Ley de servicios de comunicación audiovisual

419 visualizaciones

Publicado el

Análisis de la ley de servicios audiovisuales 26522 enfocada en el impacto a la labor del locutor.

Publicado en: Educación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
419
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2
Acciones
Compartido
0
Descargas
0
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

Ley de servicios de comunicación audiovisual

  1. 1. 1 Instituto Superior de Educación Técnica Nº 18 Carrera de Locución Primer Año Problemática comunicacional Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual: Un nuevo desafío para la sociedad y los medios Profesora: Viviana Hereñú Alumna: Ma. Belén Atencio Fecha de entrega: 22/06/2012.
  2. 2. 2 INTRODUCCIÓN El presente trabajo tiene como objetivo analizar los puntos más destacados del nuevo Proyecto de Ley en Democracia: Servicios de Comunicación Audiovisual (Ley 26.522) y el impacto del mismo sobre los trabajadores mediáticos y el público en general. Para arribar a tal fin, será necesario realizar un breve recorrido por las condiciones históricas y contextuales que dieron lugar a dicha Ley y sus antecedentes en el marco de un gobierno de facto: Decreto-Ley de la Dictadura, Ley 2.285 (1.980). Partiendo de un primer análisis sobre la sanción de la Ley de la Dictadura, las transformaciones que ésta fue sufriendo durante los distintos gobiernos democráticos y las posturas a favor o en contra que se fueron gestando hasta llegar a su mayor expresión con el Kirchnerismo en el año 2009, será posible develar cuáles son los intereses que entran en juego en los distintos sectores de la sociedad. Desde este punto de vista, es oportuno mencionar los numerosos debates que despertó el nuevo Proyecto, especialmente entre los principales actores de los medios de comunicación, tras las últimas modificaciones impulsadas durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en donde se establecieron importantes restricciones para evitar la concentración monopólica de los medios. Pero también es importante analizar qué lugar ocupa, en medio de este debate sobre la nueva ley de medios, uno de los sectores más populares, cuya existencia posibilita el crecimiento y el progreso de la industria de los medios: la audiencia. De esta forma, el trabajo quedará dividido en 3 capítulos: En el primer capítulo, estudiaremos las condiciones históricas y contextuales que dieron lugar al nuevo Proyecto de Ley de la Democracia, recorriendo sus antecedentes: creación y sanción del Decreto-Ley de la Dictadura (Ley 22.285), breve desarrollo de
  3. 3. 3 los puntos más importantes y de las diversas mutaciones que llevaron a cabo sobre ella los gobiernos democráticos consiguientes, hasta la consolidación del Proyecto de Ley de la Democracia: Servicios de Comunicación Audiovisual. Para desarrollar este capítulo nos apoyaremos en el cuadro comparativo entre la Ley 22285/1980 y la Ley de Servicios de Comunicación audiovisual. Pero también nos basaremos en la descripciones realizadas por Carlos Ulanovsky en su libro “Días de radio”. En el segundo capítulo, expondremos uno de los puntos que, a nuestro entender, constituye la clave del debate actual y el punto de partida necesario para que se cumpla esta ley de la democracia: la disolución de los monopolios existentes, y la restricción para lograr el impedimento de nuevas concentraciones mediáticas. Para el análisis de este capítulo tomaremos los aportes realizados por los periodistas que fueron entrevistados en esta ocasión: Leo Ricciardino, Alfredo Montenegro y Mónica Varela. Finalmente, dedicaremos el tercer capítulo a analizar las consecuencias y los nuevos desafíos que trae aparejada esta Ley, tanto para los trabajadores de los medios de comunicación como para la audiencia, y el rol de ésta última en el debate sobre la nueva ley de medios. En esta oportunidad, además de continuar en línea con los aportes de los periodistas entrevistados, será necesario incluir la bibliografía aportada por algunos reconocidos periodistas y sociólogos, que han sabido abordar con exactitud la problemática de la información, en manos de unos pocos medios dominantes de comunicación: ellos son el escritor y periodista Ryszard Kapuscinsky, el escritor y periodista Eduardo Galeano y el sociólogo Ryszard Kapuscinsky.
