Se ha denunciado esta presentación.
Utilizamos tu perfil de LinkedIn y tus datos de actividad para personalizar los anuncios y mostrarte publicidad más relevante. Puedes cambiar tus preferencias de publicidad en cualquier momento.

Capitulo2

4.568 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
  • Sé el primero en comentar

Capitulo2

  1. 1. 500 500-599 Hacia 500. Se construye en Los benedictinos y la medicina monacal Tébessa (Tunicia) un albergue al pie del camino de los 529. En Montecasino (Campa- mulgado por Benito (Regula Be- área de influencia inmediata.La peregrinos. Esto demuestra que nia), el asceta Benito de Nursia nedicti o regla benedictina), la ayuda a los enfermos se equipara los hospicios en el Imperio (h. 480-560) funda una comuni- jornada se basa en la oración y el al servicio a Cristo. «Lo que ofres Bizantino originalmente no dad monacal que se convierte en trabajo («ora et labora»). Esta re- cáis, pues, a los enfermos es fueron nada más que albergues para peregrinos ( * 370/pág. 62). — modelo para el movimiento mo- gla dispone, además, que el con- ofrendado a aquel que reina en los nástico de la Edad Media. vento es responsable de todos los cielos» escribe Casiodoro (490- Surge en Arles el primer Según el reglamento interno pro- enfermos que se encuentren en su 583) en su obra cumbre: Institu- hospital del Imperio Merovingio (-» pág. 68). tiones divinarum et saecularium lectionum. Casiodoro, que se de- 529. Benito de Nursia reúne en Montecasino, una comunidad dica en su monasterio de Viva- de monjes: el germen de la rium (sur de Italia) a la formacion orden benedictina. La atención científica de los monjes, incluye y el cuidado que se dispensa a la medicina en el plan de estudios los enfermos en este monasterio lo convierten en un'ejemplo de por considerarla la ciencia más útil lo que fue la «medicina mo- Las abadías benedictinas como nacal» medieval (-• pág. 66). las de Reichenau (—• 724/pág. 71) 531-580. Se extiende por toda y San Gall (-• h. 820/pág. 72) Europa la «peste justiniana» han elevado a un gran nivel la me- ( - pág. 68). dicina monástica de Montecasino, Antes de 536. El médico hasta que en 1130, la prohibicion Sergio de Resch Aina (hoy de la praxis médica a los monjes y Teodosiópolis), formado en canónigos dictada por el Concilio Alejandría, traduce 24 escritos de Galeno al sirio-arameo, la de Clermont puso fin a la medici- lengua materna de los na monástica. Cuando en 1944 el nestorianos. Trece de estas bombardeo de los aliados destruye obras proceden del Summaria Montecasino, se descubren los Alexandrínorum, una sinopsis de 16 escritos de Galeno restos mortales de san Benito. De (-> d. de 169/pág. 54). 1950 a 1957 se realiza la restau- Hacia 540. Aecio de Amida, Monasterio de Montecasino, cerca de Ñapóles; en la galería superior izquierda, el ración del monasterio dentro del natural de Mesopotamia, redacta albergue (xenodoquio) y el hospital. Grabado en cobre (s. XVIII). del más puro estilo barroco. en Constantinopla una enciclo- pedia médica en 16 tomos, Telrabibloi (-» 330/pág. 61). Hacia 550. El erudito y estadista romano Casiodoro funda el monasterio de Baño y comida para los enfermos Vivarium, que transforma en práctica más valiosa que pueda nes prácticas que afectan al infir- una academia en la que se imaginarse. Y el de los hermanos marius (médico) y al servitor imparten las ciencias y también La regla benedictina se erige en enfermos se realiza con toda ri- (enfermero). La medicina mona- se enseña medicina. Los monjes traducen al latín obras de Dios- norma de conducta para la vida gurosidad bajo el control del cal sigue el modelo de la doctrina córides, Hipócrates, Galeno y monástica occidental. Se basa en abad, que es para los monjes el de la gracia: la meta de dicha Oribasio (-• 529/pág. 66). las regulae de Benito de Nursia, padre, el maestro, el cuidador de práctica médica es seguir el ca- El médico griego Antimo, que exige de los monjes no sólo almas y el médico: «La máxima mino que conduce a la vida eterna. residente en Constantinopla, su retiro de la vida mundana, preocupación del abad será que Las regulae de Benito de Nursia escribe en latín vulgar una sino también aspirar a la morali- no sufran de ningún abandono. A ordenan a los monjes realizar obra de dietética, De observatione ciborum, en dad, preocupándose en cuerpo y estos hermanos enfermos se les ejercicios diarios (conversatio forma epistolar ( * pág. 67). — alma de los sanos y los enfermos. destina una celda separada y un morum) y oraciones a las horas. En el capítulo 36 de las regulae cuidador temeroso de Dios, pru- Esta forma de reglamento espiri- 556. El rey sasánida Cosroes I funda en Gondishapur, en las se dice: «Sobre todo y ante todo dente y atento. Les está permiti- tual ha sido muy comentada des- cercanías de Bagdad, una hay que preocuparse de los en- do el uso de los baños cada vez de la época carolingia. Hildegar- facultad de filosofía, teología y fermos. Hay que servirles como que lo necesiten; pero a los sa- da de Bingen (—» h. 1150/pág. medicina en la que imparten al propio Cristo, pues realmente nos, sobre todo a los jóvenes, no 92) ha analizado el curso de la lecciones médicos nestorianos. se le sirve a Él a través de ellos. se les concede con tanta facili- vida diaria del convento desde 562. Se importan por primera Pues Él ha dicho: 'Estuve enfer- dad. También se autoriza a los puntos de vista dietéticos. Un rit- vez a Japón obras de la medi- cina china (-• 1556/pág. 151). mo y Me habéis visitado, y lo enfermos alimentarse de carne y mo de vida equilibrado basado que habéis hecho a uno de ellos, sobre todo a los débiles, para en trabajar, descansar, comer, 583. Se decide en el Concilio de Lyon aislar a los leprosos Me lo habéis hecho a Mí'.» El que se recuperen. En cuanto se ayunar, hablar, guardar silencio y en «leproserías» (—• pág. 68). prójimo -sobre todo el herma- encuentren mejor por haber co- dormir, es para ellos un ejemplo n o - es «tamquam Christus», mido carne, deberán renunciar a de cómo mediante la doctrina del Después de 589. El obispo Masona (571-606) funda en como Cristo. El cuidado de los ella como es habitual.» La regla ser humano interior se puede edi- Mérida, un xenodoquio. enfermos es, por consiguiente, la benedictina contiene disposicio- ficar el ser humano exterior.
