SlideShare una empresa de Scribd logo
Manifiesto Dada
Tristán Tzara, escribe el manifiesto sin querer escribirlo, pues está en contra de ellos, y lo
hace “para demostrar cómo se puedenllevar a cabo al mismo tiempo las acciones más
contradictorias con un único y fresco aliento; (…)1”
El manifiesto tiene como propósitoexpresar las ideas y visiones sobre el arte, la lógica, la
vida, la ciencia, la moral y otras componentes de la vida del hombre, que poseen los artistas
de la corriente DADA.
Dada no significa nada. Si el primer pensamiento que se agita en las cabezas es el hallar
el origen etimológico de la palabra, sostiene Tzara que perderáel tiempo por una palabra
que no significa nada….La simplicidad activa.
Es necesarioanimar el arte con la suprema simplicidad:novedad2. DADA tiene como
objetivo la enseñanza de la abstracción, retornar a un primitivismo,seco, estrepitoso y
monótono en el arte, alimentada con una necesidad de independencia, de desconfianza
hacía la comunidad, en especial a la burguesía.
Los que se alineaban a sus ideales, conservaran sus libertades, sin los límites de ninguna
teoría, pues no reconocen ninguna, sostiene Tzara, y tampoco los sistemas; con estos
últimos están en total contradicción, hasta el punto de buscar su destrucción “Yo estoy
contra los sistemas: el único sistema todavía aceptable es el de no tener sistemas.”3
La espontaneidad dadaísta, a la que el autor del manifiesto llamóamíquémeimportismo, y
la cual define como:una manera de vivir en la que cada cual conserva sus propias
condiciones respetando, no obstante, salvo en caso de defensa, las otras individualidades4.
Para el dadaísta Tzaralos filósofos5 constriñen la lógica, lacomplican y la vuelven falsa;
opina que la lógica no es objetiva como quiere verse, sino la exteriorización de las
conclusiones de los centros ilusorios internos de esos filósofos que pretenden ofrecernos
una lógica objetiva. Por lo tanto el arte no puede ligarse a la lógica, las dos son “hermanas”,
nacen de las ilusiones internas mentales de las personas.
Para el dadaísta el psicoanálisis, es una enfermedad dañina, que adormece las mentes y
hace de la burguesía un sistema, la cual utiliza a otros movimientos vanguardista, como el
cubismo y futurismo, como formas de hacer dinero, meros laboratorios de ideas formales,
que lo complican todo.
La plenitud del individuo se afirma, para el dada, a través de un estado de locura,agresiva
y completa, de un mundo confiado a las manos de aquellosque se desgarran y destruyen y
que dan lugar a una locura indomable, que descompone los límites y los ideales impuestos
por la sociedad, la burguesía, como la belleza.
“La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto.”6
Sostiene el manifiesto dadista, una obra de arte nunca es bella por decreto, objetivamente y
para todos; pues recordemos que el arte nacen dentro del hombre, un hombre libre e
individual de los otros, pero respetando a los otros, por ello, la crítica es inútil, no existe más
que subjetivamente, sin el mínimo carácter de generalidad.
1TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 1
2TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 1
3TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3
4TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3
5Los cuales secomplacen en utilizar el poder de observación,para observar,filosofar.
6TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 1
Pero el hombre libre tiene un enemigo, la moral que consume la imaginación, y junto a la
lógica han impuesto la impasibilidad ante las causas de la esclavitud ante la burguesía, la
sociedad, quien, según se lee en el manifiesto, es el enemigo de los artistas, pues han
atacado los lugares de exposición de los dadistas, con sus ideas sobre lo que es bueno y lo
que es malo.
Tzara no cree en la organización de la sociedad, y argumenta que los artistas dadas tiene
el propósito de sacudir y destruir la organización, quesolo es una imposición de la filosofía,
he ahí el problema, ya que todo es falso, por qué no responde de qué lado hay que empezar
a mirar la vida, Dios, la idea y cualquier otra cosa. Todo lo que se ve es falso.
¿Y qué hay de la ciencia? Es repugnante desde el momento en que pierde su carácter de
utilidad, que, aun siendo inútil, es, sin embargo, individual, una contradicción, pues se
entiende hasta este punto que es la individualidad, la resaltación de ésta es el propósito del
DADA7.
“El arte no aflige a nadie […]. El arte es algo privado y el artista lo hace para sí mismo;
una obra comprensible es el producto de periodistas.8”
Y aquí expresa Tzara la idea del arte, redondea la idea de la individualidad, del arte como
una creación de la originalidad de un artista, nacido desde el fondo de la mente, tan privado
que solo el creador entendería el porqué de la concepción y exteriorización de la obra.
“Y me gusta mezclar en este momento con tal monstruosidad los colores al mezclar en
este momento con tal monstruosidad los colores al óleo: un tubo de papel de plata, que, si se
aprieta, vierte automáticamente odio, cobardía, y villanía.9”
El autor, el artista es feliz si se le insulta, pues prueba su coherencia; en cambio sí es
elogiado por los periódicos, comprueba la comprensibilidad de su obra, representando que
ha fallado, según la visión de Tzara, pues se convierte en producto de la sociedad, de los
burgueses, una basura, y vuelve a toda obra pictórica o plástica en algo inútil.
Los dadaístas sostienen que los artistas no hacen comprensibles sus obras, lo hace un
periodista, no deja de ser un espectador que trata de explicar, convirtiéndose es un
intrigante.
Pero un intrigante soberbio, o bien muchas grandes mentes, cuyas explicaciones deben
nacer de obras con técnicas tan variadas como artistas e ideas se presenten.
Toda forma de asco susceptible de convertirse en negación; la protesta y la acción
destructiva; el conocimiento de lo sexual; la abolición de la lógica; la abolición de toda
jerarquía y de toda ecuación social de valores; abolición de la memoria ydel futuro; un grito
sonoro; todo objeto, todos los objetos, los sentimientos y las oscuridades, las apariciones y
el choque preciso de las líneas paralelas son medios de lucha Dada, son DADA.
En síntesis el respeto de todas las individualidades en la momentánea locura de cada uno
de sus sentimientos, serios o temerosos, tímidos o ardientes, vigorosos, decididos,
entusiastas; despojar la propia iglesia de todo accesorio inútil y pesado; escupir como una
cascada luminosa el pensamiento descortés o amoroso, o bien, complaciéndose en ello,
mimarlo con la misma identidad, es vivir DADA.
7TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3
8TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3
9
TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3
Manifiesto Surrealista
SURREALISMO: sustantivo, masculino. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se
intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real
del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón,
ajeno a toda preocupación estética o moral10.
El surrealismo declara su inconformismo absoluto con la claridad suficiente para que no
se le pueda atribuir, en el proceso el mundo real, el papel de testigo de descargo.
Contrariamente, el surrealismo únicamente podrá explicar el estado de completo
aislamiento al que esperamos llegar, aquí, en esta vida.
En relación al talento del artista, el ya citado autor establece que no se han entregado
jamás a la tarea de mediatización, sino que en nuestras obras nos hemos convertido en los
sordos receptáculos de tantos ecos, en los modestos aparatos registradores que no quedan
hipnotizados por aquello que registran, nosotros quizá estemos al servido de una causa
todavía más noble. Nosotros devolvemos con honradez el «talento» que nos ha sido
prestado. Si os atrevéis, habladme del talento de aquel metro de platino, de aquel espejo, de
aquella puerta, o del cielo.
Seas quien seas, si el corazón así lo aconseja, quema unas cuantas hojas de laurel para
mantener vivo este débil fuego, comienza una novela. El surrealismo lo permitirá; bastará
con iniciar.
El surrealismo poético, se ha ocupado, hasta el actual momento, de restablecer en su
verdad absoluta el diálogo, al liberar a los dos interlocutores de las obligaciones impuestas
por la buena crianza. Cada uno de ellos se dedica sencillamente a proseguir su soliloquio, sin
intentar derivar de ello un placer dialéctico determinado, ni imponerse en modo alguno a su
