SlideShare una empresa de Scribd logo
1 de 40
Descargar para leer sin conexión
La Mediación Familiar
Guía para madres y padres
que afrontan la separación
POR SOLIDARIDAD
OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL
Créditos:
Autoría y edición:
Carlos Abril Pérez del Campo
Manahem Moya Lucas
UNAF, Unión de Asociaciones Familiares.
Con la colaboración de las analistas de género:
Elena Simón Rodríguez
Eugenia Rodríguez Navas
Diseño y maquetación: Pardedos
Depósito Legal: M-36680-2013
3
La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) es una organización sin
ánimo de lucro, de Utilidad Pública y Consultora Especial de ECOSOC,
que trabaja por los derechos y el bienestar de las familias desde 1988.
En nuestra labor de mejorar el bienestar y la convivencia familiar, he-
mos profundizado en las dinámicas por las que atraviesan las familias
y hemos abierto nuevas vías para resolver los conflictos que puedan
surgir dentro de ellas.
Con ese objetivo, UNAF decidió implantar hace más de 20 años y de
forma pionera en España, el primer servicio de mediación familiar, ya
que entendíamos que era necesario un recurso nuevo para la resolu-
ción de conflictos familiares, una vía alternativa a los procesos conten-
ciosos que se desarrollaban en los juzgados.
Fue novedosa, por aquel entonces, la idea de que las parejas se
reunieran bajo la mediación de una figura profesional que de forma
neutral y confidencial les acompañara en el proceso de recuperar el
diálogo, reorganizar su relación como padres y madres, y alcanzar
acuerdos que fueran satisfactorios para todos y, de forma especial,
para los hijos y las hijas.
En UNAF comprendimos desde el principio que la mediación y la “cul-
tura del acuerdo” que ésta propugnaba constituían un avance nece-
sario y, tras recibir la formación especializada de L’Ecole des Parents
et Educateurs Ile-de-France, nos convertimos en expertos y expertas
en mediación familiar.
Prólogo
4
La mediación familiar
Creamos primero un servicio para las parejas que afrontaban un pro-
ceso de separación o divorcio. Y después un servicio de mediación
para padres, madres e hijas e hijos adolescentes en situación de ries-
go, con el objetivo de mejorar la convivencia familiar.
A ello sumamos la formación de profesionales de la mediación, ha-
biendo completado trece promociones de mediadoras y mediadores
familiares con los máximos criterios de calidad exigidos por el Foro
Europeo de Formación en Mediación.
Sin embargo, UNAF desea ofrecer además a las propias parejas que
atraviesan un proceso de separación o divorcio algunas claves que
les ayuden a afrontarlo. Para ello reedita La Mediación familiar. Guía
para padres y madres que afrontan la separación, con información
orientativa y recomendaciones útiles sobre cómo actuar en relación
con las hijas e hijos para ayudarles a comprender los cambios y facili-
tar su adaptación a la nueva situación familiar.
5
1.-	 La mediación familiar...................................................................................7
2.-	 ¿Cuál es el camino que se tiene que recorrer en un
	 proceso de mediación familiar?..............................................................9
3.-	 Los derechos de las y los menores frente a la separación
	 de la pareja................................................................................................... 13
4.-	 Aspectos a tener en cuenta para facilitar que sus hijos e
	 hijas comprendan la nueva situación..................................................15
5.-	 Recomendaciones útiles para ayudar a hijos e hijas a
	 adaptarse a la separación de la pareja...............................................19
6.-	 Estrategias utilizadas por los hijos y las hijas frente a la
	 separación de la pareja...........................................................................25
7.-	 Los distintos tipos de custodia ............................................................ 27
8.-	 Ventajas de la mediación familiar........................................................ 33
9.-	 Cuándo no es posible la mediación familiar....................................35
10.-	 Cómo encontrar un mediador o mediadora......................................37
Índice
7
1.-	 La mediación familiar
Cada situación de se-
paración y/o divorcio
es única, al igual que
cada relación de pare-
ja. Durante el matrimo-
nio o la convivencia la
pareja trabaja conjun-
tamente para resolver
los problemas familia-
res. La paternidad, la
maternidad y la edu-
cación de las hijas e
hijos es difícil incluso
en las mejores circuns-
tancias. Cuando está
a punto de producirse
la ruptura ese “trabajar
8
La mediación familiar
en conjunto” es más difícil, y sin embargo hay nuevos problemas
que resolver. Si una vez producida la separación los progenitores
continúan sin entenderse, la relación familiar entre dos hogares dife-
rentes puede complicar aun más un trabajo que ya es complejo de
por sí.
Hoy día existe una nueva forma de resolver los conflictos que surgen
de la separación o el divorcio. Se trata de la mediación. La mediación
familiar no es una terapia para parejas cuyos miembros quieren seguir
juntos. La mediación es un instrumento para que la madre y el padre
resuelvan conjuntamente los problemas que surgen de la ruptura de
su relación.
9
2.-	 ¿Cuál es el camino que se tiene
que recorrer en un proceso de
mediación familiar?
El proceso que se va a seguir desde que se decide acudir a un servi-
cio de mediación familiar está basado en el sentido común. Desde el
primer momento el mediador o mediadora informará conjuntamente
10
La mediación familiar
de todos los detalles de la intervención, comunicando en una primera
entrevista informativa todas las peculiaridades del proceso a seguir y
entre otros aspectos aquellos relacionados con:
La necesidad de que ambos acudan a todas las entrevistas. Por re-
gla general la mediadora o el mediador se reunirá semanalmente con
ambos miembros de la pareja y solo en casos excepcionales podrá
verlos por separado.
Se indicará igualmente que la mediación es un proceso voluntario y
que, por tanto, en cualquier momento puede ser suspendida unilate-
ralmente por alguno de los miembros de la pareja o por la mediadora
o el mediador con el único compromiso de acudir a una última entre-
vista y exponer claramente el motivo que les ha llevado a no continuar
con la mediación.
También en esta entre-
vista inicial se informará
del papel que la media-
dora o el mediador va a
desempeñar en la inter-
vención, señalando que
va a servir de guía de un
proceso de negociación
entre ambos que tiene
como finalidad llegar a
acuerdos con respecto a la nueva organización familiar una vez pro-
ducida la separación o el divorcio.
Además, explicará que su papel implica mantenerse imparcial y que,
por tanto, no tiene interés en que ninguno salga más favorecido en
la negociación; el objetivo es encontrar la solución menos perjudicial
para todos los miembros de la familia. También indicará que los con-
11
Guía para madres y padres que afrontan la separación
tenidos de las entrevistas son confidenciales y que, por tanto, en caso
de no finalizarse la mediación, no podrá revelar ningún dato que pu-
diera perjudicar a alguna de las partes en un procedimiento conten-
cioso de separación o divorcio.
Seguramente aclarará que en mediación existe una “política de infor-
mación compartida”. Esto quiere decir que toda información que sea
dada a conocer a la mediadora o el mediador, proceda de quien pro-
ceda, deberá ser expuesta en la siguiente entrevista de mediación.
No existe la posibilidad de confidencias o secretos con su mediadora
o mediador.
En la intervención se podrán diferenciar claramente dos momentos o
etapas distintas: una, denominada “premediación”, en la que la me-
diadora o el mediador va a procurar obtener toda la información que
precisa tanto sobre su situación actual como sobre las circunstancias
que, según la interpretación legítima de cada cual, les ha llevado a
ella, y otra denominada “mediación”, en la que se van a abordar cada
uno de los temas objeto de negociación con la finalidad de llegar a un
punto de encuentro consensuado entre ambos. Esta segunda etapa
se iniciará únicamente si ambos miembros de la pareja están seguros
de querer seguir adelante con la separación.
Si al final de la negociación se llegan a acuerdos en todos los aspec-
tos tratados se redactará un documento que va a servir para tramitar
su separación judicial o divorcio.
13
3.-	 Los derechos de las y los
menores frente a la separación
de la pareja
Esta guía trata la separación y el divorcio desde la perspectiva de
lo que las hijas e hijos necesitan de sus progenitores. Está pensada
para ayudarles a usar la mejor información disponible en relación con
las necesidades de unas y otros cuando la pareja ya no vive junta. Si
esta información es integrada con su propia experiencia como madre/
padre, puede ayudarle a evitar algunos errores comunes y facilitar la
adaptación de las niñas y niños a su nueva situación familiar.
Sus hijas e hijos tienen derecho a:
	 Desarrollar y mantener una relación independiente con
ambos progenitores.
	 Estar al margen del conflicto entre ellos.
	 No tener que tomar decisiones que desbordan sus posi-
bilidades y que son exclusiva responsabilidad de las per-
sonas adultas a su cuidado. Por ejemplo, elección de la
14
La mediación familiar
persona con la que van a convivir o el tiempo a pasar con
cada progenitor con el que no conviven habitualmente.
	 No tener que tomar parte, defender o infravalorar la im-
portancia de su madre o de su padre.
	 Ser guiados/as, educados/as y alimentados/as por cada
miembro de la pareja, sin la interferencia del otro.
	 Que sus necesidades materiales sean sufragadas por am-
bos, de acuerdo a su capacidad económica y de forma
independiente al tiempo que pasan con cada uno/a de
ellos/as.
	 Disfrutar de la compañía de cada uno/a, al margen de si
contribuyen o no económicamente a sus necesidades.
	 Disponer de un espacio personal en casa de cada uno de
sus progenitores.
	 Desarrollar y mantener relaciones con otras personas
adultas (familiares, nueva pareja, etc.), mientras éstas no
interfieran o reemplacen la relación de la menor o el me-
nor con su progenitor.
	 Confiar en que ambos progenitores cumplirán los com-
promisos adquiridos en su separación, con respecto, tan-
to a las necesidades afectivas de contacto como econó-
micas.
15
4.-	 Aspectos a tener en cuenta
para facilitar que sus hijos e
hijas comprendan la nueva
situación
Cualquier cambio familiar afecta a hijos e hijas; la ruptura de la pare-
ja conlleva un proceso de adaptación que puede ser difícil para el/la
menor.
Sin embargo, estos nunca deben ser considerados demasiado jóve-
nes para poder recibir una explicación sobre la separación conviven-
cial de sus progenitores. Los niños y las niñas con edad suficiente
para reconocer la existencia diferenciada de ambos progenitores de-
ben recibir información sobre la separación.
Con frecuencia, estos no manifiestan abiertamente su aflicción ni son
conscientes de los cambios que va a suponer para sus vidas la nueva
situación. Por ello, los progenitores deben de ser claros y concisos a
la hora de explicar a sus hijos e hijas lo que va pasar, y hacerlo de ma-
nera que lo puedan entender. El modo variará según la edad, la ma-
durez y comprensión de cada menor. Pero, sin duda, lo peor que se
16
La mediación familiar
puede hacer es intentar que no se enteren, mentirles o adoptar una
aptitud evasiva sobre el tema.
La explicación sobre la separación a los hijos e hijas es un momento
muy duro para padres y madres, por ello es habitual que surjan innu-
merables resistencias que deben ser vencidas mediante una prepara-
ción conjunta de ambos progenitores.
Explicar de forma serena, clara y directa que la ruptura es entre la
pareja, puede suavizar el miedo, casi universal, de la infancia de que
si el padre y la madre pueden llegar a separase entre ellos también
pueden hacerlo de sus hijos e hijas.
No imputar la culpa a ningún progenitor, ni directa ni indirectamente,
permite que los/as menores no tengan que tomar partido ni etiquetar
a los progenitores como bueno/a o como malo/a.
17
Guía para madres y padres que afrontan la separación
Es importante enfatizar el hecho de que la decisión de la separación
es meditada y firme, que no existe vuelta atrás y que, por lo tanto, los
hijos y las hijas no pueden hacer nada para que la pareja vuelva a
unirse.
También es necesario darles una visión de lo que va a pasar en el fu-
turo. Ser realistas y centrarse en áreas de gran interés como los posi-
bles cambios en planes de vida o escolares.
Por último, es importante animar a los hijos y a las hijas para que ha-