  4. 4. 4 CAPÍTULO I Antecedentes y contexto de una nueva ley de medios para la democracia Como es de público conocimiento, durante el período comprendido entre 1.976 y 1.983, nuestro país fue víctima de uno de los acontecimientos más brutales e inolvidables de la historia: el golpe de estado llevado a cabo por los militares, que propulsó políticas terroristas y censuró a una infinidad de artistas tanto nacionales como extranjeros. Carlos Ulanovsky, en su libro “Días de radio”, da cuenta de este suceso con la siguiente descripción: “A las 3:21 de la madrugada del 24 de marzo de 1.976, por la cadena de Radio y Televisión, los argentinos se enteraron de que una vez más los militares se había apropiado del poder1 ". En ese contexto, las radios fueron invadidas por los militares y tuvieron lugar una serie de censuras que caracterizaron las políticas mediáticas de la época: control de los mensajes que se difundían, levantamiento de algunos programas, clausuras de emisoras, prohibición de temas y artistas musicales y omisión de un grupo de personas de las que “no se podía hablar”. En ese mismo contexto, pero ya avanzando el año 1.980 bajo la presidencia del militar Jorge Rafael Videla, fue implementada la Ley 22.285, denominada Ley de Radiodifusión, que entre sus restricciones más destacadas impedía la conformación de monopolios. Luego, con el advenimiento de la democracia, la ley sufrió más de 250 reformas. La más importante de ellas, fue la que tuvo lugar en la década del 90 con el gobierno de Carlos Menem, que permitió la 1 ULANOVSKY, C., MEKIN, M., PANNO, J. J. y TIJMAN, G. “DIAS DE RADIO, Historia de la radio argentina”. (Fragmentos). Editorial Espasa Calpe. 1995. Página 17.
  5. 5. 5 transformación de los medios en “multimedios” a raíz de la iniciativa del presidente, quien estableció que el Comfer (Comité Federal de Radiodifusión) podía otorgar hasta 24 licencias a una misma persona física o jurídica para explotar servicios de radiodifusión. De esta forma fue posible que unas pocas empresas pudieran manejar el sistema de comunicaciones de todo el país en los últimos años. Esta misma política fue continuada por el presidente Fernando De La Rúa, pero se establecieron algunos límites a la cantidad de licencias que podía tener un mismo radiodifusor. Además, durante el gobierno de éste último se plantearon cambios importantes para reemplazar la normativa promulgada por la dictadura: se establecieron políticas de contenidos para proteger los derechos de los niños y la producción propia, tanto nacional como regional. Finalmente los presidentes Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner conservaron durante sus mandatos la ley 22.285/80 consumada por el gobierno militar, con las modificaciones realizadas por Menem y De La Rúa. Pero Kirchner sancionó el Decreto 527 por medio del cual se estableció la suspensión del plazo de licencias de empresas de radiodifusión por 10 años. Esta medida benefició a muchos propietarios de medios que vieron extendidos los 15 años de licencia que la ley vigente les otorgaba, a 10 años más de prórroga. Dicho y analizado esto, se podría decir que los puntos más notables contemplados en la legislación 22.285 que sancionó el gobierno militar en 1980 y modificó el Gobierno Menemista en los 90, son los siguientes:  Se regulan únicamente los servicios abiertos (radio y TV) y los sistemas complementarios más antiguos, como Antenas Comunitarias.  La libertad de expresión es limitada por las necesidades de la Seguridad Nacional.  El organismo que regula la Radio y la TV está integrado por militares, servicios de inteligencia y empresarios.