  2. 2. 400 400-499 400-499 Siglo V. Se extiende el culto a Cosme y Damián protegen a los médicos la salud en torno a las figuras de los gemelos Cosme y Siglo V - Desde Bizancio se ex- Damián. Ambos fueron víctimas tiende el culto en torno a los mé- de la persecución de dicos Cosme y Damián. Estos Diocleciano. Se les venera como hermanos procedentes de Cilicia patronos de los boticarios y de los médicos (—• pág. 65). (una región del sur de Anatolia) murieron mártires alrededor del Hacia 400. Se escribe sobre corteza de abedul el llamado año 303 bajo el reinado del em- Manuscrito de Bower, perador romano Diocleciano. descubierto en 1890 en el Según la leyenda, trataban a los Turquestán oriental y denomi- pacientes sin cobrarles nada y con- nado así en honor del teniente británico Bower, que fue quien virtieron a muchds a la fe cristia- lo compró. Se considera uno de na, lo que les valió el apodo de los primeros y más importantes «Anágyroi» (en griego: sin dinero). manuscritos que trata sobre la Desde su muerte, tanto los médi- antigua medicina india cos como los boticarios, las ma- (brahmánica). tronas o los encargados de los ba- Hacia 410. El estadista Marcelo ños, consideran a Cosme y Da- Empirio, de Burdeos, redacta un compendio de recetas médicas mián como los grandes patronos que contiene todos los principios protectores. Los hombres de la de la medicina popular Edad Media buscan en ellos auxi- galocelta. Se trata de un códice -un libro manuscrito- que lio ante cualquier enfermedad. aparece a finales de la época Entre las numerosas curaciones antigua en sustitución de los milagrosas que se les atribuyen, la rollos. más conocida es la de la pierna 414. El rey coreano de Silla trasplantada. Según reza la leyen- envía a Japón al médico chino da, los dos santos le amputaron a de nombre Kimmu para que un hombre, mientras dormía, su trate la dolencia de Ingyo-Tenno. pierna enferma y se la sustituye- La corte japonesa invita también a otros médicos chinos de la ron por la de otro, negro, reciente- región (actual Corea), para que mente fallecido. El enfermo des- enseñen en Japón sus avanzadí- pertó y pudo volver a andar sin simos métodos curativos. La sentir dolor alguno. Ha llegado medicina china conquista rápida- La milagrosa curación de Cosme y Damián: escena en que trasplantan la pierna del mente el país nipón: los primeros hasta nuestros días a través de la hombre negro (pintura atribuida a Fernando del Rincón, siglo XVI). escritos médicos se orientan recopilación Legenda áurea de según los modelos transmitidos Jacobo de Vorágine del siglo XIII. y su adoración pública. La inter- La leyenda de la pierna trasplan- por los médicos chinos. Tuvo una gran difusión en siglos vención de Cosme y Damián ape- tada se ha representado en múlti- Después de 430. Tras el posteriores, y muestra claros pa- nas es equiparable a las actuales ples imágenes. En ellas aparecen Concilio de Éfeso (431) se ralelismos con las curaciones mila- expulsa a los nestorianos del técnicas del trasplante. En reali- a menudo ambos santos con ins- Imperio Bizantino. Emigran grosas de la Antigüedad (culto a dad, lo que se utilizó como ejem- trumentos y utensilios propios de hacia Oriente y llevan la Asclepios —• 39): la grave enfer- plo fue una técnica de la horticul- médicos y boticarios. Cosme suje- medicina griega hasta China. medad, la «incubación» necesa- tura, el injerto de las variedades ta un recipiente de pomada y Da- Entre otros, traducen escritos de ria, el maravilloso éxito curativo Hipócrates y Galeno al sirio, al de árboles frutales. mián sostiene un vaso de orina. persa y al árabe; también desempeñan un papel de gran importancia en el proceso de la transmisión de la filosofía y la medicina griegas en Oriente El culto a los santos mártires y a los milagros (-* pág. 69). nes de santos a través de códices Los hombres de la alta Edad 458. Según una fuente japonesa Claves e iconos. Las reliquias, que co- Media invocan a estos santos pi- (Nihon-shoki), al parecer ha tenido lugar en Japón la primera Ya en el siglo II, los primitivos mienzan a circular a partir del si- diéndoles protección. Y por to- actuación de medicina legal: el cristianos comienzan a venerar a glo VIII, gracias a un activo co- das partes surgen las más diver- emperador Yuraku ha ordenado sus mártires como santos. Surgen mercio, adquieren gran importan- sas formas populares de adora- realizar la autopsia al cuerpo de leyendas sobre curaciones mila- cia. Por lo general, son fragmentos ción: peregrinaciones, imágenes, la princesa Taku-hata, que se había suicidado después de que grosas y los enfermos emprenden de los restos mortales de los mis- capillas, exvotos y libros de san- se la sometiera a juicio por su peregrinaciones a los lugares don- mos santos (cabellos, huesos, tos, en los que se detallan las presunto embarazo. de encontrar a dichos santos. uñas), o bien objetos que han es- ayudas que se deben pedir. En la 496. Bajo el rey Clodoveo I Tras la adopción del cristianismo tado en contacto con ellos (ropa- práctica, son objeto de culto mu- renace en Francia la creencia de como religión del Estado (391), jes, sudarios, utensilios). La fuer- chos más de los ya cerca de 600 que el contacto físico, con la por parte del Imperio Romano, za espiritual de los santos se santos a los que se atribuyen ofi- mano o la frente, con el traje real puede curar a los enfermos. se difunden las primeras imáge- transmite a través de las reliquias. cialmente poderes curativos.
  3. 3. Conceptos médicos: El arte de llevar una vida sana La dietética (del griego diaita = La regla monástica y el poe- te una familia, responsabilidad modo de vida) es bastante más ma didáctico del padre. El «arte de vivir» co- que una simple teoría de la ali- Los médicos de la Edad Media bra por primera vez importancia mentación; es una manera de vi- continúan la tradición dietética literaria durante el Romanticismo vir. Su principio es el equilibrio, de la Antigüedad. El obispo y como «macrobiótica» (el arte de la armonía de las actividades hu- escritor español Isidoro de Sevi- vivir mucho), «ortobiótica» (el manas y de la conducta en la lla (-• h. 620/pág. 70) incluso arte de vivir correctamente), «calo- vida cotidiana, las «cosas no na- hace derivar la palabra «medici- biótica» (el arte de vivir de una turales» (lat. res non naturales). na» de medida (lat. modus) y manera bella) o «eubiótica» (el El objetivo principal es prevenir medio. La vida diaria de los mo- arte de vivir bien). la enfermedad e intensificar las nasterios medievales está sujeta Bajo la influencia del Enciclope- fuerzas vitales. Los principios tanto a la influencia de la dieté- dismo, la dietética, considerada de la dietética han ido evolucio- tica como a la de la medicina una «teoría de salud popular», nado en función de la doctrina monacal. El poema didáctico Régi- adquiere nueva actualidad. La médica imperante. men sanitatis Salernitanum (—• s. obra Macrobiótica o el arte de La dietética clásica XFI/pág. 90), un compendio de con- prolongar la vida, de Christoph Benito de Nursia, fundador del monas- Ya en las antiguas culturas la sejos dietéticos y prescripciones hi- Wilhelm Hufeland (-• pág. 243), terio (fresco del s. IX). dietética, junto con la cirugía y giénicas, ha conseguido que la se convierte en punto de partida el tratamiento medicamentoso, idea dei cuidado de la salud ad- del movimiento naturista del si- Psdres monásticos formaba parte de la tríada de po- quiera una gran popularidad. glo XIX, cuyas máximas dietéticas de Occidente sibilidades de intervención del La base de la medicina naturista prevalecen, todavía hoy, en el médico. Los escritos hipocráti- El Regimiento de la salud (Pa- movimiento ecologista. Las doc- Casi todo es leyenda lo que se cos (—• h. 400/pág. 37) señalan racelso; —* pág. 137) es objeto trinas de una vida equilibrada sabe acerca de la vida y de la per- como máxima principal la pre- de un amplio estudio por parte