Domingo 6º Tiempo Ordinario Ciclo B - 15 de febrero -
Año 2015
Hermanos: nos reunimos para celebrar la MEMORIA del Señor
J...
Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 10, 3 1 -11, 1
Hermanos:
Cuando comáis o bebáis o hagáis...
solidaridad, consuelo y fortaleza. OREMOS AL SEÑOR.
4.- Por cuantos luchan por erradicar el hambre, la marginación, la inj...
ama de casa de la comunidad. Bajo ella se esconde la tentación consumista de todo ser humano.
Es una tentación de adormeci...
Próxima SlideShare
Cargando en…5
×

GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015

3.617 visualizaciones

Publicado el

Publicado en: Meditación
0 comentarios
0 recomendaciones
Estadísticas
Notas
  • Sé el primero en comentar

  • Sé el primero en recomendar esto

Sin descargas
Visualizaciones
Visualizaciones totales
3.617
En SlideShare
0
De insertados
0
Número de insertados
2.661
Acciones
Compartido
0
Descargas
1
Comentarios
0
Recomendaciones
0
Insertados 0
No insertados

No hay notas en la diapositiva.

GUUIÓN SIN CANCIONES DEL DOMINGO 6º DEL TO. CICLO B. DIA 15 DE FEBRERO DEL 2015

  1. 1. Domingo 6º Tiempo Ordinario Ciclo B - 15 de febrero - Año 2015 Hermanos: nos reunimos para celebrar la MEMORIA del Señor Jesús resucitado. Nos encontramos en torno a la Mesa de la Palabra y del Pan de vida. Seguimos los pasos de Jesús, el Maestro, y vamos descubriendo en él, tanto el PROYECTO de Dios que nos ofrece, como también el ESTILO de SER y de VIVIR que ello conlleva. Aquí nos llegará la invitación del Maestro: empeñarnos en eliminar las barreras que hay en nuestro entorno, en medio de nosotros. Que la Eucaristía de este domingo nos ayude a estar atentos, a descubrir los nuevos leprosos de la sociedad. Y no olvidemos de darle gracias, porque nos limpia, nos perdona y salva, dándonos el don de vida de Dios. Comenzamos la celebración. Monición a la 1ª Lectura: Levítico 13, 1-2. 44-46 La lepra era considerada en el pueblo de Israel una enfermedad tabú, una enfermedad contagiosa desde un punto de vista sanitario y también era considerada como un castigo por el pecado. Por eso, todo leproso era excluido del pueblo para que no contaminara a la comunidad. Se le prohibía toda relación con los demás. La lepra era la mayor muralla social de aquel tiempo. Escuchamos las recomendaciones del viejo libro del Antiguo Testamento. Lectura del libro del Levítico 13, 1-2. 44-46 El Señor dijo a Moisés y a Aarón: - «Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel, y se le produzca la lepra, será llevado ante Aarón, el sacerdote, o cualquiera de sus hijos sacerdotes. Se trata de un hombre con lepra: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de lepra en la cabeza. El que haya sido declarado enfermo de lepra andará harapiento y despeinado, con la barba tapada y gritando: "Impuro, impuro!" Mientras le dure la afección, seguirá impuro; vivirá solo y tendrá su morada fuera del campamento.» Palabra de Dios. Salmo responsorial . Sal 31, 1-2. 5. 11 (J.: cf. 7) R/. Tú eres mi refugio, me rodeas de cantos de liberación. Dichoso el que está absuelto de su culpa, a quien le han sepultado su pecado; dichoso el hombre a quien el Señor no le apunta el delito. R/. Había pecado, lo reconocí, no te encubrí mi delito; propuse: «Confesaré al Señor mi culpa», Y tú perdonaste mi culpa y mi pecado. R/. Alegraos, justos, y gozad con el Señor; aclamadlo, los de corazón sincero. R/. Monición a la 2ª Lectura: 1 Corintios 10, 31-11, 1 El apóstol Pablo se pone como ejemplo para los cristianos de Corinto y es que el nuevo estilo de pensar y de vivir, que parte del encuentro con Cristo, su Señor, ha cambiado complemente la vida de este seguidor. De ahí que se ofrece como modelo de seguimiento. Cristo es, en definitiva, el criterio último para la conducta de los creyentes. Escuchamos.