  6. 6. 6  No se protege el trabajo argentino ni se alienta la producción local.  La radiodifusión sólo se podía ejercer como actividad con fines de lucro.  Se admiten los monopolios y los oligopolios de medios.  No se fomenta la producción de contenidos educativos o infantiles.  Se establecen límites a la calidad de la información a difundir, la que debe ser veraz, objetiva y oportuna. (Esos límites han sido utilizados para restringir la Libertad de Expresión).  No está prevista la participación de Congreso de la Nación, dado que se trata de una ley de la Dictadura, razón por la cual es una ley centralista y antidemocrática.  No están previstas las audiencias públicas ni la elaboración de normas.  Permite que una sola persona sea tiular de 24 licencias de servicios abiertos (radio y TV).  Los sistemas de TV paga no tienen limitaciones en relación a las licencias que puede poseer una misma persona, siempre que no estén en la misma zona de cobertura. Esto facilita la formación de monopolios.  La publicidad queda sujeta a límites como la moral cristiana.  No está prevista la publicidad Argentina en medios extranjeros.  Las licencias duran 15 años y se pueden prorrogar por 10 años más.  No está previsto que los medios deban proporcionar al público información relevante.  Las señales de TV paga no son sujetos regulados, por lo cual no cumplen leyes argentinas como la de protección al menor.  Se exigen requisitos personales basados en la posesión de riqueza y preferencia de aspectos patrimoniales.  Posibilita que mediante la utilización de sociedades por acciones se esconda la verdadera titularidad de las licencias.
  7. 7. 7  Permite la propiedad conjunta de licencias de TV y empresas productoras de señales de contenidos. Regulación inexistente del Federalismo.  El régimen sancionatorio contempla que los medios deben denunciar a los actores y periodistas que atenten contra la seguridad nacional.  Se permite la codificación de las transmisiones deportivas, impidiendo el acceso abierto a la mayoría de la población.  No se promueve la industria de contenidos.  No está prevista la accesibilidad de personas con discapacidad.  La participación de cooperativas estuvo prohibida hasta el año 2005. Actualmente pueden participar en forma restringida.  No está previsto el cine naciona
  8. 8. 8 CAPÍTULO II Hacia un proceso de desinversión: multiplicidad de licencias para garantizar el pluralismo de voces Como indicamos en el capítulo anterior, la Ley 22.285 sancionada por el gobierno de facto en 1.980, sufrió diversas alteraciones hasta consolidarse finalmente la actual Propuesta del Proyecto de Ley de la Democracia. Entre esas alteraciones, una de las más polémicas fue la resuelta durante el gobierno de Néstor Kirchner, en el que se renovaron la totalidad de las licencias de televisión y radio a los actuales licenciatarios por un período de 10 años a través del decreto Nº 527/05. Con este decreto el Gobierno consolidó la concentración en la propiedad de los medios, ignorando que esto afecta seriamente la libertad de expresión y el derecho de información de los ciudadanos en una sociedad democrática. Además, las frecuencias radioeléctricas son patrimonio común de la humanidad, y como tal, deben ser administradas con criterios democráticos por el Estado, y adjudicadas por un período de tiempo determinado a quienes ofrezcan un mejor servicio. Esta medida también infringe, en lo que respecta al derecho a la información, lo establecido por los pactos internacionales que se han suscripto: el artículo 13 del Pacto de Costa Rica (por la libertad del pensamiento y de expresión) y la Declaración de Principios de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en el artículo 12 propugna leyes anti-monopólicas. En relación a estos puntos, consideramos que la nueva Ley de la Democracia será favorable para todos los ciudadanos ya que, con el fin de garantizar estos principios de diversidad,
  9. 9. 9 pluralidad y respeto por lo local, se crea el ARTÍCULO 38 que establece limitaciones para la concentración de licencias. Y es también a raíz de este artículo, y apoyándonos en los ARTÍCULOS 2 y 19 que consideran a los Servicios de Comunicación Audiovisual como una actividad de “interés público”, que sostenemos la siguiente hipótesis: “Los grandes monopolios mediáticos promueven la producción estandarizada y estereotipada de productos, anulando la capacidad crítica de la audiencia. La nueva Ley de Medios, que promoverá el pluralismo a través de la anulación de los monopolios, facilitará el acceso a la información y el consecuente uso democrático de la misma”. Leo Ricciardino, periodista de distintos medios de la ciudad de Rosario entrevistado para este trabajo, se mostró muy a favor de esta medida anti monopólica y lo expresó de la siguiente forma: “Menem anula el único artículo de esa ley que impedía que el dueño de un canal o de una radio pudiera a su vez tener un diario, o al revés, que el dueño de un diario pudiera tener un canal o una radio. Menem anula ese decreto y posibilita la formación de los monopolios2 ”. Tal como lo describe L. Ricciardino, bajo la tutela de ese decreto comenzaron los monopolios como Clarín (socio mayoritario de ARTEAR) y Atlántida (integrante junto a otros accionistas del grupo TELEFE) que sumaron los canales de televisión 13 y 11 respectivamente. Y continúa: “En ese sentido, esta ley vuelve las cosas a su lugar: un diario puede tener una radio, puede tener un canal, pero 2 Leo Ricciardino: Periodista de Rosario. Ejerce su profesión en distintos medios de la ciudad: Canal 5, LT8, Rosario/12.Entrevista realizada en LT8 el 14/05/2012.