gan todas las preguntas que les permitan aclarar sus dudas sobre la
nueva situación familiar.
Básicamente los menores tienen que saber tres
cuestiones:
Que siguen teniendo a ambos progenitores:
Los/as menores en edades tempranas pueden tener problemas
con esto. Después de todo, uno de sus progenitores se va a
marchar de casa. Los niños y las niñas pueden cambiar de casa
o de colegio, necesitan saber qué sucede con todos los cam-
bios y asegurarles que ambos siempre estarán ahí, que el cari-
ño hacia ellos y ellas no se ha modificado.
No es su culpa:
Los niños y las niñas no tienen conocimiento de la relación de
la pareja ni de las causas reales de su ruptura. Pueden magnifi-
car lo que sienten para parar una separación o intentar asumir
la responsabilidad. Los hijos e hijas necesitan entender que no
son la causa de esa ruptura, que no tienen que tomar partido,
18
La mediación familiar
que sus progenitores
les quieren y que se-
guirán formando parte
de su vida.
Podrán ver a sus pa-
dres o madres:
La familia que ellos co-
nocen va a cambiar,
todo será diferente.
Los cambios van a ser
muy grandes para los/
as menores, su rutina
del día a día se vuelve muy importante. Por tanto, es conve-
niente dejar claro a los hijos y las hijas que seguirán viendo a su
papá o a su mamá a menudo y con regularidad.
19
5.-	 Recomendaciones útiles
para ayudar a hijos e hijas a
adaptarse a la separación de
la pareja
- Prepararse para escuchar y tranquilizar. Un niño o una niña puede
necesitar que se les hable y se les convenza de que él o ella no pue-
den hacer nada para evitar la separación. Los niños y las niñas suelen
necesitar hablar de ello y volver sobre el mismo tema una y otra vez.
Hay que ser pacientes e intentar ayudarles.
- Dedique un tiempo especial a sus hijos e hijas. Es algo que ambos
deben hacer. “Especial” no significa hacer regalos o permitir acostarse
tarde, sino ser conscientes de sus necesidades vitales y emocionales.
Ayuda el hecho de que los niños y las niñas hablen, que se sientan a
gusto y se encuentren dentro de una rutina familiar.
- Favorecer el respeto y el amor hacia el otro progenitor. Puede ser
duro si su pareja le ha herido. Pero siguen siendo sus hijos e hijas y
cualquiera que sea el final de su relación conyugal, ellos y ellas no
son culpables. Porque son dos los progenitores de los/as menores,
pueden y deben seguir siendo una “familia” para ellos y ellas. La ira y
la amargura continuadas hacia la expareja puede hacerles más daño
que la propia ruptura. Su expareja sigue siendo el padre o la madre y
20
La mediación familiar
los/as menores no deben sentir-
se culpables de quererle.
- No permita que sus hijos e hi-
jas sean objeto de sus disputas.
No deje que discusiones o gritos
puedan quedar grabadas en su
memoria. El/la menor no puede
ser una ayuda en una discusión,
apárteles de las luchas familiares
y no les pongan en situación de tener que escoger entre ambos.
- El sentirse culpable puede interferir en la educación de sus hijos
e hijas. Los niños y las niñas necesitan un control continuado. Dema-
siada permisividad o indecisión por parte de los progenitores puede
ser contraproducente. Necesitan saber cuáles son sus obligaciones y
dónde están los límites. Sienten confusión cuando se les deja hacer
cosas que saben que están mal. Los niños y las niñas necesitan lide-
razgo y en ocasiones autoridad. Los progenitores deben saber decir
“no” cuando es necesario.
- Deje que tomen parte en los planes de futuro. Esto puede ser tan
sencillo como dejarles escoger el color de su nueva habitación, o ayu-
darles a elegir piso, etc.; y si son mayores conociendo qué decisiones
hay que tomar referentes a su vida. Pero es importante que el niño o
la niña no tenga que tomar decisiones como: “¿Quieres de verdad ver
a papá/mamá este fin de semana?” No es jugar limpio con el niño o la
niña ni con el otro progenitor y puede que así su hijo o hija se sienta
culpable al hacer algo tan natural como ver al otro progenitor.
- No haga preguntas sobre su expareja. Sus hijos e hijas son leales a
ambos y no desean hacer daño a ninguno. No se les puede preguntar
sobre la vida que lleva su expareja, pero si da una información volun-
taria, acéptela. El menor o la menor podría adoptar una actitud poco
comunicativa si siente que se le examina sobre la vida de su padre o
de su madre.
21
Guía para madres y padres que afrontan la separación
- Procure cambiar mínimamente. Hijos e hijas necesitan un senti-
miento de continuidad y les cuesta hacer frente a demasiados cam-
bios de golpe. Hay que dejar que el tiempo les permita ir acostum-
brándose a los cambios originados como consecuencia de la ruptura.
En definitiva, la actitud con la que los progenitores afronten la ruptu-
ra convivencial puede minimizar o agravar las consecuencias que esta
tenga para los niños y las niñas. En el siguiente cuadro se señalan cuá-
les son los comportamientos con los que usted puede ayudar o perju-
dicar a sus hijos e hijas en el proceso de elaboración y aceptación de
la ruptura.
Perjudiciales
1.	 Ofrecer falsas esperanzas de reconciliación.
2.	 Situar a los hijos e hijas en medio del conflicto.
3.	 Solicitarles que actúen como mensajeros o espías.
4.	 Amenazar a los/as menores con abandonarlos/as.
5.	 Hacer más cambios de los necesarios en la vida de los/as menores
6.	 Buscar el apoyo emocional esencialmente en los hijos e hijas.
7.	 Hacer comentarios negativos o descalificar al otro progenitor
Beneficiosos
1.	 Tranquilizar a los hijos e hijas diciendo que no son causa de la
ruptura.
2.	 Mantener los roles de personas adultas y padres/madres.
3.	 Permitir a los niños y a las niñas expresar sentimientos acerca de
la ruptura.
4.	 Proveer estabilidad y continuidad en la vida de los hijos y las hijas.
5.	 Tranquilizarles diciéndoles que estarán seguros/as y cuidados/as.
6.	 Hacerles saber que son queridos/as y deseados/as por ambos pro-
genitores.
7.	 Buscar apoyo emocional en otras personas adultas.
22
La mediación familiar
Consejos para manejar los intercambios de los hijos
y las hijas entre ambas partes
Preparando la salida:
	 Establece y mantén una rutina en los momentos anteriores a que tu
hijo o hija salga hacia el otro hogar, leer un libro, jugar con él/ella,
etc.
	 Implanta y oblígate a mantener un ritual de despedida que siem-
pre sea igual y no esté sujeto a las posibles alteraciones emociona-
les que en muchas ocasiones dominan esos momentos, como, por
ejemplo, beso de despedida o abrazo y al salir. Trasmite un mensaje
similar a “te quiero mucho y nos vemos de nuevo pronto”.
	 Permítele que en la maleta lleve algún objeto personal de su agra-
do, por ejemplo, un animal de peluche, un muñeco, su juego favori-
to, etc.
Durante el intercambio:
	 Ten al niño o niña preparado/a con tiempo. Sé puntual siempre si
estás recogiéndole o dejándole.
	 Sé educado/a y respetuoso/a con el otro progenitor. Evita discusio-
nes o información irrelevante en los momentos de intercambio.
	 Si el/la menor está siendo tratado/a médicamente, asegúrate de en-
tregar instrucciones adecuadas para la administración de su medi-
cación.
	 Considera la posibilidad de acordar un sitio neutral para realizar los
intercambios si tenéis dificultades para no discutir en presencia del/
de la menor, tales como guardería, escuela, etc.
	 Los intercambios son momentos muy delicados ya que conllevan
para hijos e hijas una intensa carga emocional. Son momentos en
los que tienen que enfrentarse, por un lado, a la despedida de su
padre o de su madre y, por otro, a la ilusión que les produce el
reencuentro con su otro progenitor. Si es posible, es conveniente
acordar la recogida y/o entrega de los y las menores en su centro
23
Guía para madres y padres que afrontan la separación
escolar, ya que ello evita que se tengan que someter a la ambiva-
lencia emocional anteriormente descrita y nos sirve para prevenir
discusiones parentales en su presencia.
Preparando el regreso:
 No te sorprendas si el/la niño/a se
comporta mal o adopta una actitud re-
traída cuando llega a casa.
 Admite que tu hijo o hija puede nece-
sitar algún tiempo de soledad al regre-
sar a casa. Permítele pasar un tiempo
de tranquilidad, si ese es su deseo.
 Reconoce y respeta que a lo mejor
no desee hablar acerca del tiempo que
pasó con su otro progenitor. No le fuer-
ces a hablar de ello ni le sometas a in-
terrogatorios que únicamente bloquea-
rán vuestra comunicación. Sé paciente y espera a que te cuente lo
que desee contarte.
Consejos para facilitar la adaptación de los hijos e
hijas a sus dos hogares
Condiciones básicas para crear un hogar cómodo y seguro:
	 Establece un espacio personal para tu hijo/a. Es importante que ten-
ga su propia cama. Si no puede tener su propia habitación, búscale
un lugar adecuado para sus objetos personales.
	 Facilítale artículos de aseo y cambios de ropa adecuados, incluyen-
do zapatos, calcetines, pijamas y ropa interior en cada casa.
	 Permítele que contacte con la otra parte por teléfono a diario, si así
lo desea. Asegúrale la privacidad de sus conversaciones. Evita lla-
marle en los momentos previos a que tenga que ir a la escuela, vaya
a acostarse o durante sus programas favoritos de televisión.
24
La mediación familiar
	 Permítele tener un retrato de su otro/a progenitor/a en ambos hoga-
res.
	 Usa un calendario que refleje los días en que estará conviviendo
con cada uno/a.
Organizar situaciones predecibles y que fomenten la seguridad de
los hijos e hijas en cada hogar:
	 Establece y mantén rutinas y estructuras similares. Si es posible, lle-
ga a un acuerdo en cuanto a la hora de acostarse, labores hogare-
ñas, rituales y tareas escolares. Esto ayuda a ambas partes.
	 Instaura y mantén reglas y procedimientos disciplinarios consisten-
tes. Aunque los niños/as se adaptan perfectamente a diferentes re-
glas en distintos ambientes, la adhesión a los mismos procedimien-
tos facilita su adaptación y ajuste.
	 Negocia y establece algún tipo de responsabilidad para tu hijo/a.
Los niños y las niñas adquieren un sentir de pertenencia y crean
confianza en sí mismos al contribuir en la familia. Las labores hoga-
reñas, conforme al nivel de desarrollo del menor o la menor, ayudan
a fomentar su lugar en la familia.
	 Haz que el tiempo que pasas con él o ella sea lo más natural posi-
ble. No es necesario ocupar el tiempo siempre con “eventos espe-
ciales”. Estar con él/ella al acostarse, apoyarle en los deberes de la
escuela y compartir actividades divertidas, como jugar, leer libros o
ver una película familiar, son importantes.
	 Dedica un tiempo personal, uno a uno, con cada uno/a de tus hijo/
as. Esto es especialmente importante cuando se empieza a introdu-
cir una nueva pareja.
	 Ayúdale a hacer amistades en ambos entornos familiares, invitándo-
les a casa o llevándoles con vosotros/as a otras actividades de ocio.
	 Comparte la información sobre tu hijo/a con el otro progenitor. Man-
tén al día la información sobre visitas y recomendaciones médicas,
temas escolares tales como notas, tareas, actuaciones, etc.
25
6.-	 Estrategias utilizadas por los
hijos y las hijas frente a la
separación de la pareja
-	 Estrategias de reconciliación.
	 Puede expresarse mediante comportamientos sintomáticos o re-
gresivos. El niño o la niña intenta así mantener a los progenitores
juntos.
-	 Estrategia para reducir la angustia de la separación.
	 Reacciones emotivas intensas durante las visitas o intercambios
por volver a experimentar la ansiedad de la separación.
- 	 Estrategia para provocar tensiones.
	 Para reducir la tensión existente entre el padre y la madre, el niño
o la niña puede ofrecerse como “chivo expiatorio” con el fin de
centrar la tensión en él o ella.
- 	 Estrategia para comprobar el amor.
	 El niño o la niña que teme perder a su padre o su madre tenderá a
verificar el amor que sienten por él/ella acaparando su atención.
La mediación familiar
26
-	 Estrategia para comprobar la lealtad.
	 Los hijos o las hijas pueden tender a sentirse divididos entre el pa-
dre y la madre y ello les lleva a no manifestarse de forma natural
sino en función de lo creen que cada uno de sus progenitores es-
pera de ellos/ellas.
- 	 Estrategia de búsqueda de equilibrio y de justicia absoluta.
	 Realizan intentos por compensar e igualar las concesiones entre el
padre y la madre, tratando de esta forma de evitar conflictos.
- 	 Estrategia para proteger la autoestima de los niños o las niñas.
	 Los niños o las niñas que se convierten en receptores del rencor
de un progenitor hacia el otro tienden a distanciarse del adulto
causante de ese malestar.
- 	 Estrategia para proteger la autoestima del padre y de la madre.
	 Si los hijos y las hijas observan la fragilidad de sus progenitores