han atraído en el siglo XX a un sonalidad de Benito de Nursia. El vención de las enfermedades de los «cabezas de familia» del número creciente de seguidores, fundador de la orden benedictina mediante un modo de vida sano. Barroco y del Enciclopedismo. tras el incremento de las enfer- y padre de la vida monástica occi- Hipócrates recomienda la mo- Un modo de vida sano tiene inte- medades originadas por la socie- dental nació hacia el 480 en Nur- deración en la comida, en el sue- rés práctico para sacar adelan- dad del bienestar. sia (cerca de Spoleto, Umbría). ño y en las relaciones sexuales Hijo de padres adinerados, aban- para conservar la salud, y alaba donó su formación como jurista los baños y los masajes. Una la dieta (según Galeno) para ingresar en Afide, una comu- vida de este tipo satisface los nidad de ascetas. Funda en 529, ideales de la filosofía natural Res naturales 1 Res non naturales Res contra naturam griega en lo que se refiere a la (= sustancias naturales) (= sustancias no naturales) (= sustancias antinaturales) en el monte Cassinum (entre Armonía natural Áreas de influencia de la Origen de las enfermedades Roma y Ñapóles), el primer mo- vida que debe llevar todo ser hu- Salud dietética nasterio, el monasterio madre de mano culto. la orden benedictina. Su indiscuti- A finales del siglo IV, Diocles de Elementos Luz y aire $ «J Venenos ble personalidad y los peligros Caristo elabora un programa Entorno Comida y bebida •%, % Gérmenesdela que corrían los pobladores de los ideal para el cuidado de la salud: o. "^ lenfermedad «La jornada comienza al levan- Humores corporales Movimiento y reposo | | (miasmaSi c o n t a g ¡ o ) valles, acechados por las hordas de bárbaros que vagaban por tarse. Hay que despertarse tem- Relaciones orgánicas Sueñoyvigilia § | l E fectode la violencia aquellos parajes, hicieron que prano, pero no hasta que hayan fisiológicas Metabolismo f | / M a t e r ¡ a que se acudieran muchas gentes a su co- desaparecido la pesadez y el so- Emoción B -S / transforma en fluido munidad. por de la noche. Quien sea joven ¿j A> / Q. 47 / Para mantener la cohesión de la y vigoroso debería dar un paseo / © Harenberg hermandad, Benito redactó unas antes de la salida del sol. Des- reglas internas, regulae, basándo- pués de levantarse es menester Representación esquemática de la dietética según la antigua teoría de Galeno. se en modelos más antiguos y en darse un masaje en la nuca y la su propia experiencia. De estas cabeza, y friccionar todo el cuer- El esquema tradicional de la dietética disposiciones, que entre otras co- po con aceite. El aseo matutino sas incluyen la renuncia a las po- incluye, además del vaciado del Galeno situaba la dietética desde fundamento a la medicina árabe, sesiones, la abstinencia y la obe- intestino, lavarse el rostro con una perspectiva sistemática, en- a la monacal y a la escolástica de diencia, se desprenden algunos agua fría y pura...» tre las esferas de las personas sa- la Edad Media. Con el Enciclo- rasgos de su búsqueda personal: Basándose en Hipócrates, Gale- nas y las enfermas. Las seis «co- pedismo y el movimiento natu- el orden, el amor a Dios y al próji- no (—• d. de 169/pág. 54) establece sas no naturales» (res non natu- rista del siglo XIX ha experimen- mo. Fallecido en 560 en Monteca- en su libro De sanitate tuenda rales) sirven para cuidar la salud tado un extraordinario renaci- sino, sus reglas fueron adoptadas (Sobre la protección de la salud) y prevenir la enfermedad. Esta miento y hoy tiene gran actualidad por otras comunidades religiosas, las reglas clásicas de la dietética. doctrina griega ha servido de para la medicina preventiva. como los cistercienses.
  4. 4. Los leprosos aislados en la leprosería 583. La asamblea de obispos re- unidos en el Concilio de Lyon de- cide la creación de «casas para los leprosos» (leproserías). Los en- fermos pueden seguir viviendo re- lativamente aislados del resto de la sociedad y fuera de los muros de la ciudad y de los conventos. La lepra, conocida probablemente como enfermedad ya en el antiguo Egipto, hacia el año 2000 a de C, es, en opinión del hombre medie- val, un castigo divino y por lo tan- to un signo externo de no llevar una vida cristiana. La medicina científica de la Edad Media cree que la causa del mal es la comida o el aire corrompidos. La Iglesia, que carga la principal responsabilidad en el manteni- miento de los enfermos, decide, Dos enfermos ante una leprosería: uno con muletas y el otro con una escudilla y los obligados cascabeles con los que los afi en el 549 durante el Concilio de dos tienen que avisar de su presencia. Miniatura procedente de un manuscrito de Vicente de Beauvais (s. XIV) Orleáns, ocuparse de la alimenta- ción y el vestido de los leprosos. vías de comunicación y rutas de que les distinga y, además, casca- las primeras leproserías. Aire Al principio, las colonias de le- peregrinos. beles y campanillas para evitar dor de 550, el obispo Agrícolí prosos se reducen a unas cuantas Para mejorar sus condiciones de los peligros de contagio. Chálon-sur-Saóne fundó unac cabanas de madera alrededor de vida, cumpliendo con determina- Algunos textos indican que fue en para leprosos {exinodochium una capilla. A partir de la alta das obligaciones, los enfermos los imperios merovingio y caro- prosorum). En Europa Central Edad Media, la mayoría se en- tienen derecho a mendigar. Pero lingio (481-751 y 751-987 res- que destacar las del siglo Vil cuentran al pie de las principales para ello deben llevar una ropa pectivamente) donde se crearon Metz, Verdún y Maastricht. La primera ola de Los merovinqios construyen hospitales peste asóla Europa Hacia 500. Se funda en Arles, hallazgos arqueológicos, como época. La paleontología (—• pág. por el obispo Cesario, el que será por ejemplo unos bragueros de 15) ha podido demostrar la exis- 531-580. La primera gran ola el hospital merovingio más anti- hierro, permiten aventurar hipóte- tencia en aquella época de tubercu- peste conmueve a toda Europa guo para pobres y enfermos, don- sis sobre la praxis médica en esta losis ósea y retrasos del desarrollo. epidemia, o «peste justiniana» de estos últimos pueden seguir el el emperador bizantino Justini servicio religioso desde su cama. (527-565), se inicia al parecei Durante el reinado merovingio Egipto y mata a la mitad de la (481-751) se fundan en Francia blación europea. numerosos hospitales. Este cre- El historiador bizantino Proco ciente interés por la asistencia a (h. 500-560) informa sobre la los enfermos se ve impulsado, en- vastación causada por la peste tre otras cosas, por la tradición bonica en Constantinopla, que romana que aún persiste y por los durado allí unos tres meses y intercambios culturales y comer- provocado una elevadísima n ciales con Oriente, a través del tandad: «Cuando todas las ti puerto de Marsella y Bizancio. bas y criptas preparadas i Radegunda (525 a 587), la esposa antelación estuvieron llenas del rey merovingio Clotario I, cadáveres, se construyeron oí manda erigir en Poitiers un con- nuevas en los campos circund vento-hospital, emulando así el tes y donde esto no fue suficie ejemplo de Arles. Visita personal- se subió a las murallas de Sic mente a los enfermos, los baña y se retiraron los techos y se arre atiende. Aparte de estas fundacio- ron dentro los cadáveres. Cuai nes de las que se tiene constancia las torres quedaron llenas de documental, se conocen pocos da- dáveres se taparon de nuevo .. La reina Radegunda funda en Poitiers una comunidad monacal; asiste con tanta ve- tos sobre la medicina impartida neración a los enfermos, que más tarde se llegará a venerarla como santa. Miniatura hedor era cada día más insopoi en la época merovingia. Algunos procedente de la Biblioteca Municipal de Poitiers. ble para la población.» 68