prójimo. Las frases intercambiadas no tienen la finalidad, contrariamente a lo usual, del
desarrollo de una tesis por muy insustancial que sea, y carecen de todo compromiso, en la
medida de lo posible. En cuanto a la respuesta que solicitan debemos decir que, en principio,
es totalmente indiferente en cuanto respecta al amor propio del que habla. Las palabras y
las imágenes se ofrecen únicamente a modo de trampolín al servido del espíritu del que
escucha.
Todo induce a creer que el surrealismo actúa sobre los espíritus tal como actúan los
estupefacientes; al igual que éstos crea un cierto estado de necesidad y puede inducir al
hombre a tremendas rebeliones. También podemos decir que el surrealismo es un paraíso
artificial
En homenaje a Guillermo Apollinaire11, quien en muchos casos parecía haber obedecido
a impulsos del género antes dicho, sin abandonar por ello ciertos mediocres recursos
literarios, Soupault y Breton dieron el nombre de SURREALISMO al nuevo modo de expresión
que teníamos a nuestro alcance y que deseábamos comunicar lo antes posible, para su
propio beneficio, a todos nuestros amigos.
El hombre, soñador sin remedio, al sentirse de día en día más descontento de su sino,
examina con dolor los objetos que le han enseñado a utilizar, y que ha obtenido al través de
su indiferencia o de su interés. Si le queda un poco de lucidez, no tiene más remedio que
dirigir la vista hacia atrás, hacia su infancia que siempre le parecerá maravillosa, por mucho
que los cuidados de sus educadores la hayan destrozado. En la infancia la ausencia de toda
10 ANDRE BRETON “Primer manifiesto surrealista”1924
11Pag 7.
norma conocida ofrece al hombre la perspectiva de múltiples vidas vividas al mismo tiempo;
el hombre hace suya esta ilusión; sólo le interesa la facilidad momentánea, extremada, que
todas las cosas ofrecen.
Aquella imaginación que no reconocía límite alguno ya no puede ejercerse sino dentro de
los límites fijados por las leyes de un utilitarismo convencional; la imaginación no puede
cumplir mucho tiempo esta función subordinada, y cuando alcanza aproximadamente la
edad de veinte años prefiere, por lo general, abandonar al hombre a su destino de tinieblas.
De los recuerdos de la infancia y de algunos otros se desprende cierto sentimiento de no
estar uno absorbido, y, en consecuencia, de despiste, que considero el más fecundo entre
cuantos existen. Quizá sea vuestra infancia lo que más cerca se encuentra de la «verdadera
vida»; esa infancia, tras la cual, el hombre tan sólo dispone, además de su pasaporte, de
ciertas entradas de favor; esa infancia en la que todo favorece la eficaz, y sin azares,
posesión de uno mismo.
“Todavía vivimos bajo el imperio de la lógica. Sin Embargo, en nuestros días, los
procedimientos lógicos tan sólo se aplican a la resolución de problemas de interés
secundario”12. La parte de racionalismo absoluto que todavía solamente puede aplicarse a
hechos estrechamente ligados a nuestra experiencia. Contrariamente, las finalidades de
orden puramente lógico quedan fuera de su alcance. Huelga decir que la propia experiencia
se ha visto sometida a ciertas limitaciones. La experiencia está confinada en una jaula, en
cuyo interior da vueltas y vueltas sobre sí misma, y de la que cada vez es más difícil hacerla
salir. La lógica también, se basa en la utilidad inmediata, y queda protegida por el sentido
común. Su pretexto de civilización, con la excusa del progreso, se ha llegado a desterrar del
reino del espíritu cuanto pueda clasificarse, con razón o sin ella, de superstición o quimera;
se ha llegado a proscribir todos aquellos modos de investigación que no se conformen con
los imperantes. Al parecer, tan sólo al azar se debe que recientemente se haya descubierto
una parte del mundo intelectual, que, a mi juicio, es, con mucho, la más importante y que se
pretendía relegar al olvido. A este respecto, debemos reconocer que los descubrimientos de
Freud han sido de decisiva importancia. Con base en dichos descubrimientos, comienza al fin
a perfilarse una corriente de opinión, a cuyo favor podrá el explorador avanzar y llevar sus
investigaciones a más lejanos territorios, al quedar autorizado a dejar de limitarse
únicamente a las realidades más someras. Quizá haya llegado el momento en que la
imaginación esté próxima a volver a ejercer los derechos que le corresponden. Si las
profundidades de nuestro espíritu ocultan extrañas fuerzas capaces de aumentar aquellas
que se advierten en la superficie, o de luchar victoriosamente contra ellas, es del mayor
interés captar estas fuerzas, captarlas ante todo para, a continuación, someterlas al dominio
de nuestra razón, si es que resulta procedente. Con ello, incluso los propios analistas no
obtendrán sino ventajas. Pero es conveniente observar que no se ha ideado a priori ningún
método para llevar a cabo la anterior empresa, la cual, mientras no se demuestre lo
contrario, puede ser competencia de los poetas al igual que de los sabios, y que el éxito no
depende de los caminos más o menos caprichosos que se sigan.
Lo inconsciente Con toda justificación, Freud ha proyectado su labor crítica sobre los
sueños, ya que, efectivamente, es inaceptable que esta importante parte de la actividad
psíquica haya merecido, por el momento, tan escasa atención. Y ello es así por cuanto el
pensamiento humano, por lo menos desde el instante del nacimiento del hombre hasta el de
su muerte, no ofrece solución de continuidad alguna, y la suma total de los momentos de
sueño, desde un punto de vista temporal, y considerando solamente el sueño puro, el sueño
12 Pag.4
de los períodos en que el hombre duerme, no es inferior a la suma de los momentos de
realidad, o, mejor dicho, de los momentos de vigilia. La extremada diferencia, en cuanto a
importancia y gravedad, que para el observador ordinario existe entre los acontecimientos
en estado de vigilia y aquellos correspondientes al estado de sueño, siempre ha sido
sorprendente. Así es debido a que el hombre se convierte, principalmente cuando deja de
dormir, en juguete de su memoria que, en el estado normal, se complace en evocar muy
débilmente las circunstancias del sueño, a privar a éste de toda trascendencia actual, y a
situar el único punto de referencia del sueño en un instante en que el hombre cree haberlo
abandonado.
Únicamente la palabra libertad tiene el poder de exaltarme. Sin duda alguna, se basa en
su única aspiración legítima. Pese a tantas y tantas desgracias como hemos heredado, es
preciso reconocer que se nos ha legado una libertad espiritual. A cada uno corresponde
utilizarla sabiamente. No Reducir la imaginación a la esclavitud, cuando a pesar de todo
quedará esclavizada en virtud de aquello que con grosero criterio se denomina felicidad, es
despojar a cuanto uno encuentra en lo más hondo de sí mismo del derecho a la suprema
justicia. Tan sólo la imaginación me permite llegar a saber lo que puede llegar a ser y esto
basta para mitigar un poco su terrible condena.
Por otro lado está la idea de la locura, esa que solemos recluir. Se sabe que los locos son
internados en méritos de un reducido número de actos reprobables, y que, en la ausencia de
estos actos, su libertad (y la parte visible de su libertad) no sería puesta en tela de juicio. El
autor reconoce que los locos son, en cierta medida, víctimas de su imaginación, en el
sentido que ésta le induce quebrantar ciertas reglas, reglas cuya transgresión define la
calidad de loco. Sin embargo, la profunda indiferencia de los locos dan muestra con respecto
a la crítica de que les hacemos objeto, por no hablar ya de las diversas correcciones que les
infligimos, permite suponer que su imaginación les proporciona grandes consuelos, que
gozan de su delirio lo suficiente para soportar que tan sólo tenga validez para ellos. Y, en
realidad, las alucinaciones, las visiones, etcétera, no son una fuente de placer despreciable.
Con respecto a la LITERATURA,Bretón dice que tiene horror a un hecho porque es
resultado de la mediocridad, del odio, y de vacíos sentimientos de suficiencia. Esta actitud es
la que ha engendrado en nuestros días esos libros insultantes. Se alimenta incesantemente
de las noticias periodísticas, y traiciona a la ciencia y al arte, al buscar halagar al público en
sus gustos más rastreros; su claridad roza la estulticia, y está a altura perruna. Esta actitud
llega a perjudicar la actividad de las mejores inteligencias, ya que la ley del mínimo esfuerzo
termina por imponerse a éstas, al igual que a las demás. Una consecuencia agradable de
