SlideShare una empresa de Scribd logo
LA BENDICIÓN DESDE LOS ESCRITOS DE LA S.D, LUISA PICCARRETA Y EL
CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA
Vol. 15. Abril 2, 1923. Modo de orar con la palabra
Después estaba diciendo a mi dulce Jesús: “Rezo en tu Querer a fin de que mi palabra,
multiplicándose en Él, tenga por cada palabra de cada una de las criaturas una palabra de
oración, de alabanza, de bendición, de amor, de reparación; quisiera que mi voz elevándose
entre el cielo y la tierra, absorbiera en sí todas las voces humanas para dártelas a Ti en
homenaje y gloria, de acuerdo a como Tú quisieras que la criatura se sirviera de la palabra.”
Marzo 19, 1924. La Bendición de Jesús inviste nuestros actos de virtud divina
“Hija mía, bendigo tu corazón, tus latidos, tus afectos, tus palabras, tus pensamientos y hasta tu
más pequeño movimiento, a fin de que todos, con mi bendición, queden investidos de una
virtud divina, de manera que entrando en mi Querer lleven con ellos, en virtud de mi bendición,
esta virtud divina y tengan el poder de difundirse en todos, darse a todos, multiplicarme por
cada uno para darme el amor, la gloria, como si todos tuvieran mi Vida en ellos; por eso entra
en mi Querer, penetra entre el Cielo y la tierra, gira por todos.
Vol. 24 Julio 29, 1928. Significado de la bendición y de la señal de la cruz.
“Hija mía, te bendigo de corazón en el alma y en el cuerpo, mi bendición sea la confirmación de
nuestra semejanza en ti, ella te confirma lo que la Divinidad hizo en la creación del hombre,
esto es, nuestra semejanza, por eso tú debes saber que en el curso de mi Vida mortal, en cada
cosa que Yo hacía bendecía siempre, era el primer acto de la Creación que Yo llamaba
nuevamente sobre las criaturas, y para confirmarlo, bendiciendo invocaba al Padre, al Verbo y
al Espíritu Santo.
Mira entonces qué significa bendición: ‘Confirmación de nuestra obra creadora, porque la obra
que Nosotros hacemos una vez, está tan llena de sabiduría, de sublimidad y belleza, que
amamos el repetirla siempre.’
Y si nuestra bendición no es otra cosa que el suspiro de nuestro corazón de ver reintegrada
nuestra imagen en las criaturas, y la repetición nuestra confirma lo que queremos hacer; la
señal de la cruz que la Iglesia enseña a los fieles, no es otra cosa que impetrar por parte de las
criaturas nuestra semejanza, y por eso haciendo eco a nuestra bendición repite: ‘En nombre
del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.’
Vol. 24. Noviembre 10, 1928
Después de esto se daba la bendición con el Santísimo Sacramento, la cual tengo el bien, en
este último periodo de mi vida acá abajo, y que espero que termine cuanto antes este mi largo
exilio, de recibirla todos los días, y mi amable Jesús, en el acto en que se daba la bendición se
ha movido en mi interior y me ha dicho:
Por eso quiero que también tú te regocijes junto conmigo, y haciendo eco a mi bendición,
bendíceme en el sol, en el agua, en el viento, en el aire que respiras, en el latido que te palpita
en el corazón, y Yo sentiré en todas las cosas creadas que tú me bendices.”
Vol 5. Octubre 3, 1903. Jesús continúa su Vida en el mundo no sólo en el Santísimo
Sacramento, sino también en las almas que se encuentran en gracia.
Mientras estaba pensando en la hora de la Pasión cuando Jesús se despidió de su Madre para
ir a la muerte y se bendijeron mutuamente, y estaba ofreciendo esta hora para reparar por
aquellos que no bendicen en cada cosa al Señor, sino más bien lo ofenden, para impetrar todas
aquellas bendiciones que son necesarias para conservarnos en gracia de Dios y para llenar el
vacío de la gloria de Dios, como si todas las criaturas lo bendijeran. Mientras esto hacía lo he
sentido moverse en mi interior y decía:
“Hija mía, en el acto de bendecir a mi Madre intenté también bendecir a cada una de las
criaturas en particular y en general, de modo que todo está bendecido por Mí: Los
pensamientos, las palabras, los latidos, los pasos, los movimientos hechos por Mí, todo, todo
está avalado con mi bendición. También te digo que todo lo bueno que hacen las criaturas,
todo fue hecho por mi Humanidad, para hacer que todo el obrar de las criaturas fuera primero
divinizado por Mí. Además de esto, mi Vida continúa todavía real y verdadera en el mundo, no
sólo en el Santísimo Sacramento sino también en las almas que se encuentran en mi Gracia, y
siendo muy restringida la capacidad de la criatura, no pudiendo tomar una sola todo lo que Yo
hice, hago de manera que un alma continúe mis reparaciones, otra las alabanzas, alguna otra
el agradecimiento, alguna otra el celo de la salud de las almas, otra mis sufrimientos y así de
todo lo demás, y según me correspondan así desarrollo mi Vida en ellas.
Así que piensa en que estrechuras y penas me ponen, pues mientras Yo quiero obrar en ellos,
ellos no me hacen caso.”
Dicho esto ha desaparecido y yo me he encontrado en mí misma.
Vol 12. Noviembre 28, 1920. Cuando Jesús quiere dar, pide. Efectos de la bendición de
Jesús.
Estaba pensando cuando mi Jesús, para dar principio a su dolorosa Pasión quiso ir con su
Mamá a pedirle su bendición, y el bendito Jesús me ha dicho:
“Hija mía, cuántas cosas dice este misterio, Yo quise ir a pedir la bendición a mi amada Mamá
para darle ocasión de que también Ella me la pidiera a Mí. Eran demasiados los dolores que
debía soportar, y era justo que mi bendición la reforzara.
Es mi costumbre que cuando quiero dar, pido, mi Mamá me comprendió inmediatamente, tan
es verdad, que no me bendijo sino hasta que me pidió mi bendición, y después de haber sido
bendecida por Mí, me bendijo Ella. Pero esto no es todo, para crear el universo pronuncié un
Fiat, y con ese solo Fiat reordené y embellecí cielo y tierra. Al crear al hombre, mi aliento
omnipotente le infundió la vida. Al dar principio a mi Pasión, quise con mi palabra creadora y
omnipotente bendecir a mi Mamá, pero no era sólo a Ella a quien bendecía, en mi Mamá veía a
todas las criaturas, era Ella quien tenía el primado sobre todo, y en Ella bendecía a todas y a
cada una, es más, bendecía cada pensamiento, palabra, acto, etc., bendecía cada cosa que
debía servir a la criatura, al igual que cuando mi Fiat Omnipotente creó el sol, y este sol sin
disminuir ni en su luz ni en su calor continúa su carrera para todos y para cada uno de los
mortales, así mi palabra creadora, bendiciendo quedaba en acto de bendecir siempre, siempre,
sin cesar nunca de bendecir, como jamás cesará de dar su luz el sol a todas las criaturas.
Pero esto no es todo aún, con mi bendición quise renovar el valor de la Creación, quise llamar
a mi Padre Celestial a bendecir para comunicar a la criatura la Potencia, quise bendecirla a
nombre mío y del Espíritu Santo para comunicarle la Sabiduría y el Amor, y así renovar la
memoria, la inteligencia y la voluntad de la criatura, restableciéndola como soberana de todo.
Debes saber que al dar, quiero, y mi amada Mamá comprendió y súbito me bendijo, no sólo por
Ella sino a nombre de todos. ¡Oh! si todos pudieran ver esta mi bendición, la sentirían en el
agua que beben, en el fuego que los calienta, en el alimento que toman, en el dolor que los
aflige, en los gemidos de la oración, en los remordimientos de la culpa, en el abandono de las
criaturas, en todo escucharían mi palabra creadora que les dice, pero desafortunadamente no
escuchada: ‘Te bendigo en el nombre del Padre, de Mí, Hijo, y del Espíritu Santo, te bendigo
para ayudarte, te bendigo para defenderte, para perdonarte, para consolarte, te bendigo para
hacerte santo.’ Y la criatura haría eco a mis bendiciones, bendiciéndome también ella en todo.
Estos son los efectos de mi bendición, de la cual mi Iglesia enseñada por Mí, me hace eco, y
en casi todas las circunstancias, en la administración de los Sacramentos y en otras ocasiones
da su bendición.”
Vol 14. Julio 6, 1922. Bendición de Jesús a su Mamá. Quien vive en la Divina Voluntad es
depositaria de la Vida Sacramental de Jesús.
Estaba pensando y acompañando a Jesús en la hora de la Pasión cuando fue ante la divina
Mamá para pedirle su santa bendición, y mi dulcísimo Jesús en mi interior me ha dicho:
“Hija mía, antes de mi Pasión quise bendecir a mi Mamá y ser bendecido por Ella, pero no fue
únicamente a mi Mamá a quien bendije, sino a todas la criaturas, no sólo animadas sino
también inanimadas; vi a las criaturas débiles, cubiertas de llagas, pobres, mi corazón tuvo un
latido de dolor y de tierna compasión y dije:
‘¡Pobre humanidad, cómo estás decaída, quiero bendecirte a fin de que resurjas de tu
decaimiento; mi bendición imprima en ti el triple sello de la Potencia, de la Sabiduría y del Amor
de las Tres Divinas Personas y te restituya la fuerza, te sane y te enriquezca, y para circundarte
de defensas bendigo todas la cosas creadas por Mí, a fin de que las recibas bendecidas por Mí:
te bendigo la luz, el aire, el agua, el fuego, el alimento, a fin de que quedes como abismada y
cubierta con mis bendiciones; pero como tú no las merecías, por eso quise bendecir a mi
Mamá, sirviéndome de Ella como canal para hacer llegar a ti mis bendiciones.’ Y así como me
correspondió mi Mamá con sus bendiciones, así quiero que las criaturas me correspondan con
sus bendiciones; pero, ¡ay de Mí!, en vez de correspondencia de bendiciones, me
corresponden con ofensas y maldiciones, por eso hija mía entra en mi Querer, y poniéndote
sobre todas las cosas creadas sella todas con las bendiciones que todos me deben y trae a mi
doliente y tierno corazón las bendiciones de todos.”
Después de haber hecho esto, como para recompensarme me ha dicho:
“Amada hija mía, te bendigo en modo especial, te bendigo el corazón, la mente, el movimiento,
la palabra, el respiro, toda y todo te bendigo.”
Vol 16 . Marzo 19, 1924 . El Querer Divino es pasaporte para entrar en todo, en las fibras
más íntimas, y con su virtud multiplica la Vida de Jesús.
Me estaba fundiendo en el mar inmenso del Querer Divino y mi dulce Jesús ha salido de dentro
de mi interior en acto de bendecirme, y después de haberme bendecido me ha rodeado el