  5. 5. 600 600-699 Siglo Vil. Aparece en China la Dios envía la enfermedad y la curación 600-699 primera receta de una amalgama para empastes dentales. 653. Utman (h. 574-656), el ter- tenga curación. Basándose en es- «¡Curando servís a vuestro Dios!» cer califa después del profeta Ma- tos principios, Mahoma enseña a El Corán y las enseñanzas del Vagbhata, la tercera gran obra de la literatura india del homa, hace recopilar en Bagdad honrar a los médicos y los medi- profeta han conformado todos los Ayurveda, muestra una visión el Corán en lengua árabe. Esta re- camentos, pero sin perder la con- aspectos de la cultura y la socie- general de las «ocho disciplinas» copilación de textos, dividida en fianza en la providencia divina: dad islámicas. Sus disposiciones de la medicina en la antigua 114 capítulos denominados su- «Dios no ha creado ninguna en- legales constituyen el fundamento India. Describe las cirugías menor y mayor (cirugía menor ras, se ha considerado desde en- fermedad sin crear al mismo tiem- del derecho islámico. A diferencia = extracciones dentales, sangrías, tonces el texto sagrado a seguir po el remedio contra ella. Si en- de lo que sucede en la cristiandad, etc.; cirugía mayor = amputa- por el Islam. Contiene las revela- cuentras el camino adecuado, la no hay separación entre lo religio- ciones, operaciones craneales y ciones de Dios a Mahoma, así enfermedad se curará con el con- so y lo profano. Pedro el Venerable, abdominales), el tratamiento de las enfermedades corporales como relatos del profeta, augurios sentimiento divino.» abad de Cluny, encarga en 1143 la internas, como la fiebre, la y disposiciones legales. La atención a los enfermos, simi- primera traducción del Corán al demonología, la pediatría, la El texto contiene disposiciones lar a la caritas cristiana, se con- latín, que se imprime en Roma en toxicología y los elixires y higiénicas (abluciones) vincula- vierte en un servicio a Dios: 1593. afrodisíacos (-* s. III/pág. 59). das a la purificación religiosa. Por Hacia 600. Alejandro de el contrario, en la «literatura Ha- Tralles redacta doce libros sobre la patología y el tratamiento de dith», las sentencias del profeta cada uno de los órganos o que se recopilaron con posteriori- regiones corporales (Thera- dad, se encuentran numerosas alu- peutiká). Describe las enferme- siones a la medicina. Según Bu- dades «de la cabeza a los pies» (a capite ad calcem). hari (s. IX), Mahoma cita tres re- medios: la pócima de miel, la 608. La emperatriz japonesa Suiko envía a China a unos sangría y la cauterización (que- médicos locales para recopilar mar con un hierro candente), este experiencias médicas (—* 1556/ último prohibido a las musulma- pág. 151). nas. Es útil el «grano negro», que Hacia 620. El obispo Isidoro probablemente se refiere al comi- de Sevilla trata la medicina en no negro, puesto que «cura todo sus escritos enciclopédicos. Describe así el cuadro clínico menos la muerte». Según la con- de la peste y discute temas de cepción musulmana no es la natu- medicina legal (-* pág. 70). raleza (gr. physis) la que cura, 662. Con la emigración (ár. como afirma Hipócrates, sino A/yra=hégira) del profeta Dios Todopoderoso, quien no en- En la sura 9 se recalca el sentido de «la penitencia»: Dios perdona a los que mues- Mahoma de la Meca a Medina vía ninguna enfermedad que no tran arrepentimiento, rezan sus oraciones y ofrecen limosnas como penitencia. comienza la cronología musulmana. Desde Medina, y ayudado por sus numerosos seguidores, propaga el Islam por toda Arabia, pronuncián- dose en favor de la higiene y la antigüedad Impregna la medicina árabe recomendando, entre otras cosas, el uso de palillos des rutas comerciales, tuvo lugar cuatro humores» se desarrolla a para la limpieza de los dientes. una transferencia de conocimien- partir de ese momento una medi- Hacia 640. El médico Junto con el Islam se expanden tos con la India y China. cina-científica árabe ajena a la bizantino Pablo de Egina también, a partir del siglo VII, la Surgen centros de traducción en teología del Islam. Su época de redacta un «recordatorio» en ciencia y la medicina árabes. Su Damasco, en El Cairo y, sobre esplendor, entre los siglos X y siete tomos. En el sexto volumen trata la cirugía, lo origen se remonta al impulso todo, en Bagdad. El califa Ma- XII, va ligada principalmente a cual le ha valido el apelativo de emprendedor de la cultura bizan- mún, líder religioso y político de los nombres de Rhazés (—• pág. «padre de la cirugía». tina: los seguidores del obispo los musulmanes, crea en esta úl- 74), Avicena (—• pág. 82) y 653. El califa Utman, cabeza de Constantinopla, Nestorio, des- tima ciudad (830 d de C) la Abulcasis (-• pág. 78). civil y religiosa del imperio terrado en 436, emigraron a «Casa de la ciencia», en la que se No obstante, a partir del siglo XI islámico, manda que se Oriente y fundaron en Siria y traducen del griego al árabe aumenta la influencia de los teó- codifique por primera vez el Corán. En numerosos alegatos Persia centros de enseñanza, como obras de filosofía y medicina. logos ortodoxos y en el siglo XII del profeta aparecen gran los de Gondishapur, Nísibis, así Cabe destacar, sobre todo, la fi- surge la llamada medicina del cantidad de afirmaciones de la como xenodoquios siguiendo el gura del médico cristiano Hunain profeta, basada en la «literatura medicina (-• pág. 69). modelo bizantino. Con la traduc- ibn Ishaq (en latín, Johannitius; Hadith» (compendio de las sen- A partir de 670. Teodoro, ción al árabe y al sirio-arameo de 809-873), que en el siglo IX tra- tencias transmitidas por Maho- arzobispo de Canterbury y los textos de la antigüedad clási- duce al árabe toda la medicina ma). Se trata de un arte médico originario de Grecia, funda en Inglaterra e Irlanda, con la ca, se crearon las bases para la antigua: 129 escritos de Galeno de signo religioso, con prácticas ayuda del monje Adriano, recepción por parte de los árabes y también la llamada Summaria de magia y superstición. Esta escuelas para la formación de de la medicina antigua. Al mis- Alexandrinorum. Sobre la base medicina sustituye en el siglo los religiosos. mo tiempo, a través de las gran- de la antigua «doctrina de los XIV a la científica. 69
  6. 6. 600-699 La medicina como remate de la ciencia Isidoro de Sevilla custodia los conoci- Hacia 620. En sus Etimologías mientos (Origines sive etymologiaé), el obispo Isidoro de Sevilla recopila la ciencia de principios de la Edad Media, que está plagada de lagu- Isidoro de Sevilla, nacido en nas. Cartagena en el año 560 en el En el cuarto libro de su obra enci- seno de una familia noble, se clopédica (De medicina) se ocupa formó en escuelas monásticas de la medicina. Este padre de la y con su hermano Leandro. Iglesia hace derivar erróneamente Abad de una comunidad mo- el término «medicina» de medida nástica a los 30 años, en 59S (lat. modus) y dice: «Medicina id sucedió a su hermano en gj est a modo» («medicina viene de cargo de obispo de Sevilla medida»). La medida correcta en En este puesto contribuye í la vida la da, según Isidoro, la sa- propagar la fe cristiana entre lud. La falta de medida (immode- los judíos, que constituyen er ratio) perturba el equilibrio de los España una parte importante humores (temperamentum) y pro- de la población. voca la enfermedad. Se dedica, además, a perfec- Partiendo de esta convicción, el cionar la disciplina eclesiásti- obispo formula la tríada clásica ca y a fomentar la creación de de las medidas terapéuticas que el escuelas en los monasterios médico debe aplicar siguiendo la Estas actividades y su amplí jerarquía dada por Isidoro: sima producción literaria le > La Diaeta, el modo de vida valen a su muerte -el 4 de sano (—• pág. 67), en la que de- abril de 636 en Sevilla- el tí ben cumplirse las leyes de la rulo honorífico de «último pa vida y las costumbres (obser- dre de la Iglesia en Occidente». vatio legis et vitae). Siguiendo el modelo de lo: > La Pharmacia, la doctrina de enciclopedistas romanos (- los medicamentos (medica- pág. 53), este obispo de Sevi En el cuarto libro de