dicho estado de cosas estriba, en el terreno de la literatura, en la abundancia de novelas.
Todos ponen a contribución sus pequeñas dotes de «observación».
No permiten tener siquiera la menor duda acerca de los personajes: ¿será este personaje
rubio o moreno? ¿Cómo se llamará? ¿Le conoceremos en verano...? Todas estas
interrogantes quedan resueltas desde el primer momento; no queda más libertad que la de
cerrar el libro, ¿Y las descripciones? En cuanto a vaciedad, nada hay que se les pueda
comparar; no son más que superposiciones de imágenes de catálogo, de las que el autor se
sirve sin limitación alguna, y aprovecha la ocasión para poner bajo vista sus tarjetas postales,
buscando que juntamente con él fije la atención en los lugares comunes que ofrece.. Pero
no por eso se deja de perder el tiempo. La pereza, la fatiga de los demás no lo atraen. Creo
que la continuidad de la vida ofrece altibajos demasiado contrastados para que mis minutos
de depresión y de debilidad tengan el mismo valor que mis mejores minutos. Quiere que la
gente se calle tan pronto deje de sentir.
La insoportable manía de equiparar lo desconocido a lo conocido, a lo clasificable,
domina los cerebros. El deseo de análisis impera sobre los sentimientos.
De ahí nacen largas exposiciones cuya fuerza persuasiva radica tan sólo en su propio
absurdo, y que tan sólo logran imponerse al lector, mediante el recurso a un vocabulario
abstracto, bastante vago, ciertamente. Si con ello resultara que las ideas generales que la
filosofía se ha ocupado de estudiar, hasta el presente momento, penetrasen
Se Cree en la futura armonización de estos dos estados, aparentemente tan
contradictorios, que son el sueño y la realidad, en una especie de el absurdo en el proceso
creativo (literatura, poesía, pintura) realidad absoluta, en una sobrerrealidad o surrealidad,
si así se puede llamar. Esto es la conquista que pretendo, en la certeza de jamás conseguirla,
pero demasiado olvidadizo de la perspectiva de la muerte para privarme de anticipar un
poco los goces de tal posesión.
Inducido a «fijar mi atención en frases más o menos parciales que, en plena soledad,
cuando el sueño se acerca, devienen perceptibles al espíritu, sin que sea posible descubrir su
previo factor determinante». Entonces, intento correr la aventura de la poesía, reduciendo
los riesgos al mínimo, con lo cual dice que sus aspiraciones eran las mismas que tengo hoy,
pero entonces confiaba en la lentitud de la elaboración, a fin de hurtarme a inútiles
contactos, a contactos a los que era muy hostil. Esto se debía a cierto pudor intelectual, del
que todavía me queda un poco. Al término de mi vida, difícil será, sin duda, que hable como
se suele hablar, que excuse el tono de mi voz y el reducido número de mis gestos. La
perfección en la palabra hablada (y en la palabra escrita mucho más) me parecía estar en
función de la capacidad de condensar de manera emocionante la exposición (y exposición
había) de un corto número de hechos, poéticos o no, que constituían la materia en que
centraba mi atención. Había llegado a la convicción de que éste, y no otro, era el
procedimiento empleado por Rimbaud.
Al observar una imagen comprendió en un momento que se hallaba ante una imagen de
un tipo muy raro, y tuvo rápidamente la idea de incorporarla al acervo de mi material de
construcciones poéticas. No hubiera concedido tal importancia a esta frase si no hubiera
dado lugar a una sucesión casi ininterrumpida de frases que me dejaron poco menos
sorprendido que la primera, y que le produjeron un sentimiento de gratitud tan grande que
el dominio que, hasta aquel instante, había conseguido sobre mí mismo me pareció ilusorio,
y comencé a preocuparme únicamente de poner fin a la interminable lucha que se
desarrollaba en mi aparecieron mal pergeñados. Y en este punto llevaba razón. Ello es así
por cuanto resulta muy difícil apreciar en su justo valor los diversos elementos presentes e
incluso podemos decir que es imposible apreciarlos en la primera lectura. En apariencia,
estos elementos son, para el sujeto que escribe, tan extraños como para cualquier otra
persona, y el que los escribe recela de ellos, como es natural. Poéticamente hablando, tales
elementos destacan ante todo por su alto grado de absurdo inmediato, y este absurdo, una
vez examinado con mayor detención, tiene la característica de conducir a cuánto hay de
admisible y legítimo en nuestro mundo, a la divulgación de cierto número de propiedades y
de hechos que, en resumen, no son menos objetivos que otros muchos.
Naturalmente, faltaría saber si las imágenes, en general, han sido alguna vez «evocadas».
Si nos atenemos, tal como yo hago, a la definición de Reverdy, no parece que sea posible
aproximar voluntariamente aquello que él denomina «dos realidades distantes». La
aproximación ocurre o no ocurre, y esto es todo. Niego con solemnidad que, en el caso de
Reverdy, imágenes como comporten el menor grado de premeditación. A mi juicio, es
erróneo pretender que «el espíritu ha aprehendido las relaciones» entre dos realidades en él
presentes. Para empezar, digamos que el espíritu no ha percibido nada conscientemente.
Los dos términos ha surgido una luz especial, la luz de la imagen, ante la que nos
mostramos infinitamente sensibles. El valor de la imagen está en función de la belleza de la
chispa que produce; y, en consecuencia, está en función de la diferencia de potencia entre
los dos elementos conductores. Cuando esta diferencia apenas existe, como en el caso de las
comparaciones, la chispa no nace. A mi juicio, no está en la mano del hombre el poder de
conseguir la aproximación de dos realidades tan distantes como aquellas a que antes nos
hemos referido, por cuanto a ello se opone el principio de la asociación de ideas, tal como lo
entendemos. De lo contrario, sólo nos quedaría el recurso de volver a adoptar un arte de
carácter elíptico, que Reverdy condena, tal como yo lo condeno. Fuerza es reconocer que los
dos términos de la imagen no son el resultado de una labor de deducción recíproca, llevada
a cabo por el espíritu con el fin de producir la chispa, sino que son productos simultáneos de
la actividad que yo denomino surrealista, en la que la razón se limita a constatar y a apreciar
el fenómeno luminoso. Y del mismo modo que la duración de la chispa se prolonga cuando
se produce en un ambiente de rarificación, la atmósfera surrealista creada mediante la
escritura mecánica, que me he esforzado en poner a la disposición de todos, se presta de
manera muy especial a la producción de las más bellas imágenes.
El autor escribe para hacer justicia a lo maravilloso, de situar en su justo contexto este
odio hacia lo maravilloso que ciertos hombres padecen, este ridículo que algunos pretenden
atribuir a lo maravilloso. Digámoslo claramente: lo maravilloso es siempre bello, todo lo
maravilloso, sea lo que fuere, es bello, e incluso debemos decir que solamente lo maravilloso
es bello.
En el ámbito de la literatura únicamente lo maravilloso puede dar vida a las obras
pertenecientes a géneros inferiores, tal como el novelístico, y, en general, todos los que se
sirven de la anécdota.
Lo maravilloso no siempre es igual en todas las épocas; lo maravilloso participa de cierta
clase de revelación general de la que tan sólo percibimos los detalles: éstos son las ruinas
románticas, el maniquí moderno, o cualquier otro símbolo susceptible de conmover la
sensibilidad humana durante cierto tiempo.
El objeto surrealista es el pensamiento, en su aspecto de lo, de lo maravilloso, de eso que
se encuentra en lo más profundo de cada hombre.
Paralelismo entre DADA y SURREALISMO
Los dadistas y surrealistas convergen en la idea de la libertad de los artistas en la hora de
crear sus composiciones artísticas, siempre y cuando respeten a los demás, no los avasallen.
Pero ven de manera diferente la concepción de la recepción de la obra: para el Surrealismo
se deben aceptar todas las miradas que se tengan de una obra, mientras que el Dada,
sostiene que el concepto nace en el fondo de la mente del artista y solo el comprende su
significado.
Otro punto en común es la visión que se tiene de la locura, el Surrealismo y el Dada la
ven como la condición más pura, donde el individuo goza de la libertad, sin límites sociales, y
con la imaginación ofreciéndoles lo que se necesita para ser feliz.
Bibliografía
 BRETON, ANDRÉ (1924) “Primer manifiesto surrealista”
 TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