cuello con sus brazos y me ha dicho:
“Hija mía, bendigo tu corazón, tus latidos, tus afectos, tus palabras, tus pensamientos y hasta tu
más pequeño movimiento, a fin de que todos, con mi bendición, queden investidos de una
virtud divina, de manera que entrando en mi Querer lleven con ellos, en virtud de mi bendición,
esta virtud divina y tengan el poder de difundirse en todos, darse a todos, multiplicarme por
cada uno para darme el amor, la gloria, como si todos tuvieran mi Vida en ellos; por eso entra
en mi Querer, penetra entre el Cielo y la tierra, gira por todos.
Mi Querer es Luz purísima y esta Luz contiene la omnividencia, el pasaporte para poder
penetrar en los más íntimos escondites, en las fibras más secretas, en el abismo de las
profundidades y en el espacio de las alturas más altas. Este pasaporte no tiene necesidad de
firma para ser válido, sino que contiene en sí mismo este poder, porque siendo Luz que
desciende de lo alto ninguno le puede impedir el paso ni la entrada, y además es rey de todo y
tiene el dominio en todas partes. Por eso pon en giro en mi Voluntad tus pensamientos, tus
palabras, tus latidos, tus penas, todo tu ser, no dejes nada en ti misma a fin de que con el
pasaporte de la luz de mi Voluntad y con mi virtud divina, entres en cada acto de criatura y
multipliques mi Vida en cada una de ellas. ¡Oh, cómo estaré contento al ver que la criatura, en
virtud de mi Voluntad, llena Cielo y tierra de tantas Vidas mías por cuantas criaturas existen!”
Entonces yo me he abandonado en el Querer Supremo y girando en Él hacía correr mis
pensamientos, mis palabras, mis reparaciones, etc., en cada inteligencia creada y en todo lo
demás del obrar humano, y conforme hacía mis actos quedaba formado Jesús, ¡cómo era bello
y encantador ver tantos Jesús por doquiera que pasaba el pasaporte de la Luz de la eterna
Voluntad! Después me he encontrado en mí misma y he encontrado a Jesús que estaba
agarrado a mi cuello y estrechándome toda me parecía que hacía fiesta, como si yo fuera la
causa de multiplicar su Vida para darle el honor y la gloria de otras tantas Vidas Divinas.
Entonces le he dicho:
“Amor mío, no me parece cierto que yo pueda multiplicar tu Vida para darte el gran honor de
tantas Vidas Divinas, además Tú te encuentras por todas partes, por tanto es en virtud de Ti
mismo que surge a cada acto esta Vida, no en virtud mía, yo quedo siempre la pequeña niña
que no es buena para nada.”
Y Jesús: “Hija mía, todo lo que tú dices es verdad, Yo me encuentro por todas partes, pero es
mi Potencia, Inmensidad y Omnividencia lo que me hace encontrar, no es el amor y el obrar de
la criatura en mi Voluntad lo que me hace encontrar y me multiplica; en cambio cuando el alma
entra en mi Querer, es el amor de ella, son sus actos que llenándose de virtud divina hacen
surgir mi Vida, según que sus actos más o menos se extienden y sean hechos. He aquí por
qué mi fiesta al ver que la criatura toma de lo mío y me da mi Amor, mi gloria y hasta mi misma
Vida, es tanto mi contento que a la criatura no le es dado comprenderlo mientras vive en el
exilio, pero lo comprenderá en la patria celestial cuando se vea correspondida con otras tantas
Vidas Divinas por cuantas ha formado en la tierra.”
CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA
2626 La bendición expresa el movimiento de fondo de la oración cristiana: es encuentro de
Dios con el hombre; en ella, el don de Dios y la acogida del hombre se convocan y se unen. La
oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios: porque Dios bendice, el
corazón del hombre puede bendecir a su vez a Aquel que es la fuente de toda bendición.
2627 Dos formas fundamentales expresan este movimiento: o bien la oración asciende llevada
por el Espíritu Santo, por medio de Cristo hacia el Padre (nosotros le bendecimos por habernos
bendecido; cf Ef 1, 3-14; 2 Co 1, 3-7; 1 P 1, 3-9); o bien implora la gracia del Espíritu Santo
que, por medio de Cristo, desciende de junto al Padre (es Él quien nos bendice; cf 2 Co 13, 13;
Rm 15, 5-6. 13; Ef 6, 23-24).
Diversas formas de sacramentales
1671 Entre los sacramentales figuran en primer lugar las bendiciones (de personas, de la
mesa, de objetos, de lugares). Toda bendición es alabanza de Dios y oración para obtener sus
dones. En Cristo, los cristianos son bendecidos por Dios Padre "con toda clase de bendiciones
espirituales" (Ef 1,3). Por eso la Iglesia da la bendición invocando el nombre de Jesús y
haciendo habitualmente la señal santa de la cruz de Cristo.
1672 Ciertas bendiciones tienen un alcance permanente: su efecto es consagrar personas a
Dios y reservar para el uso litúrgico objetos y lugares. Entre las que están destinadas a
personas —que no se han de confundir con la ordenación sacramental— figuran la bendición
del abad o de la abadesa de un monasterio, la consagración de vírgenes y de viudas, el rito de
la profesión religiosa y las bendiciones para ciertos ministerios de la Iglesia (lectores, acólitos,
catequistas, etc.). Como ejemplo de las que se refieren a objetos, se puede señalar la
dedicación o bendición de una iglesia o de un altar, la bendición de los santos óleos, de los
vasos y ornamentos sagrados, de las campanas, etc.
1673 Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una
persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del Maligno y sustraída a su dominio,
se habla de exorcismo. Jesús lo practicó (cf Mc 1,25-26; etc.), de Él tiene la Iglesia el poder y el
oficio de exorcizar (cf Mc 3,15; 6,7.13; 16,17). En forma simple, el exorcismo tiene lugar en la
celebración del Bautismo. El exorcismo solemne llamado «el gran exorcismo» sólo puede ser
practicado por un sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder
con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. El exorcismo
intenta expulsar a los demonios o liberar del dominio demoníaco gracias a la autoridad
espiritual que Jesús ha confiado a su Iglesia. Muy distinto es el caso de las enfermedades,
sobre todo psíquicas, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica. Por tanto, es importante,
asegurarse , antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de un presencia del Maligno y no
de una enfermedad.
1077 "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda
clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en él antes
de la creación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor;
eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el
beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia con la que nos agració en el
Amado" (Ef 1,3-6).
1078 Bendecir es una acción divina que da la vida y cuya fuente es el Padre. Su bendición es a
la vez palabra y don ("bene-dictio", "eu-logia"). Aplicado al hombre, este término significa la
adoración y la entrega a su Creador en la acción de gracias.
1079 Desde el comienzo y hasta la consumación de los tiempos, toda la obra de Dios es
bendición. Desde el poema litúrgico de la primera creación hasta los cánticos de la Jerusalén
celestial, los autores inspirados anuncian el designio de salvación como una inmensa bendición
divina.
1080 Desde el comienzo, Dios bendice a los seres vivos, especialmente al hombre y la mujer.
La alianza con Noé y con todos los seres animados renueva esta bendición de fecundidad, a
pesar del pecado del hombre por el cual la tierra queda "maldita". Pero es a partir de Abraham
cuando la bendición divina penetra en la historia humana, que se encaminaba hacia la muerte,
para hacerla volver a la vida, a su fuente: por la fe del "padre de los creyentes" que acoge la
bendición se inaugura la historia de la salvación.
1081 Las bendiciones divinas se manifiestan en acontecimientos maravillosos y salvadores: el
nacimiento de Isaac, la salida de Egipto (Pascua y Éxodo), el don de la Tierra prometida, la
elección de David, la presencia de Dios en el templo, el exilio purificador y el retorno de un
"pequeño resto". La Ley, los Profetas y los Salmos que tejen la liturgia del Pueblo elegido
recuerdan a la vez estas bendiciones divinas y responden a ellas con las bendiciones de
alabanza y de acción de gracias.
1082 En la liturgia de la Iglesia, la bendición divina es plenamente revelada y comunicada: el
Padre es reconocido y adorado como la fuente y el fin de todas las bendiciones de la creación y
de la salvación; en su Verbo, encarnado, muerto y resucitado por nosotros, nos colma de sus
bendiciones y por él derrama en nuestros corazones el don que contiene todos los dones: el
Espíritu Santo.
1083 Se comprende, por tanto, que en cuanto respuesta de fe y de amor a las "bendiciones
espirituales" con que el Padre nos enriquece, la liturgia cristiana tiene una doble dimensión. Por
una parte, la Iglesia, unida a su Señor y "bajo la acción el Espíritu Santo" (Lc 10,21), bendice al
Padre "por su don inefable" (2 Co 9,15) mediante la adoración, la alabanza y la acción de
gracias. Por otra parte, y hasta la consumación del designio de Dios, la Iglesia no cesa de
presentar al Padre "la ofrenda de sus propios dones" y de implorar que el Espíritu Santo venga
sobre esta ofrenda, sobre ella misma, sobre los fieles y sobre el mundo entero, a fin de que por
la comunión en la muerte y en la resurrección de Cristo-Sacerdote y por el poder del Espíritu
estas bendiciones divinas den frutos de vida "para alabanza de la gloria de su gracia" (Ef 1,6).
La señal de la cruz es un signo, un sacramental, por el cual manifestamos nuestra fe que Cristo
nos redimió por Su Cruz. Como todo signo, vale en cuanto se hace como expresión auténtica
del corazón. Al señalarnos con la cruz decimos "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo".
Catecismo #2157
"El cristiano comienza su jornada, sus oraciones y sus acciones con la señal de la cruz, 'en el
nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén'. El bautizado consagra la jornada a la
gloria de Dios e invoca la gracia del Señor que le permite actuar en el Espíritu como hijo del
Padre. La señal de la cruz nos fortalece en las tentaciones y en las dificultades."