tenderán a convertirse en su apoyo emocional.
- Estrategia para alentar un es-
tilo de vida permisivo.
Los/as menores pueden mani-
pular el divorcio en su propio
beneficio. Estos niños o niñas
no muestran mucha angustia
emocional. Pueden expresar
una falta de lazos con alguno
de sus progenitores o una reti-
rada del conflicto parental.
27
7.-	 Los distintos tipos de custodia
Custodia monoparental o en exclusividad
Es la forma de custodia más frecuente. Se basa en una decisión del
juez/a o de la pareja por la que se otorga la custodia exclusiva a una
de las partes, lo que conlleva la responsabilidad del cuidado y aten-
ción diaria de los/las menores, fijando un régimen de visitas y comuni-
caciones para el padre o la madre no custodio.
El progenitor no custodio tiene capacidad de decisión en todas aque-
llas cuestiones que afectan al ámbito de la patria potestad sobre los/
as menores, es decir, sobre todos aquellos temas que se consideran
trascendentales en la vida y el desarrollo de los hijos e hijas, tales
como su salud, educación, formación, etc.
Custodia repartida
Este tipo de custodia permite a cada una de las partes tener al hijo/a
o hijos/as, durante una parte del año o tenerlos/as en años alternos.
28
La mediación familiar
Cada padre o madre tiene derechos de visita recíprocos y ejerce con-
trol exclusivo sobre el niño o la niña mientras permanece bajo su cus-
todia.
Este tipo de custodia se suele llevar a cabo otorgando la custodia a
una de las partes durante el curso escolar y a la otra durante los pe-
ríodos de vacaciones.
La custodia repartida se ha aceptado a veces, o bien en casos en que
los padres y madres viven muy alejados geográficamente de forma
que las visitas frecuentes son prácticamente imposibles, o en casos
en que los progenitores viven muy cerca y esa misma proximidad mi-
nimiza los problemas para los niños y las niñas.
Custodia partida
El factor que distingue a la custodia partida es que se concede la cus-
todia de uno o más de los hijos/as a una de las partes y los restantes
hijos/as a la otra.
En general este tipo de custodia no se concede a no ser que haya ra-
zones importantes para ello, entre las que se podrían citar una historia
previa de separación; una relación fraternal destructiva; una toma de
partido o posicionamiento irreductible que aconsejen la separación
de los hermanos o hermanas; la imposibilidad, ya sea material o de
otro tipo, de una de las partes de hacerse cargo de la totalidad de los
hijos/as, etc.
Custodia conjunta o compartida
Este tipo de custodia se basa en el concepto de co-parentalidad, es
decir, igual implicación de ambas partes en la crianza de los hijos e hi-
jas. Consiste, básicamente, en el reparto del tiempo en que cada uno
de los progenitores va a asumir en exclusiva el ejercicio de la respon-
29
sabilidad parental. Durante esos periodos de tiempo, la persona que
no convive con los/las menores se relaciona con ellos/as en función
del régimen de visitas que se haya establecido a tal fin.
Existen diferentes modalidades de custodia conjunta en función de la
cantidad de tiempo que hijos e hijas pasen con cada una de las partes
o en base al destino que se establezca para la residencia familiar.
Algunas particularidades a tener en cuenta sobre los
diferentes tipos de custodia
En Estados Unidos la custodia exclusiva consiste en que la represen-
tación legal del/de la menor la asume un solo progenitor y, normal-
mente, incluye también la custodia residencial. En España, lo más fre-
cuente es que solo implique la residencia, pero no la representación,
ya que la patria potestad suele ser compartida.
La custodia parti-
da en general está
contraindicada (por
los sentimientos
de abandono y ce-
los que se pueden
crear en los/as me-
nores) a no ser que
se den relaciones
fraternales destruc-
tivas, en cuyo caso
se deben arbitrar
sistemas de visitas
que permitan la in-
teracción entre hermanos/as. Si fallece el progenitor con la custodia,
en EEUU se suele aplicar la doctrina de la reversión, según la cual pre-
30
La mediación familiar
valecen los derechos del progenitor (que no tenía la custodia) sobre los
de la persona con la que había contraído nuevas nupcias la persona
fallecida.
La custodia partida suele sustituir a un acuerdo original de custodia
exclusiva, en la cual los motivos fundamentales del cambio son:
La elección posterior de los niños y las niñas al pasar a otras eta-
pas del desarrollo.
La incapacidad de algún progenitor para manejarlos/as.
La necesidad del/de la menor de intensificar la relación con el pro-
genitor del mismo sexo.
La percepción positiva o negativa por parte del niño o niña de las
nuevas parejas de sus progenitores. Por ejemplo: conflictos con el
padrastro/madrastra; deseo de formar parte de una familia con dos
figuras parentales, etc.).
De los estudios realizados sobre custodia conjunta se desprende:
Que requiere de respeto mutuo, armonía y colaboración entre los o
las ex cónyuges para que puedan resolver las cuestiones relaciona-
das con los hijos e hijas sin demasiados conflictos (Arditti, 1992; Mac-
coby y Mnookin 1992; Kelly 1993; Stephens, Freedman y Hess 1993;
Bender 1994).
Que cuando la relación entre los padres/madres continua siendo hos-
til, la custodia legal conjunta aumenta los conflictos y los litigios entre
ellos/as (Emery 1994; Matthews y Wyer 1991) contribuyendo también al
mantenimiento de los procesos familiares disfuncionales (Opie, 1993)
que, a su vez, provocan más problemas de adaptación en los hijos e
hijas (Emery 1994; Maccoby y Mnookin 1992).
31
Guía para madres y padres que afrontan la separación
En definitiva, aunque los
hijos e hijas se pueden be-
neficiar de la implicación
de ambos progenitores
en la custodia conjunta, lo
más probable es que sólo
sean determinados tipos
de familias las que puedan
convertir esta custodia en
una relación positiva y re-
lativamente libre de estrés
(Hetherington y Stanley-
Hagan 1997).
Características de los progenitores en los que la
custodia compartida se muestra eficaz
-	 Personas comprometidas en conseguir que la custodia conjunta
funcione, debido a su amor por sus hijos/as y a su deseo de estar
implicadas en sus vidas.
-	 Personas que tienen una buena comprensión de sus roles de pa-
rentalidad o marentalidad respectivos en un plan de custodia con-
junta y están dispuestas y son capaces de negociar cuando tienen
diferencias.
-	 Personas que son capaces de dar prioridad a las necesidades de
sus hijos e hijas y están dispuestas a organizar su estilo de vida de
forma que se adecue a las necesidades de sus hijos e hijas.
-	 Personas que son capaces de separar los roles marido/mujer o
“miembro de la pareja” (con los que comenzaron los problemas) de
sus roles de padres y madres.
-	 Personas con un nivel razonable de comunicación y deseo de coo-
perar.
32
La mediación familiar
-	 Personas que tienen la flexibilidad potencial para introducir cam-
bios en el acuerdo de custodia conjunta, conforme cambian las
necesidades educativas de sus hijos e hijas.
Diferentes tipos de parentalidad en función de
las prácticas de crianza ejercidas por ambos
progenitores (Maccoby y colaboradores 1993)
-	 Padres y madres cooperativos/as que se caracterizan por hablar
sobre sus hijos/as, evitar enfrentamientos y apoyarse en sus es-
fuerzos en la crianza de sus menores.
-	 Padres y madres conflictivos/as que suelen hablar sobre sus hijos/
as pero criticándose, actuando a la defensiva y de forma hostil e
intentando minar las prácticas de crianza del otro o de la otra.
-	 Padres y madres desconectados/as que se implican en la vida de
sus hijos/as pero adoptando un modelo “paralelo de crianza”, cada
uno/a con su propio estilo y sin interferir en las prácticas de crianza
del otro o de la otra.
33
8.-	 Ventajas de la mediación
familiar
El proceso que se sigue en mediación familiar posee, en sí mismo,
una serie de características que le convierten en una alternativa su-
mamente ventajosa a la hora de afrontar una ruptura matrimonial o
convivencial cuando se tienen hijos e hijas en común. A continuación
se describen algunas de estas peculiaridades:
Permite el restablecimiento de la comunicación entre ambos progeni-
tores, ofreciendo a la pareja un espacio, neutral y confidencial donde
hablar de los problemas que les preocupan con respecto a su sepa-
ración.
34
La mediación familiar
Fomenta en los/as participantes actitudes de colaboración frente a las
de confrontación propias de un procedimiento contencioso. En una
mediación, ambos progenitores están de un mismo lado, del lado de
la familia y, por tanto, son capaces de priorizar un interés compartido,
como es la parentalidad, frente a los intereses personales.
Ofrece al padre y a la madre la oportunidad de tomar sus propias de-
cisiones con respecto al porvenir de sus hijos e hijas, sin que nadie
deba hacerlo en su lugar. El acuerdo que se busca es “su acuerdo”
y la búsqueda se realiza por ambos progenitores de forma conjunta.
Facilita la posibilidad de aprender nuevas maneras de encontrar solu-
ciones a los problemas tantas veces discutidos entre la pareja. Nue-
vas formas de encontrar zonas de consenso que en un futuro pueden
ayudarles a dar respuestas en común a los problemas que puedan
surgir una vez producida la ruptura.
Por último, la mediación fami-
liar es claramente beneficiosa
para hijos e hijas ya que, en
ella, se van a analizar los com-
portamientos y las actitudes
que se deben tener a la hora
de minimizar las consecuen-
cias que la ruptura puede te-
ner en el proceso adaptativo
de los/as menores a la nueva
situación familiar.
35
9.-	 Cuándo no es posible la
mediación familiar
El planteamiento del que
parte la mediación es tan
atractivo que puede dar
lugar a una visión exce-
sivamente optimista de la
misma, llegándose inclu-
so al error de creer que
la mediación es la solu-
ción para todo tipo de
problemas.
Es por ello por lo que se debe reconocer con humildad que esta in-
tervención, como cualquier otra, tiene sus limitaciones; esencialmente
porque trabaja partiendo de la libre voluntad de las partes, y allí don-
de ésta se encuentre mediatizada por alguna circunstancia, la media-
ción estará siempre contraindicada.
36
La mediación familiar
En este sentido, la mediación familiar no puede ser la solución para
aquellos casos en los que:
	 Algún miembro de la pareja no ejerce el control sobre su voluntad
y, por lo tanto, es incapaz de asumir los compromisos adquiridos o
incluso de adquirir compromiso alguno. Situaciones tales como al-
coholismo, toxicomanía, ludopatía etc., requieren de un tratamiento
previo al inicio de un proceso de mediación familiar.
 Tampoco es posible
la mediación en todos
aquellos supuestos
en los que uno de los
miembros de la pareja
o sus hijos e hijas sean
objeto de violencia fa-
miliar, porque en estos
casos las decisiones
estarán inevitablemen-
te condicionadas por el
desequilibrio de poder
que existe entre la pa-
reja, llegando a influir en
los acuerdos el temor al
otro, con el consiguien-
te riesgo para los miem-
bros de la unidad fami-
liar víctimas de la violencia y el incremento de la probabilidad de
incumplir el acuerdo.
10.-
37
10.-	 Cómo encontrar un mediador
o mediadora
La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) es una organización ads-
crita al Forum Europeo de Formación en Mediación y, por tanto, los
mediadores y mediadoras que trabajan en ella están debidamente
formados y sujetos a un código de conducta profesional.
38
La mediación familiar
Una vez que usted elija el servicio de mediación que le va a atender
le interesaría obtener respuesta a las siguientes preguntas:
¿Qué tipo de formación en mediación posee el/la profesional que le
va a atender?
¿Desde cuándo lleva realizando mediación?
¿Qué tipo de mediación lleva a cabo? Mediación parcial dirigida a con-
sensuar exclusivamente las responsabilidades parentales o mediación
integral que abarca además la resolución de los aspectos económi-
cos de la ruptura.
¿Cuál es su coste económico?
¿Cuánto tiempo durará el proceso de mediación?
UNAF promueve la mediación como una vía de resolución de los pro-
blemas familiares, y cree que los mediadores/as han de ser profesio-
nales con la debida formación. En nuestro país ya existen legislacio-
nes en diversas autonomías sobre mediación familiar, consúltelas y
conozca sus derechos.
Depende de usted el que escoja al mejor mediador o mediadora para
su familia.
Alberto Aguilera 3,1º izda
28015 Madrid
Tlf.: 91 446 31 62 // 50 - Fax: 91 445 90 24
unaf@unaf.org
www.unaf.org
www.mediador.org
DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA
Trabajamos por el bienestar
de las familias
POR SOLIDARIDAD
OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL

Más contenido relacionado

La actualidad más candente

Cuestionarios sobre violencia de genero
Cuestionarios sobre violencia de generoCuestionarios sobre violencia de genero
Cuestionarios sobre violencia de genero
silvianoguera
 
Diapositivas retardo mental
Diapositivas retardo mentalDiapositivas retardo mental
Diapositivas retardo mental
leidy555555
 

La actualidad más candente (20)

Parafilias
ParafiliasParafilias
Parafilias
 
Trastornos depresivos
Trastornos depresivosTrastornos depresivos
Trastornos depresivos
 
DSM 5: Clasificación general de los Trastornos Mentales y Trastornos del Desa...
DSM 5: Clasificación general de los Trastornos Mentales y Trastornos del Desa...DSM 5: Clasificación general de los Trastornos Mentales y Trastornos del Desa...
DSM 5: Clasificación general de los Trastornos Mentales y Trastornos del Desa...
 
trastornos de la conducta
trastornos de la conducta trastornos de la conducta
trastornos de la conducta
 
Psiquiatría trastorno paranoide de la personalidad
Psiquiatría   trastorno paranoide de la personalidadPsiquiatría   trastorno paranoide de la personalidad
Psiquiatría trastorno paranoide de la personalidad
 
Transtornos mentales
Transtornos mentalesTranstornos mentales
Transtornos mentales
 
Trastornos del neurodesarrollo
Trastornos del neurodesarrolloTrastornos del neurodesarrollo
Trastornos del neurodesarrollo
 
Somatización
SomatizaciónSomatización
Somatización
 
Trastorno de Personalidad evitativa
Trastorno de Personalidad evitativaTrastorno de Personalidad evitativa
Trastorno de Personalidad evitativa
 
Acerca del narcisismo
Acerca del narcisismoAcerca del narcisismo
Acerca del narcisismo
 
Parafilias
ParafiliasParafilias
Parafilias
 
Complejo de castracion.
Complejo de castracion.Complejo de castracion.
Complejo de castracion.
 
Trastornos del neurodesarrollo
Trastornos del neurodesarrolloTrastornos del neurodesarrollo
Trastornos del neurodesarrollo
 
Cuestionarios sobre violencia de genero
Cuestionarios sobre violencia de generoCuestionarios sobre violencia de genero
Cuestionarios sobre violencia de genero
 
Historia clinica (trevor reznik )
Historia clinica (trevor reznik )Historia clinica (trevor reznik )
Historia clinica (trevor reznik )
 
Diapositivas retardo mental
Diapositivas retardo mentalDiapositivas retardo mental
Diapositivas retardo mental
 
Psicopatología de la atención y la orientación
Psicopatología de la atención y la orientaciónPsicopatología de la atención y la orientación
Psicopatología de la atención y la orientación
 
PARAFILIAS
PARAFILIASPARAFILIAS
PARAFILIAS
 
fantasias sexuales TALLER
 fantasias sexuales TALLER fantasias sexuales TALLER
fantasias sexuales TALLER
 
Orientacion sexual en el adolescente
Orientacion sexual en el adolescenteOrientacion sexual en el adolescente
Orientacion sexual en el adolescente
 

Similar a La mediación familiar. Guía para padres y madres que afrontan la separación (UNAF)

Nociones sobre Mediación Familiar en Chile
Nociones sobre Mediación Familiar en ChileNociones sobre Mediación Familiar en Chile
Nociones sobre Mediación Familiar en Chile
RafaelaPerezZ
 
Mediacion familiar4_IAFJSR
Mediacion familiar4_IAFJSRMediacion familiar4_IAFJSR
Mediacion familiar4_IAFJSR
Mauri Rojas
 
Revista digital mundo mediación.
Revista digital mundo mediación.Revista digital mundo mediación.
Revista digital mundo mediación.
madop_madrid
 
Mediación familiar
Mediación familiarMediación familiar
Mediación familiar
jaleni27
 
La NegociacióN Familiar1
La NegociacióN Familiar1La NegociacióN Familiar1
La NegociacióN Familiar1
Isabel Chamorro
 
L A N E G O C I A C IÓ N F A M I L I A R
L A  N E G O C I A C IÓ N  F A M I L I A RL A  N E G O C I A C IÓ N  F A M I L I A R
L A N E G O C I A C IÓ N F A M I L I A R
Isabel Chamorro
 
2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef
2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef
2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef
amautajara
 

Similar a La mediación familiar. Guía para padres y madres que afrontan la separación (UNAF) (20)

Guía prática del buen divorcio
Guía prática del buen divorcioGuía prática del buen divorcio
Guía prática del buen divorcio
 
Porqué de la custodia compartida por Carrion y Asociados
Porqué de la custodia compartida por Carrion y AsociadosPorqué de la custodia compartida por Carrion y Asociados
Porqué de la custodia compartida por Carrion y Asociados
 
Respuestas a la incertidumbre de la custodia
Respuestas a la incertidumbre de la custodiaRespuestas a la incertidumbre de la custodia
Respuestas a la incertidumbre de la custodia
 
Informe "Valoración de la mediación familiar en España" (UNAF)
Informe "Valoración de la mediación familiar en España" (UNAF)Informe "Valoración de la mediación familiar en España" (UNAF)
Informe "Valoración de la mediación familiar en España" (UNAF)
 
Separacion divorcio-parte2
Separacion divorcio-parte2Separacion divorcio-parte2
Separacion divorcio-parte2
 
Nociones sobre Mediación Familiar en Chile
Nociones sobre Mediación Familiar en ChileNociones sobre Mediación Familiar en Chile
Nociones sobre Mediación Familiar en Chile
 
Custodia compartida qué es
Custodia compartida qué esCustodia compartida qué es
Custodia compartida qué es
 
13 los hijos ante el divorcio
13 los hijos ante el divorcio13 los hijos ante el divorcio
13 los hijos ante el divorcio
 
Mediacion familiar4_IAFJSR
Mediacion familiar4_IAFJSRMediacion familiar4_IAFJSR
Mediacion familiar4_IAFJSR
 
Procesos de separación y divorcio conflictivos: Mediación terapéutica o terap...
Procesos de separación y divorcio conflictivos: Mediación terapéutica o terap...Procesos de separación y divorcio conflictivos: Mediación terapéutica o terap...
Procesos de separación y divorcio conflictivos: Mediación terapéutica o terap...
 