  10. 10. 10 hasta cierto límite. Después tiene que empezar un proceso de “desinversión”, es decir, lo que se va de la ley, lo tienen que vender. Y eso es lo que todavía falta cumplir”3 . Coincidimos con el periodista en este aspecto, ya que entendemos que el espíritu central de esta ley tiene que ver con evitar la formación de monopolios que recorten la libertad de prensa. Porque es justamente a partir del cumplimiento de este punto, como se asegurará el ejercicio del derecho a la información de los ciudadanos. Sin embargo, pese a que no caben dudas respecto a la idea de que los monopolios y oligopolios conspiran contra la democracia, ni respecto a la necesidad de la creación de “normas antimonopólicas” que regulen la propiedad y el control de los servicios de radiodifusión; existen opiniones que conducen a la reflexión de que esta medida no está pensada con el fin de brindar a la sociedad un servicio de información plural y democrático, sino que es más bien el telón de fondo de una lucha interminable entre dos fuerzas potenciales: el Gobierno vs. Grupo Clarín. Frente a este panorama, la periodista de LT3, Mónica Varela, opinó lo siguiente: “La Ley de Medios que se aprobó, que tuvo el consentimiento de Sindicato de Prensa y que justamente tiene Grupo Clarín en frente, es una pelea del Gobierno, que no tiene nada que ver con la multiplicidad de medios que puede haber”4 . La periodista manifestó su disconformidad con el incumplimiento de la ley ya que, si la idea es evitar los 3 Ibídem. 4 Mónica Varela: Periodista de LT3. Entrevista realizada en LT8 el 14/05/2012.
  11. 11. 11 monopolios, LT3 no debería tener LT8 y no debería tener La Capital. Sin embargo actualmente todo está igual, por eso concluye que de esta manera, el monopolio lo propone el mismo Gobierno. En este marco de disputas y debates, inevitables en todo proceso de reformulación de leyes, adherimos a la idea planteada por el periodista Leo Ricciardino: “Algunos dicen: -El gobierno lo hizo porque estaba en contra de grupo Clarín.- Esa puede ser la coyuntura, todas las leyes fundamentales de un gobierno salen en una coyuntura particular, es cierto. Ahora, esta ley es mucho mejor que la que había, sin lugar a dudas. Exige por ejemplo mayor cuota de programación local en los canales locales, esto implica mayor posibilidad de trabajo para los comunicadores sociales, etc”5 . Si esta ley se lleva a cabo, tal cual se propone, si se logra promover el pluralismo del espectro y fomentar la creación de nuevas miradas sobre una misma realidad; habremos dado un paso decisivo, habremos desafiado el gran reto de una comunicación popular. Por eso creemos sin duda, tal como lo expresa Leo Ricciardino, que la Propuesta de Proyecto de Ley de la Democracia: Servicios de Comunicación Audiovisual es mucho mejor que la ley prescripta por el gobierno de facto. No solamente por la censura y la represión que reinaron en ese período, sino porque consideramos que las reformas aplicadas sobre la ley 22.285/80 hasta el día de la fecha, fueron confeccionadas, en la mayoría de los gobiernos, con un fin democrático. 5 Leo Ricciardino., Op. Cit.