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Miercoles de ceniza
Miercoles de cenizaMiercoles de ceniza
Miercoles de ceniza
joshbatman
 
Hora santa juvenil misionera
Hora santa juvenil misioneraHora santa juvenil misionera
Hora santa juvenil misionera
kisshann
 
Virgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El Rosario
Virgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El RosarioVirgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El Rosario
Virgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El Rosario
monica eljuri
 
Hora santa para enfermos final 13 enero 2013
Hora santa para enfermos final 13 enero 2013Hora santa para enfermos final 13 enero 2013
Hora santa para enfermos final 13 enero 2013
Pastoral Salud
 
Cantos primera comunión
Cantos primera comuniónCantos primera comunión
Cantos primera comunión
cristinamoreubi
 
Sacramentodelaconfirmacin resumen
Sacramentodelaconfirmacin resumenSacramentodelaconfirmacin resumen
Sacramentodelaconfirmacin resumen
María del Rosario Vera Quispe
 
Horas santas
Horas santasHoras santas
Horas santas
Diocesis Tlaxcala
 
01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión
01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión
01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión
Lorena Gomez
 
La Eucaristia
La EucaristiaLa Eucaristia
La Eucaristia
mhidalgo3
 
Hora Santa Jesús Eucaristía
Hora Santa   Jesús EucaristíaHora Santa   Jesús Eucaristía
Hora Santa Jesús Eucaristía
Marjorie DeStout
 
Una Hora on la Divina Misericordia - Hora Santa
Una Hora on la Divina Misericordia - Hora SantaUna Hora on la Divina Misericordia - Hora Santa
Una Hora on la Divina Misericordia - Hora Santa
Marjorie DeStout
 
Vida de Jesús por Fano
Vida de Jesús por FanoVida de Jesús por Fano
Vida de Jesús por Fano
Nieves Pozo
 
Rito de confirmaciòn
Rito de confirmaciònRito de confirmaciòn
Rito de confirmaciòn
historiadelaiglesia
 