Divorcio en niños y adolescentes.pdf
Divorcio en niños y adolescentes.pdfDivorcio en niños y adolescentes.pdf
Divorcio en niños y adolescentes.pdf
 
Guia de acogimiento familiar
Guia de acogimiento familiarGuia de acogimiento familiar
Guia de acogimiento familiar
 
Revista digital mundo mediación.
Revista digital mundo mediación.Revista digital mundo mediación.
Revista digital mundo mediación.
 
Mediación familiar
Mediación familiarMediación familiar
Mediación familiar
 
Guía de Parentalidad Positiva
Guía de Parentalidad PositivaGuía de Parentalidad Positiva
Guía de Parentalidad Positiva
 
Guía divorciov05
Guía divorciov05Guía divorciov05
Guía divorciov05
 
La NegociacióN Familiar1
La NegociacióN Familiar1La NegociacióN Familiar1
La NegociacióN Familiar1
 
L A N E G O C I A C IÓ N F A M I L I A R
L A  N E G O C I A C IÓ N  F A M I L I A RL A  N E G O C I A C IÓ N  F A M I L I A R
L A N E G O C I A C IÓ N F A M I L I A R
 
Diapositiva de Investigación II Paz SilvaSilvia Ligia Julio 2020.pdf
Diapositiva de Investigación II Paz SilvaSilvia Ligia Julio 2020.pdfDiapositiva de Investigación II Paz SilvaSilvia Ligia Julio 2020.pdf
Diapositiva de Investigación II Paz SilvaSilvia Ligia Julio 2020.pdf
 
2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef
2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef
2009 marco-minimos-asegurar-calidad-pef
 

Más de Unión de Asociaciones Familiares (UNAF)

Más de Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) (20)

Культура чоловічої та жіночої сексуальності
Культура чоловічої та жіночої сексуальностіКультура чоловічої та жіночої сексуальності
Культура чоловічої та жіночої сексуальності
 
Información importante para la salud de las mujeres y las niñas
Información importante para la salud de las mujeres y las niñasInformación importante para la salud de las mujeres y las niñas
Información importante para la salud de las mujeres y las niñas
 
Díptico Tu Voz Importa
Díptico Tu Voz ImportaDíptico Tu Voz Importa
Díptico Tu Voz Importa
 
Mapeo de recursos de atención psicológica y sexológica
Mapeo de recursos de atención psicológica y sexológica Mapeo de recursos de atención psicológica y sexológica
Mapeo de recursos de atención psicológica y sexológica
 
Information importante pour la santé des femmes et des filles
Information importante pour la santé des femmes et des fillesInformation importante pour la santé des femmes et des filles
Information importante pour la santé des femmes et des filles
 
Important information for the health of women and children
Important information for the health of women and childrenImportant information for the health of women and children
Important information for the health of women and children
 
Información importante para la salud de las mujeres y las niñas
Información importante para la salud de las mujeres y las niñasInformación importante para la salud de las mujeres y las niñas
Información importante para la salud de las mujeres y las niñas
 
Votre voix compte!
Votre voix compte!Votre voix compte!
Votre voix compte!
 
Your voice counts!
Your voice counts!Your voice counts!
Your voice counts!
 
¡Tu voz importa!
¡Tu voz importa!¡Tu voz importa!
¡Tu voz importa!
 
Guía breve para intervenciones en prevención de la mutilación genital femenina
Guía breve para intervenciones en prevención de la mutilación genital femeninaGuía breve para intervenciones en prevención de la mutilación genital femenina
Guía breve para intervenciones en prevención de la mutilación genital femenina
 
Guía para abordar la mutilación genital femenina en entrevistas con niñas y/o...
Guía para abordar la mutilación genital femenina en entrevistas con niñas y/o...Guía para abordar la mutilación genital femenina en entrevistas con niñas y/o...
Guía para abordar la mutilación genital femenina en entrevistas con niñas y/o...
 
Prevención de VIH y otras ITG (árabe)
Prevención de VIH y otras ITG (árabe)Prevención de VIH y otras ITG (árabe)
Prevención de VIH y otras ITG (árabe)
 
Prévention contre le VIH et d'autres IST
Prévention contre le VIH et d'autres ISTPrévention contre le VIH et d'autres IST
Prévention contre le VIH et d'autres IST
 
Preventing HIV and other STIs
Preventing HIV and other STIsPreventing HIV and other STIs
Preventing HIV and other STIs
 
Prevención de VIH y otras ITG
Prevención de VIH y otras ITGPrevención de VIH y otras ITG
Prevención de VIH y otras ITG
 
Sexualidades en clave cultural (en árabe)
Sexualidades en clave cultural (en árabe)Sexualidades en clave cultural (en árabe)
Sexualidades en clave cultural (en árabe)
 
Sexualités et culture
Sexualités et cultureSexualités et culture
Sexualités et culture
 
Sexuality and Cultures
Sexuality and CulturesSexuality and Cultures
Sexuality and Cultures
 
Guía sexualidades en clave cultural
Guía sexualidades en clave culturalGuía sexualidades en clave cultural
Guía sexualidades en clave cultural
 

La mediación familiar. Guía para padres y madres que afrontan la separación (UNAF)

