Domingo 31
del tiempo
ordinario
La vida espiritual es un encuentro del ser humano con
Dios. Nosotros debemos ir al encuentro con Dios; pero en
realidad Di...
En ese encuentro
muchas veces
resplandece la
misericordia del
Señor, como en el
ejemplo que hoy
nos narra el
evangelio: el...
Jesús marchó a Jericó donde vivía
Zaqueo,

hombre rico y publicano, de estatura
muy pequeño.
Automático
Éste trataba de ver a Jesús cuando
pasaba; pero a causa de la gente, a
verlo no le alcanzaba.
“Bájate pronto, Zaqueo, que
a tu casa iré yo”.
Y él, con gran alegría, en
bajar se apresuró.
Al verlo
el pueblo
pensaba,

murmurando con rencor:
“Dormirá hoy en la casa de un
hombre pecador”.
y, humilde, habló con rubor: “Doy la
mitad de mis bienes a los más pobres,
Señor.”
porque a esta casa llegó la
salvación que anhelé.”
“Tu eres hijo de Abrahán; vine a
buscar lo perdido, salga de esta
casa el mal.”
Das la
mitad de
tus
bienes a
quien la
vida te
dio;
no fuiste muy generoso,
pero menos lo soy yo.

Hacer CLIK
Zaqueo era despreciado por el pueblo, no sólo por su
oficio de cobrar los impuestos a favor de los romanos,
sino que, al s...
Hoy lo grandioso está
en la conversión de
Zaqueo. La
conversión comenzó
porque Jesús no le
despreció, le miró y
se invitó ...
Zaqueo no sólo
recibió a Jesús en
su casa, sino que
le recibió con
alegría. Aquel fue
un verdadero
encuentro con la
miseri...
Nosotros a veces vamos a la misa o a otro acto religioso
y no notamos ningún cambio, porque en realidad
asistimos casi sól...
Zaqueo tuvo una cosa buena que era el deseo de ver a
Jesús. Quizá sólo era una curiosidad; pero por lo menos
tenía una not...
En el encuentro nuestro
con Dios, Él -Padre,
Hijo y Espíritu Santotiene la primera y
principal iniciativa,
porque Dios es ...
Señor, el mundo entero es ante ti como grano de arena
en la balanza, como gota de rocío mañanero que cae
sobre la tierra. ...
Se nos dice que Dios
muestra su poder
usando su misericordia.
Los humanos nos
equivocamos cuando
pensamos que el poder
se ...
La historia de la humanidad va paralela a la historia de la
misericordia de Dios, que realiza el encuentro. El primer
paso...
Cuando muchos en la
humanidad usaron mal
la libertad, Dios da otro
paso muy importante
para un nuevo
encuentro. El momento...
Hoy sigue Dios
buscando el encuentro
con cada uno de
nosotros. Alguno piensa
que debería ser alguien
especial, quizá como
...
Hoy quiero
hospedarme
yo en tu
casa y
quiero que
desde hoy
seas mi
hermano.
Automático
El hombre sólo es rico en la pobreza,
recibe cuanto da su corazón.
El hombre
sólo es rico
en la
pobreza,
recibe
cuanto da su
corazón.
Cuando Jesús entraba en Jericó,
acompañado de la multitud,
Vio que un hombre llamado Zaqueo
se esforzaba por verle pasar.
Cuando
Jesús a él
se dirigió y
vio Zaqueo
una
inmensa
alegría,
pues sin saberlo, de tiempo esperaba
aquel encuentro que iba a cambiar su vida.
Hoy quiero
hospedarme
yo en tu casa
y quiero que
desde hoy
seas mi
hermano.
El hombre
sólo es rico
en la
pobreza,
recibe
cuanto da
su corazón.
El hombre sólo
es rico en la
pobreza,
recibe cuanto
da su corazón.

Hacer CLICK
Dios es el
primero que
propicia ese
encuentro, que
nos dará la plena
felicidad. Pero
nosotros
también
debemos hacer
algo: ...
Subirse al árbol es quitar los egoísmos, buscando el bien
de todos, pues no puede haber un verdadero encuentro
con Dios, s...
Subirse al árbol es
“romper muros” o
“romper barreras”, que
nos impidan el
encuentro. Estas
pueden ser hasta los
mismos ad...
Una barrera
puede ser el
miedo a Dios, a lo
que me pueda
pedir en un
verdadero
encuentro. Dios
es bondad y sólo
puede quer...
Zaqueo, que sólo deseaba ver pasar a Jesús, encuentra la
oportunidad no sólo de verlo de cerca, sino de intimar con
Él, po...
No sabemos de qué
trataron en aquella
conversación; pero
sí conocemos los
resultados. Jesús
aprovechó la buena
acogida de ...
El hecho es que Zaqueo, después del encuentro con
Jesús, era otro hombre distinto del que había subido al
árbol. Dicen que...
Aquel encuentro de
Jesús con Zaqueo
produjo una especie
de milagro de amor.
Hoy le pedimos que
también haga ese
milagro en...
Como Zaqueo, yo quiero subir