La Misa
La MisaLa Misa
Guía para la Celebración del Miércoles de Ceniza
Guía para la  Celebración del Miércoles de Ceniza Guía para la  Celebración del Miércoles de Ceniza
Guía para la Celebración del Miércoles de Ceniza
Caritas Mexicana IAP
 
3 celebración hora santa por la vida
3 celebración hora santa por la vida3 celebración hora santa por la vida
3 celebración hora santa por la vida
Pastoral Salud
 
Preciosisima sangre de_cristo
Preciosisima sangre de_cristoPreciosisima sangre de_cristo
Preciosisima sangre de_cristo
ricardow111
 
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon  - Meditacion para cada diaMes del sagrado corazon  - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
Nombre Apellidos
 
17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)
17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)
17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)
Lorena Gomez
 
Taller de adviento navidad
Taller de adviento navidadTaller de adviento navidad
Taller de adviento navidad
MJPIIF
 

La actualidad más candente (20)

Miercoles de ceniza
Miercoles de cenizaMiercoles de ceniza
Miercoles de ceniza
 
Hora santa juvenil misionera
Hora santa juvenil misioneraHora santa juvenil misionera
Hora santa juvenil misionera
 
Virgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El Rosario
Virgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El RosarioVirgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El Rosario
Virgen Del Rosario, Promesas Al Que Rece El Rosario
 
Hora santa para enfermos final 13 enero 2013
Hora santa para enfermos final 13 enero 2013Hora santa para enfermos final 13 enero 2013
Hora santa para enfermos final 13 enero 2013
 
Cantos primera comunión
Cantos primera comuniónCantos primera comunión
Cantos primera comunión
 
Sacramentodelaconfirmacin resumen
Sacramentodelaconfirmacin resumenSacramentodelaconfirmacin resumen
Sacramentodelaconfirmacin resumen
 
Horas santas
Horas santasHoras santas
Horas santas
 
01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión
01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión
01 Qué significa hacer una Hora de la Pasión
 
La Eucaristia
La EucaristiaLa Eucaristia
La Eucaristia
 
Hora Santa Jesús Eucaristía
Hora Santa   Jesús EucaristíaHora Santa   Jesús Eucaristía
Hora Santa Jesús Eucaristía
 
Una Hora on la Divina Misericordia - Hora Santa
Una Hora on la Divina Misericordia - Hora SantaUna Hora on la Divina Misericordia - Hora Santa
Una Hora on la Divina Misericordia - Hora Santa
 
Vida de Jesús por Fano
Vida de Jesús por FanoVida de Jesús por Fano
Vida de Jesús por Fano
 
Rito de confirmaciòn
Rito de confirmaciònRito de confirmaciòn
Rito de confirmaciòn
 
La Misa
La MisaLa Misa
La Misa
 
Guía para la Celebración del Miércoles de Ceniza
Guía para la  Celebración del Miércoles de Ceniza Guía para la  Celebración del Miércoles de Ceniza
Guía para la Celebración del Miércoles de Ceniza
 
3 celebración hora santa por la vida
3 celebración hora santa por la vida3 celebración hora santa por la vida
3 celebración hora santa por la vida
 
Preciosisima sangre de_cristo
Preciosisima sangre de_cristoPreciosisima sangre de_cristo
Preciosisima sangre de_cristo
 
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon  - Meditacion para cada diaMes del sagrado corazon  - Meditacion para cada dia
Mes del sagrado corazon - Meditacion para cada dia
 
17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)
17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)
17. La Coronación de Espinas ( 9- 10 am)
 
Taller de adviento navidad
Taller de adviento navidadTaller de adviento navidad
Taller de adviento navidad
 

Destacado

19. La crucifixion ( 11-12 am)
19. La crucifixion ( 11-12 am)19. La crucifixion ( 11-12 am)
19. La crucifixion ( 11-12 am)
Lorena Gomez
 
Capitulos de las Horas de la Pasión
Capitulos de las Horas de la PasiónCapitulos de las Horas de la Pasión
Capitulos de las Horas de la Pasión
Lorena Gomez
 
3. La Cena Legal ( 7- 8 pm)
3. La Cena Legal ( 7- 8 pm) 3. La Cena Legal ( 7- 8 pm)
3. La Cena Legal ( 7- 8 pm)
Lorena Gomez
 
00. Beneficios de Meditar en la Pasión
00. Beneficios de Meditar en la Pasión00. Beneficios de Meditar en la Pasión
00. Beneficios de Meditar en la Pasión
Lorena Gomez
 
4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)
4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)
4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)
Lorena Gomez
 
18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)
18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)
18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)
Lorena Gomez
 
2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)
2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)
2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)
Lorena Gomez
 
1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)
1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)
1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)
Lorena Gomez
 

Destacado (8)

19. La crucifixion ( 11-12 am)
19. La crucifixion ( 11-12 am)19. La crucifixion ( 11-12 am)
19. La crucifixion ( 11-12 am)
 
Capitulos de las Horas de la Pasión
Capitulos de las Horas de la PasiónCapitulos de las Horas de la Pasión
Capitulos de las Horas de la Pasión
 
3. La Cena Legal ( 7- 8 pm)
3. La Cena Legal ( 7- 8 pm) 3. La Cena Legal ( 7- 8 pm)
3. La Cena Legal ( 7- 8 pm)
 
00. Beneficios de Meditar en la Pasión
00. Beneficios de Meditar en la Pasión00. Beneficios de Meditar en la Pasión
00. Beneficios de Meditar en la Pasión
 
4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)
4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)
4. La Cena EucarÍstica ( 8- 9 pm)
 
18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)
18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)
18. Jesús carga la cruz (10-11 a.m)
 
2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)
2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)
2. Jesús se Separa de su Madre Santísima ( 6-7 p.m.)
 
1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)
1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)
1. Jesús se despide de su Madre (5-6 pm)
 

Similar a 1. Valor de la Bendición

Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristoLas horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
León DE Juda
 
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristoLas horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
León DE Juda
 
Compilación de oraciones
Compilación de oracionesCompilación de oraciones
Compilación de oraciones
Clara Gisela
 
Oraciones diversas
Oraciones diversasOraciones diversas
Oraciones diversas
Clara Gisela
 
Bendiciones Y Jaculatorias
Bendiciones Y JaculatoriasBendiciones Y Jaculatorias
Bendiciones Y Jaculatorias
Amor Santo
 
Quinta hora Novena de Navidad
Quinta hora Novena de NavidadQuinta hora Novena de Navidad
Quinta hora Novena de Navidad
GuilloVende.Com
 
Testimonio de catalina sobre la santa misa
Testimonio de catalina sobre la santa misaTestimonio de catalina sobre la santa misa
Testimonio de catalina sobre la santa misa
Alban Avila
 
Novena reina y madre ultimos tiempos agosto
Novena reina y madre ultimos tiempos agostoNovena reina y madre ultimos tiempos agosto
Novena reina y madre ultimos tiempos agosto
ssuser011244
 
Segunda hora Novena de Navidad
Segunda hora Novena de NavidadSegunda hora Novena de Navidad
Segunda hora Novena de Navidad
GuilloVende.Com
 
1 enlas fuentesdemidivinocorazoni
1 enlas fuentesdemidivinocorazoni1 enlas fuentesdemidivinocorazoni
1 enlas fuentesdemidivinocorazoni
Raquel Z
 
Novena a la divina misericordia 1er día
Novena a la divina misericordia 1er díaNovena a la divina misericordia 1er día
Novena a la divina misericordia 1er día
monica eljuri
 
La eucaristía y santa faustina
La eucaristía y santa faustinaLa eucaristía y santa faustina
La eucaristía y santa faustina
monica eljuri
 
C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...
C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...
C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...
monica eljuri
 