  12. 12. 12 CAPÍTULO III Impacto de la Ley sobre la audiencia y los trabajadores de la comunicación Es importante señalar, en relación a la utilización de los medios y por lo que vinimos desarrollando hasta el momento, que en una dictadura se sirve de la censura. Pero en una democracia ¿Cuál es el factor predominante de los medios de comunicación? En este sentido cobra importancia la afirmación de Ryszard Kapuscinski, publicada en Le Monde Diplomatique en Julio-Agosto de 1.999: “En una dictadura se sirve de la censura; en una democracia de la manipulación”6 . Coincidimos con lo expuesto por Kapuscinski, porque consideramos que actualmente la multiplicación de los media, generada por la evolución de las tecnologías, ha provocado una gran confusión entre ver y saber, y muchos medios (en especial la televisión) se han valido de este hecho para manipular a las personas. De esta manera, como dice Kapuscinski, los media reflejan el mundo de una manera superficial y fragmentaria, ya que la selección de la información se basa fundamentalmente en lo que más vende: el drama, la violencia, los sucesos que movilizan las emociones de las personas. “Hoy todo ha cambiado. El precio de la información depende de la demanda, del interés que suscita. Lo que prima es la venta. 6 KAPUSCINSKI, R. ¿Reflejan los media la realidad del mundo? Nuevas censuras, sutiles manipulaciones, en Le Monde Diplomatique. Julio-Agosto 1999.
  13. 13. 13 Una información será juzgada sin valor si no consigue interesar a un púbico amplio7 .” Podríamos afirmar entonces que, en la medida en que los medios de comunicación sigan transformándose en grandes empresas informativas, cuyo principal fin es la compra-venta de noticias, seguiremos siendo víctimas de un producto estandarizado y desleal, que desdibuja la realidad con el único propósito de hacerla apetecible. Como dice el sociólogo Carlos F. De Angelis: “Uno de los efectos que ya parecen evidenciarse y que deben ser objeto de análisis es una creciente tendencia a la homogeneización de las visiones dentro de las empresa multimedia y aún entre las diversas empresas mediáticas”8 . Cabe mencionar, en relación a ese tema, la capacidad de los medios de generar agenda, es decir, de lograr que los temas que más preocupen a las personas coincidan con los planteados por los medios. De este hecho se desprende la idea de que los medios nos imponen “en qué pensar”. Leo Ricciardino hace referencia a la influencia de los medios, cuando se le pregunta qué opina acerca de la necesidad de “informar” a la gente sobre la importancia de la nueva ley de comunicación audiovisual: “la gente consume mucho, le da mucha importancia a la televisión que ocupa gran parte de la vida de la familia, pero por allí tampoco tiene mucho interés en debatir el tema. Hay que lograr que tenga ese interés, porque también están contemplados los derechos del público”9 . 7 Ibídem. 8 CARLOS F. DE ANGELIS., Marcar la agenda, en LA VENTANA, MEDIOS Y COMUNICAIÓN. Artículo publicado en Página 12 el 18 de agosto de 2010. 9 Leo Ricciardino., Op. Cit
  14. 14. 14 Compartimos lo expresado por el periodista, ya que sabemos que en la actualidad, los tres grandes soportes mediáticos que ejercen una gran influencia, y en muchos casos manipulan a las personas, lo constituyen la radio, la televisión y la prensa escrita. Eduardo Galeano, también señala al respecto: “Los mass media de difusión universal han puesto por las nubes el precio de la libertad de expresión: cada vez son más los opinados, los que tienen el derecho de escuchar, y cada vez son menos los opinadores, los que tienen el derecho de hacerse escuchar”10 . Es por eso que nos parece favorecedora esta ley, y creemos que su impacto tanto sobre la audiencia, como sobre los trabajadores de la comunicación, será positivo. En el caso de los primeros, porque poco a poco comienzan a surgir canales culturales e infantiles que enriquecen y amplían el abanico de programaciones. En el caso de los segundos, porque al regionalizarse la comunicación, se abren más posibilidades de trabajo para los profesionales de la comunicación. Como lo describe el periodista del diario La Capital, Alfredo Montenegro: “La ley nos afecta a todos. Tiene que ver con que podamos prender el televisor y ver una producción regional, o ver a compañeros trabajando en las cosas que saben y para las que se prepararon, y tienen un oficio y una dignidad. Antes no se podía porque se traía enlatado de Buenos Aires, ese era el negocio”11 . Con el mismo propósito de lograr una comunicación más democrática y popular, opinamos que la audiencia debe ser educada e informada sobre los beneficios de esta nueva ley. Tal vez en este punto, sea relevante el aporte realizado por la 10 EDUARDO GALEANO., Patas Arriba. La escuela del mundo al revés. España, Siglo veintiuno editores, 1998. Página 284. 11 ALFREDO MONTENEGRO: Periodista del diario La Capital de Rosario. Entrevista realizada el Jueves 21/06/2012.