  2. 2. Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 10, 3 1 -11, 1 Hermanos: Cuando comáis o bebáis o hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para gloria de Dios. No deis motivo de escándalo a los judíos, ni a los griegos, ni a la Iglesia de Dios, como yo, por mi parte, procuro contentar en todo a todos, no buscando mi propio bien, sino el de la mayoría, para que se salven. Seguid mi ejemplo, como yo sigo el de Cristo. Palabra de Dios. Aleluya Lc 7, 16 Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo. Monición al Evangelio: Marcos 1, 40-45 Según el relato evangélico, Jesús rompe las barreras impuestas por los usos sociales y las leyes religiosas. La vida del leproso era una muerte en vida. Jesús se compadece; es decir, hace suyos sus sufrimientos, y no se aleja de él por temor, sino que se acerca y lo toca con la mano y, sobre todo, le ofrece, de parte de Dios, una nueva vida. He aquí la enorme novedad de su mensaje. Escuchamos. Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 40-45 En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: - «Si quieres, puedes limpiarme.» Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio. Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.» Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grades ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes. Palabra del Señor. HOMILÍA CREDO ORACIÓN DE LOS FIELES Hermanos: con humildad y confianza filial, acudamos a Dios, nuestro Padre, presentándole nuestras necesidades, las de la Iglesia y del mundo. 1.- Por la Iglesia, sacramento de salvación, para que sea lugar de consuelo para todos los hombres y mujeres marginados de nuestra sociedad. OREMOS AL SEÑOR. 2.- Por los gobernantes, para que tengan en cuenta a los nuevos leprosos de nuestra sociedad: los emigrantes, los presos, los parados, los ancianos, los enfermos de cualquier situación; para que no se les nieguen los derechos humanos, y se les atiendan de los problemas más urgentes. OREMOS AL SEÑOR. 3.- Por los que sufren en el cuerpo y en su espíritu, para que encuentren en los cristianos
  3. 3. solidaridad, consuelo y fortaleza. OREMOS AL SEÑOR. 4.- Por cuantos luchan por erradicar el hambre, la marginación, la injusticia en tantos lugares, para que no desfallezcan, a pesar de no ver resultados positivos. Hazlos fuertes en su compromiso. OREMOS AL SEÑOR. 5.- Para que en nuestra Comunidad (Parroquial) seamos sensibles a tantas necesidades que se nos presentan, de tantos nuevos leprosos como hay en nuestra sociedad. Haznos cercanos a todos ellos. OREMOS AL SEÑOR. Presentación de las ofrendas: POR FAVOR: que nadie piense que hay que hacer todos ellos. Que cada Comunidad, o Grupo de Liturgia los escoja y los adapte a su realidad. PRESENTACIÓN DE UN VASO DE ACEITE (Puede hacer la ofrenda algún adulto que vive su compromiso en los ámbitos más difíciles y fronterizos de la Iglesia y de la fe) ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te ofrezco este vaso de aceite, símbolo de la acogida y del querer ser, como tu Hijo, bálsamo y calmante de cualquier hombre ante tantas dificultades como sufren en la vida. Igual que la comunidad lo es para quienes nos comprometemos en los ámbitos más complicados y difíciles del mundo y de la sociedad, todos nosotros lo queremos ser de todos los hombres. Nuestra preocupación es servirles; nunca el aprovecharnos de ellos. Que nunca olvidemos que nuestra finalidad son los otros. Que somos pura y mera referencia hacia ellos. No permitas tampoco que tu Iglesia lo olvide: que ella es madre y que, como tal, se ha de desvivir por todos