Octava hora Novena de Navidad
Octava hora Novena de NavidadOctava hora Novena de Navidad
Octava hora Novena de Navidad
GuilloVende.Com
 
Divina Misericordia Ppt1
Divina Misericordia Ppt1Divina Misericordia Ppt1
Divina Misericordia Ppt1
Ignacio Espinosa
 
Itinerario espiritual para semana santa
Itinerario espiritual para semana santa Itinerario espiritual para semana santa
Itinerario espiritual para semana santa
Unidad de Espiritualidad Eudista
 
Manual de urbanidad casas hogas 2013
Manual de urbanidad casas hogas 2013Manual de urbanidad casas hogas 2013
Manual de urbanidad casas hogas 2013
Tere Hedz
 
Septima Hora Novena de Navidad
Septima Hora Novena de NavidadSeptima Hora Novena de Navidad
Septima Hora Novena de Navidad
GuilloVende.Com
 
Getsemani
GetsemaniGetsemani
Getsemani
Cesar Rozo
 
La santa misa
La santa misaLa santa misa
La santa misa
Sheyla Mamani Condori
 

Similar a 1. Valor de la Bendición (20)

Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristoLas horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
 
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristoLas horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
Las horas de la pasión de nuestro señor jesucristo
 
Compilación de oraciones
Compilación de oracionesCompilación de oraciones
Compilación de oraciones
 
Oraciones diversas
Oraciones diversasOraciones diversas
Oraciones diversas
 
Bendiciones Y Jaculatorias
Bendiciones Y JaculatoriasBendiciones Y Jaculatorias
Bendiciones Y Jaculatorias
 
Quinta hora Novena de Navidad
Quinta hora Novena de NavidadQuinta hora Novena de Navidad
Quinta hora Novena de Navidad
 
Testimonio de catalina sobre la santa misa
Testimonio de catalina sobre la santa misaTestimonio de catalina sobre la santa misa
Testimonio de catalina sobre la santa misa
 
Novena reina y madre ultimos tiempos agosto
Novena reina y madre ultimos tiempos agostoNovena reina y madre ultimos tiempos agosto
Novena reina y madre ultimos tiempos agosto
 
Segunda hora Novena de Navidad
Segunda hora Novena de NavidadSegunda hora Novena de Navidad
Segunda hora Novena de Navidad
 
1 enlas fuentesdemidivinocorazoni
1 enlas fuentesdemidivinocorazoni1 enlas fuentesdemidivinocorazoni
1 enlas fuentesdemidivinocorazoni
 
Novena a la divina misericordia 1er día
Novena a la divina misericordia 1er díaNovena a la divina misericordia 1er día
Novena a la divina misericordia 1er día
 
La eucaristía y santa faustina
La eucaristía y santa faustinaLa eucaristía y santa faustina
La eucaristía y santa faustina
 
C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...
C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...
C:\Documents And Settings\Crystal\Desktop\Unidos En El Amor A JesúS\Realizada...
 
Octava hora Novena de Navidad
Octava hora Novena de NavidadOctava hora Novena de Navidad
Octava hora Novena de Navidad
 
Divina Misericordia Ppt1
Divina Misericordia Ppt1Divina Misericordia Ppt1
Divina Misericordia Ppt1
 
Itinerario espiritual para semana santa
Itinerario espiritual para semana santa Itinerario espiritual para semana santa
Itinerario espiritual para semana santa
 
Manual de urbanidad casas hogas 2013
Manual de urbanidad casas hogas 2013Manual de urbanidad casas hogas 2013
Manual de urbanidad casas hogas 2013
 
Septima Hora Novena de Navidad
Septima Hora Novena de NavidadSeptima Hora Novena de Navidad
Septima Hora Novena de Navidad
 
Getsemani
GetsemaniGetsemani
Getsemani
 
La santa misa
La santa misaLa santa misa
La santa misa
 

Más de Lorena Gomez

Meditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor Jesucristo
Meditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor JesucristoMeditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor Jesucristo
Meditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor Jesucristo
Lorena Gomez
 
20. La primera Hora de Agonia en la Cruz
20. La primera Hora de Agonia en la Cruz20. La primera Hora de Agonia en la Cruz
20. La primera Hora de Agonia en la Cruz
Lorena Gomez
 
Visitas a Jesús Sacramentado
Visitas a Jesús Sacramentado Visitas a Jesús Sacramentado
Visitas a Jesús Sacramentado
Lorena Gomez
 
Maria Santísima
Maria SantísimaMaria Santísima
Maria Santísima
Lorena Gomez
 
Los males de la pornografia
Los males de la  pornografiaLos males de la  pornografia
Los males de la pornografia
Lorena Gomez
 
Las horas de la pasion
Las horas de la pasionLas horas de la pasion
Las horas de la pasion
Lorena Gomez
 
San Tarcisio
San TarcisioSan Tarcisio
San Tarcisio
Lorena Gomez
 
San Tarcisio
San TarcisioSan Tarcisio
San Tarcisio
Lorena Gomez
 
Los Pastorcitos de Fátima
Los Pastorcitos de FátimaLos Pastorcitos de Fátima
Los Pastorcitos de Fátima
Lorena Gomez
 
Beatos Mexicanos
Beatos MexicanosBeatos Mexicanos
Beatos Mexicanos
Lorena Gomez
 
Santos Justo y Pastor
Santos Justo y PastorSantos Justo y Pastor
Santos Justo y Pastor
Lorena Gomez
 
Santo Dominguito de Vals
Santo Dominguito de ValsSanto Dominguito de Vals
Santo Dominguito de Vals
Lorena Gomez
 
Santo domingo savio
Santo domingo savioSanto domingo savio
Santo domingo savio
Lorena Gomez
 
Laura vicuña
Laura vicuñaLaura vicuña
Laura vicuña
Lorena Gomez
 

Más de Lorena Gomez (14)

Meditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor Jesucristo
Meditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor JesucristoMeditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor Jesucristo
Meditaciones de la Pasión de Nuestro Seńor Jesucristo
 
20. La primera Hora de Agonia en la Cruz
20. La primera Hora de Agonia en la Cruz20. La primera Hora de Agonia en la Cruz
20. La primera Hora de Agonia en la Cruz
 
Visitas a Jesús Sacramentado
Visitas a Jesús Sacramentado Visitas a Jesús Sacramentado
Visitas a Jesús Sacramentado
 
Maria Santísima
Maria SantísimaMaria Santísima
Maria Santísima
 
Los males de la pornografia
Los males de la  pornografiaLos males de la  pornografia
Los males de la pornografia
 
Las horas de la pasion
Las horas de la pasionLas horas de la pasion
Las horas de la pasion
 
San Tarcisio
San TarcisioSan Tarcisio
San Tarcisio
 
San Tarcisio
San TarcisioSan Tarcisio
San Tarcisio
 
Los Pastorcitos de Fátima
Los Pastorcitos de FátimaLos Pastorcitos de Fátima
Los Pastorcitos de Fátima
 
Beatos Mexicanos
Beatos MexicanosBeatos Mexicanos
Beatos Mexicanos
 
Santos Justo y Pastor
Santos Justo y PastorSantos Justo y Pastor
Santos Justo y Pastor
 
Santo Dominguito de Vals
Santo Dominguito de ValsSanto Dominguito de Vals
Santo Dominguito de Vals
 
Santo domingo savio
Santo domingo savioSanto domingo savio
Santo domingo savio
 
Laura vicuña
Laura vicuñaLaura vicuña
Laura vicuña
 

Último

En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
JavierFPachecoP
 
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
JOSE GARCIA PERALTA
 
DEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADO
DEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADODEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADO
DEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADO
Mario Acero Leal
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Oscar M Briones- Silva
 
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
Anahicabanillas
 
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffffLES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
MaryQuirozChiquin
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
Oscar M Briones- Silva
 
Zacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptx
Zacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptxZacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptx
Zacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptx
jenune
 
SALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE ESCUELA BIBLICA CRISTIANA
SALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE  ESCUELA BIBLICA CRISTIANASALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE  ESCUELA BIBLICA CRISTIANA
SALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE ESCUELA BIBLICA CRISTIANA
EsmeGarca10
 
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yogaChakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
Georshya
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
FedericoSalvadorWads1
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
jenune
 

Último (12)

En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
En santiago uno, verso dos Está escrito que tenga gozo Cuando pase por divers...
 