K hanza kant estética
K hanza kant estéticaK hanza kant estética
K hanza kant estética
Milko Arellano
 
Diana
DianaDiana
Diana
DianaDiana
Diana
educacion
 
Practico nº 2
Practico nº 2Practico nº 2
Practico nº 2
Lenguajeyestetica
 
Para una-antropologia-de-la-otredad
Para una-antropologia-de-la-otredadPara una-antropologia-de-la-otredad
Para una-antropologia-de-la-otredad
Fernando Ordoñez
 
Enigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogo
Enigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogoEnigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogo
Enigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogo
Luis José Ferreira Calvo
 
Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.
Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.
Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.
Amanda Varín
 
Revista de literatura moderna. roberto arlt
Revista de literatura moderna. roberto arltRevista de literatura moderna. roberto arlt
Revista de literatura moderna. roberto arlt
blogdevon
 
colectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artes
colectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artescolectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artes
colectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artes
colectivonoinscripto
 
Existencialismo
ExistencialismoExistencialismo
Existencialismo
Jacqueline Castillo Peña
 
Manifiestos surrealistas de Andre Breton
Manifiestos surrealistas de Andre BretonManifiestos surrealistas de Andre Breton
Manifiestos surrealistas de Andre Breton
Gilberto Aranguren Peraza
 
R Krauss
R KraussR Krauss
R Krauss
juan paez
 
Gadamer
GadamerGadamer
Gadamer
HAV
 
Suenios en el_tintero
Suenios en el_tinteroSuenios en el_tintero
Suenios en el_tintero
Federico Benitez
 
Gerard Genette Figuras v
Gerard Genette Figuras vGerard Genette Figuras v
Gerard Genette Figuras v
manual comic
 
Alegorias de-la-derrota. avelar
Alegorias de-la-derrota. avelarAlegorias de-la-derrota. avelar
Alegorias de-la-derrota. avelar
Aline Latour
 
Reivendicacion de bs as en arlt
Reivendicacion de bs as en arltReivendicacion de bs as en arlt
Reivendicacion de bs as en arlt
blogdevon
 

La actualidad más candente (17)

K hanza kant estética
K hanza kant estéticaK hanza kant estética
K hanza kant estética
 
Diana
DianaDiana
Diana
 
Diana
DianaDiana
Diana
 
Practico nº 2
Practico nº 2Practico nº 2
Practico nº 2
 
Para una-antropologia-de-la-otredad
Para una-antropologia-de-la-otredadPara una-antropologia-de-la-otredad
Para una-antropologia-de-la-otredad
 
Enigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogo
Enigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogoEnigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogo
Enigmas. Entre la concreción y la abstracción. Texto de catálogo
 
Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.
Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.
Alejandra Ziebrecht, presentación del libro Crisálidas, Amanda Varín.
 
Revista de literatura moderna. roberto arlt
Revista de literatura moderna. roberto arltRevista de literatura moderna. roberto arlt
Revista de literatura moderna. roberto arlt
 
colectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artes
colectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artescolectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artes
colectivo no inscripto.Un relevamiento metodológico de investigación en artes
 
Existencialismo
ExistencialismoExistencialismo
Existencialismo
 
Manifiestos surrealistas de Andre Breton
Manifiestos surrealistas de Andre BretonManifiestos surrealistas de Andre Breton
Manifiestos surrealistas de Andre Breton
 
R Krauss
R KraussR Krauss
R Krauss
 
Gadamer
GadamerGadamer
Gadamer
 
Suenios en el_tintero
Suenios en el_tinteroSuenios en el_tintero
Suenios en el_tintero
 
Gerard Genette Figuras v
Gerard Genette Figuras vGerard Genette Figuras v
Gerard Genette Figuras v
 
Alegorias de-la-derrota. avelar
Alegorias de-la-derrota. avelarAlegorias de-la-derrota. avelar
Alegorias de-la-derrota. avelar
 
Reivendicacion de bs as en arlt
Reivendicacion de bs as en arltReivendicacion de bs as en arlt
Reivendicacion de bs as en arlt
 

Destacado

Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite
Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite
Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite
Any Lau
 
Mi relato
Mi relatoMi relato
Mi relato
Any Lau
 
El estudio de Entre Visillos
El estudio de Entre VisillosEl estudio de Entre Visillos
El estudio de Entre Visillos
Any Lau
 
Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo
Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo
Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo
Any Lau
 
Modernismo
ModernismoModernismo
Modernismo
Any Lau
 
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02
Any Lau
 
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01
Any Lau
 
Modas y costumbres en la inglaterra victoriana
Modas y costumbres en la inglaterra victorianaModas y costumbres en la inglaterra victoriana
Modas y costumbres en la inglaterra victoriana
Daniel Hansen Poligonero
 

Destacado (8)

Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite
Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite
Tradición y modernidad en Entre Visillos de Carmen M. Gaite
 
Mi relato
Mi relatoMi relato
Mi relato
 
El estudio de Entre Visillos
El estudio de Entre VisillosEl estudio de Entre Visillos
El estudio de Entre Visillos
 
Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo
Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo
Arquetipos femeninos y masculinos en la obra Entre Visillo
 
Modernismo
ModernismoModernismo
Modernismo
 
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 02
 
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01
Carmen Martín Gaite Entre Visillos 01
 
Modas y costumbres en la inglaterra victoriana
Modas y costumbres en la inglaterra victorianaModas y costumbres en la inglaterra victoriana
Modas y costumbres en la inglaterra victoriana
 

Similar a Dada y Surrealismo

Surrealismo
SurrealismoSurrealismo
Surrealismo
gianiapotter
 
Surrealismo
SurrealismoSurrealismo
Surrealismo
rosachalkho
 
Herbert Read - Al diablo con la cultura.
Herbert Read - Al diablo con la cultura.Herbert Read - Al diablo con la cultura.
Herbert Read - Al diablo con la cultura.
David Rivera
 
Estampas tras la huella del artista
Estampas tras la huella del artistaEstampas tras la huella del artista
Estampas tras la huella del artista
Armando Arzalluz
 
EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN
EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN
EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN
Apasionadamente Teatral
 
Aristóteles, Platón y el mimo moderno
Aristóteles, Platón y el mimo modernoAristóteles, Platón y el mimo moderno
Aristóteles, Platón y el mimo moderno
Colectivo Arista
 
Primer manifiesto
Primer manifiestoPrimer manifiesto
Primer manifiesto
CarmenRosaCrdovaBrav
 
¿Qué es el arte?
¿Qué es el arte?¿Qué es el arte?
¿Qué es el arte?
SamaraValencia
 
Primer manifiesto
Primer manifiestoPrimer manifiesto
Primer manifiesto
jhonatan fabian aliaga
 
Antecedentes Historicos Susana Fallas
Antecedentes Historicos Susana FallasAntecedentes Historicos Susana Fallas
Antecedentes Historicos Susana Fallas
susipon
 
Literatura y sociedadfsfsdsfsf
Literatura y sociedadfsfsdsfsfLiteratura y sociedadfsfsdsfsf
Literatura y sociedadfsfsdsfsf
Yefry Paredes
 
Manifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenasManifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenas
Mayte31
 
Concepto De Arte
Concepto De ArteConcepto De Arte
Concepto De Arte
Ana Rey
 
Vanguardias 2
Vanguardias 2Vanguardias 2
Vanguardias 2
profemartinbozo
 
Derecho slideshare surrealism
Derecho slideshare surrealismDerecho slideshare surrealism
Derecho slideshare surrealism
lauruizdiaz
 
Belleza apariencia e intuición en la teoría
Belleza apariencia e intuición en la teoríaBelleza apariencia e intuición en la teoría
Belleza apariencia e intuición en la teoría
acuarela46
 
Creacion artistica
Creacion artisticaCreacion artistica
Creacion artistica
Ingrid Odgers
 
Vanguardias europeas ii
Vanguardias europeas iiVanguardias europeas ii
Vanguardias europeas ii
Ivette Avila
 
Belleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diaz
Belleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diazBelleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diaz
Belleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diaz
acuarela46
 
Conversando De Arte Con Baudrillard
Conversando De Arte Con BaudrillardConversando De Arte Con Baudrillard
Conversando De Arte Con Baudrillard
juan paez
 

Similar a Dada y Surrealismo (20)

Surrealismo
SurrealismoSurrealismo
Surrealismo
 
Surrealismo
SurrealismoSurrealismo
Surrealismo
 
Herbert Read - Al diablo con la cultura.
Herbert Read - Al diablo con la cultura.Herbert Read - Al diablo con la cultura.
Herbert Read - Al diablo con la cultura.
 
Estampas tras la huella del artista
Estampas tras la huella del artistaEstampas tras la huella del artista
Estampas tras la huella del artista
 
EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN
EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN
EL FÓSFORO - 1° EDICIÓN
 
Aristóteles, Platón y el mimo moderno
Aristóteles, Platón y el mimo modernoAristóteles, Platón y el mimo moderno
Aristóteles, Platón y el mimo moderno
 
Primer manifiesto
Primer manifiestoPrimer manifiesto
Primer manifiesto
 
¿Qué es el arte?
¿Qué es el arte?¿Qué es el arte?
¿Qué es el arte?
 