su obra Origines sive etymologiaé, Isidoro de Sevilla se ocupa mentorum curatio). de la medicina. Manuscrito del siglo XIII (colección Eshmole). lia redacta una serie de obra; La Chirurgia, la intervención compilatorias a partir de es quirúrgica con instrumentos conocer las causas verdaderas. damental en la medicina, y se vin- critos griegos y latinos. Ade (ferramentorum incisio). Para poder calcular correctamente cula al simbolismo cristiano. Así, más de basarse en la Biblia Isidoro destaca dos tareas princi- los ciclos de la enfermedad, como según él, el número siete es deci- se inspira también en la pales: la profilaxis (tuitio) y la te- por ejemplo el ritmo de la fiebre, sivo para todo. Afecta a la totali- obras de Ambrosio, Agustín rapia (resíauratio), que se divide es fundamental el dominio de la dad del ser humano, que consta de Boecio, Casiodoro, Dioscóri en medicina interna y práctica aritmética. La geometría permite cuatro elementos y tres capacida- des (—• s. I/pág. 48), Galene quirúrgica. El médico tiene que al médico determinar la influencia des espirituales, que tiene siete (-• d de 169/pág. 54), Sénec; cumplir tres misiones: la anamne- de las condiciones climáticas. La partes corporales y que pasa por y Virgilio. En su obra cumbre sis, es decir, reconocer el pasado astronomía explica cómo el ma- siete edades. Afecta igualmente al las Etimologías, recopila ei (praeterita agnosceré); el diag- crocosmos actúa sobre la salud y macrocosmos con siete cambios 20 tomos todo el saber de si nóstico, o sea, conocer el presente la enfermedad. También la música de luna y siete edades del Univer- época. Explica en partícula (praesentia scire), y el pronósti- es esencial para la medicina, so. De manera análoga sucede con las ciencias naturales. Junt< co, es decir, prever el futuro (futu- como demuestra la historia de Da- las siete ciencias y los siete tonos con la medicina, a la que de ra praevidere). vid, que mediante una melodía de la música sacra gregoriana. dica los tomos cuarto y undé Para el obispo de Sevilla la medi- apacigua la furia de Saúl. Estos conocimientos que Isidoro cimo, se ocupa también de 1; cina es la principal de todas las De esta diversidad de la ciencia de Sevilla transmite en su obra los matemática, la astronomía, 1; ciencias, ya que presupone el es- médica Isidoro saca la conclusión toma, en su mayoría, de los escri- geografía y la meteorología tudio de las siete artes liberales: de que, junto con la «metafísica», tos de la Antigüedad clásica o Isidoro no experimenta por s gramática, dialéctica, retórica, que es la «primera filosofía», a la bien de las primeras épocas del mismo, ni realiza descubrí aritmética, geometría, astronomía medicina se la podría llamar la cristianismo. Isidoro no es un in- miento alguno; sin embargo y música. El médico debe domi- «segunda filosofía»: «Éstas dos novador ni un descubridor: su mé- sus escritos alcanzan un; nar la gramática para poder leer, [filosofías] abarcan al ser humano rito radica en haber sabido trans- gran difusión como textos d« interpretar y ordenar correctamen- en su totalidad, ya que mientras mitir para las generaciones futuras enseñanza, y, a lo largo di te. Debe ejercitar la retórica para una se ocupa del alma, la otra lo estos conocimientos «clásicos». 1 000 años, se repiten las co poder hablar y responder; ha de hace del cuerpo.» Sólo de su enciclopedia se conser- pias, de gran influencia en 1; conocer la dialéctica para descu- Para Isidoro, el simbolismo de los van hoy casi 1 000 manuscritos formación de los eruditos hast; brir las contradicciones en el aná- números, al igual que la música, anteriores a la invención de la im- bien entrada la época moderna. lisis de la enfermedad y poder re- también desempeña un papel fun- prenta. 70
  7. 7. 700 700-799 700-799 Hacia 700. El obispo de Milán, Benedictus Crispus, redacta Plantas medicinales en monasterios una farmacopea práctica en 724. Por encargo del monarca ca- monjas como médicos y enferme- 795) es el primer escrito de medi- forma de versos didácticos, rolingio Carlos Martel, el obispo ros. A los huéspedes no sólo se cina monacal que basa su exposi- alabando diversas plantas para franco Pirmino funda un monaste- les proporciona comida y aloja- ción teórica en una apología de combatir 26 enfermedades. rio benedictino en la isla de Rei- miento, sino que también se les los Versos de Cosme y Damián. En el monasterio inglés de chenau. La abadía, con el tiempo, administran drogas, que obtienen En la Edad Media se fundan nue- Wearmouth, el monje benedictino llega a considerarse un modelo a de las plantas medicinales de sus vos monasterios: los de San Eme- Beda el Venerable describe en su historia de la Iglesia, titulada seguir en la praxis de la medicina huertos. Los herbarios informan rando en Ratisbona, San Kilian en Historia ecclesiastica gentis monacal medieval. de las posibilidades de utilización Wurzburgo, y San Ruperto en Anglorum, las enfermedades Reichenau adquiere también im- de estas plantas. Salzburgo, han producido también epidémicas y los trastornos portantes reliquias, que aún hoy La farmacopea de Lorsch (año valiosos manuscritos médicos. del habla. están en su poder. En el siglo IX, 705. Al parecer, el califa Yasid el monasterio posee un huerto con II manda construir un plantas medicinales y hierbas aro- manicomio en Damasco, la capital de la dinastía de los máticas que cobrará fama a través omeyas (661-750). El Islam del libro de horticultura del monje obliga a los creyentes a cuidar Walahfrid Strabo, Hortulus (—• h. de todos los enfermos, incluso 842/pág. 73). Sin embargo, no de los locos. Las instalaciones, cercanas a la mezquita, existen datos fidedignos de que alcanzan un alto nivel en la hubiera un hospital como en otros práctica de la medicina mucho monasterios carolingios (San De- antes que sus equivalentes nis, en París, o Aquisgrán). occidentales. El término de «hospital» aparece 711. Tras la derrota de los por vez primera hacia el siglo VIII. visigodos en la batalla de Guadalete, casi toda la En esta época, algunos de los xe- Península Ibérica cae en poder nodoquios (albergues para extran- de los árabes. La cultura árabe, jeros) que el papa Esteban II (752 que ha preservado los conoci- a 757) hace renovar reciben el mientos de la antigüedad clásica, llega de este modo al nombre de hospitalia, hospitala- Occidente latino. rii o infirmara. En los hospitales El monasterio de la isla de Reichenau, en el lago de Constanza, posee todavía hoy de los conventos trabajan frailes y un huerto donde se cultivan numerosas plantas medicinales. 724. En la isla de Reichenau (lago de Constanza) se funda un monasterio benedictino, el más importante bajo la dinastía carolingia (—• pág. 71). 736. Los musulmanes conquis- Hierbas y oraciones para los enfermos tan, sin destruirlo, Gondisha- pur, centro de medicina. (hospitium) y el hospital para mos en un mandamiento. Los monjes iinfirmarium). Los hos- monjes médicos tienen una moti- 756. Según cuenta el clérigo La medicina practicada en los pitales monacales tienen la mis- vación principalmente teológica, Teófanes, a los médicos árabes se les ha entregado un hereje conventos, conocida también co- ma estructura arquitectónica que aunque recurran a ciertas prácti- cristiano para que practiquen mo medicina monacal o monásti- las iglesias, es decir, constan de cas tradicionales, como la pato- una disección. Todavía vivo, le ca, se propaga, tras la caída del una nave dotada con un altar; el logía humoral, y las unan a prác- han abierto del pubis al tórax Imperio Romano (s. VI-XII) por cuidado a los enfermos es más un ticas de la medicina popular, para estudiar su estructura corporal. todo el Occidente latino. Cabe servicio a Dios que un programa como por ejemplo las curas mági- diferenciarla de las medicinas de ayuda con fundamentos cientí- cas. Esto ha quedado perfecta- 765. El médico nestoriano y director del hospital de árabe y bizantina, que