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
¿Podemos Juzgar a otros? que dice la Biblia?
 
DEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADO
DEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADODEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADO
DEVOCIÓN DE LAS 40 HORAS DELANTE DE JESÚS SACRAMENTADO
 
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdfFrancis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
Francis Schaeffer HUYENDO DE LA RAZON.pdf
 
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
03c POR QUÉ LA IGLESIA - El RACIONALISMO - DENOMINADOR COMÚN - CIENTIFICISMO ...
 
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffffLES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
LES 21 EL COMPLOT.pdf pala leer jpdfffffff
 
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño libritoLa Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
La Doctrina de la Trinidad, un pequeño librito
 
Zacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptx
Zacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptxZacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptx
Zacarias Sino con Mi Espiritu Iglesia CED.pptx
 
SALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE ESCUELA BIBLICA CRISTIANA
SALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE  ESCUELA BIBLICA CRISTIANASALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE  ESCUELA BIBLICA CRISTIANA
SALMO 1 DOE MANERAS DE VIVIR SALMO PARA NIÑOS DE ESCUELA BIBLICA CRISTIANA
 
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yogaChakras y pranayama de la práctica de yoga
Chakras y pranayama de la práctica de yoga
 
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
62 El Milenio 23.08.17              .pdf62 El Milenio 23.08.17              .pdf
62 El Milenio 23.08.17 .pdf
 
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptxDIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
DIOS SU NOMBRE ES PADRE, IGLESIA CED.pptx
 