Automático
a lo más
alto que
pueda
llegar.
Necesito
de ti,
Señor.
Soy
pequeño
nada
más.
Dame tu paz.
Dejo todo para seguirte.
Entra en
mi casa,
entra en
mi vida.
Toca en mi
estructura,
sana todas
las
heridas.
Dame a
ver tu
santidad.
Quiero
amarte
sólo a ti,
porque el
Señor es
mi gran
amor.
Haz un
milagro
en mí.
Entra en mi
vida, toca
en mi
estructura.
Sana todas las heridas,
dame a ver tu santidad.
Quiero
amarte sólo
a ti, porque el
Señor es mi
gran amor.
Haz un
milagro
en mí.
Que el amor a
María sea
como el árbol
para llegar a
Jesús.

AMÉN
Dom ord 31 c
Dom ord 31 c
Dom ord 31 c
Dom ord 31 c
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

Dom ord 31 c

369 visualizaciones

Publicado el

0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
369
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Dom ord 31 c

  1. 1. Domingo 31 del tiempo ordinario
  2. 2. La vida espiritual es un encuentro del ser humano con Dios. Nosotros debemos ir al encuentro con Dios; pero en realidad Dios es el que comienza ese encuentro.
  3. 3. En ese encuentro muchas veces resplandece la misericordia del Señor, como en el ejemplo que hoy nos narra el evangelio: el encuentro de Jesús con Zaqueo.
  4. 4. Jesús marchó a Jericó donde vivía Zaqueo, hombre rico y publicano, de estatura muy pequeño. Automático
  5. 5. Éste trataba de ver a Jesús cuando pasaba; pero a causa de la gente, a verlo no le alcanzaba.
  6. 6. “Bájate pronto, Zaqueo, que a tu casa iré yo”.
  7. 7. Y él, con gran alegría, en bajar se apresuró.
  8. 8. Al verlo el pueblo pensaba, murmurando con rencor: “Dormirá hoy en la casa de un hombre pecador”.
  9. 9. y, humilde, habló con rubor: “Doy la mitad de mis bienes a los más pobres, Señor.”
  10. 10. porque a esta casa llegó la salvación que anhelé.”
  11. 11. “Tu eres hijo de Abrahán; vine a buscar lo perdido, salga de esta casa el mal.”
  12. 12. Das la mitad de tus bienes a quien la vida te dio;
  13. 13. no fuiste muy generoso, pero menos lo soy yo. Hacer CLIK
  14. 14. Zaqueo era despreciado por el pueblo, no sólo por su oficio de cobrar los impuestos a favor de los romanos, sino que, al ser jefe de otros cobradores, se aprovechaba de la gente poniendo intereses injustos para enriquecerse a sí mismo.
  15. 15. Hoy lo grandioso está en la conversión de Zaqueo. La conversión comenzó porque Jesús no le despreció, le miró y se invitó a su casa. Después Zaqueo aceptó la gracia de Dios en su corazón.
  16. 16. Zaqueo no sólo recibió a Jesús en su casa, sino que le recibió con alegría. Aquel fue un verdadero encuentro con la misericordia de Dios.
  17. 17. Nosotros a veces vamos a la misa o a otro acto religioso y no notamos ningún cambio, porque en realidad asistimos casi sólo de una forma externa y no tenemos un encuentro verdadero con Jesús.
  18. 18. Zaqueo tuvo una cosa buena que era el deseo de ver a Jesús. Quizá sólo era una curiosidad; pero por lo menos tenía una notable estima, probada por el hecho de hacer algo tan extraño como el subir a un árbol para poder ver a Jesús.
  19. 19. En el encuentro nuestro con Dios, Él -Padre, Hijo y Espíritu Santotiene la primera y principal iniciativa, porque Dios es todo misericordia. Él ama a todos, no al pecado sino al pecador. Así nos lo dice hoy la 1ª lectura que es del último libro del Antiguo Testamento. Sabiduría 11, 22-12,2
  20. 20. Señor, el mundo entero es ante ti como grano de arena en la balanza, como gota de rocío mañanero que cae sobre la tierra. Pero te compadeces de todos, porque todo lo puedes, cierras los ojos a los pecados de los hombres, para que se arrepientan. Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado. Y ¿cómo subsistirían las cosas, si tú no lo hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia, si tú no las hubieses llamado? Pero a todos perdonas, porque son tuyos, Señor, amigo de la vida. Todos llevan tu soplo incorruptible. Por eso, corriges poco a poco a los que caen, les recuerdas su pecado y los reprendes, para que se conviertan y crean en ti, Señor.
  21. 21. Se nos dice que Dios muestra su poder usando su misericordia. Los humanos nos equivocamos cuando pensamos que el poder se muestra con el enfado, la prepotencia y con el ir contra los demás. Eso es signo de debilidad. El poder se muestra por los grados de misericordia que muestra hacia quien ha hecho el mal.