acogen y ficos. Los monjes médicos son mente reflejado en la obra de la Gondishapur, Gurgis ibn continúan la tradición científica también expertos en plantas me- abadesa Hildegarda de Bingen Bachtishu, ha sido llamado por de la antigüedad clásica. dicinales, que se cultivan en los (—• h. 1150/pág. 92), que nos ha el califa al-Mansur a Bagdad La medicina monacal arranca de propios huertos. En algunos mo- legado uno de los testimonios para que le trate una dolencia de carácter gástrico. la fundación del monasterio de nasterios hay instalaciones espe- más importantes sobre este tipo Montecasino por Benito de Nur- ciales para practicar las sangrías y de medicina. Finales del s VIII. El teólogo sia (—• 529/pág. 66). La regla demás intervenciones. anglosajón Alcuino (h. 730- La era de la medicina monacal 804) es la figura principal en el benedictina hace del cuidado de La medicina conventual está llega a su fin en el siglo XII. El círculo de eruditos de los enfermos un deber cristiano. orientada en general hacia la idea Concilio de Clermont promulga Carlomagno (Renacimiento Para acoger a los pobres, a los del orden vital (dietética —• pág. en 1130 la prohibición de esta carolingio). Como abad de San enfermos y a los extranjeros exis- 67), aunque fundamentalmente Martín de Tours, funda en práctica a los clérigos; el Conci- dicha ciudad la escuela ten en los conventos distintas se dirige a la salvación en el más lio de Tours (1163) y el cuarto monástica de mayor influencia, formas de albergues (hospitales): allá. El amor al prójimo cristiano Concilio de Letrán (1215) prohi- con una biblioteca en la que la la casa de los pobres y los pere- se convierte en motivación de la ben la actividad médica a los clé- copia de manuscritos alcanza grinos (hospitale pauperum), la actividad médica (—• pág. 47) y rigos y monjes, en especial el un elevado nivel. posada para los peregrinos ricos la ayuda a los pobres y los enfer- ejercicio de la cirugía. 71
  8. 8. 800 800-899 Siglo IX. Con el Renacimiento pone de relieve la importancia de la carolingio la cultura monacal medicina basada en las plantas y experimenta en Francia un gran trata cuestiones de anatomía auge (-» pág. 73). y fisiología. Rábano traduce además al antiguo alto alemán Hacia 800. Harum-al-Rasid, e l . varios conceptos («stomachus id califa de Bagdad, construye uno est mago»), considerándosele por de los primeros hospitales de ello el «padre» de la terminología esta ciudad. El médico y erudito médica en dicha lengua. Yuhanna ibn Masawaih (lat. Mesue), de Gondishapur, es Segunda mitad del siglo IX. Ishaq nombrado director del centro ibn Alí ar-Ruhawi redacta en 20 (-» pág. 75). capítulos el primer texto sobre la Formación del médico. Carlomagno (Aquisgrán) intercambia enviados con el califa 857. Muere Yuhanna ibn abasí Harum-al-Rasid en Bagdad. Misawaih, de Gondishapur. Médico 817. El segundo Concilio de de cabecera de Mamún Aquisgrán pone la medicina y y de los siguientes califas, redactó el cuidado de los enfermos casi una extensa obra sobre patología y, exclusivamente en las manos de para su discípulo Hunain ibn Sección de los planos originales realizados en el año 820 para el monasterio de Se frailes y monjas. Ishaq, un pequeño escrito con 132 aforismos. Gall, que después no se siguieron. Hacia 820. Los planos de San Gall responden a un proyecto de 869. El médico nestoriano Sabur Como San Gall reforma, llevado a cabo bajo los ibn Sahl redacta en Gondishapur carolingios, de un monasterio de una farmacopea que es declarada la orden de los benedictinos. Hay vinculante para todos los hospitales f previstas estancias especiales para y boticas del Imperio musulmán, y que se convierte así en el primer atender a los enfermos texto oficial de este tipo. Hacia 820. El abad del monaste- de salud delicada y ancianos. P ( - Pág- 72). rio de Reichenau, Haito, dibuja lado se levanta la casa para el mí 820. Nace en Baalbek (Siria) 870. Muere el polifacético erudito un boceto para la construcción del dico y una especie de botica, Tan Qusta ibn Luga, un cristiano Yaqub ibn Ishaq al-Kindi, que en 24 textos sobre medicina ha monasterio de San Gall, en Suiza. bien aparece proyectada la cas melquita de origen griego. Este filósofo y matemático redacta a planteado interesantes cuestiones Los planos, que después no se para las sangrías y las curas co mediados del siglo IX algunos a la vez que trata temas de respetarán, constituyen el ideal tí- laxantes, una cocina independier escritos médicos en los que trata medicina y filosofía. En su obra pico de un monasterio imperial te, unos baños y otros recintc sobre todo cuestiones de fisiología Conocimiento de las fuerzas sobre los remedios compuestos establece carolingio, que además de su fun- para lavar. El huerto de planté y psicología, como, por ejemplo, el tratamiento mediante mezclas los cuatro grados de acción siguiendo ción como centro religioso, políti- medicinales anexo (herbulariuí de humores: mucosidad, sangre, unas proporciones geométricas co y cultural, asume también ta- tiene 16 parterres para cultivar 1 bilis amarilla y bilis'negra. calculadas con gran precisión, y reas sociales. Siguiendo la regla especies de plantas con determ Traduce al árabe y al sirio-arameo logra con ello una técnica exacta para elaborar las recetas. benedictina dispone de instalacio- nadas propiedades curativas. obras de Aristóteles, Hipócrates y Galeno. nes especiales para atender a los El monasterio de San Gall fu 872. Ahmad ibn Tulun construye pobres, los enfermos y los pere- fundado en el siglo Vil en el lugs Hacia 830. El califa Mamún en Fustat, el primer hospital público grinos. Hay una posada para donde se erigía la ermita de sa encarga a Yuhanna ibn Masawaih de Egipto (-» h. 800/pág. 75). dirigir y organizar una escuela huéspedes de alto rango (domus Gall (h. 555-645). La escuela de 873. Muere el médico y traductor I hospitum), un albergue para pere- monasterio se convierte en el pur de traductores, la «casa de la Johannitius (Hunain ibn Ishaq). sabiduría», en Bagdad. Sin Tradujo con gran habilidad al grinos, más sencillo (hospitale to de irradiación del movimient embargo, no se desarrollan allí pauperum) y un alojamiento para monacal franco, y durante los si árabe y al sirio-arameo numerosos actividades docentes. hermanos de la orden venidos de glos IX y X atrae estudiantes d escritos griegos y latinos, entre 834. Nace en Harran (Siria) Tabit ellos, la Materia medica de otros lugares. Las instalaciones toda Europa. Tras 1 200 años d ibn Qurra. Este filósofo y Dioscórides (-* s. I/pág. 48). hospitalarias, el infirmarium, es- tradición, el monasterio de San G&. matemático debe su gran prestigio Esta traducción se ha convertido en a las numerosas traducciones de la farmacopea oficial de los árabes tán destinadas a monjes enfermos, es secularizado en 1805. textos médicos que ha realizado del (-• h. 800/pág. 75). griego al árabe. 898. El persa Rhazés emprende 834-847. Fukuoshi Omura redacta su primer viaje desde Raj, cerca la primera obra japonesa sobre de Teherán, a Bagdad, donde se cirugía: el Chi-so-ki (—» 1556/pág. hace cargo de la dirección del 151). hospital de aquella ciudad. Es un extraordinario alquimista, filósofo, Hacia 842. El abad suabo literato y clínico. En su texto de Walahfrid Strabo, del monasterio medicina (lat. Liber ad de Reichenau, escribe el Hortulus, Almansorem) hace en árabe la un poema didáctico de 444 primera descripción de la viruela hexámetros, en el que describe las y el sarampión, y explica también 24 plantas medicinales del huerto la reacción de las pupilas ante la del monasterio (-» pág. 73). luz. La traducción latina de su 842. El monje benedictino Rábano obra ha gozado de un gran aprecio Mauro (780-856) renuncia a su a finales de la Edad Media y, más cargo de abad del monasterio de tarde, en el Renacimiento, Vésalio Fulda y escribe su gran obra hará una adaptación de ella naturalista De universo. En ella (-» pág. 74).