Primer manifiesto
Primer manifiestoPrimer manifiesto
Primer manifiesto
 
Antecedentes Historicos Susana Fallas
Antecedentes Historicos Susana FallasAntecedentes Historicos Susana Fallas
Antecedentes Historicos Susana Fallas
 
Literatura y sociedadfsfsdsfsf
Literatura y sociedadfsfsdsfsfLiteratura y sociedadfsfsdsfsf
Literatura y sociedadfsfsdsfsf
 
Manifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenasManifiesto pepe bárcenas
Manifiesto pepe bárcenas
 
Concepto De Arte
Concepto De ArteConcepto De Arte
Concepto De Arte
 
Vanguardias 2
Vanguardias 2Vanguardias 2
Vanguardias 2
 
Derecho slideshare surrealism
Derecho slideshare surrealismDerecho slideshare surrealism
Derecho slideshare surrealism
 
Belleza apariencia e intuición en la teoría
Belleza apariencia e intuición en la teoríaBelleza apariencia e intuición en la teoría
Belleza apariencia e intuición en la teoría
 
Creacion artistica
Creacion artisticaCreacion artistica
Creacion artistica
 
Vanguardias europeas ii
Vanguardias europeas iiVanguardias europeas ii
Vanguardias europeas ii
 
Belleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diaz
Belleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diazBelleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diaz
Belleza apariencia e intuición en la teoría estética wilmar de jesus diaz
 
Conversando De Arte Con Baudrillard
Conversando De Arte Con BaudrillardConversando De Arte Con Baudrillard
Conversando De Arte Con Baudrillard
 

Más de Any Lau

La curiosidad
La curiosidad La curiosidad
La curiosidad
Any Lau
 
Cantares y caminos
Cantares y caminosCantares y caminos
Cantares y caminos
Any Lau
 
Contenidos de Lengua y Literatura 2
Contenidos de Lengua y Literatura 2Contenidos de Lengua y Literatura 2
Contenidos de Lengua y Literatura 2
Any Lau
 
Manual de Edafología
Manual de Edafología Manual de Edafología
Manual de Edafología
Any Lau
 
Lengua y Literatura 2 ESO
Lengua y Literatura 2 ESOLengua y Literatura 2 ESO
Lengua y Literatura 2 ESO
Any Lau
 
Lengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESOLengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESO
Any Lau
 
Lengua y Literatura 4 ESO
Lengua y Literatura 4 ESOLengua y Literatura 4 ESO
Lengua y Literatura 4 ESO
Any Lau
 
Lengua Comprensión y Producción III Polimodal
Lengua Comprensión y Producción III PolimodalLengua Comprensión y Producción III Polimodal
Lengua Comprensión y Producción III Polimodal
Any Lau
 
Lenguaje y Comunicación I
Lenguaje y Comunicación ILenguaje y Comunicación I
Lenguaje y Comunicación I
Any Lau
 
Lenguaje y Comunicación II
Lenguaje y Comunicación IILenguaje y Comunicación II
Lenguaje y Comunicación II
Any Lau
 
4 ESO Libro completo
4 ESO Libro completo4 ESO Libro completo
4 ESO Libro completo
Any Lau
 
Contenidos de Lengua y Literatura 3
Contenidos de Lengua y Literatura 3Contenidos de Lengua y Literatura 3
Contenidos de Lengua y Literatura 3
Any Lau
 
3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo
Any Lau
 
2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo
Any Lau
 
1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo
Any Lau
 

Más de Any Lau (15)

La curiosidad
La curiosidad La curiosidad
La curiosidad
 
Cantares y caminos
Cantares y caminosCantares y caminos
Cantares y caminos
 
Contenidos de Lengua y Literatura 2
Contenidos de Lengua y Literatura 2Contenidos de Lengua y Literatura 2
Contenidos de Lengua y Literatura 2
 
Manual de Edafología
Manual de Edafología Manual de Edafología
Manual de Edafología
 
Lengua y Literatura 2 ESO
Lengua y Literatura 2 ESOLengua y Literatura 2 ESO
Lengua y Literatura 2 ESO
 
Lengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESOLengua y Literatura 3 ESO
Lengua y Literatura 3 ESO
 
Lengua y Literatura 4 ESO
Lengua y Literatura 4 ESOLengua y Literatura 4 ESO
Lengua y Literatura 4 ESO
 
Lengua Comprensión y Producción III Polimodal
Lengua Comprensión y Producción III PolimodalLengua Comprensión y Producción III Polimodal
Lengua Comprensión y Producción III Polimodal
 
Lenguaje y Comunicación I
Lenguaje y Comunicación ILenguaje y Comunicación I
Lenguaje y Comunicación I
 
Lenguaje y Comunicación II
Lenguaje y Comunicación IILenguaje y Comunicación II
Lenguaje y Comunicación II
 
4 ESO Libro completo
4 ESO Libro completo4 ESO Libro completo
4 ESO Libro completo
 
Contenidos de Lengua y Literatura 3
Contenidos de Lengua y Literatura 3Contenidos de Lengua y Literatura 3
Contenidos de Lengua y Literatura 3
 
3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo3 ESO Libro completo
3 ESO Libro completo
 
2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo2 ESO Libro completo
2 ESO Libro completo
 
1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo1 ESO Libro completo
1 ESO Libro completo
 

Último

Carnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdf
Carnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdfCarnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdf
Carnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdf
EleNoguera
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
johnyamg20
 
ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...
ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...
ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...
JAVIER SOLIS NOYOLA
 
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docxLecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Alejandrino Halire Ccahuana
 
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptxpueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
RAMIREZNICOLE
 
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
shirherrer
 
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docxRETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
100078171
 
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.pptVida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
LinoLatella
 
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes CuadernilloHablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Mónica Sánchez
 
Inteligencia Artificial y Aprendizaje Activo FLACSO Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial  y Aprendizaje Activo FLACSO  Ccesa007.pdfInteligencia Artificial  y Aprendizaje Activo FLACSO  Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial y Aprendizaje Activo FLACSO Ccesa007.pdf
Demetrio Ccesa Rayme
 
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Juan Martín Martín
 
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
Camus, Albert -        El Extranjero.pdfCamus, Albert -        El Extranjero.pdf
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
AlexDeLonghi
 
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
LuanaJaime1
 
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdfCompartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
JimmyDeveloperWebAnd
 
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptxefemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
acgtz913
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
rosannatasaycoyactay
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
karlafreire0608
 
CONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptx
CONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptxCONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptx
CONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptx
CARMENSnchez854591
 
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infanciaPrueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
LudmilaOrtega3
 
tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)
tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)
tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)
saradocente
 

Último (20)

Carnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdf
Carnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdfCarnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdf
Carnavision: anticipa y aprovecha - hackathon Pasto2024 .pdf
 
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business TechBusiness Plan -rAIces - Agro Business Tech
Business Plan -rAIces - Agro Business Tech
 
ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...
ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...
ACERTIJO DESCIFRANDO CÓDIGO DEL CANDADO DE LA TORRE EIFFEL EN PARÍS. Por JAVI...
 
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docxLecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
Lecciones 11 Esc. Sabática. El conflicto inminente docx
 
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptxpueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
pueblos originarios de chile presentacion twinkl.pptx
 
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
200. Efemerides junio para trabajar en periodico mural
 
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docxRETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
RETROALIMENTACIÓN PARA EL EXAMEN ÚNICO AUXILIAR DE ENFERMERIA.docx
 
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.pptVida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
Vida, obra y pensamiento de Kant I24.ppt
 
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes CuadernilloHablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
Hablemos de ESI para estudiantes Cuadernillo
 
Inteligencia Artificial y Aprendizaje Activo FLACSO Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial  y Aprendizaje Activo FLACSO  Ccesa007.pdfInteligencia Artificial  y Aprendizaje Activo FLACSO  Ccesa007.pdf
Inteligencia Artificial y Aprendizaje Activo FLACSO Ccesa007.pdf
 
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
Soluciones Examen de Selectividad. Geografía junio 2024 (Convocatoria Ordinar...
 
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
Camus, Albert -        El Extranjero.pdfCamus, Albert -        El Extranjero.pdf
Camus, Albert - El Extranjero.pdf
 
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
Clase Prensencial, Actividad 2.pdf.......
 