  • 1. La Mediación Familiar Guía para madres y padres que afrontan la separación POR SOLIDARIDAD OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL
  • 2. Créditos: Autoría y edición: Carlos Abril Pérez del Campo Manahem Moya Lucas UNAF, Unión de Asociaciones Familiares. Con la colaboración de las analistas de género: Elena Simón Rodríguez Eugenia Rodríguez Navas Diseño y maquetación: Pardedos Depósito Legal: M-36680-2013
  • 3. 3 La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) es una organización sin ánimo de lucro, de Utilidad Pública y Consultora Especial de ECOSOC, que trabaja por los derechos y el bienestar de las familias desde 1988. En nuestra labor de mejorar el bienestar y la convivencia familiar, he- mos profundizado en las dinámicas por las que atraviesan las familias y hemos abierto nuevas vías para resolver los conflictos que puedan surgir dentro de ellas. Con ese objetivo, UNAF decidió implantar hace más de 20 años y de forma pionera en España, el primer servicio de mediación familiar, ya que entendíamos que era necesario un recurso nuevo para la resolu- ción de conflictos familiares, una vía alternativa a los procesos conten- ciosos que se desarrollaban en los juzgados. Fue novedosa, por aquel entonces, la idea de que las parejas se reunieran bajo la mediación de una figura profesional que de forma neutral y confidencial les acompañara en el proceso de recuperar el diálogo, reorganizar su relación como padres y madres, y alcanzar acuerdos que fueran satisfactorios para todos y, de forma especial, para los hijos y las hijas. En UNAF comprendimos desde el principio que la mediación y la “cul- tura del acuerdo” que ésta propugnaba constituían un avance nece- sario y, tras recibir la formación especializada de L’Ecole des Parents et Educateurs Ile-de-France, nos convertimos en expertos y expertas en mediación familiar. Prólogo
  • 4. 4 La mediación familiar Creamos primero un servicio para las parejas que afrontaban un pro- ceso de separación o divorcio. Y después un servicio de mediación para padres, madres e hijas e hijos adolescentes en situación de ries- go, con el objetivo de mejorar la convivencia familiar. A ello sumamos la formación de profesionales de la mediación, ha- biendo completado trece promociones de mediadoras y mediadores familiares con los máximos criterios de calidad exigidos por el Foro Europeo de Formación en Mediación. Sin embargo, UNAF desea ofrecer además a las propias parejas que atraviesan un proceso de separación o divorcio algunas claves que les ayuden a afrontarlo. Para ello reedita La Mediación familiar. Guía para padres y madres que afrontan la separación, con información orientativa y recomendaciones útiles sobre cómo actuar en relación con las hijas e hijos para ayudarles a comprender los cambios y facili- tar su adaptación a la nueva situación familiar.
  • 5. 5 1.- La mediación familiar...................................................................................7 2.- ¿Cuál es el camino que se tiene que recorrer en un proceso de mediación familiar?..............................................................9 3.- Los derechos de las y los menores frente a la separación de la pareja................................................................................................... 13 4.- Aspectos a tener en cuenta para facilitar que sus hijos e hijas comprendan la nueva situación..................................................15 5.- Recomendaciones útiles para ayudar a hijos e hijas a adaptarse a la separación de la pareja...............................................19 6.- Estrategias utilizadas por los hijos y las hijas frente a la separación de la pareja...........................................................................25 7.- Los distintos tipos de custodia ............................................................ 27 8.- Ventajas de la mediación familiar........................................................ 33 9.- Cuándo no es posible la mediación familiar....................................35 10.- Cómo encontrar un mediador o mediadora......................................37 Índice
  • 6.
  • 7. 7 1.- La mediación familiar Cada situación de se- paración y/o divorcio es única, al igual que cada relación de pare- ja. Durante el matrimo- nio o la convivencia la pareja trabaja conjun- tamente para resolver los problemas familia- res. La paternidad, la maternidad y la edu- cación de las hijas e hijos es difícil incluso en las mejores circuns- tancias. Cuando está a punto de producirse la ruptura ese “trabajar
  • 8. 8 La mediación familiar en conjunto” es más difícil, y sin embargo hay nuevos problemas que resolver. Si una vez producida la separación los progenitores continúan sin entenderse, la relación familiar entre dos hogares dife- rentes puede complicar aun más un trabajo que ya es complejo de por sí. Hoy día existe una nueva forma de resolver los conflictos que surgen de la separación o el divorcio. Se trata de la mediación. La mediación familiar no es una terapia para parejas cuyos miembros quieren seguir juntos. La mediación es un instrumento para que la madre y el padre resuelvan conjuntamente los problemas que surgen de la ruptura de su relación.
  • 9. 9 2.- ¿Cuál es el camino que se tiene que recorrer en un proceso de mediación familiar? El proceso que se va a seguir desde que se decide acudir a un servi- cio de mediación familiar está basado en el sentido común. Desde el primer momento el mediador o mediadora informará conjuntamente
  • 10. 10 La mediación familiar de todos los detalles de la intervención, comunicando en una primera entrevista informativa todas las peculiaridades del proceso a seguir y entre otros aspectos aquellos relacionados con: La necesidad de que ambos acudan a todas las entrevistas. Por re- gla general la mediadora o el mediador se reunirá semanalmente con ambos miembros de la pareja y solo en casos excepcionales podrá verlos por separado. Se indicará igualmente que la mediación es un proceso voluntario y que, por tanto, en cualquier momento puede ser suspendida unilate- ralmente por alguno de los miembros de la pareja o por la mediadora o el mediador con el único compromiso de acudir a una última entre- vista y exponer claramente el motivo que les ha llevado a no continuar con la mediación. También en esta entre- vista inicial se informará del papel que la media- dora o el mediador va a desempeñar en la inter- vención, señalando que va a servir de guía de un proceso de negociación entre ambos que tiene como finalidad llegar a acuerdos con respecto a la nueva organización familiar una vez pro- ducida la separación o el divorcio. Además, explicará que su papel implica mantenerse imparcial y que, por tanto, no tiene interés en que ninguno salga más favorecido en la negociación; el objetivo es encontrar la solución menos perjudicial para todos los miembros de la familia. También indicará que los con-
  • 11. 11 Guía para madres y padres que afrontan la separación tenidos de las entrevistas son confidenciales y que, por tanto, en caso de no finalizarse la mediación, no podrá revelar ningún dato que pu- diera perjudicar a alguna de las partes en un procedimiento conten- cioso de separación o divorcio. Seguramente aclarará que en mediación existe una “política de infor- mación compartida”. Esto quiere decir que toda información que sea dada a conocer a la mediadora o el mediador, proceda de quien pro- ceda, deberá ser expuesta en la siguiente entrevista de mediación. No existe la posibilidad de confidencias o secretos con su mediadora o mediador. En la intervención se podrán diferenciar claramente dos momentos o etapas distintas: una, denominada “premediación”, en la que la me- diadora o el mediador va a procurar obtener toda la información que precisa tanto sobre su situación actual como sobre las circunstancias que, según la interpretación legítima de cada cual, les ha llevado a ella, y otra denominada “mediación”, en la que se van a abordar cada uno de los temas objeto de negociación con la finalidad de llegar a un punto de encuentro consensuado entre ambos. Esta segunda etapa se iniciará únicamente si ambos miembros de la pareja están seguros de querer seguir adelante con la separación. Si al final de la negociación se llegan a acuerdos en todos los aspec- tos tratados se redactará un documento que va a servir para tramitar su separación judicial o divorcio.
  • 12.
  • 13. 13 3.- Los derechos de las y los menores frente a la separación de la pareja Esta guía trata la separación y el divorcio desde la perspectiva de lo que las hijas e hijos necesitan de sus progenitores. Está pensada para ayudarles a usar la mejor información disponible en relación con las necesidades de unas y otros cuando la pareja ya no vive junta. Si esta información es integrada con su propia experiencia como madre/ padre, puede ayudarle a evitar algunos errores comunes y facilitar la adaptación de las niñas y niños a su nueva situación familiar. Sus hijas e hijos tienen derecho a:  Desarrollar y mantener una relación independiente con ambos progenitores.  Estar al margen del conflicto entre ellos.  No tener que tomar decisiones que desbordan sus posi- bilidades y que son exclusiva responsabilidad de las per- sonas adultas a su cuidado. Por ejemplo, elección de la
  • 14. 14 La mediación familiar persona con la que van a convivir o el tiempo a pasar con cada progenitor con el que no conviven habitualmente.  No tener que tomar parte, defender o infravalorar la im- portancia de su madre o de su padre.  Ser guiados/as, educados/as y alimentados/as por cada miembro de la pareja, sin la interferencia del otro.  Que sus necesidades materiales sean sufragadas por am- bos, de acuerdo a su capacidad económica y de forma independiente al tiempo que pasan con cada uno/a de ellos/as.  Disfrutar de la compañía de cada uno/a, al margen de si contribuyen o no económicamente a sus necesidades.  Disponer de un espacio personal en casa de cada uno de sus progenitores.  Desarrollar y mantener relaciones con otras personas adultas (familiares, nueva pareja, etc.), mientras éstas no interfieran o reemplacen la relación de la menor o el me- nor con su progenitor.  Confiar en que ambos progenitores cumplirán los com- promisos adquiridos en su separación, con respecto, tan- to a las necesidades afectivas de contacto como econó- micas.
  • 15. 15 4.- Aspectos a tener en cuenta para facilitar que sus hijos e hijas comprendan la nueva situación Cualquier cambio familiar afecta a hijos e hijas; la ruptura de la pare- ja conlleva un proceso de adaptación que puede ser difícil para el/la menor. Sin embargo, estos nunca deben ser considerados demasiado jóve- nes para poder recibir una explicación sobre la separación conviven- cial de sus progenitores. Los niños y las niñas con edad suficiente para reconocer la existencia diferenciada de ambos progenitores de- ben recibir información sobre la separación. Con frecuencia, estos no manifiestan abiertamente su aflicción ni son conscientes de los cambios que va a suponer para sus vidas la nueva situación. Por ello, los progenitores deben de ser claros y concisos a la hora de explicar a sus hijos e hijas lo que va pasar, y hacerlo de ma- nera que lo puedan entender. El modo variará según la edad, la ma- durez y comprensión de cada menor. Pero, sin duda, lo peor que se
  • 16. 16 La mediación familiar puede hacer es intentar que no se enteren, mentirles o adoptar una aptitud evasiva sobre el tema. La explicación sobre la separación a los hijos e hijas es un momento muy duro para padres y madres, por ello es habitual que surjan innu- merables resistencias que deben ser vencidas mediante una prepara- ción conjunta de ambos progenitores. Explicar de forma serena, clara y directa que la ruptura es entre la pareja, puede suavizar el miedo, casi universal, de la infancia de que si el padre y la madre pueden llegar a separase entre ellos también pueden hacerlo de sus hijos e hijas. No imputar la culpa a ningún progenitor, ni directa ni indirectamente, permite que los/as menores no tengan que tomar partido ni etiquetar a los progenitores como bueno/a o como malo/a.
