tienen la mayoría de los contratos en el área de transporte de petróleo y derivados.  Las cooperativas de taxis son líderes en la industria y las de excursiones turísticas se encuentran muy bien posicionadas en el mercado ofreciendo excursiones que se originan en hoteles y cruceros.  <br />3.7Cooperativas Comerciales                                            En la década del 90 se comenzaron a organizar las cooperativas comerciales.  Esta ha sido la opción de los pequeños comerciantes o dueños de negocios privados que ante la competencia de las megas tiendas y lo complejo del mercado actual  han visto la necesidad de agruparse para continuar ofreciendo servicios bajo el modelo cooperativo y así poder servir mejor a las necesidades de sus comunidades.  <br />-812803232153.8Cooperativas de Vivienda              <br />                              Las cooperativas de vivienda son las que se dedican a la administración, compra, construcción, venta, alquiler y a cualquier otra actividad relacionada con la vivienda y la convivencia comunitaria. Su finalidad es proveer una vivienda adecuada a familias de escasos y medianos recursos, asegurar un entorno comunitario tranquilo y seguro, educar a socios y residentes en los principios de autogestión, responsabilidad y convivencia social y evolucionar este tipo de alternativa de vivienda cooperativa para aumentar la efectividad con que se logran estos cometidos. Es el interés del Estado Libre Asociado de Puerto Rico proveer para la protección y desarrollo de este tipo de vivienda.<br />37744401657353.9Cooperativas Juveniles                                            Compuesta por personas menores de veinticinco años de edad podrán organizar y ser socios de Cooperativas Juveniles Comunales o de Cooperativas Juveniles Escolares, bajo la supervisión de la Administración de Fomento Cooperativo.  Se podrán organizar cooperativas juveniles comunales de cualquier tipo bajo los auspicios o patrocinio de cualquier entidad privada de fines no lucrativos incorporada en Puerto Rico.  La Liga de Cooperativas de Puerto Rico y la Administración de Fomento Cooperativo promoverán la creación de cooperativas juveniles comunales y, de común acuerdo, elaborarán la reglamentación necesaria para dicho propósito.  <br /> <br />-81280-222253.10Cooperativas de Trabajo Asociado                                            El propósito de las cooperativas de trabajo asociado es la ejecución en común de las tareas productivas de servicios o profesionales con el objetivo de proporcionarse fuentes de trabajo estables y convenientes, en las que sus socios trabajadores dirigen todas las actividades de la misma con el fin de generar actividades productivas que les permitan recibir beneficios de tipo económico y social. El régimen de propiedad de los medios de producción en estas cooperativas es de carácter social e indivisible.    <br />4.- Principios de Cooperativismo:Los principios cooperativos son pautas mediante las cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores.<br />3777615444504.1Primer principio: adhesión voluntaria y abierta <br />Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capaces de utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio, sin discriminación social, política, religiosa, radical o de sexo. <br />4.2 Segundo principio: gestión democrática por parte de los socios<br />Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los socios, los cuales participan activamente en la fijación de sus políticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar y gestionar las cooperativas s on responsables antes los socios. En las cooperativas de primer grado, los socios tienen iguales derechos de voto (un socio, un voto), y las cooperativas de otros grados están también organizadas de forma democrática.<br />6286546355<br />4.3 Tercer principio: participación económica de los socios<br />Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan de forma democrática. Al menos una parte de los activos es, por regla general, propiedad común de la cooperativa. Normalmente reciben una compensación, si la hay, limitada sobre el capital entregado como condición para ser socio. Los socios asignan los excedentes para todos o alguno de los siguientes fines: el desarrollo de la cooperativa; la constitución de reservas, de las cuales, al menos una parte sería indivisible; el beneficio de los socios en proporción a sus operaciones con la cooperativa; y el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.<br />4.4 Cuarto principio: autonomía e independencia<br />15240865505Las cooperativas son organizaciones autónomas de autoayuda, gestionadas por sus socios. Si firman acuerdos con otras organizaciones, incluidos los gobiernos, o si consiguen capital de fuentes externas, lo hacen en términos que aseguren el control democrático por parte de sus socios y mantengan su autonomía cooperativa.<br />4.5 Quinto principio: educación, formación e información<br />-41910814070Las cooperativas proporcionan educación y formación a los socios, a los representantes elegidos, a los directivos y a los empleados para que puedan contribuir de forma eficaz al desarrollo de sus cooperativas. Informan al gran público, especialmente a los jóvenes y a los líderes de opinión, de la naturaleza y beneficios de la cooperación.<br />4.6 Sexto principio: cooperación entre cooperativas<br />-41910598805Las cooperativas sirven a sus socios lo más eficazmente posible y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando conjuntamente mediante estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales. <br />4.7 Séptimo principio: interés por la comunidad<br />5715577215Al mismo tiempo que se centran en las necesidades y los deseos de los socios, las cooperativas trabajan para conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades, según los criterios aprobados por los socios. <br />5. CONCLUSIONES:<br /> La cooperación es el acuerdo por medio del cual dos o más actores deciden unir esfuerzos en procurar un propósito común. Hay diferentes tipos de cooperación: nacional, internacional, binacional, multilateral, institucional, no gubernamental, centralizada, descentralizada, entre otras.<br />El cooperativismo es la participación del ser humano común asumiendo un rol protagonista en los procesos socio-económico de la sociedad en la que vive es la principal fortaleza de la doctrina cooperativista.<br />El desarrollo del cooperativismo en el ecuador remonta desde la época pre coloniales, cuando constituyó un factor importante para el desarrollo organizacional y cultural de su población.<br />El desarrollo de cooperativismo en el mundo comienza desde los barrios más pobres del tercer mundo cuando salen a las grandes ciudades a buscar trabajo con cooperación entre los mismos familiares.<br />La clasificación de las cooperativas se dio como fuentes de trabajo para personas de bajos recursos que necesitan trabajar para sustento de cada familia, las cooperativas son formadas por la necesidad de mejorar su forma de vida y así aparecieron nuevas fuentes de trabajo.<br />15240644525Los principios del cooperativismo son valores de de ética y solidaridad en el mundo y en el ecuador para formar respeto entre socios y ser confiable con sus colaboradores <br />6. RECOMENDACIONES:<br />Para la creación de una cooperativa deben tener en conocimiento todos los principios del cooperativismo para tener un buen rendimiento económico y grandes resultados en la vida empresarial.<br />Para fortalecer los lasos de cooperación debemos tomaren cueta algunos de los principales principios como son:<br />Interés por la comunidad.<br />Cooperación entre cooperativas.<br />Educación, formación e información.<br />Autonomía e independencia.<br />Participación económica de los socios.<br />Adhesión voluntaria y abierta.<br />Gestión democrática por parte de los socios<br />Estos principios son fundamental para una buena formulación de técnica de trabajo con colaboradores de la empresa ya sea trabajadores, socios, clientes, proveedores y público en general. Son valores de ética que se debe aplicar más que negocios es la amistad la confianza depositada.<br />FUENTE DE CONSULA<br />http://www.saludcapital.gov.co/Paginas/Cooperacion.aspx<br />http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-367717<br />www.google.com.ec/imgres?imgurl=http://www.ecopetrol.com<br />http://www.google.com.ec/search?hl=es&source=hp&q=filetype%3A+ppt+principios+de+cooperativismo&aq=f&aqi=&aql=&oq=&gs_rfai= <br />

×