y cada uno de sus hijos, la humanidad entera. PRESENTACIÓN DE UN VOLUNTARIO DE LA COMUNIDAD (Debiera hacer esta ofrenda uno de los más veteranos voluntarios de la comunidad, precisamente por su testimonio de continuidad en el compromiso) ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Bien sabes, Señor, de mi compromiso continuado, durante años, como voluntario que sirve a los demás en tareas sencillas que les hacen más llevadera la existencia. Yo te traigo hoy, Señor, este compromiso mío, que no es fruto de mis fuerzas y mi capacidad, sino de tu gracia. En tus manos pongo tu misma gracia y mi acción de gracias. Espero que Tú sigas manteniendo mis escasas fuerzas. Y con este testimonio, que me ha costado hacerlo en voz alta, confío en que Tú nos hagas comprender a todos la necesidad que tenemos de responder con nuestro compromiso en medio del mundo y de la sociedad a tu Palabra, y que lo hagas de forma continuada, porque, sabemos, Señor, que Tú no esperas de nosotros nada espectacular, sino el trabajo sencillo, eficaz y permanente en favor de los demás. PRESENTACIÓN DE UNA OFRENDA DEL TERCER MUNDO (La puede hacer un joven o, de existir en la comunidad, un miembro de alguna ONG. Bien pudiera presentarse el CARTEL de la Campaña contra el Hambre que hoy se celebra) ORACIÓN – EXPLICACIÓN: A mí me corresponde, Señor, traerte uno de los sufrimientos que rompe tu corazón de Padre, pues implica a una buena parte de la humanidad. Te ofrezco el hambre, la miseria y el subdesarrollo del Tercer Mundo. También te traigo las semillas de la esperanza de tantas y tantas personas del Primer Mundo, que son sensibles con los problemas de los más pobres del mundo. Que no muera ningún justo más sin sentido, que no se te escapen sus lágrimas y sus lamentos. Que crezcan los que se comprometen en el cambio de la sociedad y del mundo. PRESENTACIÓN DE UNA CESTA DE LA COMPRA (Una cesta de compra, de esas que existen en todas las casas, que puede ser presentada por un
  4. 4. ama de casa de la comunidad. Bajo ella se esconde la tentación consumista de todo ser humano. Es una tentación de adormecimiento) ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, yo te traigo un instrumento de mi trabajo, aunque a la vez es signo del afán consumista que nos invade a todos los que formamos la sociedad actual. Haz, Señor, que no caigamos en la trampa consumista, porque, de lo contrario, en nada nos distinguiríamos de este mundo y sus valores. Danos luz para discernir, para permanecer despiertos y en vela, porque Tú nos prometiste tu Espíritu para poder vivir según el estilo de Jesús. PRESENTACIÓN DE UN PAN Y UNA JARRA DE VINO (Pueden hacer la ofrenda dos personas, y una de ellas será la que diga:) ORACIÓN – EXPLICACIÓN: Señor, te traemos este pan y este vino, signos del Cuerpo entregado y de la Sangre derramada de tu Hijo por nosotros. Él los quiso unir en su última Cena, dejándonos, así, señal de que su Encarnación había de culminarse en su muerte, para que nada de lo nuestro se le escapara. Con ellos queremos unir nuestra ofrenda y la de tantas personas que en tantos lugares siguen entregándose, como Jesús mismo, en favor de los más débiles y marginados. PREFACIO Y SANTO. PLEGARIA EUCARÍSTICA. RITO DE LA COMUNIÓN PADRE NUESTRO. RITO DE LA PAZ. CORDERO DE DIOS MONICIÓN DE DESPEDIDA: Hermanos: hemos sido reanimados con los dones de nuestra salvación y, por eso mismo, somos enviados a erradicar los nuevas “lepras” de nuestra sociedad y de nuestra cultura, tengan el nombre que tengan. Que el Señor nos conceda el don de su PAZ, para que desde la acogida y la cercanía, superemos todas las barreras que nos separan unos de otros. ¡Feliz semana de testimonio cristiano!

×