  • 17. 17 Guía para madres y padres que afrontan la separación Es importante enfatizar el hecho de que la decisión de la separación es meditada y firme, que no existe vuelta atrás y que, por lo tanto, los hijos y las hijas no pueden hacer nada para que la pareja vuelva a unirse. También es necesario darles una visión de lo que va a pasar en el fu- turo. Ser realistas y centrarse en áreas de gran interés como los posi- bles cambios en planes de vida o escolares. Por último, es importante animar a los hijos y a las hijas para que ha- gan todas las preguntas que les permitan aclarar sus dudas sobre la nueva situación familiar. Básicamente los menores tienen que saber tres cuestiones: Que siguen teniendo a ambos progenitores: Los/as menores en edades tempranas pueden tener problemas con esto. Después de todo, uno de sus progenitores se va a marchar de casa. Los niños y las niñas pueden cambiar de casa o de colegio, necesitan saber qué sucede con todos los cam- bios y asegurarles que ambos siempre estarán ahí, que el cari- ño hacia ellos y ellas no se ha modificado. No es su culpa: Los niños y las niñas no tienen conocimiento de la relación de la pareja ni de las causas reales de su ruptura. Pueden magnifi- car lo que sienten para parar una separación o intentar asumir la responsabilidad. Los hijos e hijas necesitan entender que no son la causa de esa ruptura, que no tienen que tomar partido,
  • 18. 18 La mediación familiar que sus progenitores les quieren y que se- guirán formando parte de su vida. Podrán ver a sus pa- dres o madres: La familia que ellos co- nocen va a cambiar, todo será diferente. Los cambios van a ser muy grandes para los/ as menores, su rutina del día a día se vuelve muy importante. Por tanto, es conve- niente dejar claro a los hijos y las hijas que seguirán viendo a su papá o a su mamá a menudo y con regularidad.
  • 19. 19 5.- Recomendaciones útiles para ayudar a hijos e hijas a adaptarse a la separación de la pareja - Prepararse para escuchar y tranquilizar. Un niño o una niña puede necesitar que se les hable y se les convenza de que él o ella no pue- den hacer nada para evitar la separación. Los niños y las niñas suelen necesitar hablar de ello y volver sobre el mismo tema una y otra vez. Hay que ser pacientes e intentar ayudarles. - Dedique un tiempo especial a sus hijos e hijas. Es algo que ambos deben hacer. “Especial” no significa hacer regalos o permitir acostarse tarde, sino ser conscientes de sus necesidades vitales y emocionales. Ayuda el hecho de que los niños y las niñas hablen, que se sientan a gusto y se encuentren dentro de una rutina familiar. - Favorecer el respeto y el amor hacia el otro progenitor. Puede ser duro si su pareja le ha herido. Pero siguen siendo sus hijos e hijas y cualquiera que sea el final de su relación conyugal, ellos y ellas no son culpables. Porque son dos los progenitores de los/as menores, pueden y deben seguir siendo una “familia” para ellos y ellas. La ira y la amargura continuadas hacia la expareja puede hacerles más daño que la propia ruptura. Su expareja sigue siendo el padre o la madre y
  • 20. 20 La mediación familiar los/as menores no deben sentir- se culpables de quererle. - No permita que sus hijos e hi- jas sean objeto de sus disputas. No deje que discusiones o gritos puedan quedar grabadas en su memoria. El/la menor no puede ser una ayuda en una discusión, apárteles de las luchas familiares y no les pongan en situación de tener que escoger entre ambos. - El sentirse culpable puede interferir en la educación de sus hijos e hijas. Los niños y las niñas necesitan un control continuado. Dema- siada permisividad o indecisión por parte de los progenitores puede ser contraproducente. Necesitan saber cuáles son sus obligaciones y dónde están los límites. Sienten confusión cuando se les deja hacer cosas que saben que están mal. Los niños y las niñas necesitan lide- razgo y en ocasiones autoridad. Los progenitores deben saber decir “no” cuando es necesario. - Deje que tomen parte en los planes de futuro. Esto puede ser tan sencillo como dejarles escoger el color de su nueva habitación, o ayu- darles a elegir piso, etc.; y si son mayores conociendo qué decisiones hay que tomar referentes a su vida. Pero es importante que el niño o la niña no tenga que tomar decisiones como: “¿Quieres de verdad ver a papá/mamá este fin de semana?” No es jugar limpio con el niño o la niña ni con el otro progenitor y puede que así su hijo o hija se sienta culpable al hacer algo tan natural como ver al otro progenitor. - No haga preguntas sobre su expareja. Sus hijos e hijas son leales a ambos y no desean hacer daño a ninguno. No se les puede preguntar sobre la vida que lleva su expareja, pero si da una información volun- taria, acéptela. El menor o la menor podría adoptar una actitud poco comunicativa si siente que se le examina sobre la vida de su padre o de su madre.
  • 21. 21 Guía para madres y padres que afrontan la separación - Procure cambiar mínimamente. Hijos e hijas necesitan un senti- miento de continuidad y les cuesta hacer frente a demasiados cam- bios de golpe. Hay que dejar que el tiempo les permita ir acostum- brándose a los cambios originados como consecuencia de la ruptura. En definitiva, la actitud con la que los progenitores afronten la ruptu- ra convivencial puede minimizar o agravar las consecuencias que esta tenga para los niños y las niñas. En el siguiente cuadro se señalan cuá- les son los comportamientos con los que usted puede ayudar o perju- dicar a sus hijos e hijas en el proceso de elaboración y aceptación de la ruptura. Perjudiciales 1. Ofrecer falsas esperanzas de reconciliación. 2. Situar a los hijos e hijas en medio del conflicto. 3. Solicitarles que actúen como mensajeros o espías. 4. Amenazar a los/as menores con abandonarlos/as. 5. Hacer más cambios de los necesarios en la vida de los/as menores 6. Buscar el apoyo emocional esencialmente en los hijos e hijas. 7. Hacer comentarios negativos o descalificar al otro progenitor Beneficiosos 1. Tranquilizar a los hijos e hijas diciendo que no son causa de la ruptura. 2. Mantener los roles de personas adultas y padres/madres. 3. Permitir a los niños y a las niñas expresar sentimientos acerca de la ruptura. 4. Proveer estabilidad y continuidad en la vida de los hijos y las hijas. 5. Tranquilizarles diciéndoles que estarán seguros/as y cuidados/as. 6. Hacerles saber que son queridos/as y deseados/as por ambos pro- genitores. 7. Buscar apoyo emocional en otras personas adultas.
  • 22. 22 La mediación familiar Consejos para manejar los intercambios de los hijos y las hijas entre ambas partes Preparando la salida:  Establece y mantén una rutina en los momentos anteriores a que tu hijo o hija salga hacia el otro hogar, leer un libro, jugar con él/ella, etc.  Implanta y oblígate a mantener un ritual de despedida que siem- pre sea igual y no esté sujeto a las posibles alteraciones emociona- les que en muchas ocasiones dominan esos momentos, como, por ejemplo, beso de despedida o abrazo y al salir. Trasmite un mensaje similar a “te quiero mucho y nos vemos de nuevo pronto”.  Permítele que en la maleta lleve algún objeto personal de su agra- do, por ejemplo, un animal de peluche, un muñeco, su juego favori- to, etc. Durante el intercambio:  Ten al niño o niña preparado/a con tiempo. Sé puntual siempre si estás recogiéndole o dejándole.  Sé educado/a y respetuoso/a con el otro progenitor. Evita discusio- nes o información irrelevante en los momentos de intercambio.  Si el/la menor está siendo tratado/a médicamente, asegúrate de en- tregar instrucciones adecuadas para la administración de su medi- cación.  Considera la posibilidad de acordar un sitio neutral para realizar los intercambios si tenéis dificultades para no discutir en presencia del/ de la menor, tales como guardería, escuela, etc.  Los intercambios son momentos muy delicados ya que conllevan para hijos e hijas una intensa carga emocional. Son momentos en los que tienen que enfrentarse, por un lado, a la despedida de su padre o de su madre y, por otro, a la ilusión que les produce el reencuentro con su otro progenitor. Si es posible, es conveniente acordar la recogida y/o entrega de los y las menores en su centro
  • 23. 23 Guía para madres y padres que afrontan la separación escolar, ya que ello evita que se tengan que someter a la ambiva- lencia emocional anteriormente descrita y nos sirve para prevenir discusiones parentales en su presencia. Preparando el regreso:  No te sorprendas si el/la niño/a se comporta mal o adopta una actitud re- traída cuando llega a casa.  Admite que tu hijo o hija puede nece- sitar algún tiempo de soledad al regre- sar a casa. Permítele pasar un tiempo de tranquilidad, si ese es su deseo.  Reconoce y respeta que a lo mejor no desee hablar acerca del tiempo que pasó con su otro progenitor. No le fuer- ces a hablar de ello ni le sometas a in- terrogatorios que únicamente bloquea- rán vuestra comunicación. Sé paciente y espera a que te cuente lo que desee contarte. Consejos para facilitar la adaptación de los hijos e hijas a sus dos hogares Condiciones básicas para crear un hogar cómodo y seguro:  Establece un espacio personal para tu hijo/a. Es importante que ten- ga su propia cama. Si no puede tener su propia habitación, búscale un lugar adecuado para sus objetos personales.  Facilítale artículos de aseo y cambios de ropa adecuados, incluyen- do zapatos, calcetines, pijamas y ropa interior en cada casa.  Permítele que contacte con la otra parte por teléfono a diario, si así lo desea. Asegúrale la privacidad de sus conversaciones. Evita lla- marle en los momentos previos a que tenga que ir a la escuela, vaya a acostarse o durante sus programas favoritos de televisión.
  • 24. 24 La mediación familiar  Permítele tener un retrato de su otro/a progenitor/a en ambos hoga- res.  Usa un calendario que refleje los días en que estará conviviendo con cada uno/a. Organizar situaciones predecibles y que fomenten la seguridad de los hijos e hijas en cada hogar:  Establece y mantén rutinas y estructuras similares. Si es posible, lle- ga a un acuerdo en cuanto a la hora de acostarse, labores hogare- ñas, rituales y tareas escolares. Esto ayuda a ambas partes.  Instaura y mantén reglas y procedimientos disciplinarios consisten- tes. Aunque los niños/as se adaptan perfectamente a diferentes re- glas en distintos ambientes, la adhesión a los mismos procedimien- tos facilita su adaptación y ajuste.  Negocia y establece algún tipo de responsabilidad para tu hijo/a. Los niños y las niñas adquieren un sentir de pertenencia y crean confianza en sí mismos al contribuir en la familia. Las labores hoga- reñas, conforme al nivel de desarrollo del menor o la menor, ayudan a fomentar su lugar en la familia.  Haz que el tiempo que pasas con él o ella sea lo más natural posi- ble. No es necesario ocupar el tiempo siempre con “eventos espe- ciales”. Estar con él/ella al acostarse, apoyarle en los deberes de la escuela y compartir actividades divertidas, como jugar, leer libros o ver una película familiar, son importantes.  Dedica un tiempo personal, uno a uno, con cada uno/a de tus hijo/ as. Esto es especialmente importante cuando se empieza a introdu- cir una nueva pareja.  Ayúdale a hacer amistades en ambos entornos familiares, invitándo- les a casa o llevándoles con vosotros/as a otras actividades de ocio.  Comparte la información sobre tu hijo/a con el otro progenitor. Man- tén al día la información sobre visitas y recomendaciones médicas, temas escolares tales como notas, tareas, actuaciones, etc.
  • 25. 25 6.- Estrategias utilizadas por los hijos y las hijas frente a la separación de la pareja - Estrategias de reconciliación. Puede expresarse mediante comportamientos sintomáticos o re- gresivos. El niño o la niña intenta así mantener a los progenitores juntos. - Estrategia para reducir la angustia de la separación. Reacciones emotivas intensas durante las visitas o intercambios por volver a experimentar la ansiedad de la separación. - Estrategia para provocar tensiones. Para reducir la tensión existente entre el padre y la madre, el niño o la niña puede ofrecerse como “chivo expiatorio” con el fin de centrar la tensión en él o ella. - Estrategia para comprobar el amor. El niño o la niña que teme perder a su padre o su madre tenderá a verificar el amor que sienten por él/ella acaparando su atención.
  • 26. La mediación familiar 26 - Estrategia para comprobar la lealtad. Los hijos o las hijas pueden tender a sentirse divididos entre el pa- dre y la madre y ello les lleva a no manifestarse de forma natural sino en función de lo creen que cada uno de sus progenitores es- pera de ellos/ellas. - Estrategia de búsqueda de equilibrio y de justicia absoluta. Realizan intentos por compensar e igualar las concesiones entre el padre y la madre, tratando de esta forma de evitar conflictos. - Estrategia para proteger la autoestima de los niños o las niñas. Los niños o las niñas que se convierten en receptores del rencor de un progenitor hacia el otro tienden a distanciarse del adulto causante de ese malestar. - Estrategia para proteger la autoestima del padre y de la madre. Si los hijos y las hijas observan la fragilidad de sus progenitores tenderán a convertirse en su apoyo emocional. - Estrategia para alentar un es- tilo de vida permisivo. Los/as menores pueden mani- pular el divorcio en su propio beneficio. Estos niños o niñas no muestran mucha angustia emocional. Pueden expresar una falta de lazos con alguno de sus progenitores o una reti- rada del conflicto parental.