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdfCompartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
Compartir p4s.co Pitch Hackathon Template Plantilla final.pptx-2.pdf
 
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptxefemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
efemérides del mes de junio 2024 (1).pptx
 
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx3° SES COMU LUN10  CUENTO DIA DEL PADRE  933623393 PROF YESSENIA (1).docx
3° SES COMU LUN10 CUENTO DIA DEL PADRE 933623393 PROF YESSENIA (1).docx
 
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres VivosLos Dominios y Reinos de los Seres Vivos
Los Dominios y Reinos de los Seres Vivos
 
CONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptx
CONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptxCONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptx
CONCURSOS EDUCATIVOS 2024-PRESENTACIÓN ORIENTACIONES ETAPA IE (1).pptx
 
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infanciaPrueba/test conoce tus heridas de la infancia
Prueba/test conoce tus heridas de la infancia
 
tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)
tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)
tema 7. Los siglos XVI y XVII ( resumen)
 

Dada y Surrealismo

  • 1. Manifiesto Dada Tristán Tzara, escribe el manifiesto sin querer escribirlo, pues está en contra de ellos, y lo hace “para demostrar cómo se puedenllevar a cabo al mismo tiempo las acciones más contradictorias con un único y fresco aliento; (…)1” El manifiesto tiene como propósitoexpresar las ideas y visiones sobre el arte, la lógica, la vida, la ciencia, la moral y otras componentes de la vida del hombre, que poseen los artistas de la corriente DADA. Dada no significa nada. Si el primer pensamiento que se agita en las cabezas es el hallar el origen etimológico de la palabra, sostiene Tzara que perderáel tiempo por una palabra que no significa nada….La simplicidad activa. Es necesarioanimar el arte con la suprema simplicidad:novedad2. DADA tiene como objetivo la enseñanza de la abstracción, retornar a un primitivismo,seco, estrepitoso y monótono en el arte, alimentada con una necesidad de independencia, de desconfianza hacía la comunidad, en especial a la burguesía. Los que se alineaban a sus ideales, conservaran sus libertades, sin los límites de ninguna teoría, pues no reconocen ninguna, sostiene Tzara, y tampoco los sistemas; con estos últimos están en total contradicción, hasta el punto de buscar su destrucción “Yo estoy contra los sistemas: el único sistema todavía aceptable es el de no tener sistemas.”3 La espontaneidad dadaísta, a la que el autor del manifiesto llamóamíquémeimportismo, y la cual define como:una manera de vivir en la que cada cual conserva sus propias condiciones respetando, no obstante, salvo en caso de defensa, las otras individualidades4. Para el dadaísta Tzaralos filósofos5 constriñen la lógica, lacomplican y la vuelven falsa; opina que la lógica no es objetiva como quiere verse, sino la exteriorización de las conclusiones de los centros ilusorios internos de esos filósofos que pretenden ofrecernos una lógica objetiva. Por lo tanto el arte no puede ligarse a la lógica, las dos son “hermanas”, nacen de las ilusiones internas mentales de las personas. Para el dadaísta el psicoanálisis, es una enfermedad dañina, que adormece las mentes y hace de la burguesía un sistema, la cual utiliza a otros movimientos vanguardista, como el cubismo y futurismo, como formas de hacer dinero, meros laboratorios de ideas formales, que lo complican todo. La plenitud del individuo se afirma, para el dada, a través de un estado de locura,agresiva y completa, de un mundo confiado a las manos de aquellosque se desgarran y destruyen y que dan lugar a una locura indomable, que descompone los límites y los ideales impuestos por la sociedad, la burguesía, como la belleza. “La obra de arte no debe ser la belleza en sí misma porque la belleza ha muerto.”6 Sostiene el manifiesto dadista, una obra de arte nunca es bella por decreto, objetivamente y para todos; pues recordemos que el arte nacen dentro del hombre, un hombre libre e individual de los otros, pero respetando a los otros, por ello, la crítica es inútil, no existe más que subjetivamente, sin el mínimo carácter de generalidad. 1TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 1 2TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 1 3TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3 4TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3 5Los cuales secomplacen en utilizar el poder de observación,para observar,filosofar. 6TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 1
  • 2. Pero el hombre libre tiene un enemigo, la moral que consume la imaginación, y junto a la lógica han impuesto la impasibilidad ante las causas de la esclavitud ante la burguesía, la sociedad, quien, según se lee en el manifiesto, es el enemigo de los artistas, pues han atacado los lugares de exposición de los dadistas, con sus ideas sobre lo que es bueno y lo que es malo. Tzara no cree en la organización de la sociedad, y argumenta que los artistas dadas tiene el propósito de sacudir y destruir la organización, quesolo es una imposición de la filosofía, he ahí el problema, ya que todo es falso, por qué no responde de qué lado hay que empezar a mirar la vida, Dios, la idea y cualquier otra cosa. Todo lo que se ve es falso. ¿Y qué hay de la ciencia? Es repugnante desde el momento en que pierde su carácter de utilidad, que, aun siendo inútil, es, sin embargo, individual, una contradicción, pues se entiende hasta este punto que es la individualidad, la resaltación de ésta es el propósito del DADA7. “El arte no aflige a nadie […]. El arte es algo privado y el artista lo hace para sí mismo; una obra comprensible es el producto de periodistas.8” Y aquí expresa Tzara la idea del arte, redondea la idea de la individualidad, del arte como una creación de la originalidad de un artista, nacido desde el fondo de la mente, tan privado que solo el creador entendería el porqué de la concepción y exteriorización de la obra. “Y me gusta mezclar en este momento con tal monstruosidad los colores al mezclar en este momento con tal monstruosidad los colores al óleo: un tubo de papel de plata, que, si se aprieta, vierte automáticamente odio, cobardía, y villanía.9” El autor, el artista es feliz si se le insulta, pues prueba su coherencia; en cambio sí es elogiado por los periódicos, comprueba la comprensibilidad de su obra, representando que ha fallado, según la visión de Tzara, pues se convierte en producto de la sociedad, de los burgueses, una basura, y vuelve a toda obra pictórica o plástica en algo inútil. Los dadaístas sostienen que los artistas no hacen comprensibles sus obras, lo hace un periodista, no deja de ser un espectador que trata de explicar, convirtiéndose es un intrigante. Pero un intrigante soberbio, o bien muchas grandes mentes, cuyas explicaciones deben nacer de obras con técnicas tan variadas como artistas e ideas se presenten. Toda forma de asco susceptible de convertirse en negación; la protesta y la acción destructiva; el conocimiento de lo sexual; la abolición de la lógica; la abolición de toda jerarquía y de toda ecuación social de valores; abolición de la memoria ydel futuro; un grito sonoro; todo objeto, todos los objetos, los sentimientos y las oscuridades, las apariciones y el choque preciso de las líneas paralelas son medios de lucha Dada, son DADA. En síntesis el respeto de todas las individualidades en la momentánea locura de cada uno de sus sentimientos, serios o temerosos, tímidos o ardientes, vigorosos, decididos, entusiastas; despojar la propia iglesia de todo accesorio inútil y pesado; escupir como una cascada luminosa el pensamiento descortés o amoroso, o bien, complaciéndose en ello, mimarlo con la misma identidad, es vivir DADA. 7TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3 8TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3 9 TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”Pag 3