1. Valor de la Bendición

  • 1. LA BENDICIÓN DESDE LOS ESCRITOS DE LA S.D, LUISA PICCARRETA Y EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA Vol. 15. Abril 2, 1923. Modo de orar con la palabra Después estaba diciendo a mi dulce Jesús: “Rezo en tu Querer a fin de que mi palabra, multiplicándose en Él, tenga por cada palabra de cada una de las criaturas una palabra de oración, de alabanza, de bendición, de amor, de reparación; quisiera que mi voz elevándose entre el cielo y la tierra, absorbiera en sí todas las voces humanas para dártelas a Ti en homenaje y gloria, de acuerdo a como Tú quisieras que la criatura se sirviera de la palabra.” Marzo 19, 1924. La Bendición de Jesús inviste nuestros actos de virtud divina “Hija mía, bendigo tu corazón, tus latidos, tus afectos, tus palabras, tus pensamientos y hasta tu más pequeño movimiento, a fin de que todos, con mi bendición, queden investidos de una virtud divina, de manera que entrando en mi Querer lleven con ellos, en virtud de mi bendición, esta virtud divina y tengan el poder de difundirse en todos, darse a todos, multiplicarme por cada uno para darme el amor, la gloria, como si todos tuvieran mi Vida en ellos; por eso entra en mi Querer, penetra entre el Cielo y la tierra, gira por todos. Vol. 24 Julio 29, 1928. Significado de la bendición y de la señal de la cruz. “Hija mía, te bendigo de corazón en el alma y en el cuerpo, mi bendición sea la confirmación de nuestra semejanza en ti, ella te confirma lo que la Divinidad hizo en la creación del hombre, esto es, nuestra semejanza, por eso tú debes saber que en el curso de mi Vida mortal, en cada cosa que Yo hacía bendecía siempre, era el primer acto de la Creación que Yo llamaba nuevamente sobre las criaturas, y para confirmarlo, bendiciendo invocaba al Padre, al Verbo y al Espíritu Santo. Mira entonces qué significa bendición: ‘Confirmación de nuestra obra creadora, porque la obra que Nosotros hacemos una vez, está tan llena de sabiduría, de sublimidad y belleza, que amamos el repetirla siempre.’ Y si nuestra bendición no es otra cosa que el suspiro de nuestro corazón de ver reintegrada nuestra imagen en las criaturas, y la repetición nuestra confirma lo que queremos hacer; la señal de la cruz que la Iglesia enseña a los fieles, no es otra cosa que impetrar por parte de las criaturas nuestra semejanza, y por eso haciendo eco a nuestra bendición repite: ‘En nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.’
  • 2. Vol. 24. Noviembre 10, 1928 Después de esto se daba la bendición con el Santísimo Sacramento, la cual tengo el bien, en este último periodo de mi vida acá abajo, y que espero que termine cuanto antes este mi largo exilio, de recibirla todos los días, y mi amable Jesús, en el acto en que se daba la bendición se ha movido en mi interior y me ha dicho: Por eso quiero que también tú te regocijes junto conmigo, y haciendo eco a mi bendición, bendíceme en el sol, en el agua, en el viento, en el aire que respiras, en el latido que te palpita en el corazón, y Yo sentiré en todas las cosas creadas que tú me bendices.” Vol 5. Octubre 3, 1903. Jesús continúa su Vida en el mundo no sólo en el Santísimo Sacramento, sino también en las almas que se encuentran en gracia. Mientras estaba pensando en la hora de la Pasión cuando Jesús se despidió de su Madre para ir a la muerte y se bendijeron mutuamente, y estaba ofreciendo esta hora para reparar por aquellos que no bendicen en cada cosa al Señor, sino más bien lo ofenden, para impetrar todas aquellas bendiciones que son necesarias para conservarnos en gracia de Dios y para llenar el vacío de la gloria de Dios, como si todas las criaturas lo bendijeran. Mientras esto hacía lo he sentido moverse en mi interior y decía: “Hija mía, en el acto de bendecir a mi Madre intenté también bendecir a cada una de las criaturas en particular y en general, de modo que todo está bendecido por Mí: Los pensamientos, las palabras, los latidos, los pasos, los movimientos hechos por Mí, todo, todo está avalado con mi bendición. También te digo que todo lo bueno que hacen las criaturas, todo fue hecho por mi Humanidad, para hacer que todo el obrar de las criaturas fuera primero divinizado por Mí. Además de esto, mi Vida continúa todavía real y verdadera en el mundo, no sólo en el Santísimo Sacramento sino también en las almas que se encuentran en mi Gracia, y siendo muy restringida la capacidad de la criatura, no pudiendo tomar una sola todo lo que Yo hice, hago de manera que un alma continúe mis reparaciones, otra las alabanzas, alguna otra el agradecimiento, alguna otra el celo de la salud de las almas, otra mis sufrimientos y así de todo lo demás, y según me correspondan así desarrollo mi Vida en ellas. Así que piensa en que estrechuras y penas me ponen, pues mientras Yo quiero obrar en ellos, ellos no me hacen caso.” Dicho esto ha desaparecido y yo me he encontrado en mí misma.
  • 3. Vol 12. Noviembre 28, 1920. Cuando Jesús quiere dar, pide. Efectos de la bendición de Jesús. Estaba pensando cuando mi Jesús, para dar principio a su dolorosa Pasión quiso ir con su Mamá a pedirle su bendición, y el bendito Jesús me ha dicho: “Hija mía, cuántas cosas dice este misterio, Yo quise ir a pedir la bendición a mi amada Mamá para darle ocasión de que también Ella me la pidiera a Mí. Eran demasiados los dolores que debía soportar, y era justo que mi bendición la reforzara. Es mi costumbre que cuando quiero dar, pido, mi Mamá me comprendió inmediatamente, tan es verdad, que no me bendijo sino hasta que me pidió mi bendición, y después de haber sido bendecida por Mí, me bendijo Ella. Pero esto no es todo, para crear el universo pronuncié un Fiat, y con ese solo Fiat reordené y embellecí cielo y tierra. Al crear al hombre, mi aliento omnipotente le infundió la vida. Al dar principio a mi Pasión, quise con mi palabra creadora y omnipotente bendecir a mi Mamá, pero no era sólo a Ella a quien bendecía, en mi Mamá veía a todas las criaturas, era Ella quien tenía el primado sobre todo, y en Ella bendecía a todas y a cada una, es más, bendecía cada pensamiento, palabra, acto, etc., bendecía cada cosa que debía servir a la criatura, al igual que cuando mi Fiat Omnipotente creó el sol, y este sol sin disminuir ni en su luz ni en su calor continúa su carrera para todos y para cada uno de los mortales, así mi palabra creadora, bendiciendo quedaba en acto de bendecir siempre, siempre, sin cesar nunca de bendecir, como jamás cesará de dar su luz el sol a todas las criaturas. Pero esto no es todo aún, con mi bendición quise renovar el valor de la Creación, quise llamar a mi Padre Celestial a bendecir para comunicar a la criatura la Potencia, quise bendecirla a nombre mío y del Espíritu Santo para comunicarle la Sabiduría y el Amor, y así renovar la memoria, la inteligencia y la voluntad de la criatura, restableciéndola como soberana de todo. Debes saber que al dar, quiero, y mi amada Mamá comprendió y súbito me bendijo, no sólo por Ella sino a nombre de todos. ¡Oh! si todos pudieran ver esta mi bendición, la sentirían en el agua que beben, en el fuego que los calienta, en el alimento que toman, en el dolor que los aflige, en los gemidos de la oración, en los remordimientos de la culpa, en el abandono de las criaturas, en todo escucharían mi palabra creadora que les dice, pero desafortunadamente no escuchada: ‘Te bendigo en el nombre del Padre, de Mí, Hijo, y del Espíritu Santo, te bendigo para ayudarte, te bendigo para defenderte, para perdonarte, para consolarte, te bendigo para hacerte santo.’ Y la criatura haría eco a mis bendiciones, bendiciéndome también ella en todo. Estos son los efectos de mi bendición, de la cual mi Iglesia enseñada por Mí, me hace eco, y en casi todas las circunstancias, en la administración de los Sacramentos y en otras ocasiones da su bendición.” Vol 14. Julio 6, 1922. Bendición de Jesús a su Mamá. Quien vive en la Divina Voluntad es depositaria de la Vida Sacramental de Jesús.
  • 4. Estaba pensando y acompañando a Jesús en la hora de la Pasión cuando fue ante la divina Mamá para pedirle su santa bendición, y mi dulcísimo Jesús en mi interior me ha dicho: “Hija mía, antes de mi Pasión quise bendecir a mi Mamá y ser bendecido por Ella, pero no fue únicamente a mi Mamá a quien bendije, sino a todas la criaturas, no sólo animadas sino también inanimadas; vi a las criaturas débiles, cubiertas de llagas, pobres, mi corazón tuvo un latido de dolor y de tierna compasión y dije: ‘¡Pobre humanidad, cómo estás decaída, quiero bendecirte a fin de que resurjas de tu decaimiento; mi bendición imprima en ti el triple sello de la Potencia, de la Sabiduría y del Amor de las Tres Divinas Personas y te restituya la fuerza, te sane y te enriquezca, y para circundarte de defensas bendigo todas la cosas creadas por Mí, a fin de que las recibas bendecidas por Mí: te bendigo la luz, el aire, el agua, el fuego, el alimento, a fin de que quedes como abismada y cubierta con mis bendiciones; pero como tú no las merecías, por eso quise bendecir a mi Mamá, sirviéndome de Ella como canal para hacer llegar a ti mis bendiciones.’ Y así como me correspondió mi Mamá con sus bendiciones, así quiero que las criaturas me correspondan con sus bendiciones; pero, ¡ay de Mí!, en vez de correspondencia de bendiciones, me corresponden con ofensas y maldiciones, por eso hija mía entra en mi Querer, y poniéndote sobre todas las cosas creadas sella todas con las bendiciones que todos me deben y trae a mi doliente y tierno corazón las bendiciones de todos.” Después de haber hecho esto, como para recompensarme me ha dicho: “Amada hija mía, te bendigo en modo especial, te bendigo el corazón, la mente, el movimiento, la palabra, el respiro, toda y todo te bendigo.” Vol 16 . Marzo 19, 1924 . El Querer Divino es pasaporte para entrar en todo, en las fibras más íntimas, y con su virtud multiplica la Vida de Jesús. Me estaba fundiendo en el mar inmenso del Querer Divino y mi dulce Jesús ha salido de dentro de mi interior en acto de bendecirme, y después de haberme bendecido me ha rodeado el cuello con sus brazos y me ha dicho: “Hija mía, bendigo tu corazón, tus latidos, tus afectos, tus palabras, tus pensamientos y hasta tu más pequeño movimiento, a fin de que todos, con mi bendición, queden investidos de una virtud divina, de manera que entrando en mi Querer lleven con ellos, en virtud de mi bendición, esta virtud divina y tengan el poder de difundirse en todos, darse a todos, multiplicarme por cada uno para darme el amor, la gloria, como si todos tuvieran mi Vida en ellos; por eso entra en mi Querer, penetra entre el Cielo y la tierra, gira por todos.