  • 27. 27 7.- Los distintos tipos de custodia Custodia monoparental o en exclusividad Es la forma de custodia más frecuente. Se basa en una decisión del juez/a o de la pareja por la que se otorga la custodia exclusiva a una de las partes, lo que conlleva la responsabilidad del cuidado y aten- ción diaria de los/las menores, fijando un régimen de visitas y comuni- caciones para el padre o la madre no custodio. El progenitor no custodio tiene capacidad de decisión en todas aque- llas cuestiones que afectan al ámbito de la patria potestad sobre los/ as menores, es decir, sobre todos aquellos temas que se consideran trascendentales en la vida y el desarrollo de los hijos e hijas, tales como su salud, educación, formación, etc. Custodia repartida Este tipo de custodia permite a cada una de las partes tener al hijo/a o hijos/as, durante una parte del año o tenerlos/as en años alternos.
  • 28. 28 La mediación familiar Cada padre o madre tiene derechos de visita recíprocos y ejerce con- trol exclusivo sobre el niño o la niña mientras permanece bajo su cus- todia. Este tipo de custodia se suele llevar a cabo otorgando la custodia a una de las partes durante el curso escolar y a la otra durante los pe- ríodos de vacaciones. La custodia repartida se ha aceptado a veces, o bien en casos en que los padres y madres viven muy alejados geográficamente de forma que las visitas frecuentes son prácticamente imposibles, o en casos en que los progenitores viven muy cerca y esa misma proximidad mi- nimiza los problemas para los niños y las niñas. Custodia partida El factor que distingue a la custodia partida es que se concede la cus- todia de uno o más de los hijos/as a una de las partes y los restantes hijos/as a la otra. En general este tipo de custodia no se concede a no ser que haya ra- zones importantes para ello, entre las que se podrían citar una historia previa de separación; una relación fraternal destructiva; una toma de partido o posicionamiento irreductible que aconsejen la separación de los hermanos o hermanas; la imposibilidad, ya sea material o de otro tipo, de una de las partes de hacerse cargo de la totalidad de los hijos/as, etc. Custodia conjunta o compartida Este tipo de custodia se basa en el concepto de co-parentalidad, es decir, igual implicación de ambas partes en la crianza de los hijos e hi- jas. Consiste, básicamente, en el reparto del tiempo en que cada uno de los progenitores va a asumir en exclusiva el ejercicio de la respon-
  • 29. 29 sabilidad parental. Durante esos periodos de tiempo, la persona que no convive con los/las menores se relaciona con ellos/as en función del régimen de visitas que se haya establecido a tal fin. Existen diferentes modalidades de custodia conjunta en función de la cantidad de tiempo que hijos e hijas pasen con cada una de las partes o en base al destino que se establezca para la residencia familiar. Algunas particularidades a tener en cuenta sobre los diferentes tipos de custodia En Estados Unidos la custodia exclusiva consiste en que la represen- tación legal del/de la menor la asume un solo progenitor y, normal- mente, incluye también la custodia residencial. En España, lo más fre- cuente es que solo implique la residencia, pero no la representación, ya que la patria potestad suele ser compartida. La custodia parti- da en general está contraindicada (por los sentimientos de abandono y ce- los que se pueden crear en los/as me- nores) a no ser que se den relaciones fraternales destruc- tivas, en cuyo caso se deben arbitrar sistemas de visitas que permitan la in- teracción entre hermanos/as. Si fallece el progenitor con la custodia, en EEUU se suele aplicar la doctrina de la reversión, según la cual pre-
  • 30. 30 La mediación familiar valecen los derechos del progenitor (que no tenía la custodia) sobre los de la persona con la que había contraído nuevas nupcias la persona fallecida. La custodia partida suele sustituir a un acuerdo original de custodia exclusiva, en la cual los motivos fundamentales del cambio son: La elección posterior de los niños y las niñas al pasar a otras eta- pas del desarrollo. La incapacidad de algún progenitor para manejarlos/as. La necesidad del/de la menor de intensificar la relación con el pro- genitor del mismo sexo. La percepción positiva o negativa por parte del niño o niña de las nuevas parejas de sus progenitores. Por ejemplo: conflictos con el padrastro/madrastra; deseo de formar parte de una familia con dos figuras parentales, etc.). De los estudios realizados sobre custodia conjunta se desprende: Que requiere de respeto mutuo, armonía y colaboración entre los o las ex cónyuges para que puedan resolver las cuestiones relaciona- das con los hijos e hijas sin demasiados conflictos (Arditti, 1992; Mac- coby y Mnookin 1992; Kelly 1993; Stephens, Freedman y Hess 1993; Bender 1994). Que cuando la relación entre los padres/madres continua siendo hos- til, la custodia legal conjunta aumenta los conflictos y los litigios entre ellos/as (Emery 1994; Matthews y Wyer 1991) contribuyendo también al mantenimiento de los procesos familiares disfuncionales (Opie, 1993) que, a su vez, provocan más problemas de adaptación en los hijos e hijas (Emery 1994; Maccoby y Mnookin 1992).
  • 31. 31 Guía para madres y padres que afrontan la separación En definitiva, aunque los hijos e hijas se pueden be- neficiar de la implicación de ambos progenitores en la custodia conjunta, lo más probable es que sólo sean determinados tipos de familias las que puedan convertir esta custodia en una relación positiva y re- lativamente libre de estrés (Hetherington y Stanley- Hagan 1997). Características de los progenitores en los que la custodia compartida se muestra eficaz - Personas comprometidas en conseguir que la custodia conjunta funcione, debido a su amor por sus hijos/as y a su deseo de estar implicadas en sus vidas. - Personas que tienen una buena comprensión de sus roles de pa- rentalidad o marentalidad respectivos en un plan de custodia con- junta y están dispuestas y son capaces de negociar cuando tienen diferencias. - Personas que son capaces de dar prioridad a las necesidades de sus hijos e hijas y están dispuestas a organizar su estilo de vida de forma que se adecue a las necesidades de sus hijos e hijas. - Personas que son capaces de separar los roles marido/mujer o “miembro de la pareja” (con los que comenzaron los problemas) de sus roles de padres y madres. - Personas con un nivel razonable de comunicación y deseo de coo- perar.
  • 32. 32 La mediación familiar - Personas que tienen la flexibilidad potencial para introducir cam- bios en el acuerdo de custodia conjunta, conforme cambian las necesidades educativas de sus hijos e hijas. Diferentes tipos de parentalidad en función de las prácticas de crianza ejercidas por ambos progenitores (Maccoby y colaboradores 1993) - Padres y madres cooperativos/as que se caracterizan por hablar sobre sus hijos/as, evitar enfrentamientos y apoyarse en sus es- fuerzos en la crianza de sus menores. - Padres y madres conflictivos/as que suelen hablar sobre sus hijos/ as pero criticándose, actuando a la defensiva y de forma hostil e intentando minar las prácticas de crianza del otro o de la otra. - Padres y madres desconectados/as que se implican en la vida de sus hijos/as pero adoptando un modelo “paralelo de crianza”, cada uno/a con su propio estilo y sin interferir en las prácticas de crianza del otro o de la otra.
  • 33. 33 8.- Ventajas de la mediación familiar El proceso que se sigue en mediación familiar posee, en sí mismo, una serie de características que le convierten en una alternativa su- mamente ventajosa a la hora de afrontar una ruptura matrimonial o convivencial cuando se tienen hijos e hijas en común. A continuación se describen algunas de estas peculiaridades: Permite el restablecimiento de la comunicación entre ambos progeni- tores, ofreciendo a la pareja un espacio, neutral y confidencial donde hablar de los problemas que les preocupan con respecto a su sepa- ración.
  • 34. 34 La mediación familiar Fomenta en los/as participantes actitudes de colaboración frente a las de confrontación propias de un procedimiento contencioso. En una mediación, ambos progenitores están de un mismo lado, del lado de la familia y, por tanto, son capaces de priorizar un interés compartido, como es la parentalidad, frente a los intereses personales. Ofrece al padre y a la madre la oportunidad de tomar sus propias de- cisiones con respecto al porvenir de sus hijos e hijas, sin que nadie deba hacerlo en su lugar. El acuerdo que se busca es “su acuerdo” y la búsqueda se realiza por ambos progenitores de forma conjunta. Facilita la posibilidad de aprender nuevas maneras de encontrar solu- ciones a los problemas tantas veces discutidos entre la pareja. Nue- vas formas de encontrar zonas de consenso que en un futuro pueden ayudarles a dar respuestas en común a los problemas que puedan surgir una vez producida la ruptura. Por último, la mediación fami- liar es claramente beneficiosa para hijos e hijas ya que, en ella, se van a analizar los com- portamientos y las actitudes que se deben tener a la hora de minimizar las consecuen- cias que la ruptura puede te- ner en el proceso adaptativo de los/as menores a la nueva situación familiar.
  • 35. 35 9.- Cuándo no es posible la mediación familiar El planteamiento del que parte la mediación es tan atractivo que puede dar lugar a una visión exce- sivamente optimista de la misma, llegándose inclu- so al error de creer que la mediación es la solu- ción para todo tipo de problemas. Es por ello por lo que se debe reconocer con humildad que esta in- tervención, como cualquier otra, tiene sus limitaciones; esencialmente porque trabaja partiendo de la libre voluntad de las partes, y allí don- de ésta se encuentre mediatizada por alguna circunstancia, la media- ción estará siempre contraindicada.
  • 36. 36 La mediación familiar En este sentido, la mediación familiar no puede ser la solución para aquellos casos en los que:  Algún miembro de la pareja no ejerce el control sobre su voluntad y, por lo tanto, es incapaz de asumir los compromisos adquiridos o incluso de adquirir compromiso alguno. Situaciones tales como al- coholismo, toxicomanía, ludopatía etc., requieren de un tratamiento previo al inicio de un proceso de mediación familiar.  Tampoco es posible la mediación en todos aquellos supuestos en los que uno de los miembros de la pareja o sus hijos e hijas sean objeto de violencia fa- miliar, porque en estos casos las decisiones estarán inevitablemen- te condicionadas por el desequilibrio de poder que existe entre la pa- reja, llegando a influir en los acuerdos el temor al otro, con el consiguien- te riesgo para los miem- bros de la unidad fami- liar víctimas de la violencia y el incremento de la probabilidad de incumplir el acuerdo. 10.-
  • 37. 37 10.- Cómo encontrar un mediador o mediadora La Unión de Asociaciones Familiares (UNAF) es una organización ads- crita al Forum Europeo de Formación en Mediación y, por tanto, los mediadores y mediadoras que trabajan en ella están debidamente formados y sujetos a un código de conducta profesional.
  • 38. 38 La mediación familiar Una vez que usted elija el servicio de mediación que le va a atender le interesaría obtener respuesta a las siguientes preguntas: ¿Qué tipo de formación en mediación posee el/la profesional que le va a atender? ¿Desde cuándo lleva realizando mediación? ¿Qué tipo de mediación lleva a cabo? Mediación parcial dirigida a con- sensuar exclusivamente las responsabilidades parentales o mediación integral que abarca además la resolución de los aspectos económi- cos de la ruptura. ¿Cuál es su coste económico? ¿Cuánto tiempo durará el proceso de mediación? UNAF promueve la mediación como una vía de resolución de los pro- blemas familiares, y cree que los mediadores/as han de ser profesio- nales con la debida formación. En nuestro país ya existen legislacio- nes en diversas autonomías sobre mediación familiar, consúltelas y conozca sus derechos. Depende de usted el que escoja al mejor mediador o mediadora para su familia.
  • 39.
  • 40. Alberto Aguilera 3,1º izda 28015 Madrid Tlf.: 91 446 31 62 // 50 - Fax: 91 445 90 24 unaf@unaf.org www.unaf.org www.mediador.org DECLARADA DE UTILIDAD PÚBLICA Trabajamos por el bienestar de las familias POR SOLIDARIDAD OTROS FINES DE INTERÉS SOCIAL