  9. 9. 800-89 El Hortulus y la curación por las plantas «Ruda contra los venenos ocultos» Hacia 842. Walahfrid Strabo (809-849), abad del monasterio de Reichenau (—• 724/pág. 71), En el Líber de cultura hortorum (Libro describe los placeres y las utilida- sobre horticultura), Walahfrid Strabo des de las plantas en su Líber de describe, entre otras cosas, el aspecto y el efecto de las distintas plantas medicinales cultura hortorum {Libro sobre la del huerto del monasterio de Reichenau: horticultura), que consta de 444 Sobre la ruda: «En este bos- versos hexámetros en latín. que umbrío crece la oscura En 23 versos del Hortulus, nom- ruda / de verde follaje. Sus bre con el que se conoce la obra a hojas son pequeñas y en for- partir del siglo XVI, Walahfrid en- ma de pantalla. / Corta es su salza 24 plantas que crecen en el sombra, dejando penetrar el huerto del monasterio. Describe soplar del viento / y los rayos sus flores, sus propiedades como de Apolo hasta los tallos más hierbas culinarias, y también su bajos. / Si se la toca ligera- efecto como plantas medicinales. mente, desprende olores in- Con ello, Walahfrid une la farma- tensos. / Puede tener un gran copea vegetal con el simbolismo efecto y fuerza curativa. / Se- de la salvación; así, por ejemplo, gún parece, combate los ve- la azucena es el símbolo de Cristo: nenos ocultos, / limpia el > El melón refresca las entrañas. Mujeres trabajando en el huerto de Reichenau. Portada del Hortulus redactado en el cuerpo de humores que lo > El hinojo es útil para los ojos, siglo IX por Walahfrid Strabo, monasterio de Reichenau. echan a perder.» facilita la digestión, expulsa la tosferina. es útil para muchas otras cosas. y Plinio el Viejo (—• s. I/pág. 51). Sobre la salvia: «Con brillo > El gladiolo elimina las moles- El apio alivia los dolores en la Su extensa formación la adquirió florece la salvia, a la entrada tias en la vejiga urinaria. vejiga urinaria, facilita la di- en Reichenau y Fulda, donde fue del huerto. / De olor dulce, > El perifollo restaña la sangre. gestión y elimina los vómitos. discípulo del erudito Rábano está llena de fuerzas activas, > La azucena es un antídoto con- > El tanaceto rebaja la sangrey Mauro. Fue mentor de Carlos el es curativa como brebaje / y tra el veneno de las serpientes, los humores. Calvo, y en 838 accedió al cargo se ha demostrado muy útil alivia las contusiones y las dis- El rábano cura la tos. de abad del monasterio de Reiche- para curar diversos males del locaciones. Así es como Walahfrid recopila nau, lugar al que volvería en 842 ser humano. / Permanece La amapola cura los eructos en el Hortulus todos sus conoci- después de un destierro de dos siempre con el verdor de la amargos. mientos sobre las herboristerías años a causa de una disputa ecle- juventud.» La menta elimina la ronquera y de Dioscórides (-• h. 60/pág. 48) siástica. La medicina en la época de los monarcas carolingios Siglo IX. En los dos Sínodos de (780-856), discípulo de Alcuino. monasterios benedictinos sigue ferencia de los logros árabes y bi Aquisgrán (816/817), el monje Además de enciclopedias de cien- habiendo una cantidad relativa- zantinos en este campo, la medici Benito de Aniano (h. 750-821) cias naturales, se elaboran tam- mente pobre de especies vegeta- na basada en las plantas medici consigue imponer una estricta re- bién textos sobre botánica, como les. Los listados de plantas medi- nales no logra salir de la sombra. visión de la regla benedictina. El el Hortulus, de Walahfrid Strabo. cinales se adaptan a las que ya se Siguen faltando médicos con un; asesor eclesiástico del rey carolin- Sin embargo, en los huertos de los conocían en la Antigüedad. A di- buena formación, mientras que 1¡ gio Luis el Piadoso perfecciona la superstición y los métodos curati organización de la vida monacal. vos basados en la magia conti Con los carolingios, la medicina Otgario, obispo de núan estando muy extendidos Maguncia, bendice a Rábano en Francia recibe una nueva con- Carlomagno intenta superar est¡ Mauro, presentado por sideración. Alcuino (h. 730 a situación y fomentar la higiem Alcuino (miniatura del s. X, 804), amigo y maestro de Carlo- pública. Los llamados «maestro: Biblioteca Nacional, Viena). magno, la incluye como disciplina Esta imagen documenta la hospitalarios» que regentan su: en el programa de estudios que di- estrecha relación existente propios centros, tendrán qui rige en la escuela monacal de en aquella época entre los «limpiar de la cabeza a los pies Tours, donde se leen y copian nu- eruditos y los gobernantes con jabón y cepillo, a cada uno d< merosos escritos de la Antigüedad eclesiásticos y políticos. los enfermos al menos dos vece: clásica. De nuevo dichos conoci- En 822, Rábano Mauro es al día». Antes de los Sínodos dt mientos llegan a las manos de los nombrado abad del Aquisgrán, Carlomagno habí, eruditos de los Alpes, quienes los monasterio de Fulda; bajo su asignado «diezmos» a las iglesia: transforman, como se evidencia dirección, la escuela de para el cuidado de los pobres en la enciclopedia De natura Fulda se convierte en la más función que asumieron despué: rerum, obra de Rábano Mauro importante de Alemania. las órdenes monásticas.