  15. 15. 15 periodista Mónica Varela, quien opina que uno de los motivos por los cuáles el público pierde interés, es que el tema está muy “politizado”. Sería necesario entonces simplificar la información, presentarla ante la audiencia de un modo más abierto, para que puedan comprender el fin único de la discusión. Hay un proceso que se está gestando, un proceso por el cual el público, obtendrá como resultado el acceso a una diversidad de voces. En esta ley, como en pocas, están contemplados por primera vez los derechos del público. Y es por ese motivo que el público debe ser consciente de su existencia.
  16. 16. 16 CONCLUSIÓN A lo largo de este trabajo, hemos intentado analizar las características más significativas de la nueva ley de medios, formalmente denominada “Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual” (ley 26.522). La experiencia, si bien fue agobiante en cuanto a algunos conflictos personales, fue muy satisfactoria ya que era la primera vez que realizábamos un abordaje tan profundo sobre dicha Ley. Durante el desarrollo de los puntos más importantes, pudimos conocer el verdadero espíritu de este proyecto de la democracia, ya que el mismo ha sido construido socialmente, producto de un fuerte debate realizado desde hace años por un surtido grupo de organizaciones. Reiterados encuentros, jornadas y movilizaciones, hicieron posible que finalmente el proyecto de ley fuera elevado al gobierno de Cristina Kirchner en el año 2009. A partir de ese momento, fue apoyado y también criticado, según las conveniencias e intereses reinantes en los grupos económicos más importantes. Pero por sobre todas las cosas, la realización de este análisis nos ha llevado a considerar la importancia de una nueva ley que permita la construcción de renovados espacios de comunicación, accesibles a toda la comunidad. Hoy en día, la realidad es reflejada por un grupo reducido de empresas de comunicación que controlan la información, imponiendo de esta manera una única imagen y una única palabra. Así, vemos como diariamente captan la atención mediática aquellas noticias que involucran las emociones de las personas, y la pantalla televisiva, así como también la radio y los medios gráficos, nos invaden con titulares de violencia, drama y sensacionalismo porque saben que eso atrapa a los consumidores y genera ganancias.
  17. 17. 17 Por otro lado, una gran proliferación de programas de chimentos, reproducen acontecimientos totalmente irrelevantes y rellenan la programación de casi todo un canal y de todos los medios de comunicación que forman parte de esa empresa, con personajes irreales e información- mercancía. Como lo expresa Eduardo Galeano:”La cultura se está reduciendo al entretenimiento, el entretenimiento se convierte en brillante negocio universal; la vida se está reduciendo al espectáculo, y el espectáculo se convierte en fuente de poder económico y político; la información se está reduciendo a la publicidad, y la publicidad manda”12 . Por todo lo expuesto, creemos que es fundamental que se adopten políticas para evitar la concentración de la propiedad de los medios de comunicación, creemos que es necesario que se respete el derecho a una información fehaciente, y el derecho a la libertad de expresión de todos los habitantes de nuestra nación. 12 EDUARDO GALEANO., Op. Cit. Página 290.
  18. 18. 18 BIBLIOGRAFÍA DE ANGELIS, Carlos F.: Marcar la agenda, en LA VENTANA, MEDIOS Y COMUNICAIÓN. Artículo publicado en Página 12 el 18 de agosto de 2010. GALEANO, Eduardo: Patas Arriba. La escuela del mundo al revés. España, Siglo veintiuno editores, 1998. KAPUSCINSKI, R.: ¿Reflejan los media la realidad del mundo? Nuevas censuras, sutiles manipulaciones, en Le Monde Diplomatique. Julio- Agosto 1999. ULANOVSKY, C., MEKIN, M., PANNO, J. J. y TIJMAN, G.: “Días de Radio, Historia de la radio argentina”. (Fragmentos). Editorial Espasa Calpe. 1995.

×