  22. 22. La historia de la humanidad va paralela a la historia de la misericordia de Dios, que realiza el encuentro. El primer paso fue la creación, signo del amor de Dios: “Si Dios hubiera odiado algo, no lo hubiera creado”. Dios, al ver las cosas creadas, vio que todo era bueno.
  23. 23. Cuando muchos en la humanidad usaron mal la libertad, Dios da otro paso muy importante para un nuevo encuentro. El momento culminante fue la Encarnación: fue el acto supremo y definitivo de acercamiento de Dios al hombre. Y vivió en solidaridad con nosotros.
  24. 24. Hoy sigue Dios buscando el encuentro con cada uno de nosotros. Alguno piensa que debería ser alguien especial, quizá como Zaqueo; pero ni él mismo ni los demás pensaban que era una persona especial. Dios, con su gran misericordia, como a Zaqueo, nos dice: Hoy quiero hospedarme en tu casa.
  25. 25. Hoy quiero hospedarme yo en tu casa y quiero que desde hoy seas mi hermano. Automático
  26. 26. El hombre sólo es rico en la pobreza, recibe cuanto da su corazón.
  27. 27. El hombre sólo es rico en la pobreza, recibe cuanto da su corazón.
  28. 28. Cuando Jesús entraba en Jericó, acompañado de la multitud,
  29. 29. Vio que un hombre llamado Zaqueo se esforzaba por verle pasar.
  30. 30. Cuando Jesús a él se dirigió y vio Zaqueo una inmensa alegría,
  31. 31. pues sin saberlo, de tiempo esperaba aquel encuentro que iba a cambiar su vida.
  32. 32. Hoy quiero hospedarme yo en tu casa y quiero que desde hoy seas mi hermano.
  33. 33. El hombre sólo es rico en la pobreza, recibe cuanto da su corazón.
  34. 34. El hombre sólo es rico en la pobreza, recibe cuanto da su corazón. Hacer CLICK
  35. 35. Dios es el primero que propicia ese encuentro, que nos dará la plena felicidad. Pero nosotros también debemos hacer algo: Como Zaqueo debemos subirnos al árbol. Esto significa ser valientes y quitar prejuicios. Es querer sentir la compasión de Dios, que debe ir invadiendo nuestra vida.
  36. 36. Subirse al árbol es quitar los egoísmos, buscando el bien de todos, pues no puede haber un verdadero encuentro con Dios, si no le hay también con el hermano. Y, como ya decía el Concilio Vat. II, no hay un verdadero encuentro con Dios, si no lo deseamos también para los otros.
  37. 37. Subirse al árbol es “romper muros” o “romper barreras”, que nos impidan el encuentro. Estas pueden ser hasta los mismos adelantos materiales en cuanto que nos impulsan a tener más y más: dinero, comodidades, etc. Barrera puede ser la ignorancia sobre la bondad y la misericordia de Dios.
  38. 38. Una barrera puede ser el miedo a Dios, a lo que me pueda pedir en un verdadero encuentro. Dios es bondad y sólo puede querer nuestro bien.
  39. 39. Zaqueo, que sólo deseaba ver pasar a Jesús, encuentra la oportunidad no sólo de verlo de cerca, sino de intimar con Él, poder conversar reposadamente en la intimidad de su propio hogar, sin preocuparse de las críticas de la gente.
  40. 40. No sabemos de qué trataron en aquella conversación; pero sí conocemos los resultados. Jesús aprovechó la buena acogida de Zaqueo para llevar la conversación por los cauces de una conversión.
  41. 41. El hecho es que Zaqueo, después del encuentro con Jesús, era otro hombre distinto del que había subido al árbol. Dicen que cuando la conversión llega al bolsillo o la cartera, es una buena conversión. Estaba dispuesto a dar la mitad de sus bienes a los pobres, y a los que había estafado, devolverles 4 veces más.
  42. 42. Aquel encuentro de Jesús con Zaqueo produjo una especie de milagro de amor. Hoy le pedimos que también haga ese milagro en nosotros para que le acojamos en nuestra casa y nuestro corazón con todo amor.
  43. 43. Como Zaqueo, yo quiero subir Automático
  44. 44. a lo más alto que pueda llegar.
  45. 45. Necesito de ti, Señor.
  46. 46. Soy pequeño nada más.
  47. 47. Dame tu paz. Dejo todo para seguirte.
  48. 48. Entra en mi casa, entra en mi vida.
  49. 49. Toca en mi estructura, sana todas las heridas.
  50. 50. Dame a ver tu santidad. Quiero amarte sólo a ti,
  51. 51. porque el Señor es mi gran amor.
  52. 52. Haz un milagro en mí.
  53. 53. Entra en mi vida, toca en mi estructura.
  54. 54. Sana todas las heridas, dame a ver tu santidad.
  55. 55. Quiero amarte sólo a ti, porque el Señor es mi gran amor.
  56. 56. Haz un milagro en mí.
  57. 57. Que el amor a María sea como el árbol para llegar a Jesús. AMÉN

×