  • 3. Manifiesto Surrealista SURREALISMO: sustantivo, masculino. Automatismo psíquico puro por cuyo medio se intenta expresar verbalmente, por escrito o de cualquier otro modo, el funcionamiento real del pensamiento. Es un dictado del pensamiento, sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral10. El surrealismo declara su inconformismo absoluto con la claridad suficiente para que no se le pueda atribuir, en el proceso el mundo real, el papel de testigo de descargo. Contrariamente, el surrealismo únicamente podrá explicar el estado de completo aislamiento al que esperamos llegar, aquí, en esta vida. En relación al talento del artista, el ya citado autor establece que no se han entregado jamás a la tarea de mediatización, sino que en nuestras obras nos hemos convertido en los sordos receptáculos de tantos ecos, en los modestos aparatos registradores que no quedan hipnotizados por aquello que registran, nosotros quizá estemos al servido de una causa todavía más noble. Nosotros devolvemos con honradez el «talento» que nos ha sido prestado. Si os atrevéis, habladme del talento de aquel metro de platino, de aquel espejo, de aquella puerta, o del cielo. Seas quien seas, si el corazón así lo aconseja, quema unas cuantas hojas de laurel para mantener vivo este débil fuego, comienza una novela. El surrealismo lo permitirá; bastará con iniciar. El surrealismo poético, se ha ocupado, hasta el actual momento, de restablecer en su verdad absoluta el diálogo, al liberar a los dos interlocutores de las obligaciones impuestas por la buena crianza. Cada uno de ellos se dedica sencillamente a proseguir su soliloquio, sin intentar derivar de ello un placer dialéctico determinado, ni imponerse en modo alguno a su prójimo. Las frases intercambiadas no tienen la finalidad, contrariamente a lo usual, del desarrollo de una tesis por muy insustancial que sea, y carecen de todo compromiso, en la medida de lo posible. En cuanto a la respuesta que solicitan debemos decir que, en principio, es totalmente indiferente en cuanto respecta al amor propio del que habla. Las palabras y las imágenes se ofrecen únicamente a modo de trampolín al servido del espíritu del que escucha. Todo induce a creer que el surrealismo actúa sobre los espíritus tal como actúan los estupefacientes; al igual que éstos crea un cierto estado de necesidad y puede inducir al hombre a tremendas rebeliones. También podemos decir que el surrealismo es un paraíso artificial En homenaje a Guillermo Apollinaire11, quien en muchos casos parecía haber obedecido a impulsos del género antes dicho, sin abandonar por ello ciertos mediocres recursos literarios, Soupault y Breton dieron el nombre de SURREALISMO al nuevo modo de expresión que teníamos a nuestro alcance y que deseábamos comunicar lo antes posible, para su propio beneficio, a todos nuestros amigos. El hombre, soñador sin remedio, al sentirse de día en día más descontento de su sino, examina con dolor los objetos que le han enseñado a utilizar, y que ha obtenido al través de su indiferencia o de su interés. Si le queda un poco de lucidez, no tiene más remedio que dirigir la vista hacia atrás, hacia su infancia que siempre le parecerá maravillosa, por mucho que los cuidados de sus educadores la hayan destrozado. En la infancia la ausencia de toda 10 ANDRE BRETON “Primer manifiesto surrealista”1924 11Pag 7.
  • 4. norma conocida ofrece al hombre la perspectiva de múltiples vidas vividas al mismo tiempo; el hombre hace suya esta ilusión; sólo le interesa la facilidad momentánea, extremada, que todas las cosas ofrecen. Aquella imaginación que no reconocía límite alguno ya no puede ejercerse sino dentro de los límites fijados por las leyes de un utilitarismo convencional; la imaginación no puede cumplir mucho tiempo esta función subordinada, y cuando alcanza aproximadamente la edad de veinte años prefiere, por lo general, abandonar al hombre a su destino de tinieblas. De los recuerdos de la infancia y de algunos otros se desprende cierto sentimiento de no estar uno absorbido, y, en consecuencia, de despiste, que considero el más fecundo entre cuantos existen. Quizá sea vuestra infancia lo que más cerca se encuentra de la «verdadera vida»; esa infancia, tras la cual, el hombre tan sólo dispone, además de su pasaporte, de ciertas entradas de favor; esa infancia en la que todo favorece la eficaz, y sin azares, posesión de uno mismo. “Todavía vivimos bajo el imperio de la lógica. Sin Embargo, en nuestros días, los procedimientos lógicos tan sólo se aplican a la resolución de problemas de interés secundario”12. La parte de racionalismo absoluto que todavía solamente puede aplicarse a hechos estrechamente ligados a nuestra experiencia. Contrariamente, las finalidades de orden puramente lógico quedan fuera de su alcance. Huelga decir que la propia experiencia se ha visto sometida a ciertas limitaciones. La experiencia está confinada en una jaula, en cuyo interior da vueltas y vueltas sobre sí misma, y de la que cada vez es más difícil hacerla salir. La lógica también, se basa en la utilidad inmediata, y queda protegida por el sentido común. Su pretexto de civilización, con la excusa del progreso, se ha llegado a desterrar del reino del espíritu cuanto pueda clasificarse, con razón o sin ella, de superstición o quimera; se ha llegado a proscribir todos aquellos modos de investigación que no se conformen con los imperantes. Al parecer, tan sólo al azar se debe que recientemente se haya descubierto una parte del mundo intelectual, que, a mi juicio, es, con mucho, la más importante y que se pretendía relegar al olvido. A este respecto, debemos reconocer que los descubrimientos de Freud han sido de decisiva importancia. Con base en dichos descubrimientos, comienza al fin a perfilarse una corriente de opinión, a cuyo favor podrá el explorador avanzar y llevar sus investigaciones a más lejanos territorios, al quedar autorizado a dejar de limitarse únicamente a las realidades más someras. Quizá haya llegado el momento en que la imaginación esté próxima a volver a ejercer los derechos que le corresponden. Si las profundidades de nuestro espíritu ocultan extrañas fuerzas capaces de aumentar aquellas que se advierten en la superficie, o de luchar victoriosamente contra ellas, es del mayor interés captar estas fuerzas, captarlas ante todo para, a continuación, someterlas al dominio de nuestra razón, si es que resulta procedente. Con ello, incluso los propios analistas no obtendrán sino ventajas. Pero es conveniente observar que no se ha ideado a priori ningún método para llevar a cabo la anterior empresa, la cual, mientras no se demuestre lo contrario, puede ser competencia de los poetas al igual que de los sabios, y que el éxito no depende de los caminos más o menos caprichosos que se sigan. Lo inconsciente Con toda justificación, Freud ha proyectado su labor crítica sobre los sueños, ya que, efectivamente, es inaceptable que esta importante parte de la actividad psíquica haya merecido, por el momento, tan escasa atención. Y ello es así por cuanto el pensamiento humano, por lo menos desde el instante del nacimiento del hombre hasta el de su muerte, no ofrece solución de continuidad alguna, y la suma total de los momentos de sueño, desde un punto de vista temporal, y considerando solamente el sueño puro, el sueño 12 Pag.4
  • 5. de los períodos en que el hombre duerme, no es inferior a la suma de los momentos de realidad, o, mejor dicho, de los momentos de vigilia. La extremada diferencia, en cuanto a importancia y gravedad, que para el observador ordinario existe entre los acontecimientos en estado de vigilia y aquellos correspondientes al estado de sueño, siempre ha sido sorprendente. Así es debido a que el hombre se convierte, principalmente cuando deja de dormir, en juguete de su memoria que, en el estado normal, se complace en evocar muy débilmente las circunstancias del sueño, a privar a éste de toda trascendencia actual, y a situar el único punto de referencia del sueño en un instante en que el hombre cree haberlo abandonado. Únicamente la palabra libertad tiene el poder de exaltarme. Sin duda alguna, se basa en su única aspiración legítima. Pese a tantas y tantas desgracias como hemos heredado, es preciso reconocer que se nos ha legado una libertad espiritual. A cada uno corresponde utilizarla sabiamente. No Reducir la imaginación a la esclavitud, cuando a pesar de todo quedará esclavizada en virtud de aquello que con grosero criterio se denomina felicidad, es despojar a cuanto uno encuentra en lo más hondo de sí mismo del derecho a la suprema justicia. Tan sólo la imaginación me permite llegar a saber lo que puede llegar a ser y esto basta para mitigar un poco su terrible condena. Por otro lado está la idea de la locura, esa que solemos recluir. Se sabe que los locos son internados en méritos de un reducido número de actos reprobables, y que, en la ausencia de estos actos, su libertad (y la parte visible de su libertad) no sería puesta en tela de juicio. El autor reconoce que los locos son, en cierta medida, víctimas de su imaginación, en el sentido que ésta le induce quebrantar ciertas reglas, reglas cuya transgresión define la calidad de loco. Sin embargo, la profunda indiferencia de los locos dan muestra con respecto a la crítica de que les hacemos objeto, por no hablar ya de las diversas correcciones que les infligimos, permite suponer que su imaginación les proporciona grandes consuelos, que gozan de su delirio lo suficiente para soportar que tan sólo tenga validez para ellos. Y, en realidad, las alucinaciones, las visiones, etcétera, no son una fuente de placer despreciable. Con respecto a la LITERATURA,Bretón dice que tiene horror a un hecho porque es resultado de la mediocridad, del odio, y de vacíos sentimientos de suficiencia. Esta actitud es