  • 5. Mi Querer es Luz purísima y esta Luz contiene la omnividencia, el pasaporte para poder penetrar en los más íntimos escondites, en las fibras más secretas, en el abismo de las profundidades y en el espacio de las alturas más altas. Este pasaporte no tiene necesidad de firma para ser válido, sino que contiene en sí mismo este poder, porque siendo Luz que desciende de lo alto ninguno le puede impedir el paso ni la entrada, y además es rey de todo y tiene el dominio en todas partes. Por eso pon en giro en mi Voluntad tus pensamientos, tus palabras, tus latidos, tus penas, todo tu ser, no dejes nada en ti misma a fin de que con el pasaporte de la luz de mi Voluntad y con mi virtud divina, entres en cada acto de criatura y multipliques mi Vida en cada una de ellas. ¡Oh, cómo estaré contento al ver que la criatura, en virtud de mi Voluntad, llena Cielo y tierra de tantas Vidas mías por cuantas criaturas existen!” Entonces yo me he abandonado en el Querer Supremo y girando en Él hacía correr mis pensamientos, mis palabras, mis reparaciones, etc., en cada inteligencia creada y en todo lo demás del obrar humano, y conforme hacía mis actos quedaba formado Jesús, ¡cómo era bello y encantador ver tantos Jesús por doquiera que pasaba el pasaporte de la Luz de la eterna Voluntad! Después me he encontrado en mí misma y he encontrado a Jesús que estaba agarrado a mi cuello y estrechándome toda me parecía que hacía fiesta, como si yo fuera la causa de multiplicar su Vida para darle el honor y la gloria de otras tantas Vidas Divinas. Entonces le he dicho: “Amor mío, no me parece cierto que yo pueda multiplicar tu Vida para darte el gran honor de tantas Vidas Divinas, además Tú te encuentras por todas partes, por tanto es en virtud de Ti mismo que surge a cada acto esta Vida, no en virtud mía, yo quedo siempre la pequeña niña que no es buena para nada.” Y Jesús: “Hija mía, todo lo que tú dices es verdad, Yo me encuentro por todas partes, pero es mi Potencia, Inmensidad y Omnividencia lo que me hace encontrar, no es el amor y el obrar de la criatura en mi Voluntad lo que me hace encontrar y me multiplica; en cambio cuando el alma entra en mi Querer, es el amor de ella, son sus actos que llenándose de virtud divina hacen surgir mi Vida, según que sus actos más o menos se extienden y sean hechos. He aquí por qué mi fiesta al ver que la criatura toma de lo mío y me da mi Amor, mi gloria y hasta mi misma Vida, es tanto mi contento que a la criatura no le es dado comprenderlo mientras vive en el exilio, pero lo comprenderá en la patria celestial cuando se vea correspondida con otras tantas Vidas Divinas por cuantas ha formado en la tierra.” CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA 2626 La bendición expresa el movimiento de fondo de la oración cristiana: es encuentro de Dios con el hombre; en ella, el don de Dios y la acogida del hombre se convocan y se unen. La oración de bendición es la respuesta del hombre a los dones de Dios: porque Dios bendice, el corazón del hombre puede bendecir a su vez a Aquel que es la fuente de toda bendición.
  • 6. 2627 Dos formas fundamentales expresan este movimiento: o bien la oración asciende llevada por el Espíritu Santo, por medio de Cristo hacia el Padre (nosotros le bendecimos por habernos bendecido; cf Ef 1, 3-14; 2 Co 1, 3-7; 1 P 1, 3-9); o bien implora la gracia del Espíritu Santo que, por medio de Cristo, desciende de junto al Padre (es Él quien nos bendice; cf 2 Co 13, 13; Rm 15, 5-6. 13; Ef 6, 23-24). Diversas formas de sacramentales 1671 Entre los sacramentales figuran en primer lugar las bendiciones (de personas, de la mesa, de objetos, de lugares). Toda bendición es alabanza de Dios y oración para obtener sus dones. En Cristo, los cristianos son bendecidos por Dios Padre "con toda clase de bendiciones espirituales" (Ef 1,3). Por eso la Iglesia da la bendición invocando el nombre de Jesús y haciendo habitualmente la señal santa de la cruz de Cristo. 1672 Ciertas bendiciones tienen un alcance permanente: su efecto es consagrar personas a Dios y reservar para el uso litúrgico objetos y lugares. Entre las que están destinadas a personas —que no se han de confundir con la ordenación sacramental— figuran la bendición del abad o de la abadesa de un monasterio, la consagración de vírgenes y de viudas, el rito de la profesión religiosa y las bendiciones para ciertos ministerios de la Iglesia (lectores, acólitos, catequistas, etc.). Como ejemplo de las que se refieren a objetos, se puede señalar la dedicación o bendición de una iglesia o de un altar, la bendición de los santos óleos, de los vasos y ornamentos sagrados, de las campanas, etc. 1673 Cuando la Iglesia pide públicamente y con autoridad, en nombre de Jesucristo, que una persona o un objeto sea protegido contra las asechanzas del Maligno y sustraída a su dominio, se habla de exorcismo. Jesús lo practicó (cf Mc 1,25-26; etc.), de Él tiene la Iglesia el poder y el oficio de exorcizar (cf Mc 3,15; 6,7.13; 16,17). En forma simple, el exorcismo tiene lugar en la celebración del Bautismo. El exorcismo solemne llamado «el gran exorcismo» sólo puede ser practicado por un sacerdote y con el permiso del obispo. En estos casos es preciso proceder con prudencia, observando estrictamente las reglas establecidas por la Iglesia. El exorcismo intenta expulsar a los demonios o liberar del dominio demoníaco gracias a la autoridad espiritual que Jesús ha confiado a su Iglesia. Muy distinto es el caso de las enfermedades, sobre todo psíquicas, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica. Por tanto, es importante, asegurarse , antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de un presencia del Maligno y no de una enfermedad. 1077 "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en él antes de la creación del mundo, para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor; eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad, para alabanza de la gloria de su gracia con la que nos agració en el Amado" (Ef 1,3-6).
  • 7. 1078 Bendecir es una acción divina que da la vida y cuya fuente es el Padre. Su bendición es a la vez palabra y don ("bene-dictio", "eu-logia"). Aplicado al hombre, este término significa la adoración y la entrega a su Creador en la acción de gracias. 1079 Desde el comienzo y hasta la consumación de los tiempos, toda la obra de Dios es bendición. Desde el poema litúrgico de la primera creación hasta los cánticos de la Jerusalén celestial, los autores inspirados anuncian el designio de salvación como una inmensa bendición divina. 1080 Desde el comienzo, Dios bendice a los seres vivos, especialmente al hombre y la mujer. La alianza con Noé y con todos los seres animados renueva esta bendición de fecundidad, a pesar del pecado del hombre por el cual la tierra queda "maldita". Pero es a partir de Abraham cuando la bendición divina penetra en la historia humana, que se encaminaba hacia la muerte, para hacerla volver a la vida, a su fuente: por la fe del "padre de los creyentes" que acoge la bendición se inaugura la historia de la salvación. 1081 Las bendiciones divinas se manifiestan en acontecimientos maravillosos y salvadores: el nacimiento de Isaac, la salida de Egipto (Pascua y Éxodo), el don de la Tierra prometida, la elección de David, la presencia de Dios en el templo, el exilio purificador y el retorno de un "pequeño resto". La Ley, los Profetas y los Salmos que tejen la liturgia del Pueblo elegido recuerdan a la vez estas bendiciones divinas y responden a ellas con las bendiciones de alabanza y de acción de gracias. 1082 En la liturgia de la Iglesia, la bendición divina es plenamente revelada y comunicada: el Padre es reconocido y adorado como la fuente y el fin de todas las bendiciones de la creación y de la salvación; en su Verbo, encarnado, muerto y resucitado por nosotros, nos colma de sus bendiciones y por él derrama en nuestros corazones el don que contiene todos los dones: el Espíritu Santo. 1083 Se comprende, por tanto, que en cuanto respuesta de fe y de amor a las "bendiciones espirituales" con que el Padre nos enriquece, la liturgia cristiana tiene una doble dimensión. Por una parte, la Iglesia, unida a su Señor y "bajo la acción el Espíritu Santo" (Lc 10,21), bendice al Padre "por su don inefable" (2 Co 9,15) mediante la adoración, la alabanza y la acción de gracias. Por otra parte, y hasta la consumación del designio de Dios, la Iglesia no cesa de presentar al Padre "la ofrenda de sus propios dones" y de implorar que el Espíritu Santo venga sobre esta ofrenda, sobre ella misma, sobre los fieles y sobre el mundo entero, a fin de que por la comunión en la muerte y en la resurrección de Cristo-Sacerdote y por el poder del Espíritu estas bendiciones divinas den frutos de vida "para alabanza de la gloria de su gracia" (Ef 1,6).
  • 8. La señal de la cruz es un signo, un sacramental, por el cual manifestamos nuestra fe que Cristo nos redimió por Su Cruz. Como todo signo, vale en cuanto se hace como expresión auténtica del corazón. Al señalarnos con la cruz decimos "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Catecismo #2157 "El cristiano comienza su jornada, sus oraciones y sus acciones con la señal de la cruz, 'en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén'. El bautizado consagra la jornada a la gloria de Dios e invoca la gracia del Señor que le permite actuar en el Espíritu como hijo del Padre. La señal de la cruz nos fortalece en las tentaciones y en las dificultades."