  10. 10. 800-899 Rhazés de Persia: el «Hipócrates árabe » 898. El filósofo y médico Rhazés gran obra médica, Liber ad Al- (865-925) viaja desde Raj a Bag- mansorem, continúa siendo hasta dad para hacerse cargo de la direc- la época moderna uno de los tex- ción del hospital de aquella ciudad. tos más usados por médicos y es- Rhazés, o Razi, es considerado el tudiantes. más grande de los médicos árabes En Sobre la viruela y el saram- de la Edad Media. No sólo ha re- pión Rhazés describe esta enfer- copilado en una obra monumental medad por primera vez en la his- los conocimientos transmitidos de toria de la medicina. Su relato, la medicina, de forma cuidadosa y preciso y detallado, se caracteriza citando las fuentes, sino que al también por el estilo literario: mismo tiempo mantiene una dis- «En cuanto que se observen las tancia crítica con las autoridades viruelas, especialmente cuando y describe sus propias observa- son intensas y numerosas, y con- ciones y cuadros clínicos. Ade- tengan gran cantidad de agua, hay más, toma partido en distintas que preocuparse de inmediato de cuestiones de ética médica. En las articulaciones. Hay que frotar- sus obras hallamos, aparte de los las con sándalo, arcilla armenia, textos de medicina, otros de filo- rosas, alcanfor, vinagre y agua de sofía, alquimia, astronomía y teo- rosas... Pero si se produce una logía. En su Liber continens gran erupción, hay que abrirlas y transmite la ciencia de los médi- extraer el líquido que contengan. cos griegos de la Antigüedad clá- No hay que retrasarse mucho sica y de los médicos contemporá- tiempo en ello, pues podría ser neos árabes e indios. Su segunda peligroso. A continuación hay que preocuparse de la nariz y las ore- jas para que no aparezcan en estas Crítica mordaz del zonas demasiadas pústulas.» Aunque Rhazés en su obra recu- dogmatismo rre a los escritos del famoso médi- co Galeno (—* d. de 169/pág. 54), adopta una postura crítica frente a Abu Bakr Muhammad ibn la investigación teórica del llama- Zakariya'ar-Razi, conocido en do galenismo, ya que en la prácti- el Occidente latino por el ca, lo mismo que Hipócrates ( * — nombre de Rhazés o Razi, h. 460 a de C/pág. 36), Rhazés nace en 865 en Raj, cerca de parte de sus propias experiencias. Teherán (Persia). Siendo toda- Señala que la descripción de Ga- vía muy joven estudia filoso- leno del curso de la fiebre sólo se fía, química, literatura y músi- cumple en una parte de sus pa- ca. Tras su formación médica cientes. Afirma con altivez que en en Bagdad, se hace cargo de algunas enfermedades tiene más un hospital en su ciudad natal. experiencia que él. Contradice Durante dos años dirige el también la regla formulada por hospital de Bagdad. Empo- éste, según la cual un objeto, para brecido y ciego, Rhazés calentar o enfriar, debe estar siem- Ilustración medieval de la triple misión de la música (manuscrito en latín del siglo XIII). muere en 925 en Raj. pre más caliente o más frío que la Este hombre, cuya importan- parte del cuerpo sobre la que ha Sobre el efecto curativo de la música cia como médico es equipara- de actuar. En determinadas enfer- medades, una botella de agua mo- En sus escritos, Rhazés, que tam- damenta la actual «terapia musi- ble a la que tiene como alqui- bién destacó en el dominio de la cal». A comienzos de la Edad Me- mista, aboga por la transmi- deradamente caliente puede gene- rar un gran calor. En lo que res- cítara y como cantante, recomien- dia, se asigna a la música una tri- sión de los conocimientos da «ocuparse de las mujeres em- ple función: como música de las teóricos al médico antes de pecta a la teoría de la visión dice, al igual que Aristóteles, que el barazadas». A los melancólicos esferas, crea la armonía en el grar acumular experiencia práctica. les insta a escuchar «canciones», mundo, macrocosmos (músico Rhazés está convencido de la aire transmite las imágenes y que éstas llegan a través del nervio a alegrarse, a tener ante sí cosas mundana); como música para los igualdad, por principio, de los costosas y a dormir muchísimo. seres humanos, microcosmos, or- seres humanos y cree en la idea óptico hueco hasta el cerebro, que es donde reside el espíritu vital. Los eruditos del Occidente cris- dena sus estados de ánimo (músi- del progreso científico. tiano, como Isidoro de Sevilla (—• ca humana) y como instrumento, Su crítica se considera como Considera el alma como una sus- tancia y el cerebro como el instru- h. 620/pág. 70), ponen de mani- se disgrega en cada una de las ha- un dogma religioso y científico. fiesto el valor dietético de la mú- bilidades artísticas (música ins- mento físico de aquélla. sica, orientación en la que se fun- trumentalis). H
  11. 11. 800-89 Formación de los médicos en los hospitales islámicos Hacia 800. El califa Harún ar- El hospital islámico más conocí- bres y mujeres». Comprende cua- una fuente que climatiza el am Rasid (h. 763-809) construye en do es el que el sultán mameluco tro salas (dedicadas a enfermos in- biente. Se realizan informes deta Bagdad uno de los primeros hos- Mansur al-Qalaun inauguró en fecciosos, afecciones oculares, ca- liados sobre cada paciente, su pitales islámicos. 1284 «para mis iguales e inferió- sos quirúrgicos y enfermos de dia- enfermedades y su tratamiento, ai La creación de lugares dedicados res, los soldados y el emir, hom- rrea). En cada una de ellas hay como sobre las prescripciones mé al cuidado de los enfermos tiene dicas y las dietas a seguir. entre los musulmanes raíces reli- Johannitius traduce texto giosas; atender a los pobres y a didácticos los necesitados es para ellos una La obra de Johannitius (Hunai obligación. El tercero de los «cin- ibn Ishaq, 809-873) es esencte co pilares que sustentan el Islam» en la formación de médicos ara es dar las limosnas fijadas por la bes. A él se deben innumerable ley (ár. zakat). Así, por ejemplo, traducciones, del griego al árabe financiar un hospital o atender al sirio-arameo, de textos filosófi gratuitamente a los pacientes po- eos y médicos. Johannitius, u bres es un mandamiento religioso cristiano nestoriano, estudia y tra para los creyentes ricos. Estos baja en Basora y en Bagdad, don principios pueden compararse de es médico de cabecera de va perfectamente con las «siete obras rios califas. Traduce en total 12 de caridad» de los cristianos. Gra- textos de Galeno (d. de 169/pág cias a las numerosas donaciones, 54), entre ellos el plan de estudio se produce un florecimiento de la de medicina de Alejandría (Sum atención médica árabe. maria Alexandrinorum). En el año 872, Ahmad ibn Tulun A este erudito se le debe la termi funda en Fustat, cerca de El Cai- nología médica árabe y la adapta ro, el primer hospital de Egipto. ción de los conceptos griegos. H En él la atención a los enfermos redactado, además, una Introduc es gratuita y posee baños separa- ción a la teoría de los cuatro hu dos para ambos sexos y emplea mores de Galeno (latín: Isagog ropa especial. Johannitü). Esta obra aparee El príncipe buwayhí Adud al- más tarde en el Articella cuya di Dawla funda en 982 en Bagdad el visión de esta ciencia en los cam Hospital Adudi, dotado de una pos de la teoría y la práctica s farmacia, biblioteca y de agua co- Andrómaco cura a su hermano de una mordedura de serpiente. Detalle del Libro so- mantendrá vigente hasta bien en rriente canalizada desde el Tigris. bre Teriaca, de Galeno, manuscrito persa (hacia s. XIII). trado el siglo XVII. Cuenta con 24 médicos, personal fijo (internistas, cirujanos, oftal- mólogos y farmacéuticos). Cinco de ellos imparten, además, cono- cimientos de medicina. Por pri- mera vez en la historia de la medi- cina, se unen la formación médica teórica (en el aula) y práctica (en la cama del enfermo). Durante los siglos XII y XIII se fundan otros hospitales en el mundo islámico, que cuentan con centros de formación. En 1154, el zengía Nur ai-Din (dinastía go- bernante en Siria) inaugura el Nuri-Bimaristan de Damasco, hoy todavía en pie, al que acuden numerosos médicos de Bagdad. Posee cuatro salas para los enfer- mos en planta de cruz griega, una farmacia y una gran biblioteca. Todos los días, una vez finaliza- das las visitas, se imparten ense- ñanzas, durante tres horas, a los estudiantes, médicos practicantes El hospital de Devrigi, que está bajo el control directo del visir de la salud, cuenta con cuatro salas separadas (para enfermos /> y al personal del hospital. fecciosos, cirugía, oftalmología y medicina general). 7

×