la que ha engendrado en nuestros días esos libros insultantes. Se alimenta incesantemente de las noticias periodísticas, y traiciona a la ciencia y al arte, al buscar halagar al público en sus gustos más rastreros; su claridad roza la estulticia, y está a altura perruna. Esta actitud llega a perjudicar la actividad de las mejores inteligencias, ya que la ley del mínimo esfuerzo termina por imponerse a éstas, al igual que a las demás. Una consecuencia agradable de dicho estado de cosas estriba, en el terreno de la literatura, en la abundancia de novelas. Todos ponen a contribución sus pequeñas dotes de «observación». No permiten tener siquiera la menor duda acerca de los personajes: ¿será este personaje rubio o moreno? ¿Cómo se llamará? ¿Le conoceremos en verano...? Todas estas interrogantes quedan resueltas desde el primer momento; no queda más libertad que la de cerrar el libro, ¿Y las descripciones? En cuanto a vaciedad, nada hay que se les pueda comparar; no son más que superposiciones de imágenes de catálogo, de las que el autor se sirve sin limitación alguna, y aprovecha la ocasión para poner bajo vista sus tarjetas postales, buscando que juntamente con él fije la atención en los lugares comunes que ofrece.. Pero no por eso se deja de perder el tiempo. La pereza, la fatiga de los demás no lo atraen. Creo que la continuidad de la vida ofrece altibajos demasiado contrastados para que mis minutos de depresión y de debilidad tengan el mismo valor que mis mejores minutos. Quiere que la gente se calle tan pronto deje de sentir.
  • 6. La insoportable manía de equiparar lo desconocido a lo conocido, a lo clasificable, domina los cerebros. El deseo de análisis impera sobre los sentimientos. De ahí nacen largas exposiciones cuya fuerza persuasiva radica tan sólo en su propio absurdo, y que tan sólo logran imponerse al lector, mediante el recurso a un vocabulario abstracto, bastante vago, ciertamente. Si con ello resultara que las ideas generales que la filosofía se ha ocupado de estudiar, hasta el presente momento, penetrasen Se Cree en la futura armonización de estos dos estados, aparentemente tan contradictorios, que son el sueño y la realidad, en una especie de el absurdo en el proceso creativo (literatura, poesía, pintura) realidad absoluta, en una sobrerrealidad o surrealidad, si así se puede llamar. Esto es la conquista que pretendo, en la certeza de jamás conseguirla, pero demasiado olvidadizo de la perspectiva de la muerte para privarme de anticipar un poco los goces de tal posesión. Inducido a «fijar mi atención en frases más o menos parciales que, en plena soledad, cuando el sueño se acerca, devienen perceptibles al espíritu, sin que sea posible descubrir su previo factor determinante». Entonces, intento correr la aventura de la poesía, reduciendo los riesgos al mínimo, con lo cual dice que sus aspiraciones eran las mismas que tengo hoy, pero entonces confiaba en la lentitud de la elaboración, a fin de hurtarme a inútiles contactos, a contactos a los que era muy hostil. Esto se debía a cierto pudor intelectual, del que todavía me queda un poco. Al término de mi vida, difícil será, sin duda, que hable como se suele hablar, que excuse el tono de mi voz y el reducido número de mis gestos. La perfección en la palabra hablada (y en la palabra escrita mucho más) me parecía estar en función de la capacidad de condensar de manera emocionante la exposición (y exposición había) de un corto número de hechos, poéticos o no, que constituían la materia en que centraba mi atención. Había llegado a la convicción de que éste, y no otro, era el procedimiento empleado por Rimbaud. Al observar una imagen comprendió en un momento que se hallaba ante una imagen de un tipo muy raro, y tuvo rápidamente la idea de incorporarla al acervo de mi material de construcciones poéticas. No hubiera concedido tal importancia a esta frase si no hubiera dado lugar a una sucesión casi ininterrumpida de frases que me dejaron poco menos sorprendido que la primera, y que le produjeron un sentimiento de gratitud tan grande que el dominio que, hasta aquel instante, había conseguido sobre mí mismo me pareció ilusorio, y comencé a preocuparme únicamente de poner fin a la interminable lucha que se desarrollaba en mi aparecieron mal pergeñados. Y en este punto llevaba razón. Ello es así por cuanto resulta muy difícil apreciar en su justo valor los diversos elementos presentes e incluso podemos decir que es imposible apreciarlos en la primera lectura. En apariencia, estos elementos son, para el sujeto que escribe, tan extraños como para cualquier otra persona, y el que los escribe recela de ellos, como es natural. Poéticamente hablando, tales elementos destacan ante todo por su alto grado de absurdo inmediato, y este absurdo, una vez examinado con mayor detención, tiene la característica de conducir a cuánto hay de admisible y legítimo en nuestro mundo, a la divulgación de cierto número de propiedades y de hechos que, en resumen, no son menos objetivos que otros muchos. Naturalmente, faltaría saber si las imágenes, en general, han sido alguna vez «evocadas». Si nos atenemos, tal como yo hago, a la definición de Reverdy, no parece que sea posible aproximar voluntariamente aquello que él denomina «dos realidades distantes». La aproximación ocurre o no ocurre, y esto es todo. Niego con solemnidad que, en el caso de Reverdy, imágenes como comporten el menor grado de premeditación. A mi juicio, es
  • 7. erróneo pretender que «el espíritu ha aprehendido las relaciones» entre dos realidades en él presentes. Para empezar, digamos que el espíritu no ha percibido nada conscientemente. Los dos términos ha surgido una luz especial, la luz de la imagen, ante la que nos mostramos infinitamente sensibles. El valor de la imagen está en función de la belleza de la chispa que produce; y, en consecuencia, está en función de la diferencia de potencia entre los dos elementos conductores. Cuando esta diferencia apenas existe, como en el caso de las comparaciones, la chispa no nace. A mi juicio, no está en la mano del hombre el poder de conseguir la aproximación de dos realidades tan distantes como aquellas a que antes nos hemos referido, por cuanto a ello se opone el principio de la asociación de ideas, tal como lo entendemos. De lo contrario, sólo nos quedaría el recurso de volver a adoptar un arte de carácter elíptico, que Reverdy condena, tal como yo lo condeno. Fuerza es reconocer que los dos términos de la imagen no son el resultado de una labor de deducción recíproca, llevada a cabo por el espíritu con el fin de producir la chispa, sino que son productos simultáneos de la actividad que yo denomino surrealista, en la que la razón se limita a constatar y a apreciar el fenómeno luminoso. Y del mismo modo que la duración de la chispa se prolonga cuando se produce en un ambiente de rarificación, la atmósfera surrealista creada mediante la escritura mecánica, que me he esforzado en poner a la disposición de todos, se presta de manera muy especial a la producción de las más bellas imágenes. El autor escribe para hacer justicia a lo maravilloso, de situar en su justo contexto este odio hacia lo maravilloso que ciertos hombres padecen, este ridículo que algunos pretenden atribuir a lo maravilloso. Digámoslo claramente: lo maravilloso es siempre bello, todo lo maravilloso, sea lo que fuere, es bello, e incluso debemos decir que solamente lo maravilloso es bello. En el ámbito de la literatura únicamente lo maravilloso puede dar vida a las obras pertenecientes a géneros inferiores, tal como el novelístico, y, en general, todos los que se sirven de la anécdota. Lo maravilloso no siempre es igual en todas las épocas; lo maravilloso participa de cierta clase de revelación general de la que tan sólo percibimos los detalles: éstos son las ruinas románticas, el maniquí moderno, o cualquier otro símbolo susceptible de conmover la sensibilidad humana durante cierto tiempo. El objeto surrealista es el pensamiento, en su aspecto de lo, de lo maravilloso, de eso que se encuentra en lo más profundo de cada hombre. Paralelismo entre DADA y SURREALISMO Los dadistas y surrealistas convergen en la idea de la libertad de los artistas en la hora de crear sus composiciones artísticas, siempre y cuando respeten a los demás, no los avasallen. Pero ven de manera diferente la concepción de la recepción de la obra: para el Surrealismo se deben aceptar todas las miradas que se tengan de una obra, mientras que el Dada, sostiene que el concepto nace en el fondo de la mente del artista y solo el comprende su significado. Otro punto en común es la visión que se tiene de la locura, el Surrealismo y el Dada la ven como la condición más pura, donde el individuo goza de la libertad, sin límites sociales, y con la imaginación ofreciéndoles lo que se necesita para ser feliz.
  • 8. Bibliografía  BRETON, ANDRÉ (1924) “Primer manifiesto surrealista”  TZARA, TRISTÁN “Manifiesto Dadaísta”